Sunteți pe pagina 1din 43
MACROECONOMÍA Teoría y Política Económica con aplicaciones a América Latina Oiivier Blanchard Massachusetts

MACROECONOMÍA

Teoría y Política Económica con aplicaciones a América Latina

Oiivier Blanchard

Massachusetts lnstitute of Technology

Daniel Pérez Enrri

Univesidad de Buenos Aires

Traducción:

Esther Rabasco

Luis Toharia Universidad de Alcalá de Henares

Rabasco Luis Toharia Universidad de Alcalá de Henares Revisión técnica: Ana Milani Universidad de Buenos Aires
Rabasco Luis Toharia Universidad de Alcalá de Henares Revisión técnica: Ana Milani Universidad de Buenos Aires

Revisión técnica:

Ana Milani Universidad de Buenos Aires

Carlos Pandolfi Universidad de Buenos Aires

Buenos Aires Carlos Pandolfi Universidad de Buenos Aires PRENTICE HALL Buenos Aires • Upper Saddle River

PRENTICE HALL

Buenos Aires Upper Saddle River Londres Madrid México Nueva Delhi Río de Janeiro Santafé de Bogotá Singapur Sidney Tokio o Toronto

/ datos de

catalogación bibliográiica

Blanchard, Olivier; Pérez Enni, Daniel Macroeconomía

Teoría y Política Económica con aplicaciones a América Latina

Prcnticc Hall Iberia, Buenos Aires, 2000

ISBN: 987-97892-4-5

Área: Economía

Formato:

19.5 x 255 mm

Páginas: 752

Grente de División: Osvaldo Pacheco

Editor: Dario Rubinstein

Arte de tapa y Diagramación de interiores: Eclipse gráfica creativa

Producción: Germán Silvero

Traducido de:

Macroeconomics

Prentice HalL Inc.

©MCMXCVII

ISBN: 0-13-148099-5

Este libro no puede ser reproducido total ni parcialmente en ningunforma, i por ningn

sea reprográfico, fotocopia, microfilmación, mi meo gráfico o cualq1er otro s1ste� a ecamco, ftoqmmco,

electrónico, informático, magnético,

escrito de ]a editorial viola derechos reservados, es ilegal y constituye

_

medio o pr � ocdimiento,

electroóptico, etcétera. Cua]mer repro�ucc10n sm el permiSO previo por

un delito.

©2000

PEARSON EDUCATION S.A.

Av. Re. de los Patricios 1959 (1266), Buenos Aires, Rep. Argentina

ISBN: 987-97892-4-5

Queda hecho

el depósito que dispone la ley

Impreso

en Argentina. Printed in Argentina

1 1.723

Impreso por Colombo Impresores S.H. en mayo de 2005

Primera edición : abril de 2000

Cuarta rei mpresión: mayo de 2005

SOBRE LOS AUTORES
SOBRE LOS AUTORES

Olivier Blanchard

Es profesor de Economía en el MIT (Massachusetts Institute ofTeclmology). Se licenció en Francia y se doc­

toró en el MIT en 1977. Fue profesor en Harvard desde 19 77 hasta 1982 y en 1983 se incorporó al MIT, donde ha re­

cibido en dos ocasiones el premio al mejor profesor del Departamento de Economía.

Ha llevado a cabo investigaciones sobre muchas cuestiones macroeconómicas, entre las cuales se encuentran

los efectos de la política fiscal, el papel de las expectativas, la rigidez de los precios, las burbujas especulativas, el

desempleo en Europa occidental y, más recientemente, la transición en Europa oriental. Realizó estudios para muchos

organismos internacionales, como el Banco Mundial, el FMI, la OCDE, la Comisión Europea y el Banco Europeo de

Reconstrucción y Desarrollo. Ha publicado más de ciento cincuenta artículos y compilado o escrito más de diez li­

bros, entre los que figura Lectures on Macroeconomics en colaboración con Stanley Fischer.

Es codirector de la revista Quarterly Joumal of Economics desde 1984. Es investigador asociado del Natio­

nal Bureau of Economic Research, miembro de la Econometric Society y vicepresidente de la American Economic

Association.

Olivier Blanchard vive en Cambridge (Massachusetts) con su mujer Noelle. Tiene tres hijas: Matie, Serena y

Giulia.

su mujer Noelle. Tiene tres hijas: Matie, Serena y Giulia. Daniel Pérez Enrri E s profesor

Daniel Pérez Enrri

Es profesor titular por concurso en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y ha dictado cursos de grado y de

posgrado en varias universidades del país y del exterior durante veinticinco años,.donde ha sido calificado y premia­

do como el mejor profesor y capacitador a nivel de posgrado.

Se ha graduado con distinción en la Universidad de Harvard con el Master M.P.A., especialización en Políti­

ca Económica (1982), y en el posgrado intensivo en Presupuesto y Políticas Públicas (1994). Ha cursado el doctora­

do en Economía en la UB Ay ha realizado otros cursos de posgrado en el MIT. Fue becario Fullbright-Humphrey du­

rante 1984 en Washington, DC.

