Sunteți pe pagina 1din 16
Ochopatas y un cuento Beatriz Concha lustraciones de Alex Pelayo Mama arafia tuvo 213 hijas. Todas salieron muy Normales, pero la ultima era bien rara. Se paseaba todo el dia cantando: «Soy una mariposa, soy una maripose» Sus hermanas intentan hacerla entrar en razon de variadas maneras. de drésticas maneras, pero nada parece convencerla 6n 956:139.206 6 — 1 INFANTIL | 23820 Al AQUARA © 2002, Beatriz Concha D De las ilustraciones: Alex Pelayo > De esta edicién Aguilar Chilena de Eiiciones 8. Dr. Anal Arita 1448, Providencia Santiago de Chile - Grupo Santillana de Kaliciones S.4. Torrelaguna 60, 28043 Madrid, Espaia Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara S.A. de CY. Avda, Universidad, 767, Col. del Valle, México D.F. CP, 03100, Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara S.A. de Ediciones ‘Avda, Leandro N. Alem 720, C1001 AAP, Buenos Aires, Argentina Santillana S.A. Avda. San Felipe 731, Jestis Maria 11, Lima, Peri. Ediciones Santillana S.A. Consttucién 1889, 11800 Montevideo, Santillana S.A, (CY Rio de Janeito, 1218 esquina Frutos pane Asuncig, Paraguay Santillana de Ediciones S.A. ‘Avda, Arce 2333, entre Roserdo Gutiéerez y Belisario Salinas, La Paz, Bolivia Jruguay ISBN: 956.239.2066 Inseripein NP 124,523, Inpreso en Chile/Printed in Chile Primera edicin: marzo de 2002 (Cuarta edictbn: julio 2005 Diseho dela coleccgn: Manuel Estrada a yblecin a sk see oe oo sen partes eno tani or, sina de ce fei de nformoctin en ings fai por hing sea mecini,ftguiica, else, meget He tropic, por Tide © segues se el ems prea po eco de Eon Ochopatas y un cuento Beatriz Concha lustraciones de Alex Pelayo ALEAGUARA INFANTIL. Mama arajfia tuvo 213 hija: tras lo cual quedo bastante cha: Todas fueron criadas y alimentadas como corresponde, , Se paseaba todo el dia cantando: pero la ultima sali6 bien rara. «Soy una mariposa, una linda mariposa». Se esforzaron por hacerla entrar en r: De diversas maneras.. De curiosas maneras... De drasticas maneras... ares una arafa... eres una arafia! iBANG, PAF, BING! sintiéndose la mariposa mas infeliz del mundo. que jugaban aiegremente Grande fue su alegria, cuando se topo entre las flores. con una colonia de mariposas, —iHola hermanitas! —las saludé con entusiasta sonrisa. —iAAAHHHH! —le contestaron todas con los pelos de punta. iQué desconcierto frente a esta —iEspérenme, espérenme, estampida de mariposas! soy una mariposa, soy una mariposa...! La mas atrevida del grupo le contesto: —iA otra arafa con esa mosca! | jChao! La arafita quedo sola y desconsolada. Pero, como era Ia época de Pascua, é c a se le ocurrié algo que le parecié Peat anes ace una excelente idea: ¥ ee i : Una nifita dulce como una flor, que buscaba los huevitos que de repente se encontré con una... I conejo habia dejado para ella, jHORRIBLE ARANA PELUDA! —iAAAHHHH! —exclamé dando un salto. ( % Rg Sola, comenz6 a pensar La arafita se escurrié rapidamente, ] que algo andaba mal, desconcertada y muy triste. S y volvié donde sus hermanas. Les pregunto: > —éEstan bien seguras de que No soy una mariposa? —iSiiiii! —le contestaron a coro. —Bueno, si ustedes lo dicen... quizas sea cierto —dijo la arafa. Pero, de vez en cuando, a escondidas, trataba de volar. De todas maneras, fue una araiia feliz. | Pero nunca comié mariposas. Lo que no Ie resultaba, ;por supuesto! | —Problemas al higado —decia.