Sunteți pe pagina 1din 14

,

,

HISTORIA UNIVERSAL CONTEMPORANEA

~

1. DE LAS REVOLUCION ES LIBERALES A LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

,

Ariel

Di seilo de la c ubi e rta : En r ic Güe ll (GL ASS MM )

Imagen de la cub ie rta : Pa lm Ho u se, Kew (U K ), cOnS lllJido en 1850. Fo to: © Enric Gücll

1." edic ión: juni o 1999 4 ." e d ic ió n a mpli a d a y actua li za da: se pt iembre 2004

©

2004: J avier Pa red es, El oy AI"ias Cas Lañó n , C"is tób al Ca lda Mo nt om.

A n ton io

M an ue l M o ral

Ron ca l , Jav ier

I nics ta Ayc lTa .

Juan Ca rl os Pe ña s B c rnaldo d e Quirós, A g u s l ín Ram ó

n

Rodrí g u ez Go m

á

l cí'

Alfon so Bullón d e Mc nd oza y Gó mcz d e Val u gem, Lu is E. Togo r·es ${¡ nc hez,

Francisco de Luis M ¡trtín, José Rodríguez Labandc ira . Julio M On lcl""O Diaz

M a l"Ía JeslIs Cava Mesa. Juli o Po nce Albe rca, Ju¡tn C . Gay Annc ntcms, Juan B. Vila,',

Marí a Pari as

Sa in z d e ROZ¿IS. Sa ntiago- Alfo nso Martill ez Sá n c h cz, C "¡ s lin a V i ñcs Mill e l ,

Rosa ri o de la To n "c LId Río , Ele na Ma 7

a

ZOITi ll a . J osé Ram ó n Dícz Es pin osa,

Me rcedes Mon tero. J osé Luis Nci la Hernti nd ez. Aleja nd ro R.

Díez To n ·e.

J osé Lu is Dre ll a Martín ez, M ." Lui sa Martíne z d e Sali !l OlS Alonso. MOlda J esl""!s MCI-i n cro M a rt ín, Ál va ro FeITa I)', Ja v ie r Cervcf":.1 Gi l, Man uel Morán Orti , Rica rd o M . Ma nín de la Gua rdia , GuillCI·mo A. I' ércz Sánc hcz, María J osé Álv3I"ez Pa nloj a, Ant o ni o Mo re no Ju s te, Gui lle rmo A. I)é rcz S{¡ nc hez

y Juan Ca rl os Pc rcinl C¡lstañ ares

Derec hos excl usi vos de edi ción en es pañol reservados pa ra todo el mundo:

© 1999 Y 2004: Edit o ri a l Ariel , S . A.

Avda. Diagona l, 662-664 - 08034 Barcelona

I S B N: 84 -344 -6753- 4

De p ós it o lega l: B. 34.717 . 2004

Ninguna de la cubie lt a,

Impreso en Es paña

pa lte de esta publicación . incluido e l discilo puede ser l"Cprod uci d a, almacenada o tmnsmit ida

e n manc m alg una ni por ningú n !ll(.-dio. ya SC~l cl éc t, ·ico .

quími co, ml.'Cáni co. óp tico. de grabació n o sin pe r miso previo de l ed itor .

de fotoco pia ,

SUMARIO

VO LUMEN 1

De la s revo lu c ion es liberales a la Prim era Gu erra Mundial

1. La s t nmsfor "macion es i deol óg i cas : ilu s tra ció n y lib e rali s mo , p o r J AV tER PARE DES

2.

La

prim era r evo lu ció n indu s tri a l , por ELOV AR IAS CASTAÑ6N

3.

La

ind epend enc ia d e l os Eslados U nid os d e NOIieamél"ica y su evo lu ció n hasta l a g u e-

n "a d e Seces i ó n , por C Rt STÓ IJAL GAR CfA M ONTORO y A NTO NtO M ANUE L M ORA L RONCA L

4.

La

Revolu ció n

Fr a n cesa, POI" J AV t ER I NIESTA AVERRA y J UA I CARLOS

P EÑAS BERNALDO

DE

Q UIR ÓS

5. Franc i a y la Eur o p a n a pol eó ni ca, por A GUST í N RAM ÓN RODRf GUEZ GONZÁLEZ

6.

La

Res ta ura c i ó n y l os ci clo s revo lu ciona r"ios d e 1830 y

184 8.

por A LFONSO B ULLÓN

DE

MENDOZA

y GÓMEZ DE VAL UCERA

E. To caREs SÁNCHEZ

8.

9. Relacion es la boral es, sindi ca li sm o y m ov imi e nt o ob r ero, por JOSÉ RODR íGUEZ LA-

7. Las unifi cac i ones de Ila li a y Al emani a ( 184 8- 1870), por L UIs

L a seg unda r evo lu c i ó n indu s tri al y su s co n sec u e n c i as, por FRANC ISCO DE L U1S M ARTf N

BA NDE I RA

10. Cienc ia y cultura en el" si glo XIX. por JULIO MONTERO

11

12. L as p o t e ncia s e m e r

13. Ibe roam éri ca en el si g l o XIX, por J ULI O PONCE A LBERCA

14 .

15. L a E uropa m e l-idi o nal, por J UAN B . VILAR

16. L os imp er i os plurin acio nal es , p or M ARíA PAR IAS SA I NZ DE RO ZAS

17. E l Extremo Ori ent e, por SANT IAGO- ALFO NSO MART fNEZ SÁ NCHE Z

18. E

19. De Frankful"l a Saraj evo: la s relaci o n es ¡nler"naci o n a les en la épo ca d e l os Imperi os,

Apari c i ó n y d esa l To ll o

d e

la

pr e n sa d e m asas, POI" J ULIO M ONT ERO

os Unido s y Ca n a d á,

.

ge nt es: Es t a d

por M AR í A JE SÚS CAVA M ESA

Evo luci ó n políti ca d e Europa occi denta l. por J UAN C. GAY ARME NTEROS

l Imp er iali s mo , por CRISTI NA VI NES MII _LET

por ROSAR IO DE LA T ORRE DEL Rl o

20. L a Gran Guerra ( 19 14 - 19 18), p o r

ELE NA M AZA ZORRILLA

V ULUIVI I;.N

L"

D e la Primera Guerra MUl1dia l hasta l1uesfros d(as

2 1.

L A É POCA DE EN TREGUE RRAS

El d errumb e d e la civ ili zac ió n occident al . L a cri sis soc ial y

econó mi ca , J 9 14- 1939 ,

 

por J OSÉ RA MÓN

D íEZ

ES PI NOSA

 

22

.

L a c ultu ra

en

l a

prim

e r a mit ad

del

si g l o

xx,

p o r M ERCEDES

MONTERO

2 3

.

Co muni cació n y pr o p aga nd

a

p o líti ca,

p o r J ULI O M ON TERO

24

.

La soc i ed a d

int e rn ac i o n a

l

e n

el

p e rí o d o d e e ntreg u e n -as, por J OSÉ L UIS NE ILA

H ER-

ÍNDICE DE AUTORES

 

NÁNDEZ

25

.

L as d em oc r acias eu ro p eas e n e l p e rí o d o d e entreg u elTas, p o r A LEJANDRO R. DÍ EZ T ORRE

 

2 6.

L

os r eg ím e n es

t o t a li

ta ri os:

co muni s m o, fasc i s m o y

n az i s m o,

p o r

J AV I ER

PAREDES

27.

Es t a do s U ni dos e n

e l

p e ri o d o

d e e ntreg u e n -as,

p o r

J osé

 

J

AV I ER PAREDES

 

28.

lberoam érica en la prim era mitad del siglo

xx,

por M

. a

L UIS O RE LL A M ART Í NEZ UISA M ART Í NEZ DE SA LI NAS

L

Hr o [ eso r

Titul a r d e H is t Ol i a Co nt e mp orá n ea,

U ni vers id a d d e AJc a l á

29.

30 .

ALONSO

A s i a

y

Á f ri ca

e nt re

l as

d os

g u e rr as

mundi a l es,

p o r

M ARÍA J ESÚS M ERI NERO M ART ÍN

L a Seg und a G u e rr a Mundi a l , po r A NTON I O M ANUEL M ORAL R ONCAL

EL M UNDO ACT UA L

31. Los fund a m e nt os d e l mund o ac tual.

La d ivis ió n tripan ita del mund o,

194 5- 1989,

 

p

o r J OSÉ RA MÓN DÍ EZ E SPI NOSA

32.

L

as tra ns fo rma ci on es c ultura l es

tr as l a Segund a G u err a Mundi a l : nu evos pri sm as,

nu ev;a s

p ers p ec ti vas, p o r Á LVARO

F ER RARY

33

.

Co mun i cació n so ci a l y ge n e r a li zac i ó n

d e la c ultur a d e m

asas, po r J AV I ER CERVERA G IL

34 .

La evolució n

d e Es tad os Unid os e n la segund a mita d del s ig lo xx, po r MANUEL Mo-

RÁN ORTI

35.

El bloqu e ~ov ié ti co: l a U RSS y l a Eu ro pa d e l Es t e durant e l a seg und a mit a d d e l s i -

g l o xx, po r RJCA RDO M . M ART Í N DE LA G UA RDI A Y G UI LLERMO A . PÉREZ SANCHEZ

36. La s d em oc r ac i as euro p eas d esd e 194 5,

por J ULIO PONCE A LBERCA

3 7 .

38.

39 .

La

evo lu c ión p o líti ca d e Europa M e ridi o nal du ra nt e la seg unda mita d d el s ig lo xx,

p o r M ARí A J OSÉ ÁLVAREZ PAN TOJA

L a

co n s tru cció n e uro p ea, p o r A NTON IO M ORENO J USTE

 

L as

n ac i o n es ib er o am eri cana s.

D e l a Segund a

Gu err a

Mundi a l a l a ac tua lid ad , por

M.

rl L UI SA M ART fNEZ DE S ALI NAS ALO NSO

40 El mund o as i á tico-afri ca n o

.

,

d esd e el proces o d escol o ni zado r h as ta nu es tr os d ías,

p o r RI CARDO M. M ART ÍN DE LA GUARDI A Y G UILL ERMO A . P ÉREZ S ÁNCHEZ

41 as r el acio n es int ern ac i o n a l es. Co nflicto y co operac i ó n en

.

