Sunteți pe pagina 1din 25

Página 1 de 25

Universidad Mariano Gálvez de Guatemala; Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales; Cátedra: Bufete Popular;

(Expediente 520-12)
(Expediente 520-12)

ANÁLISIS JURÍDICO Y DOCTRINARIO SOBRE EL CAMBIO DE NOMBRE, TRÁMITE NOTARIAL Y JUDICIAL EN GUATEMALA.

Vicente Israel Pol Icú,

050-05-16065,

Pensum cerrado

“Y Conoceréis la Verdad y la verdad os hará libres”

Vpol/UMG

Página 2 de 25

INDICE:

INTRODUCCIÓN:

I PARTE:

1. ESTAMENTO DOCTRINARIO:

A. LA IDENTIFICACIÓN DE LA PERSONA:

B. ORIGEN Y DEFINICIÓN DEL NOMBRE

i. ORIGEN:

ii. EL NOMBRE:

C. NOMBRE EN LAS PERSONAS NATURALES

D. FUNCIONES DEL NOMBRE:

E. EL SOBRENOMBRE:

F. EL PSEUDÓNIMO:

i. El sobrenombre, alías uno apodo:

G. NOMBRE EN SU ACEPCIÓN JURÍDICA:

H. FORMACIÓN DEL NOMBRE CIVIL:

I. TEORÍAS SOBRE LA NATURALEZA JURÍDICA DEL NOMBRE:

i. TEORÍA DE LA POLICÍA CIVIL:

ii. TEORÍA DE LA PROPIEDAD:

iii. TEORÍA DEL ATRIBUTO A LA PERSONALIDAD:

iv. TEORÍA DEL DERECHO DE FAMILIA:

v. TEORÍA ECLÉCTICA:

J. GARANTÍAS:

K. CARACTERÍSTICAS

i.

Inmutabilidad

ii.

Imprescriptibilidad:

iii.

Inalienabilidad e inestimabilidad:

iv.

Intransmisibilidad e irrenunciabilidad:

v.

Oponible erga omnes:

vi.

Irrenunciable:

vii.

Derivado generalmente de una relación filial

viii.

Obligatorio:

L. EL CAMBIO DE NOMBRE:

2. ESTAMENTO JURÍDICO:

2ª PARTE:

A. NORMATIVA DE SUSTENTO:

B. ESTAMENTO JURIDICO SUSTANTIVO.

C. ESTAMENTO JURIDICO NORMATIVO PROCESAL:

i. TRAMITE JUDICIAL EN GUATEMALA:

ii. TRAMITE NOTARIAL EN GUATEMALA

D. FASE ADMINISTRATIVA, DE OPERACIÓN REGISTRAL:

3ª PARTE

3. ESTAMENTO FACTICO: CASO CONCRETO:

BIBLIOGRAFÍA:

Vpol/UMG

Página 3 de 25

INTRODUCCIÓN:

Previo a analizar el elemento factico, -aun que se entiende que es de su materia de estudio- es prudente que el profesional tenga un acercamiento particularizado a las doctrinas, principios y leyes aplicables al género de casos, sin entrar en materia individualizada, por lo que Continuación se presenta el análisis doctrinario y jurídico de la diligencia de CAMBIO DE NOMBRE.

En una primera parte de este estudio abordo el estamento doctrinario, mismo que se refiriere a los principios y fundamentos doctrinarios, que rigen al cambio de Nombre, dentro del cual se encuentran la identificación de la persona, el origen y la definición del nombre, siendo el nombre aplicable al caso de las personas naturales, en este caso que funciones tiene el nombre, que es el sobrenombre y su fundamento legal, sin olvidar caso del pseudónimo, extendiéndome al caso del sobrenombre, alías uno apodo.

Por la materia que me ocupa, me refiero también al nombre en su acepción jurídica, y su formación del nombre civil, y las teorías que tratan sobre la naturaleza jurídica del nombre (teoría de la policía civil, teoría de la propiedad, teoría del atributo a la personalidad, teoría del derecho de familia, y la teoría ecléctica), las garantías y características (inmutabilidad, imprescriptibilidad, inalienabilidad e inestimabilidad pecuniaria, intransmisibilidad e irrenunciabilidad, oponible erga omnes, irrenunciable, derivado generalmente de una relación filial y que es obligatorio) y para finalizar esta parte se hace referencia al cambio de nombre, propiamente dicho.

En Una Segunda Parte establezco el estamento jurídico, en el que se encuentra la normativa de sustento, esta por su parte lo hago desde las perspectivas sustantiva y adjetiva por separado, concluyendo que basado en las normas dichas, que se puede diligenciar estos casos por la vía voluntaria Judicial y por la Vía voluntaria Notarial para que en ambos casos se termine la operación registral por la fase administrativa.

Y por ultimo me refiero al caso concreto en el que se analiza en particular el caso de la cliente, caso que con sus elementos y circunstancias analizados, advertido de los efectos legales y de los procedimientos y en vista el elemento factico, se hacen las recomendaciones al caso

Por lo que se puede decir que de manera somera, pero concreta, se presenta el trámite notarial, trámite judicial, fuentes legales y fundamentos en que se basa este procedimiento que puede realizar cualquier persona que así lo desee, tal y como el ordenamiento jurídico guatemalteco lo establece.

Vicente Israel Pol Icú Ciudad de Guatemala, 06 de Noviembre de 2010

Vpol/UMG

Página 4 de 25

“ANÁLISIS JURÍDICO Y DOCTRINARIO SOBRE EL CAMBIO DE NOMBRE, TRÁMITE NOTARIAL Y JUDICIAL EN GUATEMALA”

I PARTE:

ESTAMENTO DOCTRINARIO:

LA IDENTIFICACIÓN DE LA PERSONA:

La identificación de la persona (aparte de los rasgos naturales que la caracterizan), se obtienen mediante el nombre, que es el medio de individualizarla en las relaciones familiares y sociales, así como en las jurídicas.

Ahora bien, debe tenerse presente que el nombre por sí solo no compre su objeto fundamental: identificar, sin lugar a dudas, a la persona, dado, por ejemplo, que pueden existir varias personas con los mismos nombres propios y apellidos. Es por ello que se han ideado sistemas complementarios de identificación, utilizándose, aislada o conjuntamente, huellas digitales y de fotografías, y en algunas oportunidades, números. En Guatemala, el pasaporte y la cédula de vecindad son documentos que la ley acepta como medios para identificar a una persona, y se han generalizado en la práctica con ese objeto y la licencia de piloto automovilista.

