Sunteți pe pagina 1din 55
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR

SUPERAR

EL

BLOQUEO

SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
CLARA TISCAR
CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR
SUPERAR EL BLOQUEO CLARA TISCAR

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

¿Quieres escribir? ¿Has tenido algún bloqueo? ¿Sientes miedo ante la página en blanco?

Este libro es para ti si te sientes identificado con las siguientes situaciones:

- Quiero empezar a escribir, pero no encuentro el momento

- Estoy atascado en mi novela, no sé por dónde tirar

- Sé la historia que quiero contar, pero no puedo escribirla

- No estoy atascado, pero me falta motivación para seguir con mi novela

Escribir es duro, quien te diga lo contrario miente. Pero se disfruta, sobre todo, cuando eres capaz de hacerlo de forma fluida. Para algunos lo más difícil es empezar, mientras que para otros lo complicado es encontrar el camino una vez se han lanzado y han agotado las primeras ideas. Escribir una novela es un proceso largo, que se inicia con una idea, con algo que contar y que obliga al autor a tirar del hilo y formar, o descubrir, tramas y personajes.

En este libro voy a darte herramientas, métodos y técnicas para no sufrir nunca más un bloqueo. Escribir es algo que mejora con la práctica y la experiencia así que el primer consejo es este: no dejes de escribir. Sigue haciéndolo y tu propia experiencia te enseñará cosas. Pero no te olvides que para aprender debes aceptar que no lo sabes todo. A la primera es muy difícil hacerlo bien, hasta que no te encuentras con un problema no aprendes a superarlo, cada bloqueo que sufras estará hablando de un fallo, algo que tienes que mejorar. Superarlos significa aprender. Ya sabes: unas veces se gana, otras se aprende.

A lo largo de los distintos capítulos del libro encontrarás preguntas que hacerte en cada tipo de bloqueo. Muchas de ellas son las mismas preguntas adaptadas a cada situación. Al final de todo encontrarás una lista con todas las preguntas y otra con las

Clara Tiscar

técnicas aplicadas.

C ó mo superar el bloqueo al escribir

Este es el primer libro de una serie en la que te contaré Cómo se escribe una novela, podrás leerlos a medida que los necesites. Si quieres que te avise de los nuevos volúmenes u poder aprovechar las ofertas de lanzamiento apúntate a mi lista de correo, además recibirás los mejores artículos de mi blog en el que doy consejos sobre cómo escribir guiones y novelas.

Cómo usar este libro

Puedes leerlo como cualquier otro, de página en página, o aprovechar que es un libro electrónico lleno de enlaces que te llevarán directamente a las explicaciones que necesitas.

Mi propuesta es que lo leas entero una primera vez, y en su

uso habitual vayas directamente a los apartados que necesitas.

Lo primero, será siempre determinar el punto en el que estás

atascado. Para ello, pulsa el enlace anterior o, simplemente, pasa la página. ¡Empezamos!

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Cuando estás bloqueado antes de empezar

La falta de motivación para escribir es lo que más afecta a aquellos que quieren ser escritores pero todavía no han dado el paso para sentarse a escribir. Puede que lo hayas intentado en el pasado y no hayas conseguido terminar tu novela, cuando la experiencia no es positiva todavía es más difícil encontrar la motivación para escribir.

¿Qué es lo que te impulsa a escribir? ¿Qué es lo que te detiene? Para muchos la falta de tiempo es la excusa perfecta, yo no soy quién para poner en duda que no tengas tiempo, hay personas que por mucho que lo intenten no pueden robarle ni un minuto a su día a día, pero la mayoría sí podemos hacer tiempo para escribir.

Escribir, como cualquier otra afición, implica quitar tiempo de otras cosas. Muchos sacrifican horas de sueño o de entretenimiento, otros sacrifican el descanso a la hora de la comida y aprovechan las dos horas del mediodía, otros lo hacen en el tren, camino de casa. Quien más quien menos puede levantarse media hora antes, aunque sea sólo los fines de semana o puede dejar de ver la tele un rato cada día, conozco a escritores que han dejado de ir en coche a trabajar para poder escribir en el tren o al contrario, prefieren ir en coche y pagar un parking cerca de la oficina para ahorrarse más de una hora al día de transporte público y disponer de tiempo para escribir.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Quiero escribir pero no tengo ideas

Eso sí que no me lo creo. Las ideas están por todas partes. Seguro que has tenido mil ideas que ahora no recuerdas. Tu problema es que no las apuntas. Yo llevo siempre una libretita para anotar mis ideas, podría hacerlo fácilmente con el móvil, pero me gusta escribir

Toma tus notas como prefieras, una libreta, una aplicación en el móvilalgo que siempre sea accesible para ti y que no se pierda. Cuidado con mandarte un mail con una nota, porque dentro de 10 días ese mail estará enterrado en tu bandeja de entrada, cuando tengas unos cuantos no serás capaz de reunificarlos.

Lo ideal es tener una libreta (de papel o electrónica) en la que apuntarlo todo: un olor que te hace pensar en algo, una imagen que te lleva a otra cosa, una noticia en un periódico, una conversación en el tren, un personaje que te parece fascinante, un mundo imaginario

Cuando busques nuevas ideas para escribir recurrirás a tu libreta y tendrás montones de notas con las que empezar a trabajar. Seleccionar una idea no siempre es fácil, pero probablemente habrá una que sobresalga por encima de las demás, que te haya venido a la cabeza en distintas ocasiones, en diferentes formatos, añadiendo un poco de información cada vez. Esas son las ideas de las que tienes que tirar para ver a dónde te llevan.

Si quieres empezar a escribir ya y no tienes libreta de ideas prueba a hacer algún juego creativo, un mapa mental, una tormenta de ideasSobre todo esto hablaré en otro de los libros de esta serie, si quieres estar al día cuando lo publique apúntate a mi lista de correo y serás de los primeros en enterarte.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

¿Tienes una idea y no sabes cómo convertirla en una novela?

Lamento decirte que tener una idea no es sinónimo de tener lo necesario para contar una historia, puede que tu idea sea buena pero que no tenga autonomía suficiente como para dar lugar a un libro entero.

Tener una idea siempre es lo primero, yo recomiendo dejar crecer la idea, cocinarla a fuego lento, casi olvidándote de ella. Retomarla de vez en cuando para ver qué forma está adquiriendo y poco a poco conseguir que crezca.

Sobre este tema hablaré en el siguiente libro de esta serie, Planificar: diseñar y desarrollar tramas.

Si tienes varias ideas escríbelas, intenta desarrollarlas para ver cuál de ellas te gusta más, cuál te da más juego, quizás puedes fusionar dos de ellas en una terceraJuega con tus ideas para encontrar la que te motiva suficiente y tiene los ingredientes necesarios para escribir una novela: personajes con motivaciones, conflictos, fuerzas antagonistas

Para empezar a escribir, sobre todo si eres novato, es básica un poco de planificación, para no tenerte en ascuas mientras esperas el siguiente libro te doy algunos consejos:

Desarrolla los protagonistas, el bueno, el malo y los secundarios. Desarrolla cada trama por separado. ¿Qué quieren tus personajes? ¿Qué les impide conseguirlo? ¿Cuál es la motivación por la que cada personaje hace lo que hace? ¿Cómo termina tu historia?

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

¿Qué impedimentos encuentra el personaje? ¿Quién o qué pone cada uno de esos impedimentos?

Escribe una sinopsis con todo lo que sabes de la historia, es una sinopsis para ti, no hacen falta diálogos ni descripciones poéticas. Simplemente toma nota de todo lo que ya conoces de la historia.

Extrae los pulsos dramáticos, lo más importante que ocurre en la historia, y haz una escaleta con ellos. Intenta perfeccionarlos y busca la manera de que tu protagonista llegue de unos a otros.

Si lo haces con fichas, una por cada escena o pulso dramático, podrás moverlas y reorganizarlas tantas veces como necesites.

Juega con tu historia hasta que te parezca correcta y estarás listo para escribir. Echa un vistazo a cómo escribir motivado y crear el hábito de escritura.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Cuando no encuentras el momento para escribir

La falta de motivación es el principal problema de las personas que quieren escribir y no encuentran el momento de empezar a hacerlo. Si tu problema no es la falta de ideas, es falta de motivación. Para empezar puedes plantearte las siguientes preguntas:

¿Por qué quieres escribir? ¿Qué objetivos tienes? ¿Qué esperas conseguir?

A muchas personas les gustaría escribir, pero en realidad es algo abstracto, algo que no van a llevar a cabo nunca porque es más la idea que tienen sobre ello que la necesidad que sienten para llevarlo a cabo. A mí, por ejemplo, me gustaría dibujar. Aprender a dibujar sería el primer paso. Me he comprado cuadernos de bocetos, lápices, carboncillos varias veces a lo largo de mi vida. Y a pesar de que es una habilidad que me gustaría mucho tener, no me he puesto nunca en serio a intentarlo. Me falta tiempo. En cambio no me falta tiempo para practicar deporte ni para escribir mucho más de lo que necesito o puedo permitirme (siempre tengo varios proyectos a medias: una novela de ficción, algún libro que escribo como Ghostwriter, un libro de no ficción como este, blogs, etc) lo que a mí me falta es tiempo para poder escribir tanto como querría, y para hacer más deporte, sí. Pero ni se me pasa por la cabeza quitarle un poco del tiempo que dedico a escribir o a nadar, para aprender a dibujar. Siempre lo dejo para cuando tenga vacaciones. Y nunca lo hago.