L

d a, p o r J UAN CA RL OS P EREI RA CAS TAÑA RES

un a soc i ed ad

g l o b a l i za-

ELOY AR I AS CASTAÑÓN Profesor Asociad o d e Hi storia Contempo rá nea,

Uni vers id ad d e SeviUa

C RI STÓBAL Ca tedrá ti co d e

GARetA M ONTORO Hi sto ri a Co n temp orá n ea, U ni ve r sid ad d e M ál aga

ANTON I O M ANUEL

Pro fesor Asociado d e

M ORAL R ONCA L Hi st ori a Co ntem por ánea,

Uni vers idad d e Alca lá

JAVLER l NIESTA AYERRA Profesor Agregado de Instituto

J UAN CARLOS P ENAS B ERNAL DO DE Q UIRÓS

D oc t o r en Hj st o ri a Cont emp o r án ea

A GUST ÍN RA MÓ N R ODR feUEZ G ONZÁLEZ

Pro feso r d e His to ria Co nt e mporá nea, Uni vers ida d Sa n Pa blo-C E U

ALFONSO B ULLÓN DE M

ENDOZA y GÓMEZ DE VALUGE RA

Cated rá ti co d e Hi st o ri a Co nt emporán ea , Uni vers idad Ca rd en al H eITe r a-CEU

L UIS E . T OGO RES S ÁNCHEZ

Pro feso r Ag regado d e Hi sto ri a

F RANC ISCO DE L UIS M ARTIN

Co nte mp o rá nea , Uni ver s id a d S a n Pa bl o-CEU

Pro fesor T itul ar d e Hi stOl-ia Co nt empo r án ea,

Un ivers idad

d e Salaman ca

J

OSÉ R ODRÍGUEZ L ABANDE I RA

Pro fesor Titul ar d e Hi st ori a Co ntemp o r á n ea,

U ni ve r sid ad

Aut ó n o m a d e M ad r i d

Profeso r Titul ar d e Hi s tor-ia d e la Comun icac ió n , Uni ve r-s idad Co mplut e n se

M AR í A J ESÚS CAVA ME SA

Ca te dr-á ti ca d e Hi s Lor-ia Co nt e mporán ea,

J U LI O P ONCE ALB E RCA

Univers id a d d e De u s to

Profeso r TItular- d e Hi s to r-ia Co nte mporá nea, Un ivers id ad d e Sevilla

J UAN C. GAY A RMEN TEROS

Profesor d e Hi s tor ia Co nt e mp o r á

n ea, Unive rs idad d e Nava rr a

J AV I ER CERVERA G IL

Pro fesor d e Hi s to ri a Co nt

e

mp o rá n e a , Uni ve r-s id ad

M

A NU E L M ORÁN ORTI

Profeso r d e Hi s toria Co

nt e mpo ránea, Uni ve rs id a d

Franc isco d e Vit o ri a

E ur -o pea d e Madr id

R

ICARDO M . M ART íN OE LA GUARDIA

Ca

tedrá ti co de Hi s to r-ia

Co nt e

mporán ea,

Unive rsidad

d e

Gra n a da

P,-ofeso r Titu la r d e Hi s t o ri a Co ntc mpor"1Ín ea, Uni

vers id a d

d e

Va ll a d o lid

J

UAN

B. VII AR

 

G U I LLERMO A . PI:: REZ SÁ NC HE Z

Ca

tedr.:Ít ico d e

Hi s toria

Co

nte

mponín

ea,

Universidad

d e

Mur-c ia

Profeso r Titul ar d e Hi s t o ria Co nt e mp o rá ne a , Uni ve rs

id a d

d e

Vall a dolid

MARí A PAR IA S SA I NZ DE RO ZAS

Profes or-a Titular d e Hi s toria Contemporá n ea, Un ive rs id a d d e S ev illa

SA NTIAGO-A LFONSO MARTí NEZ SÁ NC HEZ

Pro feso r d e Hi s to ri a Co nt e mporán ea, Unive rs idad d e Navarra

CR I S TI NA V I ÑES MILLE

T

Ca tedrá t ica d e Hi s to l-ia Co nt e mporán ea, Univers idad d e Gra n a d a

R OSAR IO DE LA TOR RE DEL Río

M

AR í A

J OS ll

ÁLVAR I.:.Z PANTOJA

Pro fes ora Titul a r d e Hi s to ri a Co nt e mpor"1Ín ea, Unive rs id a d d e Sevi ll a

A NTON IO M ORENO J USTE

ProFesor Co ntrata d o Doc to r d e Hi s toria Cont e mporán ea, Uni vers id a d Co mplut e nse

G U ILL ERMO A.

PI~REZ SÁ NC Il EZ

P, -ofeso res Titulares d e Hi s t oria Co nt e mporán ea, Univers id a d d e Va ll adolid

J UAN CA RLOS P ERE IRA CASTAÑARES

Pro feso ra Titul a r d e Hi s to ria Contemporánea,

Unive rs idad

Co mplut e ns e

Ca tedrá ti co d e Hi s to ri a Co nt e mporán ea , Uni ve rs ida d Co mplut e nse

ELE

A M AZA ZORR ILLA

Profeso ra Titul a r- d e His tori a Contemporán e a,

Un iversidad

d e Vall a dolid

Pro

J OS I\

RAM ÓN Dí EZ E S PI N OSA

fes or- Titular Hi s to d a Contemporánea, Un iversidad d e Valladolid

M ERCE D ES M ON T E RO

Pro fesora d e Hist o l-ia

Co ntemporá nea , Unive rs id ad d e

J05l\ L UIS NEILA H ERNÁN OEZ

Navarra

Proreso r Asoc ia d o d e Hi s tori a Contemporánea, Un ive r-s id a d Autón o ma de Madrid

ALICIA NIlRO R . Dí EZ TORRE

Pro feso r litul ar de Esc u e la Universita r-ia d e Hi s t o d a Co nt e mpor á n ea, Un ivel~idad d e Al ca lá

J OSÉ L UIs OREU.A M ARTí NEZ

Pr-oresor d e Hi s tor-ia Con Lc mpor-ánea, Univcl"·s id a d San Pab lo-CEU

M

."

L

U I SA M ART íNEZ DE SAU N AS A LONSO

Profeso l"a Titular d e Hi s toria d e Am é ri ca, Univers id a d d e Valladolid

MARr A J ESÚS M ERI NERO MARTí N

Profesora Titular d e Hi s tor-ia Contemporánea , Un ivers id ad d e ExLremadura

CAPíT ULO 1

LAS TRANSFORMACIONES IDEOLÓGICAS:

ILUSTRACIÓN y LIBERALISMO

por J AV I E R PAREDES

Profeso r Titula r de H is tori a Cont em porá nea,

Uni versi dad de Alca lá

1. La nustración

1.1. Los A

TECEDENTES DE LA IL USTRACIÓN: LA CU LTURA

DE LA MODERN I DAD

La Ilu strac ió n o Aufkiilrung se prese nta co mo un puente c ultura l en tre d os e tapas

hist ó ri cas , la Edad Modern a y la Ed a d Co nt e mporán ea; o si se preFie r e, entre e l Anti-

guo y el Nuevo Régi me n. Así pu es, el pensami en to ilustrado aporta, en

el co m po nent e id eo lógico de las nu evas es tru c turas socia les y po líti cas qu e aparecen

d e la Ilu s traci ó n ,

ll evar a ca bo una

serie de reformas sociales, econó mi cas o po líticas, sin o qu e fueron m ás lej os que el

mero hacer soc iología, economía desde una deter min ad a visió n del

e n e l s ig lo X IX. Pero a ntes de expo ne r la s caracterís ti cas ge ne rales

co n viene advertir qu e los ilu stra do s no

gra n m edida,

se pro pusi er o n úni ca m en te

o política, al proponer toda esa serie de reformas mundo o Weltan schau ung, co mo sue l en escribir Jos

es pec ia li s tas e n

la Ilu s trac ió n . Como toda vis ió n de l mund o,

la d e los ilus trados ofre-

ce rá un a int erp r e tació n propia de es tos tres ele m ent os y de sus r elacio nes entre sí, a

sa be r: Dios, el

hombre y la na tura leza.

esté de m ás recordar qu e el cri stiani smo ve n ía or ient an do desde sigl os

atrás al viej o co ntin ent e co n su propi a ltVeltanschauung. Di cha orientac ió n se pu ede

Qui zás no

res umir así,

Prov id enci a

e n pocas pa labras: Dios es el creador de l hombre

los co nserva ; po r lo tanto , el ho mbre y el mund o

y de l mundo , y con s u

en tanto qu e criaturas

son realidades dependie ntes de Dios. Y bajo estos presupuestos, aunque con proble-

menos, se desarrolló la historia de Europa hasta el s iglo XV I,

mas como no podía sel-

sin qu e se produj era nin gun a falla

d e que pudiera ex istir au-

imp o rtante.

Fu e a part ir d e e nto nces

c uando se negó la posi bilidad

torid ad a lguna en es ta tierra

en mat eria reli gi osa, qu e eso es lo qu e sig nifi ca la do c-

trina del libre examen expuesta po r Lutero. Este intento organizador de la sociedad, partiendo del presupuesto de que la libertad del hombre es a bsoluta y radical, es lo

q

d ebe co ns id e r a r s in perde r de vis ta -los

conce pció n d e la socieda d , hij a de las circ un s tancias del m omen to. Su cedi ó qu e, e n 152 4- J 52 5 , in vit ados los ca mpes in os a le man es a no reco noce r a utor'id ad reli g iosa a l-

a utori- po r los

guna, les pareció más provechoso comenzar primero po r- rebelarse con tra las

d ades po líti cas. Como es sabi d o, di c ha re be li ón fu e so fo ca d a sa ng rientam en te

planteami e ntos co nservado res d e Lut c l-o en s u

a

.

.

a

p

g

prín c ipes alemanes. Y, e n vis ta de la eficacia d e m os tr-ad a, Lute ro c onfió la prác ti ca de s u refo rma d e la I g les ia a los prín cipes alemanes.

pu es ta en

Lute ro res tringió e l principio

qu e e l re fo rm ador lo

ipes, ad e m ás d e dar lu ga r a l n ac i-

mi e nto del Es ta do co nfes ional m ode r-no, tal prin cip io equivalía a afirm ar la au tono-

mía a bsoluta de un os hombres, los je fes de los Estad os, por c uan to se les ,-econocía

capac idad de

g una norm a s upe rior, po r cua nt o s u vo lunta d qu e d a ba as í co n sti tuida en e l pr-in ci pi o

d e conciencia. A diferencia del

en tn:lr e n co li s ión co n la ley di - so be ra no

vina, se procla maba a ho ra la pl e na y rad ica l a ut onom ía d e la vo lun tad d e l

d e moralidad, que es lo que se co noce co mo libe rtad prínc ipe c ri s tjan o m e dieval. c u ya leg is lac ió n no d eb ía

Como consec ue nc ia de s u co nse rvad lll-is mo soc ia l,

del libre ex amen só lo a los so be rano s a le man es. Y e

n

propuso co m o pr-ivil eg io exclu s ivo d e los prín c

c u a nt o

legis la l- autónoma me nte; es d ec ir, si n nin gún punt o de re fe re ncia a nin-

m

oderno.

