Sunteți pe pagina 1din 103
Carol Seefeldt Barbara Wasik biblioteca para la actualizacion del maestro PRESENTACION a Secretaria de Educacién Publica edita la Biblioteca para la iL Actualizacién del Maestro con el propésito de apoyar al per- sonal docente y directivo de los tres niveles de educacién basica en el desempefio de su valiosa labor. Los titulos que forman parte de esta Biblioteca han sido seleccio- nados pensando en las necesidades mas frecuentes de informacién y orientacién, planteadas por el trabajo cotidiano de maestros y directivos escolares. Algunos titulos estan relacionados de ma- nera directa con la actividad practica; otros responden a intereses culturales expresados por los educadores, y tienen que ver con el mejoramiento de la calidad de la educacion que reciben los niiios y jovenes en las escuelas mexicanas. Los libros de este acervo se entregan de manera gratuita a los profesores y directivos que lo soliciten. Esta coleccion se agrega a otros materiales de actualizacion y apoyo didactico, puestos a disposicion del personal docente de educacién basica. La Secretaria de Educacion Publica confia en que esta tarea resulte util y espera las sugerencias de los maestros para mejorarla. SECRETARIA DE EDUCACION PUBLICA PRESENTACION DE LA DIRECCION GENERAL DE DESARROLLO CURRICULAR Los resultados de la investigacion mas reciente han derivado en el reconocimiento de las capacidades que los seres humanos desarrollan desde muy temprana edad y del poten- cial que desde entonces tienen para aprender; estos hallazgos son un eje en torno al cual, en México como en muchos paises, se formulan las propuestas curriculares. Acercarse a propuestas diversas para reflexionar sobre el proceso educativo, es un medio para am- pliar el panorama de conocimientos y enriquecer el trabajo profesional de las educadoras El contenido del libro se inscribe en el contexto educativo de los Estados Unidos,’ pais en el cual —a diferencia de nuestro sistema educativo, que hoy cuenta con un programa de caracter nacional para la educacién preescolar— cada estado, distrito 0 condado elige o disena una propuesta curricular para atender a los nifios de cuatro y de cinco anos de edad, con base en lineamientos y propositos educativos que define la autoridad federal. ‘Teniendo en cuenta las particularidades, tanto del contexto como de la organizacién del servicio de educacién preescolar estadounidense, los temas que aborda el libro son de interés para todas las educadoras. No se pretende presentar un “modelo” al cual deba apegarse la educadora para trabajar con los niflos pequefios; se trata de o} frecer referentes para enriquecer el conocimiento acerca de las caracteristicas de los nifios; de los factores que influyen en su desarrollo y aprendizaje —y que deben considerarse en el centro esco- lar—; de las condiciones que favorecen una intervencién pedagogica eficaz, asi como de las posibilidades de participacién y comunicacién con las familias desde la escuela. La complejidad que caracteriza al trabajo educativo con nifios pequefios obliga siem- pre a la busqueda de experiencias y situaciones variadas, atractivas y ricas por cuanto pueden favorecer en ellos, sea la comunicacién, 0 bien la expresién mediante distintos len- guajes, el razonamiento, la experimentacion, etcétera. Arte, musica y movimiento; aprendizaje de la alfabetizaci6n; lenguaje oral y escrito; ma- temdticas integradas; ciencias naturales; ciencias fisicas y ciencias de la Tierra, son las éreas de aprendizaje a que se refiere el libro; en relacién con cada una se plantean rasgos que ca~ racterizan al aprendizaje y se ofrecen sugerencias concretas para la preparacién y el desa- rrollo de la intervencién educativa, asi como para organizar el aula y el grupo. Estas suge- rencias pueden set tn recurso util para enriquecer y diversificar la practica docente en el preescolar. 1 Ep el sistema educativo estadounidense los nifios de cuatro y cinco aftos reciben atencidn educa- tiva —con un alto componente asistencial— en diversos servicios preescolares, piblicos y pri- vados. Posteriormente cursan un affo K, previo a la educacién primaria, durante el cual se les prepara principalmente en la lectura y escritura. 8 PRESENTACION DE LA DIRECCION GENERAL DE DESARROLLO CURRICULAR La maestra, como profesional de la educaci6n, tiene miltiples posibilidades para deci- dir las formas de trabajo mas pertinentes y valorar su funcionalidad pedagogica, toman- do en cuenta los propésitos fundamentales establecidos en el Programa de Educacién Preescolar 2004, las condiciones del grupo, de los alumnos en lo individual y del contex- to en que labora En el marco del Programa de Renovacién Curricular y Pedagégica de la Educa- cién Preescolar, la publicacién de textos y de otros materiales constituye una linea de acci6n central para apoyar la actualizacién profesional, el estudio aut6nomo y el deba- te académico. Para contribuir a tal finalidad, la Secretaria de Educacién Publica pone este libro a disposiciGn del personal docente, técnico y directive de educacién preescolar, de las educadoras en formacién y de quienes estan involucrados en la educacién de los nifios pequefos, Secretaria de Educaci6n Publica PREFACIO En la actualidad, las escuelas para nifios de cuatro y cinco afios son casi universales. Pue- den Iamarse jardin de nifios, pre-jardin de nifios, preescolares, programas de enriqueci- miento temprano o recibir algtin otro nombre. Independientemente del término con el que se le designe, en Estados Unidos asisten al jardin de nifios més del 90 por ciento de los niftos de cinco afios y mas del 60 por ciento de los de cuatro aftos. El jardin de nifios se encuentra en todo el mundo, incluyendo Europa, el Lejano Oriente, Centro y Sudamé- rica y algunas naciones africanas. Los programas del jardin de ninos pueden ser de medio tiempo o de tiempo completo o cualquier arreglo intermedio. Los programas que ocupan todo el dia son populares por- que ofrecen a los nifios mas tiempo de aprendizaje y responden a las necesidades de los padres de que sus hijos reciban escolaridad de tiempo completo. En la actualidad, mAs del 56 por ciento de los nifios de cinco anos asisten a un programa que ocupa toda la jornada y alrededor de la cuarta parte de los nifios de cuatro aiios asisten todo el dia. Se requiere una nueva clase de maestro, uno que tenga grandes habilidades y conoci- miento de los nifios de cuatro y cinco aftos, de sus familias y de la comunidad donde vi- ven, asi como del proceso de ensefianza del contenido del curriculo, Este libro, Preescolar: los pequefios van a la escuela, fue escrito para permitir que los estudiantes se conviertan en maestros eficaces de nifios de cuatro y cinco afios, ya sea que ensefen en nivel preescolar, programas de pre-jardin de nifos o de jardin de niftos para los pequefios de cuatro y cin- co anos. Los maestros en servicio también encontraran que el texto es un recurso valioso ya que ofrece perspectivas actualizadas del aprestamiento y aborda temas siempre vigen- tes para la educacién en el jardin de nifios. Caracteristicas Amplitud Preescolar: los pequeftos oan a la escuela es una gu‘a amplia para la ensefianza en los jardines de niftos o programas preescolares actuales pata los niftos de cuatro y cinco aftos. La pri- mera parte ubica al jardin de ninos en una perspectiva histérica y presenta temas actua- les que rodean a los preescolares y jardines de niftos del presente. La segunda parte inclu- ye capitulos sobre el crecimiento, desarrollo y aprendizaje de los nifios de cuatro y cinco afios, asi como sobre la manera de preparar las aulas, escuelas y maestros para trabajar con alumnos de estas edades, La tercera parte presenta capitulos sobre planeacion y eva- luaci6n y las areas tematicas integradas de arte, musica, alfabetizacion, matematicas, cien- cias naturales, fisica y ciencias de la Tierra. Enfasis en el crecimiento y el desarrollo del nino Al basarse en las teorfas y principios del crecimiento, desarrollo y aprendizaje infantil, Preescolar ofrece a los maestros un cimiento sdlido sobre el cual desarrollar las habilida- des de ensefanza, Un capitulo separado se ocupa del crecimiento y desarrollo de los ni- ios de cuatro y cinco afios y de los nifios con necesidades especiales. A lo largo del texto se presentan de manera clara los principios del crecimiento y el aprendizaje que gufan el "1 R PREFACIO curriculo y la ensefianza. En todo el libro se describen también experiencias especificas 0 maneras de incluir a los niftos con necesidades especiales. Integrado Preescolar: los pequeftos van a fa escuela