Sunteți pe pagina 1din 135

La filosofía en la historia

" ,

. :

,

<

• • ; , ,,, ~ .

,

:

,.

\ ~;:

PAlDOS STUDIO/BASICA

Título s publicado s :

1 . K. R. P o pp e r - L a s o ciedad ab i e rt a y s u s e n e mi gos

2. A

M c Int y re - Hi s t o ria d e l a é ti c a

3. C . L évi - S trau s s - La s estr uc t u r a s e l e m e nt a l e s d e l par e nt e s co

4 . E . N ag e l - L a es tru ct ura d e l a c i e n c i a

5 . G . H . Me a d - E s píri t u , p e r sona y s o c i e d ad

6. B . M a linowski

- E s tud ios d e p s i c o l og ía primit iv a

7 . K. R.

8. M. M e ad - Sexo y t e mp e r a m e nt o

Popp e r - Conj e tura s y r e f u ta cio n e s . E l d esarrollo d e l co n o c i m i e nt o c i e n t i f i c o

9. L. A

White - La cienci a d e l a c ul t ur a

10. F . N . Cornford - La teoría p l a ton ic a d e l c onocimiento

11. E. J a ques - La forma

d e l ti e mp o

12. L. White - Tecnología medi e v a l y c ambio social

13. C . G. Hempel - La explica c i ó n

14. P . Honigsheim - Max W e b e r

15. R. D. Laing y

1

c i e nt(ji c a

D. G. Cooper - R azó n y vi o len c ia

6 . C . K. Ogden y l. A Ri c h a rd s - E l s i g ni f i ca do

del significad o

17. D . 1. S l o bin - Intr o duc c ión a l a p s i co /in g üL I't i c a

1 8. M . D e utsch

1 9. H . Ge rth y C. Wri g ht Mili s - Ca r ác t e r y est ru c tura s o c ial

y R. M. K.rau ss - T e or í a s e n p s icología s oc ial

20. C h . L. St ev enson - Et ica y l e n g u aj e

21. A . A . Mol e s - S oc i o dinám i c a

d e l a c ult u r a

2

2 . C . S. Nino - Et ic a y d e r e c h o s hum a n os

2

3 D e l e u ze y F. Gu at t a ri - E l A nti- Edi p o

. G.

2

4 S. K ir k - El mi t o. S u s i g ni f i c ado y fun c iones

. G.

e n la Ant i g ü e d a d

y ot r as c ultu ras

25.

K. W . D e ut s ch - L as ne rvi o s d e l gob i e rn o

26.

M . M ea d - Ed uc a c i ó n

y c ul t ur a e n Nu e va Guine a

27.

K.

L o r c n z - Fu n d a m e nt os

d e la e to l ogia

28.

G.

C l a rk

- L a id e nti da d

d e l h o m b r e

29.

1. K oga n - Fil oso f i a d e l a im ag in a c i ón

30.

G. S . Kirk

- Lo s po e ma s de H orn e r o

3 1. M. A u s tin y P. Vidal-N aq u e t - E c o n o m ía

y soci e dad en l a a nt igua G r ec i a

32

. B. Ru sse ll - Introdu c c i ó n a la fi l o s o fí a m a t e m á ti c a

33.

G . Dub y - Europa e n l a Edad M e di a

3 4 . C . L é v i - Str a u ss - L a alf a r e r a ce l osa

35. 1. W . Vander Zand e n - M a nu al d e p sic ol og ía s o c ial

36 .

1. Pi aget y otros - Con s t rucc ión y v alid ació n d e la s t eo r ías c i e nttf icas

3 7 . S. 1. Taylor y R. Bo g dan - I n tr o d u cc ió n

a l o s método s c u a litati vos d e in v e s tigac ión

38. H. M. Feinstein - La form ación de William

James

39.

H . Gardner

- Arte, m e nt e y c e r e br o

40. W. H. Newton-Smith - La r acio n a lidad de la ciencia

41. C . Lévi-Strauss - Antropo l o g í a e s t ru c tural

42 . L. Festinger y D. Ka t z - L os m é t o d os de investigación

4 3 . T o rrens - La naturaleza

44. M. Mead - Experiencia s p e r so n a l es y c i e ntlficas d e una antrop á l oga

45. C . L é vi-Strauss - Trist es tr ó p ico s

46. G. D e leuze - L ó gica d e l s e nt ido

en las c i e n c ia s soc i a l e s

de l c onoce r

4 7. R . Wuthn o w - Análi s i s c ult u ral

48. G . D e 1 e uz e - El pli eg u e

Richard Rorty, J. B. Schneewind, Quentin Skinner

(compiladores)

LA FILOSOFIA EN LA HISTORIA

Ensayos de historiografia de la filosofía

Colaboraciones de :

Charles Taylor Alasdair MacIntyre Richard Rorty Lorenz Krüger Ian Hacking Bruce Kuklick

Wolf Lepenies
1

J. B. Schneewind Quentin Skinner

~

ediciones

PAIDOS

Barcelona

Buenos Aires

México

Ill i d"

" " 1' , ,1\ ; 01

/ ' / I il o s o , ,¡'y i n History

1'"101,, , •• 1" , ' 1\

;, , ¡ ' .I c's p o r C am b r i d g e U n i v e r s i t y P res s , Ca mbrid g e

1• . •. 1 " 1 . '1 ) 1 1 t I . - F d ua r do Sin n ott

j

I d l l i " '!.1

d e Juli o Vivas

 

/

" '/ If ' /fl lI ,

/990

' 1 1. ,1 . 1 1 I l lj'l I I I I S ; l l l ll'ntl '

p r oh i bid a s . sin l a a u t o r izació n

e s c r ita d e l os t i tu la r e s d el «Co p yrig h t».

e s t ab l ec i da s en l as leye s . l a repro du cc i ó n to t a l o p a r c i al t i c est a o b r a p or cua l -

' p . , < , 1 1 1 1 d . " 11 pr occ d ir u ic n to . c omp r e ndi do s l a r e pmg r a fi a y el t r a t a m i e n t o i nf o rm á t i c o. y l a dis -

1 , 11"

L . "

·.

.II H" j l ll l l~ :-

1 1t h "

111 1 1t I !- \ " j t " l np la n . :s

de e l l a m e d ia n t e a l q u i l e r

o p r és t a m o p ú b l i cos.

1'''';,1 Ioy ( ' am b r id g e Uni ve r s i ty Pr ess , C a m b rid ge

, ,01,

I"d;os

1 oI, , " O I H ' S

l a s e d i c i o n es en c as t e ll a n o , P u i d ó s Ib é ric a , S, A ;

1 \ 1;" ' ;0 1 \0 C ub í , 92 - 0 8 0 2 1 B a r ce lon a

\ "'1'1",;;11

P a id ós, SAI C F ,

1 1 , ' kl\ s ; l , ' ) l)l) - Buenos Ai re s ,

l ' : II N

~ , H . ' i ()l)-5S2-8

1 "1 ",,';;1 •• l eg al: B-204/1990

1,,'1'''';,

•• <'11 l lur o pe ,

S, A "

I {" , ' ; on 'd o , 2 - 08 005 B a r ce l ona

I,,,!,,,';,,, e n E s p a ñ a - P ri nt ed i n Sp a in

:1

SUMARIO

PREFACIO

11

COLABORADORES

13

INTRODUCCIÓN

15

1.

La filosof í a y su historia, Charles Taylor

31

2 . La relación de la f ilosofía con su pasado , Alasdair Macintyre

49

3 . La historiograf í a de la filosofía : cuatro g é n e ros, Richard

Rorty

69

4. ¿Por qué estudiamos la historia de la filosofía?, Lorenz

K

r ü g er

5 . Cinco parábolas , Jan Ha c king

6 . Siete p e n s adores y cóm o cre c ieron: Descartes, Espinoza, Leibniz ; Locke, Berkele y , Hume ; Kant , B r u c e Kuklic k .

7 . " Cuestione s interes a ntes »

filosofía y en

en la his tor ia de la

otros ámbitos , W o lt Lepenies

99

127

153

171

8 . La Corpora c i ó n Di v in a y la historia de la éti c a, J . B. Schnee-

w

indt

205

9.

La i dea de l ib e rtad negativa: persp e ctivas filo s óf i cas e h is - tóricas , Qu e ntin Skinner

227

INDICE ANALíTICO

261

A Maurice Mandelbaum

PREFACIO

Las conferencias publicadas aquí fueron dictadas como ciclo con

el título general de «La filosofía en la historia» en la Universidad Johns Hopkins durante 1982 y 1983. Ese ciclo fue posible gracias

a una subvención de la Fundación Exxon para la Educación, cuyo

presidente, doctor Robert Payton, hizo cuanto un amigo generoso y

paciente podía hacer nuestra empresa . Su

constantemente a lo largo de todos nuestros cambios de planes. Esta- mos profundamente agradecidos por esa confianza y por la genero- sidad de la Fundación. Deseamos expresar nuestro agradecimiento a la Universidad Johns Hopkins por habernos permitido el uso de sus servicios de contabi-

para ayudarnos en cada una de las etapas de estímulo y su fe en el proyecto nos alentaron

lidad y por habernos proporcionado los medios para celebrar nues- tras reuniones. De los cuidados prácticos de la organización se hizo cargo la señora Nancy Thompson, del Departamento de Filosofía de la Universidad Johns Hopkins, quien resolvió las dificultades del

otro lado del Océano y las contingencias locales con igual habilidad

y paciencia. Le expresamos nuestro más cálido agradecimiento. De-

seamos también expresar nuestra gratitud al señor T. Cleveland por su ayuda, y nuestro profundo agradecimiento a Jonathan Sinclair- Wilson, nuestro editor en la Cambridge University Press, y a Elizabeth

O'Beirne-Ranelagh, quien corrigió los manuscritos, por el cuidado y la eficiencia que pusieron de manifiesto en todas las etapas de la producción de este libro.

RICHARD RORTY J. B. SCHNEEWIND QUENTIN SKINNER

COLABORADORES

Ian Hacking es Profesor de Historia

la Tecnología en la Universidad de Toronto. Sus libros comprenden

The Emergence of Probability (1975) y Representing and Intervening:

Introductory Topics in the Philosophy of Natural Science (1984).

de la Filosofía de la Ciencia y

Lorenz Krüger es Profesor de Filosofía en la Universidad Libre de Berlín. Sus publicaciones comprenden artículos acerca de la filosofía de la ciencia y acerca de la historia de la filosofía moderna, y dos

libros: Rationalismus und Entwurt einer universalen Logik bei Leib- ni; (1969) y Der Begriff des Empirismus: Erkenntnistheoretische Stu- dien am Beispiel John Lockes (1973).

Bruce Kuklick es Profesor de Historia en la Universidad de Pennsyl-

vania. Sus libros comprenden: Josiah Royce: An Intellectual Biogra- phy (1972), The Rise of American Philosophy: Cambridge Massachus-

sets, 1860-1930 (1977) Y un estudio de próxima aparición , Churchmen

and Philosophers: From Ionathan Edwards t i a John Dewey, 1746-1934.

Wolf Lepenies es Profesor de Sociología en la Universidad Libre de Berlín y actualmente miembro de la Escuela de Ciencias Sociales del Instituto de Estudios Superiores de Princeton. Sus libros incluyen

Melancholie und Gesellschait (1969), Soziologische Anthropologie (1971) y Das Ende der Naturgeschichte (1976).

Alasdair Maclntyre es Profesor de Filosofía en la Universidad Van- derbilt. Sus libros incluyen A Short History of Ethics (1966) y After

V irtue (1981)

Richard Rorty es Profesor de Humanidades

de

en la Universidad

Virginia. Sus libros incluyen Philosophy and the Mirror of Natu- re (1979) y The Consequences of Pragmatism (1982).

J. B. Scheneewind es Profesor de Filosofía en la Universidad Johns

Hopkins. Sus libros incluyen Backgrounds of English Victorian Lite- rature (1970) y Sidgwick's Ethics and Victorian Moral Philosophy

(1977).

Quentin Skinner es Profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Cambridg e y. miembro del Christ's Coll e ge . Sus publica c iones in - cluyen Foundations oj Modern Political Thou g ht (1978) y Machiave- lli (1981) .

Charles Taylor es Profesor de Filosofía en la Universidad McGill Sus libros comprenden The Explanatiori ot Behaviour (1964 ) , Hegei (1975), Hegel and Modern Society (1979). Dos volúmenes de sus Philo- sophical Papers aparecerán p r óximamente en la Cambridge Un í ver- sity Press.

INTRODUCCION

Imagine el lector una obra en mil volúmenes titulada Historia

intelectual de Europa . Imagine además una gran asamblea de pensa- dores redivivos en la cual a cada una de las personas mencionadas

en las páginas de esa obra se le entrega un ejemplar

que comience por l e er las secciones refer e ntes a é l mismo y después lea alternativamente hacia atrás y hacia delante hasta que llegue

a dominar los mil volúmenes. Una obra ideal con ese título tendría que llenar las siguientes condiciones:

1. La persona cuyas actividades y cuyos escritos son tratados en

ella halla ese t r atamiento inteligible, salvo las observacion e s inc i den-

,

y : "Puesto que aún no se había establecido la distinción entre X e Y,

el empleo que A hace

y llega a entender aun esas observacion e s cuando continúa leyendo.

2. Al concluir el libro cada una de las personas tratadas avala el

tratamiento que se ha hecho de él como, por lo menos , razonable- mente preciso y b e né v olo, por más que, por supuesto, no lo en- cuentre lo bastante detallado.

los

miembros de la asamblea se hallan en tan buenas condiciones de intercambiar opiniones, argumentar y tomar parte en una inv e stiga- ción colectiva acerca de temas de interés común, como las fuentes secundarias para las obras de sus coleg a s lo permitan. Ello parece con s tituir un ideal plaus i ble de la historia intelectual porque esperamos que una h i storia así no s permita percibir a Europa como {para de c irlo con la fr a se de H ó lderlin a daptada por Gadamer)

«la conversaci ó n que somos » . Tenemos la e speranza de que esa histo- ria intelectual urdirá un hilo de cre e ncia s y de d e seo s superpuestos

lo bastante grueso para

qu e podamos remontarnos en la lectura a

tales que dicen cosas como: "Más tarde esto fue cono c ido como

y se le pide

"

»,

de " Z " no puede ser interpretado como

3. En el momento en que han leído el libro de cabo a rabo

través de los siglos sin tener que preguntarnos nunca: « ¿Por qué hombres y mujere s dotados de razón h a n pensado ( o han hecho) eso? » Pensamos pues que una Historia int e l e ctual d e Europa ideal d e biera permitir que, por ejemplo, Paracelso se pus i ese en comu- nicaci ó ricon Arqu í med e s por un lado y con Boyle por el otro. Debie- ra hacer que Cicer ó n , Marsilío de Padua y Bentham pudiesen iniciar

16

L A F I LOSOF íA EN L A HISTORI A

I

NTRODU CC I ÓN

17

una . discu s ión . R~nun c iar a t~les esperanzas ,

creer

que en punt o s

 

crucIa~es no h a b r a concordancia y que en al g ún sentido se re g is t ra rá un a « I~conmen~u ra bilidad » tan gr and e qu e impida e l d i ál og o , es

traordinariamente desmesur a d a me n t e

imaginativo y productivo que ha urdido un relato e x t e ns o y di vaga tor i o qu e d e be ser reconstruido a

de l a s ca r t a s d e l e s crit o r a sus amigos, l o s rec u e r dos

d e esos

r ~ nuncIar a la Ide a de pro g reso

int e lectual. Tal p es imismo debe r e -

partir ami gos,

anota

c i o n e

s

h ec h as en vi e jo s p a p e l e s d e e n v ol ve r , c ar ta s

de

SIg n a r s e. a v . e, r e n < da historia d e l pen sa miento europe o» un a e r r ón e a

recha z o

d e lo s e ditore s y , asi m ismo, a p a r t ir de lo s m a nus c ritos

con-

cara c terízacíon

ne s e ncerr a das cad a una en sí m i sm a . D e a cuerdo c o n e s e modo d e

v e r, n o deb . i é r a mos e mpr e nder

qu e s e , requi e r e e s al g o que se p a re c e m á s a un a s erie de inf o rmes

etn? gr afic~s. T a l pes i mi,smo e s caract e ri s ti c o

l o

de 10 qu e e n re a lid a d

es una mi s c e l á ne a

d e tradi c i o -

porqu e

a quien es

una histo r i a in t electu a l ,

de aqu e llo s

ha impresionado el c aract e r m a rcadament e e xtr a ño d e a l g unas f o r - ma s de ex pre s ars e y de actua r d e l pasado europeo y el c aráct e r mar-

p a r a las fi g ura s que

son t ratadas) de g r a n parte de la histori a intelectual. . Se .ha di s cu~ido mu c ho ent re los filósofos de la ci encia y entre lo s hIst~rIa?ores SI tal pesimismo e s tá justificado , es d e cir , si la s d is -

c?~tlllmd a de s , la s ,re v olucion es in t ele c tual es y l a s r uptu r a s e pistemo-

l ó gicas d e b e n s e r lllt e rpr e t a d a s

cuales la comunicación s e . torna. difícil o c omo m o mentos en los que

s e ~ o~na . verdade r amente imposible . Cr e emos que e se pesimismo no

e s ta Ju s tIfi~ado, qu e s i e mpre hay lo qu e se ha

pu~nte. racionales » -no

bajo mvel- que h a n p o sibilitado

mo s

la . Hi s toria

te . e n l ~ S UP?SICIOnd e qu e la hubiera e s crito , ¿ c uál s e r ía s u relación con l a historia de la filo s ofía?

c a dam e nte anacr o nístico

(esto e s , i ni nteli g ible

simpl e mente como moment o s en lo s

ll a mado « c abez a s d e

d

e

criterios de alto niv e l si no t r i vialidades

el di á lo g o po r en c ima de l o s abis-

d e s i e s po s ibl e es cribir

sino m á s b i en la cue s ti ó n

s i g ui e n-

Pue ~ n.o deseamo s d i s c u t ir l a c uesti ó n

znt~l~ ~ tual de Eu r opa ,

Tal cues t i ~ n s e plante a ri a igualmente s i se s ustitu y e s e « filosof í a » p~r « ~ c o~OlnIa », « ley » , « moralid a d » o < da no v ela » . P o rque en l a

Hlsto r za . znt e lec t ual

entre , g e neros , temas o dis c ipli n a s .

l a

e~e tlt~lo no s~ podría escribir

de Europa

n o s e trazan

l í neas d e demarc a ción

un libro id ea l con

En r e alid a d ,

sin hab e r pue s t o entr e pa r én t e sis

ser v ados. A q u e l a lb acea deb e p e n e tr a r

c o n l a de c isi ó n de pe gar un o s c o n otros l o s fra g m e ntos y obten e r la

v ersi ón i dea lment e compl e t a

ti r s e i nd aga r c u ál e s d e s u s pa rt e s s e b asa n e n c a r a c t e res d e la v ida re al ni s i a prue b a su tono mo r al. N o s e v e a s í mi s mo co mo s i e s t u- viese escri bi en d o un r ela to de p r o g r eso o de d ec l i n a c i ón porque , para

los p r opó s i t o s

c ó mo d e b e se r e l d e s e nla c e . P ara sus l e c t o r e s , e n c a mbio , l a s c o s a s son distintas.

Lo típico es

que l e an s u li b ro como e l r e l ato de un p rog r e so: u n p rogre s o e n el

c a mpo de su e spe c i a l inte r é s o de cue s t i one s qu e le s incumben

cialm e nte .

de c lin a c i ó n , p e r o ta m bi é n e ll os l o v en c omo pos eye n d o una dir e c c i ó n.