Pero se ría in ge nuo p e n sa r qu e los prín c ipes ca tóli cos 11 0 se acog ie ro n a

se m eja n -

te

privilegio a nte las ventajas qu e o frecía, si bien es c ie rto que e n este caso se ma n-

tuvi e ron fie les a Ro ma, e n lo

toca nte a

las verdad es fund a m e ntal es. La aceptación de l

Estado co nfes ional mod e rn o

e quiva lía

a ad mitir el principio que d e un a fe se

d CI-iva

un

a cultu ra, una sola form a de vida y só lo un a con excl us ió n d e c ua lquie r otra,

lo que

en lúcida definici ó n ha s ido ac uñado por el profesor Redon do co mo el «tradicionalis-

mo c ultura l». De es te modo fu e co mo se di o ca rta de lega lid a d po líti ca a la c ultura d e

Una d e es tas

vere mos se trat a de sec ulari za r y a mpl iar e n libre exa m e n, d e ex te nd e r e n d efinitiva a a l-

g ui e n m ás que al so bera no abso luto la ca pac ida d d e se r a utóno m o y d arse a sí mi s- mo las prop ias no rmas d e funcion a mie nto. En definiti va, una nueva modalidad de l tra di c ionali s mo c ultura l, qu e e n es ta ocasión hace deriva l" de la ideo logía, e n lu ga r de la fe, la ex is tenci a d e un a so la cultura : la c ultura d e la m odernidad e n una nu eva ve r- sió n.

la m o d e l-nid a d , que se d esa n -o ll a hasta nu es tros d ías en diferentes fases.

~ases es la

Llustració n , e n la qu e co mo

I-avor de los (capaces» e l privil eg io del

1.2. CARACI"ERíSTI CAS DE

LA [LUSTRACIÓN

E n c ua nto a los ilus trado s, qu e se co ns id e raba n los d oc trin a ri os d e la razón , hay

q.u e e mpeza r por af irm ar qu e c riti ca r-o n y

Si g lo XV IJI ya se tamb a lea b a. La razó n les s irve , por

ese vi ejo edificio. No obstante, conv ie ne reco rdar qu e , si b ie n es cas i un á nime e ntre

tanto, de piqu e ta p a ra derrumbar

co mba ti e r o n un Anti g uo Rég im e n qu e e n el

e Uos e l pro p ós it o de ec har a l sue lo las viejas es tru c tlll-as, los ilu st ra do s no co inci d en

a

ElII·o pa dura nte la scg unda mi -

todo e lJo, la

la hora d c propo ne r las soluciones co ncretas dc I·cca mbi o d el Antig uo Régimen. Po r

co mpren sión hi s tóri ca d e lo suced id o e n

tad

de l Siglo

xvr:n nos exige señalar ta mbié n las dife re ncias e ntre unos y otros

a veces

tan

di s tintas qu e ll ega n a es tar e nfre ntada s.

'

\

:

U.:UIUU

~t:

Il a

t::

I C J C I C II

l

d a l p\.,II~« '.'

I

v

,'

'

,

I J

~

junto d e id eas e labora da s

par ti ci pan un a una s id eas ge-

ne rales, tiene n una ac titud común y un tal a nte s imila r, pero no elaboran ningún c ue r-

serie d e autores. Se ría in exacto. En rea lida d ,

d e un modo cerrado

y sistemát.ico, de las qu e los ilu strados parten de

po d oc trin a l c onjunto . Ya se dijo , y se verá más a d e lante pos ic iones no es que sean distintas, s ino que a veces son

términos e n es te caso pu e d e n indu c ir a l e rro r. Los

«fil óso fos», denominación

sofía . Ser

escritor o ma de las cos tumbres

nom ía y un la rgo e tcé tera.

qu e no significa qu e se

(f il ós ofo» e n e l

en c asos co n c r e t os, qu e s u s co ntrapu estas.

Ta mbi é n convi e ne precisa r el co met id o d e s u actividad inte lectual, po r c uanto los

ilu s trados se ll a m a ban a s í mism os dedicase n excl us iva me nte a la filo-

s ig lo XVIII e r-a tanto co m o se r pe nsa dor, h o mb,-e d e le tra s,

divulgad or d e m aterias ta n dispa res como la organización socia l, la re for-

popul a r-es, la política, la religión , los a vances técn icos, la cco-

Desd e un punt o d e vi s ta c ronológ ico, las fronteras tampoco está n muy clara s. De

tod os mod os, no resulta aventurado afirmar

qu e ex is te n

preced e ntes e n e l s ig lo XV II ,

qu e

és to s se desarro ll a n e n la prim era mitad

del XV III Y alcanza n s u pl e nitud a nt es de

qu e

comien ce la ce nturia d ec imon ónica. Po r

otra parte , ya se han señalado los prole-

gó m e nos qu e la l.Iu s tra c ió n ti e n e e n el humanism o r e n ace nti s ta y. m ás co n cre tam e n- te, e n la R efor ma protestante . Y. a la vez, ta mbi é n se ría razo n a bl e, co mo sos ti e ne n

bast a nt es a utores, pI-a lo n ga r su influ e ncia dura nte los s ig los X IX y xx. E n es te se ntid o , se co n s id era a la lIu s tra ción co mo una d e la s e lapas o, s i se qui e re ta mbién , com o una versió n de la cultura de la modernidad. Tampoco no s ajustaríamos a la verdad d e lo sucedido s i nos refi ri ése mo s a ese pe- ríodo co mo el d e la «sociedad ilu stmda», p or qu e nada m ás lej os de la Ilustra c ión qu e lo qu e hoy co nocemos como c ultura d e masas. Fueron muy pocos los países dond e se

de tectó el fe nó me no ilustrado; entre los más importantes hay que me ncionar a Fran-

c ia y Alemania, y, a gran di s ta nc ia de éstos dos, tambi é n se puede ha blar de la ]Jus-

tración de España y d e a lgunos Estados

me ncionados el núm e ro de los ilus trados

fu e un movimi e nto elitista , por-que así lo

un a ristócra ta y te rrate ni e nt e del sur d e F ra nc ia . Vo ltaire, un acomodado burg ués , ll e-

gó a se r gentilhombre del rcy Lui s Xv. Monarca s, co mo Fed e ri co e l Gra ndc d e Pru s ia

(I 740- 1786) Y Cata lin a Il d e Rusia (1762-1796), se co nsid e raro n «fil óso fos» , y prote-

g ie ro n e n s u s co rt es a pres ti g iosos ilu s trados. Roussea u , persona li dad co ntrove rtid a,

a quien

Hijo de un relojero, sin posición social y sin dinero, podía se r ca lificado como un a u-

té ntico

quisieron s us partidarios. Monlesquie u fue

italianos. Pe ro e n cua lquie ra fu e muy pequ e ño . En e fecto,

de los países la Ilustración

algunos co nsi d e ran ya co m o prec urso r de l rom a nti cis mo , fu e la exce p c ió n .

desplazado e n su é poca. Pe rso naje co ntradic tor-io como pocos, Rousseau aban-

d

eró la

doc trin a d e la bondad n a tural de

los

hombrcs, a l ti c mpo qu e abandonaba s is-

tem á ti ca m e nt e

a

s u s hijos , poco

d es pu és

d e

na ce r.

Pues bic n, a pesa r d e lo dic ho hasta aquí, e n la diversidad de ideas que profesan los ilustrados puede n e ncontra rse unas raíces nutricias comunes que, con todas la ex- cepcio nes que se quier-a, pueden agruparse en las s iguientes características:

a) La Ilu s tra c ió n

sostiene qu e el fin del fue

-

y esperemos que

hombre es la fe li c idad, propu es ta que

lo siga sie ndo--- soste nida. Pe ro e n la

pro pu es tas, los pres u- qu e d ec ir qu e los ilu s-

por lo dem ás s ie mpre

hi s to ria d e l pe nsa mi e nto h ay que ana li zar ta nto y m ás qu e las

pu es tos d esde los qu e aqu é ll as se plantea n. En es tc se ntido hay

I.-UI II U

ctUltJllII.-ct

LI;,;

\

H :; 1:5ct,

~t

IllctlllU VV

J"Ol~ lct 1;; 1 ~ 1 1:5IU AA.

LJ J

J

7

1 0

,

di

LUIIl t:: III¡Jldl

Id :' L VII-

secue ncias de la Gra n Gue rra , m eo idas e n millones de mu e rtos, e n innum e¡-ables pé r- didas econó mi cas y e n un prohmd o abatimie nto moral , se pudo co mprobar que el progresismo no te nía un h.mdam e nto de necesidad , y qu e por lo tanto cua lquie r tiem- po futuro no tenía por qué ser indefectibl em ente mejor. Frustradas tantas esperan zas

parecía ll ega do e l

al co nfiar e l prog r eso al hlll c ionami e nto d e un as leyes ima g inari as,

momento de poner en juego el recurso de la libe rtad, pero eso era mucho pedir a una

sociedad moralm e nte d e rrumb a d a, qu e o pt ó por e ntrega rse e n bra zos d e los «s up e r- hombres». Las consecuencias, por co nocidas y a lgunas bi e n ce rc anas a no so tros en e l tiempo, no es n ecesa rio ni m e n c ion a rl as.

g) Por último, hay qu e señalar la defensa de un igualitarismo, co mo otro de los

eleme ntos qu e co mpon e n ese fondo co mún d e

m e dida y en qué aspectos esa

de fe nsa del iguaJitarismo fue mu c has veces me ram e nte fOl-mal, y en no pocas ocasio-

nes ni siquiera eso.

tienda mejor si nos fijamos en los objetivos de sus ataques. La razón ilustrada no po-

día aceptar que el nacimiento determinase la tradicional jerarquía de la sociedad es-

se fundaba en e l reco noc imi ento de la

tamental , en la qu e e l ordenam iento jurídi co

en-

id eas d e los ilustrados. Tiempo habrá

d e ve ¡~ a

lo l argo d e

lo s ca pítulo s d e es t e

libr o, e n qu é

El igualitarismo qu e profesan los ilustrados probable me nte se

des igualda d . Se rec haza ba, de es te modo , la ex is ten c ia de l privil eg io (lex priva/a) que

estab lecía leyes distintas, para las hombr es del Antiguo Ré g im e n. Y

d ifere ntes funciones que eje rcía n e n la socied a d los la irrit ación fTente a l as <d eyes pr i va das )) d e la anti-

gü edad estaba pl e nam e nt e justifi ca da , ya qu e

e ll as había n perdido todo

soc ia l.

s u equilibr io

a m ediado s d e l siglo XV III no pocas d e

Y es qu e,

s i bi e n durant e s ig los di c ha s

a

fueron útiles durante largo obli gaci on es.

leyes co n cedían d e r ec hos

ex ig ían ob li gacio ne s, y por eso naturalm e nt e

ti e mpo , a m e diado s d e l s iglo XVIII se habían vaciado d e

Por eso, fue a partir d el s ig lo XV III c uando la palabra «pri v il eg io » se co -

la vez que

men zó a utilizar como un término d es pe c ti vo y antisocia l.

2. Los presupuestos ideológicos de las sociedades contemporáneas

 

Frente

a l co rporati vis mo de l Anti g uo Rég im e n, a

fin ales d el s ig lo XVIII se fo rmu-

la

ron unas

nu eva s propu es tas d e organ izació n socia l.

En té rmino s ge ne ral es, se pu e -

de afirmar qu e tras e l ensayo de l indi vidu alismo dec imonónico, se recurrió a la ex pe-

dos m od elos d e que e ra e l hom- ca ra c te rís ti cas y

el desarrollo rea l de estas dos sociedades, conviene que ahora nos detenga mos a exa-

minar los presupuestos ideológicos que las hicie ro n posibles.

sociedad, que partían d e unas d e te rminada s man e ra s d e e nten d e r lo bre . Com o e n los ca pítulos s ig ui e nt es d e es te libro, se d esc ribirá n las

ri e ncia colectivista d e l s iglo xx.