Puede que escribir para ti sea algo parecido. Te gusta la idea, te gustaría poder hacerlo, admiras en cierto modo a las personas que lo hacen, sobre todo si disfrutas con la lectura, pero no hay una pasión real dentro de ti.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

A veces es más fácil asumir que nunca vamos a hacer algo que lamentar siempre no estar haciéndolo. Plantéate si escribir es lo que realmente quieres hacer en la vida. Si es asíinténtalo. Sigue estos consejos para poder encontrar la motivación que necesitas y para crear una rutina. Te advierto que escribir, por lo menos a mí, engancha. Hay días que estoy tan metida en la historia que no dejaría nunca de teclear o que me despierto antes de que suene el despertador deseando poder ir a escribir esa escena que tanta ilusión me hace. Por supuesto, si trabajo al mediodía, me tengo que poner una alarma para ir a recoger a mis hijas al colegio. De no ser por ella, el tiempo me pasaría sin que me diera cuenta. Escribir me resulta apasionante pero muy absorbente.

Cómo encontrar la motivación para escribir

Asume que es un proceso lento

Escribir es mucho más que contar una historia. Tienes que crearla primero o descubrirla, como prefieras. Hay escritores a quienes les gusta descubrir la historia a medida que la escriben, pero es algo que desaconsejo totalmente, sobre todo si nunca te has puesto a escribir.

Planificar, bajo mi punto de vista, te ayudará a encontrar la motivación para escribir y te marcará un camino para que siempre sepas qué va a pasar a continuación. Así es mucho más difícil meterse en caminos equivocados o quedarse bloqueado, que viene a ser lo mismo. No obstante, puede pasarte, pero si lo tienes todo planificado podrás analizar la escaleta y las escenas para ver dónde está tu error y solucionarlo.

Mi recomendación es asumir que crear una historia es un proceso lento que no se hace de una sentada, a menudo tienen que

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

pasar días y estar dándole vueltas para encontrar el modo de seguir. Cuando tu historia esté planificada escribir será mucho más fácil.

Como todo, escribir tiene fases que te gustarán más o que te gustarán menos, pero todas ellas son necesarias. Igual que primero tienes que planificar y después escribir, cuando todo esté terminado tendrás que revisar, corregir y, probablemente, reescribir. Si no estás dispuesto a pasar por todas estas fases quizás escribir no es lo tuyo.

Busca algo que te motive

Quizás tu problema es que la historia que quieres escribir no te motiva lo suficiente. Esto puede ser un problema, si la historia no te motiva lo suficiente no deberías meterte en ella sino en otra que sí lo haga. Para qué vas a dedicar tanto tiempo y tanto esfuerzo en algo que, ya de entrada, no te motiva. Después tendrás que venderlo y si sientes que es una historia que no te representa, que te da cierto reparo o que no es lo que tú leerías, no la escribas.

Si no escribes por placer, sino que lo haces por encargo, como yo hago a veces, da igual que te motive o que no. Si necesitas el dinero y has aceptado el encargo tienes que escribir. Tu motivación tiene que ser la misma que tiene un conductor de autobús, un profesor, un inspector de hacienda o cualquier otro profesional. El deber te llama. Tienes que escribir. Si no, dedícate a otra cosa. Cuanto antes lo termines antes podrás pasar a algo que te motive más.

Prepara tu espacio

Para mí, tener el despacho desordenado, o la casa hecha un

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

desastre, ha supuesto muchos problemas a la hora de ponerme a escribir. No es que no pueda trabajar en una mesa llena de papeles, pero la motivación para escribir decae cuando sé que tengo otras obligaciones pendientes que estoy desatendiendo. El orden nunca me ha preocupado demasiado, pero en las épocas en las que me cuesta encontrar la motivación para escribir es cuando más importancia le doy. Es una excusa. Como cualquier otra, como tú cuando dices que no tienes tiempo. Será que no he pasado horas encerrada en el despacho y al salir he alucinado de cómo estaba el comedor, pero tenía tanta pasión por escribir que ni recordaba lo que había fuera.

Por tanto, para mí tener mi espacio siempre a punto, lo más limpio y ordenado posible y con las cosas que necesito siempre a mano, es una forma de evitar la excusa de “no tengo un sitio donde ponerme a escribir”.

Adecua un espacio de tu casa para que esté siempre disponible para que te pongas a escribir. Si trabajas con un portátil no lo necesitarás, puedes meterte en cualquier rincón o marcharte a una biblioteca o a un bar. Pero si eres como yo y necesitas tranquilidad e intimidad para escribir, saber que tienes un espacio protegido te ayudará a enfocarte y a centrarte en lo que toca.

Si la excusa para no escribir es no tener la mesa limpia, ya ves lo que tardas en solucionar eso. Mañana mismo puedes empezar a escribir.

Planifica

Lo he dicho en un punto anterior, pero creo que merece un apartado especial. Si estás empezando a escribir planifica. Aunque solo sea una sinopsis de toda tu historia. Si nunca has planificado y no sabes por dónde empezar, pronto saldrá la segunda entrega de esta serie Cómo escribir una novela,

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

en la que hablaré de la planificación, diseño y desarrollo de tramas. Mientras, te recomiendo pasarte por mi blog y leer algunos de los artículos que ya he escrito sobre este tema

Escribe (casi) cada día.

No es que escribir cada día sea una obligación, pero si quieres

estar motivado y crear un hábito tienes que tener horarios de escritura. Ya sea de lunes a viernes, sábado y domingo, los 7 días de

la semana

Yo suelo escribir cada día de lunes a domingo, los fines de

semana hasta que se despierta la familia y entre semana como parte de mi jornada laboral. Lo que sí hago es reservar una mañana entre semana para dedicarme a hacer otras cosas que me apetezcan más, generalmente subo a la montaña y practico algo de

deporte al aire libre y ese día lo dedico a mis blogs o a leerintento no escribir y descansar un día por semana.

Analiza cuándo puedes escribir tú. A qué estás dispuesto a renunciar. Yo, cuando no trabajaba exclusivamente de esto, renunciaba gustosamente a ver la tele por las noches y me sentaba siempre a escribir un par de horas. Comprobé que si me quedaba en el sofá con la tele de fondo el tiempo no me cundía tanto como cuando me encerraba en una habitación y escribía a solas. Los fines de semana me pegaba verdaderas maratones de escritura, y durante las vacaciones, si no viajaba, me dedicaba a fingir que era una escritora a tiempo completo. Y miraahora lo soy.

Mi recomendación es que busques un tiempo diario de

escritura. Dependiendo de tu ritmo de vida y de tus horarios podrá ser más o ser menos. No empezaría con algo demasiado ambicioso. Resérvate media hora al día. No te será difícil de encajar y pronto te sabrá a poco. Después auméntalo a 45 minutos y posteriormente a una hora. Si escribir es lo tuyo y lo disfrutas podrás ampliarlo

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

fácilmente (dependiendo de tus horarios y desplazamientos laborales y de tu vida familiar) a dos horas al día.

Si lo piensas, la mayor parte de los días dedicamos una o dos

horas a no hacer nada o a ver la tele. Prueba a reducir este tiempo

o a levantarte un poco antes por las mañanas.

Madrugar es algo que parece muy complicado para aquellos que no suelen hacerlo, pero si ahora te estás levantando a las 8 para ir a trabajar, ¿qué tal si lo haces a las 7 para escribir?

He leído sobre escritores que duermen en dos veces, se acuestan y a media noche, a las 3 o las 4 de la madrugada, se despiertan, escriben un par de horas y vuelven a dormir.

Yo no soy capaz de hacer esto, pero sí soy capaz de levantarme

a las 6 cada día para escribir. Por la noche no tengo una hora fija para irme a dormir, simplemente escucho a mi cuerpo y cuando veo que tiene sueño, duermo. Digo esto porque no ocurre cada día

a la misma hora y para mí sería una pérdida de tiempo irme a la

cama antes si no voy a poder dormir. Así que lo hago cuando me lo pide el cuerpo, o me quedo frita en el sofá.

Practica deporte

Te oigo esta tía esta loca, estás diciendo. Tengo trabajo, quiere que madrugue, que deje de ver la tele y encima que practique deporteNo, no cierres el kindle. Va en serio. El deporte no solo es bueno para la salud y algo necesario en la vida de cualquier persona que no sea escritor, para los escritores es algo muy útil, por muchas razones.

Trabajamos sentados, muchas horas. Bueno, cuando yo planifico lo hago haciendo otras cosas, pero en general, como en cualquier otro trabajo de oficina paso sentada un montón de horas cada día. Tengo dolores de espalda, de cervicales, de brazos, de

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

rodillas por culpa de cruzar siempre las piernasHacer deporte corrige las malas posturas, tonifica y refuerza los músculos que después soportarán mis malas posturas y mis horas sentada.

Además trabajamos con la cabeza, siempre pensando: tramas, obstáculos, buscamos la mejor palabra, tenemos que estar atentos a la ortografíaHacer deporte es una forma de desconectar este tipo de pensamientos y de oxigenar el cerebro.

Además, tengo comprobado que si hago algo que implique velocidad o elementos fluidos, mi creatividad fluye mucho más. Cuando estoy bloqueada y no sé qué hacer para que mi personaje supere el fantástico (y complicado) obstáculo que le he lanzado, me voy a la piscina. ¿Quién no ha tenido ideas en la ducha? La velocidad y los elementos fluidos ayudan a la creatividad. Seguro que ya lo has comprobado.

El deporte te da energía, es como un cargador de baterías. Sí, cansa, claro que cansa. Pero luego te sientes renovado y con energía para poder alargar un poco el día.