ORIGEN Y DEFINICIÓN DEL NOMBRE

ORIGEN: Como expresión de una necesidad sentida secularmente, el nombre ha sido objeto de larga y cambiante evolución hasta alcanzar las formas ahora conocidas. En épocas remotas, constaba solamente de una sola palabra (Noé, Abraham, Ciro), y no era transmisible ni significaba nexo familiar alguno. Los romanos idearon y regularon un sistema completo (quizá el más completo) del nombre, que consistía en integral uno de la siguiente manera: pre nombre (nombre propio o de pila), nombre (especie de apellido común) y conombre (segundo nombre), utilizado por la escasez de pre nombres masculinos. Posteriormente, al desaparecer el imperio romano, volvió a agudizarse el sistema de un solo nombre.

PROENOMEN. En Roma y en algunos pueblos antiguos, de donde se originan varias de las instituciones de derecho civil, el nombre estaba formado solo por una palabra:

Noé, Abraham, Ciro, Nerón. Estos pueblos acostumbraban a designar a cada persona un solo nombre, exclusivamente perteneciente a ellos. Este nombre único era de carácter individual y no se transmitía de padre a hijos; faltaba en él el elemento familiar. Encontramos esta costumbre entre los hebreos, griegos, romanos, germanos. Este sistema se presentaba a confusiones porque el número de nombres individuales de que se podía disponer en cada lengua era limitado (resultaba que el mismo nombre era llevado por diferentes personas).

Vpol/UMG

Página 5 de 25

NOMEU O GEUS. Para subsanar esa dificultad, se adoptó la costumbre de agregar al nombre individual una calificación nueva, derivada de alguna cualidad propia de la persona o del lugar de donde procedía la misma: Tales de Mileto, Tarquino el Soberbio, Carlos el Hermoso, etc. Los romanos por su parte, cuya civilización adquirió un mayor grado de desarrollo, llegaron a organizar un sistema completo y complicado de nombres, en el cual aparece por primera vez el elemento familiar o hereditario. En el sistema romano el nombre se compone de los siguientes elementos:

Proenomen, nombre individual de la persona.

Nomen o nomen gentilitium, nombre de familia: era el nombre común a todas las personas de la misma gens; por ejemplo: Publius Cornelius Scipio, Publius era proenomen, Cornelius el nombre gentilitium y Scipio el cognomen.

En la época moderna el nombre propio y los apellidos constituyen la esencia de cada sistema los nombres propios surgieron como denominaciones aisladas. Los apellidos, en cambio surgieron como derivaciones de nombres propios, por referencias a ciudades, a regiones, a colores, a minerales, a plantas, a características personales u otra clase de referencia, sin que sean escasos los apellidos de cuya derivación se desconoce el origen, el nombre ha tenido y tiene tanta importancia a que ha sido y es objeto de especial regulación legal, caracterizándose por su obligatoriedad.

EL NOMBRE: Palabra o vocablo que se apropia o se da a una persona o cosa a fin de diferenciarla y distinguirla de las demás. El nombre de la persona física, es la palabra o signo de individualización que sirve para distinguir al hombre de los demás, constituye el principal elemento de identificación de las personas.

El nombre es la designación o denominación verbal (las denominaciones no verbales las estudian la iconología y la iconografía) que se le da a una persona, animal, cosa o concepto tangible o intangible, concreto o abstracto, para distinguirlo de otros. Como signo, en general es estudiado por la semiótica, y como signo en un entorno social, por la semiología.

La antroponimia u onomástica antropológica es la rama de la onomástica que estudia el origen y significado de los nombres propios de persona, incluyendo los apellidos.

NOMBRE EN LAS PERSONAS NATURALES

El nombre en las personas naturales comprende: El nombre propio o Nombre de pila:

Es el que colocan los padres cuando van a registrar al hijo en la oficina del Registro Nacional de las personas antes Registro Civil, sirviendo para distinguirlo jurídicamente de los restantes hijos de los mismos padres (individualización). Se le denominó como nombre de pila ya que antiguamente era el nombre que se atribuía en el momento de realizar el sacramento católico del bautismo, en la pila bautismal.

Vpol/UMG

Página 6 de 25

El Nombre patronímico o apellido: Es el nombre de la familia que distingue a la persona del resto de los integrantes de la sociedad, con diversos formatos según las culturas, el nombre de la persona es el que se impone al nacido en la inscripción de nacimiento. La elección del nombre de pila se deja al libre arbitrio de los padres o de aquellas personas con potestad para imponerlo (Ej. Abuelos), aunque algunas culturas establecen reglas especiales que predeterminan el nombre de la persona.

FUNCIONES DEL NOMBRE:

El nombre del individuo tiene las funciones de particularización o individualización por la cual apenas solo aquella persona pueda ser reconocida con aquel nombre; y de identificación - donde el nombre tiene una atribución social que permite identificar, por un nombre, el individuo que posee .

EL SOBRENOMBRE:

El pseudónimo y sobrenombre: la ley exige que el medio legal de designación de los individuos, el nombre patronímico unido a los nombres de pila, sea rigurosamente respetado en los actos oficiales, pero no se opone a que otros medios de designación sea también empleados en las relaciones privadas. Tales como el sobrenombre, alias o apodo y el seudónimo.

El sobrenombre es la denominación adicional para diferenciar a dos personas del mismo nombre o lo que conocemos comúnmente como APODO.

Conocido también vulgarmente como apodo, alias, o nombre de pila acompañado de un calificativo o mote, sobrenombre familiar o diminutivo, ejemplo: la nena, Toto, Tota, etc.

EL PSEUDÓNIMO:

Es un nombre distinto al verdadero que se otorga a la misma persona. Es un nombre especial utilizado por voluntad de la misma persona, es común entre los artistas, deportistas, escritores, etc. ejemplo: Mario Moreno, Cantinflas; Juan Manuel Chacón, Filóchofo; José Milla y Vidaurre, Salomé Gil.

Generalmente, el seudónimo es utilizado por los hombres de letras los artistas, y en menor grado por los deportistas y políticos. Casi siempre en la búsqueda de eufonía es determinante en la tendencia al uso del seudónimo, aunque el propósito de ocultar la verdadera identidad es a veces también decisivo.

No siempre consiste el pseudónimo en uno o varios nombres y apellidos; puede consistir en simples iníciales o en designación especial que viene a ser en realidad un sobrenombre auto impuesto.

Vpol/UMG

Página 7 de 25

En otras palabras, el pseudónimo es el nombre empleado en lugar del nombre auténtico, especialmente por literatos, periodistas, actores y demás gente de contacto frecuente con el público, a fin de singularizarse, evitar apellidos comunes o poco eufónicos o como propaganda por lo llamativo y atrayente. Los investigadores señalan que no eran usuales antes de la invención de la imprenta.

Etimológicamente: falso nombre, es una autodenominación distinta del nombre verdadero, del nombre legal; es un “nombre especial creado y popularizado por impulso propio”.

Ni el código civil de 1877, ni el de 1933, ni el vigente, contienen preceptos relativos al pseudónimo. Este silencio de la ley ha obedecido posiblemente al deseo de no fomentar su uso, lo que podría ocurrir si se le diera respaldo expreso legal, en detrimento del nombre verdadero.

