Sunteți pe pagina 1din 6

© algaida editores, S. A.

12
12
Toma nota de los héroes
Toma nota de
los héroes

1. Introducción

Poco a poco hemos llegado a la última unidad de nuestro libro de texto y como ya dijimos al comienzo de la unidad 10, se inició en esta el estudio de mitos y héroes que forman parte de la tradición literaria occidental. Por ello, en esta unidad 12 y como colofón final de nuestro recorrido, presentamos con el título Toma nota de los héroes unos contenidos que se inauguran con la lectura inicial de un fragmento de la conocida obra de ciencia-ficción Eragon, de Christopher Paolini.

Para terminar el estudio de tipologías textuales se abordan en esta última unidad en la sección Nos comunicamos las notas y avisos y en cuanto a la sección de Lengua, completamos el estudio de la oración y sus componentes con las modalidades oracionales, de conocida importancia sobre todo en el uso de la lengua oral, (fomento de la competencia gramatical).

Como ya hemos anunciado (y a ello también se refiere la lectura inicial que hemos comentado) la sección de Literatura de esta unidad se centra en el estudio de las mitologías nórdica y anglosajona

y

de personajes de la tradición literaria española, para sí cerrar el ciclo dedicado al estudio del mito

y

de sus manifestaciones (competencia cultural y artística).

La sección Vamos a escribir se ocupa de la escritura de notas en la agenda y en cuanto a la orto- grafía, repasamos el uso de comillas, paréntesis, puntos suspensivos y homónimos. Como novedad, la precisión léxica reescribe oraciones con un listado de verbos comodín , que sin duda contribuyen, como ya venimos indicando, al aumento del caudal léxico del alumnado.

Como novedad, incorporamos unos ejercicios que ayudan al aprendizaje y adecuación de las com- petencias básicas a la vida cotidiana y que presentan situaciones diarias y ya por último en la sección Repasa la unidad proponemos un texto con preguntas sobre el mismo de tipo práctico que repasan todo lo aprendido, lo que se completa con unos Esquemas de la unidad que recogen los contenidos teóricos más importantes de la misma.

Propuesta didáctica por unidades

© algaida editores, S. A.

2. Claves didácticas de la unidad

• Desde el comienzo del relato confirma su carácter mágico. Además de comentar el relato en su conjunto, podemos proponer otros finales alternativos o continuaciones posibles.

• En cuanto a la tipología textual, nos dedicamos a analizar notas y avisos.

• En la sección de lengua presentamos las modalidades oracionales. En el próximo curso se volverá sobre este tema, por lo que es importante que los alumnos tengan un adecuado acercamiento a estos contenidos a final del curso. Como en unidades precedentes, acompañamos las reflexiones técnicas y teóricas con sugerencias y actividades de tipo pragmático.

• En la sección de literatura incorporamos informaciones correspondientes a tradiciones y mitologías muy difundidas —en diversas versiones— en los últimos años (la nórdica, por parte de Tolkien). Sorprenderá a los alumnos la densidad y cantidad de personajes y héroes mitológicos españoles.

• La sección titulada Vamos a escribir propone un repaso de las cuestiones referentes a notas en la agenda personal. Del mismo modo, recogemos nuevos homónimos, repasamos el uso de comillas, paréntesis, puntos suspensivos y volvemos a trabajar la precisión léxica. En estos dos últimos casos, las posibilidades son muy amplias y los alumnos pueden ampliar la actividad.

• El repaso de competencias básicas ayuda a solucionar situaciones diarias para desenvolverse con soltura en la vida cotidiana

• Repasa la unidad recoge los contenidos más importantes presentados en la unidad, mediante la formulación de diez cuestiones básicas.

Unidad 12

3. Actividades de atención a la diversidad

A) Actividades de refuerzo

Nombre:

Apellidos:

 

Curso:

Grupo:

Fecha:

/

/

1
1

Analiza las siguientes notas y avisos y propón otros siguiendo este modelo:

 

• 3 mayo: cita con el otorrino. (Pósit en el frigorífico). ¡Importante!

• María, cambio de teléfono: 679324678

• *Llamar a Julia (preguntarle por la operación de su madre).