Busca tu manera de practicar deporte, quizás puedas bajar del bus unas paradas antes y andar hasta el trabajo, aprovechar el mediodía para apuntarte al gimnasio que está al lado de la oficina, dar un paseo al atardecer o salir a correr con tu perro. La cuestión es moverse. Si no quieres salir de casa puedes practicar un montón de ejercicios en tu casa que no solo tonificarán tus músculos sino que quemarán calorías sin que tengas que correr o saltar o molestar a los vecinos. Internet está llena de trucos para gente que quiere ponerse en forma y lo quiere hacer desde casa. Media horita al día, una duchay ¡a escribir!

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Cómo crear el hábito de escribir

Para saber si escribir es o no es lo tuyo tal vez tengas que intentarlo. Una vez conozcas la experiencia verás si quieres ir a más o no seguir insistiendo puesto que no disfrutas del proceso. Crear el hábito de escribir implica tener una rutina, fijar un horario y unos objetivos y seguirlo a rajatabla. Al principio tendrás que obligarte pero poco a poco empezarás a hacerlo de forma natural, si escribir es lo tuyo, será tu mejor momento del día y no permitirás que nadie te lo toque. No dejes de hacerlo por no poder disponer de un rato cada día, si solo dispones de un día entre semana más los fines de semana, úsalos. Pasa el resto de días pensando en lo que vas a escribir, visualizando la escena en la que vas a trabajar y aumentando tus ganas de que, por fin, llegue el momento en el que podrás hacerlo.

De todos modos, recomiendo intentar hacerlo a diario, empieza con cinco minutos si no llegas a 15, el hábito es algo que se adquiere practicando. Si se te hace corto, mañana querrás más y podrás ir aumentando el rato al que te dedicas a escribir de forma natural.

Tu tiempo de escritura es sagrado

Cuando decidas qué momento del día es el ideal para escribir haz un pacto contigo mismo y con tu familia, si no vives solo la colaboración de los de casa es imprescindible (e impagable), tus treinta minutos, o los que sean, son sagrados. Sagrados para todos, para ti, que vas encerrarte a escribir y para los demás que no te molestarán.

No te engañes a ti mismo, si haces malabarismos para conseguir esa media hora al día no tiene sentido que la pierdas en

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

las redes sociales, ordenando papeles o leyendo el periódico online.

Tu tiempo de escritura es sagrado. Respétalo.

Úsalo para empezar a planificar tu novela: las tramas, los personajes, los puntos de acciónCuando tengas todo hecho usa ese tiempo de escritura para escribir y posteriormente para corregir.

Márcate objetivos

No me refiero a escribir 500 palabras al día, aunque es bueno llevar un recuento y poder hacer estimaciones de cuánto podrías tardar en terminar. Si tu novela va a tener 70.000 palabras y escribes 1000 al día, necesitarás casi dos meses y medio para escribirla, más todo el tiempo que hayas dedicado a planificar, más todo el tiempo que necesites para corregir. Pero sabes que si sigues un buen ritmo de trabajo es algo que en un año puede estar hecho.

Los objetivos se pueden marcar en palabras o en tiempo, el caso es comprometerte y cumplir tu pacto.

A medida que vayas adquiriendo práctica y necesites más tiempo para escribir puedes ampliar el objetivo, pero las primeras semanas asegúrate de que sean objetivos razonables, que puedas cumplirlos ayudará a que tu motivación no decaiga.

Comprométete

Si es tu primera novela es más complicado, pero lo ideal es que te marques una fecha de entrega. Si vas a autopublicarla puedes marcarte la fecha para ti, y tratar de cumplir con lo establecido. Yo, por ejemplo, me he propuesto lanzar un libro de esta colección cada mes, sabiendo que mis lectores lo saben (y espero

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

que los esperen) no tengo excusa para no escribir, si no lo hago quedaré fatal y eso dinamitará la poca reputación que tengo. Para mí las fechas límite son geniales para sacar lo mejor de mí misma.

Participa en un grupo de escritores, puedes hacerlo con amigos, con escritores con los que tengas “amistad” en las redes sociales o con compañeros de algún taller de escritura creativa. Comprometerte con otros es un buen modo de no fallar. Este tipo de grupos no pueden ser muy grandes, lo ideal es tres o cuatro miembros. Todos escribís, pactáis una fecha para enviaros lo que lleváis escrito, todos leéis lo de todos y comentáis lo que os parece. De este modo, cada autor recibe dos o tres comentarios sobre lo que lleva escrito. Podéis ir haciendo envíos parciales o bien esperar a que las novelas estén terminadas. Marcar un ritmo de trabajo que sea fácil y asumible para todos puede ser lo más complicado, pero una vez acordéis qué es lo que vais a hacer, el compromiso os ayudará a ser más constantes.

Si a ti trabajar bajo estrés no te funciona, no te agobies con objetivos que te generen ansiedad en lugar de motivación. Tener un compromiso con uno mismo es suficiente. Pero si no lo consigues, si descubres a medio camino que no es lo tuyo, no te castigues, tenías que intentarlo para aprender que no es lo que quieres hacer en la vida. No pasa nada. Seguro que ahora valoras más el trabajo de los escritores y has aprendido algo de esta experiencia, aunque sea que esto no es lo tuyo, ya no te sentirás mal por querer escribir y no hacerlo, simplemente déjalo y a por otra cosa.

Si vas a autopublicar y lo vas a hacer en Amazon, puedes usar su sistema de preventa para motivarte. Amazon te permite poner un libro en preventa 3 meses antes de la fecha de su lanzamiento. Es ideal cuando ya lo estás corrigiendo, sabes que te va a dar pereza ypactas una fecha en Amazon en la que lo tendrás que tener todo hecho. Si no cumples, Amazon te elimina la posibilidad de usar la preventa durante un año, así que si no quieres quedar

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

mal y no quieres perder opciones, tienes que ponerte las pilas. Este libro que estás leyendo entró en la preventa 10 días antes de su lanzamiento. Ya estaba escrito, pero tenía que corregirlo. Tener una fecha límite me motiva y me hace trabajar mejor, sí quizás soy un poco masoca.

Empieza a escribir

Lo que sin duda te hará desbloquearte es empezar a escribir. Si no sabes cómo empezar da igual, ya lo mejorarás luego, es normal que las primeras páginas cuesten mucho más. Prueba a empezar a media escena y más adelante ya volverás para reescribir y terminar el principio del libro. Cuando la escritura sea más fluida y hayas encontrado el tono y te sea más cómodo podrás volver y empezar de nuevo.

Y despuésSimplemente escribe

No corrijas, no edites. No te censures. Simplemente escribe. Terminar es muy importante. Ya corregirás después.

Escribir sin corregir es importante por varias razones:

• Corrigiendo cortas el ritmo y es cuando consigues bloquearte. Tu editor interno te va diciendo “esto es porquería” (o cosas peores) y se te quitan las ganas de escribir.

• Terminar es importante porque es la recompensa a todo el esfuerzo. Podrás felicitarte, sentirte orgulloso y todo eso. Pero si corriges mientras escribes alargarás esto hasta el fin de los días.

• ¿Sabes que en el cerebro tenemos dos hemisferios? Dicen que uno es el creativo y el otro el analítico. No me preguntes cuál es cual, yo los tengo cruzados, fijo. Lo importante es que escribir requiere uno de los dos hemisferios y corregir el otro. Mejor no mezcles. Sacarás el mejor provecho de ambos

Clara Tiscar

usándolos de forma independiente.

Có mo superar el bloqueo al escribir

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Superar el bloqueo del escritor se reduce a tres pasos:

1. Detectar dónde o por qué estás bloqueado

2. Encontrar soluciones y seguir escribiendo

3. Evitar que vuelva a pasar

Sí, puedes evitar el bloqueo. Estar bloqueado es un estado mental. Tener dudas sobre qué camino tomar es totalmente normal, pero no debe paralizarte o bloquearte. Cuando apliques las técnicas que aprenderás con este libro te seguirás encontrando con las mismas dudas y posiblemente con los mismos problemas, pero podrás detectarlos y solucionarlos sin tener la sensación de bloqueo. Este tipo de cosas forman parte del trabajo del escritor, no son un bloqueo son solo obstáculos. ¿No se los pones tú a tus personajes? Cuando no sabes qué hacer para cenar, ¿te sientes bloqueado? Apuesto a que no, te sentirás agobiado, aburrido de tu nevera vacía, pero bloqueadoNo sientes que no vas a poder cocinar o comer nunca más. Pues cuando te encuentres ante un dilema o una situación complicada como escritor entiende que forma parte del proceso, busca la forma de encontrar respuestas o caminos y sigue adelante. Repito, el bloqueo es un estado mental, todos tenemos dudas y todos dedicamos más rato a unas escenas que a otras, siempre hay partes de una novela o de una trama que cuestan más. No poder seguir es indicativo de que algo falla, tómatelo como tal y aprende a analizar la situación para buscar las respuestas en el lugar adecuado.

Detectar dónde estás bloqueado

No creo que haga falta decirlo, pero puedes leer este libro por entero o ir directamente a las partes que te interesan, ahora mismo o en un futuro.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Lo primero es detectar dónde o por qué estás bloqueado.

En cada una de estas situaciones encontrarás el link que te lleva a su solución.

No encuentras el momento para empezar a escribir

Tienes una idea, más o menos la has desarrollado en tu cabeza pero te cuesta mucho encontrar el momento de empezar a escribir. Utilizas “excusas” como la falta de tiempo, tener el despacho desordenado o que dentro de dos semanas te irás de vacaciones, y para qué empezar si lo vas a dejar a medias.

