Sunteți pe pagina 1din 1

El correcto funcionamiento de un Servicio de Urgencias Pediátri-

co guarda una relación estrecha con una serie de aspectos que facilitan una buena organización de la misma:

• Especialización del personal tanto médico como no médico.

• Protocolos de manejo de las diferentes patologías.

• Arquitectura adecuada, con las siguientes áreas diferenciadas:

– Área de triage.

– Áreas de atención a pacientes:

- Área ambulatoria.

- Área de tratamiento.

- Área de observación.

- Área de atención a pacientes críticos (Sala de estabilización)

TRIAGE

Uno de los problemas más importantes de las Urgencias Pediátricas en Europa Occidental es la masificación experimentada en los últimos años. Multitud de niños acuden por procesos poco evolucionados que generan angustia en los padres. De esta forma, la incidencia de los procesos bana- les atendidos en los Servicios de Urgencias Pediátricos es cada vez mayor. Esta masificación no debe demorar la asistencia de un niño con un proceso de potencial gravedad. La clasificación inicial del enfer- mo que acude a Urgencias ha de conseguir que estos pacientes sean atendidos lo antes posible. Así:

• La atención de los niños clasificados como de gravedad severa debe ser inmediata.

• Los niños clasificados como de gravedad moderada requieren una atención médica prioritaria.

• Los niños con patología leve deben ser atendidos una vez que la atención a los niños con problemas de una gravedad moderada-seve- ra ha sido proporcionada.

La persona de Urgencias que recibe al niño y a sus acompañantes, generalmente un DUE/ATS con experiencia en Urgencias Pediátricas, es quién realiza el triage. Es uno de los puestos capitales en la Urgen- cia Pediátrica.El triage se realiza en la entrada de Urgencias, en un lugar clara -mente visible e identificable por parte de personas que no hayan visi- tado previamente el Servicio de Urgencias.