En d efinitiva , se inte ntó o rga ni za r

de au-

un co-

lectivo. Por lo tan to, nos detendre mos a a naJi za r estas tres co nce pciones de l ho mbre

tocompre nde rse el hombre: o uno se sa be persona , o individuo, o partícu la de

En nues tra cultura occidental só lo ca be n tres pos ibilidad es o tres m odos

d conjunto, porque la d escr ipc ión d e ca da una e ll as no s se r virá m ejor para

e un modo

e otras do s. La ra zó n es bi e n se ncilla , e n bu e na

nte nder las

m edida las

propu es ta s que

cada una hace d e có mo se debe e nte nd e r a l hombre so n

que proponen las otras.

a

la

vez la

negac ió n de lo

r

1

I

t:: IlJct ~,

t~l""

\

~

UL

~~~L~

••• _ •••

~

-

_

• _-

.• ,-

-

.----

las di fe r e nc ias so n tan

impoI'tant es como e n

algunos casos in cconci liabl es, desde

un

punto d e vis ta teó ri co. Qu e

esas diferenc ias

der iven a veces e n radi ca li s m os que

le-

vanten - por desgraci a- la

tan lam e nt a bl e co rno antigua, y e n la que n o es e l caso

te decir que las tres co ncepciones mencio nadas, e n las qu e cabe mati zar todo lo que se qu iera, invitan necesariamen te a la elección. Y, naturalmente, las consecuencias que se de rivan de adoptar un a u otra concepción e ngendran mundo s bie n distintos y en

ocasiones a ntagó ni cos. Proceda mos, pues . a definir cada una d e estas tres co ncepc io nes, no s in antes ha- cer una advertencia sobre el estilo con el que se redactan las próximas páginas. En- traremos e n lo s pá rrafo s s ig ui e nt es e n las zo na s próx im as a l pe nsa mi e nto fi losófico, donde e l aná li s is d isc urrirá por de rroteros puramente teó rico s, radi ca les s i se qui e r e en el sentido pro pio de es te térm ino, porqu e tratan de busca r las raíces nutricias d~

co mpl eja, más humana , y por lo tanto dis-

tinta , por c uanto e l hombre -s u protago ni s ta- no es un e nte de ra zó n. Ahora bien ,

los co ncep tos filosóficos. La his toria es má s

bandera de la intolerancia

y de la exclus ión, es cuestió n e ntrar e n es te m o me nto. Ba s-

no cabe duda que su co mportamiento obedece a pautas teó ricas, que no hay modo de

ex presa rla s m ás qu e de una forma d esca rnada ,

ll a mar.

teó ri ca o ra di ca l, seg ún se la quiera

2.1. EL IND IVID UALISMO

Como es sabido, la co nce pc ión del ho mbre co mo individuo se gesta a tra vés de un largo proceso c ultural, qu e culmina y triunfa políticam ente en el siglo XIX, co n la impl a nt ac ió n d e l s is te ma lib e ra l. o, s i se qui e r e e n b e ne fi c io d e una ma yo r prec is ión,

co n el ase ntami e nto d e la id eo logía

libe ral -progres ista, a la qu e igualm e nte se

pu ed e

uno referir co n la designación de la cultura de la modernidad. Pues bien, autocomprenderse co mo ho mbre-indi viduo exige la acep tación

de los

s ig ui entes pres upu es tos:

a) El hombre- indi viduo es un se r

pu ed e dar a s í mi s mo s us prop ias leyes

ri o res, po r la senc illa r azó n d e qu

autónomo e ind e pe ndi en te, y por lo tanto se s in neces idad d e co n s ultar a in sta n c ias s up e-

e no se admite la ex is te nc ia d e esas in s tan c ia s.

naturaleza, pues se hace en la

natura leza del indi viduo se

id e ntifi ca co n la libe rtad , lo qu e equival e a a firmar que e l hombre es libe rtad , no qu e

co n s tant e

b)

El hombre-individuo no recibe de nadie su

rea li zació n

d e actos

li b res ;

o,

s i

se

quie re,

la

te nga libe rtad. Mati z este último qu e los filósofos co n s id e ran definit ivo y dife re n -

c

iador.

e)

S i e l ho mbre- indi viduo , e n principio no es nada , pu es to qu e su ese nci a es la

libe rtad y su natura leza co ns is te en se r pura pos ibilidad e n el origen, e n co nsec ue n-

c ia se realiza rá e n e l tiempo al co mpá s d e la ejec uc ión de su s propi os actos. Y en to- ta l concordan c ia co n lo anterior, no adm itirá nin gun a res po nsabilidad qu e le frene en la acción, puesto que cree reali zarse en mayor grado, co mo hombre, en la medida en que real ice un mayor número de actos.

el)

Al mi s mo ti e mp o, e l h o mbre-indi v iduo actúa co n la seg uridad d e que ha ga lo

que ha ga nun ca se e qui voca (d e otro modo, e l temor a l fracaso restringiría s u ac ti vis-

8 DE LA S R EVO L UC I ONES LIB E RA LE S A LA PRI MI:'. RA GUE RR A MUN DI AL

mo) , ci a do qu e

hacia el prog reso .

part e

d e l princ ipi o

d e

qu e

la

humanidad ca min a, ind e fec tibl e m e nt e .

Ent re hi sto ri a d ores, pocos c umo Gon za lo Re d o ndo se ha n oc upad o co n tanta

c u es ti ó n .

La

c il a

lil era l d e es ta a utor es ob li g ada

ag u -

.Y cas i in ev itabl e . pu es

d eza de es ta

no es po s ibl e allerar una lín ea s in ca mbiar las n o c io nes qu e se qui e re n ex presa r:

o pera un ca mbio se nc illa-

m e nt e c apita l. P ues el ho mbr e ll ega a p ens ar se CO Ill O pum ám bito d e in co llluni c abi li -

; p ero nada m á s

En la autoco mpre ns ión d e l ho mbre CO m o

indi viduo se

dad ~prcc isa l11e nt e un o de

l os C I C Ill l.! Ilt os const itut ivos d e la

p e n ;o n a -

nadie, ni ti e ll e ob li ga c ion es res-

pecto a nadie . A lo más, e n el mejor d e los ca sos, ca bda ad mitir una dCJ1clld~ncia ini -

c ia l, c reati va; pero e n modo a lgull o un a d e pe nd enc ia ac tual .v co ns ta nt e. La negac ión

rec hazo d e un c rea d o r impli ca d e

la na t urale za inmutabl e .v d c la s imilitud d e s u natural c-

za co n la de los demás hombres, En con sec u e nc ia, la li be rtad -

so na , aunqu e di s tinta d e tal natlwa leza-

esa na tural eza ncgada . POI' más que no cxac tam e nt e. Pu es e l ho mbl 'c, c ua nd o se en -

vie ne d e a lgun a fOnlla a ocupa r e l lugar de

vin c ulada a la natural ez a en e l c aso d e l hombre- pe r-

qu e

co mo di c ho ámbito in co l11uni ca bk. Ni dep e nd e d e

re la c ión o ri g in ar ia, e l

---o la inop era li vida d- de la rOnlla o bli gada e l re c hazo d e

ti

e nd e co mo in di vidu o, elimina la libe rtad co mo medi o de d es arrollar s u nalural eza

-

d e

se r ca da vez

m ás í nt eg ra me nt e pe r so n a -

y pasa a co ns id l.T'lI 'se co mo h az a

p re ta -

d

o d e múlLipl es ac tos lib rcs : a c to s libl 'es, s in e mbargo, d e ob li ga da rea li zac ió n po r

c uan -

to ju s tamente al rea li za rlo s «se rea li za », ll ega a se r rea l el ho mb .'c . Pu es prev iam cn te

no es nad a. El hom bre co mo indi viduo es un s impl e e in ev itabl e Fieri.

Como co n sec u e ncia d e ri vada d e los plant ea mi e nto s anteriore s , la soc ieda d co m -

nin g ún to no

ho m -

pu es ta d e es te tipo d e hombres no

peyo rati vo). Me refiero a l caos d e la soc ie dad e n se nti do propio , po r bre-individuo rec haza de plano cualqui e r ordenación pn:'via, tanto en

pu ed e se r otra qu e e l caos

(di c ho s in

c u a nto

e l

e l orde n pe rso-

n

a l co mo soc ia l. En pura lóg ica, e n la c ultura d e la m o d er nidad , p o r n o admit irse nin -

g

una n o rm a s up e ri o r o ex te ri o r qu e es ta bl ezc a un a mínima homoge ne id ad, con va lor

uni versa l entre s us compo nentes, por

di c alm e nt e a ut ó nomo , e l co njunto no

d es he te rogé nea s,

E n es ta lín ea d e pe n sa mi e nt o, e n la qu e queda ex cluid a la no rma s up e riOl- y tl 'as-

ce nd e nte a l

mitidas por todos los hombres so bre la base de poseer una mis ma naturaleza com ún ,

ho mbre, no pued e n acampa r las ve rdad es uni versal es e inmutabl es, ad -

ra- pu e d e se r un s umando po r tra tarse d e c an ti da-

cuanto se co nc ibe a l indi viduo co mo un se r

co

m o sos ti e n e e l ho mbre- pe rsona, As í las cosas, las ve rda d es

inmutab les se s us titu ye n

es

po r

un a co nce p c ión dial éc ti

ca, en

la qu e

la

ve rd a d só lo

lo

d e un modo coy untural,

por

rec ono ce rl a só lo ca tego rías socio lóg ic a s.

 

En consecuenc ia, la teoría d el co noc imiento de este s istema desplaza rá a la

ver-

dad, para qu e oc up e s u lu gar la o pini ó n. Seg ún Re né Ré mond , es ju sta m e nte s u

teo-

ría d e l co noc imi e nt o lo

que pe rmit e ca lifi ca r a l libe rali s mo co mo una fil oso fía :

E l li be ral is m o c ree e n e l d esc ubrimi e nto progrcs ivo d e la ve rdad por la razón ind i-

racionali s ta , se opone a l y u go el e la au t oridad, al I'cs p e to c i eg o

v idu a l. Prorund a m e nt e

LAS TRA NSFORMACIONES ID EOLÓGICAS:

Por s u parte, sostie ne Redondo:

IL USTRACiÓN y

LIBERALI SMO

9

la

co nsec ue nc ia últ im a y no sOlvre nd e nt e d e es te

plantea mi e nto es e l rec ha zo, por par-

te

de l hombre- indi viduo, de toda responsabilidad

posible, por cua nto cualqui er res pon -

uno d e lo s a c to s li -

impli ca ría una limit ac ión e n e l mom e nt o s igui e nte de su

hacer todo, me nos prec isa me nte aque ll o a lo

que ya hubiera quedado v in c ul a d o. Al irl e la r ea li zac ión d e s u v ida d e la pl e nitud d e un