considera que el aprendizaje es un todo integrado que implica a las escuelas, las familias y la comunidad. Por eso es que se enfatiza el tra- bajo con administradores, asistentes, supervisores, personal de apoyo y otros individuos dentro de la escuela asi como con las familias. De igual manera, el curriculo se presenta como una entidad completa. La manera de planificar el proyecto tematico, de aprendizaje, es el centro de interés de un capitulo. Si bien, las areas curriculares de arte, musica, lenguaje, ciencias naturales, fisica, ciencias de la Tierra y matemiticas aparecen en capitulos separados, se presentan de una manera que forman un curriculo total e integrado. La valoracién y la evaluacién no estan separadas del curriculo. Se recomiendan las técnicas de evaluacién auténtica, las cuales son integra- les a las experiencias de aprendizaje. Se explican las pruebas estandarizadas y sus mé- ritos, asi como sus inconvenientes. Nifios activos, experiencias activas Los nifios de cuatro y cinco afios, al igual que todos los seres humanos, aprenden a través de la actividad fisica, mental y social. Por esa razén, este texto presenta experiencias que requieren que los nifios sean activos. En cada uno de los capitulos se ofrecen sugerencias especificas para ensefiar el contenido a través del juego. Basado en Ia realidad. Ambas autoras cuentan con amplios antecedentes de experien- cias educativas que se reflejan en este libro. La primera autora ha trabajado con nifios de cuatro y cinco afios en diversos escenarios. La segunda trabaja en el nivel preescolar con nifios de cuatro y cinco aftos en las escuelas priblicas de la ciudad de Baltimore. La vasta experiencia educativa de ambas autoras aporta realidad a Preescolar: los pe- quefios van a la escuela, Todas las experiencias sugeridas en el libro no solo se basan en la teoria y la investigaci6n, sino también en experiencias reales de primera mano de las au- toras. Esto confiere al texto un sentido prdctico que sera de gran utilidad, tanto para el maestro principiante del jardin de nifios como para el experto. CONTENIDO PARTE! El jardin de nifios de la actualidad 21 CapituLo 1 El jardin de nifios de la actualidad: el pasado es presente 23 Elpasado 25 Fuerzas sociales 27 Desafios 28 Cambio continuo 29 Elpresente 31 El pasado es presente 32 Semejanzas filos6ficas 32 @ Semejanzas en la practica 34 En resumen 37 Amplie sus ideas 37 Recursos 38 Referencias 38 Capituto 2 —_Entender el aprestamiento en el contexto de la teoria y la investigacién 41 Teorias del aprestamiento 42 Teorias maduracionistas del aprestamiento 43 @ ‘Teorias conductistas del aprestamiento 45 @ Teorias constructivistas del aprestamiento 49 @ Problemas del aprestamiento 51 Fuerzas sociales 51 Aplicacion de las teorias 52 Negacién del ingreso: edad de entrada al jardin denifios 52 @ Retencién en el jardin de ninos 54 @ Reforma del curriculo del jardin de niftos 54 El curriculo actual del jardin de nifios 56 En resumen 56 Amplie sus ideas 57 Recursos 57 Referencias 57 PARTE II ;Estan preparados? “59 CapituLo 3 Crecimiento y desarrollo de los nifios de cuatro y cinco afios 61 Como se ven los nifios de cuatro y cinco aos? 62 Desarrollo fisico 63 Desarrollo emocional 65 Desarrollo lingiiistico 67 Desarrollo cognitive 69 13 : : 14 CONTENIDO Capituto 4 Capituo 5 Desarrollo social 72 Expectativas sobre el comportamiento 73 Desarrollo del concepto del yo 75 Desarrollo de la autoeficacia 75 Diferencias individuales en el desarrollo 76 Diversidad cultural 76 @ Niftos con necesidade: especiales 77 En resumen 78 Amplie sus ideas 79 Recursos 79 Referencias 79 zEstén listas las escuelas para los nifios de cuatro y cinco aiios? 81 Politicas estructurales 82 Metas generales 82 @ Tamafio del grupo y proporcién maestro/nifio 84 @ Curriculo 84 @ Evaluacion 85 Politicas locales y de distrito 85 Edad de ingreso y retenci6n en el jardin denifios 85 @ Espacios fisicos 85 @ Duracion de Ja jornada escolar 86 @ Horarios y rutinas 87 Trabajar con otros 89 Maestros de inglés como segunda lengua (ISL) 89 © Necesidades especiales 90 @ Especialistas en areas del curriculo 91 Participacisn de los padres 91 Comunicacién 92 @ Confiary generar confianza 93 © Cooperacién y colaboracién 94 @ Platicas entre padres y maestros 94 @ Consejos consultivos 96 © Participacién del hogar 96 Enresumen 97 Amplie sus ideas 97 Recursos 98 Referencias 98 PARI Las aulas estan listas 101 El qué y el porqué de los centros de interés 102 Centros de interés 103 Area de juego sociodramatico 103 @ Bloques 106 @ Area de la biblioteca 106 @ Area de escritura 107 @ Area artistica 108 @ Area de matematicas 108 @ Area de ciencia 109 @ Areade musica 110 © Centro de tecnologia 110 @ Un lugar para estar solo 111 @ Realidad 111 Espacios de aprendizaje al aire libre 112 Actividad fisica 112 @ Otras actividades alaire libre 113, CONTENIDO 15 Capitulo 6 Elpapeldel maestro 114 Evaluacién de los espacios interiores y al aire libre 116 Enresumen 117 Amplie sus ideas 118 Recursos 118 Referencias 119 Los maestros estan preparados para guiar la conducta social de los nifios 121 Conducta de los nifios de cuatro aftos._ 122 Conducta de los nifios de cinco aitos 122 Orientar la conducta de los nifios de cuatro ycincoafios 123 Orientacién que fomenta un sentido del yo 123 Los maestros brindan apoyo 123 @ Los maestros son positivos 123 @ Los maestros reconocen los sentimientos de los nifios 124 @ Los maestros modelan y guian 124 @ Los maestros confrontan de manera deliberada estereotipos y prejuicios 124 Estrategias para la ensefianza de las habilidades sociales 125 Aceptacién 126 @ Formacién de amistades afectuosas 127 @ Participacién y cooperacién 128 Prevencién de problemas 129 Elambiente 129 @ Uncurriculo fantastico 130 © Rutinas y horarios 130 @ Expectativas claras yconsistentes 130 @ Trabajoconel grupo 131 ‘Cuando se necesita mas 133 Manejo conductual 133 @ Enfoques psicoanali- ticos | 135 @ Enfoques cognitive sociales 136 Enresumen 137 Amplie sus ideas 138 Recursos 138 Referencias 138 PARTE III El curriculo integrado 141 CapituLo 7 Planeacién de un curriculo integrado 143 Definicién de un curriculo integrado 144 Unidades, proyectos y aprendizaje tematico comparten semejanzas 144 @ Unidades, proyectos y aprendizaje tematico tienen diferencias sutiles 145 Creacién de un curriculo integrado 146 Seleccién de un tema o topico 146 @ Definicién de los objetivos 148 @ Organizacién de los objetivos 149 @ Redaccidn de los objetivos 151 Identificaci6n del contenido apropiado para el desarrollo 154 @ Integracién 157 16 CONTENIDO Implementacién de un curriculo integrado 157 Desarrollo de un horario o marco de referencia 157 @ Introduccién de un tema, unidad o proyecto 158 @ Transicin de una unidad aotra 159 @ Evaluacién de un tema, proyecto ounidad 159 f Enresumen 160 Amplie sus ideas 160 Referencias 161 CapituLo 8 —_ Evaluacidn de Ios alumnos del jardin denifios 163 Métodos de valoracién y evaluacién 164 Evaluaci6n y valoraciones auténticas 165 Observaciones 165 @ Listas de cotejo y escalas de clasificacién 166 @ Entrevistas estructuradas 168 @ Estandares de desemperio o puntos de referencia 169 @ Muestras de trabajo y portafolios 170 @ Autoevaluaciones 171 Pruebas estandarizadas 172 Pruebas de aprestamiento 173 @ Pruebas de aprovechamiento 173 @ Pruebas de escrutinio ydiagnéstico 173 @ Pruebas de inteligencia 174 Problemas de la evaluacién 175 | Enresumen 177 Amplie sus ideas 178 Recursos 178 } Referencias 178 CapituLo 9 —_Elarte enel jardin de nifios 181 | El valor del arte 182 Desarrollo de la expresi6n artistica 183 El poder de los garabatos 184 Alentar el progreso de los alumnos del jardin de nifios en la creacion y la apreciacion del arte 186 Esténdares nacionales 187 @ Motivar la expresion artistica de los nifios 187 Seleccién de los medios artisticos y orientacion de la produccién artistica de los ninios 191 Dibujo 192 @ Pintura 193 @ Bondar y coser entela 194 @ Modelado 195 @ Construccion, collage y computadora 196 Evaluacion y valoracin del progreso de los nifios 197 Enresumen 199 Amplie sus ideas 199 Recursos 200 Referencias 200 CapituLo 10 | | CONTENIDO 7 Musica y movimiento 203 La miisica es integral 204 Los valores de la mtisica 205 El papel de la misica en el desarrollo del nifio 206 ‘Desarrollo del ritmo y el movimiento 206 @ Desarrollo de la apreciacion musical 207 @ Desarrollo del canto 208 @ Alentar el progreso de los alumnos del jardin de ninos en la creacion y la realizacion de la musica 208 Estandares nacionales y metas de la educacion musical 208 Movimiento 209 @ Escuchar 210 @ Canto 212 Evaluacion y valoracién