Sunteți pe pagina 1din 30
FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD ESCUELA PROFESIONAL DE PSICOLOGÍA HUMANA PROGRAMA DE TITULACIÓN EN PSICOLOGIA

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD ESCUELA PROFESIONAL DE PSICOLOGÍA HUMANA

PROGRAMA DE TITULACIÓN EN PSICOLOGIA

MONOGRAFIA

PRINCIPIOS TEÓRICOS Y METODOLÓGICOS DE LA PSICOLOGÍA POSITIVA

AUTORA SARA SILVANA CABRERA MONCADA

ASESOR

TRUJILLO – 2015

DEDICATORIA

A

mi

madre

por

su

amor,

invalorable

esfuerzo

 

y

sus

enseñanzas imperecederas.

A

mi

asesor,

fuente

de

estímulo

y

apoyo

incondicional,

con

toda

mi

gratitud.

 

Sara Silvana

AGRADECIMIENTO

A Lic. Rocío Cavero. Por brindar parte de su valioso tiempo en la orientación teórica en el campo de la investigación.

La autora

RESUMEN

La siguiente monografía recoge la más reciente investigación sobre Psicología Positiva. Considerando los aportes teóricos enmarcados en la evolución histórica de este modelo de trabajo, así como el análisis de la clasificación de las fortalezas humanas. Finalmente se efectúa una consideración cuidadosa de los programas de intervención basados en este enfoque orientado ya de modo sólido en datos empíricos guiados por la abundante investigación sobre felicidad y bienestar psicológico.

Palabras clave: psicología positiva, fortalezas humanas, felicidad, emociones positivas

ABSTRACT

The below monograph contains the most recent research on positive psychology.

Considering the theoretical contributions framed in the historical evolution of this working model, and the analysis of the classification of human strengths. Finally, careful consideration of intervention programs based on this solid oriented and evidence-mode guided by the abundant research on happiness and psychological well-done approach.

Keywords: positive psychology, human strengths, happiness, positive emotions

ÍNDICE

Carátula..............................................................................................................i Dedicatoria........................................................................................................ii Agradecimiento................................................................................................iii Resumen..........................................................................................................iv Abstract.............................................................................................................v Índice................................................................................................................vi

Introducción......................................................................................................8

CAPÍTULO I: EVOLUCIÓN HISTÓRICA Y

APLICACIONES

PSICOLOGÍA POSITIVA

DE LA

  • 1. Evolución histórica…………………………………………………….

  • 2. Definición…………………………………………………………………

  • 3. Bases teóricas de la psicología positiva ………………………… ..

CAPÍTULO II: COMPONENTES BASICOS DE LA PSICOLOGIA POSITIVA

  • 1. Las Fortalezas Psicológicas y su clasificación....................................18

  • 2. La felicidad y la Psicología Positiva.....................................................20

  • 3. La medición de la felicidad ..................................................................25

  • 4. Efectos de la felicidad..........................................................................26

CAPÍTULO III: LA INTERVENCIÓN EN PSICOLOGÍA POSITIVA

  • 1. Breve Introducción...............................................................................18

  • 2. Tipos de Intervención..........................................................................20

  • 3. Psicología positiva aplicada a la Clínica .............................................25

  • 4. Intervenciones Clínicas en P. Positiva .................................................25

  • 5. La Terapia del bienestar......................................................................26

  • 6. La Terapia Positiva para la Depresión.................................................26

  • 7. Psicología Positiva aplicada a las Organizaciones.............................28

  • 8. Psicología Positiva aplicada a la Educación .......................................29

Conclusiones.......................................................................................55

Referencias bibliográficas...................................................................56

INTRODUCCION

El primer capítulo muestra del desarrollo histórico de

En el segundo capítulo se destaca

Se destaca la

En el tercer capítulo se destacan las técnicas para

CAPÍTULO I

EVOLUCIÓN HISTÓRICA , DEFNICION Y BASES TEORICAS DE LA PSICOLOGÍA POSITIVA

  • 1. Antecedentes Históricos

La investigación en psicología a lo largo de los últimos tiempos ha estado orientada principalmente en lo que a emociones negativas se refiere y en la parte débil de los seres humanos en general, de manera tal que esto generado un marco de disciplina que dentro del enfoque de la psicología positiva se considera patogénico, lo cual ha permitido que la ciencia psicológica sea mayormente identificada como la ciencia de la psicopatología o también de la psicoterapia, es decir la aplicación práctica de los conocimientos psicológicos hacia lo patogénico y las emociones negativas ( Strumpfer, citado por Contreras, 2006). Es por ello que este acercamiento entre la psicología y la psicopatología del ser humano según señala Vázquez (2006), la psicología se ha encargado de generar intervenciones y modelos de intervención eficaces y eficientes para muchos problemas de tipo psicológico; y sin embargo se ha descuidado a la vez el progreso en un método y una estrategia que logre alcanzar y optimizar la fortaleza del individuo, los recursos del individuo, de manera tal que actualmente no disponemos de un conocimiento teórico sólido en esta área tan importante.

Todo parece señalar que, la acentuación y el hincapié en la parte patológica empezó a ser influido por la experiencia de la Segunda Guerra Mundial, ya que durante esta etapa la psicología se asentó como una disciplina orientada hacia principalmente la reparación del daño (Seligman y Christopher, 2001). ). Sin embargo haciendo un poco de historia podemos declararnos que antes de la guerra, las medidas de la psicología no estaban dirigidas hacia la curación del trastorno mental, más bien que hacer psicológico estaba orientado hacia la edificación de la vida de las personas de manera plena y productiva, lo cual necesariamente implicó durante esa época la identificación y el desarrollo del talento y la inteligencia de las personas. Sin embargo después de la guerra y debido a múltiples circunstancias, estos objetivos fueron poco a poco dejados a un segundo plano de manera tal que la ciencia psicológica se orientó plenamente

hacia el tratamiento del trastorno mental y hacia el alivio del sufrimiento humano (Seligman & Csikszentmihalyi, 2000).