Se pr e ocup a n p o r c ó mo h a de s e r e l d e s e nlace . ) Sus le c tor e s autom á -

ticam rec o n

c o nc e pto y « f a lta d e r e con o c imi en to

Si el le c tor es un filó s o f o que e s t á m o d e r a d a ment e

estado actu a l d e s u di s ciplin a , se sorprend e r á

« Aquí l a filosofía s e d i socia d e

en e l mundo

de los te x tos

de e s a obr a de fic c i ó n. No d e b e pe r mi-

de s u t r abajo ,

no sustent a

nin g una o p i nión ac e rca

e spe-

( Algun o s, po r c i ert o , puede n le e rlo c o mo e l r e l a t o de una

c om e ntan di s tint as

sec ci o n es

con fr a ses

com o :

d e l h e cho d e que p » , « p r im e ra aprehensión

« pr i mer c l a ra del

d e la i rr el e v anc ia

de p para P> .

s a t isfecho con el

d i ci e ndo cos a s como

y c o mi e n z a a t e n e r una his t o r ia por

e

nte

o

cimien t o

s í misma » o « Aho r a me doy c uenta d e qu e la s figur a s r e alment e im-

portantes

acerc a de lo

que se t r a te, en con ex ión c on un rel a to a ce rca del de sc ub r imiento gradual de e sos h e chos y del de s cubrimi e nto , aun m á s gradu a l, de un léxico en el c u a l se pu e d a n form u lar l a s p r e g un t as pa r a las cuales

de ese tipo son intentos

de la his t o r i a

de l a f i lo so f ía fu e r o n

» . Todo s lo s juici o s

de pon e r l a s opinion e s p r opi a s

sus propi a s opinion e s son respue s t a s .

d , I s ~u s IOn ? e S I determinada c u e st i ón

era filo s ófic a , c ie ntífica o t e o-

Cuand o un filó s o f o s e di r ig e a la H ist o r i a

i nte l ec tual

de Europa

en

10.gIca, o S I, de ~ e r minado p r oblema l o e ra de mo r al o de c o s t umbr e s.

busca de mater ia l es

p ar a u n a H i s t oria

d e l a f ilo s o f í a occ id e nt a l ,

la

D I Cho en t é rmino s m ás ge n e r a le s, e n un a

hi s t o ri a c o m o é s a debieran

s e l e cción que é l haga no

d e p e n d e rá ú n ica me n t e

de l a d écad a y del

pon e rse ent r ~ p a r é n t e s i s

l a m ay oría de la s c u es ti o nes conc e rni e ntes

paí

s e n los qu e e s cr ib e, s i n o t amb ié n d e s u s in te r e ses

espe ci a l e s en

a la ref e rencia y a la ve rdad . P a ra lo s p r op ó sito s de s u tr a b a j o

el

el

á mbito de la filo s o f í a. Si es t á int e r e s ad o fundam e ntalment e

e n l a

autor de una hi s to r i a

a s í no s e pre o cu p a

d e l sulfuro

po r c omp ro b a r o Ciceró n re s p e cto ca da uno hubi e r a

si P a ra ce l s o de la r e- di c h o en

entre

estaba a certado r e sp e ct o

pública . S ó l o le i n t ere s a cono c e r lo que

respuesta a sus cont e mpor á n e o s ,

todos ello s y s u s pr e d e c e s o r e s

y f a c i li t a r la c o muni c a c i ó n

y s us s uce s or e s.

En s us mil volúm e n e s « ¿De qu é hablan esas « ¿Cuál de ella s tenía ra -

nunca s e prestaría

p~rsona s ? », y mucho m e nos a la pregunta :

zon? » Por eso su a utor tado . Es como el alb a cea

at e nción a la pre g unta:

d e b~ e s c r.ibir una crónica a ntes que un tr a -

Iiterario

de un e scritor

de ficcion e s ex-

meta fí sic a, e n l a e pist emo l o gía

a pas a r por alt o lo s v í n c ul o s e n cuant o a c o nvic c i o n e s y a l é xi c o que

y e n la f il o so f í a de l l eng u a j e , t e nderá

en la Hi s to ria i nte l e c t ua l

de E u r o p a

u n e n entre

sí a E sp inoz a

y a

Séneca . Estar á m á s int ere s a d o e n l os la z o s qu e une n a E sp inoz a

con

Desc a r t e s. Si se d e dica f und ame ntalm e nt e

pr es tará

y se interesará

Huygens. S i se e s p e cializa en fil o sofí a s oci a l , atenderá

lación de Espinoza con Hobbes que a su relación con Leibniz .

a l a f il oso f í a de la re li g i ó n ,

e ntr e E spinoza y F il ó n ,

ent r e

s í a Esp i noza

y

más a la re -

atención a l a s co n e xio n e s ex i ste nt es

menos p o r las que v i nculan

18

LA FILOSOFÍA EN LA HISTORIA

Espinoza representó un punto nodal en un tejido de relaciones y de preocupaciones para el que no es fácil hallar un equivalente en la

organización de la vida intelectual del presente. A Espinoza no podría

haberle sido sencil l o responder

de Dios , en

el del Estado, en el de las pasion e s , en el de la física matemática

o en el d e lo que más tarde se conoció como « teoría d e las Ideas».

se ve en la

necesidad de formular preguntas t a les. El debe mirar los escritos d e Espinoza como organizados en torno de ciertos problemas defi-

de

nidamente

«los intereses transitorios de la época de Espinoza»,

a la pregunta de si lo que se hallaba

«en el centro de su filosofía» era su interés en el tema

Pero el autor de una Historia de la filosofía occidental

filosóficos y sep a rar la discusión de esos problem a s

El hecho de que el autor de la Hist o ria intelectual

de Europa pueda

ignorar tales cuestiones

sibl e . En su obra n o se cara c teriza a Espinoza como « filósofo » --en

aligera su tarea y , en el fondo, la hace po-

tanto opuesto a « ci e nt í fico s -e- ni como « rabino renegado » ni como « r a cionali s ta» o « pan-psiquista » . Se hace m e nción de esos términos, pero no se los emplea. La medida de su tino y, por tanto, el grado en que su obra se acerca al ideal, re si de en g ran medida en su em- pleo de las comillas. Su libro no es de ayuda si se trata de construir

Espinoza halle su lugar, es decir , que mues-

un reticulado

tre que er a un « gran filósofo » o que no lo era .

que

como: « ¿Debemos incluir a Es-

sirvan para respond e r

pinoza (o, para con si derar casos más problemáticos, a Montaigne o a Emerson) entre los filósofos? » o «¿Deb e mos incluirlos entre los gran-

en el que

Construir un reti c ulado así -esto

a p r eguntas

es, elaborar los criterios

1

,

d

es filósofos?»-

supone

disponer

de una concepción

acerca

de la

relación entre la historia

intelectual

y la realidad

de las cosas. Por-

que la idea de un « lu g ar pr o pio » requ i ere un mundo i n t electual rela-

tivamente c errado, e sto es, un determinado esquema de la realidad

y , por tanto , de los problemas

cia que la indaga . Exige que uno sepa bastante acer c a del modo en que el mundo (y justamente no el mundo d e las est r ellas, lo s vege-

tales y el barro, sino el de los poemas, los dil e mas morales y políti- cos tambi é n) se divide en áreas y en problemas, problemas resueltos

que la r e alidad plantea a la inteligen-

o

por resolver. El autor

de la Historia

intelec tual

de Europa tiene

qu

e hacer de cuent a que

no sabe cómo es el mundo.

Es tentador expresar la di f erencia existent e entre nuestro histo-

riador

in t el e ctual ideal y el autor de una Histo r ia

de la filosofía

occi-

dental

di c iendo que el primero

se ocupa con los significados de ex-

presiones pasadas e n tanto que el segundo se ocupa asimismo con su

verdad y con su importancia. El primero presta atención a las pautas

para el empleo de los términos;

empleo y la realidad de los

de formular la cu e stión es, y ha sido, muy errónea . Porque sugiere que el segundo de los autores puede considerar Ia palabra del prime-

el segundo, a la relación entre ese

mundos físico y moral. Pero tal manera

INTRODUCCIÓN

19

ro corno el significado de una frase dada y confrontar entonces ese

significado con los hechos. Pero no es evidente que la Historia

lectual de Europa nos hable acerca de lo que las frases del pasado significan . La lectura completa de la versión ideal de ese libro (actua-

al supuesto historiador de la

filosofía en condiciones óptimas para asignar un significado a una

frase incluida en un texto d e l pasado. Pero eso es como decir que el pasar años de su v ida con los miembros de una tribu, charlando con ellos, coloca al antropólogo en la posición óptima para traducir sus expresiones. Es así, pero l e puede quedar aún muchí s imo trabajo por realizar antes de ser capaz de actualizar esa capacidad. Una cosa es estar de acuerdo con el juego del lenguaje de otro, y una cosa dife - rente tradu c ir ese lenguaje al propio. De igual manera, una cosa es

y

lizada hasta el año anterior) colocaría

inte-

haber llegado a conocer a fondo la Historia intelectual

de Europa,

una cosa diferente es saber cómo formular una de las frases citadas en ella de modo tal que permita confrontarla con la realidad del mundo. Esa laguna existe en la medida en que el léxico empleado en las frases nos choca a nosotros, modernos, como una manera inadecuada, desmañada , de describir el mundo o de plantear los problemas por tratar. Por eso e stamos tentados de decir cosas corno: « Bien, si se

considera que eso significa p, entonces es ciertamente verdadero, y en realidad trivial ; pero si se consid e ra que signific a q, ent o nces La lectura de la Historia intelectual de Europa no nos ayuda , por

»

mis ma, a saber cómo debemos considerarlo. Pues

puede permitirnos

decir con ella, lo que habría respondido ante toda una serie de pre- guntas formuladas por sus contemporáneos a propósito del tipo de a cto de habla que e staba llevando a cabo y a propósito de la audien -

cia y la incidencia que aguardaba , toda esa información nos sería de

de poca utilidad en el momento de optar entre la interpretación

la frase, con vistas a su confrontación con la realidad, corno p o corno q . «P , > y «q » s on frases de nuestro lenguaje, frases ad e cuadas

y elegantes destinadas a ajustarse a los perfiles del mundo tal como

nosotros lo conocemos. Los predicados que ellas contienen registran las especies de cosas en las que sabemos que el mundo se divide

(por ejemplo: estr e llas y galaxias, prudencia y moralidad) . La facili- dad para emplear modos de hablar inadecuados y desmañados que

proporciona una acabada familiaridad con la Historia intele c tual

Europa nos ayuda muy poco en e l momento de saber cuál de esas elegantes alternativas hay que preferir. Es tentador plantear la cuestión de si el significado o la referencia,

o ambas cosas, de los términos empleados en una frase así han cam- biado en lo que va desde los tiempos del autor a los nuestros. Pero no es evidente que uno u otro tipo de historiador deba formular ne- cesariamente esa cuestión. El reciente debate de tales temas por par-

si bien es e libro

saber lo que el emisor original de la frase quiso

de

de

20

LA FILOSOFíA EN LA HISTORIA

te de los filósofos de la ciencia y de los filósofos del lenguaje fue inspirado indudabl e mente po r pr o blemas suscitados e n la h i storio- graf í a de las ciencias natur a les. Pero si bien ese deb a te h a s ervido para ampliar y para profundizar el ámbito de consideraciones y ejem-

plos juz g ado s relev a ntes en l a semántica filo s ófic a , no ha pr o du c ido

resultados que permitan

claridad sus tarea s o sus métodos. Tampoco parec e probable que e llo

vaya a ocurrir en el futuro. Pues si bi e n h a sido la histo r ia

ciencia la que originó muchas de las discusiones actuales acerca de la si g ni f icaci ó n y l a ref er enc i a , esa s dis c usiones s e han a par t ado aho- ra tan t o de la práctic a de la int e rpretación , que r e sult a dud o so que los historiado r es puedan espe r ar que surja al g o a s í como una « teoría

de

ca de la objetividad de la interpr e ta c ión,

Ma r y Hesse acerc a de l a distinción entre G e i s t e s w i ss en s c haften

turwis se n s chajten,

en semántica, ni la concerniente a la var i abil i dad d e una teoría cau s al de la referencia, parecen tener la probabilidad de informar al preten-

dido historiador d e la f ilos o fía más de lo que él y a s a be a c erca d e l modo de utilizar l a H ist oria inte lec tual d e Europa para hallar la ma- teria prima que n e cesita. Los mil volúmenes que ha leído le informan de cuanto se puede saber acerca de los cambio s producidos en el empleo de los término s que a él le int e resan. Pu e de es tar e xcus a do

de decir qu e no le inte re sa pleo, la sem á ntica proc e de

Antes que «fundam e ntos filosóficos de la práctica de la interpreta- ción», lo que ese historiador n e cesita es poder percibir cuánd o le está permitido e xc luir s implemente l a s fr ase s en las que tales pro- blemas de interpr e tación parecen ser insolubles , y limitarse a aque- llas fr a ses en las que e s po s ible forjar una traducción a un a len g ua moderna que armonice nítidamente con la traducción de otras fra- s e s. Lo típico es que una traducción así no s e a literal, p e ro, c on todo , pu e de ser enterament e correcta. El a ntrop ó lo g o tien e qu e de c i r a menudo cosas como: « Lo qu e dij o fu e : " El otro dio s blan c o murió porqu e riñó con el espíritu que h abit a e l m bu r i " , per o lo que q ui s o decir era qu e Po g son Smith mur ió po r que, como idio t a, comió algu- na s d e las b ay as qu e cre cen por allí. » A m e nudo e l hi s t o ri a dor de la f ilosofía tiene qu e de c i r co sa s co m o: « Lo que K a nt d i j o fu e : " Esta identid a d p e rmanent e de la ap e rcep c i ó n d e un a div e r s idad dad a en la intuición contiene una s í ntesis de representaciones y sólo es posi-

a l o s historiadores c omprend er con m ay or

de la

la interpretación». Ni la c ontroversia entre Gadam er y B e tti a c er-

ni la de Davidson

ni la d e Cha r les Taylor y

y. Na-

y Dumm e tt r es pe c to d e l holi s mo

e l modo

en que, s obr e la b as e de ese em-

a distr i buir significado y r ef erencia .

ble m e diante la

d e cir es qu e , no obst a nte lo primitiva y de s ordenada que se supone

que es la e x peri e ncia , s i está a c ompañ a da d e autoconcienci a , enton- ces tendrá que admitir al menos e l grado d e or g anización intelectual

involucrada en la capacidad de afirmar como propio un estado men-

conciencia de esta síntesi s

;" , pero lo que quiso

I

NTRODUCCIÓN

21

tal pasado.» * Mediante la exclusión de algunas frases como irrelevan- tes para sus propósitos y para los propósitos que el propio autor se

hubiera fijado en caso

de conoc e r m e jor las cosas, y haciendo una

benévola presentación de lo restante, ayuda al filósofo muerto a actuar ante un nuevo público. Ese modo de d e purar y d e parafras ea r da lugar a una historia que en nada se asemeja a una selección de texto s de la Hi s tori a intelec- tual de Europa. Pero es meneste r recu r rir a él si se desea disponer de una historia «de la filosofía» o «del problema de la relación entre el alma y el cuerpo » o « del empirismo . o « de la moral secular».

~e c ir que tal e s historia s son anacronísticas es decir una verdad, pero Irrelevante. Se da por s entado que son anacronísticas. El antropólo- go no lleva a cab o su tarea si meramente nos propone enseñarnos

a charlar con su tribu favorita, a iniciarnos en sus ritos, etcétera.

Lo que queremos que se nos di g a es si esa tribu tiene algo intere-

para nue s tras per s pectivas , que

responden a nue s tras preocupaciones, que nos informa acerca de lo que nosotros sabemos que existe . El antropólogo que rechace esa

tarea aduciendo que la depuraci ó n y la paráfra s is distorsionarán y traicionarán la integrid a d de la cultura de la tribu , ya no será antro- pólogo sino algo así como devoto de un culto esotérico . Después de todo, trabaja para nosotros, no para ellos. De modo semejante, el his- toriador de X, donde X es algo que nos consta que es real e im- portante , trabaja para aquellos de nosotros que comparten ese saber, y no para nue s tros desdichados antecesores que no lo hacen . Por tanto , el que desee e scribir una Historia de la filosofía occi- dental debe, o bien negar que la f i losofía contemporánea es a lgo real e importante (en cuyo caso escribirá una historia de la filosofía como quien escribe una histor i a de la brujería) o bien proceder a depurar

las frases que

conciencia de incurrir en anacronismos. La mayoría de tales escri- tores hace un poco de cada una de las dos cosas, pues los más de ellos no tien e n la esperanza de narrar una historia coherent e a partir de todo s los textos que ésta o aquella escuela filosófica contempo- ránea llama «filosóficos » . Historia c oher e nte será la qu e nos muestre que algunos de esos textos son centrales y otros perif é r icos, algunos genuinamente filosóficos y otros meramente pseudoglosóficos (o sólo

tangencial y

sof í a habrá de ten er un par e cer en cuanto a si , por ejemplo, la filoso-

fía moral es central y l a epistem o logía relativam e nte p e rif é rica para

momentáneam e nte filosó fic os) . El hi s toriador de la filo-

sante para contarnos: inter es ant e

no mere c en ser traducid a s y traducir el resto con la

el

tema, o inversamente. También tendrá que tener una opinión acerca

de

cuáles de las e s cuelas o movimientos de la filosofía contemporánea

* La f r ase que comienz a con la s pa la bras « Esta i d e ntid a d p e rm a nente» pro- cede de K a nt, C r í t i ca d e la ra z ó n p ura , B 113 . Lo qu e vi e ne despu é s de « Lo que quiso dec i r es» está tomado de Jonathan Bennett, Kant's Analytic, Cambridge, Cambridg e University Press, 1966, pág. 119.