Ha sido director del Centro de Estudios en Economía Aplicada de la UBA y consultor del Banco Mundial y

del Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, DC.

S.e ha desempeñado como asesor de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado y la Cámara de Di­

putados de la Nación y como miembro del Consejo Académico del Departamento de Economía de la Confederación

General de la Industria; ocupó altos cargos académicos en universidades públicas y privadas.

Ha publicado varios libros y artículos en su especialidad.

1983.

Sautmgo de Chile,

1996

.

nnceton

s,

1 cap1;u1o

8 es de faCI1 lectura;

caps.

el resto es más difícil.

-

,

,

.

naorma

e

argent,

e

Bi

Infl f

, Robert (comp.), Tnflation: Causes and

g

a mns

, en

Effects, NBER y un've'''

a

Past and Present ; '

D

b use h

u d' 1gr y F1scher,

R

Stau!ey,

"Stopping Hyperinflations,

om

,

chzv, 1, 1986, pgs.

1-4?_, contiene una amena descripción

acerca de] fin de las

.

57

387

436

478

MA C ROECONOMÍA

Díaz Alejandro, Carlos, Ensayos sobre la historia económica argentina

,

A

morror

tu

Qui

ce

años de desempeño

económico. América Latina y el Caribe,

1980-1995

' 1'" Cio ne!

Dos buenas visiones

son:

panorámicas acerca de lo que saben y no saben 1

os econo

·

rmst

as

Dorbusch,

!IOn

Rudiger;

Sturzenegger, Federico y

Activity,

, Broo/angs Papers on Economic

Wo1f,

Ho1ger, "Extreme

2,

1990, págs. 1-84.

Agenor, P1ene R1chard y

Montie1, Peter

'

Development Macroeconomic

ton , NJ

1995

8

11

E

.

Inflation:

p

·

uy

u

run ¡

El caso de Israel, que

he en Bnm,

Mwhael,

.

expenmento una elevada inflación y una estabilización

Crisis, Stabilization

and Economic

Rejorm,

Oxford

en

1993, especmlmente los capítulos 2 a 5. Michael Bruno fue el gobernado

tl e

a mayor parte de ese penado.

d ¡ B

re

Una gran parte de las investigaciones recientes

ha centrado la atención e

fla'

cmnes.

u

no

d1

e

,1

os articu os clásicos

sobre esta cuestión es el d

s

1

f

,

H

11

la

ae<oa <ta.d

anca

d

Chicago, 1982

:

y

ágs. 41-97. En

ese

artículo,

Sargent

sostiene que un programa

punto de vista d

e

1

a

'

acttv1

·

d

ad

una estabthzacwn con un coste bajo o

nulo desde el

·

ma, Austna, Po1oma e Itaha en 1947 , Israel

en 1985 y Argentina en 1985.

'

SÉPTIMA PARTE EL LARGO PLAZO

y Argentina en 1985. ' SÉPTIMA PARTE EL LARGO PLAZO LOS HECHOS DEL CRECIMIENTO CAPITULO 22

LOS HECHOS DEL CRECIMIENTO

CAPITULO

22

En los próximos capítulos, analizaremos mds profundamente la teoría y la contrastación empírica de los hechos del crecimiento económico, asícomo los debates contemporáneos sobre las causas del des­ censo y el ascenso en el desarrollo económico de las naciones. Se estudiarán algunos modelos que exploran la influencia del capital, del trabajo, la investigación y la innovación tecnológicas, el aho­ rro y la inversión. Nuestras percepciones acerca de cómo marcha la economía tienden a estar dominadas por las fluc­ tuaciones interanuales de la actividad. Las recesiones y expansiones nos llevan a mostrarnos pesi­ mistas y optimistas, respectivamente. Pero si realizamos un análisis retrospectivo y observamos la ac­ tividad durante períodos mds largos -por ejemplo, durante varias décadas-, el panorama cambia considerablemente. Las fluctuaciones pierden importancia y sobresale el crecimiento, que es el au­ mento continuo de la producción agregada con el paso del tiempo. Varias investigaciones realizadas en la Argentina sobre la evolución económica demuestran que esta ha presentado tasas de crecimiento muy bajas, salvo en el cuarto de siglo posterior a la posguerra. Desde fines de la década de 1920 hasta mediados de la década de 1980, el producto per cápita de la Argentina creció menos dell % por año. Algunos países que en 1929 tenían ingresos per cápita de aproximadamente la tercera parte de los de la Argentina hoy la han superado. Observaremos en los cuadros siguientes que la Argentina tenía en 1913 . un PIE per cápita semejante al de Francia, dos veces el de lcÍ pón, cuatro veces el de México, el doble del de &paña y casi el60 % del de Estados Unidos. A mediados de la década de 1960, la Argentina representaba aproximadamen-

Cuadro 22.1A

Comparación en porcentaje del PIS per cápita de la Argentina con respecto a los de otros paises en

distintos periodos.

