Sunteți pe pagina 1din 55

INTRODUCCIÓN

Para clasificar las plantas en un sistema filogenético, la taxonomía se basa en los caracteres clásicos de la morfología floral, en este sistema de clasificación las flores reciben prioridad por ser relativamente estables y además sufren pocas alteraciones en las diferentes condiciones ecológicas en que se desarrollan las especies. Si bien es cierto, que se necesita de flores y frutos para utilizar las tradicionales claves de identificación, en los bosques amazónicos, no siempre, encontraremos plantas con flores o frutos durante todo el año, por que muchas especies poseen episodios de floración supra-anual (florecen cada dos años, cada tres años, cada cuatro años o más).

Cuando iniciamos las exploraciones botánicas, los estudios dendrológicos o inventarios forestales ya sea de la región montana o amazónica de nuestro país, ya dentro de éste observamos que el dosel se encuentra sobre los 20 m y obtener una rama terminal es una tarea que necesita de práctica, esfuerzo y tenacidad. Es aquí que recurrimos al uso de la Dendrología, que se vale de elementos diagnósticos de fácil observación (considerados como secundarios para la Botánica), como la forma de la copa, corteza externa, corteza interna, la presencia de secreciones, la forma del fuste, la presencia de aguijones, olores peculiares de las hojas y otras partes vegetativas, que nos permitan tener una determinación preliminar de los elementos arbóreos, que siempre debe de complementarse con las colecciones de las ramitas terminales.

En los trópicos la taxonomía vegetal a tenido escaso desarrollo, pocos países del hemisferio sur tienen descritas su floras, a pesar de los esfuerzos que se han hecho, especies nuevas se siguen descubriendo y aún faltan especies por describir y clasificar. En nuestro país, los herbarios cuentan con un número alto de familias y géneros que están imperfectamente estudiados, hay escasez de botánicos y dendrólogos, carecemos de métodos prácticos para la identificación de las especies, escasean los manuales de identificación de especies forestales, existe una enorme variabilidad y confusión con los nombres vulgares; esto se manifiesta durante los inventarios del bosque, donde ha prevalecido el uso excesivo de nombres comunes que favorecen la identificación errónea de las especies, por que generalmente un nombre común incluye varias especies, por citar algunos ejemplos, varias especies de los géneros Licaria, Aniba, Endlicheria, Nectandra y Ocotea (143 especies de la familia Lauraceae para el país), son conocidas como “Moena”. Lo mismo sucede con “Cumala”, nombre asignado a más de 35 especies de los géneros Otoba, Iryanthera y Virola de la familia Myristicaceae. “Cachimbo” es un nombre asignado a más de 20 especies de los géneros Cariniana, Couratari y Eschweilera de la familia Lecythidiaceae; “Requia” nombre asignado a más de 20 especies del género Guarea de la familia Meliaceae. Estos casos dan como resultado información equivocada sobre las especies y se toman como base para la elaboración de los planes de Manejo Forestal.

El territorio peruano posee aproximadamente 1´285,515.6 Km2 de superficie, esta influenciado por su posición tropical, la presencia de la corriente peruana de aguas frías, la cordillera de los andes, además de otros factores medio ambientales, que ha hecho posible la existencia de un mosaico de hábitats donde se refugian muchas especies de plantas y animales. Esta complejidad ha generado una sucesión de pisos ecológicos que va desde e mar tropical, el desierto, el bosque seco, los bosques templados, las jalca, el páramo, la puna, la ceja de selva y los bosques tropicales amazónicos, en donde se encuentran depositados una flora muy rica que ha la fecha suman 18 652 especies de Gimnospermas y angiospermas (Brako & Zarucchi 1993; León et al. 2003). Sin embargo, el crecimiento de

la población, el avance de la agricultura, la ganadería y el uso desmedido de recursos vegetales para alimentación, producción de energía, preservación de la salud y otros usos que el hombre requiere para su supervivencia; constituyen una permanente presión destrucción de la biota de ecosistemas que aún no han sido estudiados.

En este contexto, las investigaciones dendrológicas cumplen un papel de importancia en el

desarrollo de las diferentes ramas de las ciencias forestales, por que nos ofrece las bases para el conocimiento de la flora arbórea. Es imposible imaginarse a la silvicultura de un bosque nativo sin el conocimiento previo de las especies componentes, por lo tanto no podemos pretender manejar un bosque si no conocemos la identidad de las especies.

El propósito de este manual es convertirse en una herramienta de consulta para estudiantes

y personas interesadas en conocer el manejo de equipos y materiales para realizar

colecciones botánicas, conocer que notas debe tomar de la zona de estudio y de los especímenes colectados, comprender el proceso de herborización (desde la colecta hasta el montaje de las muestras botánicas), familiarizarse con los caracteres diagnósticos de fácil observación de los árboles, y de otras estructuras reproductivas que complementen el estudio de los árboles. Esperamos facilitar e incentivar las investigaciones dendrológicas y botánicas, sin duda, será el punto de partida para completar los estudios silviculturales y ecológicos de la diversidad arbórea de nuestro país.

MATERIALES Y EQUIPO EMPLEADOS EN COLECCIONES BOTÁNICAS Y/O DENDROLÓGICAS

Antes de iniciar la colección de árboles en el bosque, es necesario conocer los materiales y equipos que se debería contar, así mismo familiarizarse con el uso para que su trabajo de campo sea efectivo y alcance su propósito. A continuación se detallan las formas de uso, su función y otros.

5. Material y Equipo de Campo:

las

denominadas expediciones botánicas. Existen varios tipos en forma y material, siendo las más prácticas y económicas las siguientes:

Prensas:

indispensables

Son

los

instrumentos

en

las

colecciones

durante

Prensas de madera o de soguilla o de correas: Constan de dos piezas, cada una elaborada de cuatro tablillas de 42 cm de largo, 2,5 cm de ancho y 0,7 cm de espesor y de cinco tablas de 32 cm de largo, 2,5 cm de ancho y 0,7 cm de espesor; estas tablilla deben de armarse con clavos de una pulgada (excedente del clavo debe doblarse), de tal suerte que formen un rectángulo y constituya una pieza. Igual procedimiento se sigue para la otra pieza. Cada pieza debe ir acompaña por un cartón de las mismas dimensiones. Para el ajuste se emplea una soguilla (puede ser de nylon) de unos 2.5 m y grosor razonable o dos cinturones o correas de amarre.

A
A
B
B

Figura 1. Prensas botánicas de madera (A) con muestras de plantas prensadas en campo y (B) con muestras botánicas listas para el secado.

Tijeras podadoras de mano: Necesarias para cortar o seccionar con facilidad las ramas o partes duras de vegetales leñosos o espinosos.

seccionar con facilidad las ramas o partes duras de vegetales leñosos o espinosos. Figura 2. Tijeras
seccionar con facilidad las ramas o partes duras de vegetales leñosos o espinosos. Figura 2. Tijeras

Figura 2. Tijeras podadoras de mano

Tijeras podadoras telescópicas o de tubos: Es un sistema de tubos de 2 ó 1 m cada uno, unos de mayor diámetro de tal forma que cada uno pueda introducirse en el otro, los más delgados presentan resortes y botones; el extremo superior presenta un cabezal curvo que guarda una cuchilla accionada por un resorte y una soguilla (hasta 12 m o mas). Son útiles para efectuar colecciones bajo los 12 m de alto (según la adición de tubos) o cuando se ha subido a los árboles para dar mayor amplitud al colector. Utilizadas preferentemente en bosques de amazonía o de neblina.

preferentemente en bosques de amazonía o de neblina. Figura 3. Diversas formas de tijeras podadoras

Figura 3. Diversas formas de tijeras podadoras telescópicas.

Subidores de árboles «picos de loro» y cinturón de seguridad: Necesarios para subir árboles de gran altura, con un diámetro a la altura del pecho (DAP) considerable, de copa y arquitectura foliar frondosa; auxiliándose para la colección de la tijera telescópica. Su uso se prefiere en bosques tropicales y amazonía en donde los árboles son de fuste recto. El diámetro del subidor depende del DAP.

A
A

B

fuste recto. El diámetro del subidor depende del DAP. A B Figura 4. A. Colector de

Figura 4. A. Colector de campo haciendo uso de subidores de árboles y cinturón de seguridad. B. Cinturón de seguridad

Cuaderno de Campo: Para efectuar anotaciones in situ de la zona donde se realizará la colección dendrológica y de las características que presentan las plantas y que se perderán en el momento que la muestra esté seca (hábito, color de flores, frutos, bracteas, pubescencia, secreciones, usos, nombres vulgares y otros).

Las anotaciones deberán llevar el siguiente orden (de lo general a lo particular): país, región, provincia, distrito y sector, luego se realizará la descripción del hábitat, posición geográfica y altitud, colector principal y colaboradores en al caso de existir y finalmente la fecha; merece la pena recordar que el material botánico recolectado se depositará en un Herbario y su vida media de éste puede superar los 300 años, por lo consiguiente para evitar confusiones, la fecha deberá escribirse indicando el día, el mes y el año: 5 de setiembre del 2007.

GPS (Global Positioning System) es un instrumento que nos permite conocer las coordenadas geográficas o las coordenadas UTM. Las Coordenadas geográficas, expresan la ubicación de un lugar sobre la superficie del globo terráqueo mediante dos ángulos: Latitud y longitud. Las Coordenadas UTM, son un sistema de proyección plano, por ello la cuadrícula que aparece en los planos es rectangular. Este instrumento ofrece información importante, que además deben acompañar a las muestras colectadas. Sin datos de georeferenciación, la información de campo carece de valor científico.

A
A
B
B

Figura 5. A. Libreta de campo y GPS

Otros: Brújula (orientación en lugares desconocidos), Altímetro (para saber la altitud sobre el nivel del mar de la colección), Binoculares, Cámara fotográfica, Periódicos (kg), Plumones indelebles, bolsas plásticas, frascos de vidrio plástico (conservar momentáneamente, flores, frutos frondes o pequeños, pequeñas plantas, etc. Con solución alcohólica). Mapas de Expedición para ubicación de localidades. Bolsas de dormir, carpas de campaña, hilo, etc.

A
A
B
B
C
C

Figura 6. Otros equipos utilizados en colecciones dendrologicas. A. Binoculares. B. Wincha C. Brújula.

MORFOLOGÍA GENERAL DEL ÁRBOL

En la región del neotrópico cuando uno procura desarrollar una exploración botánica y/o dendrológica o un inventario forestal, ya sea en un bosque montano o amazónico, al ingresar dentro de éste, nos damos con la sorpresa al observar que el dosel del bosque se encuentra sobre los 20 m de altura y determinar a primera vista la especie observada, es una tarea bastante complicada. Sin embargo, existen características morfológicas de fácil observación que pueden ser útiles para la identificación preliminar de las especies. A continuación describiremos cada una de ellas.