-

22

LA FILOSOFÍA EN LA HISTORIA

deben ser considerados filosofía «genuina» o <dmportante». Precisa- mente debido a sus divergencias en torno de tales temas los histo- riadores de la filosofía desechan textos que sus rivales ponen de re- lieve. Todo historiador de la filosofía trabaja para un «nosotros» que está compuesto, básicamente, por aquellos 9- ue ven la escen~ filosófica contemporánea tal como ellos la ven. ASI, cada uno tratara como brujería lo que otro tratará como antecede.nte de algún ele-

mento real e importante de la filosofía contemporanea. De la caracterización que hemos hecho podría deducirse que el historiador intelectual y el historiador de la filosofía realizan tra- bajos tan diferentes que resulta difícil. pen~ar que pr<:>ducen dos especies de un mismo género llamado «hlstona». En realidad a~bos expresan dudas de ese tipo acerca de lo que su contraparte esta. ha- ciendo. Así, el historiador de la filosofía puede despreCIar al histo- riador intelectual por considerarlo un mero anticuario. A su vez, el segundo puede despreciar al primero por considerarlo un mero pro- pagandista: alguien que reescribe el pasado en favor de una de las facciones del presente. El historiador de la filosofía puede pensar del historiador intelectual que es una persona que no se interesa

éste puede pens~r ~~ aquél qu.e es una

por la verdad filosófica, y

persona que no se interesa por la verdad históríca. Tales mtercam- bias de recriminaciones han dado lugar a intentos por arrebatar la historia de la filosofía de las manos de los historiadores intelectua- les y a intentos inversos por rehabilitar la historia intelectual argu- mentando que el primer deber del historiador es evitar el anacroms- mo. Se sugiere a veces que debiéramos desarrollar un tercer género, un justo medio más filosófico que la Historia intel~ctual de l!-uro~a e históricamente más preciso que cualquier Historia de la fllosofta

occidental conocida o actualmente imaginable. No es nuestra intención sugerir que se intente lo uno o lo otro, ni sugerir que es menester un tercer género. Una oposición entre los historiadores intelectuales Y los historiadores de la filosofía nos parece una oposición tan ficticia como lo sería una oposición entre científi- cos e ingenieros, o entre bibliotecarios Y eruditos, o entre desbasta-

dores y talladores. Es una apariencia creada por

conceptuoso a propósito de «la naturaleza de la historia» o de «.la naturaleza de la filosofía», o a propósito de ambas, tratando «hIS- toria» y «filosofía» como designaciones de especies naturales, disci- plinas cuyos temas y cuyos objetivos son bien conocidos y se ha:lan fuera de discusión. Tales intentos provocan acalorados resoplIdos

el intento de ser

en el sentido de que determinado libro «no

toria» o <<00 cuenta como filosofía». En tales casos se da por sentado

que existe una parte bien conocida del mundo -el pasado- que es el dominio de la historia, y otra parte, igualmente bien conocida, concebida por lo común como un conjunto de «problemas atempo- rales», que es el dominio de la filosofía.

es lo que yo llamo his-

INTRODUCCIÓN

23

Nada erróneo hay en la afirmación de que «la historia nos da la verdad acerca del pasado», aparte de su trivialidad. Surgen, empero, falsos problemas cuando se intenta hacer una distinción entre el co- n~cimiento de la relación del pasado con el presente y el conocí- miento acerca del pas~do en sí mismo. Esos son casos especiales d~l .fals? problema mas general que se suscita cuando se intenta distinguir entre el conocimiento acerca de la relación de la realidad

c~n. nuestras ment~s, .nuestros lenguajes y nuestros intereses y pro- pósítos, y el conocimiento acerca de la realidad tal como es en sí ~is~a. Esos son falsos problemas, porque no puede establecerse m?gun contraste entre el conocimiento acerca de X y el conoci- miento acerca de las relaciones entre X e Y, Z, etcétera. Nada puede conoce~se acerca de X aparte del modo en que lo describimos en un lenguaje que muestra sus relaciones con Y, Z, etcétera. La idea de «la :verdad acerca del pasado, no contaminada por las perspectivas y los mte~eses del presente» es semejante a la idea de «esencia real, no contaminada por los preconceptos y los intereses constituidos en cualquier . lenguaj e hu~ano». Es un ideal romántico de pureza que no guarda ninguna relación con indagación real alguna que los seres human?s hayan emprendido o puedan emprender.

filosóficos y evitar la

~a Idea de «perseverar en los problemas

afición a las antigüedades» es menos absurda que la de «perseverar en el pasado y evitar su relación con el presente», y ello sólo debido a que es posible simplemente enumerar lo que ha de considerarse como «los problemas filosóficos», mientras que no es posible señalar «el pasado». En otras palabras: es posible delimitar una cosa a la cual . denominar «filosofía», especificando claramente lo que ha de

con~Iderar~e !' lo que no ha de considerarse como tal, pero no es posible delimitar cosa alguna a la cual denominar «historia» haciendo un ges~o para indi~ar lo que está a nuestras espaldas. El término «filosofía» es . suficientemente flexible, de modo que nadie se sor- pren~e demasiado cuando un filósofo proclama que debe desecharse la mItad del canon de «grandes filósofos» admitido hasta entonces porque se ha descubierto que los problemas de la filosofía son dife- rentes de como se había pensado anteriormente. Por lo común un filósofo así aclarará que lo que se excluye debe ser asumido como una cosa distinta de la filosofía (<<religión»,«ciencia» o «Iiteratura»). Pero esa misma flexibilidad constituye la razón por la que no cabe tener esperanzas en la posibilidad de decir algo general y de interés acerca de la relación entre filosofía e historia. Algo puede decirse en cambio acerca de la relación existente en- tre libro.s a l?s ~ue es sumamente fácil ver como grandes fragmentos

de la Historia intelectual

toda l~ historia de la filosofía occidental o un gran segmento de ella. Lo pnmero que debe señalarse es que nuestra anterior caracteriza- ción de esos dos géneros ha sido la caracterización de dos tipos idea-

de Europa y libros que pretenden ofrecer

-

24

LA FILOSOFíA EN LA ~ISTORlA

les imposibles de realizar. Nuestro historiador int~lect,:al, al que no interesa el desenlace de la historia, y nuestro historiador .de la filosof í a, que sabe perfectam e nt e bien qué es filosofía y de u~ ~I~tazo puede distinguir un problema filosófico central de uno penfenco y de uno no filosófico, son caricaturas. Pero hemos procurado conver- tirlas en caricaturas simpáticas porque vemos a ambo~ como ca~os extremos de esfuerzos enteramente encomiables y en Igual medida indispensabl e s para la prosperidad de la república de la , s l~tras. Cada uno de ellos suele verse llevado a la caricatura por SI mIs~ , o, pero tal es la autocaricaturización a la que una honesta devoci ó n

por un fin valioso puede inducir.

. Nunca existirá un libro como la Historia intelectual

.,

de Europa ,

y ello no sólo porque

alcanzado con sólo un millar (o un mIllon) de volúmenes, smo t~I?-

bién porque -tal

de nuestras vidas- nadie que haya leido o escnto algunos de esos

volúmenes podría leer o escribir la mayor par~e de los restan~e~

hecho de que todo historiador deba ser selectivo para poder miciar

su trabajo -escogiendo

otros a las notas al pie- basta para desenganarnos del Ideal que he-

mos erigido. Pensar

Francia del siglo XII , la metafísica alemana del SIglo XIX y la pmtu~a

de Urbino del siglo xv puedan un día confluir para for-;nar un tapiz único que sería nuestra Historia intelectual de Europa Ideal, es algo

alentador . Pero

Puesto que todo libro referente a tales ten:as esta.rá condIcI~nado por el sentido que su autor tiene de la relevancIa, sentido determmado por todo lo que él conoce -no simplemente las cosas que conoce

acerca de su propia época sino por todo lo que

todo=-, ninguna obra de esa índole se compagmara mconsutIlm~nte con otras obras acerca de períodos o de temas adyacentes escnt.os

por una generación precedente o, por ~na

gún historiador intelectual podra eludir esa selectlVld.ad 9- ue surge

automáticamente del saber que posee acerca de la cle~cla, .la . teo- logía, la filosofía y la literatura de .la actualidad . La historia ínte- lectual no puede ser escrita por quienes desconocen la cult~ra ~e sus presuntos lectores, porque una cosa es poner entre paren:esls cuestiones de verdad y de referencia, y otra cosa es desco~ocer cuando surgen esas cuestiones . Poner a los lectores de la actualidad en co~-

el ideal que he.m?S estipula,do no po.dría ser

es la dim e nsión de ~uestro cer . ebro y la extensión

El

algunos textos com~ centrales. y relegando

en que el estudio

del dis~urso político. en la

es la idea de un libro no escrito por mano ?~mana.

~o~lOce a.c~rca de

generaci~n. posterior. Nm-

tacto con una figura del pasado es precisamente cosas como: «Más tarde esto se conoció como

aún no se había establecido una que A hace de "2 " no puede ser

cuándo deben indicarse cosas así, o saber qué es lo. que debe p0.n er -

se entre paréntesis

ocurrido recientemente en áreas de todo tipo .

ser capaz de decir » y «Puesto que

distinción entre X e Y, el empleo

interpretado como

» , Pero saber

y cuándo se lo debe hacer, exige saber que ha

INTRODUCCIÓN

25

Así como la necesidad de seleccionar implica que el historiador

intelectual

sofía de su propia época cuando escribe acerca de Espinoza del mis-

mo modo, la necesidad

acerca de lo que se diría al formular ahora una de las frases de Espinoza) implica que el historiador de la filosofía no puede ignorar la historia intelectual. Ni, por cierto, lo hará por mucho tiempo. La pose que tales historiadores adoptan - « Bien, veamos si este mu-

chacho ha tenido razón en algo >) - es sólo una pose, siempre efímera.

no puede ignorar, aun cuando se lo propusiese, la filo-

de escribir

acerca de Espinoza (antes que

No es posible estimar

mar de qué hablaba. Puesto que e l propio Espinoza puede no haber sabido acerca de qué estaba hablando al escribir una frase determi- nada (porque estaba muy confundido en cuanto a la verdadera reali- dad del mundo), no será posible proyectar su frase en e l mundo tal como sabemos que es sin leer muchísimas fr a ses de ésas de

acuerdo con el modesto método hermenéutica y r e constructivo ca- racterístico de los historiadores intelectuales. No importa cuán filis- teo el historiador de la filosofía se proponga ser: necesitará traduc- ciones de lo que Espinoza dijo, traducciones que le permitan captar el valor de verdad de las frases de Espinoza . Ello le exigirá examinar críticamente las traducciones actuales para ver si están influidas por las filosofías de alguna de las épocas que nos separan de Espinoza , y eventualmente elaborar sus propias traducciones. Lo desee o no , se convertirá en un erudito en historia y en un retraductor. Se verá llevado a leer en la obra de los historiadores intelectuales los estu- dios referentes al ambiente intelectual de Espinoza para saber cómo debe hacer sus traducciones, de la misma manera en que el histo-

riador intelectual derivará, consciente o inconscientemente,

movimientos filosóficos contemporáneos su visión de lo que merece ser traducido.

si Espinoza tuvo razón en algo antes de esti-

de los

de esos dos tipos ideales, y de

la comprobación de que son meramente id e ales , estriba en advertir

que no puede haber una división tajante historia intelectual y las de la historia

ello, cada uno de estos dos géneros será corregido y actualizado per- manentemente por el otro. Es posible expresar esta moraleja con otros términos diciendo que bien podríamos olvidar los cucos del «anacronismo » y de la «afición por las antigüedades». Si ser anacro- nístico consiste en enlazar el pa s ado X con el presente Y en lugar de estudiarlo aisladamente, entonces todo historiador lo es siempre. En la práctica el cargo de anacronismo significa que se ha relacio- nado el pasado X con un contemporáneo Y en lugar de hacerlo con un contemporáneo Z , lo cual habría estado mejor. Es siempre cues- tión de seleccionar entre los intereses contemporáneos con los cuales asociar X, y no cuestión de abjurar de tales intereses. Sin alguna forma de selección, el historiador está reducido a repetir los textos

de la filosofía. En lugar de

de la

Así, el resultado de la elaboración

entre las funciones

r

26

LA FILOSOFíA EN LA HISTORIA

que constituyen el pasado relevante. Pero, ¿por qu~ hacer eso? Nos dirigimos al historiador porque no entendemos el ejemplar del texto que ya tenemos. Da r nos un segundo ejemplar no nos será de ayuda . Comprender el texto es precisamente relacionarlo provechosamente con otra cosa . La única cu e stión es la de cuál ha de ser e sa otra cosa . Inversamente si ser un aficionado a las antigüedades consiste en estudiar X sin considerar tales inter e ses , nadi e ha logrado jamás ser un aficionado a las antigüedades. A lo sumo se habrá logrado ~ e lacio- nar X con algún Y que torna a X menos inter~sante que SI ~e lo hubiera r e lacionado con Z. Al g ún interés debe dictar las cuestiones que planteamos y los crit e rios de r e levancia qu~ empl e ~mos : y . los intereses contemporáneos apuntan, al menos, hacía una historia í nte- resante. El evitarlos meramente hará que en su lugar se coloquen los intereses de alguna genera c ión precedente. Es posible hacerla , por supuesto, pero, a no ser que ésos sean también nuestros intereses, no hay nin g una razón para hacerla. A nuestro modo de ver, nada puede decirse de manera general en

la

filosof í a?», exc e pto: «Con la mayor autoconscíencra pos~ble: con el

conocimi e nto más pleno que pueda a1canz a rse de la variedad. de los intereses contemporáneos para los cuales una f igura del pasado pueda

respuesta a la pregunta :

«¿Cómo debe escrib.irse . la hi:toria de

ser relevante. » No obstante, una vez que se desciende del nivel de las cuestiones referentes a « la naturaleza de la historia de la filosofía», resta mucho por decir acerca de las tendencias contemporáneas en la historiografía de la filosofía. Podríamos sostener que en G;an Br~ta-

ña y en los Estados Unidos la hístoriografía

en los úl t imos tiempos menos autoconsciente de lo que debiera. En particular la filosofía analítica ha ob;ado en co?,~ra de la autocon~- ciencia de la especie deseada . Los filosofos anal í ticos no han . ~xpen- mentado necesidad alguna de situarse dentro de « la conversacron que somos» señalada po r Gadamer, porque se consideran los primer~s en haber comprendido qué es la filosofía y cuáles son las cuesttones

de la filosofta .ha sido

auténticamen t e filosóficas.

El resultado

de tener tal imagen de sí mismo ha sido un intento de

entresacar los «el e mentos auténticamente filosóficos» presentes en

la obra de figuras del pasado , apa~tand~ como ir:~levantes ~us i~t~- reses « religiosos», « científicos » , « literarios» , « pohtlCOS » o « ldeolo~l- cos» . Se ha tornado habitual considerar los intereses de la filosof í a

analítica contemporánea

lado las preocupaciones religiosas, científicas , literarias, _ políticas o

ideológicas de la actualidad, al igual q~e las de _l?s filosofos de la actualidad que no pertenecen a la cornente anal í tica. A su vez ello acarrea como consecuencia una división de los filósofos del pasado en aquellos que anticiparon las cuestiones planteadas por los filósofos analíticos contemporáneos y aquellos que demoraron . la madurez d~ la f ilosofía distrayendo su atención hacia otras cuestiones. Una acti-

como el foco de la atención y hacer a un

INTRODUCCIÓN

27

tud así da lugar a una historia de la filosofía que elude la narración continua , pero que se parece más bien a una colecci ó n de anécdotas:

anécdotas acerca de hombres que tropezaron con las cuestion e s filo- sóficas «reales» pero no cayeron en la cuenta de lo que habían descu-

bierto. Es difícil lograr que una secuencia de tales anécdotas se com- pagine con narraciones como las que elaboran los historiadores in- telectuales. Es inevitable de tal modo que tales narraciones choquen

a los filósofos analíticos

que los historiadores intelectuales perciban a los filósofos analíticos como personas que « anacronísticamente » leen las preocupaciones ac - tuales allá, en el pasado. Como hemos dicho, «anacronismo » no es el cargo correcto que debe formularse. Lo deplorable sería, más bien, que esas historias acerca de hombres que casi han dado con lo que ahora sabemos que es filosofía, son como historias acerca de personas que habrían descu- bierto América si se hubieran largado a na v e g ar un po c o después. Una colección de tales relatos no puede ser historia de nada. De acuer- do con el modo en que los propios filósofos analíticos presentan la situación, no hay en realidad nada a lo que corresponda llamar « la historia de la filosofía», sino únicamente una histor i a de la casi-filo- sofía , únicamente una prehistoria de la filosofía . Si los filósofos ana- líticos estuvieran dispuestos a aceptar esta consecuencia, si estuvieran dispuestos a conceder la elaboración de narraciones coherentes a los historiadores intelectuales y no les inquietara si éstos en efecto han advertido « la cuestión filosófica», todo podría estar muy bien. Pero no están dispuestos a eso. Ellos quisieran hacer las dos cosas . Eso no marchará. Los filósofos analíticos no pueden ser los des- cubridores de lo que Descartes y Kant realmente estaban haciendo , y , a la vez, la culminación de una gran tradición, los actores del epi- sodio final del relato de un progreso . No pueden elaborar una narra- ción así excluyendo, por ejemplo, a la mayoría de los pensadores

por «no dar con la cuestión filosófica», y

que vivieron entre Occam y Descartes o entre Kant y Frege. Una narración llena de lagunas como ésa no dará cuenta de «cómo ma- duró la filosofía » sino que meramente mostrará cómo, en varias oca- siones, estuvo próxima a madurar. La preferencia por tales colecciones de anécdotas suscita impa- ciencia ante los intentos de los historiadores intelectuales por pre- sentar una narración continuada . Los filósofos analíticos perciben tales intentos como una combinación indebida de lo que es filosofía con lo que no lo es, como una comprensión errónea de las cuestio- nes filosóficas en la que se las mezcla con cuestiones religiosas, lite- rarias o de otra naturaleza. Esta actitud no es tanto resultado del tratamiento de la filosofía como una « ciencia rigurosa » recientemente desarrollada, cuanto de continuar sosteniendo una concepción pre- kuhniana de la historiografía de las ciencias ri g urosas. Para una concepción así, no varían las preguntas sino las respuestas. En cam-

-

28

LA FILOSOFÍA EN LA HISTORIA

bio, para una concepción kuhniana la principal tarea de un, histo- riador de una disciplina científica es la de comprender cuando y por qué variaron las cuestiones. La principal defi~iencia, ~e la moda- lidad de historia de la filosofía a la que la filosofía analítica ha dado lugar, es su falta de interés por el surgimiento y.la decadenci.a de las cuestiones. Para comprender por qué determmadas cuestiones, a las que alguna vez se llamó «filosóficas», fueron sustitui?as por otras,

y por qué las antiguas cue~tione~ pasaro~ a, s.er claslfi~adas como

«religiosas», «ideológicas», «Iiterarras», «sociológicas», .e~cetera, es. me- nester conocer muchísimo acerca de los procesos relIgIOSOS,SOCiales

o literarios. Requiere que se vea a los Xs pasados en términos Zs no

filosóficos presentes y, asimismo,en términos de los Ys que son los

. Es una pena que los filósofos analíticos hayan mtentado conc~- birse a sí mismos como culminación del desarrollo de una especie natural de la actividad humana (<<reflexión fílosófica»), antes. que

simplemente como los actores de una iniciativa. intelectua,l reciente

y brillante. Ese intento ha tenido efectos negativos no solo en las

relaciones entre filósofos e historiadores intelectuales (y, por tanto, con mucho Sprachstreit acerca de lo que debe considerarse como «historia de la filosof'ía»), sino también en la filosofía misma. Por-

que la matriz disciplinaria de la filosofía analítica ha hec~o que para los que se hallan dentro de ella se tornase cada vez mas arduo r~-

conocer que las cuestiones

lósofos ya muertos, siguen siendo aún p~anteadas P?r contempora-

neos

«científicos». La filosofía analítica heredó del positivismo la idea ,d~ que los únicos interlocutores aptos de los.,filósof.os eran los cie.ntIfI- cos y así la reciente historia de la filosofía ha mdagado relaciones ent~e Kant y Helrnholtz, pero no entre Kant y Valéry, entr~ Hume y G. E. Moore pero no entre Hume y Jefferson. ~a misma Idea ha hecho que les resultara difícil a los filósofos anal~tlcos p~nsar en su relación con la cultura en su conjunto y, en cambio, particularmente fácil hacer a un lado, como distracción inútil, la cuestión de su rel~- ción con el resto de las humanidades. Al procurar interpretar las fi- guras del pasado como quienes hacían cosas que. culminaron ,~n lo que ahora hace la filosofía analítica, los filósofos Cierran muchísimos de los caminos a través de los cuales las obras de figuras del pasado

planteadas una vez por los grandes f~-

tópicos de la filosofía analítica contemporánea.

contemporáneos que no cuentan III como «filósofos» III como

tradicionalmente

otras cosas que prosiguen en la actualidad. Al limitar el campo de los y s contemporáneos a aquellos con los que los X.s del pasado pueden

ser puestos en relación, limitan ta.nt~ su .cap~~Idad p~ra leer a los filósofos del pasado como su propia ímaginacion filosofica.

rotuladas como «filósofos» conducen a muchísimas

Este problema de falta

de autoconsciencia en cuanto ~l ~ugar

que se ocupa en la historia era menos agudo antes del surgimiento de la filosofía analítica, y ello debido simplemente a que la forma-

INTRODUCCIÓN

29

ción en la especialidad era entonces mucho más histórica. En períodos anteriores, la re interpretación de los filósofos del pasado en forma

tal de modificar la explicación del «progreso filosófico» heredada, era una modalidad habitual de expresión filosófica. Tal enfoque de la filosofía generaba a veces el exceso de autoconsciencia histórica que Nietzsche caracterizó como «un perjuicio que la historia produce a

la vida». Pero tuvo el beneficio de inculcar un sentido de la contingen-

cia histórica, una cierta sensibilidad al hecho de que «filosofía» ha

designado a cosas enteramente diversas. Sugería que la filosofía podía no ser una especie natural, una cosa que poseyese una esencia real,

y que la palabra «filosofía» funciona como un demostrativo -que

delimita el área de un espacio lógico que el hablante ocupa- que un rígido designador.

