Sunteți pe pagina 1din 2

La búsqueda del tesoro

¿Qué son las búsquedas?

Una búsqueda del tesoro en Internet es un tipo de actividad que promueve procesos de búsqueda de información por parte de los alumnos de forma ágil, lúdica y sencilla. Los docentes la pueden utilizar para que los alumnos adquieran información sobre un tema determinado, así como para formar habilidades y procedimientos de indagación relacionados con las tecnologías de la información y la comunicación en general, y con el acceso a la información a través de Internet en particular. Consiste en una serie de preguntas y una lista de direcciones Web de las que pueden extraerse o inferirse las respuestas. Algunas búsquedas incluyen una “gran pregunta” al final, que requiere que los alumnos integren los conocimientos adquiridos durante el proceso. Los docentes pueden preparar sus propias búsquedas y también pueden encontrarlas preparadas en Internet.

La estrategia conocida como “Búsqueda del tesoro”, específicamente, está conformada por un conjunto de preguntas con diversos niveles de complejidad que los alumnos deberán responder, siguiendo un “mapa” u hoja de trabajo entregado por el profesor. Los alumnos deberán encontrar al final “el tesoro escondido”, que constituye la respuesta a la “gran pregunta”. Los términos en inglés utilizados para referirse a esta actividad son “treasure hunt”; “scavenger hunt” y “knowledge hunt”.

Las búsquedas del tesoro son herramientas potentes para trabajar con los alumnos por varias razones:

Son relativamente fáciles de crear para el docente y divertidas y formativas para los estudiantes. Bien planteadas, parecen un juego, pero los alumnos aprenden muchas cuestiones durante una búsqueda del tesoro, como el manejo de la herramienta, y no sólo las respuestas a las preguntas.

Permiten

el

tratamiento

de

la

mayoría

de

los

contenidos

curriculares

siempre

que

encontremos recursos adecuados al tema y a la edad de los alumnos.

Es posible utilizarlas como actividades para realizar en grupo o individualmente.

Pueden ser más simples o más complejas, según las circunstancias. A los alumnos más pequeños se les pueden proponer menos preguntas, con formulaciones simples y con los vínculos necesarios para resolverlas. Los mayores pueden recibir un tema amplio y, a continuación, tener que encontrar por sí mismos la información en un solo sitio, relativamente complejo, o buscar fuentes para obtener la información necesaria o partir de un punto de entrada en una serie de lugares relacionados.

Recomendaciones generales para la creación de búsquedas

Como se dijo, los docentes pueden crear sus propias búsquedas. Planteamos a continuación una serie de recomendaciones para tal fin:

En primer lugar, es necesario pautar claramente el tema sobre el que se tratará la búsqueda. Así sucede en toda propuesta didáctica y, cuando la herramienta de trabajo es Internet, hay que acentuar el punto, porque no precisar el área de trabajo puede llevar a que los alumnos se pierdan entre la inmensa cantidad de información.

En segundo lugar, es preciso lograr que las preguntas provoquen la reflexión de los alumnos. Ese pensamiento reflexivo se alcanzará en la medida que las respuestas a las preguntas no surjan de la mera copia de lo que se encuentra en los sitios navegados.

Otra de las cuestiones a considerar es la referida a la duración de la actividad. Se deberán estipular los tiempos para la búsqueda del tesoro. Hay que considerar la importancia de

destinar momentos para motorizar las acciones de los alumnos que se inician en el uso de Internet en el aula, para que no se desvíen del trabajo.

Por último, es conveniente comprobar que todos los vínculos seleccionados funcionen convenientemente.

El paso a paso

Para diseñar una búsqueda, es aconsejable, en primer lugar, construir el mapa u hoja de trabajo que se entregará a los alumnos. Es posible entregar este mapa tanto en forma digital como en papel.

Una vez elegido el formato para la presentación, se debe diagramar la introducción de la actividad. La actividad se introduce de manera tal que logre ser lo suficientemente atractiva para generar en los estudiantes el deseo de comenzar la búsqueda de información para alcanzar el tesoro. La introducción es la invitación para disfrutar de la actividad.

El siguiente paso consiste en elaborar las preguntas. Éstas son las pautas para realizar la actividad. Tienen que ser construidas de la manera más clara y precisa posible, para que no se presten a confusión. Su formulación requiere tener en cuenta el nivel de aprendizaje de los alumnos, su edad y el tema del que se va a tratar la búsqueda.

Para evitar que los alumnos copien y peguen textualmente información, es conveniente plantear interrogantes de este tipo: ¿Por qué sucede el fenómeno descripto en el material de referencia? ¿Cómo se relaciona dicho fenómeno con otros similares? y no preguntar solamente qué se ha encontrado. De esta manera, las preguntas promoverán la reflexión y la reelaboración de la información por parte de los alumnos acerca del tema presentado utilizando como recurso la información de la Web.

Por último, tenemos que plantear la gran pregunta. Es un interrogante que integra todo el proceso de respuestas anteriores. Dado que su fundamento teórico es constructivista, está dirigido a la reflexión sobre el tema y propiciar la transformación de la información en conocimiento a partir de todo lo aprendido durante la actividad.

Al plantear preguntas, es necesario y de gran valor prestar atención a los recursos que ofrecemos para encontrar la información. Por esa razón, en la hoja de trabajo, tenemos que especificar los sitios sugeridos para la búsqueda de información. Estos sitios pueden consignarse a modo de lista, en un apartado diferente, o bien colocarse al término de cada una de las preguntas de la búsqueda del tesoro.