PROYECCIONES DE LA BASE DEL FUSTE

RAÍCES TABLARES. Son proyecciones aplanadas, tabulares y angulares que se producen en la base del tronco y funcionan como estructuras de sustentación de los árboles, pueden tener varios metros de alto y ser muy protuberantes (Fig.7. A). Por ejemplo: Ceiba pentandra, Cedrela odorata, Swietenia macrophylla

RAICES TIPO ZANCO. Son raíces epigeas o adventicias que nacen a cierta altura de la base del fuste, descienden al suelo y sirven de apoyo o sostén, observando las raíces en corte transversal pueden ser cilíndricas (Fig. 7. B), ejemplo: Cecropia spp., Pourouma spp.

RAÍCES FULCREAS. Son raíces generalmente cilíndricas que brotan de la base del tallo y descienden diagonalmente a la superficie del suelo en donde se ramifican, sirven de soporte del tallo y las ramas. En algunas palmeras está recubierta de espinas (Fig. 8. A), ejemplo: Iriartea deltoidea, Socratea spp.

RAÍCES ADVENTICIAS. Son raíces finas que nacen a cierta altura del tronco o de las ramas y son muy frágiles para dar sustentación (Fig. 8. B). Este tipo de raíces se observa generalmente en las especies de Ficus spp.

RAICES NEUMATOFORAS. Son proyecciones en forma de bujía que se desarrollan verticalmente hacia arriba de las raíces laterales parcialmente sumergidas. Los neumatóforos son de consistencia blanda, con numerosos espacios aéreos en su interior y abundantes lenticelas. Su función es el aireamiento de las raíces de los suelos anegados, deficientes de oxígeno (Fig. 9). En los aguajales (Mauritia flexuosa) y en los manglares (Rizophora sp.)

A
A
B
B

Figura 7. A. Raíces tablares de Ceiba pentandra. B. Raíces zancos de Pourouma minor

A B Figura 8. A. Raíces fulcreas de Socratea sp. B. Raíces adventicias de Ficus
A
B
Figura 8. A. Raíces fulcreas de Socratea sp. B. Raíces adventicias de Ficus sp.
Figura 9. Muestra raíces neumatóforas de Rizophora sp. TRONCO: la porción inferior a las primeras

Figura 9. Muestra raíces neumatóforas de Rizophora sp.

TRONCO: la porción inferior a las primeras ramas es conocida como fuste, que es la parte industrialmente utilizable del árbol. La forma del fuste de las especies arbóreas, en los bosques tropicales varían desde:

Cilíndrico, cuando su sección transversal forma un círculo y no se estrecha en el ápice del fuste (Fig. 10. A), generalmente se observan en especies que presentan fuste simpodial.

Cónico, cuando el fuste va estrechándose desde la base hacia el ápice (Fig. 10. B), generalmente se observa en especies que presentan fuste monopodial.

Acanalado, cuando la sección es irregular con depresiones y elevaciones longitudinales, formando canales (Fig. 11. A). Se observa e especies de la familia Apocynaceae y Leguminosae (Swartzia sp) y menos frecuentemente en las familias Melastomataceae y Rubiaceae.

Fenestrado, cuando presenta cavidades profundas en el tronco (Fig. 11. B). Ocurren en Apocynaceae, Olacaceae, Icacinaceae y Flacourtiaceae.

Aristado, cuando tiene proyecciones longitudinales agudas en forma de aristas o crestas (Fig. 12. A), se observa en individuos juveniles de Piptademia colubrina, es más frecuente en lianas de la sub familia Mimosoideae.

Abombado, cuando presenta un abultamiento cerca de a la base del fuste, a manera de botella o barriga (Fig. 12. B). Se presenta en especies de la familia Bombacaceae (Ceiba insignis y Cavanillesa sp).

A
A
B
B

Figura 10. A. Fuste cilíndrico de Prumnopytis sp. B. Fuste cónico de Anacardium sp.

A
A
B
B

Figura 11. A. Fuste acanalado de Aspidosperma sp. B. Fuste fenestrado de Aspidosperma sp

A
A
B
B

Figura 12. A. Fuste aristado de Piptademia sp. B. Fuste abombado de Ceiba insignis

Generalmente el fuste puede presentar otras características que son propias de la especie, estas son:

CRECIMIENTO MONODIAL. Se habla de crecimiento monopódico cuando el brote terminal del tronco o de la rama continua creciendo indefinidamente. Puede formar copas angostas, elipsoidales, fusiformes o cónicas. Se pueden observar dos tipos de ramificación:

RAMIFICACIÓN HORIZONTAL ALTERNA: cuando las ramas nacen alternadamente dispuestas en espiral a lo largo del tronco. RAMIFICACIÓN HORIZONTAL VERTICILADA: cuando las ramas nacen al mismo nivel del fuste. Ejemplo Myristicaceae.

A B
A
B

Figura 13. A. Ramificación monopodial alterna de Guatteria sp. B. Ramificación monopodial verticilada de Virola sp

CRECIMIENTO SIMPODICO: este tipo de crecimiento se observa cuando el meristemo apical del tronco cede lugar en poco tiempo a las ramas laterales haciendo que el tronco se bifurque en el primer tercio de su altura total. Los árboles con crecimiento simpódico poseen copas densas aparasoladas, redondas o irregulares.

A B
A
B

Figura 14. Crecimiento simpodial. A. Simarouba amara. B. Prosopis pallida

CORTEZA La corteza es una característica de gran utilidad en la Dendrología, y se vuelve particularmente importante en los bosques donde con frecuencia resulta difícil observar otras características de los árboles. La sección transversal de un pedazo de corteza muestra varias zonas. En la cara interior de la corteza que yace sobre la madera, se encuentra el cambium, que es la capa unicelular del crecimiento del árbol. La división de las células del cambium produce madera en su cara interior y corteza viva en la exterior. Contigua al cambium, en su superficie externa, se encuentra la corteza interna, una capa de tejido vivo generalmente de colores claros y de grosor variable y que está delimitada al exterior por la corteza externa, tejido muerto generalmente de color más oscuro.

APARIENCIA DE LA CORTEZA EXTERNA:

LISA, corteza externa sin fisuras o escamas con apariencia más o menos tersa desde una distancia de 1 a 2 m. Callycophillum spruceanum,

FISURADA, corteza externa con cicatrices o surcos longitudinales poco profundos.

ESCAMOSA, la corteza externa se desprende en piezas semejantes a tejas, de grosor y tamaño variables. Las escamas pueden ser bastante pequeñas pero gruesas, en forma de cuñas redondeadas o conchas, que dejan una depresión profunda al desprenderse.

A
A
B
B
C
C

Figura 15. A y B. Corteza externa lisa de Calycophyllum spruceanum. C. Corteza externa fisurada de Calophyllum brasiliensis

A
A
B
B
C
C

Figura 16. A. Corteza externa fisurada de Cedrelinga cateniformis B. Corteza externa escamosa de Ocotea aciphylla y C. Corteza externa escamosa de Triplaris cumingiana

En la corteza externa también se observan lenticelas en formas de protuberancias pequeñas, frecuentemente suberosas de contorno circular o lenticular, que están relacionadas con el intercambio gaseoso, se presenta también en las ramitas terminales y pecíolo de algunas hojas. En algunas especies de la familia Moraceae y Cecropiaceae es común observar anillos, que se originan por la caída de estípulas, aristas semi-circulares originadas por la caída de las hojas. La presencia de aguijones y espinas, es un aspecto fácilmente reconocible, constante a nivel específico y de gran valor para la identificación dendrológica. Los aguijones son de origen superficial y no presentan elementos conductores, se observa en Ceiba spp, Zanthoxylum spp. Las espinas son ramas modificadas provistas de una punta aguda, por tener tejidos conductores conectados al xilema y floema de la planta, están firmemente aferradas a la planta.

A D
A
D
B
B
E
E
C
C
F
F

Figura 17. Caracteres de la corteza externa. A. Corteza externa lenticelada de Inga sp. B. Corteza externa lenticelada en Amburana cearensis. C. Presencia de anillos y aristas semicirculares en Cecropia sp. y D. Coussapoa ovalifolia. E. Presencia de aguijones. E. Zanthoxyllum rigidum y F. Ceiba isignis

CORTEZA INTERNA, esta también puede presentar algunas características útiles para la identificación en el campo. La textura por ejemplo varía desde fibrosa a muy quebradiza.

OTRAS CARACTERÍSTICAS DE LA CORTEZA INTERNA Al cortar la corteza con un machete, la corteza produce la exudación de ciertos líquidos a los que se les llama látex, resina, savia o mucílago, de acuerdo con su color, olor, consistencia, etc. Un exudado puede producirse muy lentamente y en cantidades pequeñas

o muy rápidamente y gran abundancia. Los exudados pueden acuosos o pegajosos,

coloridos o incoloros, resinosos o no resinosos, pueden ser tipo látex: que es un exudado lechoso, opaco, usualmente pegajoso y de colores blanco, crema, amarillo o anaranjado; la

resina es una secreción transparente, con fuerte olor y quebradizo cuando seco; la saviosa

es una secreción verdosa transparente, pero al oxidarse se torna opaco, su coloración es rojizo o vinoso y el mucílago es una secreción trasparente con textura gelatinosa.

A B C D
A
B
C
D

Figura 18. Presencia de secreciones. A. Látex de Clarisia sp. B. Resina de Astronium sp. C. Presencia de saviosa de Virola sp. D. Presencia de mucílago en Vochysia sp.

RAMITA TERMINAL La sección de la ramita terminal puede ser cilíndrica, cuadrangular, rectangular, triangular o poligonal. Es frecuente la presencia de lenticelas que ayudan a determinar la especie, también la presencia de indumento, este puede ser: pubescente, tomentosa, estrigosa, hirsuta, glabra, glabrescente, etc.

LA HOJA

La hoja es un órgano lateral que se inserta sobre el tallo principal o las ramas y desempeña una de las funciones más importantes de la planta: la fotosíntesis. Una hoja presenta crecimiento limitado, interrumpiéndose este proceso cuando alcanza las dimensiones características de la especie. En una hoja simple se puede diferenciar el peciolo o la porción que une a esta con el tallo. La lámina o limbo es la parte aplanada y la más importante de la hoja, de ella se distingue fácilmente la base, el ápice y el borde o margen, así como una cara superior o haz y una cara inferior o envés.

Las hojas pueden ser simples o compuestas. Son simples cuando presenta un solo elemento foliar; son compuestas cuando las yemas presentan dos o más elementos foliares. Si la hoja posee un peciolo común en cuyo extremo terminal parten dos elementos foliares o foliolos, la hojas es bifoliada, cuando presenta tres foliolos, la hoja es trifoliada, cuando la hoja presenta más de 4 foliolos la hoja es digitada.