No estamos sugiriendo que a la filosofía se la ejerza mejor en la forma de un comentario histórico, ni mucho menos que deba dejar de ser «analítica». Pero sí sugerimos que los filósofos analíticos pa- sarán por alto una forma positiva de autoconsciencia en tanto ig- noren los intentos de los historiadores intelectuales por inculcar un sentido de la contingencia histórica. Por las razones que hemos refe- rido en lo que precede pensamos que no es útil para la filosofía o

para la historia intelectual pretender

manera recíprocamente independiente. No presentamos ninguna su- gerencia concreta respecto del modo en que habría que modificar las matrices disciplinarias actuales a fin de hacer más manifiesta la inevitable interdependencia de esos campos, pero tenemos la espe- ranza de que los ensayos incluidos en este volumen hagan que quie- nes trabajan en ambos campos sean más conscientes de la posibilidad de tales reformas.

antes

que ellas puedan operar de

CAPíTULO 1

LA FlLOSOFIA y SU HISTORIA

Charles T aylor

I

Ha] : un ideal,una meta que atlora Su r n spT ra d6í:i é s T a de - barrer con el

de vez en cuando en la filosofía. pasado y tener de las cosas una

comprensión que s ea enteramente contemporánea . Sub y ace a e llo la

lib e rarse del peso muerto de los er r o r es y las ilu-

siones del pa sa do . El pensamiento s e sacude la s cad e na s . Ello pu e de requerir cierta au s ter a valentía puesto que, na t uralment e , nos hemos

puesto cómodos, hemos lle g ado a sentirnos seguros en la prisión del pa s ado. P er o es ta m bién es t imulante. Un gran modelo de una cosa así es la ruptura galileana en la cien-

c i a . Los s o c ió logos y los

mejante, o

en nu e str a cultur a esos vie nt o s em p u ja ron a la filoso fía fue c uando el surgimi e nto del positivismo ló g ico, hace casi medio siglo. Como doctrina, pronto debi ó pone rs e a la defensiv a y desde entonces se

bate en retirada. - Pe r o el hábito de en c arar la filosofía como una acti- vid a d que debe ser llevada a cabo en término s enteramente contem-

por á neos, subsistió y se hall a a ún muy difund i do

r e s del p a s a do , pero s e los debe tratar como s i fu e ran con t empo- r á neos. Ello s se ganan el d erec ho d e parti c ipar e n el di á logo po r que es e l caso que ofrec e n buenas fo r mulaciones de tal o cual posición

qu e merece ser escuchad a. No se los e xamina como orígenes , sino como fuentes inte m porale s . La con ce p c ión d e la natu ra leza d e l a filosof í a que se opone a ésa es la que tan vigo r osamente enunció Hegel. D e acuerd o con ella, la fi l osofía y l a histo r ia d e l a filosofía son una sola cosa . Uno no puede ejercer la primera s in ej er cer tamb i én la s e g unda. Dicho de otro modo, para comprender adecuadamente ciertos problemas , ciertas cuestiones , ciertas conclusiones, es esencia l h ac erlo genéticamente. Sin adher i r a las razone s p r e c isas d e Hegel, es una v i sión de este

atractiva idea de

p s ic ó l o cos anuncian p e riódicam e nte algo se-

bi e n n o s a s e g uran su inm i nenc i a . Pero la última vez que

Pued e n leerse auto-

-

32

LA FILOSoFíA EN LA HISTORIA

tipo la que me propongo defender aquí. Quisiera mostrar que este hecho concerniente a la filosofía, el que sea intrínsecamente históri- ca, es manifestación de una verdad más general concerniente a la vida y a la sociedad humana, de la cual, según pienso , se derivan cier- tas conclusiones acerca de la validez y de la argumentación en el terreno de la filosofía.

En primer lugar, permítaseme presentar nuevamente la cuestión desde la perspectiva de la visión histórica. La filosofía es una activi- dad que involucra esencialmente , entre otras cosas, el e x amen de lo que hacemos, pensamos, creemos y suponemos, en forma tal que sa- camos más claramente a la luz nuestras razones, o bien tornamos

más visibles las alternativas, o, de un modo u otro , nos ponemos

mejores condiciones para dar debida cuenta de nuestra acción, de nuestros pensamientos, de nuestras creencias o de nuestras suposi- ciones. En buena medida, la filosofía involucra la explicitación de lo que inicialmente se halla tácito. Ahora bien: una de las formas de sostener la tesis histórica acerca de la filosofía consiste en argumentar que una acertada explicitación reclama a menudo -aunque nunca se reduce s i mplemente a ello-- recuperar las articulaciones anteriores que han caído en el olvido. En otras palabras, el tipo de análisis que necesitamos a fin de ha - llamos en mejores condiciones para asumir la posici ó n debida, exige " que recuper e mos formulaciones anteriores: exactamente , las que ne- cesitamos para dar cuenta de los orígenes de nuestros pensamientos, de nuestras creencias, de nuestras suposiciones y de nuestras accio- nes presentes .

. Quisiera convencer al lector de que es así, ante todo atendiendo a un par de ejemplos . Ellos son, por cierto, discutibles, pero en tal caso mi tesis fundamental lo es igualmente . Tomemos primero un haz de suposiciones, muy atacado en la ac- tualidad (y con razón), al que denominaré « el modelo epistemológi- co » . Las no c iones fundamentales que lo definen son las de que nues- tro saber acerca del mundo, ya sea que ese saber asuma la forma organizada, reglamentada, qu e llamaremos ciencia, o las form a s más laxas del saber común cotidiano, debe entenderse en términos de representaciones formativas -ya sean ellas id e as de la mente, esta- dos del c e rebro, afirmaciones que a c eptamos, o cualquier otra cosa- de la realidad «externa». Un corolario de esta concepción es que po- demos analizar el saber y la comprensión que tenemos de los demás de acuerdo con el mismo modelo representacional , de manera tal que , por ejemplo, puedo aclarar la comprensión del idiolecto emplea- do por otra persona al hablar , describiéndolo en los términos de una teoría que yo sostengo acerca de la pe r sona en cuestión y de los significados de sus palabras . Si buscamos un ejemplo de s tacado de un filósofo de influencia asociado a este modelo epist e mológico, el nombre de Quine nos viene de manera natural a la mente.

en

e LA FILOSOFíA Y SU HISTORIA

33

En lo que se refiere, ahora, a los que adoptan una actitud crítica respecto de este modelo, parece manifiesto que la situación es la siguiente: los que lo proponen son impermeables a las objeciones que podrían formulárseles -por ejemplo, ni siquiera entienden la intención de quien pone en tela de juicio el supuesto de que nuestra comprensión mutua en la conversación pueda ser analizada en tér- minos de t eorías que cada uno sosti e ne respecto del otro- , porque no ven en qué puede consistir una alternativa concebible de ese modelo epistemológico. Ese es el desafío al que hace frente el que formula la objeción. Para él, lo que resulta manifiesto es que tene- mos gran necesidad de un replanteo claro que muestre al modelo epistemológico como una posible interpretación entre otras , y no c o mo la única imagen concebible de la mente en el mundo. Ahora bien: es una cuestión de hecho que los que hicieron un acertado análisis de ese tipo -por ejemplo, Hegel, Heidegger, Mar- l e au-Ponty- recurrieron a la historia. Esto es , sus análisis involu- c r aron la recuperación de las formulaciones que se hallaban en los o r ígenes del modelo epistemológico. Y , en particular, la restitución y la reinterpretación de Descartes y de Kant han desempeñado un

papel de importancia en esa crítica. Pero -podría argumentar se- no tenía que ser así: fue precisamente el hecho de que los críticos eran p r ofesores de filosofía, los cuales en esas culturas (la alemana y la f r ancesa) padecen una notoria deformación profesional , lo que los co ndujo compulsivamente a exponer y reinterpretar los textos ca- n ó nicos. La tare a podría haber sido llevada a cabo de otro modo.

Yo no acepto ese punto de v i sta. No

pienso que sea accidental

que se recurra a la historia en ese punto. Ello se debe a que allí ha t e nido lugar un olvido . En opinión del crítico, el partidario del mo- delo e pistemológico e s tá , por así decir, aprisionado por su modelo, pues no adviert e en absoluto qué alternativa podría presentarse. P e ro en ello está, en un a sp ec to de importancia , menos apercibido que los p e ns a dores que fundaron ese modelo . Es verd a d qu e también pueden hab e r sost e nido la opinión de que cualqui e r otra explicación del co- n oc imiento e r a confusa e i n coherente y que había que adoptar su concepción. Esta parece haber sido por cierto la perspectiva de Des- cart e s. Y uno de los hechos más llamativos en el panorama intelec- l ual en el cual actuó, era el de que el modelo aristotélico-escolástico de c o nocimiento, origina r iamente muy distinto, fue siendo entendido

( " 11 e l Renacimiento de maner a progresivam e nte más errónea y ex- puesto cad a vez más como si fuera una teoría r e presentacionaJ.! Subsi s t e, con t odo , entr e un Descartes y un Quine una diferencia,

; 1 s ab e r, que por dogmática que haya sido l a cr eencia del primero en

l . Lé as e lo señ a lado por Gil s on acerca de Eu s ta q uio d e Sa i nt Paul , proba - h" · lII e nt e la figura d e la escolá s tica tardía cu y as obras pod r ían h a be r influido

,." D esc a r tes en La Fle c he . E . Gil s on , Elud es s ur l e r o l e de la pen sé e mediévale

i

lnrt» la [ormatio n

du systém e

cartesi e n, París , Vrin , 1930.

=

34

LA FILOSoFíA EN LA HISTORIA

de todos modos llegó a

ella por medio de uno de aquellos análisis creativos que, según sos-

tengo, constituyen la esencia de la filosofía. Al decir esto no quiero en modo alguno impugnar o minimizar la originalidad de Quine. El mismo Quine ha estado en el origen de algunos notables análisis creativos; por ejemplo, los que abren el ca- mino a una epistemología «naturalizada». Pero ellos se encuentran sólidamente establecidos dentro del modelo epistemológico, en tanto

que los de Descartes

que su explicación

era la única coherente,

son los que fundan ese modelo. Los análisis de

Quine nos resultarán suficientes si el modelo nos parece indiscutible.

Pero si se lo quiere poner en cuestión, entonces tenemos que recu-

rrir a los de Descartes. En otras palabras, si se quiere escapar de la prisión epistemológi-

ea, si se quiere estar

un mapa en el que se indica cómo son obviamente las cosas en re-

lación con la mente entonces un primer

llegar a adherir a partir de un nuevo análisis creativo, algo cuyas

razones se podrían indicar. Yeso se logra volviendo a las formula- dones que lo han fundado.

en este caso. Si que-

remos ser capaces de concebir alternativas genuinas para ese modelo, entonces tampoco podemos tomar la formulación de Descartes como definitiva. Lo que necesitamos es una nueva re formulación de lo que

hizo, que haga justicia a las alternativas que él relegó a los desechos

de la historia, principalmente,

télíca.s Tenemos que situar la concepción aristotélica en el centro de

la atención más allá de las deformaciones del Renacimiento tardío que hicieron de ella fácil presa de la naciente concepción epistemo- lógica. Sólo de ese modo podemos llegar a ver verdaderamente la em- presa cartesiana como una de una serie de alternativas posibles:

porque, en términos del mismo Descartes, se presenta como el único modo sensato de ver las cosas. Si uno vuelve a abrir las salidas que él excluyó, en parte restituyendo sus formulaciones (esto es, los pasos a través de los cuales las excluyó), uno tiene que reinterpretar

la cual nos lleva a

remontar aún más la historia: en este caso, hasta Aristóteles y

esos pasos. Y ello significa una nueva restitución,

en condiciones

de no ver ya ese modelo como

en el mundo, sino como una opción entre otras, paso es el de ver que es algo a lo que se puede

Pero, por supuesto, ni siquiera eso bastará

en este caso, a la concepción aristo-

Santo Tomás. Una cosa es evidente:

epistemológico uno se remonta a Descartes,

aceptar sin más el juicio de éste. Uno debe re interpretar

ción creativa del pasado, lo cual significa restituir ese pasado. No res- tituir a Descartes para ese cometido sin restituir también a Aris-

si en el intento

de escapar del modelo entonces no se puede

su destruc-

2. Aunque no sólo la aristotélica; había concepciones platónicas a las que igualmente se debiera volver.

~

FILOSoFíA y SU HISTORIA

35

tóteles. Pero, ¿he convencido al lector de que debe hacérselo

resti-

tuyendo a Descartes? Acaso le he dado las razones por las cuales

ése es un modo adecuado de hacer las cosas, pero, ¿le he demostrado que ése es el modo de hacerlas? ¿Por qué no se pueden reconstruir y enunciar razones puramente contemporáneas por las que los parti-

darios del modelo epistemológico

lar alternativas puramente contemporáneas, sin retroceder en la his-

toria? ¿No es en cierto modo lo que también han hecho, por ejemplo, Heidegger y Merleau-Ponty? El famoso análisis de Heidegger del «ser-el-mundo», pongamos por caso, ofrece una explicación alterna- tiva de la mente-en-el-mundo (si los heideggerianos me perdonan la expresión), que parece hallarse exenta de historia. La razón por la que la explicación gen ética es indispensable relaciona en parte con la naturaleza que el olvido reviste aquí. ¿En qué forma un modelo como el epistemológico deja de ser un

se

se aferran

a él y, al hacerlo, seña-

excitante logro del análisis creativo para convertirse en la cosa más obvia del mundo? ¿Cómo se media al olvido? Ello acontece porque el modelo pasa a ser el principio organizador de un amplio sector de las práct i cas por medio de las cuales pensamos, actuamos y man-

el modelo se

insertó en nuestra manera de cultivar la ciencia natural, en nuestra

tecnología, en al menos algunas de las formas predominantes en que organizamos la vida política (las atomísticas), también en muchos de los modos en que curamos, reglamentamos y organizamos a los hom- bres en la sociedad y en otras esferas que no es posible mencionar por ser demasiado numerosas. Esa es la forma en que el modelo pudo

Lenemos trato con el mundo. En este caso particular

alcanzar el nivel de un indiscutible presupuesto de fondo. Lo que organiza y da sentido a una parte tan grande de nuestra vida no puede sino aparecer incuestionable a primera vista, y como algo para lo cual es difícil incluso concebir una alternativa.

Se tiene una impresión cuando se lee la advertencia

dirige a sus lectores, de

«studiar con detenimiento las Meditaciones y aun dedicar un mes a

reflexionar acerca de la primera:

la actitud mental anterior y captar la verdad del dualismo . En la

actualidad, filósofos que comparten mi convicción se pasan años intentando lograr que los estudiantes (y décadas intentado lograr que los colegas) vean que hay una alternativa. En cambio, el dualis- 1110 cartesiano puede ser comprendido en un día por estudiantes que aún no se han graduado . La idea de que sólo puede haber dos alter-

nativas viables -Hobbes

constituye una tesis perfectamente

y

irónica de cómo han cambiado las cosas

que Descartes

tan arduo le parecía romper

con

o Descartes-

es admitida

por muchos,

comprensible aun para aquellos

que la rechazan con fervor. Sienten su fuerza y la necesidad de refu- larla. La situación en la década de 1640 no era así.

Si se intenta establecer las razones de este cambio en la atribu- ción de la carga de la prueba en distintas épocas -de por qué

- -- , -- - - - , - ,-~~------------

36

LA FILOSOFíA EN LA HISTORIA

algunas concepciones deben luchar para alcanzar aceptación y cómo adquieren carácter de admisibles a través de un análisis creativo mientras que otras, por así decir, son creíbles desde el comienzo-e- ha de hallarse la respuesta en el trasfondo de las prácticas -cien- tí!icas, tecnológicas y de acción- y en la naturaleza de los princi- pIOS que las organizan. Ciertamente, éstos nunca son monolíticos; pero en una sociedad y en un momento dados, las interpretaciones

y las prácticas dominantes pueden estar vinculadas en tal forma con

un modelo determinado, que éste, por así decir, es constantemente proyectado por sus miembros como siendo ése el modo en que las

cosas manifiestamente son. Creo que tal es el caso del modelo epis- temológico -y ello tanto directamente como a través de su conexión con concepciones modernas, de gran influencia, acerca del individuo

y de la libertad y dignidad.

Pero si es así , entonces no es posible librarse del modelo sólo señalando una alternativa. Lo que se requiere es superar el presu- p~esto de que la imagen establecida es la única que puedeconce- bírse. Pero para hacerla debemos tomar una nueva posición respecto

de nuestras prácticas. En lugar de vivir en ellas y tomar la versión

de las cosas implícita

tenemos que comprender cómo han llegado esas prácticas a la exis- tencia, cómo llegaron a encerrar una determinada visión de las cosas. En otras palabras, para anular el olvido debemos explicarnos a no- sotros mismos cómo ocurrió , llegar a saber de qué modo una ima- gen fue deslizándose desde su carácter de descubrimiento al de presupuesto tácito, a la condición de hecho demasiado obvio para que se lo mencione. Pero ello representa una explicación genética, una explicación que restituya las formulaciones a través de las cuales tuvo lugar su fijación en la práctica. Librarnos del presupuesto del carácter único del modelo exige que pongamos al descubierto los orígenes. Esa es la razón por la cual la filosofía es ine1udiblemente histórica. He procurado exponer esta tesis en relación con el modelo episte- mológico, pero podría haber escogido muchos otros ejemplos . Así, podría haber mencionado los presupuestos atomistas o los presupues- tos acerca de los derechos individuales que constituyen el punto de partida de muchas teorías morales y políticas contemporáneas (pién- sese, por ejemplo, en Nozick y Rawls) . Verse libre del presupuesto del carácter único del modelo exige, también aquí, que retroceda- mos, por ejemplo, a Kant y a Locke. En cada caso se debe retroceder hasta la última formulación claramente expresada, una formulación que no descansa en un trasfondo de prácticas que otorga a la imagen un aspecto altru í stico carente de toda problematicidad , esto es, que no descansa en un trasfondo que virtualmente asegura que, sin un espe c ial esfuerzo de recuperación, no podrá decirse mucho, o mucho no parecerá digno de ser dicho.

en ellas como el modo en que las cosas son,

LA FILOSoFíA

y SU HISTORIA

37

Pero la restitución histórica no sólo es importante cuando uno quiere librarse de una imagen determinada. Es muy importante para mi tesis que aun en ese caso negativo, en el que se quiere escapar d( ~ al g o, es menester comprender el pasado a fin de liberarse. Pero 1;) liberación no es el único motivo posible. También podemos ver- IIO S conducidos a formulaciones más tempranas a fin de restituir una imagen, o las prácticas que se piensan que ella informa. Esa es I ; ¡ razón, por ejemplo, de por qué algunos se dirigen a las formula- .ion e s paradigmáticas de la tradición cívica humanista. 0, sin pro- . - u ra.r un franco rechazo o una plena restitución, podemos buscar

Ila ra nuestro tiempo una reformulación clara

de alguna doctrina tra-

di c ional, y también esto puede requerir que retrocedamos. Para te-

1(( ' ' -una visión más adecuada de toda la gama de posibilidades, qui- ·.i(,(,éldecir algo en términos generales acerca de las prácticas y sus

vxpiicitaciones.

