Sunteți pe pagina 1din 253

Secretos del Tiempo

Dr. Stephen E. Jones

Secretos del Tiempo Dr. Stephen E. Jones (292 Páginas) La revelación de la oportunidad como se

(292 Páginas)

La revelación de la oportunidad como se muestra en las Escrituras y en la historia.

Revela la importancia del mes de

en el otoño de 1986. El libro muestra el orden de la historia y cómo nada sucede por accidente. Revela "el tiempo de angustia para Jacob", y cómo Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña y otras naciones encajan en el plan general de Dios.

y la declaración legal del Jubileo

octubre 1986 como el Jubileo 120º de Adán

Tabla de contenido:

Prefacio

Capítulo 2: Cronología Básica Bíblica

Apéndice C: De Tiempos y Estaciones

Otros libros del Dr. Stephen E. Jones:

El Jubileo de Creación Las Leyes de la Segunda Venida La Lucha por el Derecho de Nacimiento El Propósito de la Resurrección Los Vencedores de la Cebada El Trigo y Asnos de Pentecostés

Las Siete Iglesias Introducción al Libro de Romanos Escuchando la Voz de Dios Principios de la Intercesión Libre Albedrío versus Propiedad El propósito del Desierto El propósito de la ley y la gracia La Biblia dice: divorcio y nuevo matrimonio NO es adulterio Leyes de Dios sobre Restitución Las Leyes de Ajenjo y el Estiércol Leyes Bíblicas sobre el Justo Juicio Las Leyes de la Guerra Espiritual

Primera impresión: 1000 - mayo 1996 Segunda impresión: 1000 - julio 1996 Tercera impresión: 1500 - septiembre 1997 (revisada) Cuarta impresión: 3000 - mayo de 2000 (revisada) Quinta impresión:

Copias adicionales disponibles por $ 20.00 ($ 25.00 fuera de los EE.UU.) desde:

Ministerios Reino de Dios

6201 University Ave. NE Fridley, MN 55432 (EE.UU.)

Autorizada la copia para fines no comerciales

© copyright 1996 Todos los derechos reservados Impreso en los EE.UU.

Prefacio

El propósito general de este libro es exponer la Soberanía de Dios en la historia. Si se alcanza ese objetivo, debe concluirse la lectura de este libro diciendo: "¡Qué gran Dios tenemos!”. O, como diría Pablo, "¡Oh profundidad de las riquezas, de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, y sus caminos inescrutables!“ (Romanos 11:33)

Mi segundo propósito es darle una visión global de la estructura de la historia, vista

desde

una

perspectiva

bíblica.

Todo

está

ordenado.

Nada

ocurre

por

casualidad.

Los

hombres no determinan la historia, Dios lo hace

. Las naciones suben y bajan de acuerdo con

sus decretos, como Nabucodonosor descubrió por las malas en el cuarto capítulo de Daniel. Ningún monarca está por encima de la Ley de Dios, ni tampoco puede soportar el fallo irreversible de Dios cuando el día de su visitación ha llegado.

Un tercer objetivo -y ciertamente no el menos importante- es inculcar dentro de su corazón un ardiente deseo de conocer más a Dios, para ser conformado más

plenamente a su imagen y semejanza, y para

captar la visión de la Fiesta de los

Tabernáculos

.

Nos encontramos hoy en el umbral de la Era de los Tabernáculos. La Edad de la Pascua

empezó con el Éxodo de Israel de Egipto en el día de la Pascua y terminó en la Cruz.

La

Edad de

Pentecostés comenzó en el segundo capítulo de los Hechos y terminó 40 Jubileos

más tarde en el día de Pentecostés, 30 de mayo de 1993

.

Ahora estamos en la transición

hacia la gran Edad

de Tabernáculos, que durará mil años.

Es el gran Año Final, el

Milenio Sabático, tiempo durante el cual habrá un remanente vencedor que ejercerá gran autoridad en la tierra, cuya palabra reflejará plenamente la mente de Su Padre

celestial.

(Véase

).

 

Espero que serás retado e inspirado a tratar de empujar hacia ese

y cobertura filial

lugar de la plena filiación

, dejando atrás lo que hemos visto y conocido en el pasado, mirando sólo a

Jesús, el autor y consumador de nuestra fe.

Dr. Stephen E. Jones 17 de abril 1996

Capítulo 1 La gracia en la Ley del Jubileo

La ley de Jubileo es la base legal de la gracia

. Mientras que algunos desprecian la Ley de

Dios, pensando que está de alguna manera en oposición al amor o la gracia, la Ley establece efectivamente la gracia. Hay una ley de la fe ( Rom. 3:27 ) y por ella "confirmamos la ley" ( Rom. 3:31 ).

También hay una "ley del Espíritu de vida en Cristo" que ha vencido a la "ley del pecado y de la muerte" ( Rom. 8:2 ). Si bien muchos piensan hoy en la Ley como algo malo, injusto, carnal, y no espiritual, Pablo dice que la Ley de Dios es "santa, justa y buena" (Romanos 7:12) e incluso "espiritual" ( Rom 7.: 14 ). Pablo dice que su carne sirve a la ley del pecado, pero su mente sirve a la Ley de Dios ( Rom. 7:25 ). Pablo no se queja de tener que obedecer la Ley de Dios. Él dice que "me deleito en la ley de Dios según el hombre interior" ( Rom. 7:22 ), que es su espíritu. A menudo me pregunto cómo es que los cristianos no siempre comparten el sentimiento de Pablo.

Justificación ante de la Ley

Los pecadores se presentan ante el Trono de Dios, ya sea para recibir la gracia (justificación)

o sufrir el juicio de la Ley. Esto simplemente significa que el pecador debe saber cómo

apelar legalmente su caso ante el Trono (el mostrador de la justicia en el Tribunal Divino). Dado que todos somos pecadores dignos de juicio, eso es lo que vamos a recibir a

menos que conozcamos la forma legal de obtener la gracia.

Gracia significa absolución o

perdón a pesar de los delitos (pecados) que hemos cometido.

Cuando las cargas se nos leen en la Corte de Dios, ¿cómo vamos a defender nuestro caso? Muchos cristianos le dirán al juez: "Su Señoría, no hay ninguna ley en contra de los pecados, ¿no se acuerda que se derogaron estas leyes en la Cruz? ”Donde no hay ley, tampoco hay transgresión" (Romanos 4:15). Usted no me puede juzgar, porque fueron derogadas todas las leyes, por lo que ahora todas las cosas me son lícitas".

El Juez podrá responderle así: "Te dije que vine no a destruir la Ley, sino a cumplirla ( Mateo 5:17). Le dije a Pablo que no deshacemos la Ley por la fe ( Rom. 3:31 ). Le dije a Juan que el pecado sigue siendo la transgresión de la Ley ( 1 Juan 3:4 ). Yo siempre les he dicho que iba a juzgar el pecado. ¿De verdad crees que se puede continuar en el pecado para que la gracia abunde ( Rom. 6:1 )? Nunca legalicé el pecado. Sólo cambié las formas por las que los hombres pueden obtener la gracia cuando pecan. Apartaos de mí, obradores de iniquidad (anarquía)".

Para obtener gracia, el pecador debe responder de una manera como ésta: "Su Señoría,

reconozco que soy un pecador, que soy culpable de los cargos de violar Su Ley.

Me

arrepiento de mi actitud de anarquía, por pensar que podía pecar con inmunidad.

Confieso

que eres justo en todos Tus caminos y puedes condenarme a muerte con justicia (

).

Sin embargo,

Jesús

ya pagó

el castigo por mis

pecados,

y

he

aceptado Su

disposición.

La Ley ha sido, pues, plenamente satisfecha, porque ya se ha pagado mi

deuda".

 

El juez contestará: "Que quede constancia de que los pecados de este hombre ya han sido

pagados en su totalidad.

Por lo tanto, este tribunal extiende Su gracia a él y lo libera.

Él ya

no está bajo la Ley, sino bajo la gracia.

Vete y no peques más".

 

Si un criminal no muestra ningún remordimiento o arrepentimiento por sus pecados y piensa

que de alguna manera tiene una licencia para pecar con inmunidad, Dios no va a extender

gracia hacia él.

Él está tratando de obtener la gracia en una manera ilegal –alejándose de la

Ley.

La Biblia llama a esto "anarquía" (griego

anomia).

Dios no justifica al impío mediante

la derogación de Su Ley; Él lo absuelve por mantener la Ley y el pago de toda la pena sobre

Sí mismo. Nunca fue la Ley más defendida y respetada que cuando Jesús murió en la Cruz

para pagar la pena completa que le habían impuesto por nuestros pecados.

¿Ha sido anulada alguna parte de la ley?