Son hojas compuestas aquellas cuyo limbo está divido en fragmentos que llegan hasta el nervio principal adoptando todos la misma forma o formas muy semejantes, presentan las mismas dimensiones y a menudo se sostienen sobre pequeños rabillos (peciólulo), a cada una de estos elementos foliares se le conoce con el nombre de foliolos. Las hojas compuestas pueden ser pinnadas o bipinnadas. Las hojas pinnadas son imparipinnadas cuando el extremo distal del raquis remata en un foliolo y es paripinnada cuando el extremo distal del raquis culmina en un par de foliolos. La hoja es bipinnada cuando se insertan al raquis principal pinnas, estas pueden insertarse en forma alterna u opuesta.

al raquis principal pinnas, estas pueden insertarse en forma alterna u opuesta. Figura 19. Forma de

Figura 19. Forma de hojas compuestas.

Muchas veces no es tan sencillo distinguir una hoja simple de una compuesta, ofrecemos algunas pautas para distinguirlas:

Hojas simples

Hojas compuestas

Las hojas simples en la ramita terminal se encuentran en varios planos.

Los foliolos de las hojas compuestas se encuentran en un solo plano.

Las flores e inflorescencias, pueden encontrarse en las axilas de las hojas.

En la inserción de los foliolos nunca se encontraran flores, inflorescencia o frutos.

La caída de los foliolos en el raquis no deja una arista bastante conspicua.

En las ramas terminales se observan frecuentemente las aristas dejadas por la caída de las hojas.

La coloración del pecíolo y las hojas son de parecidos.

El color del pecíolo es totalmente diferente al color de la ramita terminal

FILOTAXIA

Se habla de Filotaxia (Figura 20) cuando nos referimos a como se arreglan las hojas en la ramita terminal. El arreglo de las hojas en la ramita terminal es una de las características casi siempre observables y pueden ser: alternas cuando las hojas se disponen en las ramitas una después de la otra, opuestas cuando las hojas nacen a una misma altura dispuestas una frente a la otra. En ambos casos la disposiciones pueden ser alternas dísticas (4) u opuestas dísticas (2), cuando todas están dispuestas en el mismo plano. Cuando adoptan la posición de una escalera de caracol teniendo como eje la rama las hojas son alternas dispuestas en espiral (3). Cuando el primer par de hojas opuestas se encuentra en un plano y el segundo par se encuentra en forma perpendicular al primer par, las hojas son decusadas (1).

1 2 3 4
1
2
3
4

Figura 20. Forma de disposición de las hojas en la ramita terminal (filotaxia).

La forma de las hojas se describe comparándolas con figuras geométricas. Por ejemplo, se dice que son redondas, ovales, elípticas, romboides, etc.; o bien se comparan con objetos diversos, y se califica de ovadas (figura de huevo), lanceoladas (en forma de lanza), cordiformes (en forma de corazón), reniformes (en forma de riñón), etc., términos que no requieren de una explicación especial.

Figura 21. Forma de las hojas ÁPICE DE LAS HOJAS El ápice de las hojas

Figura 21. Forma de las hojas

ÁPICE DE LAS HOJAS

El ápice de las hojas puede ser acuminado cuando termina en un acumen o punta sin importar su consistencia; agudo cuando sus bordes forman en el ápice del mismo un ángulo agudo (menor de 90°, pero mayor que 45°); es apiculado cuando termina en una puntita; caudado provisto de cola; es emarginado cuando presenta una muesca o una entalladura poco profunda; es hendido cuando los lóbulos no penetran más que hasta la mitad de la distancia entre el borde y el nervio medio si la hoja es de nervadura pinnada, o hasta la mitad de la lámina, si es palmeada; es mucronado cuando remata de manera súbita en un punta corta más o menos aguda y aislada; es mucronulado cuando remata en un mucrón diminuto; es obcordado cuando la hoja es cordiforme y tiene la parte más ancha en el ápice; es obtusa cuando los bordes de las hojas forman en el ápice del mismo un ángulo obtuso (menor de 180°, pero mayor de 90°); es retuso cuando posee el ápice truncado y ligeramente escotado o a veces con un apículo en el centro; es redondo cuando los bordes terminan en forma circular y truncado cuando rematan en un borde o en un plano transversal, como si hubieran sido cortadas.

LA BASE DE LAS HOJAS

Para describir la base de las hojas también se toman como referencia los términos utilizados para describir los ápices de las mismas. En esta sección solo nos ocuparemos de los que no han sido descritos líneas arriba. Se dice que la base es cordada cuando ésta presenta la forma de corazón; es decurrente cuando tiene la base prolongada inferiormente por debajo del punto de inserción de la ramita; es atenuado cuando la base es muy estrecha; cuneado cuando remata en forma de una cuña y asimétrica cuando la base no tiene simetría y no permite dividirlo en dos partes iguales.

Figura 22. Forma del ápice de las hojas Figura 23. Forma de la base de

Figura 22. Forma del ápice de las hojas

Figura 22. Forma del ápice de las hojas Figura 23. Forma de la base de las

Figura 23. Forma de la base de las hojas

BORDE DE LAS HOJAS

Se dice que el borde de la hoja es entero cuando no posee hendiduras; es aserrado cuando el borde es semejante a una sierra, con dientes agudos y muy próximos; serrulado es aserrado pero a menor escala; sinuado cuando presenta lóbulos simétricos y regulares;

crenado cuando presenta lóbulos simétricos y redondos crenulado es crenado pero en menor escala; dentado cuando presenta lóbulos agudos y regulares; ciliolado que presenta cilíolos (pelos muy finos); laciniado que está dividido en lacinias (segmentos por los general profundos, angosto y de ápice agudo).

por los general profundos, angosto y de ápice agudo). Figura 24. Forma del borde de las

Figura 24. Forma del borde de las hojas

LA VENACIÓN

Las nervaduras o venas de las hojas tienen dos funciones: son ductos para la transferencia de agua y nutrientes y son estructuras que proporcionan rigidez a la hoja, ayudando en la sustentación del tejido parenquimático. Existen varias formas de nervaduras que forman una jerarquía que desde las mayores hasta las menores.

Las hojas tienen una nervadura que es obviamente la mayor y central, también pueden ocurrir nervaduras laterales que se originan en la base y son del mismo espesor, estas forman una nervación tipo trinervia o palmada. Todas por lo tanto, central y primarias laterales son nervaduras de primer orden. Las nervaduras secundarias son aquellas nervaduras laterales que se originan de la nervadura principal o central y corren en dirección al margen de la hoja. Las nervaduras secundarias pueden ser rectas o arqueadas y pueden terminar en el margen de la hoja, cuando la hoja presenta esta característica la venación se llama craspedródroma. Si la terminación no toca la próxima nervadura y si las venas no están nítidamente unidas en el margen de la hoja, se llama venación eucampdódroma, si las venas están unidas o anastomosadas, se llama venación boquidódroma, algunas veces pueden ser parcialmente boquidódroma o eucamptódroma, en este caso podemos decir predominantemente broquidódroma u eucampdódroma. Las venas terciarias son venas menores que tienen origen en las venas secundarias. El ángulo está en relación a la vena central y puede ser importante.

Figura 25. Tipos de nervación de las hojas INDUMENTO Este es un término general usado

Figura 25. Tipos de nervación de las hojas

INDUMENTO

Este es un término general usado para describir el recubrimiento de tricomas (pelos, escamas, glándulas, etc.) que se presentan en las hojas en cualquier otra parte de la planta. La calidad del indumento es extremadamente variable y las propiedades de los tipos de pelos frecuentemente proporcionan características diagnósticas útiles que son fáciles de observar en el campo. En el presente documento se describen los siguientes tipos de pelos.

Escabroso, lleno de asperezas, de tricomas cortos y rígidos que se aprecian fácilmente al tacto. Sedoso, que tiene pelos parecidos a la seda. Estrigoso, cubierto con pelos agudos, adpresos y rígidos. Tomentoso, Cubierto por tensos pelos cortos y rígidos. Aterciopelado, Parecido a tomentoso pero aún más denso, semejando a terciopelo. Vesicular: provisto de pequeñas ampollitas llenas de humor o de aire. Velloso que tiene vello o pelo no muy fino. Verrucoso, que presenta prominencias a modo de verrugas. Lanoso, cubierto por pelos densos y rizados como la lana.

Figura 26. Formas de indumentos. Superficie de la hoja y otros órganos. Rugosa . Cubierta

Figura 26. Formas de indumentos.

Superficie de la hoja y otros órganos.

Rugosa. Cubierta por líneas el retículadas ligeramente protuberantes. Farinosa. Cubierta por gránulos los blancos que se caen fácilmente al tocarlos. Glauca. Superficie tersa de color azul grisácea. Glabra. Sin pelos, papilas o escamas.

Ejemplos de descripciones de especies de hojas simples, hojas compuestas pinnadas y de hojas compuestas bipinnadas, haciendo uso de las características morfológicas de la hoja.

Para especies de hojas simples

Annona muricata L. ANNONACEAE

Ramita terminal cilíndrica de 2-4 mm de diámetro, las zonas apicales con pubescencia serícea y ferrugínea; la corteza de las ramitas se desprende en tiras al ser jalada.

Hojas simples, alternas y dísticas, de 6-14 cm de longitud y 2.5-3 cm de ancho, peciolo de 4-7 mm de longitud, las láminas oblongas, el ápice agudo, cortamente acuminado, la base aguda a rotunda, de borde entero, con 8-11 pares de nervios secundarios, poco conspicuos, planos o promínulos en ambas caras, eucamptodromos, las hojas glabrescentes y lustrosas.

Para especies de hojas pinnadas

Myroxylon balsamum (L.) Harms LEGUMINOSAE (FABOIDEAE)

Ramitas terminales con sección cilíndrica de 5 a 10 mm de diámetro, finamente agrietadas, lenticeladas y glabras.

Hojas compuestas imparipinnadas, alternas y dispuestas en espiral, 3-9 pares de foliolos, alternos, oblongos a elípticos, 5-10 cm de longitud y 1.5-3 cm de ancho, ápice agudo, cortamente acuminado, base obtusa, con borde entero a sinuado, 14-16 pares de nervios secundarios, foliolos glabros con diminutos puntos traslúcidos.

Para especies de hojas bipinnadas

Cedrelinga cateniformis (Ducke) Ducke LEGUMINOSAE (MIMOSOIDEAE)

Ramitas terminales con sección cilíndrica de unos 5-10 mm de diámetro, lenticeladas y glabras.

