Sunteți pe pagina 1din 267
1 C.E. C. S.R. I
1 C.E. C. S.R. I
H. A. Flaschka A. J. Barnard, Jr. P. E. Sturrock ~ \ 3a. IMPRESION
H. A. Flaschka
A. J. Barnard, Jr.
P. E. Sturrock
~ \
3a. IMPRESION
dosamente su contenido sin necesidad de consultar otros textos de referencia. En cualquier caso, repetitio
dosamente
su contenido sin necesidad
de consultar
otros
textos de referencia. En cualquier caso, repetitio est mater
studiorum.
Se preguntas
recomienda de especialmente
que lo el menos
estudiante
conteste
las
cada sección,por
aquellas
en las
que
se
las para
respuestas
cuan-
do
ello
sea
requerido
específicamente
el respecta
profe-
sor.
Estos
ejercicios
proporcionarán
mejor
sión
de
las
relaciones
matemáticas.
En
casos,
la
respuesta
debe
quedar
condicionada
en
lo muchos por
que aun compren-
a tituye
sus
límites
de estímulo
validez;
este
tipo
de numéricas,
consideraciones
cons-
un proporcionan no
buen
pensar
y una
comprender.
Puesto
estudiantes
principiantes
nunca
o
rara
consultan
la los literatura autores
original
que
se este
publica
en
revistas, que
los
no técnica
hacen
referencia
a
tipo vez
de
Sin
embargo,
debe no constituyen entenderse
los
y trabajos. hechos
que libro,
se
presentan
son originales
de conceptos
los de
auto-
res
de este
sino que
el que resultado
la
investigación
de muchos
científicos
de diversos
países,
des-
de
el determinado
siglo XIX.
El tema,
estudiante
en profundizar
en
un
deberá interesado
consultar
con
el
profesor,
PREFACIO Este es un texto de introducción con un objetivo fundamen- tal: proporcionar al estudiante
PREFACIO
Este es un texto de introducción con un objetivo fundamen-
tal:
proporcionar al estudiante las bases de la teoría y los
principios
análisis
cuantitativo de inorgánico
constituye
una
de las del
áreas
más importantes
la química que
cuantitativa.
Esta
planeada
para
estudiantes
hayan ele-
ad-
quirido obra ya está
ciertos
conocimientos
sobre los que
conceptos
mentales y las secciones descriptivas de los primeros cursos
de
química
física. concisa
Algunos en de este
estos libro.
conceptos
se vuelven
a tratar
en y forma
Otros de
ellos se
presentan
con mayor detalle, previendo la posibilidad de
que el estudiante los haya estudiado bajo un punto de vista
diferente
o sin analítica.
la penetración
para perfectamente
su
a la química
los necesaria
estudiantes
familiarizados
con
estos A tópicos
les bastará
con aplicación
leer las
secciones correspondientes;
otros
pueden
estudiar
cuida-
PREFACIO PREFACIO quien sin duda cuadas. podrá proporcionarle las referencias ade- Los autores están en
PREFACIO
PREFACIO
quien sin duda
cuadas.
podrá proporcionarle las referencias
ade-
Los autores están en deuda con numerosos colegas que
leyeron porciones del original, proporcionando valiosas crí-
ticas. Entre ellos están el Dr. J. C. Gantchoff, el Sr. E. F.
Joy y el Dr. R.M. Speights. Los doctores LeRoy l. Braddock,
J. Butcher y J. Jordán estudiaron minuciosamente la tota-
lidad del original; los autores expresan su gratitud por sus
valiosos consejos.
dedicado exclusivamente a los métodos clásicos, sino una
unificación de técnicas que presenten con amplitud los prin-
cipios modernos y el potencial de la química analítica. Por
ejemplo, un ingeniero químico, rara vez, si es que alguna
vez lo hace efectuará un análisis químico complicado traba-
jando en Posiciones de investigación o de pr~uc~ión. Si?