Su visión de la Ley determinará su visión del pecado. Muchos cristianos creen que Dios

legalizó todo pecado, mientras que otros creen que Él legalizó sólo ciertos pecados, pero confirmó algunos -los Diez Mandamientos. Desde cualquier punto de vista esto es lo que la Biblia llama a una actitud "sin ley". Fueron derogadas. No hay leyes, pero algunos lo hicieron cambiar de forma. Ya no es necesario sacrificar un cordero en el templo para recibir el perdón de los pecados; presentamos ahora el Cordero de Dios, a la Corte como castigo por nuestros pecados. Ya no nos purificamos con la sangre o el agua, somos hechos puros por la sangre y el agua que salió del costado de Jesús en la Cruz. Ya no tenemos que ir a los templos de piedra y madera, porque ahora Dios habita en nuestros cuerpos como templos

del Espíritu Santo.

En cada uno de estos casos, no violamos la Ley, nos limitamos a cumplir

con sus requisitos de una manera diferente y mejor.

 

Como regla general, las leyes morales permanecieron intactas.

Sólo se alteraron los

medios de justificación o purificación del pecado

. Las cosas hechas en el Tabernáculo o

Templo fueron cambiadas, pero todas las leyes relativas a nuestros semejantes, fuera del Tabernáculo o Templo, se han mantenido para definir el pecado y hacer el pecado

se han mantenido para definir el pecado y hacer el pecado pecaminoso. No hay crimen a

pecaminoso. No hay crimen a menos que exista una ley que lo convierta en delito.

Esto no quiere decir que cualquier persona tiene la obligación de obedecer las leyes

judías

.

La ley judía es talmúdica, más quebíblica.

La ley talmúdica es lo que Jesús llamó

"la tradición de los hombres" (

)

o

"la tradición de

los ancianos" (

).

Estas eran interpretaciones judías de la Ley que no sólo no eran correctas, sino en

realidad sin efecto ante la Ley de Dios. Jesús tuvo duras palabras para los fariseos por pretender guardar la Ley de Dios a través de sus tradiciones.

Las leyes judías no definen necesariamente el pecado según la Ley de Dios. Los abogados en el tiempo de Jesús estaban haciendo entonces lo que muchos abogados han hecho siempre. Ellos buscan escapatorias para justificar a sus clientes o para beneficiarse a sí mismos. A menudo se preocupan poco por el espíritu de la Ley (la intención y el propósito

del legislador de la Ley), redefiniendo la letra de la Ley a su antojo.

Tenemos el mismo

problema hoy en día en Estados Unidos.

La Constitución dice una cosa, pero los abogados e

incluso la Corte Suprema la han reinterpretado para adaptarla a sus propios puntos de vista y

beneficiar a sus clientes.

Por ejemplo, la separación de Iglesia y Estado originalmente tenía

la intención de guardar las espaldas de las iglesias del gobierno, y ahora dicen que significa que iglesias no pueden ocuparse de cuestiones gubernamentales o hablar en contra de la

inmoralidad ni de las injusticias que han sido legalizadas por los legisladores.

 

Jesús no guardó muchas interpretaciones legales judías porque habían hecho nula la Ley de Dios. Pero Jesús ni una sola vez dejó de guardar la Ley de Dios. Él conocía la intención del legislador, y Él dio su interpretación de acuerdo a lo que Su Padre quiso desde el principio.

“Bajo la Ley”: ¿Qué quiso decir Pablo?

Pablo dice en Romanos 6:14-15,

14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia. 15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? Dios no lo quiera.

Muchos cristianos no entienden la terminología de Pablo. Algunos dicen que "bajo la ley" se refiere a la obligación de guardar la Ley. Pero si ya no estamos obligados a guardar la Ley, entonces ¿por qué Pablo no quiere pecar? El pecado es siempre definido en los escritos de Pablo como violación de la Ley, y de hecho en toda la Biblia. 1 Juan 3:4 dice,

4 Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es la transgresión de la ley.

Declaración de Juan está totalmente de acuerdo con la opinión de Pablo, donde dice que "por medio de la ley es el conocimiento del pecado" ( Rom. 3:20 ) y "Yo no conocí el pecado sino por la ley" ( Rom. 7:7). La Ley define el pecado. Así que ¿cómo es que Pablo

Romanos 6:14? ¿Esto nos está diciendo realmente que

parece contradecirse a sí mismo en

ahora no tenemos la responsabilidad de guardar la Ley, es decir, de abstenernos de pecar?

La frase "bajo la ley" se refiere a

la actitud de la Ley hacia ti,

no a tu actitud hacia la

Ley.

Un pecador que es culpable de pecado (crimen) está "bajo la ley", y la Ley se

mantendrá por encima de él para obligarlo a pagar una indemnización a sus víctimas. Un pecador que ha sido liberado de su condena, ya sea mediante el pago de la deuda en su totalidad, o con trabajo si fuera poco, o tiene un pariente cercano para redimirlo de la deuda -está "bajo la gracia". En tal caso, el tribunal concluye su caso, porque no tiene más trabajo

que hacer y no tiene más interés en él.

La Ley no tiene jurisdicción sobre los que están bajo

la gracia.

Sólo gana jurisdicción cuando una persona comete un crimen (pecado).

 

Por ejemplo, si un ladrón ha sido declarado culpable de robar $ 1.000, la Ley de Dios lo

condenaría a restituir a su víctima el doble (

).

Si él no tuviera los $ 2,000 para

pagar a su víctima, tendría que trabajar para pagar su deuda durante un periodo de tiempo

determinado por el juez.

Si el ladrón fuera condenado a trabajar 60 días, esto significaría

que el ladrón está "bajo la ley" por 60 días.

Cuando la sentencia se hubiera completado, se le

traería de vuelta a la corte, donde se determinaría si fue o no efectivamente saldada su deuda. Si revisado el caso el juez lo declara "bajo la gracia", el hombre ya no es considerado un ladrón, porque su deuda ha sido pagada.

La ley condena a todos los hombres en pecado. Pero como cristianos, no estamos "bajo la ley". ¿Por qué? Debido a que Jesús pagó la deuda por nosotros, y la Ley fue satisfecha. ¿Qué, pues? ¿Perseveraremos en el pecado sólo porque Jesús fue lo suficientemente bueno para pagar nuestra deuda? ¡Por supuesto que no! ¿Perseveraremos en

el pecado, porque ya no estamos bajo la Ley sino bajo la gracia? ¡Dios no lo quiera!

Los

cristianos necesitan saber que la gracia no es una licencia para pecar.

 

La gracia es sólo la

condición de alguien cuya deuda de pecado ha sido pagada, por lo que la Ley ya no tiene

motivo contra él.

La definición de pecado no ha cambiado, ni ha Dios jamás dado al hombre

el derecho de redefinir el pecado.

Dios nos ha dado Su Ley para que nos dé el conocimiento

del pecado, si nos tomamos el tiempo para estudiarla.

Una vez que sabemos y entendemos la

Ley, la conciencia puede discernir

la forma de aplicar la Ley de Dios adecuadamente a la

vida personal de cada uno.

 

La Ley de la Redención

En la Biblia, todo pecado es contado por una deuda.

Cuando un hombre peca, por ejemplo,

mediante el robo,

la ley reconoce su pecado como una deuda a pagar a su víctima.

Esto se

denomina restitución

.

El principio de la redención debe ser entendido dentro del mismo

contexto.

Para redimir a alguien hay que redimir su nota (acta, factura) de deuda

.

Jesús

vino para redimirnos de nuestros pecados.

Es decir, Él pagó la totalidad del pago de la

restitución requerida por nuestros pecados.

Como nuestro Redentor, Él tiene ciertos

derechos prescritos en Levítico 25:47-53,

47 Y si el peregrino o extranjero que está contigo, y tu hermano que está junto a él

empobreciere, y se vendiere al forastero o extranjero que está contigo, o a alguno de la familia del extranjero; 48 después que se hubiere vendido, podrá ser redimido de nuevo, uno de sus hermanos lo rescatará. 49 O su tío o el hijo de su tío lo rescatará, o cualquiera cercano a su familia lo rescatará, o si sus medios alcanzaren, él mismo se redimirá. 50 Y contará con el que lo compró a partir del año que se vendió a él hasta el año del jubileo, y el precio de su venta deberá ser conforme al número de los años, de

acuerdo con el tiempo de un criado asalariado estará con él

contratado anualmente será con él [el pariente-redentor]; y el otro no se enseñoreará de

él con aspereza delante de tus ojos.

53 Y un criado

La Ley aquí nos dice que un deudor siempre tiene el derecho de redimirse a sí mismo, y un pariente cercano tiene siempre el derecho de redimir al deudor. En estos casos, el amo que tiene un deudor en servidumbre no tiene otra opción que permitir que la redención tenga lugar. Sin embargo, si el aspirante a redentor no es un pariente cercano, entonces él si se

puede oponer a la redención.

Esto es por lo que era tan importante para la venida de Jesús

venir como un pariente cercano.

Lo hizo en dos niveles: (1) "que socorrió a la descendencia

de Abraham" (

) con el fin de redimir a la Casa de Israel, y (2) Él tomó sobre sí

carne y sangre (

) con el fin de ser un pariente cercano a la humanidad en

general.