El truco para salir de esta situación no es otro que empezar a escribir. Sí, así de sencillo. Y crear una rutina que pueda convertirse en un hábito. Soluciones y consejos para encontrar la motivación y crear el hábito de escribir.

Tienes una idea pero no sabes por dónde empezar

Para esto recomiendo planificación, y un espíritu crítico activo. No te quedes con la primera idea que te viene a la cabeza, trabájala y moldéala para asegurarte que da para una novela entera.

Algunos consejos para hacer crecer tus ideas.

Ni siquiera sabes qué escribir

Cuando no tienes ideas para escribir no puedes empezar por mucho que quieras, aunque siempre puedes ponerte ante la hoja en blanco y practicar escritura automática y ver qué sale. Lo mejor es que tengas una libreta donde anotes todas las ideas que tengas. Y de vez en cuando la repases para buscar

Clara Tiscar

alguna.

Có mo superar el bloqueo al escribir

Las ideas son relaciones que hacemos en nuestro cerebro, algo que nos lleva a otra cosa, así que anótalo todo, sin censura, cuando estás anotando ideas no tienes que censurarte. Es cuando buscas entre tus ideas que tienes que aplicar un poco de censura y buscar la que mejor se adapte a lo que quieres hacer, o la que más posibilidades tenga para ser convertida en una novela.

Si tu problema es que no tienes ideas para empezar a escribir, pásate por este apartado y te daré algunas soluciones.

Atascado en mitad de la escritura

Un problema habitual es empezar a escribir en cuanto tienes una idea y encontrarte bloqueado a mitad de la escritura. Esto se puede deber a una falta de motivación o a que tu texto presente problemas, que son los que te impiden continuar. Has encerrado la historia en un cuarto que has construido a su

alrededor y ahora no puedes salir de él. Una vez vi una foto de una furgoneta de obras que había quedado encerrada dentro de los pilones que habían puesto en la calle. Los obreros la habían subido

a

la acera, imagino que para tener todos los materiales bien a mano

y

a continuación habían rodeado la furgoneta con pilones, puestos

a

corta distancia unos de otros, precisamente con la finalidad de

que ningún coche se subiera a esa acera. La foto me gustó, pero me habría encantado ver la cara de los obreros cuando se dieron cuenta de su error. Como escritores a menudo cometemos el mismo error y por mucho que busquemos la salida, no hay más opciones que deshacer algo de lo que hemos hecho para poder salir y continuar de nuevo.

Si lo que te pasa es que tu proyecto no te motiva lo suficiente para escribir, deberás analizar a qué es debido. Puede que tengas un problema del que no seas consciente plenamente pero algo te

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

impida seguir o puede que tengas miedo. Esto es algo que nos pasa muy a menudo, nos escudamos en el bloqueo para justificar que no escribimos porque es más fácil de asumir que no hemos terminado todavía nuestra gran obra de arte que asumir que la hemos terminado y no interesa a nadie. Ese miedo siempre está presente y paraliza mucho. Puede que tengas miedo de no hacerlo bien, de no interesar a nadie, puede que temas los rechazos de las editoriales o que te den miedo las críticas. Pero créeme, una de las causas más frecuentes para no escribir es el miedo a no hacerlo bien. Un escritor cuando se equivoca solo lo hace con algo que está pensado para entretener, algo en lo que no le va la vida a nadie. No somos cirujanos, ni ingenieros, ni pilotos. No tenemos la vida de nadie en nuestras manos. Solo nuestro orgullo y nuestro amor propio. No le des a escribir más importancia de la que tiene, es algo sin mayor trascendencia pero que todo el mundo admirará cuando seas capaz de acabar una novela. Entonces lucharás por conseguir críticas de verdad y no lecturas de amigos que te admiran tanto por ser capaz de hacer algo que ellos no harían ni en sueños y que por tanto se ven incapaces de criticar. Y cuando lleguen las críticas de verdad y sean negativas, que siempre las hay, entiende que puedes mejorar, que puedes aprender de ellas y que, por supuesto, no todos los libros son para todo el mundo, lo que a unos les gusta a otros les parece infumable así que hay gustos para todo y libros para todos los gustos. Aprende de tus errores, para ello es básico que estés dispuesto a aceptar que te equivocas. Como he dicho antes, para aprender lo único que necesitas son las ganas, si crees que lo sabes todo nunca vas a aprender nada y siempre, siempre, se puede hacer mejor. Si crees que tu problema es falta de motivación o porque has perdido el ritmo, tal vez estos consejos pueden ayudarte

Cuando ya has empezado a escribir, si no es falta de motivación, o miedo, puedes tener tres tipos de bloqueo distintos

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

(puedes pulsar en los enlaces para leer directamente las soluciones propuestas)

A mitad de una escena

Es cuando no sabes cómo terminar la escena. Puedes estar ante dos situaciones posibles:

1. Cuando sabes qué es lo que va a ocurrir en la siguiente

escena, es decir solo estás bloqueado en esta escena que no sabes cómo continuar o cómo cerrar.

2. Cuando no puedes cerrar una escena, pero tampoco

sabes lo que viene a continuación.

Entre dos escenas

La primera de ellas ya está escrita, la siguiente está en tu cabeza, pero no puedes saltar de una a otra sin añadir más acción

entre ellas.

Al final de una escena

Has cerrado la última escena que tenías planificada y ya no

sabes cómo seguir. Aquí también puedes encontrarte ante dos opciones:

1. Que sepas cómo termina la historia pero no tienes ni

idea de cómo llegar allí.

2. Que todavía no conozcas el final, ni lo que viene a

continuación.

Si tienes dudas sobre lo que es una escena y cómo debes escribirlas o planificarlas, pasa primero por esta explicación previa.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

He empezado a escribir, pero no sé cómo seguir

El primer paso para salir del bloqueo es detectar qué es lo que te detiene. Si no lo sabes, será más fácil que determines el punto donde estás bloqueado.

Básicamente tienes dos opciones:

Bloqueado en medio de una escena o cuando ya has salido de

ella.

¿Qué es una escena?

La escena es la unidad mínima de una novela. Las novelas pueden estar divididas en partes, que a su vez lo están en capítulos. Cada capítulo contiene una o varias escenas.

Una escena es un hecho que tiene ocurre en un lugar y un tiempo concreto. Si hay un salto de tiempo grande entre que empieza y termina la acción que describes, debes hacérselo saber al lector.

He marcado en negrita “un hecho”. Quiero decir que es algo que pasa. Porque siempre tiene que pasar algo en cada escena. Hay un antes y un después de esa escena para el personaje que la vive. Entra con una duda o un propósito y sale con una respuesta. Y otra duda o objetivo. Cada escena tiene su propio objetivo. Cada personaje tiene el suyo. Si dos personajes se enfrentan, uno de los dos saldrá ganando.

En principio, una escena es algo que ocurre en un solo espacio (o decorado) y que empieza y termina. Lo mejor, si hay un salto de tiempo, es partir la escena en dos y

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

considerarlo dos escenas diferentes o bien una escena en dos fases. En la primera parte de la escena siempre vemos una acción, mientras que en la segunda conocemos la reacción.

Una escena también puede tener lugar a lo largo de varios escenarios, como ocurre en el cine, si el personaje se va moviendo y la cámara no deja de seguirle, hablamos de una secuencia. En la novela lo consideraremos una escena. En esta escena, que empieza en un punto, y termina en otro seguiremos a un personaje que se mueve con una intención, con un objetivo y con una motivación, al final de la escena veremos si lo consigue o no.

Las escenas son pequeñas unidades de narración que cuentan con su propia estructura de tres actos: exposición, desarrollo y desenlace.

Las escenas pueden ser de dos tipos, en inglés las llaman “scene” y “sequel”. En castellano podemos llamarlas acción y reacción o escena y secuela, si te gusta más. La escena es la típica en la que casi todos pensamos cuando escribimos:

El personaje tiene un objetivo, algo que conseguir, se encuentra con uno o varios obstáculos y al final, aunque supere esos obstáculos se encuentra peor que al principio, es lo que definen como “desastre”. Aunque llegue a su objetivo eso no le sirve para conseguir lo que quiere.

La secuela o reacción, consiste en la reacción ante el desastre anterior, el dilema que tiene el personaje y la decisión final que tome, que suele llevar a otra escena de acción.

En resumen, cada escena está formada por dos partes diferenciadas consistentes en acción y reacción. En intentar conseguir algo, fallar en su propósito, plantearse qué hacer a continuación y tomar una decisión.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Puedes escribirlo seguido, o por separado. Pero después de cada acción, suele venir una reacción. Puede que tu personaje reaccione inmediatamente o puede que lo haga al cabo de unas horas, cuando ya esté en casa y se haya dado una ducha para despejarse.

Algunos ejemplos de escena Una escena de una novela negra:

Un detective que sigue una pista, tiene que hablar con alguien. Consigue respuestas pero no le sirven de mucho.

En una novela rosa:

Nuestra protagonista tiene una cita nefasta con el chico de sus sueños.

Sus respectivas secuelas El detective analiza la conversación, repasa sus pistas, se hunde un poco y encuentra algo que encamina la investigación

La chica comenta con su amiga lo mal que se siente y entre ambas traman un plan para que el chico no se le escape.

Obviamente después de estas dos secuelas vendrán otras dos escenas solucionando la duda que nos ha quedado en esta. ¿Funcionará? Al final de la secuela han determinado un nuevo objetivo con el que seguir avanzando.