Hojas compuestas bipinnadas, alternas y dispuestas en espiral, 30-40 cm de longitud y en individuos juveniles de hasta 80 cm, hojas usualmente con 4 pinnas opuestas, con glándulas entre las zonas de articulación de las pinnas, con 4 pares de foliolulos, ovados y asimétricos, ápice acuminado, base aguda o asimétrica, con borde entero; 5-7 pares de nervios secundarios, glabros.

INFLORESCENCIAS

INFLORESCENCIAS Figura 27. Muestra las partes de la inflorescencia Hablamos de flores solitarias cuando una sola

Figura 27. Muestra las partes de la inflorescencia

Hablamos de flores solitarias cuando una sola flor nace de la axila de la hoja o en el ápice de la ramita terminal. Sin embargo, cuando notamos que varias flores se insertan en un eje floral, hablamos de inflorescencia. Las inflorescencias forman dos grupos principales: las inflorescencias racemosas y las inflorescencias cimosas, en ambos casos pueden ser simples o compuestas.

Inflorescencias racemosas: dentro de estas tenemos:

Racimo. Inflorescencia formada por un eje simple de crecimiento indefinido a lo largo del cual se disponen flores pediceladas, generalmente las primeras flores abiertas se encuentran en la base del eje floral.

Espiga. Inflorescencia con un solo eje floral sobre el que se asientan directamente flores que carecen de pedicelo.

Amento. Es una variante de la espiga que generalmente presenta flores unisexuales sobre un eje péndulo o erguido.

Espádice. Como la espiga, pero con el eje ensanchado. La espata es una Bráctea en forma de vaina que recubre parcial o totalmente a una inflorescencia; es característica, aunque no exclusiva, del espádice.

Umbela. Inflorescencia formada por un eje en cuyo extremo nacen juntas varias flores pediceladas (umbela simple); umbela compuesta es la formada por varias umbelas simples cuyos pedúnculos nacen juntos en el extremo de una rama.

Corimbo. Inflorescencia con los pedicelos basales más largos que los pedicelos apicales, de manera que todas las flores se sitúan aproximadamente a la misma altura.

Capítulo. Inflorescencia formada por un eje corto y muy ensanchado, en forma de cono, de disco o de copa, sobre el que se asientan directamente numerosas flores protegidas por una envuelta de brácteas (involucro). Este inlforescencia está formado

por dos tipos de flores, las flores liguladas o periféricas y las flores tubulosas o radiales.

Racimo

Espiga

y las flores tubulosas o radiales. Racimo Espiga Umbela Amento Corimbo Espádice Capítulo Figura 28. Las

Umbela

y las flores tubulosas o radiales. Racimo Espiga Umbela Amento Corimbo Espádice Capítulo Figura 28. Las

Amento

las flores tubulosas o radiales. Racimo Espiga Umbela Amento Corimbo Espádice Capítulo Figura 28. Las inflorescencias

Corimbo

tubulosas o radiales. Racimo Espiga Umbela Amento Corimbo Espádice Capítulo Figura 28. Las inflorescencias simples

Espádice

o radiales. Racimo Espiga Umbela Amento Corimbo Espádice Capítulo Figura 28. Las inflorescencias simples

Capítulo

Racimo Espiga Umbela Amento Corimbo Espádice Capítulo Figura 28. Las inflorescencias simples Inflorescencias

Figura 28. Las inflorescencias simples

Inflorescencias racemosas compuestas, se caracterizan por que el eje principal presenta inflorescencias parciales en la axila de las brácteas en lugar de flores. A su vez estas inflorescencias parciales pueden presentar un mayor o menor número de ramas laterales floríferas. Entre estas tenemos: umbela doble, racimo doble, espiga doble y panícula.

Panícula o panoja: es un caso especial de racimo doble, disminuyen en número de flores y ramas de la base al ápice. Puede ser alterna o decusada. Según su aspecto puede llamarse panícula racimosa, umbeliforme, corimbiforme (Sambucus nigra, Poáceas).

Umbela doble

corimbiforme ( Sambucus nigra , Poáceas) . Umbela doble Racimo doble Racimo de espigas Panícula Figura

Racimo doble

( Sambucus nigra , Poáceas) . Umbela doble Racimo doble Racimo de espigas Panícula Figura 29.

Racimo de espigas

, Poáceas) . Umbela doble Racimo doble Racimo de espigas Panícula Figura 29. Inflorescencias racemosas compuestas

Panícula

. Umbela doble Racimo doble Racimo de espigas Panícula Figura 29. Inflorescencias racemosas compuestas Inflorencias

Figura 29. Inflorescencias racemosas compuestas

Inflorencias cimosas Son inflorescencias cuyo eje principal remata en una flor, haciendo lo propio los ejes secundarios. Dichas inflorescencias pueden ser monocasios o dicasios.

Dicasio: Es una inflorescencia cimosa en la que cada eje termina en una flor y produce dos ejes laterales opuestos entre sí.

Begonia.

ejes laterales opuestos entre sí. B e g o n i a . E s q

Esquema

entre sí. B e g o n i a . E s q u e m

Ejemplar herborizado de Eryngium

a . E s q u e m a Ejemplar herborizado de Eryngium Figura 30. Inflorescencia

Figura 30. Inflorescencia cimosa en dicasio

MONOCASIO: Inflorescencia cimosa en la que cada eje termina en una flor y produce un eje lateral; hay diversos tipos según la orientación de los ejes. Según la disposición de las ramas en el espacio pueden distinguirse:

ESCORPIOIDE. Todas la ramitas se producen siempre a un mismo lado. HELICOIDE. Las ramitas se disponen alternativamente, de un lado y de otro, opuesto de manera regular.

Drepanio

de un lado y de otro, opuesto de manera regular. Drepanio Ripidio o flabelo Figura 31.

Ripidio o flabelo

otro, opuesto de manera regular. Drepanio Ripidio o flabelo Figura 31. Inflorescencia cimosa en monocasio OTROS

Figura 31. Inflorescencia cimosa en monocasio

OTROS TIPOS DE INFLORESCENCIAS COMPUESTAS

Sicono. Conjunto de espigas muy contraidas dispuestas sobre un receptáculo cóncavo, piriforme. Nombre que se le aplica a los frutos compuestos de la higuera y a las especies del género Ficus.

le aplica a los frutos compuestos de la higuera y a las especies del género Ficus

Figura 32. Sicono de Ficus sp.

Ciatio: Está constituido por una flor femenina central, pedicelada, desnuda, reducida al gineceo, con ovario tricarpelar. Alrededor se encuentran 5 grupos de flores masculinas pediceladas, desnudas, dispuestas en cincinos, cada una constituida por un estambre articulado sobre el pedicelo. Este conjunto de flores se halla rodeado por cinco brácteas que son las cinco hojas tectrices de las inflorescencias masculinas. Las brácteas son concrescentes, formando una especie de copa, que presenta uno a cuatro nectarios en la unión entre las mismas. Esta inflorescencia puede confundirse fácilmente con una flor hermafrodita, razón por la cual constituye un pseudanto.

hermafrodita, razón por la cual constituye un pseudanto. Figura 33. Ciatio de Euphorbia pulcherrima, mostrando sus

Figura 33. Ciatio de Euphorbia pulcherrima, mostrando sus partes.

pseudanto. Figura 33. Ciatio de Euphorbia pulcherrima, mostrando sus partes. Figura 34. Ciato mostrando sus partes

Figura 34. Ciato mostrando sus partes

LA FLOR

LA FLOR Figura 35. La flor Partes de la flor 1. Periantio . Envuelta floral, que

Figura 35. La flor

Partes de la flor

1. Periantio. Envuelta floral, que puede estar formada por:

Cáliz. Envuelta con función protectora, formada por hojas modificadas, generalmente verdes, llamadas sépalos. Corola. Envuelta con función atractiva (para los posibles polinizadores), formada por hojas modificadas, generalmente coloreadas, llamadas pétalos. Cuando no existe diferenciación entre el cáliz y la corola, las piezas se denominan tépalos.

2. Androceo. Parte masculina de la flor, es decir, conjunto de estambres. Estambre. Cada una de las hojas modificadas en las que se forma el polen; se componen de dos partes:

Filamento. Parte estéril que sirve de soporte. Antera. Parte fértil que contiene los sacos polínicos con el polen.

3. Gineceo. Parte femenina de la flor, es decir, pistilo(s) o conjunto de carpelos. Carpelo. Cada una de las hojas modificadas que forma uno o varios pistilos en el centro de la flor y sobre las que nacen los primordios seminales.

A B
A
B

Figura 36.

Las flechas muestran los carpelos libres en (A) Magnolia grandiflora y

(B) carpelos fusionados en Guatteria sp.

Pistilo. Unidad funcional del gineceo; en cada flor puede haber un solo pistilo o varios y cada pistilo puede estar formado por un solo carpelo o por la soldadura de varios carpelos; se compone de tres partes:

Ovario. Parte inferior ensanchada donde se sitúan los primordios seminales (óvulos). Estilo. Especie de columna que sirve para elevar el estigma (puede faltar o puede haber varios). Estigma. Zona receptiva del pistilo donde germina el polen; se sitúa en el extremo o cerca del extremo del estilo, o bien directamente sobre el ovario cuando no hay estilo; puede haber más de uno.

SEXUALIDAD DE LA FLOR

Hermafrodita. Cuando la flor es completa, es decir, posee en la misma flor el órgano reproductivo masculino (estambres) y femenino (carpelos).

Unisexual. Cuando la flor es incompleta, es decir, le faltan estambres o carpelos o tiene alguno de estos elementos atrofiados.

Plantas monoicas: con ramitas terminales que presentan un eje floral solo con flores masculinas (estambres) y ramitas terminales que presentan un eje floral solo con flores femeninas. Plantas dioicas: en la misma especie existen individuos que poseen solo flores masculina y otros individuos que presentan solo flores femeninas en toda la planta. Plantas polígamas: son plantas que poseen flores hermafroditas y unisexuales en el mismo individuo.

B

A
A

Figura 37. Muestra (A) flores masculinas y la representación de (B) pies monoicos y dioicos

SIMETRÍA DE LA FLOR

Actinomorfa. Se observa en flores que presentan varios planos de simetría. Zigomorfa. Se observa en flores que presentan un sólo plano de simetría. Asimétrica. Se presenta en flores que no poseen ningún plano de simetría.

A
A

B

A B Figura 38. A. Flor actinomorfa de M entzelia sp. B. Diagrama floral (Scrophulariaceae) A

Figura 38. A. Flor actinomorfa de Mentzelia sp. B. Diagrama floral

(Scrophulariaceae)

A
A
B
B

Figura 39. A. Flor zigomorfa de Calceolaria sp. (Scrophulariaceae). B. Diagrama floral.

A
A
B
B

Figura 40. A. Flor asimétrica de Canna indica. B. Diagrama floral.