sab ilid ad qu e se le pudi e ra im pone r (incluso co mo co nsec u c nc ia de

bres a realizar ob li ga darn e nte)

actua l: En ese mom e nto s igui e nte podría

 

ha

ce r s iem pre

libl -e, no pu e d e COITCI- el ri esgo

d e

qu e dar li ga do

a

nad a. Cua lqui e r

li ga-

n, c ua lqui e r

respo nsa bilidad impli ca ría una

di s minución

e

n s u

se r ho mbl-e.

2.2.

EL COLECTI VISMO

 

La rea lidad soc ial y política mostró la impos ibilidad d e

establecer cualquie r

tipo

de organización soc ial armónica, a base d e y u xtapon e r e leme ntos incomuni ca bl es .

E s to fu e lo qu e forzó e l ca mbio d e rumbo d e las soc iedades libe ral es, e n torno a la se -

gunda mitad del s iglo XIX. Por entonces, se dejó ver en toda su c rudeza la contrad ic-

c ió n intrín seca d e la ideología libe ral-prog res is ta. La co n vivenc ia y e l orden fu ero n im - pos ibles e ntre individuos radi ca lm ente lib,-es , Comenzó, e nton ces, a a dmitir'se como una pos ible so lu c ió n al co nAi cto la afirmación de que e l indi viduo e ra só lo la parte d e

a la evo lu -

c ión del indi v idu a

un todo. Qu e daba así plantea d a la c on ex.ión y, en d e finitiva, la v ía abi e rta

li s mo h acia e l co lect iv ismo.

Al ig ual qu e e l h omb r e- indi v iduo , el h omb l-e -co lec ti vo e n orige n no es nada , por

lo que igualmente es preciso negar el concepto de cl-eación divina. Ahora bien, así como anteriormente veía m os que e l h ombre-i ndi viduo se rea li za ba en la ejecución de

un a se ri e de ac tos libres, co njunt o d e ob li ga cion es

qu e

reali zación e n e l le impon e n para

el hombre-colec tivo e nc uentra esa mi s ma

que d e b e a s umir o de n eces idad es qu

e

se

ll eg ue a

Seguim os de nuevo a Redondo:

se r.

En el cao s d e l homb l'e-co lec ti vo, la radicali zac ión de s u s pres upu es to s no s permi -

te ve r que las necesidad es a ludidas tien e n do s nota s que las co nfi guran. Son primero,

neces id ades d e un orden estric tame nt e natural. Eliminando en es te planteami ento (y

es ta e limina c ión es o bliga c ión imperi osa) todo res to d e se ntido tra sce nd e nte, cabrá e n-

ten d er tantas ne ces id ades definit o ri as como puntos d e vis ta

rado lo natura l hum ano: n eces idad

proceso produ ctivo d e bienes ma te riales; o neces idad e n razó n de su vin culac ión a una

necesidad e n cuanto manires ta-

c ión de lo qu e la co lect ividad s ie nta d e forma in s tintiva. En cualqui e r caso, todas estas

neces idad es proclamadas La seg unda nota qu e

es qu e - sea cual sea- se ob li ga dam e nte ha d e suj e-

tarse s i es que qui e re al gún día llega r a se r d e ntro del co lec ti vo (y permitir así qu e es te

mi s mo colect ivo sea), La norma tra sce nd e nte qu e afectaba a l hombre

ha tran s fo rmad o e n norma inman e nt e ; y, co mo tal , d e má s rí g ido e

mi e nto . Tanto es así, que se le podrá com pe lir a que la cumpla , a qu e acate la neces i-

pres e nta rá a l hombre co mo la norma, pauta o ley a la qu e

d esd e los qu e sea conside- que e l ho mbre ocupa e n el

qu e se d e riva d e l puesto

ra za; o bi e n ~ lel-cera posibilidad, aunque no últim a- ,

hace n pate nt e su común raíz

natural , mate,-iali sta.

afecta a esta ne ces idad impe rada

como persona , se ine xo rabl e a ca ta -

al pasa d o, a l impe l"io d e l preju ic io, así co mo a los impul so s d e l in s tint o . La me nt e d e be

dad

procl a mad a.

Y todo pro cedimi e nt o se rá bu e no para ob li ga r a l hombre-co lec tivo a

pod er bus ca r la ve rdad por sí mi s ma , s in tra ba s, ~'se de sp re nd e rü c nt o nces po co a po co,

es ta

aceptac ió n. lnclu so, s i es pl'eciso, la e limin ación fís ica e n ra zó n d e s u co ndi c ión d e

pO I' la co nrronta c ió n d e pareceres, un a ve rd ad comLm.

partíc ula asocia l qu e se opo n e a l c re cimi e nto aI'mónico d e l g ran todo co lec ti vo .

lO

DE LAS REVOLUC IO N ES LIB ERALES A L

A

PR I MERA GUE RRA MUN DI A L

 

Fu e a partir d e l pe rí odo d e e nt reg uc rras c uando se a pli có e n todo s u

ri go r la

in -

ter p re t ació n co lec

ti v is t a.

Di c h a

co n ce p c ión,

e n

s u s

di s tint as

m o d al id ades

políti c as ,

coincidieron e n a nul al- a la persona, por co ns iderar sólo obje to de su

inte rés lo colec-

ti vo:

la clase, la

na c ió n , la raza, el partido y. e n d e nniti va, e l Es ta do.

En ben e fi c io d e

la

un idad,

la

int o le ran c ia a gos tó el

plura li smo, por c ua n to la ve

rd a

d

d ej ó

d e

se r

la

m

e la

a

la

qu e se

d e be ría

le nd e r o bj e ti va

e

imparc ia lm e nt e, para co n ve ni rse e n una

fórmu la , di c tada o fi c ialm e nt e d es d e e l po d e r, y a nte

la del aca tam ie nto. Se h abía ll egado así a la c ulmin ac ió n d e

la qu e

no ca bía

m á s a c titud q u e

un proceso c ultural, qu e por e nton ces

lo e n te ndí a d e so luci o nes abso luta s y d efiniti vas: e l R e ic

h na zi d e los mil años, o el

se

mpiterno y uni ve rsa l comun is m o de Rus ia. Se ría exces ivo y ral so a tr ibuir toda la

r es po n sa bilidad a pe rsonaje s ind iv idu a li zados co m o

Hitl e r o Sta lin ; e n a lg ún s iti o he

esc rit o qu e ni e l pr im e ro fu e un loco

qu

e e n ga ii ó

a

mu c h os c ue

rdo s, ni e l seg und o

un

tira no s in có mpli ces. E uropa, e n s u

d e

bi l idad , le s

d ej ó haccl~

aFe c tada part e d e e ll a

co m o es taba d e los m is m os prin c ipi os Hlosóficos,

r ea li dad p o líti ca

Fue a partir de la experiencia de la guerra mundia l cuando comenzó a ha blarse

tono a larma n te m e nt e

c h o, se co mpre nd e la a ng us tia d e la pe rce pció n d e la c ri s is . Qu e la c ultu ra d e la mo-

s ituac ió n ,

q u e inclu so a lg un os h an ll ega do a esc ribir so bre la a go ní a d e la c ultura. Si n e mb a r-

go, conviene precisa r qu e lo que ago ni za no es la c ultura , bres e n la ti e rra se d esa r ro ll a rán múltip les c ultura s. Qui zás

presa r es qu e lo que

a go ni za es una d e te rminada CUll UI"i:\, la q ue se propu so d esd e e l

d e

a ng u s ti oso. V, por lo qu e va di -

qu e en aque ll os a no s se hi c ie ro n

co n la ma yor c rud eza .Y radical is mo im a g in ab les.

la

c r is is d e

la c ultur-a , e n un

dernida d estaba g ra ve m e nt e e nfe rm a e ra y es evidente; ta n g rave de be ser la

pues mie ntras haya ho m- lo que no se a trevan a ex -

s iglo XV I co m o úni ca, excluye nte y de finiti va: la cu ltura de la mode rnid ad. As í las to- sas , s i qui e n as is te a di c ha ago n ía es un d ecid id o partid a ri o del tra dici o na li s mo c ul-

y has ta s us deseos d e qu e se pro lo ngue n s us esterto-

res, po rque -seg ún su esquema de pensa mien to-- tras su muerte no queda rá más que

el vacío y la na da c ultura les.

tura l, se compre nde s u a ngustia

2.3. LA CONCE PCi ÓN DEL

HOM BRE COMO PERSONA

Utili zo un a vez m ás

pá rrafos de la

co municac ió n de Gon za lo Redon do e n e l Con·

g r eso In t e rn aciona l

so br e «La s indi v idu a lid a d es e n la

hi s t o r ia )} :

Se suel e ca lifi ca r a la perso na med ia nt e

es

dos notas de lcrminnnt es: la pe rso na es un

no ot ra-

re lac ión d e do nació n, e n la tra sce nd e nc ia, e n

po r pa ra doj a, o bli ga d a-

e ll a y

me nt e co muni ca bl e. S e es pe rsona e n la

el sa lir d e s í.

á mbit o d e in co muni cn bilidnd -

; y a

la vez,

Cuan do el ho m bre se aULOc ntie ncl e como pe r"sona, se sa be e n poses ió n de

una na-

tura leza inmutable --e l ám bito d e

incom u n ica bi lida d q ue le ha ce precisament e

ho mbre

y no otra cosa- y

a la

vez d o ta do

d e una libert ad --en uni ó n ín ti ma co n la na tura leza

tod o lo d e má s qu e

ex is te e n

nalUral eza a s í mi s m a -

perso na e nti e nd e q ue la na tural ez a d e qu e di s-

pone es r eci bid a. E l h omb r e pu e d e p a rti c ip ar, co labo rar~ e n la producc i ó n d e l a n at u·

c ua nd o a ún no

se r

ind ica d a , pe ro di s t inta d e e ll a- med ia m e la c u al se rel ac

iona co n

to rn o a é l: Dios ye l mund o.

no

se eb

~I hombre la

es-, e l hom b l"e co m o

Por c u a nt o

no se

pu e d e d a r" el

LAS T RANSFORMA CI ONES IDEOLÓGI CAS: IL US TRA C i ÓN Y LIB ERA LI SM O

J 1

se la na tura leza prop ia ni la aje na. La id ent idad esen-

c ia l q ue ta n fác ilme nt e se ca pla e ntre las na tura lezas de los d istintos ho mbres perm ile d educir -y se ha d e disc ulp ar lo s int é ti co d e l ra zo namie nto- un creado r com ún para

qu e afec ta por ig ua l

tocla s e ll as - Di o s- y una o

ral eza del o tro; pero no c rea r (1

rd e n ac ió n

bási ca -co m llll tamb ié n-

a todos los ho mbres: ley,

norma, paula , etc.

co n ce pci ó n in div idu a li s ta , la pe r so na se sa be c riatu-

ra

qu e r eco noce qu e s u n atural eza es re cibida , percibe esa id e nti -