del desarrollo mus de los nifos 215 Enresumen 217 Amplie sus ideas 217 Recursos 218 Referencias 218 Aprendizaje de la alfabetizacion en nifios de cuatro y cinco afios 221 Comprensién de la alfabetizacién 222 El desarrollo de la alfabetizacién 223 Desarrollo del lenguaje como cimiento de la alfabetizacién 223 Conciencia fonémica 224 Comprensién de impresos 226 Impresos ambientales 227 Aprendizaje del alfabeto 227 Creacién de impresos 229 Desarrollo de la escritura 229 Lo que necesitan saber los nifios de cuatro y cinco aios: acerca de la alfabetizacién 231 Conocimiento de la alfabetizacién que deberian adquirir los ninos pequefios antes del primer grado 232 Métodos de ensefanza de la lectura 2: Enfoque del lenguaje total 234 @ Enfoque fonético 234 @ Las guerras de lalectura 235 @ Motivacion y lectura 235 @ Nifios con ISLy lectura 236 @ Lectores precoces 236 Enresumen 237 Amplie sus ideas 237 Recursos 238 Referencias 238 18 CONTENIDO: Capiruto 12 Capituo 13 Lenguaje oral y escrito en nifios de cuatro ycincoanos 241 Construccién del lenguaje y la alfabetizacién a través del curriculo de lenguaje oral y escrito 242 Los cuatro componentes del curriculo del lenguaje oral yescrito 242 Meta 1:Escuchar 243 @ Meta 2: Hablar 243 @ Meta 3: Leer 243 @ Meta 4: Escribir 244 Traduccién de las metas en la préctica 244 Lectura de libros 244 Tipos de libros 246 @ Libros en diferentes formatos 249 Actividades del circulo magico _250 Planeacién del dia 250 @ Compartir el trabajo 251 @ Compartir las noticias 251 @ Reunién del grupo 251 @ Revision del dia 251 Actividades en los centros de interés 252 Poemas, rimas y canciones 253 Seleccion de poemas, rimas y canciones 254 @ Poesia, rimas y canciones en el curriculo 256 Escritura 256 La escritura a lo largo del curriculo 256 Desarrollo del conocimiento de las letras 257 Integracién del aprendizaje de las letras a lo largo del curriculo 258 En resumen 259 Amplie sus ideas 259 Recursos 259 Referencias 260 Matemiticas integradas en el jardin denifios 261 Pensamiento y matemiticas en los niftos de cuatro yeinco anos 262 Componentes esenciales de un curriculo de matemé- ticas para nifios de cuatro y cinco afios 263 Desarrollo del lenguaje matemitico 263 @ Oportunidades interactivas para la experiencia matematica 264 @ Motivar el interés por las mateméticas 266 Estandares mateméticos para nifios de cuatro yecinco anos 266 Elntimero 267 @ Algebra 268 @ Clasificacién 268 @ Geometria 271 @ Medicién 272 @ Anilisis de datos y probabilidad 273 @ Integracion de las matematicas a lo largo del curriculo 274 En resumen 275 Amplfe sus ideas 275 Referencias 276 CONTENIDO 19 CapituLo 14 Los nifios estudian su mundo: ciencias naturales, ciencias fisicas y ciencias dela tra 279 Habilidades de indagacién cientifica 281 Plantear preguntas 281 @ Planear investigaciones 281 @ Realizar investigaciones 282 @ Organizaciéne interpretaci6n de la informacién 282 @ Reflexionar, generalizar y obtener conclusiones 283 @ Comunicacién con los demas 283 Contenido de las ciencias naturales, de las ciencias fisicas y de las ciencias dela Tierra 284 Ciencias naturales 285 @ Ciencias fisicas 288 @ Ciencias de la Tierra 291 Evaluacion y valoracion del aprendizaje cientifico de los ninos 296 Enresumen 298 Amplie sus ideas 298 Recursos 299 Referencias 299 indice analitico 301 PARTE El jardin de ninos de la actualidad Capituto 1 CapituLo 2 El jardin de nifios de la actualidad: el pasado es presente 23 Entender el aprestamiento enel contexto de la teoria y la investigacién 41 2 CAPITULO El jardin de ninos de la actualidad: el pasado es presente 23 24 PARTE I El jardin de nifios de Ia actualidad Usted entra a un salén de clases diferente a los que ha visto antes. No hay pupitres, Y en lugar de que los niftos estén sentados escuchando en silencio a la maestra, estén dispersos por el salén, A primera vista parece un poco ruidoso, incluso, tal vez desorgunizado, pero pronto se da cuenta de que el ruido es el murniullo de nifios felices cuyas mentes y cuerpos participan actioamente en el aprendizaje. Empieza a observar y ve a niftos que trabajan con otros en pequefios grupos o por su cuenta. Al- gunos estan constrayendo con cubos, otros estén ocupadas con juegos de mesa, leer libros, usan la computadora, arman rompecabezas o trabajan atentamente en proyectos de arte. Dos nifios estan absortos en usta conversacion mientras salpican pinturas de colores brillantes en el papel sobre un caballete grande. Un grupo juega en una mesa, contando conchas y colocdndolas en diferentes re- cipientes Tres nifias juegan a la casita. Tienen problemas para hacer que et “bebé” se duerma. Una dice: “Yo sé qué hacer”, y se dirige al drea de la biblioteca donde elige un libro de rimas infantiles. Toma al mu- ineco y, sentada en la mecedora, abre el libro y empieza a cantar canciones de curta al bebé. Lista”, dice poniendo al muiteco en Ja cama, “ahora puedes dormir’. Debe haber una maestra; después de todo, ésta es wna escuela, pera zdénde estd? La muestra se en- cuentra on el drea de bloques discutiendo el equilibrio y el uso de un plano inclinado con un grupo de niftos. Deja a los constructores cor cubos y se une a los niftos que juegan con las conchas. Encuentra una tablilla, papel y marcadores para ellos y les muestra como pueden registrar sus hallazgos en una grdfica. En olra mesa, un grupo tira al azar las fichas de un domind, La maestra se sienta con este grupo y les demuestra cémo contar los puntos y jugar el juego. Luego se sienta con una nifta que trabaja sola en un proyecto de arte y le hace varias preguntas, entablando una conversacién con ella. Par que cada encuentro entre la maestra y los nifios se toma como una oportunidad para enseftar, para desafiar a los nifios y para ampliar y extender su conocimiento y pensamiento. Usted piensa que se encuentra en un lugar ideal para los nirios de cuatro y cittco aitos. Y lo esta. Usted estd observando un jardin de niftos, una escuela para nifios de cuatro y cinco aiios. El propésito de este libro es describir la educacién apropiada para nifios de cuatro y cinco aftos, ya sea que estén inscritos en un jardin de nifios 0 en otro programa para nifios de cuatro y cinco afios, como un pre-jaritin de nifios, un preescolar, un centro de cuidado infantil 0 una guarderia. La primera parte de este libro define las escuelas para los nifios de cuatro y cinco arios en el con- texto de Ia historia del jardin de nifios. Se analizan los temas que rodean al concepto de aprestantien- to y otros aspectos del jardin de niffos actual. La segunda parte presenta las caractertsticas de los ni- fos de cuatro y cinco afios y aborda la forma en que las escuelas y los salones de clase responden a las necesidades de los nifios pequefios. La tiltima seccién dei libro describe un jardin de ninos apro- piado para los nifios de cuatro y cinco aiios. A lo largo del libro, el término “jardin de nifios" representa Ia escolaridad que tiene lugar antes de los seis aiios, Fsta escolaridad, por to regular, es para niftos de cuatro 0 cinco afios y tiene lugar en una escuela inicial piiblica o privada. Sin embargo, se reconoce que muchos sistemas escolares patro- cinan programas de jardin de nifios que admiten a nifios incluso de dos afios 0 que pueden denomi- narse preescolar, pre-jardin de nifios, programa de aprendizaje temprano o alguna forma de progra- ma de enriquecimiento temprano, CapiTULO 1 El jardin de nifios de la actualidad: el pasado es presente 25 El pasado El jardin de nifios y otras escuelas para niftos de cuatro y cinco afios no son nuevos en Es- tados Unidos. Friedrick Froebel (1782-1852) abrié el primer jardin de nifios en Alemania en 1837. Concebia el jardin de nifios literalmente como un jardin en que los nifios de dos a seis afios podian crecer de manera tan natural como las flores y los Arboles crecen, echan brotes y florecen en un jardin. Desde el principio se reconocié al jardin de nifios como un tipo de escuela muy diferente para los nifios pequefios. Los primeros jardines de nifios eran tan encantadores y especiales que en alguna ocasién se les consider6 un paraiso de lanifiez (Wiebe, 1869). Cuando Froebel formalizé sus ideas sobre el jardin de niftos, era una época de absolu- to idealismo en Alemania. Influido por la época y por los escritos de Jean Jacques Rou- sseau (1712-1778), Froebel, un roméntico, en ocasiones fue considerado un mistico. De hecho sus escritos eran misticos y oscuros. La preocupacién principal de Froebel era la unidad, de lo que dejé constancia con las siguientes palabras: “Todo es unidad, todo de cansa en la unidad, todo surge de la unidad, se esfuerza y conduce a la unidad y al final regresa a la unidad" (Froebel, 1889, pag. 69). Para Froebel, la fuente de toda la unidad era Dios, la unidad que todo lo penetra. La meta de su jardin de nifios era Ilevar a los ninos a la unidad con Dios. El juego y la autoac- tividad eran los medios por los cuales el desarrollo de los niflos podria mejorar, y los ni- fios lograrfan la unidad a través de la autoexpresion creativa, la percepcisn de los senti- dos y la vida armoniosa en conjunto. Los dones de Froebel inclufan juegos y canciones. 