Por lo tanto, Él puede liberar a todos

aquellos "que por el temor de la muerte

estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre"

(

).

 

El deudor que se redimía se hacía siervo de su Redentor "como un asalariado anual" ( Lev.

25:53 ).

En otras palabras, el redentor compraba la nota de deuda del sirviente

.

El siervo

simplemente cambiaba de amo y ahora trabajaba para su pariente cercano.

Él, a pesar de que

ha sido redimido, no era libre en sentido absoluto.

Pablo apela a esta ley en Romanos 6,

justo después de decirnos que no debemos seguir en el pecado sólo porque estamos bajo la

gracia.

Continuando en ese pasaje, leemos:

 

16 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, ya sea del pecado para muerte, ya sea de la obediencia para justicia? 17 Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado [el extraño que se ha enriquecido con nosotros], sino que habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados 18 y libertados del pecado [el amo extranjero],vinisteis a ser siervos de la justicia [Jesucristo y de Su Ley]. 19 Yo hablo a la manera de los hombres, por la flaqueza de vuestra carne: que por vuestra iniquidad presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad, así

ahora presentad vuestros miembros para servir a la justicia para santidad. 20 Porque

cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia

habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación y como fin la vida eterna.

22 Mas ahora que

El pecado un amo duro mientras estábamos fuera de Cristo. Pero nuestro Pariente cercano, Jesucristo, vino para redimirnos de la deuda que no podíamos pagar. Él redimió nuestra nota de deuda, por lo que ahora hemos sido hechos libres del pecado -el amo- y somos "hechos siervos de Dios" y se espera que sigamos Su Ley. Es en nuestra obediencia a Su Ley, que somos "siervos de la justicia," y tenemos por "fruto la santificación, y la vida eterna".

Por lo tanto, llegamos a la conclusión de que la Ley sigue siendo de gran relevancia para los cristianos. No se alejó o se destruyó por la gracia con que Jesús nos redimió del amo. En cambio, Jesús nos redimió de acuerdo con la ley justa de la redención, y por esa misma ley, ahora somos siervos de Dios, sujetos a Su Ley. Vamos a descartar la idea de que ahora somos totalmente libres para hacer lo que nos plazca de acuerdo a lo que creamos que es correcto o incorrecto. De hecho debemos seguir nuestra conciencia, pero sólo en la medida en que esté saturada con la Palabra. Si nuestra conciencia ha sido "cauterizada" ( 1 Tim. 4:2 ) por el espíritu de anarquía, no nos va a servir adecuadamente para discernir lo correcto de lo incorrecto.

La Ley del Jubileo

Levítico 25 explica la Ley del Jubileo, así como la Ley de la Redención.

Si un hombre en

Israel perdía su tierra debido a la pobreza y la deuda, tenía que trabajar para otros para poder

pagar su deuda.

Pero no importaba cuan endeudado estuviera, siempre volvía a su herencia

de la tierra al final del ciclo de Jubileo.

54 Y si no puede cancelarla en estos años [de servidumbre], entonces él saldrá en el año de jubileo, él y sus hijos con él.

Esta es la gracia en su nivel más alto.

Ningún hombre puede ir tan lejos endeudándose que

no pueda ser redimido por la gracia al final.

El Jubileo no sólo lo permite;

lo exige

.

Sabemos

que hay muchas personas que

no

se han apropiado de la gracia redentora de Jesús.

¿Qué será

de ellos?

¿Están condenados a permanecer en la esclavitud al amo pecado para siempre?

No.

La Ley tiene un "estatuto de limitaciones" para el pecado y la servidumbre por deudas.

Esta

es la Ley de la Gracia.

Se manifiesta y es exigida por la Ley del Jubileo, de modo que

incluso si las personas no son rescatadas durante esos años de servidumbre, deben ser

puestas en libertad en el Jubileo puramente por un acto de gracia.

 

Esta es una afirmación escandalosa para los que se les ha enseñado que Dios castigará a los

hombres sin fin y sin esperanza de una redención final.

Es irónico que los que creen en la

gracia, a expensas de la Ley de Dios, son menos misericordiosos en su perspectiva hacia los pecadores que los que conocen la Ley del Jubileo y cómo se establece la verdadera

gracia.

Pablo, sin embargo, conocía acerca de este principio, por lo tanto escribió que toda la

creación está gimiendo con dolores de parto, esperando la manifestación de los Hijos de

Dios.

Toda la Creación vive en esperanza del Gran Jubileo de la Creación

. Pero hacer

frente a esto más profundamente en el presente estudio sería una desviación. Simplemente

la

me

remito

a

otro

libro

mío, El

de

disponibles bajo petición ($ 15 cada uno, de postpago).

Los 490 tiempos de perdón y gracia

En Mateo 18:21-22, leemos:

21 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí y yo le perdonaré? ¿Hasta siete veces? 22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete [490 veces].

Jesús estaba revelando lo que llamamos la "Ley del Tiempo Bendito", que gobierna la

paciencia, el perdón y la gracia de Dios.

Debido a esta ley, Dios no castiga a la gente muerta

inmediatamente cuando pecan

(¡a pesar de que muy a menudo desearíamos que lo hiciera

así, sobre todo cuando somos víctimas de la injusticia!).

Tenga

en

cuenta

la

conexión

de

Jubileo.

El

número

490

es

un

período

de

diez

jubileos

.

Esta es la unidad básica de medida de largo plazo para la profecía bíblica

.

Sale

a la luz sólo tres veces en la Biblia:

,

y

.

Sin embargo,

toda la historia se mide por Jubileos y períodos de 490 años, ya que esta es la base del

calendario profético de Dios

.

El

último Jubileo de Creación es en última instancia el

objetivo de la historia y el tema de la profecía.

 

Como veremos en

el capítulo 2, el año 1986 dC fue el Jubileo 120 desde Adán.

En

términos de la Creación, es el final de seis días de una creación de años-semana, 5.880 de cronología, pero 6.000 años de "tiempo legal". En un sentido, ya hemos entrado en el

primer milenio Sabático de la Creación.

La razón de que este Jubileo aún no se manifieste

plenamente será discutida en un capítulo posterior, pero las Escrituras hablan claramente de

esta aparente discrepancia, diciendo cómo Dios la resolverá.

 

Por ahora, sin embargo, permítanme dejar claro que este es sólo el primer milenio de

reposo de siete años, en relación al Gran Jubileo Creación

.

Toda la creación gime con

dolores de parto esperando actualmente la Manifestación de los Hijos de Dios (

).

Los Hijos de Dios se manifestarán en primer lugar, seguidos por la Iglesia, y

finalmente por toda la creación, que será liberada a la libertad gloriosa de los hijos de

Dios.

Pero cada uno en su debido orden, como Pablo dice.

Los detalles de este plan se

presentan

en

mi

libro,

El

de

la

(

)

.

La creación misma, en mi opinión, será puesta en libertad por la Ley del Jubileo
La creación misma, en mi opinión, será puesta en libertad por la Ley del Jubileo
La creación misma, en mi opinión, será puesta en libertad por la Ley del Jubileo

La creación misma, en mi opinión, será puesta en libertad por la Ley del Jubileo

después que hayan pasado 1.000 Jubileos

. Esto será de 50.000 años de tiempo legal , pero
. Esto será de 50.000 años de tiempo legal , pero

. Esto será de 50.000 años de tiempo legal, pero

Este es el Jubileo en el nivel de la Creación,

Este es el Jubileo en el nivel de la Creación,

.

sólo 49 mil años de cronología (1.000 x 49).

sólo 49 mil años de cronología (1.000 x 49).

que es el nivel más alto y de mayor alcance.

Afectará a toda la Creación

Afectará a toda la Creación

Jesús y la Parábola del Perdón (Jubileo)

Cuando Jesús le dijo a Pedro que perdonara 490 veces, él inmediatamente dijo una parábola

para ilustrar este principio ( Mat. 18:21-35 ).

Esta es una parábola muy importante, ya

que proporciona las claves de cómo Dios ha trabajado con naciones enteras y con la

Iglesia a lo largo de la histor

ia

.

Cierto rey tenía un siervo que le debía 10.000 talentos, una deuda enorme. Cuando llegó el momento de ejecutar la hipoteca de la deuda (después de 490 días) el siervo pidió clemencia, y el rey perdonó la deuda. Sin embargo, ese mismo siervo luego se enfrentó a su vecino que le debía una pequeña cantidad de dinero. El vecino pidió clemencia, pero el hombre no quiso perdonar la deuda. En cambio, él echó a su vecino en la cárcel y vendió a su familia a la esclavitud para que pagaran la deuda.

Cuando el rey se enteró de esto, canceló la misericordia y la gracia que él había extendido con anterioridad a su criado. Él le echó en la cárcel hasta que la deuda total de 10.000 talentos fuera pagada. La moraleja de la historia se da en Mateo 18:35,

35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros, si vosotros de vuestro corazón no perdonáis cada uno a su hermano sus ofensas.