Sin embargo como señala Contreras (2006) en estos últimos tiempos se ha generado una modificación en la investigación en psicología, lo cual pone en evidencia la tendencia abordar la variable positiva y preventiva más bien que la parte negativa y patológica que se estudia de manera tradicional. En ese sentido algunos investigadores señalan que uno de los desafíos para la psicología moderna consiste precisamente en orientar el trabajo intelectual hacia el estudio del aspecto positivo de la experiencia humana, hacia una mejor comprensión de los factores que inciden en la prosperidad de los individuos y las comunidades y las sociedades, que mejoran su calidad de vida y que a la vez previenen la patología que surgirá para a partir de las condiciones adversas de vida.

En ese sentido, y dentro de este marco es cuando o surge la llamada Psicología Positiva la cual está orientada al análisis de los elementos positivos y preventivos en vez de los aspectos negativos y psicopatológicos que se han analizado de modo tradicional (Contreras, 2006). Y este término Psicología Positiva, ha sido propuesto por Martin Seligman, luego de dedicar bastante tiempo de su carrera al estudio de la indefensión aprendida y la psicopatología, finalmente tomó un nuevo rumbo completamente distinto orientado al estudio de lo que él llamó fortalezas y virtudes humanas. La propuesta fue inicialmente presentada en la conferencia inaugural de su período como presidente de la Asociación Americana de Psicología (Seligman, 1999)

Definición Psicologia Positiva:

Seligman (citado por Contreras, 2006) señala que la Psicología Positiva, es el estudio científico de las experiencias positivas, del rasgo individual positivo en el ser humano, así como de las instituciones que facilitan su desarrollo y los programas que ayudan a mejorar la calidad de vida de los individuos, a la vez que previene o también reduce la incidencia de la psicopatología. Asimismo Sheldon y King (citados por Contreras, 2006) definen la Psicología Positiva como el estudio científico de las fortalezas y virtudes humanas, que les permiten adoptar una perspectiva más abierta del potencial humano, de su motivación y sus capacidades.

Mihaly Csikszentmihalyi (En Pawelski 2008), habla de la Psicología Positiva como una orientación metafísica hacia lo bueno, mientras que Peterson (2006) veía ocho objeto de la Psicología Positiva ¨Lo que hace que la vida valga la pena´¨

Bases teóricas de la Psicología Positiva

La Psicologia Positiva es un movimiento que ha tomado gran fuerza en la primera década del siglo XXI, siendo ahora lo característico y novedoso el aporte científico con el que se estudia la PPsicilogia del Bienesta. ES sabido por muchos que la Felicidad no es un tema reciente, viene desde las culturas, religiones espirtituales mas antiguas y milenarias de oriente, asi como la sabiduría popular y las experiencias personales, Asi también ha habido en la historia de la psicología ilustres teóricos que aun siendo una minoría en la profesión se han interesado en el bienestar por ejemplo (Adler, Maslow, Yahoda, Frankl, Rogers entre otros), pero ahora se combina dos cosas que le ha dado novedad,: La Psicologia científica existe desde hace mas de 150 años, y el interés por la felicidad es milenario, pero hace poco tiempo se ha usado el método científico para estudiar la felicidad

Es sabido por muchos que en la filosofía budista específicamente en la zen (siglo fecha) enseñan cómo ser Feliz para lo cual dice que el ser humano se resiste a aceptar a vivir el aquí y el ahora y está constantemente buscando crear nuevas experiencias, y es que la felicidad no puede ser perseguida haya afuera como quien busca comprar un traje barato pues para la Tradición Budista Sam Sahara el sufrimiento se perpetua por el deseo, el placer y afirma, de esta forma que los seres humanos son esclavos de sus deseos y apegos, Freud se refirió a esto como el Principio del Placer donde todo lo que hacemos es un intento de crear placer para obtener algo que deseamos o evitar lo no deseable, nos podemos referir a esto como Respuestas a estímulos y dada nuestra condición humana, como seres pensantes y libres de elegir dentro de una gama de posibilidades lo que deseamos es lo que se ha salido de control. Merece advertir que la Filosofía promueve un estilo de vida, que hay que experimentar, vivir a través de ella para comprenderla, y no solo una colección de pensamientos refiriéndose a lo que dicen los Budistas que los pensamientos es uno de los sentidos y nos hemos identificado más con este que con los demás sentidos, de tal manera que cuantificando y calificando al mundo, interpretando, juzgando y generalizando así nos hacemos problemas y no aceptamos las cosas como algo viviente e inherente a nuestra naturaleza olvidándonos del olor, sabor, textura, color, sonido que tiene vivir. Dejar de buscar el significado de la vida sino la experiencia de estar vivos después de todo somos Seres humanos no Actos Humanos

Uno de los aportes más conocidos y difundidos de oriente a occidente es la Meditación que en lengua sanscrita significa ¨una atención ininterrumpida de ser Libre y estar de acuerdo con lo que es ¨de cualquier tipo de medición o evaluación, libre de

toda comparación, interpretación, ni juzgar solo describir y aceptar como realmente es la realidad a través de los sentidos tú lo experimentas (olor, sabor, color, sonido, textura)

Carl Jung, (fecha) dijo ¨Aquel que mira hacia afuera, sueña, Aquel que mira hacia adentro despierta¨, no está mal querer estar despierto lo malo es querer buscar la Felicidad fuera cuando lo podemos encontrar en nuestro interior.