VARIANTES DE LA COROLA

1. Rotacea. Actinomorfa y abierta en forma de plato o de estrella.

2. Tubulosa. En forma de tubo cilíndrico.

3. Ursueolada. De forma de olla, presenta tubo inflado pero con la garganta contraída.

4.

Infundibuliforme. En forma de embudo

5. Hipocrateriforme. Con la parte inferior en forma de tubo estrecho y la superior abierta en forma de estrella.

6. Campanulada. En forma de campana.

7. Papilonada. Corola dialipétala zigomorfa, pentámera, formada por un estandarte dos alas y la quilla.

8. Ligulada: el limbo tiene forma de lengüeta. Este tipo de corola se ve en las flores periféricas de las Compuestas.

A
A
B C
B
C

Figura 41. A. Flor rotaceae. B. Flor Tubulosa. C. Flor urceolada

A B C
A
B
C

Figura 42. A. Flor infundibuliforme. B. Flor hipocrateriformis. C.Flor campanulada

A C B
A
C
B

Figura 43. A. Flor papilonada. B. Inflorescencia en capitulo muestra (C) flor ligulada

ANDROCEO

Longitud La longitud de los estambres es variable con respecto al perianto. Si son más cortos que el perianto quedan incluídos en él, y se llaman inclusos (Brugmansia sp, Agave sp.). Si sobresalen se llaman exertos (Caesalpinia pulcherrima, Bejaria aestuans). En la misma flor, los estambres pueden ser todos iguales o algunos ser más largos que otros. Si hay 4 estambres, 2 cortos y 2 largos son didínamos, y si hay 4 largos y 2 cortos se denominan tetradínamos.

Didínamos

Tetradínamos

se denominan tetradínamos . Didínamos Tetradínamos Figura 44. Estambres didínamos y tetradínimos Adhesión

Figura 44. Estambres didínamos y tetradínimos

Adhesión Los filamentos de la flor pueden ser libres o soldados formando un tubo estaminal como por ejemplo en Inga o en algunas especies de Bombacaceae. Si los filamentos están soldados pueden ser:

Monadelfos. Estambres soldados entre sí por los filamentos formando un solo grupo (en el centro, alrededor del estilo). Diadelfos. Estambres formando dos grupos, como en Delonix y Erythrina-crista galli, uno de nueve (a) y otro de uno (b). En la fórmula floral esto se expresa de la siguiente manera: A (9) + 1 Poliadelfos. Estambres soldados entre sí por los filamentos formando varios grupos. Por ejemplo en Hypericum, los estambres están soldados formando cinco grupos.

A
A
B
B
C
C

Figura 45. Androceo monadelfo. B. Diadelfo y C. Poliadelfo

Estaminodios, son estambres estériles, que cumplen función de dispositivo de atracción o producen néctar.

Según la posición del ovario

Epigina. Cuando los verticilos externos se disponen por encima del ovario (ovario ínfero); el cáliz se suelda total o parcialmente a la pared del ovario.

Hipogina. Cuando los verticilos externos se disponen por debajo de la base del ovario (ovario súpero).

Perigina. Cuando los verticilos externos se disponen alrededor del ovario; la base del cáliz y el receptáculo floral forman una especie de copa llamada hipanto.

Perígina

especie de copa llamada hipanto . P e r í g i n a Flor perígina

Flor perígina de Prunus sp.

. P e r í g i n a Flor perígina de Prunus sp. H i

Hipógina

n a Flor perígina de Prunus sp. H i p ó g i n a Flor

Flor hipógina de Tulipa sp.

sp. H i p ó g i n a Flor hipógina de Tulipa sp. E p

Epígina

i n a Flor hipógina de Tulipa sp. E p í g i n a Flor

Flor femenina epígina de Cucurbita maxima

í g i n a Flor femenina epígina de Cucurbita maxima Semiepígina Figura 46. Tipos de

Semiepígina

a Flor femenina epígina de Cucurbita maxima Semiepígina Figura 46. Tipos de flor según la forma

Figura 46. Tipos de flor según la forma del receptáculo y posición del ovario

FÓRMULA FLORAL

La fórmula floral es la caracterización de la morfología de una flor, mediante símbolos convencionales. Es también una forma abreviada de indicar las partes de una flor, utilizando letras, números y signos de agrupación simetría.

La fórmula floral deberá escribirse llevando el siguiente orden:

1. Simetría Radial o actinomorfa Bilateral o zigomorfa / Asimétrica

2. Envoltura floral Bracteas = b Cáliz = K Sépalos libres Sépalos fusionados Corola = C Pétalos libres Pétalos fusionados

3. Androceo = A Estambres libres A 5 Estambres fusionados A (5) Estambres numerosos A (∞) Estaminodios = st

K 4

K (4)

C 5

C (5)

4. Gineceo = G Carpelos libres Carpelos fusionados Ovario súpero Ovario ínfero Ovario medio

G 5

G (5)

G

G

G

DIAGRAMA FLORAL

El diagrama floral es la caracterización gráfica de la morfología de una flor mediante símbolos convencionales. Es también es una forma abreviada de indicar las partes de una flor, en los diagramas florales se utilizan los siguientes símbolos gráficos.

Bracteas

Cáliz

Corola

Androceo

Gineceo

EL FRUTO

El fruto es el órgano de la planta que está encargado de proteger a la semilla, para asegurar su dispersión, también es el ovario transformado y maduro después de la fecundación.

Estructura de los frutos: la capa procedente de la transformación del ovario, del carpelo o pistilo y que rodea a las semillas se denomina pericarpo. En muchos frutos se puede dividir a su vez en tres capas de fuera hacia adentro:

Exocarpo: la capa más externa, de función protectora, a modo de epidermis, pero que puede estar muy transformada y adaptada para la dehiscenica o la dispersión del fruto. En los frutos con dispersión zoocora se pueden desarrollar pelos ganchudos o una cubierta pegajosa. Mesocarpo: la capa intermedia, normalmente la más desarrollada, en los frutos carnosos constituye frecuentemente la pulpa o carne del fruto. Endocarpo: la capa más interna, rodea directamente a las semillas, sirve a menudo para la protección de éstas, y en algunos casos puede ser muy dura y de consistencia pétrea formando el llamado hueso en los frutos tipo drupa.

pétrea formando el llamado hueso en los frutos tipo drupa. Figura 47. Las partes del fruto

Figura 47. Las partes del fruto

Clasificación de frutos: según la consistencia del pericarpo cuando el fruto está maduro se diferencian dos grandes grupos:

Frutos secos: el pericarpo maduro es seco, y dependiendo de la dehiscencia se separan a su vez en:

o

indehiscentes: no se abren y retienen las semillas en su interior.

o

dehiscentes: se abren de alguna manera para liberar y disperar las semillas.

Frutos carnosos: el pericarpo maduro es carnoso y jugoso, a veces también fibroso.

Frutos carnosos: en los que el pericarpo es jugoso, carnoso o a veces fibroso y rodea a las semillas. Normalmente son frutos que dispersan sus semillas a través de los animales (zoocoría), ya que al ingerirlos, las semillas son dispersadas en las heces. Hay varios tipos:

Baya: a partir de flores con uno o varios carpelos soldados, generalmente con muchas semillas rodeadas por una pulpa jugosa correspondiente al mesocarpo y endocarpo.

una pulpa jugosa correspondiente al mesocarpo y endocarpo. Figura 48. Fruto baya de Lycopersicum esculentum,
una pulpa jugosa correspondiente al mesocarpo y endocarpo. Figura 48. Fruto baya de Lycopersicum esculentum,

Figura 48. Fruto baya de Lycopersicum esculentum, “tomate” entera y en corte transversal

Pomo: a partir de una flor con varios carpelos soldados en un ovario ínfero, en el que la parte del receptáculo de la flor que rodea al ovario (hipanto), se hace carnosa simultáneamente al desarrollo del pericarpo.

hace carnosa simultáneamente al desarrollo del pericarpo. Figura 49. Fruto pomo en corte longitudinal y transversal
hace carnosa simultáneamente al desarrollo del pericarpo. Figura 49. Fruto pomo en corte longitudinal y transversal

Figura 49. Fruto pomo en corte longitudinal y transversal

Hesperidio: es una baya modificada, característica del género Citrus. El exocarpo, es la porción coloreada, glandulosa; presenta cavidades con aceites esenciales. El mesocarpo es corchoso de color blanco. El endocarpo presenta pelos o emergencias pluricelulares que contienen el jugo.

pelos o emergencias pluricelulares que contienen el jugo. Figura 50. Hesperidio de Citrus aurantium, naranja en
pelos o emergencias pluricelulares que contienen el jugo. Figura 50. Hesperidio de Citrus aurantium, naranja en

Figura 50. Hesperidio de Citrus aurantium, naranja en corte tranversal

Pepónide : tipo de procedente de un ovario ínfero, con varios carpelos soldados, pero no

Pepónide: tipo de

procedente de un ovario ínfero, con varios carpelos soldados, pero no hay un desarrollo del hipanto (tálamo o receptáculo),

baya

sino que éste constituye una cubierta endurecida.

Figura 51.Fruto pepónide de Cucurbita sp., zapallo

Drupa: a partir de flores frecuentemente con un sólo carpelo o a veces varios carpelos soldados, que en la madurez contienen casi siempre una única semilla, pero está rodeada por una cubierta leñosa y dura (endocarpo).

está rodeada por una cubierta leñosa y dura (endocarpo). Figura 52. Drupa de durazno. En corte
está rodeada por una cubierta leñosa y dura (endocarpo). Figura 52. Drupa de durazno. En corte

Figura 52. Drupa de durazno. En corte transversal mostrando sus partes

Dehiscencia: es la facultad que tienen algunos frutos de abrirse de forma más o menos especializada para permitir que salgan las semillas. Frutos secos dehiscentes: en los que el pericarpio es seco y las semillas son liberadas ya que el fruto se abre en la madurez por algún mecanismo definido. Pueden ser de varios tipos:

Folículo: se forma a partir de un gineceo súpero, de un solo carpelo que cuando madura se abre longitudinalmente de arriba hacia abajo, generalmente a lo largo de la sutura ventral del carpelo. Ejm. Sterculia sp.

Legumbre: a partir de un solo carpelo que cuando madura se abre longitudinalmente de arriba hacia abajo a lo largo de la sutura ventral del carpelo y el nervio medio, con lo que se separa en dos valvas. Ejm. Inga edulis (pacae, guaba), Erythrina edulis, E. crista galli, Etc.

Silicua: a partir de una flor con dos carpelos soldados que presentan un falso tabique que los separa y se abre longitudinalmente de abajo hacia arriba separando dos valvas. Ejm. Spatodea campanulata, Tecota stans.

Cápsula: se origina de una flor con varios carpelos o pistilos soldados y que se abre de diversas maneras. Ejm. Cedrela odorata (cedro), Swietenia macrophylla (caoba).