Solo una cosa más sobre las escenas, siempre tienen una función, no voy a entrar en las funciones de las escenas, ya que me daría para otro libro como este. La regla básica para saber si una escena cumple una función es preguntarte qué pasaría si la eliminaras. Si la respuesta es “nada”. Elimínala.

Y ahora veamos, ¿dónde estás bloqueado?

En medio de una escena

Clara Tiscar

Entre dos escenas

Có mo superar el bloqueo al escribir

Al final de una escena, pero no sé qué pasa a continuación

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

¿Te has quedado atascado en plena escena?

Tranquilo, nos ha pasado a todos. Seguro. Yo tengo una bola de cristal y lo veo a menudo. Soy como los reyes magos que ven a los niños, pues yo veo a los escritores. No, en serio, es algo muy habitual, no te agobies.

Adivina qué voy a hacer. ¡Sí! Voy a decir que cuando estás atascado en plena escena puede ser debido a varias circunstancias, cada una de ellas tiene una solución diferente.

El protagonista tiene un obstáculo y no sabes cómo

superarlo

Creo que este es el más fácil de todos. Si tiene una pared delante y no puede saltarla haz una lista con posibles soluciones. No te rías, ya sé que no encuentras una solución como para que yo ahora te pida que me hagas una lista. Pero sí.

Haz una tormenta de ideas, no te censures, simplemente apunta todo lo que se te ocurra, incluso cosas con las que ahora no cuentas, siempre puedes volver a atrás para plantar eso que ahora necesitas. Si necesitas un arma o un conocimiento para salir de una situación y no hay otra, tendrás que volver hacia atrás y en un momento dado proporcionarle esa arma o hacerle saber al lector que tu protagonista tiene ese conocimiento.

Pero espera, quizás esto es demasiado fácil. Sigue pensando cosas descabelladas hasta que des con una que pueda funcionar, una idea te llevará a otra.

Piensa como el antagonista, ¿qué es lo que espera que haga el

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

protagonista? Haz que el prota haga lo contrario. Si consigues sorprender al antagonista también lo conseguirás con el público.

Ves a la escena siguiente, si ya la tienes planificada, piensa cómo ha llegado tu protagonista hasta ella, quizás eso te de una idea de cómo superar el obstáculo.

Si tu obstáculo es imposible de resolver tal vez te has metido en un callejón sin salida, deberás deshacer el camino andado hasta que puedas tomar otro que te lleve a un sitio distinto.

Puedes hacerte preguntas para ver si das con la solución, que sean preguntas que no puedes contestar con un monosílabo:

• Por qué

• Qué pasa si

• Que tipo de

• ¿Qué se espera del protagonista?

• ¿Qué espera el antagonista?

• ¿Qué es lo último que se espera de tu protagonista?

Otra opción es variar el punto de mira, analiza la escena desde el punto de vista del antagonista, quizás él pueda hacer algo distinto a lo que está haciendo ahora y poner al protagonista en un lugar diferente.

Una opción similar es cambiar el punto de vista del narrador, si te funciona para superar el obstáculo y desatascar la escena, puedes narrar siguiendo al antagonista, él te dará detalles y matices que no te da el protagonista y podrás complicarle mucho más las cosas.

Cuando tienes la solución, pero no lo ves claro. Sí,

pero no.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Algo falla y no sabes decir qué es. Estás en medio de una escena en la que sabes lo que va a pasar pero el instinto te dice que no lo escribas, y no tienes alternativa.

En este punto es cuando te tienes que replantear ciertos puntos como los objetivos y las motivaciones. Puede que estés intentando que tu protagonista haga algo que no va con él, que sea incoherente, y por eso no puedes escribirlo. O puede que lo que tengas pensado es que no haga nada, y es muy difícil escribir sobre alguien que no hace nada, cuesta mucho más que ponerle a hacer “cosas”.

Cuando el problema son los personajes Esto es válido para los momentos en los que estás atascado a media escena o a media novela, da igual. Siempre es un buen momento para repasar ciertos conceptos que tenemos que tener claros desde buen principio, antes de ponernos a escribir.

• Qué quiere tu protagonista (objetivo)

• Por qué lo quiere (motivación)

• Qué o quién se lo va a impedir (antagonista)

• ¿Qué aprenderá o cómo cambiará el protagonista al final de la historia?

Si estás trabajando con personajes planos, lo más probable es que te cueste contestar a estas preguntas o que sus respuestas sean inconsistentes, poco importantes.

Por ello siempre tienes que tener en cuenta

• ¿Qué está en juego?

Cuánto más altas sean las apuestas y más riesgo corra el protagonista más tensión serás capaz de transmitir y más intensa será la historia. Si el protagonista quiere algo pero no se juega nada, ¿de qué sirve que lo consiga?

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

CUIDADO porque estas preguntas las puedes responder en el marco del conjunto de la historia o para cada escena en concreto.

En cada escena nuestro protagonista (y el antagonista) debe tener un objetivo y debe tener una motivación, algo que le mueve a conseguir su objetivo. Además tiene que haber algo en juego, cuánto más se juegue más motivado estará.

Ten en cuenta siempre, cómo de lejos está la consecución del objetivo final (el de toda la historia) en cada punto de la novela. Empieza lejos, pero a medida que va pasando la novela parece que cada vez lo tiene más lejos, hasta que llega un momento en el que todo parece perdido, para, finalmente, conseguirlo (o no).

Repasa en tu escena cuál es el objetivo de tu personaje y sus motivaciones. Comprueba que su personalidad encaja con lo que se supone que tiene que hacer, no hagas que sea incoherente. Aumenta lo que está en juego para añadir tensión y motivación a tu personaje, puede ser un buen modo de salir de una escena. Plantéate si la escena cumple con una función dentro de tu historia, si es imprescindible. Puedes leer sobre las leyes de la acción en un artículo que escribí en mi blog. Si la escena no aporta nada en tu historia no te rompas más la cabeza con ella y elimínala.

Siempre puedes acortar las escenas o fusionarlas con su secuencia o con otra escena que aporte mayor contenido a tu historia. Recuerda que las escenas siempre tienen una función y que la trama tiene que avanzar.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Cuando te has quedado atascado entre dos escenas

Has terminado una escena, sabes dónde tiene que llegar tu protagonista en la siguiente escena pero no sabes cómo ir de una a otra. Lo tenías todo planificado y este punto se te escapó, o puede que seas un escritor brújula, de los que sabe donde va pero prefiere descubrir el camino mientras escribe, y no puedes saltar de una escena a otra.

Necesitas una escena intermedia que te lleve de uno a otro lado, o cambiar alguna de las dos escenas que ya tienes para que la conexión sea posible.

Vamos a ver qué soluciones tenemos:

Ir en sentido contrario

Un buen modo de hacerlo es ir a la siguiente escena y pensar cómo has llegado hasta ella, puede que no necesites una, sino dos o tres escenas, para completar el hueco. Si sabes de dónde vienes, vuelve a preguntarte dónde estabas antes y así hasta llegar al punto en el que te encuentras.

Lista de obstáculos y acciones

Un brainstorming y una buena lista de acciones y obstáculos puede ayudarte a superar este punto. Si planificas, y lo has hecho antes de empezar, puedes tener preparada ya una buena lista, con muchos elementos que en un primer momento no has seleccionado. Quizás alguno te sirva. Si no, puedes echar un vistazo y tratar de establecer nuevas conexiones para crear nuevos puntos de acción, nuevos obstáculos y poder elegir cuál es el que te

Clara Tiscar

conviene.

Preguntas

Có mo superar el bloqueo al escribir

Como cuando te encuentras a media escena, debes repasar el objetivo y las motivaciones de tus personajes. Las mismas preguntas que te hacías en ese momento te servirán ahora:

• Por qué

• Qué pasa si

• Que tipo de

• ¿Qué se espera del protagonista?

• ¿Qué espera el antagonista?

• ¿Qué es lo último que se espera de tu protagonista?

Recuerda las preguntas básicas sobre tu historia:

• Qué quiere tu protagonista (objetivo)

• Por qué lo quiere (motivación)

• Qué o quién se lo va a impedir (antagonista)

• ¿Qué aprenderá o cómo cambiará el protagonista al final de la historia?

Consejos:

Si estás en el punto A y tienes que llegar al punto B, y mirando desde el B no ves cómo has llegado hasta allí (es decir: yendo en sentido contrario) y eres incapaz de llenar el hueco que hay entre las dos escenas, es posible que a tu personaje le falte motivación o que el objetivo no esté claro.

Analiza si ambas escenas son “acciones” y necesitas una escena de “reacción” o secuela entre ambas. Es probable que necesites rebajar la tensión y ofrecer nuevos objetivos y motivaciones para

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

tu personaje. Después de tensar, siempre debes aflojar un poco, no demasiado para que no se escape, lo suficiente para que no se ahogue la historia.

Revisa el arco de transformación de tu personaje, es decir, cómo habrá cambiado al final de la historia. Puede que haya llegado el momento en que empiece a notarse esa transformación y sigues pidiéndole que haga lo mismo. Personajes planos, no; por favor.

Las escenas, ya te lo he contado en el capítulo anterior, siempre tienen que tener un propósito dentro de una historia, deben tener una estructura interna pero deben aportar algo imprescindible a la historia. Si no es así, estamos ante escenas que presentan problemas.

La acción no puede pararse, tiene que avanzar, el protagonista tiene que pasarlo cada vez peor, y tú como escritor tienes que estar ahí, preparado para frustrar a tu protagonista.