Sin embargo el uso del pseudónimo no está prohibido, y el mismo tiene, a no dudarlo, trascendencia jurídica, por o cual resulta conveniente señalarla. Por eso, aún cuando los pseudónimos, al menos que sepamos, no tienen acceso al Registro Civil, por la notoriedad y valor que representan cuando están acreditados, tienen derechos a la protección de la exclusividad, como han reconocido los Tribunales, con la exigencia de su originalidad y novedad.

Es recomendable que el pseudónimo sea elegido procurando no dañar a otra persona. Si el daño o corre, quien se considera perjudicado tiene derecho a impugnar lo, como en el caso del uso o anterior y continuado del mismo pseudónimo o en defensa de la exclusividad de un nombre cuando otros semejante es utilizado a manera de pseudónimo con ánimo correcto o manifiesto de dañar todo, por supuesto, según las especiales circunstancias de cada caso a su vez, el titular de un pseudónimo puede defender su uso contra usurpación por otra persona.

La diferencia entre el sobrenombre (alias o apodo) y el pseudónimo, es que el primero es impuesto por otra(s) persona(s). Sin embargo el uso de seudónimo no está prohibido y él mismo tiene, a no dudarlo, trascendencia jurídica por lo cual resultaba conveniente señalarla.

El sobrenombre, alías uno apodo, se caracteriza, a diferencia del pseudónimo que por regla General es impuesto o a determinada persona por otra uno otras, en expresión que se generalizan, casi siempre con el objeto de poner de manifiesto una característica personal un cierta actividad a la cual se dedica a quien recibe el sobrenombre. En este, las más de las veces, resulta grotesco, por ello impide que un sobrenombre o apodo, al ser usado voluntariamente por su titular se transforma en una especie de seudónimo, siendo entonces aplicable no ha expuesto respecto varia éste. En términos generales el sobrenombre o al ellas no tiene trascendencia jurídica, salvo cuando con el tratarse de lograr una identificación más precisa de la persona, un será expresando el nombre y alavés el sobrenombre.

Vpol/UMG

Página 8 de 25

NOMBRE EN SU ACEPCIÓN JURÍDICA:

Es un medio para designar a las personas y constituye un derecho subjetivo intelectual y de carácter eminentemente extrapatrimonial. El nombre es la denominación verbal o escrita de la persona, sirve para distinguirla de las demás que forman el grupo social, haciéndola, en cierto modo, inconfundible. Atributo que individualiza (diferencia e identifica) a la persona de los demás.

Nombre es como se denomina, en Derecho, al nombre atribuido a la persona física, considerado uno de los Derechos fundamentales del hombre, desde su nacimiento, 1 y que integra el individuo durante toda a su existencia y, a sí mismo después de su muerte, continua identificándolo. Está compuesto de nombre, apellido y, en casos excepcionales, del apodo. Es un atributo de la personalidad.

FORMACIÓN DEL NOMBRE CIVIL:

El sujeto como unidad de la vida jurídica tiene necesidad de un signo estable de individualización que sirve para distinguirlo de todos los demás, este signo es el nombre civil integrado por:

Nombre individual, nombre propiamente dicho o nombre de pila; y

Nombre de familia o patronímico que esta constituido por los apellidos.

Los apellidos se adquieren por:

1.- Filiación (etimológicamente deviene de la palabra FILAS que significa nexo

familiar). Esta puede ser:

Filiación Matrimonial

Filiación Cuasi-Matrimonial

Filiación Extra-Matrimonial

Filiación por Adopción

2.- Los apellidos también son adquiridos por designación administrativa.

TEORÍAS QUE EXPLICAN LA NATURALEZA JURÍDICA DEL NOMBRE:

si bien nadie discute en la necesidad y obligatoriedad del nombre, no sucede lo mismo en cuanto se refiere a su naturaleza jurídica. Han surgido en ese respecto diversos criterios, como los que a continuación se exponen:

Vpol/UMG

Página 9 de 25

TEORÍA DE LA POLICÍA CIVIL:

Es el criterio de Planiol, quien pone énfasis en la obligatoriedad del nombre. Esta designación oficial es una medida que se toma tanto en interés de la persona como en interés de la sociedad a la que pertenece. La ley no establece más que en interés de la persona, en interés General una institución de policía, la forma obligatoria de la designación de las personas. Por supuesto la palabra policía ha de entenderse, no en el sentido corriente, sino como poder que tiene el estado para utilizar medios que le permitan un adecuado control del estado civil de las personas que nacen en su territorio, y en ciertos casos fuera deán.

En contra de esta opinión se ha dicho que parece olvidar algo personal. Intimó, que encierra el nombre y que es ajeno a la austeridad o fiscalización de la actividad administrativa, la cual puede existir sin significar que será determinante para precisar la naturaleza del nombre.

Esta teoría tiene una relación directa con el interés del Estado, pues el Estado toma un control sobre la persona dentro de la sociedad para llevar un registro de vigilancia directa y autocrático sobre la persona, queriendo lograr un récord de identificación de los sujetos de derecho.

CRÍTICA: El nombre es algo íntimo personal y por lo tanto, tiene que estar fuera del control del Estado para su asignación.

TEORÍA DE LA PROPIEDAD:

En virtud de que el nombre de pertenencia a la persona a quien se le ha asignado (nombre propio) o por la ley le corresponden (apellido); no obstante que otra u otras tengan el mismo nombre, que también les pertenece es lógico que sea considerado como un derecho de propiedad, exclusivo en inviolables. En las expresiones “mi nombre”, su nombre, parece a afianzar esta opinión.

Considera al nombre como algo perteneciente a la persona, como algo suyo, para su asignación.

CRÍTICA: Más, debe observarse que como característica del mismo, el nombre es inalienable, imprescriptible, inembargables, y no puede ser objeto de ninguna transacción. En esos caracteres irrefutables del nombre lo alejan de toda idea de propiedad en su sentido jurídico.

Es una de las más antiguas, la principal crítica que se le hace es que el nombre no se puede considerar como propiedad ya que no puede enajenarse.

Vpol/UMG

Página 10 de 25

TEORÍA DEL ATRIBUTO A LA PERSONALIDAD:

Así es considerado por quienes opinan que la persona no es un concepto creado por el derecho si no preexistente al derecho, que no hace más que admitirlo, reconocer sus cualidades y características fondos no obstante, si bien resulta difícil concebir que una persona carezca del nombre ello puede correr como en el lapso en que los Padres no se han puesto de acuerdo respecto al nombre de han o del recién nacido, o en el caso de una criatura abandonada cuyos progenitores son desconocidos. En podría decirse, en contrario, que tales casos pondrían de manifiesto nada más la falta del nombre de pila, puesto que los apellidos serían necesariamente los apellidos de los Padres, aunque ese ignoren. Sin embargo, desde el punto de vista jurídico, que se trata de analizar, si ya en carece de nombre de pila y se desconocen los apellidos de los Padres, legalmente carece de nombre por un lapso más o menos largo.