dad esenc ia l e n e l res to de los de más hombres; o lo qu e es lo mismo, descub re la exis-

te nc ia de un c reador co mún par'a todos. La dedu cció n es inmedi a ta: ex is te, tambi én, un a ley co mún pa ra tod os . Po r ta nto, y fi-e nte a los p lanteamien t os d e la c ultura d e la

e l h ombre es libe rt a d , e l ho mbre ·persona sosti ene qu e

p e nd ie nt e d e Di os, s u c r ea d or, a qu ie n d ebe su

y

E n co nsec u e ncia , fTe nle

a

p or lo t a nto se co n s id e ra

la

un se r d e

ex i~'itencia. Y a l a vez

mod e r:nid a d, qu e af irman qu e

«ti e n e») libe r ta d , no qu e s u ese ncia, qu e s u n at ura leza e n d e fin iti va sea la liberta d.

as umir qu e se ti e ne un a

libe rtad pos ibl e, ni om ním oda ni ra di ca l. y qu e p o r lo tant o se pu ede n r ea li zar ac~~s

propi os, a los c ua les queda liga d a la p e rso na y o b ligada e n virtud d e la res po n sabJ! l-

dad . E n es te sen tid o , se afirma que la perso na es age nt e d e la hi s to ri a, po r c ua nto e n

la ace p se in co

act u ar Ii?re,

por m edIO d e un as r ea li za -

Pu es bi e n , a ut ocompre nd erse co m o

p e rso n a e quival e a

tac ió n o modifi cació n d

rp o r a

a l c urso

d e

la

e hi s to ri a

la

h e r enc

ia

r ecib id a, e ll a mi s m

a

e ll a

a,

~n s u

y

se e n ga n c h a

c

iones qu e , s ie ndo s u yas, n o se co nFunden co n e ll a, es d eci r, co n s u naturaleza , como

s

ucedía en ese fi"eri

d el homb re-individuo.

se

P o r o tra parte,

autocompre nd erse como perso na implic~ qu e ta mpoco e l h~mbre

di s ue lve

e n

e l co lec ti

vo, a l tene r que acatar un a norma Im pu es ta d esde la inm a-

n

e ncia y ex pr esada e n s u s t é rmino s

pr ecisos p or h o mbr es ~ien co n cre t os,. ~ue p o r l o

d

emás s u ele n ut ili za r m é todos m ás drá s ti cos qu e e l de la Simpl e

pe rs ua s lOn o e l de -

bate intelectual. La persona se guía por m edio de su concienc ia, es decir, su capaci-

d ad d e co n ocer y d e pon er e n prá c ti ca lo co mLIIl a todo s los hombres d esd e su indi- vidua lidad. En consec ue nc ia, la co nce pc ión de l ho mbre co mo pe rso na implica que s us

d erec hos f-undamenta les e m a nan de s u natura leza y so n in va ri ab les, s in que haya ne -

se los co n ced a por c uanto ya los posee. Es reco n ocer, s ino qu e inclu so está o b ligada a

p rotege rl os, pues co m o vere m os a co ntinuac ió n , segú n la línea d e pensamient~ d e

Locke, la a utoridad surge, precisa m e n te, para c us to d iar y defende r esos derec hos lIla -

li e nabl es

ces idad d e qu e a ut or id ad po líti ca a lgun a m ás, di c ha autor id a d n o só lo se los d e be

que ca da un o ti e ne por n a tura leza.

3. Ju st ificación, crítica y límites del absolutismo

Tras ana lizar los Fundamentos ideológicos, pase mos a estudiar las distintas for-

mu laciones po líticas co nc retas a la s que di e ron lugar. La Edad Mo de rna : qu e co-

mien za

los s ig los. XV II

e n

el

s ig lo

XV, d esa rro ll a

p le nam e nt e s u s ca rac terís ti ca s en

Y XVIII. A medida qu e se ace rca el fin al de esta

los rasgos que la d e fin e n , a

Contemporá nea. Dura nte la Edad Mode rn a, los

tad o qu e s u s t itu yeron a l fe udalismo m e di eva l. La m o n a rquí a ab so lut a fu e e l ré g im e n

pe nsad o res po líti cos e labora n un os m ode los d e Es-

Edad

etapa, se dibujan co n m ayo r clan d ad

la

vez qu e

la di fe re n c ia n de

la

Edad

Me di a

y d e

la

12 D E LAS REVO L UCI ON ES LI BE RAL ES A LA PRIM E RA GUERRA MUN D IAL

qu e se impu so e n

d efe nd e r e! pod e r

pa les represe nta ntes de Lino y ot ro s is te ma.

aq u e ll os s ig los. S in e mba rgo, ta mbi é n po r e nto n ces se co mi e nza a

Ho bbes y Loc ke so n los p ri n c i-

d e l Pa rl a m e nt o

fre n te a la coro n a.

LAS TR ANSFO RMA CIONES ID EOLÓG ICAS: I LUST RAC i ÓN y

3.2. E L PARLAMENTARI SMO: J OHN L OCK E

LIBERA LI SMO

13

Po r s u pa rt e. J o hn Loc ke d eHe nd e id eas co ntra ri as a las de Hob bes. Su pe n sa-

mi e nt o po lÍli co lo ex pu so en o bras co m o

168 9 y

dos de gobie rno, pub

li ca d os e ntre

la Epís lola de la toleranc ia o

s us Dos trata-

1690,

a d e m ás d e o tro s escr it os. Loc ke e r a

3.

l.

EL AB SO L UTI SM O: TH O MA S H O BB ES

ci

nc ue nta a rios m ás j ove n qu e Ho bbes, y pa rti c ipó ac t iva m e nte e n

la po líti ca

d e

s u

 

ti

e mp o. E nt us ias mad o po r

Cro m we ll, pro porcio n ó a l pa rtido d e los

whigs

una

teo ría

 

Th o m as H o bb es, c u yo p e n sa mi e nt o se d esa rr o Ll a

so br e e l e j e d e

un

m a t er i a li s m

o

po

lítica. y a l pue b lo inglés

un tra nq uili zan te, tras ha be r ex pul sad o a s u so be ra no le-

m

eca ni c is ta y d e te rmini s ta, es ta bl eció co m o co ndi c ió n necesa ri a pa ra qu e la po lít ica

 

g

í ti m o, J aco b o

11 , e n

1688.

pa ra ca p ta r s u s

últ im os e le m e nt os, el ego ís m o e ra,

los hombres. E n co nsec ue n c ia , a ta nta m a lda d com o la d e la n at ural eza hum a na, te- nía qu e co rres po nd er la mayor ca ntid ad d e Es tad o pos ible. Entre los libros d e este escr-ito r inglés hay qu e destacar so bre todo uno, don de se

ex po n e y ju s ti hca el a b so luti s mo. Su títu lo co mpl e to es LeviatlÍn o la ma leria, forma y

rt a d a mu y

sig n ifi ca tiva. En e ll a a pa r ece un a fi g ura human a giga nt esca

( Lev ia tá n ), co m p u es to por

a d q uir ie ra e l ra n go d e «c ie ntífi ca», e l a n á li s is «o bje ti vo» d e ) h o mbre,

y así d esc ubrir el ju ego d e s u s m ov im ie nt os. Ho bb es procla m ó qu e definiti va, e l reso rte q u e d ese nc ad e naba todas las ac tu aciones d e

e n

pode r de u n a república eclesiás t ica y civil . Lo pub li có e n 165 1 co n un a po

to -

le

derno, co mo e ra

pud o di b uj a r los pe rfi les d e la soc ie d a d c iv il , e n la qu e los go be rnad os

pa rti c ipa n e n la direcció n y ges ti ó n d e los as unt os públ ic o s, d e ma ne ra qu e e l prínci -

pe re in e s in go be rn a r. Ta l pos tura e qui va lía a

ta d o d evo lvie ra la prim acía qu e hab ía us urpa d o y oc upara

s ici ó n , y

m ane ra qu e e l Es-

un a secund a ri a y lóg ica po-

ha bía a upa d o. Nad a m e n os, qu e e l Estado se había e ri g id o e n

m o r a lid a d , a l l eg i ti m arse po líti ca m e nt e l a c ultur a d e l a m o d e rnid a d , y h a-

f~le nt e d e l a

la revolución inglesa de

ra nci a, y esa rea lida d , cas i ex tin guida desd e la apa rici ó n de l Es ta do a bso lu to m o-

E

n el pensa mi

e nt o

d e

Lo c kc se e n c u e ntra n las b ases so bre las qu e edi fica

Como co nsecue nc ia de

reo rd e n a r e l c a os, d e

r

la

la socieda d c ivil.

1688 , Loc ke

no a

la

qu e se

un a

multitud d e ho mbrec ill os . E l g iga nt e Lev ia tá n sos ti ene

en

s u s

m a n os un

bía ar re ba ta d o

lo qu e

d e

po r s í es

in a li en a bl e , lo qu e Loc ke ll a m a ba

De r ec

h o natura l.

un a

es pada . Ba jo s u s pi es a parece un a ci ud a d, y so b re s u ca beza

se

bác ul o y pu e d e leer e l s i-

Y, e n

ho no r

d e

la

ve rd a d , hay qu e

a rirm a r q

ha-

g

ui e nt e ve rsíc ul o d e la Bibl ia: «No h ay po d e r sobre la ti e rra qu e se le pu e d a co mp a-

bía

manifes tado

la escuela de Sala ma nca, que se

ue e n un a pa reci d a te nd e ncia se a lzó contra e l do mini o a bsoluto

del

ra

r.)) La porta da, e n fin . es un bue n res um e n

de

las pág inas de l libro, e n e l qu e

se de-

fi

e nd e n la s s ig ui e nt es tes is:

 
 

a)

En un p rinc ip io , los ho mbres vivía n

e n

pe rm a ne nte luc ha un os co n tra

otros.

Cada indi vi du o te nía d e rec ho a ap ro pi ars e d e to d o a qu e ll o qu e

pa ra ob te ne r

s itua ció n es la qu e H o bb es d esc rib e co m o es ta d o d e na-

tural eza, e n la qu e se afirma , tom a nd o pres tada la ex pres ió n de Plauto, qu e «el ho m- bre es un lo bo para el ho mbre)). b ) Ante a qu e ll a inso po r1a bl e co n vive ncia d e in seg uri dad pe rm a ne nt e, los indi v i-

a qu el lo qu e neces ita b a. Es ta

c reyese necesa ri o. Es

m as, s i lo co n s ide raba o po r t un o po día

in cl u so

m a ta r

a

s u

p ro pi eta ri o,

du os d ec idi ero n po n e r p az e n la

e)

a l gobe rna nte.

tos, s in adquirir

d )

Lev ia tá n es un h o mbre

co n s titu yó la soc ie d a d . y e ntrega ro n todos sus de rechos

Éste, a ca mb io de la d onac ió n, de bía impo ner la paz en tre los sú bdi -

nin g un a o b li ga c ió n , ya qu e n o h a b ía to rn a d o pa rt e en e l con tra to. hec ha la e ntrega, los s úbdit os jam ás podrá n recla mar s us de rec hos.

a rtificia l, qu e ac túa por todos y ca d a un o d e los ho mbreci ll os

lobera». Ese día se

En un mi smo pacto los individuos se uni ero n

Un a vez

que lo constituyen.

q ue e n nin gún modo é l es tá in o a bso lutis m o. E l m o na r -