embargo, tendrá frecuentes contactos con la quirmca analí-
tica, al someter muestras al laboratorio analítico, al estudiar
informes de análisis y al supervisar o efectuar personalmen-
te determinaciones sencillas. Este ejemplo puede aplicarse
también a otras especialidades de la ingeniería, e incluso
Nota para el profesor
a la medicina. Para estas profesiones, la comprensión de
los principios, los enfoques y el "lenguaje" del análisis quí-
¿Qué debe proporcionar al estudiante un primer curso de
química cuantitativa? El punto de vista adoptado en este
libro es el de que un curso de este tipo debe ( 1) intro-
ducir la química cuantitativa dentro del concepto y la
estructura general del análisis cuantitativo inorgánico, y
( 2) proporcionar las bases para la comprensión de los mé-
todos, técnicas y operaciones analíticas, así como de las
principales determinaciones. Estos objetivos son poco con-
tenciosos. Sin embargo, se desea lograr otros tres: El
curso debe (3) familiarizar al estudiante con la extensa
gama de los análisis modernos, desde los métodos graví-
métricos y volumétricos, hasta los eléctricos y ópticos, (4)
presentar, en dos categorías separadas pero integrad~s,. los
principios y la práctica, t y ( 5) permitir que estos objetivos
se alcancen en el tiempo limitado del que disponen los
estudiantes que se especializan en campos ajenos a la
química.
mico cuantitativo, son mucho más importantes que el co-
nocimiento de los detalles de las técnicas utilizadas.
Cuando se trata de estudiantes no especializados en quí-
mica, no es posible que dentro de las limitaciones de un
curso se estudien casos prácticos de análisis, y sólo se pue-
den llegar a describir algunas determinaciones fundamen-
tales, permitiendo que el estudiante pr,actique u:r~as cu.an-
tas en las sesiones de laboratorio. Ademas, resulta ímposíble
estudiar con todo detalle los fundamentos matemáticos de
todas las teorías y principios, particularmente en lo que
se refiere a los métodos fisicoquímicos. Estos métodos pue-
den considerarse en el curso cuando se trata en forma
breve el estudio de la gravimetría, la volumetría ácido-base
y la volumetría
por pre~ipitación. Frec~e~te~ente,
es~~
La química analítica ha sufrido enormes cambios desde
la Segunda Guerra Mundial; en consecuencia, los métodos
de enseñanza de la química cuantitativa requieren una
revaluación. Frecuentemente, en el primer año se estu-
dian los métodos analíticos clásicos (esto es, análisis gra-
vimétricos y volumétricos), dejando los métodos analíticos
fisicoquímicos y la propia fisicoquímica para los últimos
años. Muchos profesores consideran este sistema como sa-
tisfactorio para los estudiantes de carreras de química.
Sin embargo, los estudiantes que se especializan en otras
disciplinas suelen cursar uno o dos semestres de química
analítica en sus primeros años de estudio. Lo que se ne-
cesita para el estudiante de ingeniería y para la preparación
preuniversitaria, tal como sería la medicina, no es un curso
tópicos, así como los fenomenos de precípítacíon y equili-
brio de electrólitos, se tratan con demasiado detalle para
los estudiantes de carreras no químicas. Estas son las sec-
ciones en las que los autores han comprimido la presenta-
ción, intentando, al mismo tiempo, incluir todos los con-
ceptos esenciales.
t
Véase el libro
complementario'
Qufmica
Analítica
Cuantitativa:
Vol. n,
Cond811lnlToducclón a la Pnlctica, H. A. Flaschka.
A. J. Biunud.
J1'., y
P.
E.
6
Sturrock, Cia. Editorial Continental, S. A., México, 1973.
Los estudiantes que toman un curso de análisis cuantitati-
vo inorgánico poseen diferentes conocimientos y no están
uniformemente familiarizados con los principios y hechos
básicos de la química. Esto conduce, por una parte, a que
los autores hayan decidido resumir las secciones corres-
pondientes a los cursos de introducción de química y física.
Por otra parte, los autores se han extendido en mayor grado
en ciertos tópicos básicos a la presentación del análisis,
cuyo tratamiento puede haber sido superficial en cursos
previos. No se ha intentado establecer la relación entre el
comportamiento de los indicadores y de los agentes ero-
mogénícos y sus fórmulas estructurales, pues un estudian-
7
PREFACIO PREFACIO te de los primeros años generalmente no ha tenido contacto con la química
PREFACIO
PREFACIO
te de los primeros años generalmente no ha tenido contacto
con la química orgánica al llegar a estos temas. Las únicas
operaciones matemáticas que se dan por conocidas son las
más simples, pues también es probable que los conoci-
mientos de cálculo del estudiante sean todavía superficiales.