Alemania

Australia

Brasil

Corea

EE.UU.

España

Francia

Japón

Italia

México

1913

97

64

188

102

215

151

442

1938

83

60

1950

111

57

295

656

59 44

172

94

127

132

277

89

236

156

366

1965

1989

60

39

51

37

264

115

498

93

40

27

130

65

64

40

87

43

95

42

300

115

Fuente: De la Balze, FelipeA M. ,"Reforma y crecim iento en la Argentina", Refórma y convergencia, CARI {Consejo Argentino para las Relaciones lnternacionales)-ADEBA (Asociación de Bancos Argentinos), Buenos Aires, 1993.

(%)

6,3

1,2

4,0

0,0

310

2,8

702

4,4

0,8

532

4,3

1,0

3,6

3,8

0,6

1,0

2.220

5,6

2,6

14.870

3,3

14.060

3,4

1,9

12.820

6.960

3,1

7.700

4,0

1,5

13.120

5.230

2,5

1 1.400

3,9

1,7

12.190

0,5

Alemania

13.450

Filipinas

4,6

Australia

11.080

3,7

1,6

Sudáfrica

2.770

4,4

2,5

1.380

2,6

Países

Bajos

11.790

1,1

Reino

Unido

Q,4

Suiza

17.430

2,5

2.560

1,8

2,8

7.772

480

MACROECONOMfA

te el 60 % del PIE per

el60 % del de Japón.

cdpita de Francia, cinco veces el de Corea, el 40 % del de

Afines de la década de 1980,

la Argentina solo tuvo un PIE

Estad os

per

no al 30 % del de Estados Unidos, el 40 % del de Japón y de Francia, solamente el 90 % rea y una cifra muy semejante al de México.

Si recordamos el capítulo

llevado aproductos

por año. Asimismo,

1,

la eVolución y el crecimiento económico de ciertos países

av.an ;�aG

per cápita afines de la década de 1990 que superan

los países de ingresos medios tienen

ingresos

per

en promedio los

cápita que

hoy

han

U$S 3.000 y U$S 9.000 por año

Y por habitante. Los países muy pobres no solo no

que han involucionado, y sus productos per cápita no llegan a U$S 500 por habitante y

Cuadro 22.1 B

Crecimiento comparado de algunos pafses.

País

Producto per cápita en

dólares constantes de

1981

 

1981

Hungría

2.100

Rusia

Japón

10.080

Checoslovaquia

México

2.250

Grecia

4.420

Yugoslavia

2.790

Bélgica

11.920

Finlandia

10.680

España

5.640

Austria

10.210

Brasil

Suecia

Noruega

Turquía

Estados Unidos

Italia

Nueva Zelanda

Dinamarca

Irlanda

Canadá

Francia

Colombia

Argentina

Honduras

Promedio

790

9.110

600

1929

115

1.266

2.346

2.140

1.161

2.106

486

3.727

3.582

1.540 403

3.502

1.937

2.226

4.008

1.700

3.773

4.221

4.790

283

3.979

1.041

564

5.105

3.985

7.792

1.764

614

2.339

6,0

5,3

6,8

4,1

3,3

4,6

3,8

3,0

2,6

2,8

4,4

2,8

2,0

2,5

2,7

3

, 9

(%)

0,5

/,2

0,4

0,3

0,6

0,8

1,2

0,6

0,7

0,3

0,8

2,6

0,9

1,2

Fuente: Cavallo, Domingo, Va/ver a crecer, Ed.Sudamericana-Planeta, BuenosAires, 1984.

LOS

HECHOS

DEL CRECIMIENTO

481

Los organismos internacionales tienen una clasificación más desagrega d a sobrrel producto per cá­ pita de los pa(ses y consideran de ingresos altos a aquellos que superan los U$S 9.386 (según el In­ forme de Desarrollo Mundial publicado por el Banco Mundial en 1997) y de ingresos bajos a aque­ llos que estdn por debajo de los U$S 765 per cdpita.

Cuadro 22.1 C

Evolución del PIB per cápita de algunos países (medido en dólares de paridad de compra de 1 989).

 

1870

1913

1938

1950

1965

Argentina

1432

2739

3107

3602

4422

Alemania

1404

2819

3727

3247

7332

Australia

3691

4845

5204

6274

8583

Austria

1442

2758

4892

2948

6213

Bélgica

2184

3415

4615

4384

6904

Brasil

803

1220

1676

Canadá

1692

4004

4215

6474

9360

Chile

1895

2069

2357

3000

Corea

549

887

Dinamarca

1697

3311

4360

5450

8633

EE.UU.