Si no sabes cómo ir de un lugar a otro, o si te quedas atascado en medio de una escena, es básico que te preguntes si estás haciendo lo suficiente para fastidiarle la vida a tu protagonista. Si no es así, ensáñate. Sé malo y diviértete.

¿Nada? ¿Seguro que el punto al que quieres llegar es al que deberías llegar? Si puedes cambiarlo y mejora la historia hazlo. Si no, y si haciendo todo esto no te has desbloqueadovuelve hacia atrás y haz que tu protagonista tome otro camino. ¿Seguro que no te ha costado escribir las escenas anteriores? Cuando te metes en un callejón sin salida sueles recibir señales. Aprenderás a reconocerlas, sigue tu instinto.

Borra las últimas escenas. Ves al punto de llegada y plantéate de dónde viene tu protagonista y qué ha hecho para llegar hasta

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

allí. Hazte tantas preguntas como puedas, en tus respuestas están las soluciones.

Juega a ir de atrás a adelante y de adelante hacia atrás hasta que rellenes todos los huecos. Es divertido. Cuanto antes borres y reescribas, mejor.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Cuando te bloqueas a media novela y no sabes cómo seguir

Antes de empezar a escribir una novela hay ciertas cosas que

tienes que tener muy claras, da igual si eres un escritor de mapa, de los que planifica, o un escritor de brújula, de los que descubre a medida que va escribiendo. Si algo tienen en común estos dos tipos de escritores, a parte de que escriben, es que saben a dónde van. Ambos, en mayor o menor medida, deberían tener claros una serie de conceptos antes de empezar a escribir. Puedes llegar fácilmente a ellos respondiendo a preguntas como estas:

• ¿Quién es el protagonista?

• ¿Qué quiere?

• ¿Cuál es su motivación? ¿Por qué quiere lo que quiere?

• ¿Qué es capaz de hacer para conseguirlo?

• ¿Quién o qué se lo impiden?

• ¿Por qué se lo impiden?

• ¿Cómo se lo impiden?

• ¿Cuál es el principal conflicto de tu historia?

• ¿Los conflictos secundarios?

• ¿Cuál es el tema que hay escondido detrás de tu historia?

• ¿Consigue su propósito tu protagonista?

• ¿Cómo cambia al final de su recorrido?

• ¿Cómo es el mundo de tu protagonista?

• ¿Cómo es el mundo al final de tu historia? ¿En qué lo ha mejorado tu protagonista?

• ¿Cómo consigue tu protagonista su objetivo?

• ¿Cómo querría ella conseguirlo?

Revisa los puntos básicos de tu historia

Usa la lista de preguntas para recordar, o conocer por primera vez, el conflicto, la motivación y los objetivos. En el punto en el que estás, respóndelas de nuevo y podrás

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

comprobar si te has desviado de lo que tenías en un principio.

Problemas con el protagonista

• ¿Quién es el protagonista?

No hace mucho, ayudé a una autora que no podía continuar su novela, su problema era que la protagonista había cambiado. Su interés se centraba ahora en un personaje que, en principio, no tenía más que una trama secundaria y que había ido creciendo.

La solución fue reenfocar la novela desde el principio. Ella había empezado a escribir la historia de su primera protagonista y descubriéndola a medida que iba escribiendo para que, al final, la amiga de la prota tuviera más peso que ella. Buscamos la fórmula para cambiar un poco el principio de la novela añadiendo escenas que presentasen a la nueva protagonista antes y dando más peso a su trama de modo que lo que tenía escrito hasta ese momento pasó a ser una trama secundaria. Ella se dio cuenta, y aunque tuvo que reescribir bastante y le parecía que lo que había hecho hasta el momento no servía de nada, hubiera sido mucho peor continuar escribiendo una novela que cambiaba de protagonista a mitad del segundo acto.

Lo que le pasó es totalmente normal, empiezas con una trama en tu cabeza y te pones a escribirla, para darle vida, creas a otros personajes que a su vez van tomando vida y van creciendo. Lo fácil es que para cuando terminas la trama de tu personaje principal, el resto se queden un poco colgados sin acabar sus tramas o cerrando precipitadamente.

Lo ideal es dejarse llevar, si no eres de planificar mucho, pero no para escribir la novela directamente sino para escribir una buena sinopsis, en ella podrás descubrir a los secundarios y sus tramas y podrás decidir qué peso das a cada una de ellas. Lo ideal es que las conozcas antes de empezar a escribir, no fuera caso que

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

los personajes lleguen demasiado tarde y se queden a medias.

• ¿Tu protagonista es coherente y consistente?

Si te cuesta responder a esta pregunta puede que estés haciendo pasar a tu protagonista por algo que no forma parte de su “forma de ser”. Repasa sus objetivos y motivaciones (en el punto siguiente).

Motivaciones y objetivos

• ¿Qué quiere?

• ¿Cuál es su motivación? ¿Por qué quiere lo que quiere?

• ¿Qué es capaz de hacer para conseguirlo?

Respondiendo a estas preguntas delimitas el conflicto, el objetivo del protagonista y del antagonista y sus motivaciones. Las motivaciones son súper importantes, no es lo mismo un objetivo que una motivación. El objetivo es lo que quiere mientras que la motivación son las razones por las que lo quiere, es lo que va a hacer que tu protagonista se ponga en marcha.

• ¿Qué ha hecho hasta ahora para conseguir lo que quiere?

• ¿Es consistente lo que ha hecho con lo que podría o quería hacer?

Repasa sus motivaciones y objetivos en el punto en el que estás ahora. Si todo es correcto, puede que sea el antagonista el que presenta problemas. ¿Tal vez tu protagonista lo tiene demasiado fácil?

• ¿Puede coger el protagonista a su toro por los cuernos?

Es decir, ¿puede darlo todo, mucho más de lo que ha hecho hasta ahora y enfrentarse a sus miedos con todas sus fuerzas? Si es

Clara Tiscar

así, que se ponga en marcha ya.

Có mo superar el bloqueo al escribir

Si conoces las motivaciones de tus personajes, será mucho más fácil adaptar sus objetivos e incluso plantear obstáculos; no se enfrentarán por igual a un mismo problema dos personas con motivaciones diferentes. En el caso del ejemplo, el padre que quiere ofrecer seguridad a sus hijos se mueve con miedo, mientras que el que quiere poder se mueve por deseo. Para mí, todo se reduce a dos grandes motivaciones:

El miedo y el deseo son las motivaciones humanas universales.

A menudo son motivaciones enfrentadas dentro de un mismo personaje. La motivación es la que impulsa a un personaje a actuar y, por muy enfrentados que estén el miedo y el deseo en su interior, solo uno de los dos marca el camino a seguir.

Hay quien lo reduce todavía más y dice que solo existe una única motivación: el deseo. Puede ser, por qué no. Son dos caras de una misma moneda. El miedo a morir es también el deseo de vivir. Aún y así, creo que no es lo mismo tener miedo a morir que deseos de vivir.

Bertrand Russell, en su discurso de aceptación del Premio Nobel dijo que el motor del hombre, su motivación, siempre es el deseo. Según él hay 4 tipos de deseo:

• Codícia

• Rivalidad

• Vanidad

• Amor al poder.

Motivaciones proactivas o reactivas Es una de las posibles clasificaciones, decidir si la motivación es proactiva o reactiva. La motivación proactiva es aquella que te impulsa para acercarte a un objetivo, es un impulso que sale de dentro y que es la chispa que

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

enciende el motor. Hablamos de acción. La motivación reactiva es aquella que viene impuesta desde fuera. Al personaje le pasa algo y tiene que reaccionar para superar esa situación. Pegarle una patada a una papelera cuando se te escapa el tren es por una motivación reactiva. Generalmente hablamos de reacción, ya que es una acción que no tendría lugar si antes no hubiera ocurrido algo que lo motive.

Motivaciones internas o externas Igual que pasa con los conflictos, las motivaciones pueden ser internas o externas. Las internas son las que nacen dentro de cada uno, son las que conforman aquello que queremos ser, las que hablan del lugar en el mundo que quiere ocupar el personaje, su ego, su voz interior. El amor, la venganza, la culpa o la ambición son motivaciones internas.

Las motivaciones externas son la otra cara de la moneda, la causa exterior.En algunas ocasiones será una lucha por superarla y en otras una carrera por alcanzarla. La avaricia, el poder o la curiosidad son ejemplos de motivaciones externas.

Al final, da igual si la motivación es interna o externa, si es proactiva o reactiva, si todas ellas dependen de una motivación principal o de dos, lo que importa es que tu personaje esté motivado, toda acción debe responder a una motivación, las novelas avanzan gracias a la acción que, repito, siempre está causada por una motivación.

Aunque no soy muy fan de las clasificaciones las listas siempre vienen bien y he hecho una pequeña lista con motivaciones genéricas que puedes usar para tus personajes, ten siempre claro que, bajo mi punto de vista, estas motivaciones responden a un deseo o a un temor.

Curiosidad Esta motivación es necesaria en la novela negra, de intriga y en

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

los thrillers, por ejemplo. La curiosidad se manifiesta en forma de querer conocer el resultado de un enigma o de querer aprender a hacer algo. La curiosidad es lo que lleva a muchos a investigar a sus vecinos o a meterse a detectives privados.

Ideales Las creencias de cada uno son las que mueven la mayoría de sus actos. El honor, la lealtad, la religión, este tipo de motivaciones corresponden a los ideales.