Jesús no estaba realmente hablando de deudas monetarias, sino de

"ofensas",

o pecados.

Este es uno de los muchos pasajes del Nuevo Testamento donde vemos cómo el pecado es

contado por una deuda.

El criado con la enorme deuda representa a un gran pecador. Cada

vez que alguien contrata un préstamo, la nota de deuda es fechada, por lo que ambas partes saben cuando será el vencimiento. Esta parábola es una ilustración del principio de "setenta veces siete", se podría decir que la deuda tenía que ser pagada después de 490 días.

El rey estaba obligado a "perdonar" la deuda en ese período de tiempo especificado. Lo llamamos un "período de gracia". El período de gracia es el tiempo asignado para pagar la deuda. Termina con la hora de la verdad de hacer las cuentas y la posible exclusión. Pero

esto también es una parábola que nos muestra cómo funciona el principio del Jubileo en un

sentido muy práctico

. De hecho, esta es una parábola única, que nos muestra cómo Dios

trató con Israel y Jerusalén. Voy a explicar esto en breve.

La falta de entendimiento de Pedro

Cuando Pedro le preguntó si debía perdonar siete veces, él demostró que él no entendía el

principio del Jubileo.

Hay tres "descansos" en la Ley: el séptimo día, el séptimo año, y el

Jubileo (7 x 7 años)

.

El descanso del séptimo día es el nivel más fundamental de descanso. Todos los funcionarios, e incluso los animales, debían recibir un día de descanso. Esto incluía a aquellos siervos que eran deudores.

El séptimo año era un reposo para la tierra, cuando nadie podía sembrar o cosechar ( Lev.

25:4-5 ), excepto que el pobre podía comer lo que creciera de sí mismo ( Éx. 23:11 ). A los bueyes se les daba un descanso. Todos los siervos hebreos eran enviados a sus casas y se les daban vacaciones de un año de la servidumbre ( Ex. 21:02 ). Es como la suspensión de los pagos por un año de una nota de deuda, con el fin de dar a los empleados un verdadero descanso. Sin la suspensión de pagos, los empleados se verían obligados a seguir trabajando durante todo el año de descanso para hacer sus pagos.

Sin embargo, los sirvientes que se habían vendido a sí mismos por la deuda, o pecadores que habían sido vendidos por la corte para pagar a sus víctimas, tenían que regresar a su servidumbre después del año de descanso. Trabajaban seis años, y descansaban el

séptimo.

Si bien este "descanso del séptimo año" es mayor que un reposo semanal, todavía

no es el mejor descanso.

El mayor descanso es el Jubileo, cuando todas las deudas son

canceladas y cada hombre regresa a su hereda

d.

El Jubileo termina toda servidumbre, y

todos los hombres son capaces de empezar de nuevo con una pizarra limpia, libre de deudas.

En los dos primeros descansos, las deudas se mantenían en suspenso, ya sea por un día o un

año.

Ellos eran "liberados" temporalmente, pero no perdonados por completo.

El jubileo

después de 49 años es cuando todas las deudas se liberan de forma permanente.

 

En tiempos de Jesús, la gente había estado observando el día de descanso semanal y el descanso del séptimo año desde su regreso de la cautividad de Babilonia en el 534 a. C. Así

que entendían el principio de perdonar siete veces.

Pero Pedro no entendía ese principio al

nivel del Jubileo de setenta veces siete (490).

Nunca habían hecho de ese principio una parte

de su vida cotidiana, por lo que no entendían su aplicación en el nivel más alto.

Jesús tomó

no sólo el nivel del ciclo de jubileo de 49 años, sino el ciclo de 490 años de diez jubileos.

Lo

hizo para revelar un principio oculto de la profecía bíblica que la mayoría no comprende

hoy.

 

Todos los estudiantes de la profecía bíblica están familiarizados con las 70 semanas de Daniel (490 años). Pero debido a que muy pocos conocen su base subyacente en las Leyes del Tiempo, no comprenden plenamente el propósito de un ciclo de 490 años. Ya hemos visto cómo esta parábola se aplica a nuestra vida personal en el área del perdón. Pero esta

aplicación a nivel personal ciertamente no agota su significado.

Es también la clave para

entender cómo Dios trata con las naciones a nivel corporativo

.

La obligación de Dios de perdonar a la Nación 490 veces

Cuando un israelita se rebelaba contra Dios o era contaminado por alguna razón, estaba obligado a ir al templo y ofrecer un sacrificio de sangre para expiar su pecado. La sangre del animal era derramada debajo del altar, depositando el pecado del hombre allí, y el sacerdote lo cubría con el polvo de la tierra. A lo largo del año, a medida que más y más israelitas hacían esto, el templo en su terreno se volvía cada vez más contaminado por los pecados. Y así, una vez al año, en el Día de la Expiación, el Sumo Sacerdote debía hacer un sacrificio y tomar su sangre, para entrar en el Lugar Santísimo y esparcirla sobre el propiciatorio del Arca. De este modo, obtenía la expiación, perdón y misericordia para la nación.

Dios perdonaba a la nación de Israel una vez al año, o 49 veces cada ciclo de Jubileo, o

490

veces cada diez Jubileos

.

Jesús sabía que, en circunstancias normales, Dios perdonaría a la

nación 490 veces calculando la cuenta para determinar si se les daba una extensión de la

gracia.

Por lo tanto, para ilustrar su respuesta acerca de perdonar 490 veces, Jesús comenzó

la parábola en Mateo 18:23-24 diciendo:

23 Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey [Dios], que quiso hacer cuentas con sus siervos. 24 Y cuando él había comenzado a contar

En otras palabras, el rey (Dios) había perdonado a 490 veces durante un período de 490 años

y ya era hora de hacer cuentas.

En circunstancias normales, él estaba obligado a perdonar a

la nación 490 veces calculando antes la deuda nacional (el pecado).

Sin embargo, sin la

comprensión de la conexión entre las 490 tiempos de perdón y el tiempo del ajuste de cuentas, la mayoría de la gente ha perdido esta importante forma en que Dios trata con las

naciones.

Peor aún, no son capaces de entender el propósito de un período de 70 semanas,

sobre todo las que Daniel profetizó.

Esta falta de entendimiento es calamitosa, ya que las 70

semanas de Daniel son la base de la mayoría de la enseñanza moderna de la profecía bíblica.

Cómo se aplica exactamente todo esto a las 70 semanas de Daniel será tratado en un capítulo posterior. A fin de comprender el calendario de las 70 semanas de Daniel, hay que ver cómo y cuándo comenzaron y terminaron. Por desgracia, muchas teorías se han enseñado en los últimos años cuyos defensores no comprenden el propósito básico de un período de 490 años, vamos a tener que poner muchos fundamentos de hechos históricos y bíblicos antes de que podamos construir una comprensión adecuada de esa profecía.

Tiempo

Bendito,

Tiempo Maldito

Tiempo

Juzgado

y

Como una cuestión de conveniencia, yo uso el término "Tiempo Bendito" para describir el

período de gracia de 490 años que lleva al Jubileo

.

E

l deudor de diez mil talentos de la

parábola de Jesús representa la nación de Israel cuando aplicamos este principio a nivel

nacional.

 

En el estudio de la historia bíblica, aprendí acerca de otros dos ciclos de tiempo principales estrechamente relacionados con el Tiempo Bendito. En la comparación de estos tres ciclos,

es evidente que el Tiempo Bendito, 490 años

,

es el período de gracia que Dios da a una

nación que es, básicamente, obediente a Su propia Ley.

En otras palabras, es aplicable a la

del "siervo" de Dios. El deudor de la parábola de Jesús es llamado "siervo" del rey , y por lo tanto el rey no ejecuta el perdón hasta el final de las 490 veces.

Sin embargo no todas las naciones, al menos hacen el intento de servir a Dios y no pueden

por eso ser llamadas “servidores”.

Las naciones que por una razón u otra se convierten en

responsables de la obediencia a la ley de Dios, pero que siguen siendo abiertamente

rebeldes y desobedientes, no tienen la gracia plena del período de 490 años.

En cambio, su

período de gracia se reduce a 414 años, que es un ciclo que llamo "Tiempo Maldito". Es importante entender que el tiempo maldito es en realidad un período de gracia, en el que

Dios permite a una nación 414 años de gracia antes de la ejecución de su
Dios permite a una nación 414 años de gracia antes de la ejecución de su

Dios permite a una nación 414 años de gracia antes de la ejecución de su deuda respecto con

la Ley.

El principio básico que rige es el mismo tiempo que para el Tiempo Bendito, la

El principio básico que rige es el mismo tiempo que para el Tiempo Bendito, la única

.

diferencia es que es 76 años más corto

diferencia es que es 76 años más corto

Hay un tercer período de gracia para una nación que es

obediente, pero con retraso

.

Yo

lo llamo Tiempo Juzgado, un período de 434 años (es decir, 62 "semanas").