1749

4307

5260

8191

11052

España

1457

1808

1300

3390

Finlandia

971

2022

3559

3722

6678

Francia

1481

2591

3317

4029

6918

Gran Bretaña

2288

3605

4297

4846

6901

Holanda

2120

3055

3680

4525

7340

Hong Kong

3764

Irlanda

1260

1934

2828

4286

Italia

1318

1811

2350

2305

4676

Japón

726

1272

2444

1523

5097

México

417

619

713

984

1470

Noruega

1277

2232

3787

4876

7640

N. Zelanda

1884

3119

8 101

8798

Portugal

1223

1392

1 142

2308

Rusia

786

1179

1905

2552

5197

Singapur

2830

Suecia

1070

2566

4405

5742

9397

Suiza

2147

3584

5543

8178

9902

Taiwán

630

1430

1980

19891

56742

56752

13037

14507

11830

15256

1 1006

13063

1 1673

13313

3869

4951

14456

18635

4488

4987

2242

6117

12716

13751

14938

20998

5590

8723

10832

14598

11730

14164

8844

13732

11097

13351

9064

14450

6705

7481

8497

13608

10461

13283

2335

4888

12435

16838

9072

11155

5464

6259

6270

8932

11334

12664

14817

12268

18590

4119

62103

1 A los efectos de proporcionar valores comparables, las cifras originales elaboradas sobre la base de los precios relativos

de los Estados Unidos fueron reexpresadas a valores de 1989, según las variaciones experimentadas en el índice de precios mayoristas de los Estados Unidos para el período. 2 Para la Argentina en 1980 y 1989 se han utilizado datos extraídos de la nueva versión de las cuentas nacionales (BCRA,

1 993). El dato equivalente, basado en las viejas cuentas nacionales, en el Penn World Table para 1 989 era de U$S 4.31O. 3 Datos para el año 1988.

Fuente: De la Balze, Felipe A M., "Reforma y crecimiento en la Argentina", Reforma y conve rg encia, CARI (Consejo Argentino para las Relaciones ln­ ternacionales)-AQEBA (Asociación de Bancos Argentinos), Buenos Aires, 1993.

Para el caso de Estados Unidos, lafigura 22.1 muestra la evolución

del PIE de ese país (en dólares

de 1987) desde 1890. Hemos sombreado

tanto los

años comprendidos entre 1929 y

1933

-que co­

rresponden a la gran disminución de laproducción registrada durante la Gran Depresión-

años

comprendidos

entre 1980 y 1982,

que corresponden

a la mayor recesión

registrada

como los

desde

la

2,5

1,5

menta del 3% era

igual a

160 000

u

·

'

')

Una escala logarítmicu es

lf

l

·

1

1

la por medw de la

misma

distancia en

la escala

En ot

[

al

b

d

d

t

va exponencwl cuando se utiliza

l

r

t

una

e

la�a de

si una variable crece 1111

crecmuell/o:

3

%al mio,

la pendiente de

la

línea es 0,03.

Incluso cuando una variable

tiene una

crecimiento

tasa de

otro,

a:w a

ocurre, de

hecho,

como

con el

la pendiente en

PJB,

cualquiera

del tiempo sigue dando

un pumo

la

de crecimiento de

variable

tasa

esa

ftémpo. Esa es la razón por la que

tT

se u

t

za una esca

1

ogantmrca para

a

1•ariables que crecen con

representar

el paso del tietnpo:

obsen,ando

!""''""'"'�

w

nente que

esta ocurnendo con

la

tasa de crecimiento.

482

MACROE CONOMÍA

LOS

HECHOS

DEL CRECIMIENTO

483

Segunda Guerra

Mundial. Incluso estos episodios

parecen pequeños en comparación con

aumento que ha experimentado la producción en los últimos cien años1

el

Hasta ahora,

guientes,

dos

hemos centrado

la atención

en las fluctuaciones.

En este

capítulo y

en

los

iento

la centraremos en el crecimiento.

En este, presentamos los hechos del crecim

Unidos y de otros países,

tanto de la época reciente como de tiempos más lejano s. A

del crecimiento,

ción, formulamos

un marco para analizar los determinantes

que ae·samJll.o,

los dos capítulos siguientes. En el capítulo 23, centramos la atención en la acumulac ión

y en el capítulo 24, en el progreso tecnológico.

El crecimiento en los países ricos desde 1950

El cuadro 22.1 indica la evolución de

laproducción per cápita

(el PIB

dividido por la

población) de cinco

-F rancia, Alemania, Japón, el Reino Unido y Estados

son las grandes

potencias económicas mundiales

Unidos- desde

hoy en día,

1950. Hemos elegido estos países no

caso es representa-

sino también porque su

general,

de

lo que ha ocurrido

en los

países avanzados

(los países que son

miembros de la

OCDE) durante

ú l ttirrtos cincuenta años aproximadamente2.