Supervivencia Esta es una motivación muy clara en muchas novelas, en los thrillers por ejemplo. La supervivencia es el motor que mueve al héroe ya sea por asegurar su propia supervivencia o la de todo el planeta, escalas medias incluidas.

Venganza Es otra de las motivaciones más habituales en las novelas, alguien que ha sufrido y quiere vengarse o alguien a quien le han arrebatado un ser querido y quiere vengarse. La venganza y la justicia van unidas. Querer hacer justicia es un modo de vengar lo que te han hecho para cada personaje la justicia significará algo distinto. Puedes incluir el odio en este tipo de motivación.

Poder Conseguir el poder es lo que mueve a muchos personajes, puedes incluir aquí todo tipo de poder: político, económico, sexual

Amor Dicen que el amor mueve el mundo, no sé, no lo tengo yo tan claro el poder también lo mueve, digamos que cada uno tira para su lado en un gran juego del pañuelo. El amor es la motivación que mueve a los personajes de la literatura romántica. El amor puede ser hacia otra persona, hacia uno mismo, hacia la familia, el

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

trabajo no todo amor es romántico. Si le diera más vueltas igual saldría alguna más, pero como digo, no creo que clasificar las motivaciones o enumerarlas todas sea lo importante. Lo que necesitas es conocer las motivaciones que tienen tus personajes, sin motivaciones no hay objetivos, sin objetivos los conflictos no tienen sentido para el lector.

El antagonista

• ¿Quién o qué se lo impiden?

• ¿Por qué se lo impiden?

• ¿Cómo se lo impiden?

• ¿Cuál es el principal conflicto de tu historia?

• ¿Cómo de lejos está el protagonista de su objetivo?

• ¿Qué es capaz de hacer el antagonista?

• ¿Lo ha hecho?

• ¿Puedes ensañarte más con el prota?

• ¿Puedes añadir una cuenta atrás?

• ¿Puede haber una traición inesperada?

• ¿Un nuevo antagonista con el que no contaba?

Plantéate cómo de lejos está tu protagonista de conseguir su objetivo. A lo largo de la novela, tendrás que ir complicándole las cosas para que cada vez parezca que está más lejos. La tensión siempre in crescendo. Si le tienes que complicar las cosas al protagonista puedes usar su propia incompetencia o mejorar las habilidades de tu antagonista, por supuesto puedes usar un poco de ambas.

• ¿Qué espera el antagonista que haga el protagonista?

Si puedes hacer lo contrario, o algo totalmente inesperado, hazlo. Si tu protagonista sorprende al antagonista, éste tendrá que esforzarse en mejorar su oposición.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

El antagonista, o las fuerzas antagónicas, son los que se encargan de poner obstáculos a tus personajes. No se lo pongas fácil, cuanto más fuerte sea tu antagonista y mejores sean sus zancadillas, mejor será tu protagonista y mejor lo pasarás tú escribiendo.

Conflicto

• ¿Qué es lo peor que puede pasar?

Sin conflicto no hay historia. Igual que un personaje sin motivación no se mueve, una historia no lo hace sino hay conflicto. El conflicto es lo que mantiene al lector pegado a su kindle, haciendo la letra cada vez más grande porque ya no ve ni torta. El conflicto es lo que crea tensión y es lo que plantea la pregunta ¿lo conseguirá?

Tu personaje debe tener varios conflictos. Como mínimo uno, que es de lo que va la historia. Pero lo bueno es que tu personaje tenga conflictos a varios niveles. Y que además haya otras tramas que tienen sus propios conflictos menores o que apoyan los conflictos secundarios de tu personaje.

El conflicto es lo que hay detrás de lo que se quiere conseguir y no es lo mismo que el objetivo. Imagina a un personaje que tiene como Uno como objetivo comprar pan; va a la panadería, hace un poco de cola y vuelve a casa con el pan. No hay conflicto. En cambio, si esa persona no tiene dinero y tiene que conseguir una barra de pan para darle algo de cenar a la familia, sí tendrá un conflicto. El objetivo es el mismo si quieres: comprar pan, mientras que en uno hay conflicto y en otro no. La motivación también es diferente en ambos casos, aunque el primero vaya a comprar pan para hacerse un bocata porque no

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

tiene nada en la nevera, el otro necesita conseguir pan porque su familia no tiene dinero y a saber cuánto hace que no comen. El segundo personaje se juega mucho más que el primero. Su motivación puede ser la misma: saciar el hambre; pero lo que está en juego es mucho más importante en el caso del padre de familia en paro con tres hijos pequeños y una mujer embarazada, qu en el caso del estudiante perezoso que se ha pasado el día tirado en el sofá. Cuanto más haya en juego, más grande será el conflicto y más interés tendrá tu historia, porque más tensión podrás generar.

Dicho esto. Repasa el conflicto que tenías en mente cuando empezaste a escribir. Si tienes que modificarlo mejor hacerlo ahora. Si el conflicto ya era bueno, es el momento de plantearte si tu personaje ya ha hecho todo lo que podía, si tu antagonista se lo ha impedido lo suficiente y todo lo que hemos visto hasta ahora.

Empeora el conflicto Como ya he dicho ensáñate con tu personaje. Haz que el antagonista de lo mejor de sí, búscale aliados, haz que alguien le clave un cuchillo por la espalda a tu protagonista. Empeora su conflicto tanto como puedas. Eso te ayudará a seguir escribiendo y a seguir avanzando.

Conflictos tridimensionales Tus personajes ganan profundidad con sus conflictos. Si tienen conflictos internos serán personajes “más humanos”, pero si buscas

conflictos tridimensionales, tu historia será mucho más rica ya que tendrá diferentes niveles de conflicto. Un conflicto es tridimensional porque tiene tres dimensiones diferentes:

• una física

• una emocional

• una filosófica

Si nos planteamos cómo afectan físicamente los conflictos a nuestros personajes, qué les hacen sentir y qué dudas les generan,

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

estaremos trabajando con conflictos tridimensionales que nos ofrecerán nuevas vías para trabajar. Si tenemos en cuenta la dimensión filosófica, por ejemplo, podemos hacer pasar a nuestro personaje por aquellas situaciones que más le cuestan o que más dudas le generan, ya sabes lo que está bien y lo que está mal.

Que no pare la acción

Las leyes de la acción son una de aquellas cosas que tienes que aprenderte de memoria, que tienes que conseguir que forme parte de tu ADN, que no tengas que preocuparte de ello cuando planifiques una novela, han salido varias veces a lo largo de este libro, pero aquí las tienes todas juntas.

Las 9 leyes de la acción

1. UNIDAD

Todas las tramas tienen que tener un nexo en común, cruzarse de alguna forma, converger en un mismo punto. La ley de unidad dice que las tramas secundarias tienen que estar subordinadas a la principal. Nada de historias inconexas, que se cruzan pero sin que se afecten unas a otras. Como mínimo tienen que tener un tema común, por algún motivo están ahí, si no tienen nada que ver una con otra, escribe un libro para cada una de ellas. Las tramas tienen que formar parte de un todo, y por todo no me refiero al resultado final (un libro con dos historias, que no tienen nada que ver pero que el autor ha decidido intercalar), sino a lo que cuenta el libro o la peli en la que estés trabajando.

Clara Tiscar

2. AVANCE

Có mo superar el bloqueo al escribir

No hay otra. La historia siempre avanza y esto es algo que tiene que quedar claro desde la sinopsis. En tu primer bosquejo de la historia que vas a contar ya tienes que ver los avances, podrás perfeccionarlos después. Si escribes una sinopsis para un proyecto audiovisual y esperas la confirmación del productor para empezar a escribir el guión, esta sinopsis es lo único que tienes para demostrar cómo será la acción en tu película. En cada párrafo tienes que subir un escalón. Después de escribir cada párrafo quien lo lea se pregunte, ¿y ahora, qué? Y, por supuesto, responderlo en el siguiente párrafo dejando abierta otra duda. Así es como avanzan las historias. En el caso de las novelas, si eres de los que planifica y estructura antes de empezar a escribir es un punto que tiene que quedar claro en el mismo esqueleto de la historia. Sin avance no vas a tener una buena historia. Tienes que tener un objetivo y una serie de acciones con las que puedas sortear los obstáculos que, como veremos en el siguiente punto, cada vez son más complicados de superar.

3. IN CRESCENDO

Lo que decía en el punto anterior. La trama tiene que avanzar siempre, sin parar y sin volver atrás. Y siempre en subida. A nadie le gusta que algo que ha subido baje de repente antes de llegar al final. Los acontecimientos, los obstáculos, el peligro, la distancia entre los dos amantes, todo tiene que ir in crescendo, solo hay una cosa que puede disminuir, pero que es lo que mejor apoya al ritmo creciente y que es el tiempo.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

El tiempo que te queda es lo único que no puede aumentar. Si usas el recurso del plazo límite, que el tiempo se agote ayudará a aumentar la tensión y a complicar los obstáculos; con menos tiempo el objetivo se aleja y¡la tensión crece! Recuerda siempre ir de menos a más. Si empiezas muy fuerte, tienes que asegurarte de poder superar eso, de mantenerlo en alto hasta el final.