ca absolu to , orige n de l De rec ho, es tab lece con s u d ec is ió n, med ia nte la ley, lo que es

so

y de

e)

De! so be ra no , e n lin , e ma na n todas las leyes , a las

rey es tá a bs u e lto d e

la

ley,

a quí e!

té rm

m e t id o. El

ju s t o y lo qu e n o

lo es.

A s u

p o d e l-, p o r

c ivil

y

re li g iosa

d e s u s sú bdit o s .

t a nt o, se so m e t e n

t o d os los as p ec t os d e

la

v id a

prín c ipe , h as t a el

term inadas cireunsta ncias. Pero s iga m os co n e l pe nsa d o r in g lés. Loc ke ha bía rec ibido d e

punt o qu e a lg ún a ut o r ll egó a fo rmul a r la li ci tud

d e l r eg icidio e n d e-

Grocio y d e Pu fe n -

do

rf un conce pto de De rec ho na tura l dife re nte a l ela bo rado dura nte la Ed ad Med ia,

qu

e lo d efin ía co m o la pa rti cipació n d e

la

ley e te rn a

e n

la

c ri a

tu ra r acio na l. El De re -

c ho n a t ura l, seg ún Loc ke, e r a co mún a

flejo los d e rec hos natu ra les d e ca d a h o mbre . Ad e m ás, la ley natura l se id e ntifi c ab a co n

to d os los h o mbres y e n é l se veía n co m o r e-

e

l es ta d o d e n a tural ez a , la c u a l se podía d esc ubrir po r la razó n , a l ma rge n d e la re li -

g

ió n qu e

cada un o pra c ti case. Po r

ta nto, co ntra lo qu e

pe n sa b a Ho bbes, Loc ke so s te-

nía que a l constituirse la sociedad , los individuos seguía n conservando los mismos de-

hos qu e ten ía n e n e l es tad o d e n a t u ra leza. E l Es ta d o, seg ún Loc ke, só lo es el g u ar-

r ec

di

á

n d e

esos d erec h os, y s u

m is ió n co ns is te e n fac ilit a r- s u ej e r-c icio.

 

As í, e n la soc ie d a d co n s tituid a, Loc ke di s ti ng ue fund a m e n ta lm e n te d os pod e res:

el

p o d e r leg is la

ti vo, e n ca r ga d o de e labora r las leyes , y el

p o d e r

ejec uti vo , a qui e n co-

rres po n de hace rl as c umplir y a dmin is tra r ju s ti cia. Segú n este a ut o r, la titul a rid a d d e

es tos dos pode res de be res idir' e n dife re ntes pe rso nas,

de los ci ud ad a nos, fre nte a la co nce ntrac ió n e n un a so la, pro pues ta por e l a bso lutis-

ti vo es s up e ri or a l ejec uti vo, y

por lo ta nto e l segundo de be esta r Alg ui e n

pe n s a m ien to, u m b ra l de la Il us t nlción in g lesa , eje rc ió

r r ie nte li be ral q u e limit a el po d e r de l go bi e rn o , c uyas pa

ta d os Uni dos. Po r

aparta del pe nsam ie nto

la sociedad'y d e co nt r-ol de las concie ncias, ex igen u n g obier no il imi tado. E n este se n -

de Loc kc, por cuan Lu s us p retens io nes d e u-a nsfo rm ac ión dc

el co nt ra r io. el modelo li beral su r g id o de la Revo lució n fTa ncesa se

ut as s eg uirá n In g la ter ra y E s-

un a influ e nc ia d ec is iva e n la co -

ha afi rm ado q ue Jo hn Locke, ideológica men te, pertenece a l s iglo XV III. SU

m o. P o r o tro la d o , Loc ke co ns ide

co mo ga ra ntía de la libe rta d

ra

qu e e l po d e r leg is la

subo rd inado a l p rime ro.

t ido, H a nn ah Arc ndt dis tin g ue lo s u ced ido en Es ta d os Un idos .Y e n Francia, porqu e

J4

DE LAS RE VO L UC IO NES LIBERA L ES A LA PR IM ERA GUE RR J\ MU N DI A L

d e l De-

rec ho en la Co ns titu ció n, e n Fra ncia (des

bl

das las leyes ». En op inió n de esta pe nsadora, al rey a bsoluto s ucedía un Estado q ue

tambi é n se se ntía a bs u e lt o d e c umplir la ley. Y q ui zás todo es lo ex pliq ue qu e los

vo lu cio n a ri os fra nceses

re -

o p u siera n un a disy unti va a l tripl e le lll a d e «ig ua ldad . libe rt ad

m ientras a l otro la d o del Atl á nli co la Fu e nl e d el

na tu ra l ve r e n el pu e-

p o d e r

r es id e e n el

pu e b lo y

la

pa reció pe rfecta m e nte

to d o

e l poder,

s in o

o

no

só lo

[

.]

la

ru e nl e

y

e l as ie nl O d e

ta mbi é n el

o ri ge n d e

10-

y

fratern

id ad»: (Co muert e» , lo que ll egó a

ser tradu c ido por un c hu sco li be ra li s mo ibé-

ri

co por un «trá ga la», a l tran s fo rmar co n tod a s u int o lerancia un verbo e n un nombre

propi o.

3.3. L AS LI M ITAC IONES DE LA M ONA RQufA ABSO L UTA

I

\

S TRAN SFORM /\ C IO

ES I DE OLÓG ICAS: I L USTR AC iÓ N y

LI BERA LI SMO

15

m e nt as p¡' ivi lcg ia d os. exe nt os d e impu es tos, se a Ul11e lll a ba la pres ión tribut a ria del ter-

r nun c a a lca n za da

ce

'

es tado. To d o e ll o

e n

s up o nía d a r mu c hos

la

pa sos

at rás e n

e

l ca min o hac ia esa m e ta so lut a.

pl'ác ti ca . q ue se ll a m ó

m o n a rqu ía ab

4. Los planteamientos políticos de la Ilustración

lUda s las c aracte rís t ic a s d e la Ilu st ra c ió n an le ri o rmente d esc r itas po d e m os

e nco nt nl r

tco l'Ías ex pu es tas por Mo nl es qu ie u con la s d e Vo lt airl' o la s

co incidi ero n e n el ti e mpo y p rese nt a ban impor ta nt e.s noved a d es r es pec to a l s is te ma po líti co del Ant ig uo Régim e n.

las

ilus trad os di sc re pa nt es, a la hora de se lecc io na r los re prese nta nt es d e la teo-

Si

e n

a

po líti ca

la clas ifi cac ió n se

hace

m ás

Forza da

to d av ía.

Nada

ti e ne n

q ue

ve r

d e Ro ussea u , sa lvo qu e

 

Aunqu e e n un p la n o teó ri co no se recono zca límit e a lg u no a l p od e r

a bso lu to , e n

 

.

Mo nt esq u ic u , e n s u libro El espíritu de las Leyes , publi ca d o e n 1748, hace un a c rí-

la prác

ti ca

la au to

rid a d

re a l se e n con tró co n

mu c h as li mitaci o n es. De h a be rse c um-

 

ti

ca rTolllal co ntra e l a bsol uti s m o, qu e é l prefi e r e ll a mar d es pot is m o. P ro po ne la se -

p

li d o

a

l

pi e

d

e

la

let

ra e l esq ue ma

d e

es, hubi e

r a

s id o

ill1p os ib le

qu e los 1l1 0-

pa ra ci ó n y equ ilib,-io de pode res, e n lín ea co n lo q ue había

ex puesto Loc ke e n e l s iglo

n

arcas ab so lu

tos s u c um b ie r a n

a nt e

el

H o bb libe ra

li s m o.

S i

la ve rd a d

h ubi e r a res idido e n

a

nt e ri o r. Di c ha t co r ía

es el fund a m ento d e la o rg a n izac ió n po lí ti ca libe ra l, qu e pro-

las p a la bras y

 

n o

e n

la s cosas , co m o sos te nía

H o bb es, d

e

u dor d e

la fi loso fí a nom

i-

cla ma co mo princ ipi o

e n

las Cons tituc io nes

esc ritas la se pa ració n e inde pe nde ncia de

na lis ta, hubi e ra s id o

g a

impos ibl e que las cosas se hu b ieran

l a

revelado, co n toda s u ca r-

p o r provocal~ tar-

d e

verda d . Y es qu e

i mp os i ción d e t o d o vol unt a ri s m o aca ba

de

o

te mpra n o, la s ub le vación

d e

la

rea li dad,

q u e

e

m e rge a l g rito

d e

«las

cosas

so n

lo

qu e son ». Algo d e es to se apre nd e es t ud ia nd o hist o ri a. Vea m os e n q u é co n s is te n a lg un as d e

las limitaciones rea les d e

pud o ser barrido e n su to ta lidad, y e n co nsec ue ncia esos restos de do minios Feuda les

Feuda l no

la mo na rquía abso luta. Pa ra empezal~ e l poder

se esca pab a n d e l co ntro l del m o narca. A s u vez, las li be r ta d es y fu e ros , qu e e l rey co n-

ced e a

d e te rm in a d os g rup os, y so bre tod o a la s ciud a d es, ta mbi é n le li m ita n , e n cua n -

los pod e res leg is la li vo, ejec ut ivo y jud ic ia l.

P o r s u pa rte, Vo lta ire no pa rti cipó de le preocupa ba la co n centració n d e poder

es tos e n el

plantea m ie nl os libe ral es. A Vo ltaire no

más,

monarca sj éste e ra ilustrado. E s

pe nsa ba q ue la rórmul a más eficaz para impla ntar el program a re novador de la Ilus-

trac ión e ra la m o n a l-quía abso lut a.

represe ntante teó ri co d el d es poti s mo ilu s tra d o. Di c ha fórmula es la q ue t riunfa en el s ig lo XV III . A

ta bl ece r e l p rog ra m a d e l d es po tism o ilu s trado e n los s ig ui e nt es pun tos:

Po r eso se co ns id era a Vo ltai re co mo e l ge nuin o

modo d e res um e n , se puede e s-

to

que

e l sobe ran o se ve o bli gado a res pe tar esa s co nces io nes, qu e e n s u día hi zo o re-

 

a)

La orga n izac ió n po lítica de los

Estados debe ase nl a rse so bre un a base racio-

ci

bió co mo he redad a s.

 

n

a l,

dond e los c rite ri os d e unifo rmid ad y d e

ce ntrali s mo rij a n la vid a a dmini s tra ti va.

Ade más,

p or mu y abso lul o que se

p rocl a m e e l rey,

no

ti e

ne

los m edios

para

E

ll o ex igía, e ntre o tra

cosas , la e laborac ió n d e un c u c rpo s is te m á ti co y uniform e de

im

po ne r s u a ut or idad. Por ej e ll1p lo, fu e im po s ib le el d esa rr o ll o

d e

un a

políti ca

tribu -

leyes.

taria a bsoluti s ta, a l no sa be r co n exactitud ni

re in o. Como co nsec ue nci a d e la in ves ti gació n hi s tó rica , hoy co n oce m os, e n mu c hos casos co n mayo r preci sió n qu e e nton ces, las dim e ns iones de mográficas, soc ia les yeco- nómicas de unos re inos que, a l me nos parci a lme nte, era n desco nocidos por los mo-

narcas abso luto s, y por lo tanl o ta mbi é n in co ntrol a bl es. Po r otro lado, los agen tes de la Adminis trac ió n rea l e ludían co n fac ilid ad el co n- tro l de la corona. La aulorid ad de los mo narcas sobre los ori cia les e intende ntes no