Basándonos en nuestros conocimientos

en el capítulo 25 centramos

tecnológico,

tanto acerca de las fl

como acerca del

relación entre

paro,

La evolución de la producción per cápita en cinco países ricos desde 1950.

Tasa anual de crecimiento de la producción per cápita {%)

 

1950-1973

1973-1992

1950

 

4,2

1,6

4.045

4,9

1,9

3.421

8,1

3,0

1.430

5.395

la atención en cuestiones actuales; analizamos la

el desempleo y los salarios. W>mos si el progreso tecnológico genera

desigualdad salarial registrado

se oyó tanto en Estados Unidos durante

si es la causa del aumento de la

años.

Producción real per cápita (dólares de 1985)

Cociente entre

la producción

 

per cápita

1973

1992

1992-1950

10.316

13.918

3,4

10.315

14.709

4,3

8.539

15.105

10,6

9.609

12.724

2,4

14.379

17.945

2,0

10.631

14.880

3,2

la Gran Depresión como actualmente en Europa;

en Estados

Unidos en los

6.400

-8 3.200

Recesión de

1980-1982

2,2

1,2

8.772

m

;¡¡

4,4

1,8

4.612

"

-8 1.600

0

m

o

g

·e

m

"

0

.!!

800

·e

o 400

m

.,

0:

200

1890

1899

1908

1917

1926

1935

1944

Años

Figura 22.1

El PIB de Estados Unidos, 1890-1994.

1953

La producción agregada de Estados Unidos se ha multiplica do po r vein ticinco desde /890.

Fuente: Nationol /ncome and Produa Accounts.

La

esc ala empleada para medir el PJB en

una vanable que

.

do

el PIB em de

1

el eje de ordenadas se

denomina escalillogaríhnica. Se

En ese caso, cuanto

de!J%

diferencia de la escala

variable

lineal habitunlpm·lo>lg<á<

d'

nte .

).,342 ''iffo

crezca con el paso del tiempo, por

U$S

212.000

millones

(en dólares de

ejemplo, un 3%al alfo.

1987)

en

1890,

era igual a 6.400 millone;;

en

mayor sea ft¡

mayor má "' "''""'"'o

1994,

con

un PIB

de

un aumento

1 que

1111

a en

ones.

1

-

representaramos e

¡ PIB

.

.,

uf¡ IZWI

d

o una escala lmeal,

·

los incrementos serfan cada

vez mayores

con

a que e

nusmo aumento proporcwnal representa

·

la misma distancia en

la escala. As{,

un aumento del 3 %.

.

.

.

sea a

·

ras P

a

mea , pero por me

rll.l·,

a con

d

'

¡

10 te una

uc a

¡·

mea

e

·

una vana

hl

e

que crece a una tasa constante

se

recta cuando se utiliza

una escala logarítmica.

La

representa por

pendiente de

la

no ponderada. Alemania se refiere a Alemania Occidental solamente.

'

S"mmm,, Robert y Heston,Aian, Penn WorldTab/es,

1995.

Obsérvese que el cuadro contiene las cifras de la producción per cápita y no de la producción. Hay dos raza­ para fijarse en las primeras y no en las segundas. La evolución de la producción per cápita de un país da una idea de la mejora de su nivel de vida que la evolución de la producción total. Y cuando se comparan países que tie­ una población distinta, las cifras de 1a producción deben normalizarse para tener en cuenta estas diferencias de- og¡·áficas. Eso es exactamente lo que hace la p�oducción per cápita. Antes de analizar el cuadro, debemos explicar cómo se calculan las cifras sobre la producción. Hasta ahora, hemos calculado las cifras de producción en dólares de países distintos de Estados Unidos, hemos empleado

�ertcillo método de expresar el PIB de ese país en su moneda y multiplicarlo por el tipo de cambio vigente en ca­ ¡momentto para expresarlo en dólares (véase el capítulo 1). Pero este sencillo cálculo no sirve aqui por dos razones. En primer lugar, como vimos en los capítulos 13 y 14, en un sistema de tipos de cambio flexibles estos pue­ experimentar grandes fluctuaciones (es lo que ocurre, por ejemplo, cuando la política monetaria provoca grandes tenmcias entre los tipos de interés). El dólar se apreció y se depreció en la década de 1980 alrededor de un 50 % a las monedas de sus socios comerciales. Pero seguramente, la producción per cápita de Estados Unidos -con­ como un índice de su nivel de vida- no aumentó y disminuyó un 50 % en comparación con la de sus so- comerciales en la década de 1980. Sin embargo, esta es la conclusión a la que llegaríamos si comparásemos los interiores brutos utilizando los tipos de cambio vigentes en cada momento. La segunda razón va más allá de las fluctuaciones de los tipos de cambio. El PIB per cápita de la India es a U$S 252, utilizando el tipo de cambio actual, mientras que el de Estados Unidos es de 24.5853. Seguramen­ nadi e podría vivir con U$S 252 al año en Estados Unidos, pero la gente sí vive con ese dinero -aunque es cier­

que no

muy bien- en la India. La razón

se halla en que los precios de los bienes básicos,

es decir, de los que se

para

subsistir,

son

mucho

más

bajos en

la India

que en Estados Unidos.

