Sunteți pe pagina 1din 2

Razón y Revolución es una publicación del Centro de Estudios e Investigación en Ciencias Sociales.

Consejo Editorial:

Eduardo Sartelli Gonzalo Sanz Cerbino Silvina Pascucci Rosana López Rodriguez Juan Kornblihtt Marina Kabat Fabián Harari Stella Grenat

Editor Responsable:

Agustina Desalvo

Diseño de tapa:

Sebastián Cominiello

Diseño de interior:

Agustina Desalvo

Redacción:

Aranguren 10714, 6º G, Ciudad de Buenos Aires, CP 1422

Dirección de correo electrónico:

revista@razonyrevolucion.org.ar ISSN 1515-1913 Editado en la Ciudad de Buenos Aires. Impreso en Pavón 1625, C.P. 1870 Registro de propiedad en trámite. Todos los artículos firmados corren por exclusiva responsabilidad de los autores.

CEICS:ceics@razonyrevolucion.org.ar Prensa y difusión: prensa@razonyrevolucion.org.ar Ediciones ryr: editorial@razonyrevolucion.org.ar

Razón y Revolución es indizada, con inclusión de resúmenes, en Latindex

Editorial

Un fantasma recorre el mundo

Cuando a fines de 2008 los mercados financieros mundiales se derrumbaban y no había “plan de salvataje” que pudiera contener la sangría, muchos intelectuales auguraban lo peor y no dudaban en com- parar la situación con la tan mentada crisis del ’30. Hoy, sin embargo, la situación cambió: las bolsas se han estabilizado, los precios de las materias primas también, y comienza a asomar la idea de que lo peor ya pasó. Pero no debemos dejarnos llevar por apariencias, sino remitir- nos al análisis de las tendencias profundas de la economía mundial. La gigantesca magnitud de recursos que los Estados han destinado a res- catar empresas no brota de la nada. La salida que ha implementado la burguesía no es más que una nueva fuga hacia adelante, que más tarde o más temprano volverá a estallar como crisis fiscal, haciendo tamba- lear los cimientos del mundo que conocemos. Más allá de las impre- siones, este 2009 que está por terminar se parece demasiado a la calma que precede a la tormenta. Por otro lado, la crisis no ha pasado desapercibida para las masas. En todo el mundo ya empiezan a sentirse las consecuencias de quie- bras, fusiones y ajustes: los despidos se cuentan por millones, el desem- pleo no para de aumentar y los salarios de caer. La realidad nos impone entonces una tarea indispensable: la organización política de la clase obrera. El problema no es nuevo, como podrán apreciar los que han visto en el Movimiento Piquetero, las rebeliones en los suburbios fran- ceses o los estallidos de la “generación de los 700 euros” en Grecia, algo más que violencia irracional de lúmpenes o “marginales”. Las tenden- cias profundas del capitalismo como realidad mundial, que se expresan en las consecuencias que ya estamos viviendo, actualizan un tema que la izquierda argentina ya conoce, como demuestran las ocupaciones y

5

6

las luchas en Terrabussi, Indugraf y tantas otras empresas quebradas. Como en 1848, 1917 o 1968, un fantasma recorre el mundo. Es por ello que este número de Razón y Revolución dedica su dos-

sier al análisis de la rebelión de la fracción más explotada de la clase obrera, la población sobrante. A juzgar por la enorme cantidad de artí- culos que hemos recibido a nuestra convocatoria, no son pocos los inte- lectuales que están enfocando el problema. Luego de una introducción

a cargo de Eduardo Sartelli, presentamos un artículo teórico de David

Nielson sobre el problema. A continuación, Valeria Iñigo Carrera nos acerca un análisis estructural sobre las comunidades tobas en Chaco y Formosa, demostrando que nos encontramos frente a población obre- ra sobrante. En la misma línea, un trabajo de Simone María de Souza discute la caracterización de campesinos aplicada a los militantes del Movimiento Sin Tierra de Brasil, destacando su pertenencia a la sobre- población relativa. Finalmente presentamos tres trabajos que se ocu- pan de reconstruir la acción política y los programas que se expre- san en algunos sectores del Movimiento Piquetero en la Argentina:

Gonzalo Pérez Alvarez, sobre las organizaciones de desocupados en Chubut entre 1990 y 2005, Maximiliano Román, sobre los desocupados chaqueños y Soraia de Carvalho con el programa del Frente Popular Darío Santillán, discutiendo contra el autonomismo. Las perspectivas políticas de estos movimientos no giran en el aire,

y por lo tanto se hace necesario volver sobre la naturaleza y las tenden-

cias de la crisis económica mundial. En este número presentamos artí- culos Andrew Kliman, Michel Husson y Juan Kornblihtt, con visiones diferentes que discuten entre sí. A su vez, es ineludible profundizar el análisis de las estrategias políticas. Continuando un debate que se ini- ció en nuestro número anterior y que siguió en las páginas de El Aromo, Stella Grenat, Pablo Bonavena y Flavián Nievas vuelven sobre el pro- blema militar en la revolución. Pero la discusión estratégica no puede

prescindir de la historia de la lucha de clases y de los procesos revolu- cionarios. Por eso presentamos también el debate entre Beba Balvé y Héctor Löbbe sobre el balance que debemos extraer de las luchas de los ’70. Y para finalizar, publicamos un trabajo de Elías Castelnuovo sobre

el programa político que se expresa en la literatura gauchesca argentina,

precedido por una introducción a cargo de Rosana López Rodriguez. Ambos demuestran que la cultura es un campo de lucha más, que los revolucionarios no podemos dejar en manos del enemigo.

Dossier

La rebelión mundial de la población sobrante

Proletarización, “globalización” y lucha de clases en el siglo XXI

Eduardo Sartelli

Una de las consecuencias de la derrota de la última oleada revo- lucionaria que vivió el mundo capitalista, la de los años ’70, y que la distingue de otras, fue la profundidad que alcanzó en el plano ideoló- gico. Uno de los temas más recurrentes fue el de la muerte de la clase obrera. Ahora se trataba de “nuevos” sujetos y “nuevos” movimientos sociales. Sin embargo, la negación de la clase obrera es un fenómeno más profundo, además de recurrente y no sólo entre los enemigos sino en el seno mismo del marxismo. En particular, la negación de la clase obrera en el marxismo asume la forma de invisibilización del proleta- riado rural y la asignación de sus batallas históricas a su antagonista, el campesino. Veamos el asunto con más detalle. 1

¿Nueva ruralidad o neocampesinismo?

En los años ’70 se llevó adelante un debate muy importante sobre el futuro del campesinado, la controversia entre “campesinistas” y “des- campesinistas”. Los primeros postulaban la persistencia del campesi- nado mientras los segundos su progresiva desaparición bajo los proce- sos de concentración y centralización del capital. Veamos como reseña hoy ese debate un participante por el lado “campesinista”. “25 años de estudios rurales”, de José Bengoa, es testimonio de una deriva peculiar:

el mundo ya no es el mismo, el campesino desapareció pero sigue exis- tiendo, los descampesinistas tenían razón pero no la tienen, los obreros

1 Lo que sigue es un acápite de nuestra tesis doctoral que será publicada en breve bajo el título La sal de la tierra, Ediciones ryr, Bs. As., 2010.

7