11

Creo que nos ayudará a entender esta forma de indagación filosó-

a nuestros orígenes, si nos

'.llllamOS en el contexto de la necesidad , que a menudo experimen- 1.1l110S,de formular el sentido de nuestras prácticas, necesidad que

'"11 frecuencia debe ser satisfecha a su vez mediante una considera- '11111histórica . El c ontexto en el cual surge esa necesidad está dado por el hecho

d, ' que una de las formas

11I1 ' lllabásica- en que reconocemos y señalamos las cosas que son uuport a ntes para nosotros en el contexto humano t i ene lugar por 1I1,'dio de lo que podemos llamar las prácticas sociales. Con esto

1d 1 i mo quiero decir en líneas generales: formas en que regularmente

1Il ' ; ), y la manera en que ella nos remite

básicas -desearía

demostrar

que es la

III1 Scomportamos los unos en relación con los otros, o los unos fren-

comprensión mutua y

(11) p e rmiten discriminar entre lo correcto y lo erróneo, entre lo

. u uo piado y lo inapropiado. Ahora bien: las prácticas sociales pueden ser en buena medida I : ' ¡, ' ila s, Ello no quiere decir que las llev e mos a cabo sin el lenguaje. I ' ; ) ' ;i n o hay práctica que uno pueda ima g inar que no requiera alguna IOJ l ll;! de intercambio verbal. Quiero decir en cambio que el bien, el v.rlr u: incorporado en una práctica, su sentido o propósito, puede 11" S lT expresamente formulado. Las personas que intervienen en ella

1 il ' l(('1I que percibir el bien o el propósito en alguna forma: esto se nr.vn ifics ta, por ejemplo, en las recriminaciones que se hacen las unas

" la s otras cuando yerran (o en las aprobaciones

1, ' ;) lo s otros, las cuales (a) involucran cierta

que se fromulan

-- ------ - ------- ---------

38

LA FILOSOFÍA EN LA HISTORIA

cuando se actúa bien). Pero pueden no disponer de una forma de

decir en qué consiste el bien. Así pues, los que practican

flamenca o el de la filosofía- formulan ciertos juicios de excelencia. Pueden haber expresado o no en qué consiste la e x celencia. En el se - gundo de los casos mencionados es probable que se lo haya hecho,

porque los filósofos se hallan compulsivamente inclinados a hacer

lo es menos. En

explícitas las cosas,

éste puede responderse por medio del aplauso o de alguna otra . f~r-

ma de reconocimiento,como

.

sea el de tocar gUltar:a

un arte -ya

mientras

que en el primero

la imitación, la aceptación de la pericia,

etcétera. Pueden disponer de términos para designar las diferentes formas de excelencia , o ni siquiera eso. Pero aun en este último caso hay no obstante discrimina c iones no arbitrarias . Se es inducido a tener una percepción de ellas mientras se es introducido en la prác-

tica. Se las aprende al aprender

de de un maestro. La práctica involucra esas discriminaciones, y ello de manera esencial; en otro caso, no es la práctica que ella es. Pero

las normas pueden ser en gran medida no explícitas. Tómese el ejemplo del caballero; o el de su aparente opuesto, el hombre «machista». En uno y otro caso la explicitación de las normas que indican cómo se debe actuar y sentir para ser un verdadero caballero o un verdadero machista , puede ser muy escasa. Pero esa explicitación tendrá lugar en el modo ~n que se actúa respe~to de

los otros, respecto de l a s mujeres, etcetera; y en buena medida se

a los

El

estilo tiene aquí muchísima importancia. Es éste otro conjunto de

prácticas

un mínimo de explicitación formal. En realidad , el verdadero rasgo

de un caballero

que las reglas sean explícitas , no es un c a ballero. Existe una escala d e explicitación . El extremo inferior corresponde

al caso en el que no se emplea absolutamente n i nguna palabra des- criptiva. Por así decir, vivimos nuestro machismo ent e ramente en el modo en que perm a necem o s de pie , caminamos , nos dirigimos a las mujeres o a otros hombres . Se lo lleva en el e s tilo y en e l modo de presentarse a sí mismo. Podemos suponer ahora que nos desplaza- mos hasta llegar al punto en el que se emplean t é rminos que designan

virtudes -por ejemplo , «machista» y «caballero»-

un vocabulario más variado -«galante», «valeroso» , etcétera-, pero sin que la explicitación vaya más allá. O hallamos un lenguaje en el

que los aciertos y las incorrecciones

posee~ nombr~s, pero ~o se

formula aún qué es lo que hace que sean aci e rtos e incorrecciones.

que hemos aprendido , como el lenguaj e , de los otros, con

la llevará a cabo tamb ié n en el modo en

otros, en el modo en que nos presentamos en el espacio pú?lico.

el cante jondo mismo; se las apren-

que nos mostramos

es el vivir se g ún reglas no escritas. Quien necesita

y acaso también

En el extremo superior hallamos prácticas en las que se ha deter- minado plenamente el sentido de la actividad -los bienes c;tue.l~ subyacen o los propósitos insertos en ella- y una elaborada justífi-

LA FILOSOFÍA Y SU HISTORIA

39

cación de ellas , hecha en términos filosóficos, que incluye, acaso, la teor í a que se halla en su base. Ahora bien: el fin tácito de esa escala es en cierto modo primario. Esto es, somos introducidos en los bienes de nuestra sociedad y somos iniciados en sus propósitos mucho más, y mucho antes , por medio de sus prácticas no explicitadas que por medio de formula- c iones. Ontogenéticamente hablando, ello es perfectamente claro. Nuestro

len g uaje mismo está entretejido con un vasto conjunto de prácticas sociales: conversación , intercambio , el dar y el recibir órdenes, etcéte- ra . Lo aprendemos sólo a través de esos intercambios . En especial, aprendemos los términos que designan virtudes, exc e lencias, cosas dignas de admiración o de desprecio , etc é tera , pr i m e ramente a tra- v e s de su aplic a ción a casos particulares en el cu r so de tales inter- cambios. Ello quiere decir que, aun cuando más t a rde desarrollemos nues- 11'0 propio punto de vista, nuestra propia comprensión y nuestra pro- pia interpretación, originariamente aprehend e mos esos términos a I ravés de los juicios encerrados en la calificación de los actos formu- lada por los otros, y después por nosotros mismos, en los intercam-

Aun el vo-

bios por medio de los cuales aprendemos

c abulario necesario para una formulación más profunda es el que podemos adquirir e n l a s prácticas de formación en las que apren- (lemas , por ejemp lo , a refle x ionar acerca de las cuestiones morales

y a describirlas, o aprend e mos el empleo de los vocabularios cien - I iticos y metafísicos, etcétera. Esto nos ayuda - a aclarar el proceso que anteriormente llamé « olvido histórico». Cuando una perspectiva obtenida inicialmente por medio de un heroico esfuerzo de sobreexplicitación pasa a cons-

las prácticas.

I i luir la base de una práctica social

ampliamente difundida, puede

c()ntinuar informando la vida de una sociedad -el sentido común puede llegar a verla incluso como virtualment e inmodificable-, aun cu u ndo las formulacion e s originarias, y es pecialmente el trasfondo de razones en que s e apoyaban, hayan sido acaso ent e ramente aban- donadas y sean recordadas sólo por esp e cialistas, Y aun estos últi - IIIOS, empujados por el sentido común de su época, no reconocerán '"' s ignificado de algunos de los argumentos originarios, formulados iuicialmente en un mundo cuyos presupu e stos fundamentales. eran 1l111y distintos. Sostengo que una cosa así ocur r ió con la perspectiva .uomista, centrada en la epistemología, cuyo precursor fue Desear- les, entre otros, en el siglo XVII. Poner en tela de juicio una perspectiva así e quivale a anular ese proceso de olvido . De nada servirá sólo pres e nta r una alternativa en la medida en que sigamos siendo pri s ioneros de los términos de cier- lo «sentido común» hered a do. Porque , si éste nos retien e por hallarse inserto en nuestras prácticas , entonces, para neutralizar sus efectos,

.

11

I

!

·

,"~:."'"".••.

_

40

LA FILOSOFÍA EN LA HISTORIA

tenemos que hacer explícito lo que ' ellas encarnan. De otro modo

seguiremos estando aprisionados, por así decir, en el campo de fuer-

zas de un sentido común que frustra todos nuestros intentos

tomar una posición crítica respecto de sus supuestos básicos. Ese campo distorsiona las alternativas, hace que parezcan extravagantes o inconcebibles. Para tomar cierta distancia respecto de él, debemos formular lo que hoy se halla tácito. Ello nos ayuda a aclarar por qué este proceso de reformulación

involucra tan a menudo un retroceso en la historia. Con mucha fre- cuencia no podemos suscitar de manera realmente efectiva una nueva c.uestión mientras no hayamos vuelto a hacer explícita nuestras prác-

ticas

vista que fue formulado mejor o más plenamente o de manera más clara, en el pasado. Lograr una aclaración respecto de ellas supone

volver a esa formulación. Y ello puede no ser fácil. Porque

cuando las fórmulas de pensadores anteriores son repetidas con

veneración por los especialistas, con frecuencia las razones en que se apoyaban se tornan opacas en un período posterior. Por supuesto, la recuperación de una fórmula anterior jamás es suficiente para volver a hacer explícita una práctica. Sería una visión insensatamente idealista la de entender que todas las prácticas ac- tuales son de algún modo la concreción de teorías explícitas anterio- res. Pero el caso que planteo aquí no depende de una tesis tan ex- traña. Basta con que, por la razón que fuere, se hayan recogido formulaciones anteriores y se les haya concedido la condición de formulaciones fundamentales o paradigmáticas en el desarrollo de una práctica. Entonces, aunque el cambio social, los impulsos, la presión de las otras prácticas, los aciertos inesperados, las modifi- caciones de la escala social y el olvido histórico hayan producido sus efectos -de modo tal que el resultado final llegue a ser enteramente irreconocible para quienes establecieron por primera vez aquellas fórmulas-, no obstante puede que la recuperación de sus formula- ciones sea una condición esencial para comprender ese resultado. Para tomar un ejemplo conocido, la sociedad moderna, basada en la noción de agentes individuales libres relacionados entre sí por

trasfondo en el cual se

desarrolló el capitalismo tecnológico. Pero este desarrollo ha modi- ficado el contexto de la práctica. Quienes hoy practican la teoría originaria no pueden entenderla de la misma manera en que lo hacían sus predecesores; el intento de hacerlo desemboca en la confusión y en la oscuridad. Hace falta forzosamente una reformulación. Pero tal reformulación requiere que uno acierte con la forma originaria. No se trata de que la formulación originaria constituya de algún modo la verdadera expresión de lo que está en la base de la realidad actual. Por el contrario, ha tenido lugar un cambio muy grande al surgir las gigantescas y burocráticas corporaciones multi-

por

reales. Pero muchas veces éstas son deudoras de un punto de

aun

contratos, colaboró en la formación del

LA FILOSoFíA

y SU HISTORIA

41

nacionales y las estructuras estatales contemporáneas. Pero como la realidad actual es resultado de la evolución, y del hiperdesarrollo, de una sociedad informada por el modelo originario, es esencial volver a éste para hallarse en condiciones de entender lo que hoy existe. I.a sociedad no coincide con el original. Pero es exactamente eso. Nos las habemos con una sociedad que no coincide con ese original. Ello hace que, para entender a la sociedad, lo más importante sea entender el original.

el sistema des-

Así, el capitalismo

moderno no está en fase con

crito y propuesto

ber con claridad lo que Adam Smith dijo . Ello se debe a que (a) la

s uya fue una explicitación paradigmática

autocomprensión que colaboraron en la formación del capitalismo moderno en buena parte del planeta, y (b) esa explícitación fue a su

vez realmente recogida y colaboró en la configuración del proceso. Aun cuando Adam Smith no hubiese publicado La riqueza de las naciones en 1776, la lectura del manuscrito seguiría siendo muy im- portante en la actualidad por la razón (a); pero también la conside- ramos sumamente importante en virtud de la razón (b). Esto no equivale en absoluto a decir que Adam Smith nos ofrezca la teoría del capitalismo contemporáneo. Los que lo piensan no de- hen de estar en sus cabales, por muchos que sean los Premios Nobel que ganen o por grandes que sean los Estados que desgobiernen. Pero equivale a decir que una teoría que de t ermina de ese modo la forma que adquiere un desarrollo se torna indispensable para entender verdaderamente ese desarrollo y lo que deriva de él, por discordante que llegue a ser el resultado final. Lo que hace falta es comprender claramente las teorías con las cuales nuestra cambiante realidad presente no concuerda. Con ello no aludimos a teorías re- lcrentes a ellos que no sean correctas, sino a las que desempeñaron, .Y aún pueden desempeñar, un papel formativo.

nos ve-

por Adam Smith. Eso hace que sea esencial sa-

de las prácticas

y de la

ASÍ, para entendernos a nosotros

mismos en el presente

IIIOS llevados al pasado en busca de las afirmaciones paradigmáticas de nuestras explicitaciones formativas. Nos vemos forzados a retro- ceder hasta el descubrimiento pleno de aquello en lo que hemos es- Lado, o en lo que nuestras prácticas fueron forjadas. He señalado que esta necesidad puede surgir como resultado de un cambio o de un desarrollo. Pero también puede surgir en razón del modo en que las explicitaciones pueden distorsionar u ocultar en parte lo que está implícito en las prácticas.

formativa en un pe-

ríodo dado. Puede ser la explicitación dominante y generalmente aceptada y ser formativa por ese motivo; pero puede oscurecer o negar partes importantes de la realidad implícita en nuestras prác- ticas. Será distorsiva en cuanto esas prácticas siguen siendo llevadas

Ese puede ser el caso de una explicitación

42

LA FILOSOFÍA EN LA HISTORIA

LA FILOSOFíA Y SU HISTORIA

43

a cabo; continuamos obedeciendo a otros bienes, pero de manera con- fusa y reconocida sólo a medias.

Podemo s hallar un buen ejemplo de ello atendiendo a las demo- cracias liberales modernas. Hay tres grandes formula c iones, o tipos de teoría, que han desempeñado un papel de importancia en el desa- rrollo de esas soc i edades. La fuente decisiva fue la teoría originaria del hombre -una teoría de base medieval- que entiende a éste corno portador de derechos y sometido al imperium y a la l ey, cuyo télos

de aquellos derechos. La se-

básico era la defensa gunda f u e la atomista,

can la prosperidad, cada u no de acuerdo con su estrategia i ndividual,

razón d e l interés co-

mún y de las necesidades de seguridad que son sen t idas igualmente

y que se unen para vivir sometidos a la ley en

y la protección

la cual ve a los hombres corno seres que bus-

miendo de este modo. Hay que repetir que ello no se debe a que sólo

Por el

c ontrario, sólo puede haber habido una disto r sión

co mo resultado de esa ceguera y esa parcialidad en la formulación. Pero como esa última formulación pl e na nos dará la teoría con la c u a l nuestra sociedad no concuerda, ella es una parte indispensable de la historia.

p o damos leer la realidad corno la encarnación

de aquélla.

en la práct i ca

y así, de t o d a s esas fo r m a s , el hecho de que nuestras prácticas

esté n modeladas por formul ac iones y que é stas imprim a n una d eter- min a da di r ec ci ón a su d e s arr ollo, h a ce que autocomprensión y re- I o rmulaci ó n nos remit a n al pasado : a los paradigm a s que ha dado f or ma al desarrollo o a los bienes repr i midos que han e s tado ac t uan- ( lo . La repr e sión puede hacer que el pasado se vuel v a irrelevante a llí

. ciudadanos de una república, bajo una ley común que nos da iden- tidad .

.La tercera es el modelo humanista c ívico, que nos v e como

por todos

grupo dado por un tiempo una de ellas se eclipse. La herenc i a cívica

d o nde realmente logra abolir totalmente las pr á c t icas c u y os bi e n e s uupl í citos encub r e. Pero eso ocurre mucho más r aramente de lo

qu

e podría p e nsarse. Nuest r as prácticas son en realidad muy fl e xibles

Las tres han desempeñado diferentes papeles en el desarrollo de

y

persistentes. Además, se hallan con frecuencia vinculadas entre

la sociedad moderna. Han tenido gravitación en épocas diferentes; el modelo humanista cívico sufrió in c luso un ec lipse para re aparecer más tarde. Pero todos ellos han dejado su sedimento en l a s prácticas de las repúblicas modernas . Puede ocurrir , no obstante, qu e para un

s í, de manera qu e es virtualmente imposible suprimir algunas y, al mismo tiempo , mantener otr a s. Las pr á cticas int e rrelacionadas de 1;1 democraci a liberal es un ejemplo d e ell o . ¿ Cómo elimin a r la ciuda- rl a u í a y cons e r var a l a v e z la s o c ie d ad de d e r e chos o de a ctor e s ind i- v i d u a les e s trat égi cos? Tal cosa no e s fá c il de imaginar. Para tener

de los grupos,

también ciega a la inmensa importancia de la ciudadanía para los hombres modernos , no sólo corno una barrera instrum e ntal contra la explotación por p a rte del gobierno. Ello deja en la s o mbra todas

las prác t icas, simbólicas y transa c t ív as , mediante las cu a les se e v oca

que

uno

y en la incorrección del

e xi g e ncias d e

ob r ar en nues t ra

ra en innumerables sitios: en la corrección

la cual sin duda fue exacta h a sta cierto punto, pero

la ciudadanía es parte de la d i g nidad de una p e rsona l i b r e, que

no es enteram e nte

libre y adulto s i viv e bajo tut e l a . Ello se ateso-

vida social y política;

en n u e stras

a la hone sti dad con que

se lle v e acabo la elección de los gobernante s; en la ce lo s a v i gilancia

de la responsabilid a d de los s e rvidores pú b lic o s; en e l d e saf í o de la autoridad por los subordinados, no sólo e n la esfera política sino

tambi é n en las universidades,

ser oídos; e n la impo r tancia qu e se adjudica

e n la familia, en los luga re s de traba-

jo, etc é tera. Aquí tenemos el típico caso de una formulación distorsiva o par- cial que actúa corno pantal l a. P a ra entender qué es lo que e s tá ocu- rriendo en un caso corno éste , tenemos que ir hacia a t rás . Debemos recuperar la última formulación pura del aspecto que se está supri-

lo u n o s i n lo ot r o, es m e n es t e r que se t ra te de s o ciedades con una

hi x t o r ' ia mu y dif e rente

u oam ericanas s ea n así , o a l g unas otr as sociedade s del T erc er Mundo.