 
2
2

Reconvierte las siguientes oraciones enunciativas a las distintas modalidades:

• Mi abuelo nació en el año 1927.

• Mi hermana pequeña es una niña muy despierta.

 
3
3

Actividad permanente: elaboración de murales literarios o presentaciones digitales por parejas. Se centrarán en los principales temas y géneros estudiados, y se alternarán pequeños fragmentos seleccionados con frases clave que reflejen las características principales de la época. Los murales podrán ilustrarse con dibujos o fotografías.

© algaida editores, S. A. Material fotocopiable autorizado.

Unidad 12. Toma nota de los héroes

B) Actividades de ampliación

 

Nombre:

Apellidos:

 

Curso:

Grupo:

Fecha:

/

/

1
1

Crea notas y avisos a propósito de las siguientes temáticas:

 

• Has cambiado de móvil y necesitas recuperar todos los números.

• La próxima semana empiezan los exámenes del trimestre.

2
2

Crea un diálogo en el que aparezcan frases de todas las modalidades oracionales que has estudiado en la unidad.

3
3

Actividad permanente: elaboración de murales literarios o presentaciones digitales por parejas. Se centrarán en los principales temas y géneros estudiados, y se alternarán pequeños fragmentos seleccionados con frases clave que reflejen las características principales de la época. Los murales podrán ilustrarse con dibujos o fotografías.

© algaida editores, S. A. Material fotocopiable autorizado.

Unidad 12

4. Prueba de evaluación

Nombre:

Apellidos:

 

Curso:

Grupo:

Fecha:

/

/

1
1

Como en la unidad anterior, proponemos tanto ejercicios orales como escritos y alternaremos usos coloquiales con formales:

a) Si vieras a un anciano con problemas para cruzar una calle, ¿cómo le ofrecerías ayuda.

 

b) ¿Cómo te dirigirías a un guardia civil para pedirle que te indique la dirección de un pueblo?

c) Imagina dos situaciones en las que podrías decir sin problemas: ¡Te lo juro por mi móvil! Imagina otras dos en las que no deberías usar esta expresión.

 

d) Imagina dos situaciones en las que dirías la siguiente afirmación: ¡No tengo nada más que decirle a usted! Contextualízalas.

e)

Dramatizad la siguiente situación: en un banco, el cajero está solo y agobiado. Un cliente pide de- masiadas operaciones, dos clientes protestan por la tardanza sin comprender la situación, un tercero interviene después para defender al cajero. El cajero se incorpora para poner paz, otros clientes ex- presan sus propias opiniones; por último, uno de ellos pide una hoja de reclamación y la rellena.

2
2

Como texto alternativo presentamos un fragmento de Guillermo el rebelde, de Richmal Crompton. Se trata de uno de los clásicos de la literatura juvenil de todos los tiempos. La prosa es excelente y no falta la ironía…

Tres perros y Guillermo

 

Todo el conflicto empezó, por supuesto, con Ethel. Esta jamás había tenido un perro, ni seme- jaba existir ninguna razón para que lo poseyese. No le gustaban los perros y, además, no los com- prendía.

se apresuró a rescindir aquel acuerdo y a confiar

Ethel el cuidado de su perrito, con la esperanza de que, de ese modo, se estrechasen los lazos de su mutua simpatía. Ethel se sintió conmovida

satisfecha. Recientemente había visto una pelí-

y

a

 

Nunca había experimentado la apremiante nece- sidad de tener un perro, es decir, uno de esos animalitos que contribuyen a aumentar los fon- dos del Estado1. Sentía profundo antipatía por «Jumble», el perro de Guillermo, y habitualmen- te lo acusaba de la destrucción de todos los obje- tos personales que perdía o extraviaba. Le daban miedo los perros grandes, y aseguraba que los chicos le producían náuseas…