Pixidio: Se origina de una flor de dos carpelos, con dehiscencia transversal. La parte superior que se separa se llama opérculo y la parte inferior urna. Ejm. Bertholletia excelsa (castaña), Cariniana sp, Eschweilera sp y Lecythis sp.

Lomento: Legumbre con ceñiduras que en la madurez se fragmenta. Ejm. Tamarindus indica (tamarindo).

A
A
B
B
C
C
D
D
E
E
F
F

Figura 53. Frutos secos dehiscentes. Cápsula de Cedrela sp., (A) vista en perfil y (B) en planta. C. Fruto pixidio de Cariniana sp. D. Fruto lomento de Cedrelinga cateniformis. E. Fruto legumbre de Spartium junceum. F. Fruto folículo de Oreocallis grandiflora

FRUTOS SECOS INDEHISCENTES

Aquenio: Procedente de un ovario uni-bi o pluricarpelar, con el pericarpio independiente de la semilla (no soldado con ella). Ejm. Triplaris sp, todas las Asteráceas.

Cariópside: Aquenio con el pericarpio adherido a la semilla. Fruto típico de los cereales.

Sámara: Aquenio procedente de un ovario monocarpelar, que presenta una expansión membranosa en forma de ala, las alas muestra el crecimiento del pericarpo. Ejm. Tipuana tipu.

Nuez: Aquenio con pericarpo leñoso, generalmente unilocular, con una sola semilla. Ejm. Quercus sp, Carya illinoensis “pecanas”.

A
A
B
B
D
D
C
C

Figura 54. A. Aquenio de Triplaris sp. B. Cariopside de Oriza sativa “Arroz”. Fruto tipo nuez de Quercus sp.

FRUTOS COMPUESTOS

Agregados: Cuando proceden de una sola flor y se componen de varios carpelos diferentes: poliaquenios (fresa), multidrupas y cinorrodon de tálamo acopado que encierra a los rudimentos seminales (rosa); sorosis, cuando los frutos procedentes de una flor son concrescentes y recubiertos, a modo de epicarpio, por el conjunto de carpelos apiñados y coherentes: chirimoya, piña.

Conocarpo: es un poliaquenio con eje carnoso, comestible, y cáliz persistente.

con eje carnoso, comestible, y cáliz persistente. Figura 55. Fruto agregado (A) conocarpo de Fragaria vesca
con eje carnoso, comestible, y cáliz persistente. Figura 55. Fruto agregado (A) conocarpo de Fragaria vesca

Figura 55. Fruto agregado (A) conocarpo de Fragaria vesca y (B) mostrando sus partes

Múltiples:

Drupas múltiples: infrutescencia con eje carnoso, drupas rodeadas por tépalos carnosos.

A
A
B
B
C
C

Figura 56. Drupas multiples de Morus sp. (B) esquema y en (C) corte tranversal y longitudinal

Sicono Cuando proceden de varias flores de una inflorescencia y siendo concrescentes forman una sola unidad

inflorescencia y siendo concrescentes forman una sola unidad Figura 57. Corte transversal de sicono mostrando sus

Figura 57. Corte transversal de sicono mostrando sus partes

Sorosis: Eje de la inflorescencia cilíndrico, carnoso, con brácteas persistentes, frutos reunidos y soldados entre sí.

A
A
persistentes, frutos reunidos y soldados entre sí. A B Figura 58. A. Sorosis de Ananas comosus

B

Figura 58. A. Sorosis de Ananas comosus “piña” y en (B) corte transversal mostrando sus partes

EL PROCESO DE HERBORIZACIÓN

Un espécimen de herbario es una planta completa o plantas o una porción de planta que debe cumplir ciertas medidas (no exceder la cartulina de montaje), poseer flores y frutos principalmente, prensado moderadamente, seco y acompañado de una etiqueta con sus datos e información completa obtenidos de la libreta de campo. La serie de pasos mecánicos en el proceso de herborización son los siguientes:

1. Descripción de la zona de estudio: Se debe tomar anotaciones del lugar de

colección. Seguiremos un orden de lo general a lo particular, anotaremos primero la región, provincia, distrito y sector; altura, posición geográfica; así mismo se describirá el hábitat, los datos de colector o colectores y finalmente la fecha.

Las muestras deben poseer esencialmente órganos

vegetativos (ramas con hojas) y órganos reproductivos (flores y frutos), ya que de estos últimos se basan las clasificaciones más aceptadas de las plantas con flores, por que estos órganos presentan menor variabilidad en espacio y tiempo.

2. Elección de la

muestra:

Cada muestra debe tener al menos tres hojas (ya sea esta simple o compuesta), si las hojas son demasiado grandes, debe quedar una, las otras deben de cortarse dejando parte de los peciolos para observar claramente la disposición de las hojas en las ramita terminal (filotaxia), En general el tamaño del onopólic seleccionado debe ser efectuado pensando en no exceder las dimensiones de la cartulina de montaje permanente. Para el caso de los helechos, las muestras deben poseer frondas esporíferas u hojas con soros y una porción del rizoma.

3. Colección: Si las ramitas terminales (muestras) son fértiles (con flores o frutos), se

tomarán cinco muestras del mismo individuo para asegurar una buena colección (según requerimientos de la investigación), debido a que algunos se deteriorarán en el proceso de herborización y las restantes servirán para canje o intercambio, para donaciones, para determinaciones taxonómicas por especialistas o convenios con otras instituciones; en el caso de que las muestras sean estériles se colectarán tres muestras.

4. Anotaciones de la muestra colectada:

Hábito: o apariencia del vegetal: árbol, arbusto, hierba, sufrútice, liana, etc.

Forma de crecimiento: trepador, hemiepífita, escandente. Altura del vegetal: en metros.

Posición de los Organos: flores, inflorescencias, brácteas, estípulas, etc. Pueden ser terminales, subterminales, axilares u opuestos a otros órganos; ramifloras o caulifloras. Color: flores, frutos, brácteas, soros/escamas en helechos y secreciones. Olor y Sabor: de tallos (corteza o madera con olor fuerte y sabor amargo o ácido), hojas (olor agradable, dulce, fétido, picante; sabor ácido). Frecuencia: si la planta ocurre en el área de colección en forma «rara», «esparcida» o «común», etc. Datos de Etnobotánica: relacionado a nombres vulgares, vernaculares, locales o

tóxica,

folclóricos,

comestible, etc.

uso:

medicinal,

maderable,

tintorea,

mordiente,

ornamental,

5. Forma de numeración del colector Mediante un plumón indeleble debe colocarse el número de colector en una parte visible y externa en cada uno de los periódicos donde irán las muestras (tres en caso de muestras estériles o cinco en caso de que las muestras presentan flores o frutos). El próximo número corresponderá al registro de un nuevo individuo.

Ejemplos de los pasos 1, 2, 3, 4 y 5. Colecciones realizadas en el Santuario Nacional Tabaconas Namballe. Región Cajamarca, Provincia de San Ignacio, distrito de Tabaconas, onopó Chorro Blanco.

Bosque montano muy húmedo, con suelos superficiales y pendientes mayores de 60%, abundancia de especies de la familia Clusiaceae, Cunoniaceae, Chlorantaceae y Ericaceae.

Altura: 2 750 msnm

Colectores: J. L. Marcelo P., A. Daza y M. A. La Torre. Fecha: 19 de Julio del 2006

Latitud sur: 6º 35’ 36”

Longitud oeste: 73º 22’ 17”

JLMP-2252 Hedyosmum catrecazanum CHLORANTHACEAE Árbol de 8 m de alto, corteza externa gris clara, corteza interna verdosa, olor agradable, ramita terminal cuadrangular color púrpura, espigas masculinas color verde-amarillo.

JLMP-2253 Psammisia sp. ERICACEAE Arbusto escandente apoyado dobre Weinmannia sp., con flores tubulares de base roja y ápice blanco, frutos verdes.

Las Fotos 10, 11, 12, 13, 14 y 15 muestran los pasos a seguir una vez colectada la muestra botánica. Las fotos 16, 17 y 18, nos indican los criterios a tener en cuenta para realizar el prensado de muestras botánicas de especies que presentan hojas grandes.

Figura 59. Coloque una pieza de la prensa, luego el cartón. Figura 61. Cierre el

Figura 59. Coloque una pieza de la prensa, luego el cartón.

Figura 59. Coloque una pieza de la prensa, luego el cartón. Figura 61. Cierre el periódico

Figura 61. Cierre el periódico y coloque su número de colección, luego ponga los demás duplicados de la especie colectada y otras especies más que pueda colectar.

especie colectada y otras especies más que pueda colectar. Figura 60. Prensa, cartón, periódico y arregle

Figura 60. Prensa, cartón, periódico y arregle la muestra; recuerde que al menos una hoja o foliolo deberá ir por el envés

que al menos una hoja o foliolo deberá ir por el envés Figura 62. Una vez

Figura 62. Una vez que terminó de colocar las especies colectadas dentro de los periódicos, ponga la otra plancha de cartón

Figura 63.Coloque la otra pieza de la prensa Figura 64. Con la ayuda de cuerdas

Figura 63.Coloque la otra pieza de la prensa

Figura 63.Coloque la otra pieza de la prensa Figura 64. Con la ayuda de cuerdas de

Figura 64. Con la ayuda de cuerdas de nylon sujete ambas piezas de la prensa, para lograr que las hojas queden completamente planas.

PRENSADO DE ESPECIES QUE PRESENTAN HOJAS GRANDES

A B
A
B

Figura 65. Muestras de especies de hojas grandes que generan complicaciones en el momento del prensado, (A) en hojas digitadas y (B) hojas pinnadas.

A B
A
B

Figura 66. Seleccionar (a) una hoja en buen estado, (b) las demás seccionarlas con la ayuda de la tijera de podar.

B A
B
A

Figura 67. Tratar de que la hoja entre completa dentro del periódico (doblar parte del raquis o del pecíolo), no olvidar que al menos un foliolo debe ir por el envés

Material y Equipo de Herbario y Laboratorio:

Material y Equipo de Secado: La finalidad es eliminar la humedad o agua contenida en los vegetales frescos, deshidratarlos (Fig. 1(b)).

Prensa botánica con soguilla de amarre o cinturones de ajuste (Ver material de campo). Cartones secantes. Son accesorios especiales para el secado de las muestras vegetales que cumplen la función de absorver la humedad del vegetal (también se pueden utilizar periódicos que realizarán la misma función). Láminas de aluminio corrugado: Destinadas a elevar la temperatura y facilitar el secado, eliminando la humedad del vegetal. Utilizados generalmente en estufas con calor artificial. Se puede prescindir de cartones secantes y láminas de aluminio, utilizando sólo cartones reciclados.