Es to s e j emplo s ilust ra n l o que señal é a l f i nal de l a prim e ra se c c ión

de l a nue s tra .

Ac as o alguna s so c iedades I a ti -

,le e s te trab a j o . Podemos v e rn o s lle v ados a una r e cuperación

ri c a no sólo p or la necesid a d de escapa r d e una de t e r mi n ada forma so- " i ; tI, sino ta m bién por el deseo de r e stituir o r e st a urar una fo r ma ' .n c ial que se h al la somet ida a una pres i ón y corre e l peligro d e per-

. k . r se . Tal e s l a intención c on la que en nuestra

O po -

. k - l humanism o c ívi co fr ec uentemente

h i stó-

époc a los partidar i os

a la hi s tori a.

r ec urren

d ( '1I1 0S

n o estar s e guros y de se ar ori e n tar n o s

r es p ect o d e la realidad

. ' .,« . i a l dominante . Ello pu e de moti va r una recup era ci ó n hist ó rica

una teorí a m á s adecuada del

' - ; lpiL a lismo d e sa rr ollado act u a l. 1. 0 común a todas e s a s empresas e s l a necesidad de hacer explíci- 11 1 l o que en las práctic a s actual e s e s tá c ito. En todos eso s casos I \ ( I S v emos condu c idos a lo que podemos llamar la última -esto es,

I ; ¡ más reci e n t e- formulación clara d e l bien o del propósito inserto ,'11 la práctic a. Y ello a v e ces puede hacernos retroceder aun más, h.rxt a la perspectiva contra la cual fue elaborada aquella formula c ión .

'" 1\

e l objeto , por ejempl o, de produ c ir

I

I

\ humanista fue poco reconocida en las democr a cias an g losajonas de las últimas décadas, no sólo en los medios académicos si no tambi é n

I en muchos sec t or e s de la población . Corno resultado d e e llo tendió a predominar una concepción atomista de l int e r é s , un a noción de la vida política corno l a conciliación de los interes e s de los individuos y

I

:

:

:

I

I

\

,

1

1,

,

"

i

¡

I

~

I

I

11 1,

li

'1

:

I 1 I

1'

'!

1

1'

,

I

I

i

¡

:

:1:

'11 1:

' l.

1

,1

i

,1

'

-- - - -

44

LA FILOSOfÍA EN LA HISTORIA

LA FILOSoFíA y SU HISTORIA

45

 

Ahora bien: creo que hay un gran error en esa concepción

no

III

Me propongo ahora situar sobre ese trasfondo lo que en la pri- mera sección denominé «nuevos análisis creativos». Las reformulacio- nes filosóficas que nos permiten hallar una posición más apta para dar justificada cuenta de una creencia, un supuesto o un conjunto de ideas, tienen algo de la naturaleza de nuestras formulaciones de las prácticas subsistentes. Ellas convierten lo que se ha sumergido hasta alcanzar el nivel de principio organizador de nuestras prácticas actuales -y por eso se halla más allá de todo examen- en una con- cepción para la cual puede haber razones, en favor o en contra. Y son genéticas e históricas por el mismo motivo. Para entender acabada- mente dónde nos hallamos, tenemos que entender cómo hemos lle- gado al lugar en que estamos. Tenemos que regresar al último descu-

brimiento nítido, el cual, en el caso de las cuestiones filosóficas, será una formulación. Por ello hacer filosofía, al menos si ello involucra tales nuevos análisis creativos, es inseparable de hacer historia de la filosofía. El análisis tiene ramificaciones interesantes en relación con la cuestión de la verdad y de la relatividad de las cuestiones filosóficas. En los últimos años la corriente de la crítica contra el modelo epis- temo lógico se ha incrementado. Se ha advertido cada vez más am- pliamente que ese modelo no constituye la única imagen concebible de la mente-en-el-mundo, Existen alternativas . Pero en algunos casos el descubrimiento de esas alternativas ha sido considerado como un argumento en favor de una especie de relativismo filosófico o, al me- nos, de una concepción que podría catalogarse como no realista, de acuerdo con la cual la razón no podría actuar como árbitro para deci- dir entre las distintas alternativas. El profesor Rorty parece defen- der una concepción así. Las distintas imágenes de la mente-en-el- mundo pueden ser sustentadas en t é rminos de los modos de vida, los

modos de sentir, etcétera, que ellas involucran. Podemos elaborar

una argumenta c ión persuasiva en favor de una o de otra

de las preferencias de los hombres en materia de formas

a la luz de vida.

Pero no podemos sostener que una es más verdadera que otra, más fiel a la realidad o a cómo son las cosas. Se considera, incluso, que decir algo como esto último equivale a adherirse a un modo de expresión que sólo cobra sentido dentro del punto de vista representacional, en razón de que tiene cierto dejo del modelo de la verdad como correspondencia, que es el que de ma- nera más natural surge cuando uno se emplaza en aquel punto de

vista. Pero un criterio que sólo cobra sentido dentro de un modelo,

difícilmente pueda arbitrar entre distintos modelos.

realista. No comprende enteramente el sentido de lo que hemos aprendido al poner en tela de juicio el modelo epistemológico. Ello

no es simplemente que Ia noción de verdad, de fidelidad a la realidad,

no deba ser analizado de acuerdo con el modelo basado

cepto de correspondencia. Es, más fundamentalmente, que si se

en el con-

opta por esa visión no realista, se entiende erróneamente , por ejem-

plo, la naturaleza

prisión epistemológica.

misma del discurso por el que escapamos

de la

La cuestión es que no se trata de un debate entre dos proposicio-

nes antagónicas en el sentido ordinario

empíricas; por ejemplo, la cosmológica hipótesis del big bang y

las que sostienen el estado uniforme. En este último caso, la verdad

de la una es incompatible

con la verdad de la otra, pero no con su

en que lo son las hipótesis

inteligibilidad. Pero en nuestro caso la oposición es más aguda. Toda

la validez del modelo epistemológico se apoya en la supuesta ininte- ligibilidad de la teoría antagónica. Es esta suposición lo que una ex - plicación menos distorsionada de la historia desbarata .

aquí en dos niveles: se libera a la ex-

plicación de la historia de ciertas distorsiones -por ejemplo, se re- dime a Aristóteles de los comentarios de la escolástica tardía- y con

de la

unicidad. Ello no determina necesariamente una nueva respuesta única al enigma de la mente-en-el-mundo. Probablemente nunca es- lemas en esa situación. Pero sí significa que las concepciones filoso- licas que estaban basadas en el supuesto de la unicidad no pueden SlT ya sostenidas en su forma actual. Por ejemplo, ya no se podrá s uponer que cada uno de los interlocutores posee una teoría respecto clel otro, teoría que cada uno de ellos aplica cuando sostienen un d i á logo comprensible.

ello es menos falsa; y se muestra

La verdad está involucrada

que es falso el supuesto

Pasar a tratar

la cuestión como si, al haber entendido

a ambos

iutcrlocutores. uno pudiera ser auténticamente

¡o( los -como sin duda ocurre en el caso

logicas-

agnóstico frente a

de las dos hipótesis cosmo-

es haber

olvidado cuál es la naturaleza

de la cuestión :

'1I1C la inteligibilidad de uno

Tratarlas como hipótesis antagónicas entre las cuales uno no pue- de dirimir por medio de la razón equivale verdaderamente a recaer ell la perspectiva epistemológica. Ese es el punto de vista que con- I inuó dando lugar a argumentos escépticos, y que propende a ha- «ernos ver a toda pretensión de conocimiento como concerniente a 1111 dominio de entidades que se hallan más allá de nuestras repre- ~. '·lllaciones; y que, a su vez, nos empuja a las famosas propuestas: al r-sccp ticismo, a una distinción entre lo trascendental y lo empírico, a una reducción de la cuestión de la verdad a la eficacia, o a la que luc s e. Todas esas propuestas tienen sentido dentro del paradigma

implica la falsedad del otro .

r--~ ~-

LA FILosoFíA EN LA HISTORIA

\ epistemológico. Y se hallan fuera de propósito una vez que aquél ha

I sido puesto en tela de juicio . Continuamos sustentándolas sólo si no hemos llegado a comprender lo que implica el desbaratamiento del supuesto de la unicidad.

1 Pero de este análisis deriva una cuestión aun más importante, con-

1 I cerniente a los límites de la razón filosófica. No estamos condenados

1 al agnosticismo frente a esas dos explicaciones de la mente-en-el-

1 mundo. En realidad, no podemos permanecer indecisos después de

I haber comprendido qué es lo que está en juego, a causa de la rela- ción existente entre las dos concepciones antagónicas, la verdad de una de las cuales impugna la inteligibilidad de la otra. Esas dos con- cepciones se hallan, empero, en esa relación debido al modo en que han llegado a insertarse en la historia y en las prácticas de nuestra

¡ti civilización. La exclusividad del modelo epistemológico fue un instru- mento polémico de importancia al establecerse nuevas formas de pensamiento científico y nuevas prácticas tecnológicas, políticas y éticas. La cuestión es si podemos formular una explicación menos distorsionada del surgimiento y de la continuación de esas prácticas abandonando el presupuesto de su exclusividad. La cuestión surge dentro de una cultura y de una historia; dentro de un conjunto de I prácticas, tal como entre formulaciones antagónicas de esas prác- ticas. Ello quiere decir que nos encontraremos en una situación muy distinta si oponemos dos concepciones filosóficas procedentes de culturas y de historias muy diversas. Si se nos llama a de c idir entre la visión budista del yo y las concepciones occidentales de la per- sonalidad, nos hallaremos en dificultades. No estoy diciendo que cuestiones como ésa sean finalmente imposibles de de ci dir; pero es claro que al encararlas no tenemos la más remota idea acerca de cómo manejarse en la tarea de dirimirla. Imaginemos que se pide a un extraterrestre que establezca cuál es la civilización que ha de llevarse la palma por sustentar la concepción más plausible de la naturaleza humana. Inmediatamente partiría de regreso a Sirio . Una decisión de ese tipo presupone que hemos elaborado un lenguaje común. Y esto quiere decir: un conjunto de prácticas en común . T e ndr í amos que haber crecido juntos como civilizaciones para que pudiésemos ver cómo juzgar. Pero la comprobación de estos límites de la razón filosófica mues- tra otro modo de identificar el error de la concepción f i losófica no realista. Es el de asimilar todas las cuestiones filosóficas, inclusive las comparables a la referente al modelo epistemológico, al tipo de cuestiones que nuestro extraterrestre debería enfrentar. Pero podría- mos considerar que todas las discusiones son así sólo si de hecho en ninguna parte estuvi é ramos en casa, esto es, si no perteneciéramos a ninguna cultura o a ningún conjunto de prácticas. Una concepción filosófica no realista pura sólo tendría sentido para un sujeto entera-

I1

'1\1

1',11

Irll

'1 1

111 1, ,

\111 I:I!

,1

I¡i ".

i¡1

LA FILOSOFíA Y SU HISTORIA

47

mente sin conexiones y equidistante de todas las culturas. La imagen

de un

por la tradición epistemológica. Y éste es acaso otro de los aspectos en que los que del derrumbe del modelo e pistemológico concluyen una suerte de concepción no realista última , ponen de manifiesto que aún no se han emancipado enteramente de aquél.

sujeto así es, por supuesto , ot r a de las

no c iones originadas

CAPíTULO 2

LA RELACION DE LA FILOSOFIA CON SU PASADO

Alasdair Macintyre

Desdichadamente es fácil encerrarse en el siguiente dilema: o bien Icemos las filosofías del pasado en forma tal que ellas se tornen relevantes para nuestros problemas y nuestras empresas contempo- ráneas, transformándolas, en la medida de lo posible, en lo que ellas habrían sido en caso de formar parte de la filosofía actual, y mi- nirnizando o ignorando o, incluso, presentando a veces erróneamente lo que se resiste a tal transformación porque se halla inextricable-

urente

urente distinto de la filosofía actual; o bien, en lugar de ello, nos to-

mames gran cuidado en leerlas en sus propios términos, preservando

meticulosamente su carácter idiosincrásico y específico, de modo tal

conjunto de

piezas de museo. Es posible estimar la fuerza de este dilema obser-

v.mdo que, aunque su mera formulación basta para que ambas alter-

nutivas nos resulten insatisfactorias, en la práctica sucumbimos, no obstante, muy a menudo a la una o a la otra. El hecho de que lo

de la variedad como de la

I'ya v itación del modo en que nos hallemos separados o alejados de las I .iscs pasadas de la historia de la filosofía. Considérese ante todo el efecto de los cambios verificados en la divi s ión académica del trabajo. Es característico que en la actualidad distingamos los problemas y las investigaciones filosóficas de los problemas y las investigaciones científicas, históri c as o teológicas. 1'l'1 " O ello no siempre ha sido así. La ambición de Hume era la de S l~r · el Newton de las ciencias morales; y Descartes pensó que la re- lación de su metafísica con su física era la existente entre el tronco V la s ramas de un mismo árbol. Lo que tendemos a tratar como his- Inria de la filosofía en el sentido propio de la expresión, involucra b.i s tante a menudo la selección de lo que nosotros ahora considera- "'O s que son las partes auténticamente filosóficas de todos más am- plio s . Pero al hacerla no podemos evitar la distorsión; las afirmacio- IlCS conceptuales, por una parte, y las afirmaciones empíricas y teóri-

hagamos es sin duda consecuencia tanto

que no puedan aparecer en el presente sino corno un

ligado con los elementos del pasado que lo tornan radical-

50

LA FILOSOFíAEN LA HISTORIA

cas, por otra, son en buena medida insel:'ara~les: ésa es una lecció?

que

deración de las implicaciones

entre lo analítico y lo sintético. El tema de la filosofía moral de los

siglos XVII y XVIII proporciona un ejemplo elocuente. Sus herederas

puede aprenderse tanto de la hist~~la mIsma . como de ~a .C0I!~I-

de la crit í ca de Ouine a la distinci ó n

!:

¡¡

y beneficiarias inte l ectuales

brecida y disminuida disciplina en que se ha convert i do la ética

filosófica moderna en las manos de la mayor parte de sus cultores,

sociales. Y~ por su-

puesto , ello no ha dado lugar simplemente a un reord.enamlento. de temas y cuestiones. El proceso mismo de re ordenamiento ha sido transformador, y las transformaciones se han extendido, más allá de

las disciplinas académicas, a la lengua de la vida cotidiana. Es carac-

terístico que los análisis

psicológicas de los rasgos de la personalidad y los estudi o s del orden

y del desorden político se lleven a cabo en la actualidad en una forma que supone que ésas no son actividades esen c ialmente morales. ~l

campo de la moralidad

moral. Una segunda dimensión de la diferencia histórica es igualmente obvia: la del cambio en la estructuración interna de la filosofía en el sentido de cuáles son las discusiones que deben considerarse cen- trales y cuáles marginales, cuáles métodos son fecundos y cuáles es- tériles . Me refiero aquí a discusiones antes que a probl e mas porque

lo que suscita una discusión pueden ser precisamente concepcione.s divergent e s acerca de lo que es problemático. Y probablemente una di- vergencia acerca de lo que es problemático sea ins e par a ble de una divergencia ace r ca de los fines que la actividad filosófica debe per- seguir. De tal modo, lo que es o parece ser la misma argumentación,

o una argumentación muy parecida , formulada en dos épocas filo-

sóficas distintas, puede tener significados muy distintos . El empleo que San Agustín hace del cogito no es en absoluto el mismo que d~

él hace Descartes. La concepción agustiniana del lugar que la definí-

ción ostensiva ocupa en el aprendizaje del lenguaje apunta a la ilu-

minación divina de la inteligencia; la concep c ión, muy similar, de Wittgenstein (el hecho de que Wittgenstein considere erróneamente que su explicación está reñida con la de San Agustín da más fuerza

del siglo xx abarcan

no só!o la e~?o-

sino también la psicología y las restantes ciencias

de costos y beneficios, las evaluaciones

se ha reducido junto

con el de la filosof í a

11 a mi tesis central)

apunta al concepto de forma de vida .

'!I

I1

I1

1I

Estos dos tipos de . diferencia se hallan reforzados por una t e r c era :

la del género literario. Platón, Berke1e y , Diderot y John Wisdom escribieron textos filosóficos con la forma de diálogo. Pero los diálo- gos de Platón constituyen un género filosófico muy distinto de cuant? fues e posible e n los siglos X V III o xx : y e n el curso de la cornpo s i-

'1

1 ción de su diálogo Platón mismo modificó el género. Tanto San Agus- tín como San Anse1mo escribieron textos filosóficos con la forma de

I una plegaria; Santo Tomás y Duns Escota, con la de un debate in-
I

,1

LA RELACIÓNDE LA FILOSoFíACONSU PASADO

51

telectual; Dante y Pope, en forma poética; Espinoza, en lo que él consideraba que era la forma de la geometría; Hegel, como historia; George Eliot, Dostoeivsky y Sartre, bajo la forma de novelas, y mu - chos de nosotros en ese género más tardío, el más excéntrico de to-

filosóficos : el artículo destinado a una revista espe-

dos los géneros cializada .

Los cambios verificados en la t otalidad de la div i sión académica

del trabajo, en la est r u c turación

literario, se hallan por cierto estrechamente relacionados con el cam-

bio conceptual y también entre sí , aunque no como tres procesos en interacción mutua y en interacción con un cuarto proceso, sino como aspecto de una y la misma realidad, compleja pero unitaria, que es la historia. El grado que alcanza el cambio conceptual se corres-

ponde con el grado de dificultad

con que se tropieza cuando se in-

tenta traducir o parafrasear los conceptos propios de una

interna de la filosofía y en el género

cultura

lingüística y filosófica específica por medio de los conceptos de que

disponen o que pueden elaborar los miembros de una cultura lingüís- tica y filosófica muy distinta. Pienso, por ejemplo, en innovaciones ling ü ísticas como las necesarias en la historia de la filosofía griega

moderno , y, asi-

a la misma lengua. Los pro-

blemas con que debe de haber tropezado Thomson se aclaran si se considera el resultado de la resolución de problemas paralelos que

se plantean en la traducción de poesía . Tómese un pasaje homérico ; por ejemplo, las palabras que Sarpedón dirige a Glauco en Ilia-

de Chapman en

en el

siglo xx. Hay, por cierto, el original griego y otro

entre sí: Fitzgerald es para s u época un excelente t r adu c tor, y Chapman y Pope lo son también para las suyas. La noción de una traducción intemporal perfecta carece de sentido. Y no veo razones

para suponer que ello no sea verdad a propósito de Platón, como lo es a propósito de Homero (la veneración de Jowett compite maravi - llosamente con la venera c ión de Lang , L e af o Myers) . Sería completamente erróneo deducir de las consideraciones pre-

sentadas

mente inaccesible

da XII, 309-328; Y compárense las interpretaciones

el siglo XVI con la de Pope en el siglo XVIII y la de Fitzgerald

primitiva de George Thomson, escrita en irlandés

mismo, en sus traducciones de Platón

puntos en los cuales uno de ellos desfigura no. Pero en muchos aspectos no compiten

hasta aquí que algún sector del pasado nos sea necesaria-

aquí y ahora. Pero ellas sí sugieren la amplitud

y la ingeniosidad de las estratagemas que debemos emplear para no permanecer prisioneros del presente, como a menudo ocurre en pro- porción insospechada, al pretender volvernos hacia el pasado. Con ello acentúan el dilema que formulé al comienzo. Pues la argumen-

de

lación sugier e hasta aho r a que en buena medida el sentimiento

continuidad que tantas historias clásicas de la filosofía nos propor- c ionan, es ilusorio y depende del uso erróneo, aunque sin duda incons- ciente, de un conjunto de artificios destinados a ocultar la diferencia,

li

'1

1I I

l " y r ;

-1 " Y

52

LA FILOSOFíA EN LA HlSTORIA

:1\

,1

1:

11,1

1 1 1I

:1' Li 1

11I

\11

III!