Un Budista decía ¨El sufrimiento existe solo porque nos apegamos a una forma en particular, la mejor forma de vivir es siendo expertos en la adaptación al cambio¨

La aceptación de la realidad tal y como es, es la noción de la Nueva Era que dice ´Que creas tu realidad con pensamientos positivos¨

CAPITULO II COMPONENTES BASICOS DE LA PSICOLOGIA POSITIVA

  • 1. Las Fortalezas Psicológicas y su clasificación: Modelo Seligman

La clasificación del carácter estructurado por Peterson y Seligman (Citado por Cosentino, 2012) es como sigue:

Definiciones de las Fortalezas Humanas

Fortalezas de la Sabiduría y el Conocimiento: Creatividad, Curiosidad, Apertura Mental, Amor por el Saber, y Perspectiva.

Creatividad. Implica la producción de ideas o comportamientos claramente originales (novedosos) y adaptativos (que hagan una contribución positiva a la propia vida o de los demás). Incluye, pero no se limita a la creación artística.

Curiosidad. representa el deseo intrínseco por experimentar y conocer. Implica el reconocimiento activo, la búsqueda y la regulación de la propia experiencia en respuesta a situaciones desafiantes. Al vivenciarse curiosidad, como estado de

motivación emocional positivo, se inicia y se persiste en comportamientos dirigidos a un objetivo en respuesta a señales estimulantes.

Apertura mental. Es la voluntad de buscar activamente evidencias en contra de las creencias, o metas preferidas y, al hallarlas, evaluarlas justa e imparcialmente, siendo capaz de modificar el punto de vista propio.

Amor por el saber describe el modo en que una persona se relaciona con habilidades e informaciones nuevas. La persona con amor por el saber es cognitivamente activas y experimenta sentimientos positivos ante nuevas habilidades, satisfacer su curiosidad, e incrementar sistemáticamente el conocimiento que poseen.

Perspectiva. Representa un nivel superior de conocimiento, y una capacidad para dar oportunos consejos a los demás. Le permite al individuo tratar preguntas difíciles e importantes sobre el desarrollo y significado de la vida

Fortalezas del Coraje: Valentía, Persistencia, Integridad, Vitalidad

Valentía. Es la disposición a actuar de forma voluntaria, incluso con miedo, en presencia de una circunstancia peligrosa, en un esfuerzo por conseguir o perseverar en algún bien percibido para uno mismo o para los demás, incluye la valentía física, pero no se limita a esta.

Persistencia. Es la continuación voluntaria de un comportamiento activo dirigido a una meta a pesar de los obstáculos, a fin de terminar lo que uno inició, experimentando placer en la tarea terminada.

Integridad. Implica ser moralmente coherente consigo mismo, con los valores que uno propugna (practicando lo que uno predica). Es realista consigo misma, representando de forma exacta (de modo privado y público) sus estados internos, intenciones y principios. Implica aceptar y hacerse responsable por los sentimientos y conductas de uno, tal cual son. Implica la justificación pública de las propias convicciones éticas, aún cuando no sean aceptadas por los demás.

Vitalidad. Describe un aspecto dinámico del bienestar marcado por la experiencia subjetiva de sentirse vivo y con energía, que está directa reinteractivamente relacionada con factores somáticos y psicológicos.

Fortalezas de la Humanidad: Amor, Bondad, Inteligencia Social

Amor. Representa una orientación emocional, comportamental y cognitiva hacia los demás que se manifiesta en tres formas. Amor hacia quienes son fuentes primarias de nuestros cuidados, como el amor de los hijos hacia sus padres. Amor por los individuos que dependen de nosotros; como es el amor de los padres por sus hijos. Amor que involucra el deseo apasionado de contacto emocional, físico y sexual con un individuo a quien consideramos especial y que nos hace sentir especiales; como el amor romántico. Considera en general valiosas las relaciones estrechas con los demás.

Bondad. Indica una orientación de uno mismo hacia el otro que tiene un cariz afectivo vinculado a una humanidad compartida con el otro, al que se lo considera digno de atención, (no por el deber de respetar a los demás, ni a causa de sernos útil en algún sentido), y que genera comportamientos de ayuda hacia los demás.

Inteligencia social. Incluye la capacidad de razonamiento sobre información emocional interna o externa (concerniente principalmente a motivaciones o sentimientos) que se utiliza en las relaciones con otras personas. La persona con esta fortaleza tiene una comprensión y evaluación exacta de sí mismo y de los demás; sabe qué hacer para ajustarse a diferentes situaciones sociales.

Fortalezas de la Justicia: Ciudadanía, Imparcialidad, Liderazgo

Ciudadanía. Representa un sentimiento de identificación con, y un sentido de obligación para, el bien común, que abarca a uno mismo pero que se extiende más allá del interés por uno. Es un buen miembro de grupo, un buen compañero, leal a su grupo, con un fuerte sentido del deber, tiene un sentido de la responsabilidad hacia la comunidad.

Imparcialidad. Es el mecanismo por el cual el individuo determina lo que es moralmente correcto, e incorrecto. Tienen juicio ecuánime para todas las relaciones sociales, son hábiles en la lógica abstracta equitativa, son sensibles a temas de injusticia social, incorporan la compasión y protección hacia los demás.

Liderazgo. Es una cualidad personal que se refiere a una integración de atributos del temperamento y cognitivos orientados a influenciar y ayudar a los miembros del grupo de uno. Aspira a ocupar roles dominantes, y dispone confortablemente en un sistema integrado sus propias actividades y las actividades de los demás. Motiva y conduce las acciones grupales hacia el éxito colectivo, a la vez que se mantienen las buenas relaciones.