Por otra parte, es oportuno señalar que no todos los autores admiten el concepto o las categorías de atributos de la persona, pues los considerados como tales pueden ser objetos de modificaciones o cambios substanciales atentan contra la esencia de la atributo en sí.

Sostiene que el nombre es una prerrogativa, un privilegio personal, que tiene similitud con el honor, la libertad, la consideración a la condición moral, intelectual y física. Dice que el nombre es la diferencia individual que distingue a cada persona de las demás. Esta teoría es la que más se acerca al concepto jurídico del nombre, al considerar como un derecho el adquirir o tener un nombre.

Considera que el nombre es un atributo a la personalidad, porque es algo inherente a la misma. Es una cualidad que no puede separarse de la persona, pues la caracteriza y la distingue, lo cual impide toda separación de la persona misma.

También considera que no es una creación del derecho, sino preexistente al derecho que lo admite y lo reconoce con sus cualidades y características.

CRÍTICA: Los niños recién nacidos no tienen nombre, lo adquieren hasta que se llega a inscribir al Registro Civil. En nuestro medio no es aceptada esta teoría.

TEORÍA DEL DERECHO DE FAMILIA:

Esta opinión adhiere el nombre a la familia que la bolsa, no importando o dicho de otra forma, sin tener relevancia la repetición del mismo en otra u otras familias porque la afiliación es determinante para su uso exclusivo, por lo cual viene a ser el seno interior distintivo del elemento del estado de las personas que resulta de la filiación.

Se aduce en contra de esta teoría que el nombre no está siempre ligado a una filiación juez en numerosos casos esta no es determinante para su uso (nombre dado a una persona innominada, cambio de nombre por la vía judicial, uso de nuevo apellido por adopción, etc.).

Vpol/UMG

Página 11 de 25

Establece que el nombre sirve para distinguir a la persona dentro del grupo familiar y que es una consecuencia de la filiación, o sea, el apellido del padre y/o la madre.

CRÍTICA: Existen nombres que no tienen ninguna relación con la filiación, ya sea ésta matrimonial, extramatrimonial, cuasimatrimonial o adoptiva, sino dependen de una función meramente administrativa, como el caso de los niños hijos de padres desconocidos (expósitos). EXPÓSITO: Recién nacido que es abandonado en un lugar público, por lo cual se desconocen sus padres y el nombre del mismo.

TEORÍA ECLÉCTICA:

Del análisis de las distintas teorías expuestas respecto a la naturaleza jurídica del nombre, puede inferirse que quizás adolecen falta de visión de conjunto del problema. Este es de tal complejidad, que resaltar uno de sus aspectos no conduce a la solución más acertada, definitiva. En efecto en la naturaleza jurídica del nombre se conjuga como quizás no sucede al analizarlo con otras cosas reguladas por el derecho, distintas concepciones doctrinales que les son aplicables para tipificar un aspecto determinado de la misma, es decir, de su naturaleza jurídica.

A seguir ese criterio, puede afirmarse que el nombre es el resultado en primer lugar de una declaración unilateral de voluntad, remotamente originada en la asignación de los apellidos que cotidianamente en el caso de los nombres propios, cuya asignación obedece a la manifestación de voluntad de la persona legalmente autorizada para el efecto. Debe hacerse por supuesto, la salvedad de que no se trata en este caso de la forma típica de declaración unilateral de voluntad creadora de obligaciones para quien la manifiesta, sino aquella engendradora de la obligación de usar el nombre por la persona, y en la que no participó en el acto. Debe aclararse que en este criterio no es aplicable a los casos de cambio de nombre por resolución judicial o por adopción, en los cuales previamente interviene la voluntad de los interesados. Sin embargo, por ser casos excepcionales no ha desvirtúan el principio General, como por ejemplo, la figura de la expropiación forzosa no desvirtúa los caracteres típicos del derecho de propiedad.

Cabe señalar además, que el nombre tipifica un derecho de propiedad especial que si bien no es enajenado ley ni puede ser objeto de gravamen o limitación ni prescripción, tiene las características del derecho de propiedad como el uso exclusivo y la oponibilidad contra todos; pero, por tratarse de un signo esencialmente distintivo de la persona ha de considerarse que la ley le ha otorgado a las indicadas características, como lo hace, verbigracia, con el patrimonio familiar, transformando los bienes que lo constituyen en inalienables, inembargables, etcétera.

Asimismo, el criterio de Planiol que considera el nombre como una institución de policía civil, tiene validez por cuanto su regulación legal lo hace obligatorio y ver obligatoria inscripción en el registro correspondiente, a efecto, entre otros, que el estado tenga una fuente segura de información para determinar la identidad de sus súbditos y la consiguiente posibilidad de exigirles el cumplimiento de obligaciones de carácter público.

Vpol/UMG

Página 12 de 25

La naturaleza jurídica del nombre, es en realidad, un problema sumamente complejo, de solución difícilmente aceptable para todos quienes se interesan en alcanzar una solución que sea la más razonable y acertada. Una postura Ecléctica respecto a la naturaleza jurídica del nombre, parece ser la más conveniente.

GARANTÍAS:

El nombre civil presume-se constituido para toda la vida del individuo y, apócela, como

registro de su existencia. Por su importancia primordial, es objeto de varias garantías,

como: Inmutabilidad, imprescriptibilidad, inalienabilidad, inestimabilidad, irrenunciabilidad y, finalmente, a intransmisibilidad.

CARACTERÍSTICAS

El derecho al nombre puede considerarse bajo dos aspectos: uno, el derecho a tener un

nombre; y el otro, el de usarlo con exclusividad como medio determinante de la

individualidad, de la identificación.

Para Batlle Vásquez, son caracteres del nombre: primero, su oponibilidad contra todos,

o en otras palabras, ser exclusivo de la persona que lo usa, y para identificarse.

Segundo no se puede estimar el dinero. Tercero expresa una relación familiar. Cuarto en su obligatoriedad. Quinto su inmutabilidad en cuanto a su objeto. Sexto es

imprescriptible. Séptimo: ser intransmisible. Para Planiol el nombre tiene como características: sede inmutable, ser indisponible e imprescriptible.

Inmutabilidad

El nombre civil, por norma, es inmutable: o sea, una vez consignado en el RENAP antes

registro civil no puede ser alterado. Esta regla sufre algunas excepciones, más o menos rígidas conforme a legislación nacional. Las excepciones clásicas son el uso del sobrenombre del marido por parte de la esposa y la corrección de grafía, prevista en Brasil por la Ley de Registro Civil de 1973. Los nombres no respetan reglas

ortográficas.