Este período

de tiempo es aplicable específicamente a la nación de Israel y Judá desde su cruce del

Jordán hasta el cautiverio babilónico.

Israel iba a entrar en la Tierra Prometida después de

estar en el desierto durante menos de dos años. Diez de los 12 espías dieron un mal informe,

haciendo que las personas perdieran la fe.

A causa de su desobediencia, Dios les prohibió

entrar en la tierra hasta después de 38 años.

Por lo tanto, entraron en la tierra

tarde,

después

de pasar 40 años en el desierto.

Debido a esto, Dios hace su cuenta en ciclos de 434 años, en

lugar de darles un total de 490 años.

Esto lo mostraré con más detalle en un capítulo

posterior.

Cuando a Israel se le dio la ley al pie del monte Sinaí, el día que se conmemora a partir de

entonces como la Fiesta de Pentecostés.

Aproximadamente 490 días después fue el jubileo

50º de Adán, cuando los 12 espías dieron su informe.

Si Israel hubiera creído a Caleb y

Josué y entrado en la tierra prometida en ese momento, habrían entrado en el Tiempo

Bendito.

No sólo su decisión se habría realizado en un ciclo de 490 días, sino que habrían

vuelto a su herencia en el jubileo 50º de Adán (50 x 49 años).

Por desgracia para Israel, al entrar en la tierra con retraso, su período de gracia se

acortó a sólo 434 años.

Un estudio de la cronología demuestra esto, revelando no sólo el

propósito de Tiempo Juzgado, sino también dos formas distintas en las que Dios ha

calculado la cuenta de Israel en el pasado

. La comprensión de estos principios bíblicos nos

da

son "inescrutables" ( Rom. 11:33 ). Aunque me doy cuenta de que no nos es posible comprender todos sus caminos en este estado del cuerpo no glorificado, tomo nota de que Dios "Sus caminos notificó a Moisés" ( Sal. 103:7 ). La posibilidad de conocer al menos algunos de los caminos de Dios nos anima a conocerle mejor.

una gran cantidad de conocimiento de los caminos de Dios, que Pablo dijo

¿Por

qué

se

concede

la

gracia

condicionada a perdonar a los demás?

En la parábola de Mateo 18:21-35, el siervo que se negó a perdonar la deuda de su vecino se encontró asimismo que ya no se le perdonaba su deuda de 10.000 talentos. ¿Cómo puede ser esto?

Para muchos predicadores, este es uno de esos "pasajes duros" en la Biblia, porque tratan de

relacionarlo con la salvación de uno. De este modo,

terminan enseñando que si nosotros

como cristianos no perdonamos a todos los que nos han hecho mal, entonces perderemos

nuestra salvación.

El problema con este punto de vista es que, básicamente, se exige la

perfección, por lo que pone una carga sobre los cristianos que no son capaces de soportar.

Si

esa opinión fuera correcta, ¿quien entonces podría ser salvo?

 

Los cristianos, sin duda deben aprender a perdonar, pero esto no es una cualidad que los cristianos siempre manifiestan inmediatamente después de su conversión. La capacidad de perdonar es fácil sólo para aquellos que nunca han sido agraviados de manera

importante.

Para la mayoría, sin embargo, el perdón es posible sólo tras un período de

tiempo del Espíritu Santo obrar en sus vidas.

La amargura y falta de perdón no desaparecen

de forma automática con la salvación

, ni deberá fijarse la justificación de la persona a la

propia capacidad de perdonar o la erradicación de años de amargura en su corazón.

 

La justificación es por la fe sola.

Después que es justificado, entonces Dios comienza a

obrar en el corazón del cristiano para erradicar a las obras de la carne, la amargura, la falta

de perdón.

Esto es parte del proceso de santificación, no de la justificación

.

La parábola de

Jesús, por tanto, no nos enseña acerca de cómo "permanecer salvos". No se trata de "caer de la gracia". Esto nos está mostrando la diferencia entre el vencedor y el cristiano en

general

. Para una discusión completa de este tema, consulte Jel Gran Jubileo de la

Creación (en castellano:

creacion-o.html) o cualquiera de mi serie de tres partes de folletos más pequeños: El

Jerusalén es el siervo que no perdonó

de

la

de

la

Como he dicho antes, esta parábola en

Mateo 18 es una parábola única.

No hay duda de que

Jesús tenía Jerusalén en mente cuando dijo esta parábola, porque el siervo que le debía 10.000 talentos encaja precisamente con la forma en que Dios trató con Jerusalén en los días

de Jeremías.

 

Seiscientos años antes de Cristo, cuando el rey de Babilonia se disponía a sitiar Jerusalén, la invasión fue la manera de ejecución respecto a la nota de la deuda de Dios. Su "período de gracia" se había acabado, y el juicio era inminente. En Jeremías 34, nos encontramos con que Jerusalén luego oró a Dios pidiendo misericordia, tal como cuando el siervo endeudado hizo en la parábola de Jesús. Y así, la Palabra vino a Jeremías que les dio la solución. Si ellos prestaban atención a esta Palabra, Dios se desharía de los ejércitos babilonios, y la ciudad se salvaría. Dios no ejecutaría la hipoteca sobre Jerusalén, y no permitiría que ellos y sus familias fueran vendidos en esclavitud. ¡La Palabra era que declarasen un año de descanso, algo que nunca habían hecho! Leemos en Jeremías 34:8-10,

8 Esta es la palabra que vino a Jeremías de parte del Señor, después que el rey

Sedequías hizo pacto con todo el pueblo que estaba en Jerusalén; para promulgarles libertad, 9 Que cada uno dejase su siervo y cada uno su sierva, siendo hebreo y hebrea, libres; que ninguno debería servirse de ellos, a saber, de un judío [judaíta] su

hermano 10

entonces ellos obedecieron y los dejaron ir.

¡Qué e

xcelente día fue!

¡Todos los esclavos y esclavas fueron liberados de su deuda y de la

servidumbre!

Jerusalén

emitió

una

proclamación

oficial

la

liberación

de

todos

los

servidores.

Dios estaba entonces en condiciones de perdonar también a Jerusalén su deuda

 

con la Ley. Dios enviaría a los babilonios a su casa, y la gente seguiría siendo libre.

Por

desgracia, su obediencia a Dios fue sólo superficial.

Leemos en el versículo siguiente

11 Pero después se arrepintieron, e hicieron que los siervos y las siervas que habían dejado libres volvieran y los sujetaron como siervos y siervas.

En otras palabras, la gente de Jerusalén actuaron como el siervo que no perdonó en la

parábola de Jesús.

Se les había perdonado una deuda enorme de pecado, pero que no podían

perdonar a sus vecinos sus pequeñas deudas.

Como consecuencia de ello, la gracia de Dios

llegó a su fin.

No hubo extensión de la gracia dada a ellos.

Dios canceló su Jubileo y los

vendió a la esclavitud durante los próximos 70 años.

El siervo que no perdonó fue enviado a

la prisión del deudor para pagar su deuda de 10.000 talentos hasta el último cuarto de

penique que se le había prestado.

 

En un capítulo posterior me ocupo de ese momento de la historia, voy a ser capaz de mostrar

el calendario de este evento en la historia de Jerusalén y

cómo llegaron a deber a Dios 70

años
años

. Pero por ahora, tenemos que centrarnos en el principio general de perdón y el Jubileo,

que muestra cómo funciona esto en nuestras propias vidas personales.

Los vencedores son los perdonadores

Si eres de los que aspira a ser una parte del remanente que no será vendido a la esclavitud al final de esta era, debes saber y practicar la Ley del Jubileo en tu propia

vida personal.

Si no es así, se te venderá a una especie de cautiverio, y al igual que

Israel bajo Moisés, vas a

"morir en el desierto" (

) sin recibir la herencia

prometida en la primera resurrección.

Tú no necesariamente morirás físicamente, pero no

heredarás la vida en la "Cosecha de la Cebada". Es posible heredar una herencia de tierra en el Reino, pero no recibir la herencia de "tierra" perdida en Adán -el cuerpo

glorificado

.

Los que no sean glorificados en esta primera resurrección deberán esperar una

resurrección posterior al cierre de la Edad de los Tabernáculos.

 

El Remanente de Vencedores no es un grupo de super hombres y súper mujeres super-

espirituales.

No se requiere una gran inteligencia o gran espiritualidad para formar parte de

este grupo.

(¡Por favor, no tiren piedras todavía!). Usted no tiene que ser un gran profeta, o

ganar

miles

de

almas

para

Cristo,

o

realizar

grandes

milagros.

Sólo

hay

un

requisito:

aprender a perdonar a sus deudores

.

La clave es la obediencia a la Ley del

Jubileo

.

Se nos dice en

,

14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial os perdonará también. 15 Pero si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Parafraseando esto, si usted practica el principio del Jubileo hacia los demás, Dios hará

lo mismo con usted

.