Fortalezas de la Templanza: Clemencia y Misericordia, Humildad/Modestia, Prudencia, Autorregulación

Clemencia y misericordia. Clemencia representa un conjunto de cambios prosociales que ocurren en un individuo ofendido o dañado por alguien cercano, de manera que las tendencias de acción hacia el ofensor se tornan más positivas (benévolas, tolerantes) y menos negativas (vengativas o evitativas). Puede considerarse una forma especial de misericordia. La persona con esta fortaleza no es vengativa y da una segunda oportunidad a los demás.

Humildad/Modestia. Se refieren primariamente a la estimación precisa (no subestimación) de los logros, talentos o méritos de uno, dejando que los méritos hablen por sí mismos ante los demás. La humildad implica, hacer poco foco sobre el yo, o tener capacidad para olvidarse de uno mismo. Reconoce el valor de todo y de las diferentes formas en que personas y cosas pueden contribuir con nuestro mundo. Está abierta a consejos, ideas nuevas e información contradictoria.

Prudencia. Es una orientación cognitiva hacia el futuro personal. Los prudentes tienen visión de futuro y presentan una preocupación deliberada por las consecuencias de sus acciones y decisiones. Resisten sus impulsos de hacer ciertas elecciones que satisfagan metas a corto plazo a expensas de las metas de largo plazo.

Autorregulación. Se refiere a regular, controlar o gobernar las respuestas propias (acciones, impulsos, apetitos, pensamientos o emociones) a fin de adaptarse a un cierto patrón o cumplir ciertos objetivos (ideales, normas morales, normas en general, objetivos de rendimiento).

Fortalezas de la Trascendencia: Apreciación de la Belleza y la Excelencia, Gratitud, Esperanza, Humor, Espiritualidad

Apreciación de lo belleza y la excelencia. Se refiere a la capacidad de encontrar, reconocer y sentir emociones como embelesamiento y relacionadas (admiración, éxtasis) respecto a lo bueno del entorno físico (belleza) y social (talento): de la naturaleza, las artes, las matemáticas, las ciencias, etc.

Gratitud. Es un sentimiento de agradecimiento y alegría como respuesta a reconocer que uno se ha beneficiado, (como recibir un obsequio), o simplemente porque una persona específica existe. También refiere a un momento de alegría expansiva y pacífica evocada por la belleza natural.

Esperanza. Representa una actitud cognitiva, emocional y motivacional hacia el futuro. Piensa en el futuro con la expectativa positiva de que se van a producir los acontecimientos y los resultados deseados, actuando de una manera que supone que los hace más probables de que sucedan.

Humor. Implica el reconocimiento lúdico, o la creación de incongruencias. Tiene una visión alegre y serena que le permite ver el lado positivo de las cosas ante la adversidad y, en consecuencia, mantener un buen estado de ánimo. Hace bromas, y hace reír o sonreír a los demás.

Espiritualidad. Se refiere a creencias y prácticas que se basan en la convicción de que hay una dimensión trascendente (no física) de la vida. Cree en propósitos y significados superiores, y sabe dónde encaja en un esquema superior de la vida. Estas creencias aportan sustento emocional y moldean sus conductas.

  • 2. La Felicidad y la Psicología Positiva.

El principal objetivo de la psicología positiva es comprender y promover el bienestar y la felicidad (Seligman, 2002). Dentro del marco de la psicología positiva el bienestar y la felicidad se definen como las sensaciones positivas experimentadas, como por ejemplo la alegría o la serenidad y también se refiere a los estados positivos como los que suponen la fluidez o la absorción. Dentro del marco científico, la psicología positiva sea poca a comprender y explicar la felicidad y el bienestar subjetivo de poder ser precisos a la hora de predecir los elementos que influyen en este tipo de estados. Clínicamente hablando, la psicología positiva se ocupa de mejorar el bienestar subjetivo y la felicidad en vez de centrarse en el tratamiento de los déficit. Desde esta perspectiva entonces la psicología positiva no es un sustituto de la psicología clínica tradicional, sino más bien un complemento.

En su libro La Auténtica Felicidad, Seligman (2002), clasificadas emociones positivas como ya hemos mencionado anteriormente en tres categorías las cuales están relacionadas con el pasado, el presente y el futuro. Aquellas emociones positivas que están vinculadas con el futuro incluyen el optimismo, la esperanza, la seguridad, la fe y

la confianza. Y las emociones vinculadas al pasado tienen que ver con satisfacción, realización personal, orgullo y serenidad. Hay sin embargo dos tipos diferentes de emociones positivas relacionadas con el presente las cuales son: los placeres, los cuales son momentáneos y por otro lado las gratificaciones, que son más duraderas. Dentro de los placeres podemos señalar que puede ser corporales y superiores, de manera tal que los placeres de tipo corporal se logra por medio de los sentidos como por ejemplo las relaciones sexuales, un buen perfume, un sabor agradable. Por otro lado los placeres superiores surgen de labores más complejas e incluyen sensaciones como la dicha, la alegría, bienestar éxtasis y entusiasmo. Dentro de esta clasificación podemos señalar que la gratificación difiere de placer ya que implican unos estados de absorción o de fluidez que brotan al realizar actividades que requieren el empleo de nuestras fuerzas distintivas. Por eso podemos señalar que al estudiar las emociones positivas relacionadas con la felicidad entonces podemos distinguir con claridad los estados positivos y negativos del afecto.