Por consiguiente, el consumidor

'"'fiácilt

,

,

.

1

l

'

·

el recuadro "Temas concretos" del capítulo 1 para una lista de los países miembros de la OCDE .

se refieren a 1993 en todos los países, que es el año mds reciente del que se dispone de datos sobre la India.

1.

multiplicó por más de 10 la producción real

19 años))/42], lo que

[((8, 1 % oo 23 años) + (3,0 %

5,8%

oo

tanto anteriores como

Las dos primeras columnas del cuadro 22.1 exhiben las tasas de crecimiento

la fecha utilizada para di­

1973. Es difícil señalar la fecha exacta de la desaceleración; 1973,

posteriores a

Sin embargo, la desaceleración ha sido ma­

en los cinco países.

El crecimiento se ha desacelerado

Japón, por

Francia, Alemania y, especialmente,

yor en los que crecieron más deprisa antes de 1973, como

son menores después de 1973

diferencias entre las tasas de crecimiento de los distintos países

Jo que las

que antes.

la evolución

Esta disminución del crecimiento, de continuar, tendrá profundas implicaciones··para

media de crecimien­

del 4,4 o/o al año (la tasa

el futuro. A una tasa de crecimiento

de la renta per cápita en

de vida tardará 1? año

en

1973), el nivel

to no ponderada de nuestros cinco países registrada entre 1950

y

1992-, tardara 39 anos.

duplicarse. A uua tasa de crecimiento del 1,8 % -la media registrada entre 1973 Y

iba a ser rápido ha te­

la renta per cápita

años 50 y 60 de que el crecimiento de

La creencia exi.stente en los

De hecho, en el caso de algunos

gru­

uu lento crecimiento desde 1973.

nido que dar paso a la realidad de

JUnto con

crecimiento de la renta per cápita de la econonúa en su conJunto,

pos socioeconómicos, el lento

renta

una disminución absoluta de su

4 El cálculo de las cifras basadas en

en relación con la media, ha provocado

¡

PPA ll

una disminución de su renta

crecimiento han sido los trabajadores me­

del

más afectados por ]a desaceleración

real. Normalmente, los

5 Summers,

Robert y Heston

Al

"Th

p

Id

w.

cualificados. En el capítulo 25 analizamos detalladamente este tema.

nos

484

MACROE CONOMÍA

medio hindú, que consume principalmente bienes necesarios, no se encuentra, en realidad, en una sJtua ,oi 6ni

peor que el

norteamericano.

Lo mismo ocurre en otros países:

en general,

cuanto menor es

la renta d

e un

0 de

bajos son los precios de sus alimentos y servicios básicos.

Por lo tanto, cuando

nuestro objetivo es

comparar niveles de vida de distintos períodos

(como aquí),

las comparaciones tienen

más sentido si

se tienen en cuenta los efectos

que acabamos

es lo que hacen

las cifras del cuadro 22.1. En el recuadro titulado

"La elaboración de cifras basadas

d

e

en

l

a

IZamos mas

extensamente esta cuestion y explicamos con detalle cómo se realizan los cálculos.

.

.

Pero el

sencillo: se emplea tm conjunto común de precios de bienes y servicios

similares producidos en cad

a

c1 'f ras aJusta d as del PIB

·

real, que podemos concebir como indicadores del

poder adquisitivo

de distintos países,

se denominan

cifras basadas en

la paridad del poder adquisitivo (PPA)4

a lo lar

go

Las

diferencias

entre las cifras basadas

en Ja PPA y las cifras basadas en los tipos de cambio

da momento pueden ser significativas.

Tomemos nuestra comparación entre la India y Estados Unidos.

fras basadas en

la PPA,

el PIB

per cápita de Estados Unidos es 17

veces mayor que el de la India. Esta

grane, pero menor que la de 97 veces que se obtiene utilizando los

c

ns1deremos la

renación de los p

ano, el PIB per capita de Esa dos

taba un 70 %

tipos de cambio vigentes en cada

íses ricos según su producción per cápita. En 1994, a los tipos de

Um?

s solo era el undécimo más alto del mundo. Por ejemplo, solamente

Pero utilizando cifras basadas en

la PPA

,

Estad

os

de la producc10n per cap1ta de Japon .

,

.

,

.

.

temen

d

o

1

a mayor producción per cápita de los grandes países del mundo.

Examinemos

ahora las

cifras del cuadro 22.1.

Debemos extraer tres grandes conclusiones del madJ·of•

La elaboración

de cifras

basadas en

la PPA5

Consideremos dos

países, que para concretar llamaremos

.

aJustarnos mucho a los datos reales de Jos dos.