26 PARTE EF El jardin de nifios de la actualidad Para asegurar que los nifios aprendieran a través del juego y la autoactividad, Froebel disefié una serie de dones y ocupaciones. Los dones consistian en bolas tejidas, bolas de ma- deta, cilindros, cubos, bloques con forma de tabique, superficies, lineas, puntos (frijoles, entejas, semillas y guijarros), y guisantes suavizados o bolitas de cera y barras 0 pajitas afiladas. Las ocupaciones inclufan sélidos (trabajo con arcilla plastica, cartulina y tallado en madera), superficies (doblar, cortar, ensamblar y pintar papel) y lineas (ensartar semi- llas, frijoles y perforar papel). Ademis, se incluian como dones y ocupaciones canciones, juegos, juegos de dedos, movimientos y danzas. ‘Todos los dones y ocupaciones tenfan un significado. Los cubos, que eran de una pul- gada cuadrada, darian a los nifios la sensacién y percepcién de la singularidad. Las bolas tejidas daban a los nifos algo para asir y promover la actividad libre. El misticismo y los ideales romanticos de Froebel, asi como la oscuridad de su pensamiento, se manifiestan en la creencia de que, a través del juego repetitive con las bolas y los bloques, los niftos recibirian conocimientos sobre la importancia de la vida entera del hombre: de la falta de conexién y la separacién de la posesi6n presente y pasada. El circulo tenia gran significado para Froebel. Representaba también la unidad. Al dis- poner a los niftos en circulos para cantar y contar cuentos, les infundia la idea de unidad y de que se convertirfan en uno con Dios. Como cada uno de los dones y ocupaciones tenfan significado, los ninos no los podian seleccionar para trabajar o jugar, ni se entregaban a los nifios al azar. Mas bien, los maes- tros recibian instrucciones explicitas y cuidadosas para el uso y secuienciacidn de cada uno de los dones y ocupaciones. Cada don debfa “usarse solo hasta que se persiguie- ran todos los significados posibles y luego debia emplearse en combinacién con otros dones para lograr la expansion de las ideas. Tal vez podrian requerirse semanas para completar la manipulacién de cada don y el estudio de su significado” (Weber, 1969, pag. 13). ‘Al mirar el jardin de nifios activo y ocupado de la actualidad, Ileno con todo tipo de ob- jetos, juegos y juguetes, parece extrafio el hecho de que cuando se introdujeron los dones y ocupaciones prescritos con rigidez por Froebel, éstos se consideraran muy radicales. Re- cuerde que eso sucedié en el siglo xix, cuando se pensaba que el juego y la actividad de los ninos eran una forma de depravacidn. La sola idea del juego infantil era condenada como la ruta que conducia al mal. La salvacién se encontraria en la obediencia exacta y sélo cuando se controlaran los impulsos de los ninos por el juego. En consecuencia, las ideas de Froebel eran, como escribié Vandewalker (1908), “un nuevo evangelio: del hom- bre como ser creativo y de la educacién como un proceso de autoexpresién. Sustitufan la represién prevaleciente con la actividad e insistian en el derecho del nifto a si mismo y ala felicidad durante el proceso educativo" (pag. 2). Quiza fue la idea de libertad de pensamiento y autoexpresién la responsable de la acep- tacién entusiasta que recibié en Estados Unidos el jardin de niftos de Froebel. Los esta- dounidenses vieron los ideales del jardin de nifios como “la expresion educativa de los principios en que se basan las instituciones estadounidenses” (Vandewalker, 1908, pag. 1). ‘Cualquiera que haya sido la raz6n, cuando los inmigrantes alemanes Ilevaron consigo el jardin de nifios a Estados Unidos, se adoptaron con entusiasmo tanto la idea como los ideales del jardin de ninos. Se atribuye a Margarethe Meyer Schurz, una inmigrante ale- mana, la apertura del primer jardin de niftos aleman en Estados Unidos en 1856. Habien- do sido educada por Froebel en los métodos del jardin de niftos, inicié un jardin de nifios en su casa en Watertown, Wisconsin, con el propésito de preservar la lengua y la cultura Capituto 1 El jardin de nifios de la actualidad: el pasado es presente 27 alemanas para sus hijos (Newell y Putman, 1924). Fue un programa pequerto, pues nun- ca inscribid a mas de seis nifios menores de seis aifios y solo duré unos cuantos anos, pe- ro tuvo un impacto considerable y duradero en la educacién. Una reunién casual entre Elizabeth Peabody y la seftora Schurz dio lugar a la ame- ricanizacion del jardin de nifios. Impresionada con la precocidad de la hija de la se- fiora Schurz, Peabody, quien estaba interesada en la metafisica y la filosofia y era integrante de los Trascendentalistas de Nueva Inglaterra, pidié leer algunos de los tra- bajos de Froebel. Al leer La educacién del hombre de Froebel (1889), Peabody encontré que sus ideas eran fascinantes y decidié que todos los nifos deberian recibir los bene- ficios del jardin de nifos. Empezé por abrir el primer jardin de nifios en Boston, en 1860 (Weber, 1969). En general, fue una maestra carismatica. Un ex alumno anénimo escribio en The American Magazine (Pilgrim's Scrip, 1911) que recordaba a Peabody con carifio: “Lo que ella decia y cémo lo hacia llenaba cada grieta y ranura de nuestra men- te. No recuerdo haber escuchado que dijera una palabra acerca de no murmurar o de mantenerse quieto. Ella cre6 un apetito por el conocimiento y luego lo satisfizo” (pag. 123). i Peabody continué con su misién de difundir el jardin de nifios a lo largo de Estados Unidos, al viajar por el pais ofreciendo conferencias sobre el tema. Con su camis6n deba- jo de su vestido de dia y con su cepillo de dientes en su bolsa, estaba lista para ir a todos lados y llevar el jardin de nifios a cada nifio. (Weber, 1969). Fuerzas sociales Las fuerzas sociales también contribuyeron a la facil aceptacidn de las ideas de Peabody. A finales de la década de 1880 e inicios del siglo xx, hubo una nueva oleada de inmigra- cién a Estados Unidos. El idealismo alemén y los métodos del jardin de nifos atrajeron a quienes tenfan la meta de preparar a los inmigrantes més recientes para la ciudadania en su nuevo pais. Las iglesias y las ligas de misioneros fundaron jardines de nifios, motiva- 4 das por el trasfondo religioso de llevar a los nifios a la unidad con Dios. Quienes deseaban ofrecer una vida mejor a los que vivian en la pobreza encontraron que el jardin de nifios era una forma de aleanzar a los niiios y a sus familias. “Tan afines son en espiritu el asen- tamiento social y el jardin de nifios que varios residentes dirigentes de los asentamientos fueron originalmente maestros de jardines de niftos, y varios asentamientos bien conoci- dos empezaron como jardines de nifos de una misién y se convittieron en asentamientos como resultado de la expansién natural de su trabajo” (Vandewalker, 1908, pag. 107). El jardin de nifios era popular, tanto que no pas6 mucho tiempo antes de que fuera adoptado como parte de la escuela publica primaria. En 1873, Susan Blow y W. T. Harris, el superintendente de las Escuelas Ptiblicas de Saint Louis, abrieron el primer jardin de nifos en una escuela ptiblica Este paso fue fundamental para la maduracién del jardin de nifos. Casi de inmediato se cuestionaron las practicas y los métodos del jardin de nifios. Algunos se quejaban de que los métodos educativos alemanes no eran apropiados para las escuelas estadouniden- ses; otros argumentaban acerca del costo del jardin de niftos (Beatty, 1995). Otro tema era la edad de los nifios. Froebel y Blow querian inscribir a nifios de tres a cinco aiios, pero la accién legal que cuestionaba el derecho de la escuela a usar dinero puiblico para operar programas para nifios menores de seis aiios los llevé a cambiar la edad de ingreso a los cinco afos y a cobrar una cuota trimestral (Beatty, 1995). 