Diener (1999) considera hasta qué punto son felices la mayoría de las personas en un estudio que agrupó los datos de 916 estudios sobre la felicidad, la satisfacción en la vida y el bienestar subjetivo de más de 1 millón de personas de 45 países. Este investigador tradujo estos datos en una escala de cero a 10 donde 10 indica felicidad máxima, cinco indica un nivel neutro y cero representa la mayor infelicidad. En el resultado la puntuación media de la felicidad fue de 6,75. Esto hizo que el investigador llegara a concluir que la persona normal es moderadamente feliz. Éste tipo de resultado favorable sobre la felicidad se aplica a todos los grupos de edad sexos y razas estudiadas. Evidentemente había grupos minoritarios infelices como los alcohólicos, hospitalizados, los prisioneros, o aquellos que habían iniciado un tratamiento psicoterapéutico. Este estudio mostró diferencias relacionadas con la edad y con el sexo. Así se encontró por ejemplo que hay más mujeres y más personas jóvenes que comunican felicidad o infelicidad extrema en comparación con los hombres y las personas de más edad. También es interesante notar que este estudio arrojó que la satisfacción en la vida aumenta ligeramente con la edad mientras que la afectividad positiva disminuye levemente.

  • 3. La medición de la felicidad.

Argyle (2001), señala que en muchas de las principales encuestas se usan preguntas de tipo aislado para medir la felicidad y se plantean de diversas maneras como por ejemplo: ¿hasta qué punto es usted feliz en estos momentos? ¿Hasta qué punto está usted satisfecho con su vida?. Sin embargo ahora se utilizan escalas más complejas

con varios ítems que ofrece mayor fiabilidad y validez. Este tipo de estudios basados en el análisis factoriales de las medidas de la felicidad y el bienestar subjetivo muestran que la felicidad tiene por lo -2 aspectos. Por un lado estos estudios arrojan la presencia de unos factores afectivos que encajan en la experiencia emocional de alegría júbilo satisfacción y otras emociones positivas. Pero también por otro lado existen unos factores de tipo cognitivo que representan la evaluación cognitiva de la satisfacción con varios ámbitos de la vida. Estos dos aspectos de la felicidad están correlacionados entre sí.

  • 4. Efectos de la felicidad

Como señala Seligman (2002), las emociones de tipo positivo y negativo se pueden diferenciar en función de la medida en que nos preparan para realizar transacciones de ganar y perder o ganar y ganar. Las emociones negativas centran nuestra atención en el origen de la amenaza y nos preparan para luchar o escapar. En cambio las emociones de tipo positivo como el placer o la satisfacción nos señalan que está sucediendo algo bueno y favorable, expande nuestra atención en vez de focalizarla y nos permiten tomar conciencia de nuestro entorno físico y social de manera más amplia. Esto nos preparan para que estemos abiertos a nuevas ideas y prácticas y podamos ser más creativos que de costumbre. De manera tal que las emociones de tipo positivo ofrecen una oportunidad para relacionarse mejor con el entorno.

CAPITULO III

LA INTERVENCIÓN EN PSICOLOGÍA POSITIVA

  • 1. Breve introducción. Como señala Vázquez (2006). La comprensión y desarrollo de la intervención desde el enfoque de la psicología positiva, necesariamente implica una comprensión del estudio del bienestar subjetivo. Los hallazgos sobre las condiciones psicológicas que mantienen el bienestar son numerosas y demuestran de manera consistente punto de vista relevantes los cuales son:

La mayoría de las personas en el mundo se hallan por encima del

punto medio de la escala de satisfacción vital.

En general la estructura emocional habitual de los seres humanos

es positiva. Frecuencia e intensidad de emociones positivas de superior que la de negativas a cualquier edad. Factores como el sexo, ingreso económico, inteligencia, saludos,

pesan poco para explicar el bienestar subjetivo más bien las variables motivacionales y de personalidad juegan un rol más significativo. La emocionalidad positiva está ligada a factores genéticos sin

embargo una parte importante depende de las circunstancias vitales pero sobre todo de los elementos que se controlan intencionalmente. Factores como optimismo, inteligencia emocional, o la no comparación social aparecen ligados a un mayor bienestar

subjetivo. Calidad y número de relaciones sociales resulta ser un factor muy

importante para predecir el bienestar subjetivo y resulta ser una característica necesaria pero no suficiente de las personas más felices.

Éstos elementos se deben tomar en cuenta cuando o pensamos en elaborar intervenciones clínicas basadas en psicología positiva. Trabajar los aspectos positivos es un elemento importante en la intervención desde el mismo principio, durante la evaluación. El marco terapéutico debe incluir las fortalezas del individuo y sus experiencias positivas de manera tal que puede tener un importante efecto en el paciente al manifestarse no sólo la debilidad sino también la fortaleza.

  • 2. Tipos de intervención enmarcadas en la Psicología Positiva Intervenciones para aumentar la felicidad. Michael Fordyce (citado por Vásquez, 2006) efectuó los primeros intentos por probar en diseños experimentales controlados la eficacia de una intervención dirigida a mejorar la felicidad de los participantes en estudiantes universitarios. El resultado arrojó que la felicidad es “educarles”, sin embargo considerando los muchos elementos del programa psico educativo de este investigador,

resulta complicado conocer cuáles son los elementos eficaces dentro de estas llamadas “reglas fundamentales” del programa. A continuación señalamos una lista de estas reglas donde sin embargo se observa que algunas se solapan mientras que otras incorporan sólo elementos que se conocían muy poco para los años 80 las cuales son:

  • a. Mantenerse más activo y ocupado en actividades placenteras, físicamente demandantes, novedosas, en compañía y con sentido.

  • b. Emplear más tiempo en actividades sociales.

  • c. Ser productivo en trabajos a los que se ve un significado.

  • d. Organizarse y manejar bien el tiempo.

  • e. Detener la preocupación.

  • f. Ajustar las expectativas y las aspiraciones.

  • g. Desarrollar un estilo de pensamiento optimista y positivo.

  • h. Está más centrado en el presente que en el pasado o el futuro.

  • i. Trabajar en desarrollar una personalidad saludable.

  • j. Desarrollar una personalidad sociable y con actividades fuera de casa.

  • k. Ser auténtico.

  • l. Eliminar sentimientos negativos y problemas.

  • m. Fomentar y conservar las relaciones íntimas.