Pueden ser alterados los nombres que causen vergüenza a su portador, por ejemplo, o degradantes y equívocos respecto del sexo, criterios muy variables según la época, hasta las que imponen una serie de nombres confesionales de una religión (por ejemplo, nombres del santoral católico). Otras hipótesis abarcan a incorporación de apodos (e.j.: Luís Inácio "Lula" da Silva, María das Graças "Xuxa" Meneghel 4 etc.), o nombres de casada adquiridos por Usucapión (como las ex-esposas que, habiéndose hecho famosas con el sobrenombre de los ex-maridos, permanecen con su apodo como: Luiza Brunet, Márcia Goldschmidt).

La evolución del Derecho admite, en diversas legislaciones, el cambio del prenombre registrado en casos de cambio de sexo.

Vpol/UMG

Página 13 de 25

Imprescriptibilidad: No se pierde con el paso del tiempo.

El derecho al nombre y el derecho de ejercer su defensa no decaen con el tiempo. Al contrario de otros derechos que, una vez que no son ejercidos temporalmente, dejan de poder ser reclamados, o nombre permanece al infinito.

Inalienabilidad e inestimabilidad: No tiene una estimación pecuniaria.

El nombre no puede ser objeto de negocio; nadie puede disponer de su nombre para transferirlo o retirarlo, mediante pago. El nombre de alguien no se vende.

Por otro lado, el valor del nombre civil es inestimable - o sea - es imposible atribuirle un valor, al contrario de lo que ocurre con las marcas.

Intransmisibilidad e irrenunciabilidad: No se puede suceder o heredar, no se da la transmisión ya que no es un bien patrimonial sino extrapatrimonial.

Por intransmisibilidad del nombre no se entiende el derecho de atribuir al descendente el sobrenombre la misma homónima con diferencias (ex: Fulano de Tal Hijo; Júnior; Neto; etc.), si no el derecho de usar aquel nombre que no se transmite.

Nadie puede renunciar a su propio nombre. Una vez nombrado, el individuo se ve obligado a usar el nombre durante toda su vida. En el caso de que la persona no le guste su propio nombre esto no constituye causa jurídicamente válida para el cambio de éste. Aunque si lo puede hacer según las leyes o sistemas jurídicos de los distintos países.

Oponible erga omnes: Puede oponer contra todos los hombres.

Irrenunciable: Nadie puede renunciar a tener un nombre.

Derivado generalmente de una relación filial: con la excepción que puede derivarse de una institución administrativa.

Obligatorio: Toda persona debe tener un nombre, con el fin de poseer identidad propia ante la sociedad.

EL CAMBIO DE NOMBRE:

Las disposiciones legales sobre el nombre dejan prevista la forma de subsanar errores de inscripción, variaciones o cambios en el mismo, así como una cuidadosa protección en los casos de uso indebido o usurpación.

Es un acto, reconocido en la mayoría todos los sistemas jurídicos, que permite legalmente que un individuo adopte un nombre diferente al nombre que le fue dado en el nacimiento, casamiento, o adopción. Los procedimientos y facilidades para cambiar el nombre dependen de cada Estado. Por lo general, los Estados que siguen la tradición del Common law (Derecho anglosajón) poseen pocas limitaciones respecto a

Vpol/UMG

Página 14 de 25

cambios de nombre, mientras que los sistemas de Derecho continental tienden a ser más restrictivos.

Cambio es la acción y efecto de ceder una cosa por otra. Modificación que resulta de ello. Entonces el cambio de nombre es el trueque de los que se utilicen o figuren en la partida de nacimiento y que puede realizarse por causas fundadas, siempre y cuando no se perjudique a terceros.

Se consideran motivos para solicitar el cambio de nombre cuando cree graves inconvenientes de pronunciación por ser extranjero, cuando sea irrisorio o cause deshonra.

Los cambios de nombre pueden consistir en la segregación de palabras, supresión de artículos o partículas, traducción o adaptación gráfica o fonética; también en la substitución, anteposición o agregación de otro nombre o apellido o parte del mismo.

El cambio de nombre procede en los siguientes casos, según nuestra legislación:

Que existan personas con el mismo nombre

Que un hombre lleve el nombre de mujer o viceversa

Que tenga varios nombres y le sea molesto escribirlos todos.

Que se tenga un nombre difícil de pronunciarlo o escribirlo.

Las diligencias voluntarias de cambio de nombre en la vía judicial se encuentran reguladas en los artículos 438, 439 y 440 del CPCyM; las diligencias voluntarias de cambio de nombre en la vía notarial se encuentran reguladas en los artículos 18, 19 y 20 de la Ley Reguladora de la Tramitación Notarial, Dto. 54-77 del Congreso de la República.

Vpol/UMG

Página 15 de 25

2ª PARTE:

ESTAMENTO JURÍDICO:

NORMATIVA DE SUSTENTO:

Constitución Política de la República de Guatemala.

Ley del registro Nacional de las personas Renap- Decreto No. 90-2005 y sus Reformas.

Acuerdo de Directorio Número 176-2008, Reglamento de Inscripciones del Registro Civil de las Personas.

Código Civil, Decreto-Ley 107. Artículos 4, 5, 6 7

Código Procesal Civil y Mercantil, Decreto 107. Artículos 438 y 439

Ley reguladora de la Tramitación Notarial de Asuntos de Jurisdicción Voluntaria, Decreto 54-77. Artículo 18, 19, 20.

ESTAMENTO JURIDICO SUSTANTIVO.

Desde luego que el reconocimiento legal se deriva de la Constitución Política de la República de Guatemala, como marco de la Regulación jurídica estatal, y creo yo que se fundamenta en los deberes del estado de Protección a la Persona, seguridad jurídica y desarrollo integral de la misma, regulados en los primeros dos artículos del mencionado cuerpo legal. Aun que en este sentido, principalmente con el de Seguridad Jurídica tiende a validar la teoría de institución policial de la naturaleza jurídica del Nombre.

En cuanto al campo especifico de lo Civil sobre la Regulación Legal del Nombre: El código civil de 1877 no incluyó a disposiciones relativas al nombre salvo aquella que estipula la obligatoriedad de inscripción del nombre dado al recién nacido. El código civil de 1933 dispuso que el nombre y apellidos de los Padres identifican a la persona individual y que deberían hacerse constar en la inscripción de su nacimiento o en el registro civil, si estuviese legalmente establecida su filiación; que los hijos de Padres desconocidos serían inscritos con el nombre y apellido quienes de la persona o institución que los inscriba; que no era permitido a las personas variar su nombre y apellido ni agregar otro u otros a los primeramente inscritos, sin autorización del juez competente; y que quien se creyera perjudicado en sus derechos por razón del cambio de nombre, podría oponerse a él. Exigió también la obligatoriedad del registro del nombre.

Bajo el acápite de IDENTIFICACION DE LA PERSONA el código civil vigente en su:

ARTICULO 4. Dispone La persona individual se identifica con el nombre con que se inscriba su nacimiento en el Registro Civil, el que se compone del nombre propio y del apellido de sus padres casados o de sus padres no casados que lo hubieren reconocido. Los hijos de madre soltera serán inscritos con los apellidos de ésta.”