28 PARTE 1 El jardin de nifios de la actualidad Desafios Una vez en la escuela puiblica, fue cuestionado el propésito del jardin de niftos. En lugar de llevar a los nifios a la unidad con Dios y con los demAs, los educadores recomendaban que el programa preparara a los ninos para la escuela “real” alistandolos para la lectura (We- ber, 1969). A esto le siguié el conflicto entre los profesores de jardines de niftos y los de pri- maria. En un intento por aleanzar la unidad entre el jardin de ninos y los primeros grados, S.C. Parker y Alice Temple escribieron el libro Jardin de miftos unificado y ensenianza para el primer grado (1925), pensando que el libro ayudarfa a promover experiencias educativas “continuas y agradables” para los nifios. El cambio era inevitable. Las presiones de las escuelas puiblicas no sélo afectaban las practicas del jardin de nifios, sino que a medida que éste se difundfa a través del pais, los maestros de jardines de ninos encontraban dificil ajustar las rigidas précticas de Froebel a las necesidades de la diversidad de nifios a los que ensefaban. Los cambios en las ideas sobre los nifios y la forma en que aprenden produjeron més cambios en el curriculo y los métodos del jardin de niftos. Las observaciones que Stanley Hall (1844-1924) hizo de los ninos, la forma en que los maestros registraban el crecimien- to y el desarrollo, fueron de interés para los maestros y administradores del jardin de ni- Aos. También se consideré el trabajo de Edward Lee Thorndike (1874-1949) sobre el apren- dizaje animal, que condujo a la idea de que el aprendizaje ocurre al conectar un estimulo con una respuesta. Quizé lo mas influyente fueron los escritos y la filosofia de John Dewey (1859-1952) Dewey compartia la cteencia de Froebel en la autoexpresién y el juego creativo, pero de- mostr6 a los maestros de jardin de nifios cémo al involucrar a los alumnos en su mundo aqui y ahora, en la soluci6n de problemas reales, y al pedirles que hicieran e iniciaran elec- ciones, los nifios desarrollarfan la habilidad para pensar, asi como las habilidades y el co- nocimiento necesarios para convertirse en ciudadanos de una democracia. Al tomar estas ideas, Anna E. Bryan, que regresaba a casa en una pequefia ciudad de Kentucky después de recibir capacitacion en los métodos froebelianos, encontré factible proporcionar a los nifios problemas practicos, como pedirles que tejieran una frazada para una cama de mu- Recas, en lugar de tejer papel. Y Alice Putnam, maestra en la Casa Hull de Jane Adams, dijo que no era necesario depender de los dones y ocupaciones de Froebel porque ella podia tener un jardin de nifios en cualquier lugar, incluso en un prado en el que contara s6lo con flores y pasto como materiales para el aprendizaje (Weber, 1969). Para Dewey, el aprendizaje era una actividad social. Crefa que cuando las experiencias educativas se disponen para sostener la individualidad de los niftos por un lado, y un sen- tido mas amplio de comunidad por el otro, podria prepararse a los niftos para su futuro papel de ciudadanos. En la democracia del salén de clases, Dewey esperaba que los niftos interactuaran con libertad entre si, discutieran y aleanzaran un consenso. Si los nifios han de Ilevarse bien, deben considerar las ideas, pensamiento y deseos de los otros (Dyson, 1988). A través del tipo de intercambio informal que ocurre en el saln de clases democré- tico, los niftos se ven obligados a considerar la perspectiva de los demés y, en el proceso, construyen el cimiento para la participacién futura en una democracia. El cambio nunca es sencillo, y las ideas cambiantes del curriculo del jardin de nifios cau- saron mucho conflicto entre los maestros. Los registros de las reuniones de la Kindergarten Union, una asociacién profesional, documentan los sentimientos heridos y el resentimiento entre los que apoyaban la adhesion estricta a los métodos de Froebel y los que deseaban llevar nuevas ideas y pensamientos al jardin de nifios (Newell y Putman, 1924) CapiruLo 1 El jardin de nifios de la actualidad: el pasado es presente 29 Para Dewey, el aprendizaje era una actividad social Para la década de 1920, el jardin de niftos estaba consolidado con firmeza en Estados Unidos. Al mismo tiempo se abrian guarderias privadas y nas cuantas escuelas ptiblicas para ninos mas pequeiios, menores de cuatro y cinco afios. Las guarderias, que se basa- ban en las teorias del crecimiento y desarrollo infantil o en las teorias freudianas, iguala~ ron el crecimiento del jardin de ninos. En Europa, el método Montessori estaba recibiendo mucha atencién. Maria Montesso- ri, la primera médica en Italia, disefi6 un conjunto de materiales didacticos que cumplian dos propositos: promover el aprendizaje a través de los sentidos y desarrollar las habili- dades de lectura y escritura. William H. Kilpatrick, as{ como muchos maestros de jardin de nifios, fueron a Italia a observar el programa Montessori; sin embargo, al creer que Froebel tenia mayor comprensién del proceso educativo, lo encontraron de poco interés (Weber, 1969). Fuera de la réfaga inicial de interés, el método Montessori tuvo poco efec- to sobre el jardin de niftos. Cambio continuo Las fuerzas sociales y las nuevas teorias del desarrollo, crecimiento y aprendizaje infantil produjeron una mayor expansién del jardin de nifios, aunada a mas cambios. Durante la Gran Depresion de la década de 1930, la Works Progress Administration fund6 guarde- rias, El proposito de esas escuelas era proporcionar empleo a los maestros desempleados, brindar a los nifios con privaciones econémicas un estimulo educativo y ayudar a las fa- milias necesitadas. Los maestros de jardin de niftos escribieron curriculos y ensefiaron en esas escuelas. La experiencia ampli sus ideas acerca del curriculo y las practicas del jar- din de nifios. La siguiente fuerza social que influy6 en la educacién del jardin de nifios fue la Segun- da Guerra Mundial. La Ley Lanham, aprobada y financiada por el gobierno federal, pro- 30 PARTE I El jardin de nifos de la actualidad porcionaba atencién a los nifios menores de seis afios, de modo que sus madres pudieran trabajar en las fabricas para contribuir con el esfuerzo bélico. Aunque eran programas de preescolat, los maestros del jardin de niftos tuvieron influencia en el desarrollo y la ense- fanza en los centros de la Ley Lanham. Durante la década de 1950, el jardin de ninos fue un lugar tranquilo e inadvertido pa- ra los niftos de cuatro y cinco aos. Pero la década de 1960 cambi6 esa situacién. Fue una época de intranquilidad social. Se hicieron claras las desigualdades entre ricos y pobres, asi como entre las poblaciones afroamericana y blanca. El presidente Lyndon Johnson, en respuesta a la necesidad de brindar equidad en los Estados Unidos, declaré una Guerra a la Pobreza, lo que incluy6 un programa llamado Head Start. La investigacién estaba demostrando que la inteligencia era maleable y que recibfa in- fluencia del entorno (Bloom, 1964; Hunt, 1961). En las pruebas de inteligencia los nifios criados en ambientes enriquecidos obten{an puntuaciones més altas que los criados en la pobreza. Entonces se creé Head Start (Inicio con ventaja), un amplio programa educativo temprano de servicios de salud, servicios sociales y participacién de la comunidad y de los padres, creado como un medio de ofrecer a todos los nifios experiencias educativas tempranas y enriquecedoras, La Guerra a la Pobreza y Head Start cambiaron de manera notable el campo de la edu- caci6n en la nifiez temprana. En primer lugar, después del inicio de Head Start, el campo se extendié con rapidez. Si las experiencias educativas tempranas de Head Start eran benéfi- cas para los nifios que vivian en la pobreza y sus familias, por qué no deberian recibir to- dos los nifies del pais el beneficio de la educacién temprana? Las escuelas publicas, que en el pasado habian patrocinado los jardines de nifios para pequetios de tres y cuatro aos, rei- niciaron esos programas. Otros estados hicieron obligatoria la asistencia al jardin de nifios. El énfasis de Head Start en la participacion de los padres y la comunidad estimuls a los maestros de jardin de nifios a reconsiderar el papel tanto de unos como de la otra en sus programas. Se pidi6 a los padres que se ofrecieran a participar en las aulas de sus hijos y en los consejos consultives. Se iniciaron esfuerzos cooperativos con agencias de la comu- nidad para ayudar a satisfacer las necesidades de todos los niftos y sus familias. Head Start se fundamenté, y atin lo est, en las teorias del desarrollo infantil. Conside- raa los nifos, sus familias y las comunidades en las que viven como un todo dinamico. El despliegue natural del crecimiento de los ninos, dentro del contexto de la comunidad, se consideré como la base para el desarrollo del curriculo. El trabajo de Jean Piaget (1896- 1980), un filsofo suizo, se estaba traduciendo