Y sobre todo al final del período de 490 años de gracia de la Iglesia,

cuando Él reconozca las cuentas de la Iglesia, los que cancelaron todas las deudas de los demás serán liberados de todas sus propias deudas, para que puedan regresar a su verdadera

herencia -transfiguración e inmortalidad en la primera resurrección

.

bíblicos de los días de fiesta de Israel indican que

Los patrones

la resurrección ocurrirá en la Fiesta de

las Trompetas de algún año, tal como la Pascua profetizó de la crucifixión de Jesús y

Pentecostés ya habían advertido sobre la venida del Espíritu en Hechos 2.

Sabemos que la Era de la Iglesia duró 40 Jubileos, desde el 33 dC a
Sabemos que la Era de la Iglesia duró 40 Jubileos, desde el 33 dC a
Sabemos que la Era de la Iglesia duró 40 Jubileos, desde el 33 dC a

Sabemos que la Era de la Iglesia duró 40 Jubileos, desde el 33 dC a 1993 dC. Esto es

también cuatro períodos de 490 años

.

El momento crítico de la visitación (inspección)

El momento crítico de la visitación (inspección)

de la Iglesia por lo tanto llegó en el año 1993 dC , momento en
de la Iglesia por lo tanto llegó en el año 1993 dC , momento en
de la Iglesia por lo tanto llegó en el año 1993 dC , momento en

de la Iglesia por lo tanto llegó en el año 1993 dC, momento en el que fue descalificada, y

el mandato para traer el reino pasó a los vencedores
el mandato para traer el reino pasó a los vencedores

el mandato para traer el reino pasó a los vencedores

. Pero estamos, adelantándonos a

nosotros mismos.

La historia de la Antigua Jerusalén es el modelo para la Nueva Jerusalén.

La historia de la

antigua Babilonia es el patrón para el Misterio Babilonia en nuestros días.

Si quiere ser parte

de la empresa remanente de vencedores, lea Jeremías 34 y Mateo 18.

Eso es de lo que

estos pasajes tratan.

Jerusalén fue impía todos los días.

Ellos apedrearon a los profetas y establecieron ídolos en

sus corazones continuamente.

Sin embargo, cuando llegó al final de su período de gracia,

todo se reducía a una cuestión: ¿iban a liberar a todos aquellos que les habían hecho

daño?

¿Lo harían como lo hizo Jesús en la cruz, orando: "Padre, perdónalos"?

¿Lo harían

como lo hizo Esteban, el primer mártir, que, mientras era apedreado injustamente, oró:

"Señor, no les tomes en cuenta este pecado" (

)?

 

En Mateo

6:12,

Jesús

nos

enseñó

a

orar, "Y

perdónanos

nuestras

deudas [transgresiones] como también nosotros perdonamos a nuestros deudores [aquellos

que transgreden contra nosotros]".

Aquellos que pecan contra nosotros están en deuda con

nosotros, de acuerdo a la Ley de Dios. Nosotros somos sus acreedores.

Si conservamos sus

pecados contra nosotros, les son retenidos, y si los liberamos de sus pecados, son liberados

(

).

 

En otras palabras, si insistimos en presentar cargos contra los que nos ofenden, Dios no

estára detrás como nuestro abogado

(griego, paraklete, 1 Juan 2:1), porque la Ley está

siempre del lado de la justicia. Si decidimos retirar todos los cargos y perdonar las ofensas

de los demás, Dios retirará todos los cargos contra ellos.

Cuando Jesús y Esteban retiraron

todos los cargos, esto no eran solo palabras vacías.

Fueron pronunciadas como decretos en

la más alta Corte del Cielo, y Dios, efectivamente, retiró todos los cargos.

 

Al igual que en los días de Jeremías, hoy se nos da una opción idéntica, que determinará si

escapamos de la espada de Babilonia o no.

Podemos conservar las deudas de los hombres

por guardar rencor contra ellos, o bien podemos declarar el Jubileo sobre todos los que nos

ofenden.

 

¡Qué maravilla que Dios hiciera tan simple que

cualquier persona

pueda convertirse en una

parte del remanente de vencedores!

Hasta que leí Jeremías 34 y Mateo 18, yo pensé que

tenía que alcanzar algún tipo de cuasi-santidad como la Iglesia lo define -sin embargo, todas

mis obras, mi educación, incluso mi fe sólo demostraron ser trapos de inmundicia.

Todo lo

que hacía parecía que era sólo para demostrar que era incapaz.

 

La clasificación para el estado remanente es

no

una cuestión de obras, no importa lo

buenas que esas obras sean.

Usted no tendrá el derecho por hacer milagros, o por pasar

largas horas en oración todos los días, o por disciplinarse a leer la Biblia durante muchas

horas al día.

Los milagros son buenos, y es incluso mejor orar y leer la Biblia.

Este puede

ser el camino hacia una mejor comprensión de la Palabra, que es sin duda útil, pero no es el

camino hacia el

estado remanente

.

No fue

salvo por

disciplinar la carne, ni va

a

ser

perfeccionado

disciplinando la carne

dice,

 

3

¿Tan necios sois?

Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la

carne?

 

Esta es una buena noticia para todos los cristianos, excepto los que están orgullosos de ser llamados doctores de teología o grandes hombres de fe, aquellos que les gusta mirar desde sus altas torres de super-espiritualidad y dar gracias a Dios de que no son como los otros hombres, o los que practican el ascetismo estricto y viven vidas austeras para "abofetear la carne" para que sea espiritual. Tales hombres encontrarán la Ley del Jubileo como un delito, porque las puertas al estado remanente este modo se abren para igualar al más humilde de

los

cristianos.

No

necesitan

grados

en

teología,

no

necesitan

ser

llamados

Pastor

o

Reverendo, no necesitan escribir boletines o libros, no necesitan estar en la radio o la

televisión para predicar el evangelio al mundo.

 

El pueblo remanente serán amas de casa normales, pequeños abuelos ancianos, los niños, los hombres que viven y trabajan en el mundo real las personas, que no tienen un llamado

para ir a la universidad de la biblia, comenzar ministerios, o predicar grandes sermones.

Son

los pobres que tienen que trabajar para ganarse la vida y simplemente no tienen el tiempo

para leer sus Biblias en oración cuatro horas al día.

 

Es hora de que quitemos el Reino fuera de las manos de los "grandes hombres de

Dios" y traigamos el Reino abajo, dentro del alcance de la gente pequeña.

De los tales

es el Reino de los Cielos.

 

Cómo celebrar el Jubileo

La gente siempre es la gente. Somos lo mismo que nuestros antepasados en Jerusalén en los días de Jeremías, que fueron capaces de perdonar a sus deudores un día, pero los tomaron

todo de nuevo el próximo.

Es muy fácil perdonar, y la mayoría de las personas lo hace, hasta

la próxima vez que su vecino les ofende.

¡De repente, todos los viejos delitos son traídos de

nuevo! Muchos perdonarán a un vecino a la cara, pero luego irán los chismes acerca de la situación por la espalda, asegurándose de que todo el mundo sabe que es un apestoso -y lo

inocentes que ellos son, a modo de contraste.

Mientras hacemos esto, no tenemos derecho a

condenar a la gente de los días de Jeremías por consentir retractarse de su perdón y traer de nuevo a sus siervos a esclavitud. Somos tan culpables como siempre lo fueron. La naturaleza del hombre no ha cambiado en absoluto.

Lo siento -

¿acaso dije que esto es fácil?

No, es simple, pero no fácil.

Cualquiera puede

calificar, pero pocos lo hacen.

Algunos tratan de disciplinar la carne para calificar como un

 

vencedor. Admiro su confianza en sí mismos, aunque sea temporal. Pero la gran mayoría ha

abandonado antes de haber comenzado.

Pocos se dan cuenta de que es sólo cuestión de

aprender el arte de la gracia, y que Dios está ocupado enseñando esto a nosotros cada

día, dándonos gente a quien

perdonar. La gracia es un arte.

¿Por qué Dios envía

problemas como los suyos?

¿Por qué permite que la gente le ofenda?

Para darle la

oportunidad de aprender el arte de la gracia.

Como cristiano, usted ha estado inscrito en

la escuela de Dios, y el curso principal de estudio es

La Gracia 101

.

La mayoría de nosotros

reprueba el año curso tras curso.

En lugar de aprender la gracia, aprendemos la amargura,

que nos hace tan profanos como Esaú.

Dejando de lado la gracia y el perdón, también

echamos a un lado nuestro derecho de nacimiento, vendiéndolo por el plato de lentejas de la raíz de amargura. Preferimos albergar resentimientos mezquinos, en vez de perdonar,

como Dios hizo por nosotros. Las personas profanas no serán del grupo remanente.

 

Esaú pensó que él tenía un mal reparto de Dios.

Él sabía que era Jesús quien lo despojó de

la primogenitura, que a su juicio era suya por derecho.

Sus descendientes se han resentido y

odiado a Jesús desde entonces, y se han esforzado por recuperar esa primogenitura perdida

por la fuerza y la astucia.