Vpol/UMG

Página 16 de 25

Los hijos de padres desconocidos serán inscritos con el nombre que les de la persona o institución que los inscriba.

En el caso de los menores ya inscritos en el Registro Civil con un solo apellido, la madre, o quien ejerza la patria potestad, podrá acudir nuevamente a dicho Registro a ampliar la inscripción correspondiente para inscribir los dos apellidos.

Esta última disposición debe interpretarse en el sentido de que sea solamente uno de los Padres, por lo General, la Madre, hubiese reconocido al dijo, es decir, si no ocurre el reconocimiento, el apellido qué forma el nombre será precisamente el de quien conste en el registro haberlo reconocido, sin perjuicio de los efectos del posterior de conocimiento o por el otro.

El sistema del nombre normado por el código tiene, necesariamente ancestro español. El nombre de una persona se compone del nombre propio y de los apellidos. El primero expuesto por los Padres a su entera voluntad, y en los países latinos, se acostumbra a tomarlos del santoral romano. El patronímico o apellido lo adquiere automáticamente en la persona cuyo nacimiento se inscribe, como efecto de la afiliación. Por consiguiente, el hijo de Padres casados llevará el apellido del Padre y de la Madre; el hijo de Padres no casados, llevará el apellido del Padre, sillas reconocido y solamente el de la Madre, en caso contrario, para mejor identificación de la persona, se exige el uso del apellido paterno y el materno para los actos de la vida civil.

Los párrafos transcritos, y de la redacción del artículo 4to del código se deduce que la elección del nombre propio es absolutamente libre, voluntaria y por costumbre arraigada en el medio, pueden inscribirse en varios nombres propios generalmente no has, no obstante la redacción en singular del citado artículo cuarto.

“CAMBIO DE NOMBRE “ARTICULO 6. Las personas no pueden cambiar sus nombres sino con autorización judicial. La persona a quien perjudique un cambio de nombre, puede oponerse a la pretensión del solicitante en la forma que dispone el Código Procesal Civil y Mercantil.”

En este apartado transcribimos los siguientes artículos, por ser del mismo cuerpo legal que los anteriores, sin embargo por su contenido, creo que son de naturaleza procesal, bueno mejor dicho unos preceptos legales cuyos preceptos son mixtos el casos del artículo 6to por una parte es sustantivo pero la segunda es procesal pues se refiere a la oposición al cambio de nombre.

Esta autorización judicial puede darse por dos vías la vía judicial y la vía notarial, que están cuyos trámites están contemplados en los artículos 18 del decreto 54-77, Ley reguladora de la Tramitación Notarial de asuntos de Jurisdicción Voluntaria; y 438 del Código Procesal Civil y Mercantil.

La persona a quien perjudique en el cambio de nombre puede oponerse a la pretensión del solicitante, cuya oposición se tramita por la vía incidental, (regulado en los artículos 135 al 140 Ley del Organismo Judicial), con la salvedad que si se presenta oposición en

Vpol/UMG

Página 17 de 25

la

vía notarial se remite a la jurisdiccional. La forma que dispone el código Procesal civil

Y

mercantil es la en la Vía de la Jurisdicción Voluntaria Judicial.

“ARTICULO 7. En los casos a que se refieren los artículos anteriores, la alteración se anotará al margen de la partida de nacimiento. La identificación y el cambio de nombre no modifican la condición civil del que la obtiene y no constituye prueba alguna de la filiación.”

Tanto que se tratara de un caso de identificación como el cambio de nombre, la alteración dispone el artículo se anotara al margen de la partida de nacimiento, sin que la identificación o el cambio de nombre modifiquen la condición civil, ni constituye prueba alguna de filiación.

“En este articulo se especifica claramente que en lo referente al cambio de nombre rige el principio registral de no modificación de las partidas, incorporando al margen de

la misma la anotación del cambio de nombre, como nombre legal del inscrito en el acta

de fondo, y esto se hace de conformidad a una resolución notarial o jurisdiccional. También se especifica que el cambio de nombre no implica vinculación filial, de la persona que lo hiso con otras que por filiación poseen otro igual, simplemente le da la opción a ser llamado con otro nombre, es por cuestión de dignidad y de honor o por

asuntos meros morales e incluso estéticos”.

ESTAMENTO JURIDICO NORMATIVO PROCESAL:

Como se ha dicho, en lo procesal, propiamente dicha puede tener dos Vías, la vía voluntaria judicial y la vía voluntaria notarial, para terminar luego con la parte final que es el trámite administrativo de operación registral.

TRAMITE JUDICIAL EN GUATEMALA:

Articulo 438. Código procesal Civil y Mercantil. “Solicitud y Tramite” La persona que por cualquier motivo desee cambiar su nombre de acuerdo con lo establecido en el código civil, lo solicitara por escrito al juez de Primera Instancia de su domicilio, expresando los motivos que tenga para hacerlo y el nombre completo que quiera adoptar.

El juez mandara que se reciba la información que se ofrezca por el solicitante y que se publique el aviso de su solicitud en el Diario Oficial y en otro de mayor circulación, por tres veces, en el término de treinta días. El aviso expresara el nombre completo del peticionario, el nombre que desee adoptar y la advertencia de que puede formalizarse oposición por quienes se consideren perjudicados por el cambio de nombre.

En el ámbito procesal de naturaleza jurisdiccional Judicial, la persona que por motivo que sea quiera cambiar su nombre, para obtener la autorización jurisdiccional, deberá solicitarlo por escrito, al juez de primera instancia que es el competente, de conformidad

Vpol/UMG

Página 18 de 25

con los artículos 61, 107, 108 del Código Procesal Civil y Mercantil, con el agregado especifico que debe de señalar los motivos que tenga para tal cambio de nombre y el nombre completo que desea ser llamado.

La segunda parte del artículo establece que al darle tramite el juez debe pedir que se rinda la información (testimonial o documental) ofrecida por el solicitante en su apartado de pruebas, en la misma resolución ordena que se publique un aviso de tal solicitud, tres veces en el diario oficial y tres veces en otro de mayor circulación, es decir seis veces, durante el lapso de treinta Días. El contenido del aviso contendrá el nombre actual de quien solicita el cambio de nombre, y el nombre que desea adoptar, así mismo debe expresar que puede formalizarse la oposición por quien se considera perjudicado.

Articulo 439. Código procesal Civil y Mercantil Resolución y Oposición: Recibida la información y transcurridos diez días a partir de la última publicación, sin que haya habido oposición, el juez accederá al cambio de nombre y ordenara que se publique por una sola vez en el diario oficial y que se comunique al Registro Nacional de las Personas, para que se haga la anotación correspondiente.

Si se hubiere presentado oposición, se tramitara en forma de incidente; y en vista de la prueba aportada, el juez resolverá si procede o no el cambio de nombre. Esta resolución es apelable.