al inglés en el momento en que se disefta- ba Head Start, lo que sirvi6 para respaldar la filosofia maduracional de Head Start. Pia- get, quien dedicé su vida a estudiar e interpretar el crecimiento de los nifios, recibi6 influencia de Rousseau, pero extendié la idea de despliegue natural al sostener que el co- nocimiento se crea por la interaccién de los nifios con sus ambientes social y fisico. Sin embargo, pronto se cuestionaron las practicas de Head Start basadas en el nifio como un todo y si eran apropiadas para el desarrollo. Los padres y la comunidad abogaban por més disciplina y querian que sus hijos aprendieran, en lugar de jugar, mientras estuvieran en Head Start y en el jardin de nifios (Greenberg, 1969). El propésito de la educacién temprana, argumentaban muchos, era preparar a los nifios para tener éxito en la escuela, no jugar. Se exploraron diferentes enfoques al curriculo basados en filosofias e ideas distintas del aprendizaje de los nifios, como la instruccién directa, un modelo ambiental sensible, el c rriculo con orientacion cognoscitiva (High Scope), entre otros. Fl gobierno federal fundé Follow Through, un programa disefiado para dar seguimiento a los nifios de Head Start Capiruco 1 El jardin de nifios de la actualidad: el pasado es presente 1 del jardin de nifios a través de los tres primeros grados con uno de esos nuevos enfoques. Aunque no incluian directamente los programas del jardin de nifos, con la excepcién de Jos que participaban en Follow Through, nuevas ideas, métodos y practicas encontraron su camino en el jardin de niftos. El presente El jardin de nifios actual es casi universal para los nifios de cuatro y cinco afos. Los jardi- nes de nifios son populares en todo el mundo, en Inglaterra y Europa, incluyendo Euro- pa Oriental, el Lejano Oriente, Centro y Sudamérica y algunos paises africanos. En Es- tados Unidos, los 50 estados ofrecen programas de jardin de nifios para nifios de cuatro y cinco afios [National Center for Education Statistics (Centro Estadounidense para la Esta- distica Educativa, o NCES por sus siglas en inglés), 1997]. Mas del 90% de todos los nifios de cinco aftos, y mas del 60% de todos los de cuatro afios estan inscritos en alguin tipo de preescolar o programa de jardin de nifios piblico o privado (NCES, 1997). En el estado de Georgia mas del 70% de los nintos de cuatro afos estén inscritos en un preescolar pui- blico. Algunos sistemas escolares también patrocinan programas de jardin de ninos para nifios de tres afios como una forma de proporcionar a todos los nifios experiencias tempranas de enriquecimiento educative. Los jardines de nifios para alumnos de cuatro afios pueden denominarse pre-jardin de nifios, preescolar, programa de enriquecimien- to temprano o recibir algtin otro nombre [U.S. Government Printing Office, 1999]. En Estados Unidas, los programas de jardin de niftos por lo regular son patrocinados por el sistema escolar y estén disefiados sobre todo para los nifios de cuatro 0 cinco anos. ‘Aunque la mayoria de los programas de jardin de nifios son patrocinados por la escuela publica, algunos nifios asisten al jardin de nifios en escuelas privadas 0 como parte de un programa de atencién infantil de tiempo completo. Los programas de jardin de ninos pueden ser de medio tiempo o de tiempo completo y cualquier arreglo intermedio. Los programas de tiempo completo son populares porque ofrecen a los nifos més tiempo de aprendizaje y responden a las necesidades de los padres de obtener escolaridad de tiempo completo para sus hijos. En la actualidad, mas del 56% de los ninos de cinco afios asisten a un programa de tiempo completo en Estados Unidos, y cerca de una cuarta parte de los niftos de cuatro afios asisten todo el dia (Graue, 2001). En las zonas en que el transporte es un problema, algunos nifios de cuatro y cinco afios asisten al jardin de ninos de tiempo completo o medio tiempo en dias alternados. Algunos programas de medio tiempo son complementados con algtin tipo de programa de cuidado infantil dentro de la escuela o con un programa extendido de medio tiempo. También los programas de tiempo completo pueden extenderse y complementarse con algtin tipo de programa de cuidado infantil dentro de la escuela. Alrededor de 30 entidades en Estados Unidos patrocinan jardines de nifios de todo el aio en algunos distritos, y muchos otros ofrecen jardines de nifios de edad mixta que inscriben a nifios de tres a cinco afios de edad. Las metas de los programas de jardin de nifos difieren segtin el estado y la locali- dad. Un sistema escolar estatal 0 local puede haber desarrollado una declaracién politica que establezca las metas y los propésitos especificos del jardin de nifios. Con todo, la meta primordial de los jardines de nifios actuales es ofrecer a los nifios menores de seis aftos opor- tunidades para el crecimiento académico, intelectual, social, emocional y fisico por medio de un programa equilibrado de actividades y experiencias (Willer y Bredekamp, 1992). 32 PARTE | él jardin de nifios de la actualidad El pasado es presente Observe una fotografia de uno de los primeros jardines de nifios en Estados Unidos y de inmediato sabré que los jardines de nifios actuales han cambiado de manera considerable respecto de los del pasado. Una fotografia tomada en el jardin de niftos de Susan Blow en Saint Louis, Missouri, muestra a los nifios sentados a las mesas, en espera de que la maes- tra les ensefiara cémo doblar, tejer o perforar el papel frente a ellos. Compare de manera fisica, social e intelectual a esos ninos pasivos con los niftos activos que se observan en las aullas de los jardines de nifios actuales, y resulta claro que el curriculo y las practicas del jardin de ninos han evolucionado y cambiado. ‘Aunque son muy diferentes del pasado, los jardines de nifios actuales hacen eco de los del pasado. Buena parte del sustento filoséfico y de los ideales de los jardines de nines ori- ginales, asi como sus métodos y practicas, estan presentes en los jardines de nifios actuales. Semejanzas filos6ficas En el aspecto filoséfico, los jardines de niftos actuales comparten algunas de las ideas de los de antanto. Los jardines de nifios actuales, al igual que los del pasado, © consideran que el desarrollo infantil es el fundamento del curriculo, © apoyan la formacién del maestro, y @ perciben al jardin de nifios como un medio para proporcionar experiencias educa- tivas tempranas y servicios sociales para los nifios que asi lo requieren y sus fa- milias Desarrollo infantil. Frocbel, al igual que los primeros maestros de jardin de niftos, se tomaba en serio la maxima de Rousseau de que toda la educacin deberia basarse en el conocimiento y la comprension del desarrollo de los nifos, Froebel dio importancia a las necesidades y al estatus del desarrollo de los nifios. ‘Apesar de su confianza en la religion y de su filosofia mistica, Froebel bas6 buena par- te del programa del jardin de nitos en sus observaciones de los nifios. “Venga, déjennos vivir con nuestros nifios”, solicitaba (1889). Un maestro s6lo podria conocer, entender y apreciar la naturaleza infantil viviendo con los nifios, observandolos y estudidndolos. En la actualidad se mantienen las creencias de Froebel de que toda la educacién se construye sobre la comprensién del desarrollo de cada nifio (NCES, 2000). En Developmen tally Appropriate Practice in Early Childhood Programs (Practica apropiada en los programas para el desarrollo en la nifez temprana) (Bredekamp y Copple, 1997), se delinea la nece- sidad de que todos los maestros de la ninez temprana comprendan los cambios del desa- rrollo que suelen ocurrir en el periodo que va desde el nacimiento hasta los ocho aitos y mas allé, las variaciones que pueden ocurrir en el desarrollo, asi como la mejor manera de apoyar el aprendizaje y el desarrollo de los niftos durante esos aftos. La National Associa- tion for the Education of Young, Children (Asociacién Estadounidense para la Educacién de los Nifios Pequenios o NAEYC, por sus siglas en inglés) plantea lo siguiente: Las pricticas apropiadas para el desarrollo se derivan del proceso en que los profesionales toman decisiones acerca del bienestar y la educacién de los nifos con base en al menos tres clases importantes de informacién y conocimiento: 1. lo que se sabe acerca del desarrollo infantil y del aprendizaje-conocimiento de caracteris- ticas humanas relacionadas con la edad que permita hacer predicciones generales dentro Capiruto 1 El jardin de nifios de la actualidad: el pasado es presente 33 de un rango de edad acerea de cuales