  • n. Dar valor a la felicidad y al mantenimiento de la misma.

Sin embargo, los estudios de este autor no tuvieron mayor trascendencia e incluso recientemente no se ha retomado el esfuerzo por encontrar una estrategia de intervención positiva que sea eficaz (Vásquez 2006). Sin embargo últimamente hay más estudios en los que se comprueban las intervenciones respecto a la eficacia para elevar el bienestar de las personas las cuales son:

Intervención basada en la teoría de la autodeterminación. Esta consistió en un programa orientado a potenciar y aumentar los logros en las metas de los participantes el resultado fue que sólo los participantes que presentaban metas congruentes con sus valores mejoraron en los logros y mostraron mayor bienestar. Esto permitió concluir que no todas las personas se pueden beneficiar de la misma intervención. Por lo tanto a futuro se tiene que tener en cuenta primero si la estrategia de intervención va a potenciar las metas intrínsecas de los participantes o no.

Los cinco ejercicios positivos propuestos por Seligman. En este estudio se realiza un seguimiento de hasta seis meses consistentes en anotar todas las

noches algunas memorias de la infancia. Estos cinco ejercicios propuestos por Seligman (2005) incluían los siguientes puntos:

  • a. escribir una carta de agradecimiento a una persona importante en la vida y compartirla.

  • b. Escribir una vez al día por una semana tres cosas positivas dignas de agradecer y sus causas.

  • c. Escribir recuerdos sobre una época en la que el participante mostró sus mejores características y leerla cada noche durante una semana con la meta de reflexionar sobre las fortalezas presentes.

  • d. Realizaron cuestionarios sobre las fortalezas para así poder identificar las más sobresalientes.

  • e. Realizar ese mismo cuestionario de fortalezas y reflexionar sobre nuevas formas de usar en la vida cotidiana las fortalezas principales.

El resultado de esta intervención mostró que los ejercicios que generaba un aumento en el bienestar significativo (como la carta de gratitud, el recuerdo positivo, y la identificación de fortalezas) no mostraron cambios significativos en el seguimiento. Mientras que por otro lado los ejercicios que no parecían eficaces al momento de finalizada la intervención los cuales fueron: agradecer preceptos positivos al día, aplicar las fortalezas personales a otras áreas; si generaron elevación significativa en el bienestar después del seguimiento de seis meses. Sin embargo los resultados finales para reducir los síntomas depresivos fue casi idéntico (Seligman, 2005). Así pues podemos señalar en resumidas cuentas dos descubrimientos básicos los cuales son: primero, que no todas las intervenciones positivas tiene los mismos efectos, incluso puede haber un decremento del bienestar en algunos casos. Y segundo, que la eficacia de la intervención parece depender en parte de la frecuencia y la intensidad de la estrategia utilizada.

  • 3. Psicología Positiva aplicada a la Clínica.

    • 3.1. Intervenciones Clínicas en Psicología Positiva.

Como señala Vásquez (2006), la aplicación de una intervención clínica enmarcada dentro de la teoría de la psicología positiva resulta muy interesante primero, porque puede ser un apoyo para elevar el porcentaje de revisión de

los tratamientos psicológicos y por otra parte porque puede tener un importante efecto como reductor de recaídas.

Es interesante notar que la investigación señala y sugiere que el tratamiento psicológico previene de manera más eficaz las recaídas que el tratamiento farmacológico. Luego de un tratamiento farmacológico en el caso de la depresión, luego de 12 a 24 meses, las recaídas varían de un 50 a un 78%. Mientras que por otro lado luego de una intervención cognitiva, la recaída varía de un 20 a un 36% según señalan Segal y sus colaboradores (citado por Vásquez, 2006).

Pero ¿cómo podemos insertar elementos positivos en una intervención terapéutica? Una propuesta es introducir un módulo independiente luego de un programa de intervención estándar para reducir las recaídas. Otra recomendación es integrar la intervención positiva como otro tipo de estrategias para reducir la sintomatología, mejora del bienestar. Finalmente podemos decir que probablemente la forma más completa sería aquella que integrara la salud mental y el bienestar desde el mismo principio del proceso, en la evaluación y que se incluya en todas las partes de la intervención incluida la propia formulación del caso. Hoy día sin embargo no existe un estudio con un protocolo de esta naturaleza.

  • 3.2. La terapia del bienestar.

Esta ha sido propuesta por Fava y colaboradores (1998). Estuvo inicialmente orientada a la prevención de recaídas en el tratamiento de los trastornos de tipo afectivo luego de un tratamiento de tipo farmacológico. También ha sido propuesta para formar parte de tanto para la prevención de recaídas como en el modelo cognitivo conductual el objetivo es potenciar la sensación de bienestar de los pacientes en 3 areas específicas: primero para mejorar la conciencia de los momentos positivos, segundo para discutir y reemplazar los pensamientos inadecuados que bloquean estas experiencias y tercero para mejorar las carencias de los pacientes en 6 áreas específicas del bienestar. Esta intervención está estructurada en ocho sesiones con diversos elementos que se auto registran. Como existe un parecido con otros procedimientos del modelo cognitivo conductual entonces esta propuesta de trabajo es

especialmente adecuada para la combinación con el modelo cognitivo conductual.

En este sentido, la investigación de la eficacia de este método muestra que efectivamente la prevención de recaídas es superior con la inclusión de este procedimiento en pacientes donde se ha combinado la terapia cognitiva conductual luego de un tratamiento farmacológico.

  • 3.3. Terapia positiva para la depresión.

