Sunteți pe pagina 1din 1
Por: Eugenia Quijano Danza Regional emblema de México C olor, tradición, alegría, símbolo, identidad. El
Por: Eugenia Quijano Danza Regional emblema de México C olor, tradición, alegría, símbolo, identidad. El
Por: Eugenia Quijano Danza Regional emblema de México
Por: Eugenia Quijano
Danza Regional emblema de México

C olor, tradición, alegría, símbolo, identidad. El Ballet folklórico de México es emblema de nuestra cultura, nuestra cara al mundo, reflejo de nuestras raíces. Cautiva a niños y adul- tos, arrebata aplausos desmedidos, logra levantar de las butacas a los espectadores y genera destellos de asombro en extranjeros que al final al unísono gritan ¡Viva México!

El telón se levanta, emergen

los sonidos pre-

México! El telón se levanta, emergen los sonidos pre - hispánicos. El tiempo y espacio desaparecen

hispánicos. El tiempo y espacio desaparecen para trasladar a los espectadores a un mundo lleno de magia, color y armonía. Cada silencio en el momento exacto coincide con el inicio de los cascabeles y la vibración de las sonajas que se convierten en instrumentos musicales in- dispensables para la coreografía Los matachines que inicia el reflejo de nuestro México.

La música en vivo es parte del espectáculo en fusión con los bailarines. Con repiqueo, humor, sonrisas, los músicos alegran y complementan las coreografías. Guitarras, vio- lines, trompetas, arcoíris, y requintos dan voz a la música regional que recorre partitu- ras de Guerrero, Michoacán y Veracruz hasta llegar al es- tado de Jalisco deleitándonos con nuestros emblemáticos mariachis.

El ballet Folklórico de Méxi- co es un espectáculo de talla internacional, si bien es cier- to que sus precios 370 para mexicanos y 470 para extran- jeros no están al alcance de cualquier día y público, cabe mencionar que bien vale la pena hacer el esfuerzo para acudir en un día especial, cumpleaños, aniversario o día festivo… cualquier excusa es perfecta para deleitarse con la danza y música que son un ícono de nuestra cultura, no podemos decirnos que somos mexicanos sin conocer nuestros bailes regionales.

¿Quién no bailó algún día en el festival de las madres o fin de cursos?, otra visión enternecedora quizá, es ver los bailables típicos de hijos, sobrinos, nietos, zapateando con trajes típicos dignos de la fotografía favorita de mamá. Cual- quier danza regional que probablemente hayamos percibido en nuestro recorrido por algún estado de la república, que nos hizo vibrar, sentirnos orgullosos de nuestras tradiciones; todo se conjunta en la visión idílica perfecta, simétrica y es- tética de nuestro folklor mexicano.

Éste ballet fue fundado en 1952 por Amalia Hernández, bailarina y coreógrafa encuentra a través de este arte, la forma de rescatar las tradiciones dancísticas de México. Su búsqueda se transformó en una necesidad vital por proyec- tar México a todo el mundo y su éxito internacional obtenido desde las primeras giras, se ha repetido a lo largo de cinco décadas dejando en cada ciudad del mundo un fragmento de México.

dejando en cada ciudad del mundo un fragmento de México. Los sones jarochos vibran, coordinan la

Los sones jarochos vibran, coordinan la sintonía, refle- jan el humor y carácter ve- racruzano. El arpa derrocha alegría, calor, humor jarocho; la bamba es testigo de uno de los artes más asombrosos del folklor, se forma con el za- pateo de dos bailarines con rebozo rojo se da forma a un moño perfecto que posteriormente es levantado para lucirlo triunfante al público extasiado.

El momento culminante emerge cuando el mariachi da espacio al Son de la negra seguido del Jarabe tapatío. La música, el zapateo, los vestuarios todo se une con la vibra y animo del público, el sentido explícito de la mexicanidad cobra vida en un símbolo reconocido en cualquier parte del mundo y enaltecido en el escenario. Serpentinas derrochan la alegría del momento, la emoción provoca un nudo en la garganta, asombro en extranjeros, orgullo y éxtasis en mexicanos todo se conjunta para gritar al unísono y con voz quebrada fuga de emoción infinita, ¡Viva México!

La cita es en el auditorio del Museo Nacional de Antropología los miércoles a las 20: 30 y los domingos a las 9:30 y 19 horas. Este recinto abrirá sus puertas para recibir a todo el público ávido de contemplar la majestuo sidad de la cultura mexicana, que disfrutará un espectáculo inolvidable.

Y de paso Aprovechando su estancia en el Museo de Antropología, no puede perderse la

Y de paso

Y de paso Aprovechando su estancia en el Museo de Antropología, no puede perderse la oportunidad

Aprovechando su estancia en el Museo de Antropología, no puede perderse la oportunidad de asistir a la exposición temporal Pompeya y una Villa Romana: arte y cultura al- rededor de la bahía de Nápoles; ocasión única para apre- ciar piezas completamente diferentes a las heredaras por nuestra cultura: esculturas de mármol, bronce tallado y mu- rales que exhiben las musas de las artes, todo esto espejo de la admiración de los antiguos romanos por la mitología griega.

Si no conoce el museo la sala Mexica es el recinto más emblemático, podrá viajar en el tiempo y trasportarse a la época prehispánica, para conocer los vestigios de la cultura azteca y la majestuosidad de sus piezas arqueológicas: el calendario azteca, la Cuatlicue, el códice Buturini. El museo general nos permite reflexionar, creernos, recordar el poder y gloria de nuestros antepasados para asegurar y aferrar- nos a nuestro futuro con una verdadera identidad nacional.

y gloria de nuestros antepasados para asegurar y aferrar - nos a nuestro futuro con una
y gloria de nuestros antepasados para asegurar y aferrar - nos a nuestro futuro con una