actividades, materiales, interacciones o experiencias serén seguras, saludables, interesantes, alcanzables y también desafiantes para los nifios; 2. lo que se sabe acerca de las fortalezas, intereses y necesidades de cada nifo individual en el grupo para poder adaptar y ser sensible a la inevitable variacién individual, y 3. el conocimiento de los contextos social y cultural en que viven los nifios para asegurar que Jas experiencias de aprendizaje sean significativas, relevantes y respetuosas de los nifios y sus familias. (Bredekamp y Copple, 1997, pags. 8-9) Formacién del maestro. Sélo los maestros entrenados en el método frocheliano tenian permitido ensefar en los primeros jardines de niftos. A medida que el jardin de niftos se difundié a lo largo de Estados Unidos y que se adoptaron las ideas de Hall, Thorndike y Dewey, se requirid un nuevo y diferente tipo de maestro. Se requeria que los maestros del jardin de nifos crearan el curriculo en lugar de depender de las prescripciones de Froe~ bel. Se necesitaba un mayor conocimiento y comprensién de los nifios que se derivara de la investigacin sobre la forma en que los niftos crecen y aprenden. En la actualidad, se requiere que los maestros del jardin de ninos tengan una gran can- tidad de conocimiento y comprensién, no sélo de los nifios y de la forma en que crecen y aprenden, sino también de la manera de satisfacer el potencial de los nifios con necesida- des especiales. Deben tener conocimiento de los efectos de la cultura, el trabajo con los pa- dres y la comunidad, asi como de cada area de contenido (NCES, 2000; Yelland, 2000). Co- mo Piaget sefialara, cuanto mas pequeno es el nifto, mds “dificil es ensefiarle y mas repleta esta la ensefianza de consecuencias futuras” (Piaget, 1969, pag. 127). Por esa raz6n, los maestros de los nifios pequeftos necesitan més formacién, no menos, que los maestros de primaria y secundaria. Los departamentos estatales de educaci6n coinciden con las creencias de Piaget. Se es- tima que 30 entidades de Estados Unidos tienen ahora politicas y directrices detalladas para la preparaciGn de los maestros de jardin de nifos (Ripple, Gilliam, Chanana y Zigler, 1999). Las asociaciones profesionales también coinciden con las creencias de Piaget (Hyson, 2000; West, Denton, Germino-Hausken, 2000). La National Association for the Education of Young Children, (NAEYC), la mayor asociacién profesional en el mundo de- dicada a la niftez tenvprana, sostiene que para “tomar decisiones validas acerea de como ensefiar a los nifios pequenos, los maestros deben saber cémo es que éstos se desarrollan y aprenden” (Bredekamp y Copple, 1997, pag. 36). Los maestros de la ninez temprana deberfan tener preparacién especializada de nivel univer- sitario en educacién temprana y desarrollo infantil. Deberia alentarse y apoyarse a los maes- ttos a obtener y mantener conocimiento actualizado del desarrollo infantil y sus aplicaciones ala educacién de la nifez temprana y a la practica. (Bredekamp, 1987, pag. 1) La mayorfa de los estados requieren que los maestros de jardin de nifios posean un gra- do de licenciatura, y en Estados Unidos alrededor del 20% de los maestros de jardin de ni- fios tienen un grado de maestria (NCES, 1997). Al requerir que los maestros tengan una preparacién adecuada para demostrar el conocimiento, desemperio y disposiciGn espec fica a su especializaci6n docente [National Association for the Education of Young Chi dren (NAEYC), 1996], las asociaciones profesionales también ofrecen a los maestros de jardin de nifios oportunidades para la formacién y el desarrollo profesional continuos (Myers, Griffin, Telekei, Taylor y Wheeler, 1998). 34 PARTE I El jardin de nifios de la actualidad Atender a los nifios que lo necesitan. Muchos de los primeros jardines de nifios fue- ron impulsados por la misién de atender a los niftos y las familias que lo necesitaban. En Ja actualidad, la creencia de que el jardin de nifios es benéfico para los nifios cuyas fami lias viven en la pobreza no sélo contimia vigente, sino que sigue conduciendo a la expan- sién de los programas de jardin de niftos. Parte de esta expansi6n se relaciona con man- datos federales. Veintiocho entidades de Estados Unidos ahora financian programas de pre-jardin de nifios para pequefios que se cree estan en riesgo. Esos programas varian por tamaiio y programa. Aceptan a niftos de tres, cuatro y cinco aftos. La mayoria se concen- tra, en gran medida, en la participacién y el apoyo de la familia, ademés de las experien- cias compensatorias de jardin de nifos para los pequefios. Las leyes federales, como la Ley de Educaci6n para los Individuos con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés) y la Ley para los Estadounidenses con Discapacida- des (ADA, también por sus siglas en inglés), aseguran que todos los estados ofrezcan ex- periencias educativas tempranas a los niftos con discapacidades y retardo en el desarro- Ilo, asi como a los nifios que corren el riesgo de presentar dicho retardo Semejanzas en la practica El pasado también esta presente en el curriculo y las précticas del jardin de nifios actual. Las semejanzas incluyen la continuacién de el circulo magico (lenguaje y comunidad), al juego como un modo de aprendizaje, el énfasis en el equipo, materiales y suministros, y Ia participacién de los padre: Circulo magico. “Aqui esta la iglesia y aqui esta el campanario. Abre la puerta y mira a toda la gente”, recitan los alumnos del jardin de nifios mientras estén sentados en un efreu- lo. El circulo, los juegos digitales y las canciones del jardin de nifios actual recuerdan a los de los jardines de nifios originales. Es probable que en la actualidad nadie crea que sentarse en un circulo evar a los nifios a la unidad con Dios. Pero atin se ensefian can- ciones y rimas a los nifios mientras estan sentados en un circulo ©, como sucede en algu- nos jardines de nifios, en circulos pintados en el piso. Ya nose emplean Mutter ni Kose-Lieder, las colecciones de juegos digitales, rimas y can- ciones para nifios, de Froebel. Y hoy es inaceptable la idea de que “un nifto empieza a entender lo que imita. Dejen que represente el vuelo de las aves y entrar en parte a la vida de los pajaros” (Poulsson, 1893, pag. 5) En la actualidad, las reuniones grupales se conducen de formas diferentes y con pro- pésitos muy distintos. Por ejemplo, en Reggio Emilia, una ciudad en el norte de Italia co- nocida por la calidad de sus centros de atencién infantil, los nifios de cinco amos se sien- tan en una butaca, como los asientos en los estadios deportivos o las salas de cine, para sus reuniones grupales. Otros jardines de nifios sustienen sus reuniones de grupo en pe- quefios bancos en una esquina del salén 0 se sientan juntos en un tapete de reunion. Se comparten las noticias y la informacién. Los problemas se analizan y se presentan posibles soluciones. Los nifios hablan acerca de algo que hicieron y, en ocasiones, escu- chan a un visitante. Si, los nifos todavia recitan juegos digitales, pero ahora es mas pro- able que se realicen reuniones de grupo para introdiucir a los ninios en el lenguaje impul- sor de la vida que se encuentra en la poesia y en Ia literatura. ———— Capituto 1 El jardin de nifios de la actualidad: el pasado es presente 35 La creencia de Froebel en el poder del juego sigue vigente en la actualidad, Esas reuniones de grupo planeadas con cuidado dan a los nifios practica para desarro- lar una idea comtin, discutir un punto, escuchar los puntos de vista de otros y formar sus propias opiniones (Seefeldt, 1993). Y algo mas importante: construyen un sentido de co- munidad. Al cantar juntos, escuchar cuentos, poemas y rimas, y al compartir noticias e in- formaci6n, los nifios sienten la unidad con los otros, un factor crucial para convertirse en miembro de una sociedad democratica (Dewey, 1944). El juego y Ia actividad como modos de aprendizaje. La creencia de Froebel en el po- der del juego y la actividad sigue vigente. En la actualidad esta bien documentado el hecho de que él juego de los nifos es el vehiculo para su desarrollo social, emocional y cognoscitivo, asi como un reflejo de su desarrollo. Las teorias de Piaget (1952) y la inves- tigacion que las apoya demuestran que el juego es un proceso cognoscitiv (Christie, 1998; Jarrell, 1998). Para Piaget, el juego era la forma en que los niftos llegaban a desarrollar la habilidad para usar simbolos y entender su mundo. Mientras los nifios juegan con obje- tos y cosas en su ambiente, obtienen conocimiento de las propiedades fisicas del mundo en que viven. Al experimentar con una amplia variedad de objetos y materiales, apren- den que algunas cosas son pesadas y otras ligeras, y que algunas son rugosas 0 suaves, angulosas o redondeadas. Estos son conceptos que no pueden enseharse mediante la ins- truccién directa, sino que sdlo se aprenden de primera mano, mediante las experiencias directas y el juego. ‘Cuando los nifios juegan, observan las cosas en su mundo y empiezan a compararlas. Clasifican y hacen secuencias con los objetos y las cosas, y relacionan la nueva informa- cién con sus ideas existentes de como funciona el mundo, ajustandola en sus esquemas 0 ideas. Cuando la informacién que toman no se ajusta a sus ideas existentes, las cambian o crean otras nuevas. Al hacerlo construyen su propio conocimiento, que almacenan en forma de conceptos, reglas o principios (Piaget e Inhelder, 1969). 