Así, pues, cuando Guillermo se enteró de que Ethel iba a hacerse cargo de un perro experimen- tó a un tiempo sorpresa e indignación. Nuevas indagaciones demostraron que dicha decisión obedecía a uno de los desconcertantes arreba- tos de Ethel. Un joven de la vecindad, que sentía un ardiente afecto por ella, le había rogado, en prueba de ese afecto, que cuidase de su perro alsaciano en tanto él iba a pasar unas vacaciones en el extranjero. Al principio, encomendó dicho cometido a su hermana, pero, habiendo conoci- do a Ethel y caído bajo el influjo de sus azules ojos y de su dorado cabello con reflejos rojizos,

cula cuya protagonista poseía un alsaciano y po- saba con él, con gran afecto, en un salón señorial

en los escalones de la terraza de un gran jardín

con aspecto de parque. La casa de Ethel carecía de salón señorial y de jardín con terraza y escali- nata, pero la muchacha se proponía imitar en lo posible aquellas actitudes, e incluso superarlas. El joven, que según todos los indicios tomába- se muy en serio a su alsaciano, cuyo nombre era «Wotan», entregó a Ethel una larga lista de ins- trucciones con relación al mismo. Según ellas, ha- bía que cepillarlo, peinarlo, bañarlo, medicinarlo, alimentarlo y obligarlo a hacer ejercicio con alar- mante frecuencia. Por si fuera poco, debía ser ex- hibido en la exposición canina local prevista para la semana siguiente.

y

—No cabe duda que es digno de un primer pre- mio —comentó el joven, con convicción—. Cla- ro está que, para ello, tendrá que ser preparado adecuadamente. A ese efecto, he anotado unas pocas cosas que suelo hacerle antes de una ex- posición.

© algaida editores, S. A. Material fotocopiable autorizado.

Unidad 12. Toma nota de los héroes

© algaida editores, S. A. Material fotocopiable autorizado.

Y entregó a Ethel otra interminable lista de ins- trucciones. Por espacio de unos instantes, la mu- chacha se sintió algo alicaída, pero el joven en cuestión tenía una nariz perfecta y una agradable sonrisa, y, por otra parte, Ethel anhelaba poner en práctica alguna de las poses tan airosamente empleadas por la chica de la película. Después de ver aquel «film», Ethel no concebía que pudie- se existir ninguna muchacha bonita y cabal sin el complemento de un perro alsaciano.

¡Me «encantará» cuidarlo! —exclamó, con expre- sión radiante—. «Adoro» a los perros, ¿sabes?

De hecho, Ethel no cayó en la cuenta de las com- plicaciones que acarrearía aquel encuentro entre «Wotan» y «Jumble» como moradores del mismo hogar, hasta que el alsaciano tomó posesión de su alojamiento en la casa y el joven partió para disfrutar de sus vacaciones. La muchacha ha- bía sentido siempre un profundo desprecio por «Jumble» y, por consiguiente, imaginábase que este advertiría su inferioridad respecto al noble «Wotan» y que, por ende, obraría en consecuen- cia. Pero «Jumble» no pareció darse por aludido,

y, en lugar de acoger al nuevo huésped con ob- sequiosa cortesía, recibiole con manifiesta hosti- lidad, ladrando, gruñendo y agazapándose para atacarlo.

Inmediatamente fue expulsado de la habitación, y Guillermo recibió órdenes de mantenerlo aleja- do del recién llegado, en lo sucesivo.

—¡Esta sí que es buena! —refunfuñó Guillermo, indignado—, ¡En mi vida había oído cosa seme- jante! Vamos a ver, ¿quién vino aquí primero, «Jumble» o ese intruso de «Wotan»? Más le valie- ra llamarse pelmazo. Conste que eso no me pa- rece justo. «Jumble» tiene «derecho» a vivir en su propia casa, ¿no es eso? Figúrate por un momen- to que alguien «te» echase de tu casa, alegando que otra persona debía habitarla. ¿Qué efecto «te» produciría? Pero la señora Brown se puso de parte de Ethel, impresionada también por el aris- tocrático aspecto del alsaciano.

Richmal Crompton Guillermo el rebelde, Molino

a) Comenta las características lingüísticas del texto: ¿se trata de un texto literario? Razona tu respuesta.

b) La autora emplea inteligentemente las comillas. Comenta su uso.

c) Comenta el uso de los signos de exclamación e interrogación.

d) Analiza las modalidades oracionales que más predominan en el texto.

e) Detecta en el texto oraciones que pertenezcan a los diferentes tipos estudiados en la unidad (con- cordancia, sujeto elíptico, impersonalidad…