Sunteți pe pagina 1din 5

Nombre del estudiante: Emilio R. Flores Rodríguez.

Matrícula: 860000528.

Nombre del trabajo: Actividad 7. Reflexión. 30 de Noviembre de

2017.

Campus: Saltillo, Coahuila.

Carrera: Maestría en Derecho con Orientación en Derecho Corporativo y Laboral.

Cuatrimestre: Primero.

Materia: Técnicas de comunicación y estrategias para la comunicación efectiva.

Nombre del maestro: Mtra. AURELIE NICOLE HENRY.

Actividad 7. Reflexión.

Instrucciones:

Tu docente determinará si la entrega de esta actividad es individual o en equipo.

1. De acuerdo con los temas revisados en la sesión colaborativa, redacta en

un procesador de textos con letra Arial a 12 puntos una reflexión personal acerca de tus habilidades para expresarte de forma oral.

2. Integra en la reflexión cuáles son tus fortalezas y debilidades para expresarte, la importancia de aprender a hacerlo en los ámbitos interpersonales y académicos y cuáles son las estrategias que seguirás para conseguir mejorar tus habilidades, relacionándolo con los temas expuestos por el docente previamente.

3. Puedes apoyarte de la rúbrica para que comprendas los elementos que debe

integrar tu reflexión.

Desarrollo:

Asertividad, apertura y empatía. Con estos conceptos comienza el capítulo 8 del

Libro “Asertividad para negociar” de Mauro Rodríguez Estrada y Martha Serralde.

En ellos, primero fue importante comprenderlos en las definiciones y en el desarrollo

del capítulo, como así también, la explicación de la Maestra en la clase virtual del

día de ayer, miércoles 29 de noviembre de 2017, por cuanto no lo tenía realmente

claro. Generalmente las asumía como concepciones positivas, sin entrar a la

diferenciación de cada una de ellas.

El poder nombrarlas, aprenderlas y de una u otra forma entenderlas”, no significa

para mí una tarea resuelta, al contrario, se me presenta un constante desafío,

además complejo, podría decir que hasta difícil, por cuanto debo de desarrollarlas

en mi diario vivir con las distintas personas que convivo, ya sea, en el ámbito

personal íntimo, laboral y/o afectivo.

Puedo aseverar que de los tres conceptos, el que brota de manera espontánea es

la empatía, y el que más me cuesta desarrollar efectivamente es la apertura.

2
2

La forma en que nos comunicamos la mayor parte de las veces es de forma verbal, oral. Sin duda que mi personalidad retraída no ha hecho fácil la comunicación más cuando la carrera que decidí llevar adelante tiene mucho que ver con la expresión oral, pero en su momento tomé el reto en atención a que siempre he tenido la más profunda convicción -que un buen abogado o estudiante- se cimienta en el conocimiento, y en virtud de ello, brotan y emanan argumentos veraces y coherentes. De esta manera cubría mi inseguridad al momento de tener que enfrentar la “evaluación” del resto o en su caso de mi contraparte o del juez.

Y así sucedió. Aunque en el fondo es una actuación, no lo sé. Como señalé

anteriormente, la empatía siempre se me dio de forma espontánea: la veracidad; el lenguaje no verbal; la flexibilidad; comprender a los demás; adaptabilidad y principios fueron cosas que vi desde el seno familiar y se me hacían obvias y lógicas de emular en otras áreas de mi vida.

Puedo decir que tengo facilidad para expresarme oralmente, pero fue un trabajo difícil de lograr debido a mi personalidad. En principio me pongo muy nervioso y ansioso, no deseo tener el rechazo de los demás y eso cansa, agota.

En mi formación profesional como abogado, en Santiago de Chile todos los exámenes fueron orales, en comisiones tripartitas y frente a más de 60 u 80 compañeros, se debía ir de traje, sobrio, elegante, en ese entonces escuchaba Iron Maiden y Slayer, me era muy incómodo “disfrazarme” lo que añadía otra complejidad a la situación ya difícil para mí. Fue una tortura, pero me forjó para enfrentar la vida laboral, y superar miedos. Pasé muchos bochornos, burlas y asedios de los maestros que me conminaban con severidad y rigurosidad a contestar debida y literalmente a los artículos legales estudiados.

Luego, llegó la reforma al sistema de justicia penal -peor aún para mí- esto debido

a que, además de memorizar y argumentar adecuadamente, se añadieron otros

elementos como la retórica; la persuasión del discurso; la expresión corporal y la ´síntesis.

A pesar de lo anterior, si bien pude superar obstáculos, siempre es difícil. La

apertura por ejemplo. Me cuesta una enormidad. Que lo logre medianamente bien

o fracase es otra cosa. Pero en mi interior me gusta estar solo. Y es por ese motivo que el mensaje que puedo dar sin querer es indiferencia o malos entendidos.

3
3

Al enfrentar la expresión oral te das cuenta que muchas cosas las haces improvisadamente, salen las “muletillas”, nosotros los chilenos pronunciamos muy mal y hablamos muy rápido, me ha costado tiempo poder corregir eso y falta apoyarse con movimiento de manos; brazos; gestos etc., elementos que se deben de conocer y asimilar para una correcta exposición.

Esa es la primera parte, toda vez que la más compleja creo que es cuando existe la interpelación; la réplica; la interrogación o cuestionamiento de los terceros.

Es aquí en donde el Capítulo 9 enseña técnicas (14) para el desarrollo de la asertividad:

1.- Estabilizador. En lo personal, y por el trabajo que desarrollo es el que se adecúa de forma espontánea y el cual voy a aplicar las fases de esta técnica al momento de enfrentar a mi contraparte, aun cliente obtuso de entender o al mismo jefe.

2.- Guion DEEC. Me pareció interesante muy útil para efectos de no cambiar mi postura sin perder el control y el buen genio, y entregar el “mensaje” al receptor sobre todo cuando sean asesorías legales.

3.- Banco de niebla:

“Esta técnica nos permite recibir las críticas sin sentirnos violentos ni adoptar actitudes ansiosas o defensivas y sin ceder un ápice frente a los que nos reprochan para manipularnos.”. (Rodríguez y Serralde 1990).

Al dar opiniones profesionales, cuando hay muchos abogados, más cuando es la parte contraria, muchas veces para conciliar uno se equivoca, no es asertivo, porque o inicias una discusión sin sentido o te allanas debilitando tu postura inicial. Creo que el Banco de niebla resuelve esta situación y la adoptaré como técnica en el futuro.

4.- Recepción Activa. Es muy práctico también para el ejercicio de mi profesión, se me hizo similar al “método Alemán”, máxime cuando uno prepara testigos o al mismo cliente para una audiencia oral o da una asesoría y debe uno asegurarse que el cliente ha entendido lo que se le dijo.

4
4

5.- Técnicas para disminuir la ira. Como comenté anteriormente, mi personalidad me juega malas partidas produciendo confusión y malos entendidos en los demás, o en ocasiones, al acumular molestias reacciono fuertemente sin la otra persona realmente comprender mi espanto. Es la más difícil para mí, y por esta misma razón que será la principal a desarrollar hasta hacerla efectiva en mi diario vivir.

FODA, expresión oral (personal):

5
5