Según la revisión de Sanz y Vázquez (1995) son muchos los modelos que explican la depresión. Ahora bien la depresión probablemente sea el problema psicológico donde las intervenciones positivas encajen mejor. De acuerdo al modelo de reforzamiento de la depresión (Lewinson, 1975) las personas ejecutan pocas actividades placenteras y numerosas actividades desagradables en su vida cotidiana. Esto se debe dentro de este modelo, aquel entorno no les proporciona suficientes reforzador expositivos, o bien es debido a que el paciente observa la realidad mediante un sesgo perceptivo. En este sentido las intervenciones positivas enmarcadas dentro del concepto de “saborear un día perfecto” en el que se le solicita el individuo que deje libre un día para hacer cosas agradables, podría incrementar las actividades reforzadas del en el mismo entorno (Seligman, 2003).

Existen dentro de este enfoque o modelo de trabajo otros ejercicios como por ejemplo “reconocer las propias fortalezas” o también las “tres cosas para agradecer a la vida” donde se le solicita a la persona que observe y tome nota de aquellos elementos en su vida por las que podría estar muy agradecido, las cuales pueden ser útiles para tomar conciencia de este aspecto reforzar ante y positivo del entorno y de sí mismo. (Vázquez, 2006).

  • 4. Psicología Positiva aplicada a las Organizaciones

La Felicidad y el trabajo es un concepto que ahora va de la mano y que desde hace un buen tiempo viene siendo estudiada por Kets de Vries quien se interesa en el bienestar subjetivo que hay en los centros de labores. El Modelo de Empresa Positiva se centra a nivel práctico en especificar, y encontrar similitudes entre las Necesidades Individuales en base al modelo de la Pirámide de Maslow y las Necesidades de la Organización, para promover un modelo de empresa más humanizada, donde busca la felicidad del individuo con su quehacer diario, en relación con otros individuos y consigo mismo.

Tal como afirma Dalai Lama (2004) en su libro Titulado ¨El Arte de la Felicidad en el Trabajo¨, contraponiéndose al hecho mismo de que hoy en día las empresas solo se centran en la productividad y los beneficios, nos deja entrever que el camino a la felicidad es el conocimiento de uno mismo así las personas quieren llevar vidas plenas y con significado y hacer mejor sus experiencias y cultivar lo mejor de ellas.

Las principales Teorías en un Modelo de Empresa Positiva son:

  • - -Los Elementos de una Experiencia de Flujo de M. Cskikszentmjhalyi

  • - Las Fortalezas de la Psicología Positiva de M. Seligman

  • - Las Necesidades de la Jerarquía de Abraham Maslow

El uso de las Fortalezas Promovidas por Martin Seligman busca enseñar en las organizaciones hacer uso de: Crear un entorno seguro que genere confianza, humor y creatividad, animar a los trabajadores que usen las suyas. En esta visión de Futuro en que s emotiva al trabajador a encontrar su felicidad en su quehacer diario responde a la pregunta de cómo organizar sus ambientes y sus tareas como es el trato hacia el empleador a nivel práctico se enseña:

  • - Usar la compasión y la empatía

  • - Ser resilente

  • - Intentar escuchar realmente a las personas con las que se trabaja

  • - Ser coach, mentor, y aprendiz al mismo tiempo

  • - Establecer estándares adecuados

  • - Celebrar logros

  • - La gestión del tiempo como un recurso necesario para el éxito

    • 5. Psicología Positiva aplicada a la Educación. La educación positiva se podría definir como la educación para las habilidades tradicionales y para la felicidad. Es una rama de la psicología positiva aplicada a la educación basada en el estudio de las emociones positivas y las fortalezas dl carácter que nos enseña como inculcar en los niños el optimismo, una saludable actitud que se relaciona con la felicidad y que consigue que realmente las cosas nos vayan mejor en la vida. El objetivo de la Educación Positiva es crear en las aulas un ambiente caracterizado por una mayor atención y un sentir más positivo y holístico frente a la atención reducida y el pensamiento crítico y analítico del carácter negativo. Para ello es imprescindible que los niños y jóvenes crezcan sintiéndose queridos estimulando en ellos sentimientos de auto-eficacia y expectativas de éxito Hay evidencia de que la Psicología Positiva aplicada entre los escolares reduce la ansiedad, y mejora la autoestima , como lo demuestra los programas de Aulas Felices, Clases de Bienestar , entre otros nombres con que se denomina desde el 2008 en Alemania, Austria donde en más de 100 escuelas. Estos programas se inspiran en las Investigaciones hechas por el Profesor y Psicólogo Martin Selligman en la Universidad de Pensilvania

con su Modelo

Premma así los profesores adaptan sus clase y sus talleres en función de las necesidades de los alumnos, trabajando con las emociones con el compromiso basado en actitudes positivas busca a su vez fomentar las relaciones positivas, combinando las materias tradicionales con la Psicología Positiva.

En muchos países la depresión está presente desde muy temprana edad, legando en algunos países a cifras muy alarmantes. Este modelo de educación se ocupa de guiar a los estudiantes enseñando su propia capacidad de recuperación para prevenir la enfermedad y el malestar. Aunque aún no hay estudios sobre el impacto de estas Técnicas los resultados son más que obvios

Algunos de los ejercicios que se enseña en el Modelo de Aulas Felicies es:

Realizando hacer ejercicios indispensables la idea que subyace en esto es crear confianza, entrenando la percepción de las cosas, la meditación forma parte de las actividades, empezando las clases, al inicio de una o al inicio de un examen