Esta actitud amarga caracteriza a Esaú

.

dice,

 

15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios, que ninguna raíz de amargura brotando os impida, y por ella muchos sean contaminados.

Probablemente el problema más sutil en nuestra mente subconsciente es nuestra amargura y el resentimiento en contra de Jesús por que nos permite ir a través de

problemas

y pruebas

.

Creemos

que

merecemos

algo mejor, sobre

todo si hemos

"decidido seguir a Jesús", y estamos haciendo lo mejor que podemos.

Creemos que Dios

nos debe algo por nuestra decisión, como si fuéramos lo suficientemente amables por

convertirnos en siervos de Dios.

 

La noche que Dios me

reveló

Jeremías

34,

mi

esposa

y

yo

tuvimos

una

larga

conversación. Esto salió a la luz, que

pensábamos que Dios nos debía un mejor nivel de

vida,

ya

que

Él

se

había

llevado

mi

trabajo,

impidiéndome

ganarme

mi

propia

vida.

Mientras que Dios siempre fue fiel a proporcionar suficiente para pagar todas las

cuentas, alimentación, y vestir a nuestra familia de siete miembros, siempre había extras que no podíamos permitir; cosas como atención médica y dental, que nosotros sentíamos

eran necesidades.

Cosas como libros de investigación para el trabajo del ministerio y

herramientas educativas para los niños. Descubrimos una actitud oculta que decía:

"Dios nos debe la vida, porque nosotros lo hemos dejado todo para seguirlo. Nos merecemos algo mejor que esto". En otras palabras, encontramos una zona en la que no

habíamos

perdonado a Dios,

 

que era más bien una zona un poco amarga hacia Él.

Tuvimos

que lidiar con esto más de una vez hasta que el arte de Dios de perdonar se convirtió en

un hábito.

(Con el tiempo, se convierte en parte de nuestra naturaleza).

 

Otros están amargados porque Dios no los sana a ellos

.

Después de todo, ¿Él no

prometió

sanar

todas

nuestras

enfermedades?

Se

debe

proveer

para

todas

nuestras

necesidades,

porque

somos

cristianos,

sus

siervos,

sus

hijos.

¡Dios

nos

lo

debe!

¿Cierto?

¿No es esto lo que la mayoría de los hacedores de milagros enseñan con el

fin de "construir su fe''? Ellos parecen pensar que Dios

tiene que curarle porque Él se lo

debe a usted.

Sin embargo, el simple hecho es que

no todo el mundo se sana

.

Yo no

entiendo por qué pasa esto, pero sé que es así, lo que deja a muchos cristianos amargados

contra Dios por no proveer para todas sus necesidades.

E

llos llevan a Dios ante la Ley e

insisten en la restitución, en el ejercicio de sus "derechos legítimos", sosteniéndolo como

rehén de su Palabra.

 

En realidad, Dios deliberadamente

 

ha resuelto no

darnos siempre todo lo prometido en

su Palabra, con el fin

de

darnos la oportunidad de caminar por fe y no por la

comprensión

.

También

es

para

darnos

la

oportunidad

de

liberar

a

Dios

de

sus

obligaciones,

y descansar en Él, sabiendo que no importa lo que Dios haga, hace bien

todas las cosas

.

En otras palabras, ¡estamos llamados a declarar el Jubileo hacia Dios!

Dios crea una "tensión" al prometer algo y luego no cumplirlo -al menos no en el

tiempo y forma que habíamos esperado y querido.

De repente, reaccionamos con ira y

amargura contra Dios. Estamos "heridos" de que Aquel que nos ama nos trate mal.

 

Pero si

Él no hubiera hecho esto, nunca podríamos aplicar el principio del Jubileo para

el problema

más básico de la naturaleza humana -la amargura contra Dios

.

Jesús es nuestro ejemplo. Él era totalmente inocente, sin embargo, Él fue llevado como un cordero a la masacre. ¡Qué terrible injusticia Él tuvo que soportar! Estamos llamados a participar de sus sufrimientos ( 1 Pedro 4:13 ). Si hemos de reinar con Él, debemos primero sufrir con Él ( 2 Tim. 2:12 ).

Job es el patrón principal de sufrimiento del Antiguo Testamento. Lo que Job sufrió fue totalmente injusto, desde el punto de vista del hombre. Pero en su haber, Job no atribuyó pecado a Dios. En su lugar, esperó y rezó por comprensión. Cuando terminó la temporada de prueba, Dios le dio entendimiento. Entonces se alegró Job, porque él conoció entonces otra

cara de Dios que pocos habían visto.

Antes de que comenzaran las pruebas de Job, él

conocía la soberanía de Dios desde una posición filosófica o doctrinal

.

Al final de

su

juicio, él también lo sabía por experiencia personal

. Esta verdad se expresa mejor en Job

2:10,

10 ¿Qué? ¿Recibiremos el bien de la mano de Dios, ¿y el mal no recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios.

El promedio de cristiano simplista de hoy cree que Dios le hace únicamente el bien, y sólo el diablo hace lo malo. Cada vez que algo malo pasa o se enferma, acusa al diablo. Si en verdad somos los Hijos e Hijas de Dios, debemos llegar a conocer a nuestro Padre y Su carácter mejor que con esta visión simplista. Tenemos que entender que Dios tiene una "mano izquierda" también.

José aprendió esta lección en sus años de sufrimiento en el calabozo después de que sus

hermanos lo vendieron como esclavo a Egipto.

Años más tarde, cuando sus hermanos tenían

miedo de que tomara represalias en contra de ellos, les dijo en Génesis 50:19-20,

19 No temais, ¿estoy yo en lugar de Dios? 20 En cuanto a vosotros, vosotros pensasteis

mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer pasar como sucede hoy, para mantener a mucha gente en vida.

José era un vencedor. Vio que Dios tenía un propósito en todas las pruebas, y era un buen propósito. Dios pudo haberle entregado en cualquier momento, pero no lo hizo. Tomó años a José para trabajar a través de su amargura y llegar a un conocimiento verdadero de Dios y

Su carácter.

Pero este versículo muestra que José no era un hombre amargado, lo había

superado.

Él no sólo había aprendido a perdonar, había aprendido que sus hermanos

sólo habían sido parte de un gran plan maestro de Dios, que se traduciría en el

mantenimiento de las vidas de mucha gente.

 

Si podemos aprender a liberar a Dios de sus injusticias (temporales) para con nosotros,

podemos liberar la deuda de pecado que un hombre nos deba.

Este es el verdadero

secreto del Jubileo.

Quien no entienda esto nunca ha realmente comprendido el significado

de la gracia.

Jesús nos dijo lo que debe ser nuestra actitud hacia Dios cuando nos maltratan. Lucas 17:7- 10 dice, en el NASB,

7 ¿Y quién de vosotros tiene un siervo arando o cuidando las ovejas, le dirá cuando ha llegado desde el campo, ven inmediatamente y siéntate a la mesa? 8 ¿Noo le dirá: Prepara algo para mí para comer, y vístete adecuadamente, y sírveme hasta que haya comido y bebido, y después comerás y beberás tu? 9 No dará gracias al esclavo porque hizo lo que le

había sido mandado, ¿verdad? 10

Así también vosotros, cuando hagáis todas las cosas que os

han sido ordenadas, decid: siervos inútiles somos; hemos hecho sólo lo que debíamos haber

hecho.

 

Debemos tener esta actitud de humildad si queremos ser parte del pueblo remanente de Dios. Sólo con esta actitud podemos evitar culpar a Dios por no proporcionar lo que prometió en su Palabra, o por lo que sentimos son legítimas necesidades. Si no podemos perdonar a Dios, ¿cómo podemos perdonar a nuestro prójimo? Y si nosotros no perdonamos a nuestro prójimo, ¿cómo podemos realmente celebrar el Jubileo de Dios?

Todo comienza con nuestra actitud hacia Dios

.

No seamos hijos de Esaú, que hacen sus

obras profanas, sino seamos hijos de Dios, bien sazonados con la gracia y el perdón hacia

todos.

 

Capítulo 2 Cronología Básica de la Biblia

Dios nos ha dado una revelación de la oportunidad. No es sólo un estudio aburrido de la

que Dios juzga a las

cronología. Se trata de un estudio de las leyes del tiempo por las

naciones e individuos.

Otros antes que yo han discernido ciclos de largo plazo en los

patrones de la historia, y he visto que esos mismos ciclos se manifiestan en ciclos de corto

plazo en mi propia vida

. Un conocimiento básico de estos ciclos ha explicado muchos

acontecimientos de mi vida, algunos buenos, otros malos, pero todo para la gloria de Dios.

Hay muchas verdades por descubrir y lecciones que se pueden aprender cuando usted entiende cómo Dios ha tratado con las naciones en la historia. Las naciones siempre han subido y bajado según los juicios de Dios, pero la mayoría de los cristianos en principio ven esto solamente en general, o no lo reconocen en absoluto. Si no vemos el momento de la caída de una nación, la mano de Dios permanece en gran parte oculta.