II¡

liil

:1 1 1

1[I,lil

11,

I!I

'Iil

111.11

1'1

I:! 1

1

I 11,

"1

.ll 1 i .

I1

a llenar la discontinuidad y a disimular la ininteli~ib~lídad. ~ero aun ese falaz sentimiento de continuidad puede ser eliminado SI leemos

1 1 muchas historias c lásicas de la filosofía escritas en diferentes époc~s

y lugares. Empréndase el ejercicio de leer la historia de la filosof í a desde la época de Kant en alemán, desde la é?oca de Dug~ld Stewart

en inglés, y desde la época de Victo! ,Cousm. en f r . ~nces , hasta

presente, e inmediatamente se ad v ertirá una dimensi ó n complemen- taria de la diferencia. Cada época, a veces hasta cada generaclOn,

el

tiene su propio canon de los grandes autores ~losóficos y has~a de las grandes obras filosóficas. Considérese el ~Ifer e n.te tratamiento de que en diferentes épocas y lugar . es . son obJ~to GlOrdan? Bruno, Hume , Port-Royal o Hegel. O consid é rese cuanto. h~ vana~? por momentos la importancia relativa asignada a los distintos dIalo~os de Platón desde el Renacimiento. Estas diferencias en parte refleJ~n y en parte refuerzan algunas de las ?tras. diferencias q~e ya he sena- lado. Sugieren el modo en que la historia de la filo S of.Ia, ~~mo sub- disciplina, puede ocasionalmente colaborar en la consolidación de los prejuicios del presente aislándonos de l.os elementos del pasado que más podrían perturbarnos. Debo repetir que nada hay en la argu- mentación precedente que sugiera que al?u~a ~~rte del pasado es

necesariamente inasequible . Pero la multiplicaci ó n de lo~ factores contingentes sugiere también que no podemos descartar nmguna de

las dos posibilidades siguientes. Una es ~a de que puede haber pe-

ríodos de la historia de la filosofía tan ajenos el uno al otro que el

1 posterior no pueda tener la esperanza de llegar . a compren~er ade-

cuadamente al otro, sino que inevitablemente lo interpretara de ma-

nera errónea. Esto parece haber ocurrido ya, por ejemplo , en la incomprensión de la Ilustración francesa del siglo X~III respecto d~l pensamiento medieval. Sin embargo, podemos sentir que esa ~OSI- bilidad no nos amenaza a nosotros, puesto que nuestra capacidad de identificar acertadamente tales casos de interpretación errónea sugiere que podemos superar las barreras y elu~ir los obstáculos que nuestros predecesores del siglo XVIII no pudieron vencer . Por supuesto , tal orgullo cultural puede estar fuera de . l~~ar. Pero aun cuando no 10 esté, se nos presenta una segunda posibilidad , a sa~er, la de que el buen éxito mismo que obtengaJ?os ~l interpretar ~oClal,

nos son extraños, nos permita conocer modos del pensamiento y de la investigación filosóficos cuyas formas y cuyos presupuestos s~n tan diferentes de los nuestros, que no seamos capaces de descubnr en los conceptos y en las normas un acuerd? s~ficiente par~ propor- cionar las razones para decidir entre las teSIS ~hvergentes e I?-~~mpa- tibles encarnadas en tales modos sin incurnr en una petición d~ principio. Porque, sea cual fuere la norma o el criterio al. qu~ consi- deremos racional apelar, ha de ser una norma o un criterio c~yo empleo presuponga ya la justificabilidad racional de nuestros propios

111!i

~:lII.

'11

1,1,

:·:!:I

II\i

I,¡I,I

,1:

'1111r

1

1\111111

I,¡I[I

,,1'1

',I!.II

!.I fl

,1

cultural e intelectualmente períodos de la historia de la filosofía que
1

1 ,1'[11

1,1.11111

II,I¡

I ",.'I.I.!.;.·

1111

!.!:I

LAR~LACIÓN

DE LA FILOSOFÍA CON SU PASADO

53

modos espe c íficos de pensamiento y de investigación filosóficos, mien-

tras que , debido

texto de aquellos modos, jamás habrían parecido racionalmente jus- tificables -y acaso jamás les habrían parecido inteligible s- a aque-

llos cuyo modo de pensamiento y de investigación filosóficos, extraño para nosotros, es uno de aquellos con los cuales nos proponemos en- tablar una discusión racional. Pero si esto ocurriera, entonces se pon- dría en tela de jui c io la rac i onalidad de nuestros propios modos de p e nsamiento y de investigación filosóficos. Porque tomaríamos cono- cimiento de la existenc i a de otro conjunto antagónico de conviccio- nes , actitudes y formas filosóficas d e investigación cuyas pretensiones implícitas o explícitas a la hegemonía racional serían incompati- bles con las pretensiones paralelas encarnadas en nuestra propia actividad filosófica, sin que se pudiese demostrar por medio de una argumentación racional -pues toda argumentación válida y relevante

nos haría

se anulan aquellas pretensiones en favor de las nuestras. (Por cierto, los antropólogos han advertido en ocasiones que cuando se intenta definir nuestra relación con el modo de actividad filosófica ejercida en una tradición cultural ajena a la nuestra, pueden plantearse pre- cisamente cuestiones del mismo tipo; pero aquí me interesan sólo los problemas específicos que se suscitan cuando nos ocupamos de períodos pasados de nuestra propia tradición cultural.) El hecho es, por supuesto, que en situaciones como las que estoy considerando, razones exactamente de la misma índole que las que IlO S impiden aducir una garantía racional para afirmar la superiori- dad de nuestro modo de ejercer la actividad filosófica respecto del de algún período de nuestro pasado que diverja de aquél, impedirán asimismo aducir una garantía racional para preferir sus pretensio- nes a las nuestras. Pero es muy poco el consuelo que eso puede pro- porcionar. Porque fue , al menos en parte, el descubrimiento de mo- dalidades teológicas de investigación divergente, inserta en formas divergentes de práctica religiosa, e igualmente incapaces -y por mo- I ivos semejantes-, de refutar la una la s tesis fundamentales de la otra por medio de argumentos racionales, 10 que condujo , durante la Ilustración y en el período siguiente a ella, al descrédito de la teología como modo de investigación racional. Se suscita así necesa- riamente la pregunta de por qué no ha de sufrir la filosofía el mismo descrédito. Esta pregunta tiene su fuerza a causa de dos razones distintas. La primera es que ella representa una versión más artificios a de una pregunta planteada ya a menudo por quienes no son filósofos. La filo- sofía -suele sostenerse- se diferencia de las ciencias naturales por su incapacidad de resolver desacuerdos fundamentales; si los filósofos s e dirigen al mundo con voces variables y disonantes , ¿por qué ha de prest á rseles atención? En segundo lugar , consideraciones del género

precisamente a su pertenencia tan íntima al con-

presuponer lo que debemos demostrar- que se refutan o

54

LA FILOSOFíA EN LA HISTORIA

de las que he estado aduciendo refuerzan ese intento, burdo pero común, de desacreditar a la filosofía . Examínese con mayor deteni- miento cómo es posible lograr buen éxito en la tarea de corregir las interpretaciones erróneas de que es objeto algún período particular del pasado filosófico, estable c iendo las diferencias radicales que lo separan de nosotros, en forma tal que parezca que no somos racio- nalmente capaces de resolver la cuestión de cuál de los puntos de vista fundamentales es el correcto. Extraigo nuevamente un ejemplo de la filosofía moral. En un capítulo de Freedom and Reason titulado «Backslid í ng - [ «Reincidencia»] el profesor R. M. Hare subraya lo siguiente:

Existen analogías

entre expresiones como «considero bueno» y

«considero que debo» por una parte y la palabra «quiero» por otra No obstante, las analogías entre el querer y el hacer juicios de valor no deben obsesionamos tanto que ignoremos sus diferencias. Acaso el haber hecho esto último condujo a Sócrates a sus famosas di- ficultades acerca de la debilidad moral. Los juicios de valor difieren

de los deseos por el hecho de que pueden ser universalizados casi todas las dificultades de Sócrates provienen de no haberlo advertido. (Hare, 1963 : 71.)

y

a este texto

no remite a la fuente platónica original, el Prot á goras, sino a la discu-

sión aristotélica del libro VII de la Etiea nieomaquea

La nota al pie de la página de Hare correspondiente

(1145b, 25).

Entiendo que las «famosas dificultades» de Sócrates que se mencio- nan son las de su afirmación de que nadie actúa en forma contraria

a lo que es lo mejor, salvo por

tóteles sugerir inicialmente

de Sócrates está completamente reñida con ta phainómena de akrasía;

y que la afi r mación de Hare según la cual, con sólo reconocer la dis-

tinción entre deseo y formulación de juicios de valor en que el mismo Hare insiste, Sócrates habría entendido que s i yo quiero algo al punto de que lo persigo aun cuando obrar así es contrario al juicio de valor acerca del modo en que los hombres deben comportarse en ese tipo particular de situaciones, y al cual hasta ese momento me he sometido , entonces, puesto que está en mi poder no intentar satisfacer ese deseo particular, no puede ser que ahora yo real- mente acepte el juicio de valor. As í , de acuerdo c on el punto de vista de Hare, nadie actúa jamás e n forma tal que implique el desprecio de sus propios juicios de valor , porqu e «e s tautológico decir que no podemos asentir sincer a m e nte a un mandato dirigido

no llevarlo a cabo si ahora es la

a nosotros, y al mismo

ignorancia, lo cual permite a Aris-

que lo que él considera

como la tesis

tiempo

ocasión de llevarlo a cabo y está en nuestro poder (físico y psíquico) hacerlo» (Hare , 1952 , citado en Hare, 1963: 79). Así pues, si Sócrates hubiese tenido el mismo grado de penetración que Hare , jamás ha- bría incurrido en sus famosas dificultades .

LA RELACIÓN

~o que, en la versión

DE LA FILOSOFíA CON SU PASADO

55

platónica, Sócrates hace y dice, ha debido

sufrir dos transformaciones para que Hare haya podido encontrar e~ Sócrates una víctima propiciatoria. El contexto original del Pro- tagoras es de carácter dialéctico, y en él el propósito inmediato de Sócrates es refutar la creencia de hoi polloí según la cual los hombres p~eden verse apartados de la persecución de lo que saben que es el bien .al sucumbir a la atracción del placer, en tanto que el propósito ulterior de Sócrates se refiere al lugar que el conocimiento ocupa entre las virtudes. Calificar al contexto de dialéctico equivale a decir que entendemos erróneamente a Sócrates si consideramos que en esos lugares formula afirmaciones en el curso de un desarrollo que apun -

ta a determinadas conclusiones , error a menudo alentado por los traductores. Al final del Protágoras se presenta a Sócrates diciendo:

« Me parece que ahora la salida de nuestros argumentos de hace un momento -he árti éxodos- es como un hombre que nos acusa

C. C. W. Taylor traduce «he árti

é x odo» como <das conclusiones que acabamos de alcanzar», traduc- ción que elimina la connotación dramática de esa expresión -una c x odos es, entre otras cosas, el final de una pieza teatral, y el empleo de esa palabra aquí se relaciona con el empleo de términos propios de la comedia en otros lugares del diálogo- y da lugar a la falsa s uposición de que Sócrates ha intentado llegar a una conclusión y reconoce ahora su fracaso. Pero la actividad filosófica de Sócrates al menos según se la representa en estos lugares del Protágoras, era' de na turaleza muy distinta de la que los filósofos posteriores empren- dían al afirmar premisas y extraer de ellas conclusiones, y el prime- n) de los filósofos posteriores en entenderlo equivocadamente fue !\ rist ó teles,

En realidad, Aristóteles no se refería a ninguna de las dificulta- d e s de Sócrates, famosas o no, ni consideraba que estuviese haciendo 1 ; 11cosa. Porque cuando señala que la concepción que él atribuye ;1 Sócrates está reñida con ta phainámena, lo que quiere de c ir no

.Y se burla de nosotros

» (361a, 4).

, 's que ella esté reñida con « los hechos observados» (traducción de W. D. Ross) o con <dos meros hechos» (traducción de R. Rackham), ' . illo con las opiniones recibidas (Owen, 1961), algo que el Sócrates .1 < '1Protá g oras ya comprendía muy bien . Y lo que Aristóteles con- ,Iuye -y , por cierto, é l sí est á formulando afirmaciones y extra-

vvudo conclusiones-

es , explí c itamente (1147b, 15), que Sócrates

u - nia razón, que quien parece hacer lo que es contrario a lo que él sabe 'lile es lo mejor para él , no puede saber en realidad que es así. 1',ir supuesto , al manifestar su acuerdo con Sócrates Aristóteles se 11 ; 1anticipado a sus descendientes modernos en ignorar los pasos 1111;lIcdels Protágoras y la naturaleza dialéctica de la actividad filo- · lica de S ó crates, exponiendo, por tanto, erróneamente la doctrina d," éste . Pero esta exposición errónea es a su vez erróneamente ex- pu c xta cuando la discusión aristotélica de la akrasia es tratada por

56

LA FILOSOFíA EN LA HISTORIA

Hare como una discusión acerca de los mismos temas que Hare dis- cute bajo los títulos de « reincidencia» y « debilidad de la voluntad»,

de manera que la explicación de Hare acerca de esos

ser utilizada -como lo es po r e l propio Hare- para aclararnos lo

que hay de verdadero y lo que hay de erróneo

(y, por implicación, en la aristotélica) acerca de la akrasía.

en el con-

texto moral y cultural , qu e hacen que el lugar que la reincidencia

ocupa en la moralidad moderna tenga que ser muy distinto de la akrasía en el pensamiento y en la acción ateniense. El contexto de

que en mi opinión se debe ser

muy cauteloso al adjudicar una teoría a Sócrates- es un enfoque teleológico de las virtudes en el cual es necesario dar cuenta de cómo

temas puede

en la teoría socrática

Lo que en ello se ignora son las decisivas diferencias

¡ la teoría de Aristóteles -se

il

a dvertirá

11 un hombre puede llevar a cabo acciones justas sin ser , sin embargo, justo, y asimismo de cómo un hombre puede llevar a cabo acciones

injustas sin ser simplemente un hombre injusto. La explicación de

d esto último es al menos una de las funciones centrales de la expli-

cación aristotélica de la akrasía (1151a, 11). La akrasía nada tiene que ver con las condiciones para aceptar juicios de valor. Su apari- ción presupone una distinción entre la persona que posee las vir- tudes y la persona que , aunque tiene una opinión correcta y acaso conocimiento del fin al que las virtudes están subordinadas, carece

es

que sus convicciones morales no requieran corrección en cuanto a su

contenido. Aquello de lo que una persona que manifi e sta akrasía ca-

y la

plena disposición del carácter necesaria para sostener y realizar esa operación. En cambio , en un enfoque normativo moderno de la moralidad, como lo es el de Hare, no sólo puede no haber un lugar

!I

1,

il

de ellas. Una condición para que una persona muestre akrasia

rece, es la plena epistéme operativa en esta ocasión particular

para las especies de epistéme

relevantes y, en realidad, ni siquiera

LA RELACIÓN DE LA FILOSOFíA CON SU PASADO

57

característica una reincidente. Es alguien cuya educación moral es

aún incompleta e imperfecta, cuyo movimiento hacia el télos que es su verdadero bien y el bien por él ya reconocido -aunque acaso reco- nocido de manera aún implícita más que expl í cita=-, es desviado por su falta de control sobre las páthe que experimenta. Por tanto, el akratés ocupa un lugar muy distinto, en un orden modal muy dis- tinto, del que tanto la teoría moral normativa como la práctica moral moderna acuerdan al rein c idente. Pero haber comprendido esto equivale a haber corregido interpretaciones erróneas a costa de tener que enfrentar una situación que, según la he caracterizado anterior-

mente, pone en tela de juicio

vista filosóficos fundamentales. En el corazón de la moral filosófica griega se halla la figura del ag e nte moral educado cuyos deseos y cuyas elecciones son dirigidas por las virtudes hacia bienes auténticos y, en última instancia, hacia e l bien. En el corazón de la filosofí a moral típicamente moderna se h a lla la figura d e l individuo autónomo cuyas elecciones son soberanas y últimas, y cu y os deseos, según una de las versiones de tal teoría moral, deben ser balanceados con los de toda otra persona o, según otra de las versiones de la misma teoría, deben ser limitados por

de

la garantía

racional de puntos

r eg las cat e góric a s que impon e n restricciones n e utrales en todos los

d e se os y en todos los

los griegos la justicia e s una cuestión de mérito:

bienes en concordancia con la contribución que uno hace a aquella forma de comunidad política que constituye la arena moral. En la c oncepción típicamente moderna, la justicia es una cuestión de igual- d a d fundamental. En cada uno de los cuerpos de teorías los con-

c c ptos nucleares están inter r elacionados de tal modo con un com- plejo cuerpo de creencias, actitudes y prácticas, que abstraer cada diferencia conceptual con e l objeto de resolver las cuestiones una

inter ese s. En la concepción característica de

se tr a ta de asignar

una concepción de ellas, sino que puede no existir la posibilidad

por una, implica nec e sariamente, en la ma y oría d e los casos, un fal-

lógica de un hiato entre conocimiento y acción como el que ejempli-

se amiento y una disto rs ión , e n tan t o que ver cada cuerpo

de teorías

su propia

fica la akrasía. En una concepción normativa aceptar principios es

c omo un todo es descubrir que cada uno tra e consigo

actuar según ellos, salvo en las ocasiones en las que no está en el

explicación de la justificación

racional

de los juicios acerca de la

poder de uno hacerla. Pero la akrasía no es sólo cuestión de deter- minadas ocasiones; es un rasgo de carácter.

pr á ctica moral. Este e jempl o particular del dilema suscitado por la relación de

El hecho de que la ak r a s ía y la debilidad de la voluntad o reinci- dencia sean tan distintas ent re sí es algo que no ha d e sorprendernos

' " filosofía del present e con la d e l pasado, pone de manifiesto las di s t intas dimen s iones de la difer e ncia que he enumerado anterior-

si reparamos en la radical diferencia que separa a los contextos

ur e nte. El pensamiento

gri eg o , lo m i smo que la práctica

griega , en-

culturales y morales. Una moralidad normativa de principios está en su elemento en un mundo social esencialmente poskantiano en el que la moralidad establecida es una moralidad de reglas morales que

I i c nde la moral y la política como objeto unitario de investigación; la Il'ol'Ía moral moderna se distingu e de la f i loso f ía política y asimis-- IIIU , y con mayor claridad , de la ciencia política. De tal modo,

el agente se prescribe a sí mismo y en la cual el obrar en forma

1

; 1 división acad é mica del trabajo n o s permite proceder como si nues-

distinta de la concordante con la propia protestación moral de obe- di e ncia a reglas espe c íficas , es manifestar lo que Hare llama « rein c i -

Iru s alumnos pudieran entender l a E t ica de A r istót e l e s sin leer la Potiti c a e inver sa mente . El pen s ami e nto moral g riego considera como

dencia» , Pero en modo alguno es el akratés de manera necesaria o

co s as centrales para su esfera de intereses cuestiones referentes

a

58

LA FILOSOFíA EN LA HISTORIA

I

1\

la psicología de la naturaleza humana que son tan extrañas a l~ filo- sofía moral típicamente moderna , como algunas de la~ ~ue~~IOnes centrales para esta última filosofía -por ejemplo, la distinci ó n en- tre hecho y valor o la rela c ión entre moralidad y uti~idad- lo ' ~on para Platón y Aristóteles. Apenas si hace falta menCIOna: las. dife- rencias que derivan del empl e o distinto de los gén~ros hterar!-os y de la canonización de determinados cuerpos de escnt o s . Las dificul- tades de la paráfrasis conc e ptu a l se hallan en el nú .c le o mis~? del problema. De modo que e l que vemos aquí ~s un e~emplo VIVIdo y elocuente de lo que es producto de nuestra incapacid a d p ara resol-

ver el dilema inicial: la consi g u ie nte incapa c id a d para encarar la filosofía moral del patrimonio cultural a partir del cual nuestra

propia filosofía moral fue posible.

eso? Una estrategia atractiva consiste en ignorar toda la situación, cos~

¿ Qué podríamos responder ante

1 que, al fin y al cabo, la m a yoría de nosotros ya hace. Esto es, ~ony- nuaremos tratando nuest r o pasado filosófico de dos maneras distin- tas o Por una parte, como filósofos, definiendo .nu e stra. discip~ina de acuerdo con lo que los miembros de la Amencan Philosophical As- so c i a tion regularmente hacen, admitiremos a los filósofos del pasado en nu e stras discusiones sólo en nuestros propios términos, y si ello supone una distorsión hist ó rica , acaso tanto mejor. Haremos al pa- sado el cumplido de suponer que es filosóficamente tan agudo como lo somos nosotros . Por otra part e, como historiado r es de la filosofía procuraremos con verd a d e ro escrúpulo entender . el pasado tal como realmente fue y, si con ello el pasado se torna Irrelevante desde el punto de vista filosófico, simpl e mente desacr e ditaremo s la relevan - cia y, donde otros hablan d e afición de anticua r ios , nosotros habla- remos de erudición. Podemos así feli c itamos por el momento de que lo que parecía ser un problema agudo se ha convertido en realidad e n una hábil so- lución . Pero ese placer no puede ser sino mom e nt á neo. Porque tal

inaceptabl e c onsecuenCIa. El

solución acarrea una cl a ra y -espero--

pasado se habrá convertido en nada ~ás que e l r~ino d: : l de tacto.