En complemento de lo anterior, después de Diez días de publicado el aviso, en seis publicaciones, como se detallo, sin que se hayan presentado oposición procede la declaración de viabilidad del cambio de nombre. En la resolución de viabilidad ordena realizarse una última publicación, en el Diario Oficial, con el cambio de nombre realizado, así mismo la comunicación que deberá realizarse al Registro Nacional de las Personas. Para que haga la anotación en el margen de la Partida de nacimiento como lo establece el código civil.

En el caso de la oposición la persona a quien perjudique en el cambio de nombre puede oponerse a la pretensión del solicitante, cuya oposición se tramita por la vía incidental, (regulado en los artículos 135 al 140 Ley del Organismo Judicial), y en base a la prueba que aporte el opositor, el juez en la misma resolución resolverá si con lugar la oposición declarara sin lugar el cambio de nombre, si declara sin lugar la oposición se verá obligado a declarar con lugar la oposición.

1) Solicitud; 2) Resolución de tramite (recepción de información y orden de publicación de avisos) 3) Publicaciones: tres veces en el diario Oficial y tres veces en otro de Mayor circulación. 4) Eventual Oposición: por la vía de los incidentes. 5) Resolución final por el cual concede el cambio de nombre. 6) Fase administrativa 7) Remisión del expediente al archivo general de protocolos.

Vpol/UMG

Página 19 de 25

TRAMITE NOTARIAL EN GUATEMALA

A diferencia de otros procesos de jurisdicción Voluntaria, en el cambio de nombre no es necesaria la intervención de la Procuraduría General de la Nación. Si el notario lo considera necesario puede pedir a la misma que emita alguna opinión.

La oposición que se pueda dar en este caso obliga al notario a remitir el expediente al tribunal competente. El cual debe dar audiencia de incidente al oponente y resolver si procedo o no el cambio de nombre. Se debe remitir al tribunal porque un principio de la jurisdicción voluntaria es la ausencia de litis. La resolución del tribunal es apelable por el que se opone.

El notario que a requerimiento de parte, este tramitando un proceso extrajudicial de cambio de nombre debe proceder el mismo de la siguiente manera:

1. Acta Notarial de requerimiento, en la cual el interesado expresara el motivo por el cual desea cambia su nombre, y aportara el nombre completo que quiera adoptar. Presenta como prueba documental la certificación de la partida de nacimiento que actualmente emite el Registro Nacional de las Personas (RENAP).

Debe pedirse: a) certificación de la Partida de Nacimiento y Documento Personal de Identificación. B) certificación de la partida de matrimonio o de la Unión de Hecho declarada de los padres, si fuere menor de edad. Artículo 29, 5 Código de Notariado.

2. Primera resolución, dando trámite a las diligencias, por incorporado los documentos, y ordena recibir la información, -si se ha ofrecido- y ordena la publicación de edictos. (Dos Timbres Notariales de Q1.00; Artículo Dto. 54-77)

3. Notificación de la primera resolución. Artículo 66 del Código Procesal Civil y Mercantil.

4. Recibir información testimonial en actas notariales si se hubiera ofrecido. Es Optativa. Artículo 18 del Decreto 54-77, 134, 148 y 149 Código Procesal Civil y Mercantil.

5. Publicar edictos; tres veces en el diario oficial y tres veces en otro de mayor circulación, durante treinta días. El edicto expresara el nombre completo del solicitante, el nombre que desea adoptar y la advertencia de que puede formalizarse oposición por quienes se consideren perjudicados por el cambio de nombre. Artículo 18 del Decreto 54-77

6. Resolución o auto final, recibida la información y transcurridos diez días a partir de la última publicación, sin que se haya presentado oposición, el notario hará constar el cambio de nombre y ordena la publicación de un último edicto en el Diario Oficial y se haga saber al Registro Nacional de las Personas (RENAP). Se notifica el auto al promoviente o a sus representantes. Artículo 19 del Decreto 54-

77.

Vpol/UMG

Página 20 de 25

7. Si hay oposición se remite al Juez de Primera instancia.

8. Publicar por una sola vez en el diario oficial en que se haga constar que se accedió al cambio de nombre de determinada persona, con el nombre adoptado. Articulo 19 Decreto 54-77.

9. Expedir certificación del auto en duplicado para entregar al Registro Nacional de las Personas para que se haga la anotación correspondiente. Se acostumbra en la práctica acompañar fotocopias simples de las siete publicaciones de los edictos. Artículo 19 del Decreto 54-77

10. Remitir el expediente al Archivo General de Protocolos. Para su guarda y custodia del expediente. Artículo 7 del Decreto 54-77 y artículo 78 del Código de notariado.

FASE ADMINISTRATIVA, DE OPERACIÓN REGISTRAL:

Por último, y para ambos casos se procede la anotación por la fase administrativa, ciclo con el que se cierra el trámite, entre los principios generales de la inscripción en el Registro General de las Personas se apuntan:

Que los Requisitos para la inscripción del cambio de nombre en el Registro Nacional de las Personales:

Se presentan a la sede del registro civil de las personas, según su residencia. Presenta un folder tamaño oficio conteniendo los requisitos siguientes:

En la vía notarial:

Certificado un de la resolución final de las diligencias voluntarias en original y duplicado.

Original y fotocopias de la última publicación en el diario de Centroamérica.

En la vía judicial:

Certificación de la resolución emitida por el juzgado en original y fotocopia.

La inscripción de cambio de nombre, se deberá realizar en la sede del registro civil de las personas, donde se encuentren inscritos el nacimiento del interesado.

En el registro civil de las personas metropolitano, la inscripción de cambio de nombre, estará a cargo del departamento de documentos notariales y asuntos consulares. Cuya jefatura vela porque en la inscripción del cambio de nombre, se realice en oportunamente para cumplir con los plazos definidos en el módulo de ingresos de trámites notariales, en la intranet.

Los operadores registrales deben devolver los documentos originales que el interesado presente para la inscripción del cambio de nombre. Entrega al interesado el expediente que acredita el cambio de nombre o expediente rechazado para que complete o corrija.

Vpol/UMG

Página 21 de 25

3ª PARTE ESTAMENTO FACTICO: CASO CONCRETO:

En el expediente de merito, la señora Ingrid Lucrecia Macario, solicita el cambio de nombre por los motivos siguientes:

Que en sus relaciones sociales, se siente discriminada o juzgada por tener un solo apellido, ya que no fue reconocida por su progenitor, aun que a ella se le ha dado a conocer que el presente tramite no implica filiación alguna, no obstante ella quiere realizar el cambio de nombre como una necesidad moral para afrontar sus relaciones sociales y familiares, ya que sus hijos también, le preguntan porque solo tiene un apellido y quieren verla con los dos apellidos como la mayoría de las personas, por lo cual ella quiere iniciar la presentes diligencias para el efecto que tenga un nombre que según ella sea más digna de una persona, inscrita en condiciones normales.