Estados

Unidos

y Rusia, pero

nes:

En Estados Unidos,

el

consumo per cápita es igual a U$S

20.000. Los individuos cmnpJrand

adquieren un automóvil nuevo cada año por U$S 10.000 y gastan el resto en alimentos. El

cauasta anual de alimentos es de U$S 10.000.

En Rusia, el consumo per cápita es igual a 6.000.000 de

rublos. La gente conserva su

rante vemte años '

promed10,

.

l

precio de tm automóvil es de 40.000.000

de

de rublos, por lo que los individuos

rublos- al año en autom6viles.

una v1ges1ma parte de esa cantidad -2.000.000

misma canasta de alimentos que los norteamericanos

a un precio de 4.000.000 de rublos.

so

Los automó : 'iles rusos y los norteamericanos

los nor:eame canos (el lector puede discutir

son de la misma calidad, al igual que los

el realismo de estos

supuestos:

la cuestión de si

movll del pa1s X es 1gual que uno del país Y es muy parecida

al tipo de problema que tienen los

para elaborar md1caores basados en la PPA). El tipo de cambio es de 4.000 rublos por dólar. ¿Cuál

sumo relativo per captta en Rusta en comparación

con el de Estados Unidos?

lo

en

odemos

dolares

,.

P

n

tentar respo der a esta pregunta tomando el consumo per cápita de Rusia y

.

utilizando

el

hpo

de

cambio.

Según

ese

método,

el

consumo

ruso

en

dólare's

6.000.000/4.000 = U$S 1.500, o sea, un 7,5% del consumo de Estados

Unidos.

¿Tiene sentido esta respuesta? Sí, los rusos son más pobres, pero los alimentos son relativamente

ratos

en

Rusia.

Un consu�idor

norteamelicano

que gastara

todo

en

alimentos compraría (U$8

10.000)

= 2 canastas de ahmentos.

Un consumidor ruso que gastara todo en aJimentos compraría

La diferencia entre la renta de Estados

rublos/4.000.000 rublos)

= 1,5 canastas de alimentos.

Rusia parece mu ho menor cuando

consumo se destman

se expresa en cariastas de alimentos.

este cálculo parece relevante.

Y dado que en Rusia

al gasto en alimentos,

dos

ese mio.

1991, págs. 327_368.

'

an,

a

e

enn

(

eva lempo Y esJuer:w.

,r.

Las mds recientes corresponden a 1992; esa

es la raz6n por la que el cuadro

22.1

or

Table Mark5: an Expanded

Set oflnternational Comparisons.

1

950-1988",

Quarterly Journal

se

LOS

HECHOS

DEL CRECIMIENTO

485

¿Cómo podemos mejorar, pues, nuestra respuesta

inicial? Utilizando el mismo

conjunto de precios en

ambos países y midiendo entonces las cantidades

junto comün de precios.

de Estados

Rusia? El

consumidas de cada bien

en cada país por medio de un con­

. Expresado en los precios

20.000. ¿Y en

de

el

Supongamos que utilizamos los precios de Estados Unidos

Unidos, el consumo per cápita norteamericano

ruso medio

compra 0,05 automóviles a1

U$S

evidentemente sigue siendo de U$8

año y una canasta de alimentos.

Utilizando los precios

de alimentos--

Estados Unidos ----<:oncretamente,

consumo ruso per cápita es de

10. 000 por un automóvil

y 10.000 por una canasta

[(0,05 oo U$S 10.000) +

(1 oo U$S 10.000)] = U$S 10.500. Eso quiere decir

norteamericano per cá­

que el consumo ruso per cápita es de U$S

pita,

10.500/U$5 20.000 = 52,5 % del consumo

estimación mejor de los niveles relativos de vida

que la que hemos obtenido utilizando nuesh · o primer

método (con el que la cifra es del 7,5

%).

Este tipo de cálculo subyace a las estimaciones basadas en

la PPA que empleamos en el texto,

de Penn World Tables.

que son

los resultados de un ambicioso proyecto conocido con e] nombre

Dirigido por tres eco­

nomistas (Irving Kravis, Robert Summers y Alan Heston) dm·ante más de quince años, este proyecto ha ela­

borado sedes baSadas en la PPA no solo para el consumo (como acabamos

no, en términos más generales, para el PIB y

de hacer en nuestro

ejemplo), si­

sus componentes, desde 1950, en el caso de la mayoría de los

países del mundo.

1. Lo más importante es saber cuál ha sido la intensidad del crecimiento

rado el nivel de vida en los últimos

40

en los cinco países, cómo ha

mejo­

años. Desde 1950, el crecimiento ha multiplicado la producci6n real

per cápita por 2,0 en Estados Unidos, por 4,3

en Alemania y por 10,6 en Japón

del interés

.