C A B
C
A
B

Figura 68. A. Cartón reciclado, (B) láminas de aluminio corrugado y (C)cartones secantes

(B) láminas de aluminio corrugado y (C)cartones secantes Figura 69. Se indica el procedimiento seguido para

Figura 69. Se indica el procedimiento seguido para secar las muestras botánicas. Prensa, cartón secante, lámina de aluminio, cartón secante, muestra botánica, cartón secante, lámina de aluminio, cartón secante y así sucesivamente.

Estufas: Equipo necesario para el secado inmediato de las muestras vegetales una vez llegadas al herbario ya sea fresco o tratado con alcohol. Generalmente su construcción es de madera, la fuente de calor puede ser generada con pequeñas cocinas o lámparas a kerosene o corriente eléctrica mediante dos resistencias de

240 V y 750 W con sus respectivos aislantes de asbesto u otras con varias lámparas incandescentes (focos) en el interior de la estufa.

A B
A
B

Figura 70. Estufa (A) de madera y forrada con triplay, (B) vista en planta de la estufa con la prensa, los cartones secantes, las láminas de aluminio corrugado y las muestras botánicas, en el fondo se observa una resistencia eléctrica que es la fuente de calor

Materiales y Equipo para Conservación:

Reactivos empleados en la herborización: Reactivos necesarios e indispensables para la fijación o muerte de los diferentes órganos tanto vegetativos como reproductores de la planta e impedir su desprendimiento inmediatamente después de su colección, así mismo para la conservación o tratamiento de mohos contaminantes en el caso de material seco.

Para la fijación se logra añadiendo, sumergiendo o rociando la solución sobre la planta en las partes vegetativas y reproductivas. Este procedimiento se puede efectuar en el herbario o campo, se recomienda utilizar, Alcohol comercial al 50% o dependiendo de la naturaleza de las muestras. Ej. Cactáceas, bromeliáceas u otras suculentas requerirán un mayor porcentaje. En el caso de prescindir de esta solución se puede agregar aguardiente puro (conocido también como “cañazo” o “llonque”) que difícilmente falta en las zonas rurales de nuestro país.

Para la conservación de plantas secas:

Naftalina, Orthosan o alcanfor: Conservantes para evitar el ataque de cualquier tipo de insectos o ácaros.

Para fumigación de material seco recientemente ingresado al herbario o si detecta proliferación de insectos dentro de la colección del mismo. Su cuidado puede ser con Baygón o cualquier sustancia volátil (fosforados por ejemplo) colocado dentro de muebles o containers o compactors para que sea efectivo.

Cuartos en frío para conservar las colecciones generales del herbario o congeladoras para conservar las muestras recién llegados al herbario.

4. Material de Montaje:

Boleta de anotación permanente: Papeletas que se colocan en la parte inferior izquierda o derecha del cartón o lámina junto con el ejemplar montado, lleva como datos el nombre de la especie, autor de la especie, hábito, procedencia, habitat, altitud, fecha de colección, colector y número de colector.

Cartón para montaje: Es la lámina donde se realiza el montaje o adhesión de la muestra botánica, es de color blanco, 300 g de peso, las dimensiones son 43 cm de largo x 28 cm de ancho (en el herbario MOL, por ajustarnos al fondo de los armarios los cartones para montaje son de 38 cm de largo x 28 cm de ancho).

Camisetas: Hace la función de cubierta y protección de la lámina en el montaje. Una etiqueta pequeña es colocada en la parte frontal inferior derecha de la camiseta y en donde se consigna el nombre de la institución y el nombre taxonómico. En algunas instituciones no suelen considerar las camisetas.

Folders o carpetas: Utilizados para separar Géneros o Especies cuando son abundantes. Los colores es criterio de la institución: Pueden ser blancos o pueden adoptarse colores para diferenciar ciertas regiones, continentes, etc.

Sobres de papel: Importantes para colocar algunas partes (semillas, frutos, hojas) o fragmentos desprendidos de la planta montada. También se utilizan de celofán.

Materiales para adhesión: Goma o pegamento para pegar boletas de anotación permanente, cintas engomadas o hilo para fijar la muestra seca al cartón.

Brochas y pinceles para limpiar el material y humedecer la cinta engomada.

para limpiar el material y humedecer la cinta engomada. Figura 71. Forma de montaje de la

Figura 71. Forma

de montaje de

la

planta y

presentación final

del Herbario

IDENTIFICACIÓN DE MATERIAL DE HERBARIO

La Identificación del material indeterminado se logra por botánicos del propio herbario o enviando (duplicados a modo de donación o regalo o préstamos de material de la colección) a los especialistas nacionales o extranjeros de los diferentes grupos quienes posteriormente retornan la determinación. Algunos herbarios disponen de bases de datos en Internet donde es posible tener la información (W3 Tropicos: www.mobot.org/cgi- bin/search_pick). Así mismo los herbarios a través de la Curatoría efectúan préstamos de especímenes a instituciones e investigadores nacionales o extranjeros que lo soliciten para sus estudios por un lapso determinado. Una actividad rutinaria realizada en los herbarios por sus investigadores están los temas florísticos y taxonómicos, estos últimos son la descripción de las especies nuevas lo que constituye los TIPOS (HOLOTIPOS, ISOTIPOS y FOTOTIPOS), la importancia de un herbario además de su colección general radica en el número de tipos que posea.

Para la Identificación de las plantas se emplean varios métodos o combinación de los mismos. Los más simples son 1) la comparación de la planta desconocida con otra previamente identificada que forma parte de un herbario y, 2) el empleo de claves taxonómicas, manuales o diagnosis.

Las Claves Taxonómicas son instrumentos metodológicos que ayudan a la identificación de una planta desconocida (o un determinado grupo taxonómico), escogiendo o eliminando alternativas. Las Claves Dicotómicas son las más difundidas, en donde cada miembro de la dicotomía constituye una guía, es decir, deben ofrecer dos breves y contrastantes alternativas de elección de características objetivas en cada paso o etapa de clasificación. Las mejores características para emplear en una clave son aquellas que además de ser fácilmente observables, sean también las más constantes.

Uso de la Clave: Se comienza siempre de un grupo taxonómico desconocido, el cual queremos determinar o catalogar. En primer lugar se examina la especie biológica y se compara con las características de la clave, comenzando siempre en los encabezados, yendo de izquierda a derecha; si una de las proposiciones satisface, se continua con la siguiente -o con el número que indica al final del extremo derecho en las claves en Parejas en Yuxtaposición-, desechándose la proposición opuesta, de esta manera seguimos eligiendo y eliminando caracteres hasta llegar, a una proposición, donde al final se halla el nombre del grupo o especie, que concuerda con la muestra en estudio (Rodríguez y Rojas

2002).

Ejemplo: Especies de Clidemia para la Flórula de las Reservas Biológicas de Iquitos, Perú (Vásquez, 1997)

1. Hojas marcadamente anisofilas.

2. Mirmecodomacios ausentes

2’. Mirmecodomacios presentes entre la base de la hoja y el ápice

C. dimorphica

del pecíolo

C.

heterophylla

1’. Hojas isofilas.

3. Hojas plinervadas…………………………

3’. Hojas basalmente nervadas. 4. Hojas planas, setosas por el envés……………………….C. hirta var. tiliifolia

C. septuplinervia

……………

4’. Hojas diminutamente buliformes por la haz, foveoladas y con pelos

estrellados por el envés

C. novemnervia var. affinis

Las claves taxonómicas que utilizan características obvias -o combinaciones de ellas- para ayudar a la rápida y certera identificación de la planta sin dedicar ninguna consideración especial a la importancia botánica de la característica o a la posición relativa de la planta dentro de la clave como la vista arriba, se denominan Claves Artificiales. Sin embargo, la clave en la cual los diversos taxa están separados en un orden o secuencia filogenética mediante el empleo de características botánicas más elementales, a menudo más difíciles de observar que las características superficiales de las claves artificiales, se denomina Claves Sinópticas (Bell, 1968). Así mismo las claves pueden ser de dos tipos: 1) Parejas escalonadas o sangradas como la vista en nuestro ejemplo, y 2) Parejas por Yuxtaposición, la cual incluye números de búsqueda en la parte derecha, hasta encontrar el taxón objetivo de búsqueda.

VALIDEZ DE UN HERBARIO

La validez de un herbario radica en que debe estar formalmente reconocido e inscrito en el INDEX HERBARIORUM bajo una sigla o acrónimo de identificación: e.g. AMAZ (Herbarium Amazonense, Iquitos), CUZ (Herbario Vargas, Cuzco), HUT (Herbarium Truxillense, Trujillo), CPUN (Herbario de la Universidad Nacional de Cajamarca, Cajamarca), HAO (Herbario de la Universidad Privada Antenor Orrego, Trujillo), MOL (Herbario de la Universidad Nacional Agraria de la Molina, Lima), USM (Herbario de la Universidad Nacional Mayor de San marcos, Lima) entre los herbarios peruanos. AAU (Herbario del Botanical Institute de la Universidad de Aarhus, Dinamarca), B (Herbario de Botanisches Museum, Berlin, Alemania), F (Herbario del Field Museum de Chicago, USA), K (Kew, Inglaterra), LP (Herbario del Museo de la Plata, Argentina), M (Herbario del Institut fuer Systematische Botanik der LMU, Munich, Alemania), MEX (Herbario del Museo nacional de Historia Natural de Mexico), MO (Missouri Botanical garden Herbarium, St. Louis, USA), NY (New York Botanical Garden Herbarium, NY-USA), Q (Herbario de la Universidad de Quito, Ecuador), US (United State National Herbarium, Washington-USA) entre algunos de los herbarios extranjeros. En general ver Index Herbariorum (Holmgren & Holmgren, 2001): www.nybg.org/bsci/ih/ih.html. Para herbarios peruanos un magnífico portal es: www.geocities.com/jbmperú/Herbarium

SISTEMAS DE CLASIFICACION DE LOS HERBARIOS

El ordenamiento de los taxa en un herbario obedece a criterios tomados en la misma institución, es importante que las colecciones cuando sean consultadas permitan al investigador acceder a la información de las mismas en forma rápida, sin tener que estar solicitando reiteradas indicaciones. Sin embargo, la mayoría de colecciones se encuentran ordenadas en secuencia evolutiva, es decir puede adoptarse un ordenamiento filogenético que refleje relaciones genealógicas (e.g. a nivel de Familias Botánicas), o un arreglo lineal, alfabético y consecutivo pero siempre en los menores niveles de jerarquía (Familias, dentro de ellas los Géneros y dentro de estos las Especies). Las Clasificaciones utilizadas por los herbarios pueden ser la de Engler (Syllabus de Engler, 1954-1964), Cronquist (1982) y Tryon (1982) para Pteridophyta,

En el futuro es probable que se adopte el Sistema Molecular propuesto por Bremer K., M. W. Chase, & P. F. Stevens. (1998), Judd. W. S. et al. (1999), Stevens, P. F. (2001 onwards).