Por otro lado, por cuestiones de dignidad, y honor debe tener dos apellidos, el de su papa y su mama, respectivamente, sin embargo sabiendo que eso no implica filiación alguna, desea que sea conocida en sus relaciones familiares y sociales con un nombre que la dignifique.

Y por último desea eliminar el segundo nombre que consta en su partida de nacimiento, de pues no es de su agrado ya que las personas le ponen a causa de ese nombre, apodos con el que la denigran, motivo por el cual desea suprimir dicho nombre.

En ese sentido creo que tiene motivos suficientes para acceder a tramite de las diligencias del cambio de su nombre.

En el expediente el notario que debe promover las diligencias extrajudiciales voluntarias de Cambio de nombre, cumpliendo con la ley, pues debe procurar la vía mas rápida por principio de celeridad Procesal. Por lo que debe

Realizar el acta de requerimiento

1. Dar los avisos

2. Publicar los edictos

3. Dictar las resoluciones

4. Fundamentar en ley cada una de sus diligencias

5. Finalmente realizar el cambio de nombre

6. Pagar los impuestos correspondientes

7. Enviar los avisos al Registro Nacional de Las personas de Guatemala

8. Enviar el expediente al archivo general

Vpol/UMG

Página 22 de 25

El expediente debe realizarse este tipo de tramite Notarial, y la importancia que tiene tanto para el notario como para la parte interesada en cambiar su nombre que se realicen todas las formalidades que la ley establece.

Logrando con ello darle certeza jurídica a los actos y garantía a la parte que se ha cumplido a cabalidad con lo que ella quería y que a partir de allí podrá usar sin ningún problema el nuevo nombre que ha adquirido.

Al mismo tiempo que se aclara que si bien el nombre cambiado, puede aparentar filiación con alguien que tiene otro similar esto no es motivo de filiación ni de parentesco alguno.

Vpol/UMG

Página 23 de 25

CONCLUSIONES:

Que La identificación de la persona (aparte de los rasgos naturales que la caracterizan), se obtienen mediante el nombre, que es el medio de individualizarla en las relaciones familiares y sociales, así como en las jurídicas.

Que el origen

alcanzando

encontrándose distintas costumbres en su desarrollo entre los hebreos, griegos,

romanos, germanos.

Que el nombre en su acepción ordinaria es una Palabra o vocablo que se apropia o se da a una persona o cosa a fin de diferenciarla y distinguirla de las demás. Por tanto El nombre de la persona física, es la palabra o signo de individualización que sirve para distinguir al hombre de los demás,

Que El nombre en las personas naturales comprende: El nombre propio o Nombre de pila y el Nombre patronímico o apellido.

Que el nombre del individuo tiene las funciones de particularización o individualización y de identificación.

Que el pseudónimo es un nombre distinto al verdadero que se otorga a la misma persona. Es un nombre especial utilizado por voluntad de la misma persona,

Que el sobrenombre es un medio de designación que empleados en las relaciones privadas. Sin que tenga validez legal, que por regla General es impuesto o a determinada persona por otra u otras.

Que En su acepción jurídica el nombre es un medio para designar a las personas; como la denominación verbal o escrita de la persona, que sirve para distinguirla de las demás que forman el grupo social, haciéndola, en cierto modo, inconfundible. Atributo que individualiza (diferencia e identifica) a la persona de los demás.

Que en cuanto se refiere a su naturaleza jurídica. Han surgido varias corrientes de pensamiento como la teoría de la policía civil; teoría de la propiedad; teoría del atributo a la personalidad; teoría del derecho de familia; teoría ecléctica.

Que por su importancia primordial, es objeto de varias garantías, como: Inmutabilidad, imprescriptibilidad, inalienabilidad, inestimabilidad, irrenunciabilidad y, finalmente, a intransmisibilidad.

Que entre sus características encontramos la Inmutabilidad, Imprescriptibilidad, Inalienabilidad e inestimabilidad, Intransmisibilidad e irrenunciabilidad, Oponible erga omnes, Irrenunciable, Derivado generalmente de una relación filial, Obligatorio.

Que las disposiciones legales en Guatemala en relación al nombre dejan prevista la forma de subsanar errores de inscripción, variaciones o cambios en el mismo, y que es un acto, reconocido en la mayoría todos los sistemas jurídicos, que permite legalmente

del nombre se remonta en los mismos inicios de la humanidad,

y

complejidad

en

Roma

y

en

algunos

pueblos

antiguos,

desarrollo

Vpol/UMG

Página 24 de 25

que un individuo adopte un nombre diferente al nombre que le fue dado en el nacimiento o adopción.

Que la NORMATIVA DE SUSTENTO; se basa en la Constitución Política de la República de Guatemala. En la Ley del registro Nacional de las personas Renap- Decreto No. 90-2005 y sus Reformas. En el Acuerdo de Directorio Número 176-2008, Reglamento de Inscripciones del Registro Civil de las Personas. En el Código Civil, Decreto-Ley 107. En el Código Procesal Civil y Mercantil, Decreto 107. Ley reguladora de la Tramitación Notarial de Asuntos de Jurisdicción Voluntaria, Decreto 54-77.

Que las diligencias del cambio de nombre se pueden tramitar por la vía voluntaria notarial, y por la vía voluntaria judicial. Y que en ambos casos se termina de tramitar por la vía administrativa.

Que en el expediente de merito, solicita el cambio de nombre por los motivos que la usuaria en sus relaciones sociales, se siente discriminada o juzgada por tener un solo apellido, por cuestiones de dignidad, y honor debe tener dos apellidos, y desea eliminar el segundo nombre que consta en su partida de nacimiento.

Vpol/UMG

Página 25 de 25

BIBLIOGRAFÍA:

Leyes:

Constitución Política de la República de Guatemala.

Ley del registro Nacional de las personas Renap- Decreto No. 90-2005 y sus Reformas.

Acuerdo de Directorio Número 176-2008, Reglamento de Inscripciones del Registro Civil de las Personas.

Código Civil, Decreto-Ley 107. Artículos 4, 5, 6 7

Código Procesal Civil y Mercantil, Decreto 107. Artículos 438 y 439

Ley reguladora de la Tramitación Notarial de Asuntos de Jurisdicción Voluntaria, Decreto 54-77. Artículo 18, 19, 20.

Manual de Procedimiento para la inscripción de cambio de nombre, identificación de Persona e identificación de tercero del Directorio del Registro Nacional de Personas.

Libros de Texto:

BRAÑAS, Alfonso. Manual de derecho civil, publicación de la facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, USAC, Guatemala, 1973.

ALVARADO SANDOVAL, Ricardo/ GRACIAS GONZÁLEZ, José Antonio. Procedimientos Notariales dentro de la Jurisdicción Voluntaria Guatemalteca. Editorial Estudiantil Fénix, Guatemala 2010

E-grafía

Vpol/UMG