36 PARTE I El ardin de nihos de la actualidad Vygotsky (1986) creia que el juego dirigia el desarrollo. Tenia la hipstesis que el lengua- je escrito surge del lenguaje oral mediante el juego simb6lico. Para Vygotsky, el juego era también la forma en que los nifios podian practicar nuevas habilidades, ensayar nuevos roles sociales y resolver problemas complejos. A través del juego, los nifios tienen la opor- tunidad de explorar con profundidad y atender con gran detalle las cosas que les intere- san. El juego da a los nifios la oportunidad necesaria para funcionar de manera indepen- diente y representa un desafio tanto fisico como intelectual. Equipo familiar, juguetes y materiales. Algunas de las aulas del jardin de nifios ori- ginal en Saint Louis siguen en uso. Son habitaciones espaciosas y hermosas. En cada ex- tremo del salén hay chimeneas. Los pisos de madera relucen al igual que los encantado- res gabinetes de madera para el equipo y los materiales. Tan grandes son los salones del jardin de ninos original que uno de ellos tiene en un extremo un columpio, una resbala- dilla y una gran caja de arena. La mayoria de los jardines de nifios actuales son mucho menos espaciosos (Sussman, 1998). Muchos no fueron especificamente diseniados para nifios pequefios. Pero todos contienen las pequefias mesas, sillas, sanitarios, fregaderos y muchos de los materiales que se encuentran en los jardines de niftos originales. También se encuentra equipo que resultaria desconocido para los jardines de niftos del pasado. En las aulas actuales se en- cuentran computadoras, reproductores de discos compactos y otros recursos tecnolégicos (Wilson, 1998). En lugar de seleccionar y disenar equipo y materiales para los niftos con la pretensién de Ilevarlos a la unidad, los maestros de hoy seleccionan materiales y equipo que permi- tan lo siguiente: @ Ayudar a los nifios a reconocer su propio potencial y poder. Los niftos pueden contro- lar materiales como la madera, el agua o la arena. Los nifios deben actuar con ellos. © Ofrecer a los nifios novedad y desafio a la vez que reflejen su vida familiar y experi- mentada. @ Invitar a la exploracién del mundo mis alla del aula y la familia. Los materiales para e] juego dramatico invitan a los nifos a extender su perspectiva y a ampliar su com- prension de las relaciones en el mundo fuera del salon de clases. © Necesitar la participacién de otros y permitir la participacién de los nifios con necesi- dades especiales. Los materiales deben ser suficientemente flexibles de modo que va- rios nifios puedan participar en una actividad, incluyendo a los que tienen necesida- des especiales. Por ejemplo, las cajas, bloques y tablones grandes requieren mas de una persona (0 niiio) para moverlos y crear construcciones (Cuffaro, 1995). Participacién de los padres, Los primeros maestros de los jardines de nifios pensaban en la participacion de los padres como una forma de brindar educacién a estos tiltimos. Susan Blow dio conferencias a las madres sobre el froebelianismo y sobre la filosofia grie- ga, y las primeras guarderias ofrecieron informacién practica a los padres. Dos asociacio- nes, la Parent Teacher Association y la Child Study Association of America, surgieron del movimiento del jardin de nifios. Su meta era satisfacer la “inmensa necesidad de educa- cidn de los padres” (Beatty, 1995, pag. 152). En los jardines de nifos actuales, los padres desempefian un papel més activo e inte- gral que en el pasado (NCES, 2000). Los maestros actuales del jardin de niftos atin ofrecen Capituto 1 El jardin de nifios de la actualidad: el pasado es presente 37 a los padres informacién practica, pero se espera que éstos participen en el jardin de ni- fos como socios iguales en la educacién de sus hijos. Se pide a los padres que tomen de- cisiones acerca de las experiencias educativas de sus hijos y que participen en consejos consultivos y en la educacién de sus hijos. Los padres de nifios con necesidades especia~ les tienen un papel nico. Deben participar en la elaboracién de un Plan Educative Indi- vidual con los maestros de sus hijos y se les pide que participen de diversas formas en la educacién de sus hijos. En resumen Desde el inicio del trabajo de seis nifios con materiales froebelianos y la recitacién de juegos digitales en el hogar de Margarethe Meyer Schurz en Watertown en 1856, el jardin de niftos crecié y se extendié en Estados Unidos. Patrocinado por los 50 estados, el jar- din de niftos es ahora universal para casi todos los nifios de cinco afios y mas del 60% de Jos niftos de cuatro afios en Estados Unidos. El gobierno federal apoya los programas de jardin de niftos, llamados en ocasiones programas de preescolar o de enriquecimiento, asi como aquellos para los niftos de tres y de cuatro aiios considerados en riesgo y los di- rigidos a los nifios con necesidades especiales, con el fin de asegurar que todos los nifios reciban los beneficios de la educacién temprana Construido sobre el cimiento firme de lo mejor de la investigacion y la teoria de ayer y hoy, el jardin de niftios de nuestros dias sigue siendo un lugar especial y tinico para los ni- ios menores de seis afios. El jardin de nifos actual pone énfasis en los instintos naturales de los nifios: su amor por la compaiiia, su deseo de actividad, su amor por la belleza y por el aprendizaje (Vandewalker, 1908). La filosofia de valorar, atesorar y proteger el derecho de los nifios pequeftos a su nifiez hace que los jardines de niftos actuales, al igual que los del pasado, sean un paraiso de la nifiez (Wiebe, 1869). En el jardin de ninos, maestros altamente capacitados orientan y desafian a los nifios pequeftos para el nuevo aprendizaje al poner en practica un programa basado en princi- pios apropiados para el desarrollo. A medida que los niftios comparten ideas, cantan jun- tos y escuchan poemas y cuentos, se construye una pequefa comunidad democratica de aprendices. La investigacién y la teoria sobre el poder del juego y la actividad en el aprendizaje in- fantil apoyan un curriculo basado en el juego de los niftos. Al comprender que los nifios aprenden a través de su propia actividad y juego, los maestros del jardin de nifios les pro- porcionan equipo y materiales que son, al mismo tiempo, familiares y desafiantes. Los maestros de jardin de nifios eficaces permiten que los padres participen como so- cios en la educacion de sus hijos. Se pide a los padres que tomen decisiones acerca de la educacién de sus hijos y que participen de manera plena. En el jardin de nifios actual el pasado es presente, y el presente es el preémbulo del futuro. Amplie sus ideas 1. :Cuél es su historia personal en el jardin de nifios? Qué recuerda acerca de la expe- riencia? Qué cosas disfruto y cudles encontré desagradables? {Tiene registros de su trabajo en el jardin de nifios? Al revisar su historia personal en el jardin de nifos, pue- de determinar qué aspectos de su experiencia de ese entonces tienen raices en los an- 38 PARTE I El jardin de nifios de la actualidad tiguos jardines de nifios froebelianos? Analicen en clase sus diferentes historias perso- nales en el jardin de niftos. 2. Realice una exploraci6n sobre los programas de jardin de niftos de su estado. Use la Web, llame o escriba al departamento de educacion de su estado para averiguar lo si- guiente: ¢Cudndo empezaron los jardines de nifios en su estado? ¢Cudntos nifios de Cuatro y cinco afios asisten al jardin de nifios? ¢Existen programas para nifios de tres aftos? {Qué regulaciones estatales y federales rigen las practicas del jardin de nifios? Analicen en clase las diferencias en los programas y la forma en que éstos afectan a los nifios actuales. 3. Visite varias aulas de jardin de nifios. Observe el equipo, los materiales y suministros