Para consultas se utiliza el Index Kewensis (actualmente en CDs). También existen Catálogos de actualización taxonómica o Flórulas de determinados países o regiones, por ejemplo, Perú: Catálogo de las Angiospermas y Gimnospermas del Peru por Brako & Zarucchi (1993) y Tryon & Stolze (1989-1994) para Pteridophyta. Ecuador: Jorgensen & León (1999). Flora Neotrópica (varios autores), Flora Mesoamericana (varios autores), Flora del Perú (Macbride), Flora del Ecuador (varios autores), etc.

PROPOSITOS DE UN HERBARIO

a. Coleccionar a los representantes de la flora local, regional, nacional y mundial.

b. Constituir un centro para el estudio didáctico-científico de la flora.

En síntesis la finalidad de un herbario, es tener la representación sistematizada de la bio- diversidad vegetal con el fin de estudiar con precisión la variabilidad taxonómica y su distribución en el tiempo y espacio. Tomando esto como base, estos estudios permiten conocer mejor la composición de comunidades vegetales, y son también información de primera mano para estudios en medio terrestre sobre aspectos ecológicos de ordenación territorial e impacto ambiental.

FUNCIONES

Investigación:

1. Estudio de la Sistemática de grupos vegetales tropicales y otros.

2. Análisis florísticos (floras y flórulas) dirigidas al conocimiento de la vegetación regional (costa, sierra y selva).

3. Autoecología de plantas desérticas, tropicales y otras.

4. Estudio de grupos vegetales específicos (angiospermas, criptógamas vasculares y no vasculares), sus formas adaptativas, ecología, sistemática, taxonomía, etc.

5. Estudio florístico de especies forestales de la región: costa, sierra y selva.

6. Estudio de las relaciones ambiente-vegetación en zonas de escasa protección conservacionista.

7. Estudio florístico de una zona determinada (costa, sierra, selva), con el objeto de establecer cotos y controles o áreas reservadas.

Académicas o Didácticas:

1. Establecimiento de convenios inter-institucionales, para permitir además del intercambio de muestras botánicas, actualización de técnicas del manejo de herbarios, promoción, evaluación y análisis de investigación realizadas.

2. Realización de cursos y pasantías, que permiten capacitar técnica y científicamente a estudiantes y profesionales en la formación, manejo y desarrollo de herbarios locales o regionales.

3.

Elaboración de material didáctico-bibliográfico, especializado en la divulgación científica que permita al estudiante adquirir y promocionar conocimientos básicos para el estudio de determinados grupos vegetales.

4. Realización de reuniones con la participación de instituciones regionales en eventos técnico-científicos con el propósito de incentivar a los participantes en la incorporación o creación de herbarios en todas aquellas instituciones que imparten en sus currículos aspectos botánicos.

Proyección Social:

1. Divulgación de las bases teóricas de la botánica, así como el conocimiento de nuestra flora local, mediante conferencias, talleres, cursillos, etc.

2. Entrenamiento teórico - práctico, con el fin de construir pequeños herbarios en Colegios, Escuelas o Instituciones Científicas particulares, incentivando a la vez el amor y respeto a las plantas, así como el espíritu conservacionista de los elementos nativos de nuestra flora.

3. Divulgación mediante charlas, cortas publicaciones y por los medios periodísticos y televisivos, de la importancia que tiene la botánica, como base formadora de la personalidad de nuestra juventud, resultando e inculcando los valores científicos, económicos, educativos, recreativos y patrióticos de nuestra flora nacional.

IMPORTANCIA DE LOS HERBARIOS

1. Un banco de material de referencia: Esto requiere un ordenamiento adecuado, que consigue el fin de la preservación de los especímenes y el acceso fácil y rápido a ellos.

2. Una herramienta para la identificación: Utiliza la identificación por COMPARACION de muestra no nombradas o indeterminadas con las correctamente identificadas de la colección general del herbario que se encuentran ordenados de manera que reflejen sus similitudes.

3. Una herramienta para la actualización de la nomenclatura: Muchos nombres científicos mantenidos como tales durante muchos años, finalmente resultan ser sinónimos de otros (prioridad taxonómica), así mismo las flórulas o floras impresas con el tiempo se desactualizan. La taxonomía es dinámica y no estática en el tiempo, existen revisiones constantes de los diferentes grupos taxonómicos los cuales son publicados (e.g. Catálogos), es inevitable estar actualizados en los herbarios.

4. Un banco de datos: Las colecciones de herbario deben representar completamente la diversidad y distribución de la vegetación de una región. Son un verdadero caudal de información a través del tiempo y espacio (e.g. sirve para comparar inventarios florísticos de una región en el tiempo y espacio, efectuar distribuciones altitudinales de cierto taxon, épocas de floración a efectos de efectuar estudios de

polinización, fenología, entre otros). Todo esto gracias al binomio ESPECIMEN vs, ETIQUETA. Conociendo los inventarios locales, regionales, etc. se pueden efectuar estudios de impacto ambiental, así como dar recomendaciones sobre Conservación de los recursos y su manejo sustentable.

5. Por los servicios que brinda a la Comunidad: Esto se ve reflejado en los servicios que presta a la medicina (identificación de plantas medicinales y venenosas), a la educación (enseñanza de la taxonomía vegetal y formación de Jardines Botánicos), a la industria (distribución y uso de plantas de interés económico), al gobierno (protección y usos de los recursos vegetales), a la justicia (identificación de plantas narcóticas), al público en general (servicio de identificación e información general sobre plantas de una región, país, continente, etc.) (Ayala, 1980).

Finalmente, los herbarios con su enorme acumulación de datos que posee juegan un papel muy importante como fuente de consulta y referencia a fin de utilizar estos datos para responder preguntas específicas cientificamente, en un mundo que aceleradamente esta perdiendo espacios silvestres y su contenido en biodiversidad.

BIBLIOGRAFÍA

AYALA, F. 1980. Bases para la formación de un herbario. Publ. N° 1 del Herbarium Amazonense (AMAZ), Iquitos Perú. 20 pp. BRAKO, L. & J. L. ZARUCHI. 1993. Catalogue of the Flowering Plants & Gymnosperms of Peru. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 45: 1-1286. BREMER, K.; M. W. CHASE, and P. F. STEVENS. (APG, 1998). An ordinal Classification for the Families of Flowering Plants. Annals of the Missouri Botanical Garden 85: 531-553 CRONQUIST, A. 1993. The Evolution and Clasification of Flowering Plants, Second Edition, The New York Bot- Gard. NY, USA. 517 pp. FONT QUER, P. (1973). Diccionario de Botánica. Ed. Labor, 4 ta Edición. Barcelona.1244 p. FONT QUER, P. 1982. Botánica pintoresca. Ed. Ramón Sopena S.A. Barcelona. 718 p.

HOLMGREM & HOLMGREM, 2001. Index Herbariorum. www.nybg.org/bsci/ih/ih.html.

JARDIN BOTÁNICO DE MISSOURI (MO) Perú. 2001. www.geocities.com/jbmperu

JARDIN BOTÁNICO DE MISSOURI (MO). 2001. www.mobot.org . Base de datos W3 Tropicos: www.mobot.org/cgi-bin/search_pick

JØRGENSEN, P. & S. LEÓN-YÁNEZ. 1999. Catalogue of the vascular plants of Ecuador. Missouri Botanical Garden. San Luis.

JUDD. W. S. et al. 1999. Plant Systematics: A Phylogenetic Approach. Sinauer Associates, INC. Sunderland, MA. USA. 464 pp.

MACRIDE, J, F. 1946-1970. Flora of Perú. Publ. Field Museum of Natural History Bot. Ser. 13 (1-6).

MANARA, B. 1992. Latín y griego básicos para botánicos, Fundación A. y A. Planchart, Caracas, 245 pp.

MARCELO-PEÑA J. L., C. REYNEL Y A. DAZA. 2007. Manual de idenficación de 20 especies maderables de Atalaya - Región Ucayali. Perú. Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA), Lima, 81 pp.

PENNINGTON, T.D. & SARUKHAN, J. 1998. Árboles Tropicales de México. Universidad Nacional Autónoma de México y Fondo de Cultura Económica, México. 2ª Edición. 321 p.

PENNINGTON, T.D., REYNEL, C., DAZA, A. 2004. Ilustrated guide to the Trees of Peru. Royal Botanical Garden Kew, Darwin Initiative, Universidad Nacional Agraria La Molina, Global Trees Campaign, DH, Sherborne, 848 pp.

REYNEL, C., PENNINGTON, T.D., PENNINGTON R., T. FLORES, C., DAZA A. 2003. Arboles útiles de la Amazonía peruana y sus usos. Un manual con apuntes de identificación, ecología y propagación de las especies. DARWIN INITIATIVE Project 09/017-ICRAF. 509 p.

REYNEL, C., PENNINGTON, T.D., PENNINGTON, R.T., MARCELO, J. & DAZA, A. 2007. Arboles útiles del ande peruano (Useful Trees of the Peruvian Andes). Tarea Gráfica Educativa, Perú. c. 450 pp: illus 130 b+w, 20 colour.

RIBEIRO J., HOPKINS M. VICENTINI A., SOTHERS C., COSTA M. A., BRITO J., SOUZA M. A., MARTINS L., LOHMANN L., ASSUNCAO P. A., PEREIRA E., DA SILVA C., MESQUITA M., PROCÓPIO L. 1999. Flora da Reserva Ducke: Guia de identificacion das plantas vasculares de uma floresta de terra firme na Amazonia Centrel. Manaus:INPA. 816 p.

RÍOS, J. 1982. Manual de Prácticas de Dendrología Tropical. Universidad Nacional Agraria La Molina. Programa Forestal de Capacitación y Divulgación COTESU INIA. 150 pp.

RODRÍGUEZ, R. E. & ROJAS, G. R. 2002. El Herbario. Administración y manejo de colecciones botánicas. Editado por R. Vásquez M. Jardín Botánico de Missouri Perú. 62 pp.

STEVENS, P.F. 2001 onwards. Angiosperm Phylogeny Website. Version 2 August 2001. http://www.mobot.org/MOBOT/research/APweb/.

STRASBURGER, E. y col. (1994). Tratado de Botánica, 8ª ed. castellano. Ediciones Omega S.A. 1098 p.

TRYON, R. & R.G. STOLZE. 1989a-1993. Pteridophyta of Perú. Part I, II, III, IV and V. Fieldeana Botany N. S. 20, 22, 27, 29 and 32)

VÁQUEZ, R. 1997. Flórula de las Reservas Biológicas de Iquitos, Perú. Jardín Botánico de Missouri, 1045 pp.