Sólo el presente será el r e ino d e l de iure . Se hab:a defimdo el . estu- dio del pasado en forma tal que de él quede exc luida toda considera-

ción acerca

de lo que es verdadero o bueno o está racionalmente

garantizado,

sustituyéndosela por la de lo que los homb~es d~l pasado,

con sus peculiares conceptos de verdad, bondad y racionalidad, cre- yeron que era así. La indagación de lo que realmente es bu~no, ver- dadero y racional se reservará al presente. Pero debe advertir se que para toda generación filosófica particular su ocupa c ión con el pre- sente sólo puede ser temporaria; en un futuro no muy distante se habrá convertido en una parte más del pasado filosófico. Sus pregun- tas y sus respuestas de iure se transformarán en un marco de refe- rencia de tacto. Resultará que no han contribuido a una investiga-

LA REL f \CIÓN DE LA FILOSoFíA

CON SU PASADO

59

ció n que se continúa a través de las generaciones, sino que se han apartado de la investigación filosófica activa para convertirse en mero I~~made los historiadores. Quine ha dicho, en chiste, que hay dos 1Ipos de personas que se interesan por la filosofía: las que se intere- s an por la filosofía y las que se interesan por la historia de la filoso- ría. En la concepción que acabo de esbozar , el chiste que sirve de r é plica al anterior es el de que las personas interesadas ahora por la Iilosofía están predestinadas a convertirse en aquellos por quienes h.m de interesarse sólo los que se inter e sen por la historia de la tilosofía dentro de cien años. De tal modo, la anulación filosófica del pasado debida a esa concepción de la relación entre el pasado y el

presente, resulta ser un modo de anularnos a nosotros

antemano. Esta particular división del trab a jo entre el historiador positivo y el filósofo asegura que con el tiempo todo quede librado

a la positividad histórica. Parece, pues , que no es posible ignorar el dilema; también la inac- ción tendrá drásticas consecuencias negativas. Sólo una convincente explicación acerca del modo en que es posible encarar filosófica- rucnte el pasado filosófico, además de hacerlo históricamente, nos proporcionará lo que necesitamos. Pero una explicación así deberá

dar cuenta del modo en que una perspectiva filosófica de gran alcance puede ponerse en relación con otra en los casos en que caela una de "lIas involucra su propia concepción acerca de lo que es superioridad r . icional, de modo tal que aparentemente no sea posible recurrir a IlIIa pauta neutral o independiente. Pero no somos ciertamente los primeros en necesitar de tal explicación. Los problemas referentes ; ¡ I modo en que pueden resolverse racionalmente las discusiones 'liando éstas separan a quienes se adhieren a puntos de vista amplios

v comprensivos cuyos desacuerdos sistemáticos abarcan desacuer-

dos acerca del modo en que deban caracterizarse aquellos desacuerdos

mismos de

.Y ni qué decir acerca de resolverlos=-, han sido ya encarados por

I" s historiadores y por los filósofos de la ciencia natural bajo el título qlll: les confi r ió Thomas Kuhn. Son problemas de inconmensurabi- li.Ind . Por tanto , vale la pena preguntarse cuál es -o acaso cuál de-

"¡CI ' a ser-

d algo que nos ayude a resolver nuestro propio problema. Las características de las ciencias naturales -características cuya

Identificación llevó a Kuhn a sus afirmaciones iniciales acerca de la

j¡H'onmensurabilidad- t e nían, por cierto, un alcance mucho más li-

111 i 1 ado que las car a cterísticas de la filosofía que dan lugar a nuestro III'!'scnte problema. En primer lugar, aun en un historiador tan am- pl io como Kuhn, de acuerdo con la visión de ciencia natural que

nu ima al conjunto de su argumentación, las concepciones modernas d •. esa ciencia pueden determinar ampliamente cuáles son las teorías

y cuáles las actividades de las sociedades premodernas que deben «ontarse como precursoras de la historia de la ciencia natural. Y ello

la situación del debate , para

ver si podemos extraer de

60

LA FILOSOFÍA EN LA HISTORIA

está, por cierto, enteramente legitimado, porque nuestro propio C?~- cepto de ciencia natural es un concepto claramente moderno, on~l-

nado entre los siglos XVI y XIX,

no lo es. No obstante, la forma que adquirió inicialmente el problema

en Kuhn fue precisamente la misma del nuestro: ¿cómo es posible tratar como antagónicas tesis insertas en contextos tan distintos que no es posible disponer de ningún criterio o de ninguna n~rma neu- tral de argumentación, tal como, según Kuhn, suele ocurrrr cuando se confrontan entre sí dos amplios cuerpos de teorías científicas,

como la cosmología física de Aristóteles y la de Galileo? En tales

pro-

en tanto que el concepto de ñlosoña

casos no podemos recurrir a datos neutrales e independientes

porcionados por la observación, pues el modo en que caractericemos

y aun el modo en que percibamos

de eso, cuáles datos que consideremos pertinente observar, depen-

derán de cuál de las perspectivas teóricas en disputa hayamos adop- tado primero: «cuando Aristóteles y Galileo observaban una piedra

a la que se hacía oscilar, el primero veía un movimiento

el segundo un péndulo», escribió Kuhn en su primera formulación

de esta cuestión. Más tarde concluyó que debe rechazarse toda idea

puebla la

naturaleza», por un lado, y «lo que realmente existe», por otro: «No hay, según pienso, ninguna manera de interpretar expresiones como "realmente existe" que sea independiente de toda teoría» (Kuhn, 1970:

de una lucha «entre las entidades

los datos pertinentes

y, aparte

forzado y

con las que la teoría

121 y 206). Ello equivale a decir que todo cuerpo de teorías de gran amplitud, como los indicados, llega a nosotros provisto de su propia conceptualización acerca de la realidad observable que ella explica.

más allá del cuerpo de teorías, a

una realidad que pueda ser observada con independencia Y neutra-

lidad . Por otra parte, Kuhn presenta también argumentos destinados a mostrar que la utilización de criterios en apariencia independientes, como el grado de confirmación de un cuerpo teórico en relación con otro por medio de la observación, o como la comparación de grado

y el tipo de anomalía

en cada uno de los

De ahí que no sea posible recurrir,

que es posible identificar

dos cuerpos teóricos en disputa,

neutrales e independientes Y racionalmente garantizados que aspira- mos a descubrir. Pues tanto la elección de lo que consideremos como casos significativos confirmatorio s de una teoría como la de las ano- malías que consideremos de importancia central, y no de importancia

no nos proporciona

los criterios

de una teoría con la ob-

servación, dependerán

perspectivas teóricas en disputa adoptemos . Por tanto, si nos atene- mos a los argumentos de Kuhn, nos vemos obligados, según parece, a concluir que en opciones teóricas como las indicadas carecemos ver- daderamente de todo criterio independiente y neutral por medio del

secundaria,

en una teoría o en la relación

también

de manera

decisiva

de cuál de las

LA RELACI6N DE LA FILOSOFÍA CON SU PASADO

61

c?-al pudiésemos evaluar las tesis enfrentadas. Tales cuerpos de teo- rtas parecen ser mutuamente inconmensurables.

Las reacciones

de los filósofos de la ciencia a la identificación

del fenómen~ de la inc~nmensurabilidad hecha por Kuhn, han sido en su ma!ona . de dos tipos. Algunos han sostenido que en realidad ~uhn est~ eq';llvocado y que el concepto de inconmensurabilidad no tIe~e aplicación en la historia de la ciencia. Otros han aceptado la tes~s de Kuhn y han defendido derivaciones extraídas de ella que

revisten

Unos ~ ot:os están de ~cuerdo en la validez de la siguiente conse-

cuencia: SI, y en la medida en que,

dad pued~ aplicarse a la elección entre cuerpos teóricos contrapues-

tos, no ,dIs~onemos de fundamentos racionales para aceptar uno de ellos mas bien que el otro. Quisiera poner en duda esa consecuencia. El argumento que me propongo desarrollar exige que primeramente

un cará~ter más radical que las que él hubiese aceptado.

el concepto de inconmensurabili-

subrayemos dos puntos a los que los filósofos de la ciencia no han prestado suficiente atención.

quizá

El primero es que en las ciencias naturales,

como en otros

ámbi-

tos, las teorías tienen una existencia esencialmente histórica. No exis-

l~ ~~a cosa como la teoría cinética de los gases; existe sólo la teoría

CIne~ICa tal como era en

tal como era en 1870, la

leona tal como es ahora, etcétera. Y de igual modo no existe una

cosa como la teoría física (aristotélica) medieval como tal sino sólo

esa teoría tal como fue sostenida en París a comienzos del

1) en Padua a fines del xv. Esto es, las teorías progresan o dejan de

1850, la teoría

siglo XIV

progres~r, y l? hac~n porque -y

en la medida en que-

por medio

de sus ínconsístencías

y sus insuficiencias -inconsistencias

e insufi-

ciencias )uzgadas de acuerdo con las normas de la propia teoría- p.t'OporcIOnan una definición de los problemas cuya solución propor- ('lona a su vez una orientación para formular y reformular esa misma teoría. Esto es, las inconsistencia s y las insuficiencias de una teoría IlIlI1Ca deben ser consideradas como aspectos meramente negativos de la teoría en cuestión. Constituyen, en efecto, los puntos en los ("aJes la teoría se provee a sí misma de problemas, de aquellos pro- hlcmas en cuyo tratamiento ella se muestra aún capaz de crecer, aún .I(·ntíficamente fértil o, por otra parte, incapaz de crecer y estéril.

una teoría se provee a sí mis-

lila de metas y de una cierta pauta para su progreso o para su falta (le progreso en dirección de esas metas. La importancia de este punto p¡lra el problema de la inconmensurabilidad se advertirá claramente

• uundo añadamos el segundo.

1\1 proveerse a sí misma de problemas,

I .as. teorías particulares de

pequeña escala nos llegan en su mayor

p.ut c Insertas en cuerpos de teorías más amplios; estos últimos se

h.i l la n a su vez insertos

I >Il'llsivos. Son estos sistemas los que proporcionan el entramado de (Illllinuidad en el tiempo dentro del cual se opera la transición de un

aún más corn-

en un sistema de supuestos

n

62

LA FILOsoFíA EN LA HISTORIA

cuerpo de teorías a otro cuerpo de teorías con el cual el primero es inconmensurable. Tiene que existir un entramado así, porque sin los recursos conceptuales que él provee no podríamos entender a ambos cuerpos de teorías como cuerpos de teorías antagónicos que presentan explicaciones alternativas e incompatibles de un mismo y único objeto y ofrecen medios incompatibles y divergentes para

alcanzar un mismo y único conjunto de metas teóricas. Una condi-

ción para que dos cuerpos de teorías antagónicos sean auténticamente inconmensurables es que la especificación del objeto y de las metas teóricas que comparten no sea tal que nos proporcione motivos para optar racionalmente entre ellos; pero sin la común, especificación del objeto y de las metas teóricas en el nivel del entramado de su- puestos -en el nivel de la Weltanschauung- las teorías sencillamen- te caracerán de las propiedades lógicas necesarias para que con se- guridad podamos clasificarlas como antagónicas. Así, en la teoría

física los conceptos de peso, de masa tal como la define Newtori y de masa tal como es definida en la mecánica cuántica -conceptos

insertos en cuerpos de teorías inconmensurables- deben ser igual- mente entendidos como conceptos de la propiedad de los cuerpos que

determina su movimiento relativo si hemos de poder entender lo

que hace que ambas sean teorías antagónicas. Y es este léxico común, perteneciente a un nivel superior, este repertorio de sentidos, y de referencias que se halla en el plano de la Weltanschauung, lo que hace que los que se adhieren a teorías antagónicas inconmensurables

reconozcan que se dirigen a lo que en ese nivel puede definirse como

las mismas

internos de la teoría del ímpetu, los seguidores renacentistas de Ga- lileo y los científicos del siglo xx que contribuyeron a la mecánica cuántica, dispusieron o disponen de un léxico más o menos común que les permite reconocerse comprometidos en el intento' de alcan-

metas . Así, el físico medieval enredado en los problemas

zar la explicación más general y más completa posible del movi- miento de los cuerpos. ¿Por qué tiene esto importancia? La tiene porque hace falta una formulación adecuada de esos dos puntos no sólo para el planteo de los problemas a que da lugar la inconmensurabilidad de dos cuerpos de teorías antagónicos, sino también para su solución. Y es posible formular ahora esa solución bajo la forma de un criterio por medio del cual puede juzgarse la

superioridad racional de un cuerpo de teorías de gran escala respec- to de otro. Un cuerpo de teorías de ese tipo -por ejemplo, la me- cánica newtoniana-- puede ser juzgado como decisivamente superior

a otro -por ejemplo, la mecánica de la doctrina medieval del ímpe-

tu- si y sólo si el primer cuerpo de teorías nos permite dar una

explicación adecuada y -de acuerdo con las mejores normas de que

dispongamos- verdadera de por qué el segundo cuerpo de teorías

gozó de los éxitos y de las victorias que obtuvo y sufrió las derrotas

y las frustraciones que padeció, definiéndose en ello el éxito y el

LA RELACI6N DB LA FILOSOFÍA CON SU PASADO

63

fracaso, y la victoria y la derrota, en términos de las normas del éxito y del fracaso, y de la victoria y de la derrota, proporcionadas por lo que antes he denominado la problemática interna del segundo cuerpo de teorías. No es el éxito y el fracaso, el progreso y la este- rilidad, tal como los identificamos al formular nuestros juicios desde la perspectiva de la teoría racionalmente superior, lo que nos pro- porcionará el material para que esa teoría explique. Se trata del éxito y el fracaso, del progreso y la esterilidad en términos tanto de los problemas como de los fines que fueron o pudieron haber sido identificados por los adherentes de la teoría racionalmente inferior. ASÍ, desde el punto de vista de la mecánica newtoniana es posible explicar por qué los teóricos del ímpetu, al no disponer del concepto de inercia, pudieron avanzar sólo hasta determinado punto y no más allá en la solución de aquellos problemas que obstaculizaban su marcha hacia la meta de formular las ecuaciones generales del mo- vimiento. Lo que sostengo es, pues, que un cuerpo inconmensurable de teorías científicas puede comunicarse con otro a través del tiempo, no sólo porque proporciona un conjunto de soluciones más aptas para sus problemas centrales -puesto que, naturalmente, es en la definición de lo que constituye un problema central donde con toda probabilidad dos teorías inconmensurables discrepen-, sino porque proporciona una explicación histórica de por qué algunas de las expe- riencias fundamentales de sus adherentes, verificadas cuando éstos luchaban con sus propios problemas, fueron como fueron. La apli- cación de esta prueba de superioridad racional es más simple en los casos en que es posible complementarla con otra prueba que por sí misma no es ni necesaria ni suficiente para decidir entre las tesis de dos cuerpos de teorías antagónicas e inconmensurables. En los

casos en que la tradición investigativa definida por un determinado cuerpo de teorías ha degenerado en lo que se refiere a la coherencia o a la esterilidad, o no puede adaptarse a los nuevos descubrimien- tos sin caer en la incoherencia (éste es en 10 esencial el significado de los intentos iniciales de Galileo de armonizar los nuevos descu- brimientos con la antigua física), los propios partidarios de ese cuer- po de teorías pueden tener buenos motivos para rechazarla, sin que adviertan aún con claridad buenas razones para optar por una alter- nativa determinada como merecedora de su adhesión. (Hago esta

observación para corregir lo que sostuve en mi. trabajo

bien en general veo este argumento como un desarrollo de algunas afirmaciones incluidas en él.) Vale la pena notar que en realidad no necesitamos añadir a los criterios formulados el requisito comple- mentario de que el cuerpo de teorías juzgado racionalmente supe r ior deba ser relativamente coherente (no, por cierto, demasiado cohe- rente, pues, como he sugerido, la incoherencia es fuente del pro- greso intelectual) y fecundo en la resolución de problemas, porque

de 1977, si

64

LA FILOSoFíA EN LA HISTORIA

ningún cuerpo de teorías que deje de satisfacer este requisito puede, de hecho, ofrecer la explicación histórica cuyo proporClOnamIento es la prueba de la superioridad racional. Lo que, de manera acaso sorpresiva, se desprende , pues: de lo que precede, es que la historia de la ciencia natural tiene en cierto modo la primacía respecto d e las ciencias · naturales. Al menos ~n l? qu~ se refiere a los grandes cuerpos inconmensurables de teonas identi- ficados primeramente por Kuhn , en el ámbito de la ci~ncia natur~l es superior la teoría que suministra las razones par~ , clerta especie de explicación histórica : la que confiere a la , narracIOn del pas~~o

una inteligibilidad que de ot.ro modo no ten?r~a. En una . proporcl . on decisiva la superioridad racional de la mecamca newtomana . der~va de su aptitud para proveernos de una explic~ción de l . as experiencias de frustración intelectual de fines del penado medieval . El modo en que juzgamos la posición de la ciencia depende del modo en .que

juzgamos la calidad de la historia

que ella ayuda a lograr. Se sigue

de ello que en el terreno de la ciencia natural ninguna teoría es defendida como tal; lo es, o deja de serlo, sólo en relación con aque-