Como señalan Perandones, Lledó y Grau (2010), la psicología positiva considera implicaciones importantes dentro del marco de la actividad docente, aportando el desarrollo de teorías e instrumentos de evaluación sobre lo que es conocido como recurso psicológico positivo, enmarcado dentro de las fortalezas y virtudes humanas. En este sentido Seligman (2009) apunta a tres razones por las que considera que el concepto de psicología positiva y bienestar debería enseñarse en los colegios. La primera razón tiene que ver con el elevado número de casos de depresión encontrado entre la población joven. La segunda razón tiene que ver con el hecho de que enseñar el bienestar es un incentivo para incrementar la satisfacción con la vida y finalmente la tercera razón señala que enseñar el bienestar es una ayuda y apoyo que mejora el aprendizaje y el pensamiento creativo. En este sentido Seligman cita estudios realizados en años recientes que muestran que el bienestar mejora el aprendizaje lo cual es la meta por tradición en el ámbito educativo y que además la actitud positiva incrementa la capacidad de atención, el pensamiento creativo y el holístico. En este sentido Seligman y sus colaboradores (2005) han diseñado programas como primos resultados como el llamado Programa de Resiliencia de Pen y el llamado Plan de Estudios de Psicología Positiva de Strath Haven. En España existen los llamados Programas Aulas Felices y el Programa Educativo de Crecimiento Emocional y Moral (P E C E M O).

Condiciones básicas que deben reunir los programas de Educación Positiva

Como señala Arguís y cols. (2012) al revisar los programas señalados en el párrafo anterior, conviene destacar que no todo lo que se señala como “educación positiva basado realmente en la Psicología Positiva. Por lo tanto es importante destacar la importancia de contar con un verdadero fundamento teórico dentro de la corriente de la Psicología Positiva. Por lo tanto se puede señalar que existen cuatro condiciones necesarias que caracterizan los verdaderos programas de Educación Positiva. Éstos son los siguientes:

  • 1. Una buena fundamentación. Es necesario que los aspectos que se deseen trabajar en las aulas se sustenten en un modelo teórico bien fundamentado y validado orientado hacia el bienestar de las emociones positivas, las fortalezas personales, etc.

  • 2. Perspectiva Multidimensional. Esto quiere decir que hay que combinar varias áreas de intervención lo cual implica la inteligencia emocional, el empleo del humor, etc.

  • 3. Integrar la Experiencia dentro del Currículo del Sistema Educativo. Esto significa que las actividades que se desarrollan dentro del programa tienen que poder trabajarse en las diversas asignaturas del currículo. Así por ejemplo cuando hablamos de la acción tutorial es importante enseñar a pensar, enseñar a ser persona, enseñar a convivir, etc.

  • 4. Contar con un sistema de valores ético y explícito. Es imprescindible que un programa de Educación Positiva, esté refrendado por un sistema de valores fundamentado en el respeto a las personas de manera tal que se pueda potenciar el desarrollo de todos los implicados. Por ejemplo debe existir un aval dentro del programa de actividades sociales enmarcado en los valores y no enteramente punto de vista egoístas. Así el agradecer, sonreír, pedir favores, no debe ser enseñado solo para obtener beneficio individual sino más bien por respeto a la dignidad humana y por el equilibrio del crecimiento personal propio con los derechos de las demás personas en solidaridad y ayuda conjunta.

El Mindfulness o la Atención Plena.

La atención plena constituye uno de los elementos fundamentales dentro de los programas educativos enmarcados en Psicología Positiva (Arguís, 2012). La atención plena no es un concepto que se origine dentro de la psicología occidental sino más bien en la filosofía oriental particularmente en el budismo y más concretamente en el

budismo zen. Señalar y referir al budismo no implica tener que pertenecer a un sistema de creencias particular. Más bien de lo que se trata es de extraer la utilidad con mente abierta, de aquellos elementos provechosos de otras fuentes de pensamiento

CONCLUSIONES

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Arguís,

R.,

Bolsas,

A.,

Hernández,

S.

(2012).

Programa

“Aulas

Felices”.

Psicología positiva aplicada a la educación. S.A.T.Y. Madrid.

Contreras, Francoise, & Esguerra, Gustavo. (2006). Positive psychology: A new perspective in psychology. Diversitas, 2(2), 311-319. Recuperado em 03 de junho de 2015, de http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?

script=sci_arttext&pid=S1794-99982006000200011&lng=pt&tlng=en.

.

Diener, A. (1999). The pursuit of Happiness. Scientific American. USA.

Lewinson, P. M. (1975). Organización de las actividades de placer y los niveles de depresión.Journal of abnormal Psychology, 87,644-654

Perandones, M. T. (2010). Contribuciones de la Psicología Positiva al ámbito de la profesión docente. Internacional Journal of Developmental and Educational Psichology, 22, 1 (1), 17-24.

Sanz

y

Vázquez,

C.

(1995).

Trastornos

del

estado

de ánimo: teorías

psicológicas. En A. Belloc, B. Manual de psicopatología, vol. 2 (pág 341-

378). Madrid: Mc Graw-Hill.

Seligman,

M.

&

Csikszentmihalyi,

M.

(2000).

Positive

Psychology:

An

introduction. American Psychologist, 55 (1), 5-14.

Seligman, M. E .P. (2005). Positive Psychology progress: Empirical validation of interventions. American Psychologist, 60, 410-421.

Seligman,

M.

E.

P.

(2009).

Positive

education:

positive

psychology

and

classroom interventions. Oxford Review of Education, 35 (3), 293-311.

Seligman, M.E.P. & Christopher, P. (2000). Positive Clinical Psychology, recuperado el 12 de junio de 2015 del sitio Web del Positive Psychology Center : http:w w w. p p c . s a s . u p e n n . e d u /posclinpsychchap.htm

Seligman,

M.E.P.

(1999).

The

presidents

address.

Report. American Psychologist, 54, 559-562.

APA.1998. Annual

Seligman, M.E.P. (2002). La Auténtica Felicidad. Zeta. Madrid

Seligman, M.E.P. (2003). La Auténtica Felicidad. Ediciones B. Barcelona.

Vázquez, C. (2006). La psicología positiva en perspectiva. Papeles del psicólogo, 27 (1), 1-2.