de s úbditos de s u

s iqu ie ra e l núm e ro

b) La educación ha de ser reFo rll1ada , tanto en sus co ntenidos como en su o r-

ga ni zació n. De es te m odo, la e nse ña nza se lib raría

n.e~ es tam e nta les , para d ej a r paso a las «d isc iplin as út il es», ta les como las c ie ncias po - SIti vas y las ingelli erías.

En co nex ió n co n e l punt o a nt erior, y ex igi do po r la idea de l prog reso, d ebía

e indu s trial, qu e m ejo ra se la pro du cció n , y p o r lo la vi d a.

d c la esco lástica y de las tradi cio-

e )

d esarr o ll arse un p r o g rama ag r íco la

ta nt o las co nd iciones m a ter ia les d e

f'u

e abso lut a , ha sta e l pu nt o d e que fue prá c ti ca h a bitua l la ve n ta d e n o mbra mi e nt os.

d)

E l es ta bl ec imi e nto d e d ic

ho pro g ram a

i m p li ca ba

a

s u

vez la e limin ac ió n d e

Es más , e n a

lg un a ocas ió n fue el mi s mo rey

e l qu e tu vo q ue co mpra r ca rgos, cuand o

la s tra b as qu e impe día n la libe rali zac ió n d e la pro p iedad . Para

c o nseguir di c ho o bj e -

qu

iso recupe ra r la a utor idad

que se le había esca pa do. A su vez, el forta lecim ie nto de

t

i VO se pro po n e la d esvin c ul ació n y la d esa morti zac ió n

d e

la

ti e n

-a.

la

Admini st ra c ión d e b ilit a el

ca rác te r pe rso n a l d e l poder de l r ey, a l imp o n erse las re -

lacio nes ju rídicas y admin istrat ivas a la acció n d irecta del monarca. S in e mb a rgo, nin gun a limitac ió n f1.le m ayo r qu e la hab itua l escasez d e l d in e ro

ex iste nte e n las arcas rea les. Así las cosas, fue im prescindib le mos de recaudación medieva les, si se q uería un cierto grado

m o d o se in curría e n un a g rave cont radi cció n.

los esta -

de efectiv idad . De este

mante ner los mecanis-

A

la

vez qu e

se

Favorecfa a

Ro ussea u , por o tra pa rte, ex pu so s u teoría po lít ica en libros tal es como Discurso

sobre l~ d es i gua ldad e ntr e l os h o mbr es (J 755) Y El eO I1l/'{/I O soci al ( 1 762) , a p e n as l e íd os

e n

uno d e c u yos pá n -afos af irm a b a : «J a m ás se h a c1e rToc h a d o t a nt o in ge ni o e n qu e r e r co nve rtirn os en bes ti as . Cuando se lee vu est r o li bro da n ganas d e a nd a r a c u a tro pa -

e n

s u o p inión po r es c rito ,

s u

ti e mpo. Sobre e l p rim e ro d e e ll os Vo lta ire le h.i zo ll egar

16 DE LA S REVOL UC IO NES LIB ERAL ES A LA PRIM ERA GUE RRA M UND I AL

( 1760 ), las que

e n mayor medida contribuyeron a divul ga r su pe nsamie nto.

En co ntraste co n las doctrinas cO lltra c lu a lista s d e Ho bbes y Loc ke , e l co ntrato d e

ROllssea u no es un ac uerdo e ntre un go bernante y el pueblo, s ino sólo entre los co m-

po ne ntes de la

co n s tituye co m o nor m a o bje tiva y (mi co principio d e m o r a li dad, a l qu e to d os d e be n

someterse.

En co nsec u e nc ia , los go be rn an tes se ría n los re p rese nta nt es d e l pu e bl o , e n qui e n

so la m e nt e re s id e la sobe ranía . M e nos claro es el it in e ra ri o trazado por ROll ssea u, qu e conduce a la voluntad general. As í las cosas, el voto d e la mayoría no c rea la volun-

«voluntad ge ne ra b>, que se

tas.» Sin e mbargo, fu e ron s u s n ovel as Emilio ( 1762) Y La nu e va Eloísa

mi s m a sociedad.

De es ta

unión s urge la

ta d ge neral, s in o qu e la d esc ubre.

los que acertaron a desc ubrirla , s ino ta mbi é n para la min oría, qu e por e rror

voto e n co ntra d e e ll a.

De es te

mod o se co

nvi e rte e n n o rm a no só lo par-a

e m iti ó s u

5. Los planteamientos económicos de la Uustración

Así co m o Newton d escubri ó un a leyes uni versales e n e l mundo físi co , un g rupo

 

I ,AS TRA NS FO RM AC IONES I DEOLÓG ICAS: I L USTRAC i ÓN y

LIB ERA LI SMO

 

17

d

e

l odos los indi vi du os

p o dí a n co mp etir~ e n

un cl im a

de a b so lut a

li ber t ad.

P e ro

a l re-

d

ac tar e l reg la m e n to, só lo ull a cosa

h a

bía pa sa d o in adve

rtid a el los j u eces

d

e

aq u e ll a

s

in g ul a r c ompe ti ción eco n ó mi ca : no to d os sa lía n d e l mi s mo punto. Los más podero-

sos partían co n una ve ntaja , qu e con e l ti e mp o n o hi zo s in o ag ra nd a rse. E l é nfa s is

pu es to e n la libe rtad eco nó mi c a.Y s u s indud a bl es ve ntaja s, hi zo qu e no se pres ta ra la

debida a los graves prob lemas soc ia les que, de hec ho, empeza ba n ya a sur- tanto o ptimis m o.

a tenció n

gir e nt re

Bibliografía

las pá g in a s a nt eriores SO I1 deudora s d e l m a g iste ri o de

Gon zal o Red o n do , qu e co n s u pro pu es ta d e l «trad ic io na li s mo c ultlll 'a l" ha abie rt o, rec ien te-

hi s tó ri ca y ha fac ilitado la comp re ns ió n de l pa sado es te ca p ítu lo se recom ie nd a la lec tura d e es tos d os:

« La p e rso na age n t e d e la h is t or ia )) , e n Las illdiv i dualidades e n la hisfOria, Ac (¡) s de las 11 Co n -

ve rs a c iones Inte rn acional es

e njundiosa in trod uc-

de la Iglesia en Espa-

La Seg ull da Rep ública . De es t a i n tr od u cció n , i nte "esan es pec ia lm e nt e los

ció n ( 127 pú g inn s, qu e bi en

C0 l11 0 pocos. Oc lodos s u s escr it os,

m e nt e, nu evos ca uces a la in ves ti ga c ió n

E n prin c ip io,

ha y q ue d ecir qu e

para

d e His tor ia, Pampl ona.

1985.

Y la

larga y

po drían se r un li bro exe nt o) d e s u Hi sloria

,ia 193 1-/939, t.

1:

d

e ilu s trados , los ll a m a dos

fi sióc ratas, sos tu vie ron qu e la eco n o mía tambi é n es ta ba re-

ca

pítul

os titul a do s

(( E l prog r eso de la

lib e

rt a d »,

(( La

Re fo rma

prote s ta n t e. un a so lu c ió

n

d e

gida por un orden na tural y unas leyes general es. Pensa ba n estos hombres que ta les

co

ntinuidad ».v (( Los a va n ces d e la sec u la ri z a c ió n » (pp. 15 -49).

 

leyes -s a lvando la dife r e nc ia d e qu e las leyes natura les

n s ic as h.iI1c ionan a l marge n

d

e

la

libe rtad del

ho mbre-

e ran

tan

«leyes natura les})

co m o

las

fís icas; e n

co nse-

c

ue ncia, la co ndu cta hum a na y las leyes pos itivas de bían a co modarse a estas

pautas

na tura les, si es qu e qui e re n propo rcio na r

nu e vo

el pen s am i e nt o esco l ás ti c o s e habí a a djudicado a la <<l ey e t e rna » . Como e l próx im o capít ul o se o c up a es pecí fica m e nt e d e la evolu ción y e l pe n sa- miento económ icos de este período, po r nuestra parte nos limitaremos a adela ntar te-

leg ráfi c ament e los r asgos ge n e ral es d e l pe n sa miento eco nó mi c o d e la flu stración. Ad e-

más de Turgot y Dupont de Neumours, perteneció a esta escuela económica Franyois

co n s id era d o s u fund a d o r. Su ob r a m ás économique. A m o d o d e s ínt es is, e l pe n -

sa miento de estos autores

la libe rta d y la feli c idad. Así las cosas, es te fi s ióc rat as, venía a oc upar e l pu es t o qu e e n

«o rd e n n at ural », propuesto por los

Qu es na y, el m ás imp or t a nte de t o d os e ll os y co n oc ida , pub lica d a e n 1758 , se titul a Tableau

puede resumirse en el enunc iado de cuatro leyes:

m áx im a s atisfa cc ió n co n e l

mínimo esfuerzo.

las riqu ezas part i-

cular-es.

bú sq u e d a d e l inte r és p art ic ul ar

no provoca conflictos.

a nt e riores "i ge n co n pl e nitud , ob te ni e nd o e l

máximo rendimi ento sólo cua ndo exis ten condiciones d e competencia perfecta; es de-

c ir, c uando fun c io na n libre mente

1)

2)

3)

4 )

La ley d el im erés:

La

e l indi v idu o

bus c a s ie mpre la

ley de la ac umulación: la riqu eza ge nera l es la s uma de

e n

el

o rd e n

n at ural , la

La ley de la annonía:

La ley de la libertad: las tres leyes

la oferta y la demanda.

En conse c u e n c ia , se a p li c aba a la eco nomía la conocida co nclu s ión d e llaissez (ai-

h ace r, d e j a d

da b a la sa lida de una car re l-a don-

s i g u e

re , lai ssez pa sse r, l e monde va de lui - m e

s u propio ca min o»). A p a rtir d e es te m o m e nto , se

m e ( << dejad

pasa r~ e l

mund o

Po r t raLarse de o bra s cl ás icas.v po r lo tan to CHiles. se c itan a co ntinu ac ió n s in ningún co-

m e ntari o y

A,-e nch , 1-1.,

po r o "de n a lfabé ti co. las s ig ui en tes:

Sobre la revoluciólI, Mad r id , 1988.

Cobba n , A. (d ir. ) , His l oria d e la s civili zaciol1es. El s iglo XV III : Europa e l1 la época de la Jlu s-

traciólI , Mad rid . 1989.

Dawso n , Ch., Hacia la cO/ ll prell siólI de El/ropa. Ma drid . 1953.

I-la za rd , P., El pellsa lllielllo eu ropeo en el siglo XV III -, Ul crisis de la cOl1ciencia ellropea, Mad rid , 19 4 1.

La tre ill e, A. y Si eg fri e d . A. , Le s (o rces rel igie l/ ses e l la vie polifique. Le c arhoJicis me el leSftll/ lislI1e. Pa rís, 195 1.

Pillorge l, R. , Del absolulis l1lo a las revolll c iol1es, Pamp lo n a, 198 4 , Historia llniversal , 1. IX.

. Ma drid. 1958.

le pro-