La nomenclatura química que se utiliza concuerda con las
recomendaciones del informe de 1957 de la Comisión de
Nomenclatura de Química Inorgánica de la Unión Inter-
nacional de Química Pura y Aplicada [véase J. Am. Chem.
Soc., 82, 5523 (1960)]. Aunque en la presentación se pone
el mayor énfasis sobre los principios, se describen breve-
mente aplicaciones seleccionadas de la mayor parte de las
técnicas, de tal manera que el estudiante se pueda dar
cuenta de la vitalidad de estos fundamentos y de la utilidad
de las técnicas.
En la presentación de los métodos físicos se han omitido
la mayoría de los detalles sobre el diseño y la manipula-
ción de los instrumentos. Por el contrario, se ha puesto
énfasis en el uso analítico de los instrumentos y sólo se
han incluido descripciones muy simples de su empleo. Se
considera que éste es el enfoque más adecuado para un
curso sobre los fundamentos del análisis. Si llegara a ser
deseable o necesario, los detalles instrumentales y opera-
cionales se pueden estudiar en las sesiones de laboratorio.
De esta manera, los principios estudiados podrán relacío-
narse directamente con los instrumentos específicos que
existan en el laboratorio.
ecuaciones que se estudian en este volumen, con relación
a los principios. Obviamente, la división en principios y
práctica es algo arbitraria. Sin embargo, los autores espe-
ran que, de esta manera, el estudiante se beneficie al no
verse confrontado durante el experimento con referencias
que lo obliguen a consultar diversas secciones de un libro
para poder familiarizarse con la tarea a la que se enfrenta.
Este volumen está dividido en capítulos y secciones cortos
que sustituyen a los capítulos tradicionalmente largos.
Esto hace posible que el profesor emplee un orden de pre-
sentación diferente, por ejemplo, las titulaciones por preci-
pitación (Cap. 18 ), antes de las titulaciones ácido-base
(Caps. 11-16), y que omita algunos capítulos cuando sea
conveniente enfatizar otros. Algunos capítulos son sufi-
cientemente breves y simples y permiten, bajo circunstan-
cias favorables, que los temas incluidos sean estudiados
fuera de clases sin la guía del profesor. En la mayor parte
de los capítulos, el texto incluye ejemplos de cálculos típi-
cos, y se presentan también preguntas y problemas numé-
ricos (algunos de ellos con las respuestas) adicionales. Al
trabajar sobre estas preguntas y problemas, el estudiante
podrá apreciar y comprender más fácilmente las presenta-
ciones del profesor. Se han incluido también preguntas (y
problemas) de repaso cubriendo diversos temas ( Caps.
9' 17' 33 y 44).
-
La enseñanza de química analítica cuantitativa, al igual
que la de cualquier otra materia en la que las clases se
complementen con trabajos de laboratorio, encara grandes
problemas. El estudiante cuenta apenas con unas cuantas
horas de clase antes del trabajo de laboratorio. Además,
en lo que se refiere a instrumentos especiales, sólo se cuen-
ta con un número limitado de ellos, cosa que exige una
programación en la cual algunos estudiantes tendrán que
efectuar sus prácticas antes de haber madurado las teorías
impartidas en las clases. Bajo estas condiciones, no es poco
frecuente que el resultado sea puramente mecánico y se
refleje en un "libro de cocina". Los autores han intentado
eliminar este problema separando por completo la instruc-
ción de laboratorio en un volumen índependíente.f Cada
experimento o grupo de experimentos de laboratorio está
precedido por una breve exposición de la teoría y princi-
pios correspondientes, repitiendo a veces los hechos y las
Este libro, aunque planeado pensando en los cursos de
los estudiantes de especialidades no químicas, se considera
adecuado para los cursos más avanzados de las carreras
de química. En este tipo de cursos, el material que se pre-
senta se tratará con todo detalle. Puede también servir
como base para· un curso de análisis instrumental.
No existe ninguna obra libre de errores y defectos. Los
autores agradecerán las ·posibles correcciones a los mis-
mos, así como los comentarios de los profesores sobre las
ventajas o dificultades que se presenten con el uso de este
libro como texto.
8 t
9
Op.
cit.