Estas cifras muestran lo que a veces se denomina la fuerza

compuesto. Probablemente,

el lector habrá oído hablar de que unos pequeños

una cifra considerable el día de la jubilación.

versión de un dólar, cuyos rendimientos

de U$S 12 [(1 + 6 %)42 = U$S 11,55].

ríodo

ahoiTos conseguidos durante la juventud se convierten en

% al año, una in­

Por ejemplo, si el tipo de interés es del 6

se reinvierten todos los años, genera, 42 años más tarde, alrededor

Se aplica la misma lógica a la tasa de

crecimiento japonesa del pe­

de Japón registrada en ese período de 42 años fue del

1950-1992. La tasa anual media de crecimiento

que una comprensión mayor del crecimiento, si lleva a concebir medidas que lo es­

el nivel de vida.

La adopción de medidas que elevaran la ta­

per cápita. Es evidente

timulen, puede influir extraordinariamente en

sa de crecimiento, por ejemplo, del ? al 3 %, daría lugar después de 40 años a un nivel de vida un 100 %

mayor que si no se adoptaran.

2. El crecimiento se ha desacelerado

desde mediados de los años 70.

vidir la muestra en el cuadro, es tan buen año como cualquier

otro de mediados de la década de

1970.

MACROECONOMÍA

487

3. Los niveles de

d

·

p

·¡ a d

1

ro

uccJon per capt

os cmco patses han convergido co

e

1

d

p I abras,

el tle po.

o

e

pa o

.

los países que se encontraban

rezagados han crecido

más deprisa

CLa entre ellos

Estados

Unidos.

y

En 1950, la

producción per cápita de Estados Unidos era de ah·ededor del dobl

cron del

d

Retno

e la

Umdo,

Alemama y

e

Francia

y más del

séxtuple de la japone

sa. E

J

,

tactos Umdos

n

apon Y

se consideraba la tierra de la abundancia donde todo er

.

las pe rcepcwnes se h an

.

desvanecrdo, y las cifras explican por

·

-

que'

u¡·¡ ·

d

·f

I Izan

basada

o c1 ras

a pro

·

n norteamericana per cápita sigue siendo la mayor

s

ucc1

1992

pero

1

en

a la al

so o era u n 25

'

'J( 0

1

f

emana

a

y

umcamente un 20%

rancesa y

superior a la japonesa.

Esta convergencia

de los niveles de producción

per cápita de los dist n t

.

1

.

JUnto de países de la OCDE. Dicha

convergencia se muestra en la fig

22 2

medi

d

·

·

a

e crecnmento

a produccrón per cápita registrada

sa

e

entre

1950 y 1992

1

,

.

.

ctal

de producción per cápita de

1950 correspondiente al coniunto de

patses que son rmembros de

DE e

1 a ac

tual.dad .

n

.

E

una clara relación negativa entre el

1

xtste

e�

nivel inicial de

d

· �

tasa de crecimiento desde 1950. La relación no es perfecta

Turquía qu

·

e

ema aproxrmadamente el

·

·

1 d

'

d

o mve

e pro

uccwn

que J apón en 1950

per captta

tiene una ta

d

·

·

sa

e crectmtento que solo

alred e or de 1 a mita

'

d

·

d d

1

a Japonesa. Pero la relación existe claramente

e

. Los paf ses que se

zagados en 1950 normalmente

han crecido más deprisa.

La cuestión de la convergencia

de

la producción per cápr"

h

·d

a SI o un tema candente en 1

tí gaciones macroeconomicas

·

de la ültima década Algunos

as

ha

1 d

n q �:n; o ;

.

un postble defecto en los

Examinando el conjuto de países

como el de la figura 22.2.

man part: atualmente

lo que. hemos hecho

de la

en realidad ha sido examinar un

club de venced

ores econncos.

OCDE no se basa oficialmente

La pettenencia

en el éxito económico pero

este

Sin embargo, cum1do se examina n club cu: ·

:!

;:�e�!�:a

.

de la misma.

nante

����� o ::n :o

O España

Gr e cia

O

oo

D

O Turquía

D

D rn

R ino Unido

O O

e

D

D

Estados Unidos O

l an a

-- �D�N� u v� a �Z� � :

e

d

e

------------ --------��-------------- ---- -- ¡-
0

1J

:

:

--,

--

3000

9000

Producción per cápita

en 1950 (dólares

de

1985)

Figura

22.2 Tasa de

crecimiento

del PIB

per cápita desd

e J 9

50 frente al PJB per

Los pa íses que tenían

cápita existente en J 950 países de la OCDE

,

un n ivel más

baio de prod

"

,

ucc ton

per copita

en 1950

'

h an

·

d

·

Fuente;

o normalmente más deprisa.

CreCI

Summers, Robert y

Heston

' Alan "Th

p

enn ••orld

Table

e

Mark 5

'

E xp

and

d

}ournal ofEconomics, 2,

· an

5 et

·

0 f

,

,

lnternattonal Comparisons, 1950-1988",

e

.

199 t,

págs. 327-368

Quarterly

.<