4. TENSAR Y RELAJAR

Acción que no para, una trama que avanza constantemente, una tensión o un peligro cada vez más fuerteSe trata de tensar, pero de vez en cuando tienes que relajar. ¿Has puesto alguna vez la silla de montar a un caballo? Se sujeta con una especie de cinturón, la cincha, y que tienes que apretar firmemente para que la silla no se mueva. Es algo que tienes que hacer en dos fases. Primero tensas, sin pasarte, y después caminas con el caballo para que se relaje, expulse el aire que ha retenido en la primera tensión y puedas apretarle la cincha un poco más. Al escribir tienes que hacer lo mismo. Tensas. Dejas al lector o al espectador nervioso, deseoso de saber más, mordiéndose las uñas, y cuando ya le tienes ahí es el momento de relajar la tensión. Puedes hacerlo con una trama secundaria, con una escena emocional de tu personaje alejada de la trama que está tensando, con un momento de humor Hay muchas formas de liberar tensión, pero ojo, la liberación total solo tiene lugar al final, cuando le quitas la silla al caballo. Un apunte más, sobre la tensión y el humor: si lo que escribes es humor, la tensión son las risas del espectador. Los gags son los que producen la tensión y la liberación la encontrarán en esas escenas que no tienen tanta gracia y que te permiten, por otra parte, avanzar la trama para seguir creando tensión (risas) unos segundos más adelante. La tensión es lo que busca el lector o el espectador cuando elige una historia: las risas en humor, amor o sexo en los romances,

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

el peligro en los thrillersDependiendo de tu tipo de historia aportarás un tipo de tensión y la relajarás con lo contrario para que el lector pueda desconectar, reponerse y volver a empezar.

5. MOTIVACION

Tus personajes tienen que tener una motivación, una grande para la que escribes la historia y muchas motivaciones pequeñas para cada situación con la que se enfrentan, es decir: cada escena tiene sus propias motivaciones. Cada escena debe ser tratada como una mini historia dentro de tus historias, hablaré de ello en otro artículo. Hoy lo que nos interesa es que todo lo que hace un personaje debe estar motivado, tiene que tener una razón para hacer lo que hace. Por supuesto para que esto funcione el personaje tiene que hacer. Debe ser activo. Y de dónde viene la palabra activo? ¡De acción! ¡Queremos personajes motivados y activos!

6. ACCIÓN – REACCIÓN

Después de cada acción debe haber una reacción, o dicho de otra forma: las acciones tienen sus consecuencias. Cuando al personaje le pasa algo, que es lo contrario a que haga algo, asegúrate de que sea una acción de otro personaje (aceptamos universo como personaje). La pelota está ahora en manos de tu protagonista y tiene la obligación de reaccionar a lo que le ha pasado, lo que le ha hecho el otro, el terremoto que acaba de vivir o el incendio de su casa. Toda acción debe tener consecuencias. Esto es algo que, como decía antes, se tiene que ver en la sinopsis. Acción-reacción: ¿qué ha pasado? ¿Y qué pasará ahora? ¿Y después? En cada nuevo párrafo de nuestra sinopsis podemos contestar a la pregunta del anterior con la reacción, que a su vez puede ser la siguiente acción, que requerirá una nueva reacción por parte de alguien más. No te líes, siempre es igual: acción –

Clara Tiscar

reacción. Causa – efecto.

7. EMOCIÓN

Có mo superar el bloqueo al escribir

No leemos para buscar acción, lo que necesitamos es que nos emocionen, que nos hagan sentir cosas. Que nos hagan sentir miedo, que nos hagan enamorarnos de los personajes, odiar a otros Es una forma de liberar tensión en nuestra propia vida a través de las historias y de las “vivencias” de otros. La catarsis. Las emociones son muchas, no solo son aquellas que te producen lágrimas, como pueden algunos. Lo que busca el lector, aunque no lo sepa, es que le emocionen. Que las historias le toquen, le lleguen, que le distraigan de su realidad y le ayuden a purgar sus propias emociones. No lo olvides a la hora de escribir, juega con las emociones de tus personajes, llévales al límite para que el lector vaya con él, analiza qué tipo de emociones son las que se relacionan con el tipo de historias que escribes y asegúrate de que la acción de tu historia es capaz de emocionar (reír, llorar, enfadar, temer, amar, desear, odiar ). Para conseguir la implicación emocional del lector tienes que construir personajes en los que se pueda ver reflejado o con los que se pueda identificar, que no es lo mismo. Uno se puede ver reflejado en un personaje que tiene una forma de ser similar a la suya o que pasa por una situación vital que el lector ya ha vivido pero puede ponerse en la piel de un narcotraficante o de una prostituta gracias a su empatía y al trabajo de creación de personaje hecho por el autor.

8. JERARQUÍA

Dentro de tu universo todo tiene su jerarquía: los personajes, acontecimientos, tramas. Todo tiene un orden que tienes que conocer y respetar, si un personaje es secundario, por poner un

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

ejemplo fácil, a media novela no puede pasar a ser el protagonista. ¿Qué pasa entonces con el prota? Si le has matado, vale; pero si no, no puedes relegarle.

9. INFORMACIÓN

La distribución de la información es algo importante, por eso me gusta planificar y estructurar antes de escribir. Creo que uno de los peligros de escribir sin hacer esto es no distribuir la información de forma correcta. Prometo hablar de esto, si te interesa, en otro artículo, pero llevo casi 2000 palabras y creo que ya sería demasiado. La información es algo que tiene que distribuirse de forma planificada e inteligente. No atiborres al lector de información o le dejes sin datos hasta que sea demasiado tarde y ya lo tengas aburrido. No hagas trampa con la información que tienes, puedes jugar con el lector, claro está, pero teniendo siempre en cuenta que él está jugando contigo, no juegues solo. Si no tienes en cuenta las normas de juego del lector, no querrá volver a jugar contigo. Con trampas no me refiero a hacer parecer culpable a un personaje que no lo es en una novela negra, o a hacer creer al lector que el chico al que ama tu protagonista no la corresponde (al fin y al cabo es lo que cree ella) me refiero a que no puedes engañar al lector, dándole al detective una pista determinante y que no la comparta con el lector porque eso acabaría con el argumento demasiado pronto para los intereses del autor. Tampoco puedes hacer que en la última página, tu chica en realidad esté enamorada de otro y le diga que no al chico al que ha perseguido durante todo el libro. Este tipo de trampas son las que no tienes que hacer con la información, porque eso es lo que son:

trampas, no son giros finales ni sorpresas de última hora. Son sorpresas de las que no molan.

Mi recomendación final

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Llevamos las historias en nuestro ADN, y las historias se han contado desde que el hombre es hombre de una forma concreta, puede que tú tengas un modo mejor de hacerlo, pero no te van a comprender. El público no está preparado para entender las cosas de otra forma. El público evoluciona, claro está, cada vez necesita historias más visuales y con mayor acción, piensa que “ven” acción en la tele o en el cine durante muchas más horas de las que la leen a lo largo de su vida, sobre todo con las generaciones más jóvenes. El lector sabe, aunque no sepa que lo sabe, que las cosas en las pelis y en los libros siempre van de mal en peor. Que cada vez la apuesta es más grande y que el peligro es cada vez mayor. Eso es lo que entienden y lo que esperan porque el lenguaje audiovisual que todos llevamos dentro siempre ha sido así. Las leyes de acción no es que funcionen es que son necesarias, si te las saltas, lo que escribas no pasará de mediocre. Fijo.

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

La lista de preguntas que debes hacerte cuando escribes

Sobre el protagonista:

¿Quién es el protagonista? Qué quiere tu protagonista (objetivo) Por qué lo quiere (motivación) ¿Qué es capaz de hacer para conseguirlo? ¿Qué se espera del protagonista? ¿Qué es lo último que se espera de tu protagonista? ¿Qué aprenderá o cómo cambiará el protagonista al final de la historia? ¿Qué ha hecho hasta ahora para conseguir lo que quiere? ¿Es consistente lo que ha hecho con lo que podría o quería hacer? ¿Consigue su propósito tu protagonista? ¿Cómo cambia al final de su recorrido? ¿Cómo es el mundo de tu protagonista? ¿Cómo es el mundo al final de tu historia? ¿En qué lo ha mejorado tu protagonista? ¿Cómo consigue tu protagonista su objetivo? ¿Cómo querría conseguirlo? ¿Qué puede perder, o ganar, tu protagonista? ¿Tu protagonista es coherente y consistente? ¿Qué espera el antagonista de tu protagonista? ¿Puede coger el protagonista a su toro por los cuernos?

Sobre las fuerzas antagónicas

Qué o quién le van a impedir al protagonista conseguir su objetivo ¿Por qué se lo impide?

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

¿Cómo se lo impide? ¿Qué es capaz de hacer el antagonista? ¿Lo ha hecho? ¿Puedes el antagonista ensañarse más con el protagonista? ¿Qué espera el antagonista que haga el protagonista? ¿Qué es lo último que espera que haga? ¿Tiene puntos débiles el antagonista? ¿Los conoce el protagonista?

Sobre el conflicto

¿Qué está en juego? ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Es tu conflicto tridimensional? ¿Cuál es el principal conflicto de tu historia? ¿Cómo de lejos está el protagonista de su objetivo? ¿Puedes añadir una cuenta atrás? ¿Puede haber una traición inesperada? ¿Un nuevo antagonista con el que no contaba?

¿Has tenido en cuenta las 9 leyes de la acción?

Clara Tiscar

Có mo superar el bloqueo al escribir

Técnicas para desbloquear

Hacerte preguntas

Ir en sentido contrario

Tormenta de ideas

Mapas mentales

Un pasito hacia adelante, uno hacia atrás

Y si

Cuando no sabes qué tiene que hacer alguno de los

personajes

¿Por qué pasa esto, estamos aquí, no puede abrir la

puerta ?

¿Qué pasa si(desde lo más tonto a lo más loco que se te ocurra. Repite esta fórmula tanto como puedas) Que tipo de