Sunteți pe pagina 1din 2

El Dolor

Y una mujer pidi: Hblanos del


Dolor. Y l dijo:
Vuestro dolor es la ruptura de la celda que encierra vuestra comprensin.

As como la semilla de la fruta debe romperse para que su corazn se muestre al sol, as debis
vosotros conocer el dolor.
Y, si pudirais mantener vuestro corazn maravillado ante los diarios milagros de la vida,
vuestro dolor no os pareciera menos prodigioso que vuestra alegra.
Y aceptarais las estaciones de vuestro corazn as como habis aceptado siempre las
estaciones que pasan sobre vuestros campos.
Y esperarais con serenidad a travs de los inviernos de vuestra pena.
Mucho de vuestro dolor es elegido por vosotros mismos. Es la porcin amarga con la que el
mdico que hay dentro de vosotros cura vuestro ser enfermo.
Por tanto, confiad en el mdico, y bebed el remedio en silencio y tranquilidad;
Porque su mano, aunque dura y pesada, guiada est por la tierna mano del Invisible.
Y el vaso con que brinda, aunque queme vuestros labios, ha sido moldeado de la arcilla que
el
Alfarero ha humedecido con sus propias lgrimas sagradas.