Sunteți pe pagina 1din 1

El Conocimiento

Y un hombre dijo, entonces: Hblanos del Conocimiento


propio. Y l respondi:
Vuestros corazones saben, en silencio, los secretos de los das y las noches.
Pero vuestros odos padecen por el sonido del conocimiento de vuestro
corazn. Querrais saber, en palabras, lo que siempre supsteis en
pensamiento;
Querrais tocar con vuestras manos el cuerpo desnudo de vuestros
sueos. Y es bueno que lo hicierais.
El manantial escondido de vuestra alma necesita brotar y correr murmurando hacia el
mar; Y el tesoro de vuestros infinitos arcanos sera revelado a vuestros ojos.
Pero no pongis balanzas para pesar vuestro tesoro desconocido.
Y no registris los arcanos de vuestro conocimiento con palos ni
sondas. Porque el yo es un mar inconmensurable.
No digis: "He hallado la verdad" sino ms bien. "He hallado una
verdad". No digis: "He encontrado el alma caminando en mi senda."
Porque el alma camina sobre todas las sendas.
El alma no camina en lnea recta, ni crece como un
bamb. El alma se despliega como un loto de
innumerables ptalos.