Se dice que una coincidencia es cuando Dios hace algo y decide permanecer en el anonimato. La manera bíblica de decirlo se encuentra en Proverbios 25:2,

2 Es gloria de Dios encubrir una cosa, pero el honor de reyes investigar un asunto.

En otras palabras, Dios esconde Su influencia en los asuntos humanos, y por lo tanto, pocos entienden que la caída de una nación es el resultado directo del decreto del juicio de

Dios

.

Pero este versículo también implica que Dios revelará Su mano y mostrará Sus

caminos para el que busca con todo su corazón.

Usted debe, por supuesto, tener el deseo de

conocerlo

a Él más que cualquier otra cosa

.

Debe ser la máxima prioridad en su vida, y

usted debe estar dispuesto a renunciar a todo lo demás y soportar el dolor de abandonar

amigos y hermanos cristianos.

Si para usted el descubrimiento de Sus caminos vale la pena

pagar ese precio, entonces existe la posibilidad de tal revelación divina.

Pero antes de que podamos comprender las leyes del tiempo, lo primero que debemos hacer es un estudio cronológico básico. Por desgracia, esta será la parte menos interesante de nuestro estudio, pero es necesario demostrar que las fechas que vamos a utilizar son bíblicamente exactas. Así que si usted tiene paciencia conmigo, vamos a empezar.

Desde Adán hasta Noé

La base de toda la cronología bíblica es Génesis 5, uno de esos capítulos "engendró" que pocas personas consideran importantes. Hay, por supuesto, un debate corriendo en cuanto al texto bíblico de empleo: el Masorético hebreo o en la Septuaginta Griega. La Septuaginta, que comenzó alrededor de 280 aC, era una traducción oficial griega del texto hebreo. Por desgracia, la cronología de Génesis 5 difiere. El texto griego en general, añade 100 años en la vida de cada patriarca antes del nacimiento de su hijo. Por ejemplo, el texto hebreo nos dice que Adán tenía 130 años cuando nació Set, pero el texto griego nos dice que Adán tenía 230. Esto agrega alrededor de 1.500 años a la diferencia en las cronologías.

No podemos entrar en las diferencias entre el texto hebreo y el griego del Génesis. Ambas partes tienen evidencias para probar su caso. Los defensores de los hebreos insisten en que los traductores griegos añadieron más años para competir con las largas (y a menudo

escandalosas) cronologías de las dinastías egipcias, diseñadas para hacer que la gente pensara que eran la civilización inicial. Los defensores de los griegos dicen que los rabinos acortaron en el hebreo para servir a sus propios fines. Pero este es un debate para

otros.

de trabajar con la cronología de la Septuaginta al principio, pero nos pareció que no llevaba a ninguna parte, mientras que el hebreo reveló algunas características muy sorprendentes acerca de las leyes del tiempo. Así que vamos a utilizar el texto hebreo, ya que la mayoría de las Biblias se basan en él, incluyendo la versión King James.

. Traté

Todo lo que sé es que para mí el hebreo funciona, mientras que el griego no

Leemos en Génesis 5:3 que Adán tenía 130 años cuando engendró a Set. Ya que Adán no estaba familiarizado con nuestro calendario gregoriano, no salía con cosas "a. C." (Antes de Cristo). Todas las cosas fueron simplemente fechadas según la creación de Adán. Por lo tanto, decimos que Set nació en el año 130 o 130 años desde Adán. Vamos a utilizar este calendario bíblico hasta el punto de que las fechas se cruzan con los acontecimientos históricos posteriores que se pueden correlacionar con nuestro calendario moderno.

Si seguimos leyendo en Génesis 5:6, nos encontramos con que Set tenía un hijo llamado Enós, que nació cuando Set tenía 105 años. Eso significa Enos nació en el año 235 desde Adán, ya que 130 más 105 es 235. Aquí está un cuadro simplificado desde Adán hasta Noé:

Patriarca

Edad

Descendencia

Año

Adán tenía

130 cuando

Set nació en el año Enós nació en el año Cainán nació en el año Mahalaleel nació en el año Jared nació en el año Enoc nació en el año Matusalén nació en el año Lamec nació en el año Noé nació en el año

130

Set tenía

105 cuando

235

Enós tenía

90 cuando

325

Cainán tenía

70 cuando

395

Mahalaleel tenía

65 cuando

460

Jared tenía

162 cuando

622

Enoc tenía

65 cuando

687

Matusalén tenía

187 cuando

874

Lamec tenía

182 cuando

1056

Concluimos, pues, que Noé nació 1.056 años después de la creación de Adán

cálculo bíblico. Leemos también en Génesis 7:11,

, según el

11 En el año seiscientos de la vida de Noé

profundidad rotos, y se abrieron las ventanas de los cielos.

fueron todos los cimientos de la gran

En otras palabras, el diluvio ocurrió en el año 1656, cuando Noé tenía 600 años

.

Tenga en cuenta también la vida de Matusalén, que tiene la particularidad haber vivido la

vida más larga de la historia: 969 años (

).

Como vimos anteriormente, nació en

el año 687.

Esto significa que habría muerto en el año 1656 -el año del Diluvio. Sin

embargo, no murió

por el Diluvio

.

Lo sabemos por la profecía de su propio nombre, que

significa "cuando él esté muerto, se

enviará". El nombre Matusalén era una profecía del

Diluvio venidero.

La revelación del Diluvio fue sin duda el porqué de que su padre Enoc lo

llamara así.

Iba a ser un testimonio de que cuando Matusalén muriese el Diluvio vendría

sobre la tierra.

Y así ocurrió.

Por lo tanto, Matusalén debe haber muerto justo antes del

diluvio.

 

Por cierto, esto también es compatible con la cronología del texto hebreo. Por el texto griego, Matusalén habría muerto 14 años después del diluvio, porque nos dice que Matusalén tenía 167 años cuando nació su hijo Lamec, y Lamec tenía 188 cuando nació Noé, y Noé tenía 600, cuando llegó el diluvio. Agregando estos juntos, obtenemos 955 años desde el nacimiento de Matusalén hasta el Diluvio. Sin embargo, el texto griego está de

acuerdo con el texto hebreo en decir que Matusalén vivió 969 años.

Por lo tanto, el Diluvio

habría llegado 14 años antes de su muerte, y el nombre profético que Enoc le dio carecería

de sentido.

Por lo tanto, el nombre del mismo Matusalén nos proporciona un testimonio

interno compatible con la versión hebrea de Génesis.

 

Por otra parte, si Matusalén no murió hasta 14 años después del Diluvio, entonces él debería

haber estado en el arca con Noé.

Sin embargo, esto no es posible, ya que sólo había "ocho

almas" a bordo

( 1 Pedro 3:20 ). Noé y sus tres hijos, con todas sus mujeres, en total,

precisamente ocho.

La transición de Noé a Sem

El registro cronológico de la Biblia no es muy preciso cuando tratamos de averiguar qué edad tenía Noé cuando nació Sem. Génesis 5:32 dice,

32 Y siendo Noé de quinientos años, engendró Noé a Sem, Cam y Jafet.

¿Sería que éstos fueron hijos trillizos nacidos en el mismo año? Probablemente no. Cam y Jafet no llevan la genealogía de la primogenitura (que conduce a Cristo), por lo que la Biblia no se refiere a ellos en su cronología. Pero tenemos que averiguar cuando nació Sem, porque el calendario genealógico se realiza a través de su linaje hasta Abraham e Israel.

Jafet se dice que es el mayor ( Gen. 10:21 ). Esto significa que Sem nació por lo menos un año o dos más tarde. La única manera de que podamos calcular su fecha de nacimiento, precisamente, es con base en el hijo de Sem y calcular a la inversa. Génesis 11:10 dice:

10 Estas son las generaciones de Sem: Sem, de edad de cien años, engendró a Arfaxad,

dos años después del Diluvio

.

Si el diluvio ocurrió en el año 1656, como hemos visto, a continuación, Arfaxad

habría

nacido dos años más tarde en el año 1658.

Este versículo nos dice que Sem tenía 100 años

cuando nació Arfaxad.

Por lo tanto, Sem tenía que haber nacido en el año 1558, que fue 98

años antes del Diluvio.

Así que Noé tenía 502 años de edad cuando nació Sem (1.056 + 502

= 1.558).

 

Desde Sem hasta la estancia de Israel en Egipto

Las fechas en nuestro próximo capítulo "engendró", Génesis 11, se resumen en el siguiente cuadro:

Patriarca

Edad

Descendencia

Año

Noé era de

502 cuando

Sem nació en el año

1558

Sem, era de

100 cuando

Arfaxad nació ee el año

1658

Arfaxad era de

35 cuando

Salah nació en el año

1693

Salah era de

30 cuando

Eber nació en el año

1723

Eber era de

34 cuando

Peleg nació en el año

1757

Peleg era de

30 cuando

Reú nació en el año

1787

Reú era de

32 cuando

Serug nació en el año

1819