Sunteți pe pagina 1din 24
ANTO UNGE AL CREYENTE. No sstros humanos. De tus votos”! “Vosotros ¢: |. Todos sus vestidos consigo el suave 0 y el lirio de los v ‘SPIRITU ES TAMBIEN EL INTERPRETE DE RITURAS. 1 Corintios 2: 9-14. biduefa ” RELACION DEL ESPIRITU. SAN’ ) Fuc ungido por el Espiritu para el servicio, Hechos, 10: 38, d) Fue crucificado en el poder del Espiritu, Hebreos 9 14, ¢} Resucito por el poder del Espiritu, Romanos 1: 4; 8:11. f) El dio mandamientos a sus dise{pulos y a la Iglesia por el Espiritu, Hechos 1: 2. g) Elda el Espiritu, Hechos 2: 33. ——-000-—— OFENSAS CONTRA EL ESPIRITU SANTO. Mateo 12: 31, 32. Este parece ser el pecado mas grave, porque ¢l Maestro afirma que no hay perdén para este pecado. --~000-—~ ENTRISTECER AL ESPIRITU. Efesios 4: 30, 31; Isafas 63: 10. Entristeccr significa causar tristeza 0 pena. Es la misma palabra que se usa para describir las experiencias de Cristo en Getsemaf; y de esta manera la tristeza de Gerseman{ puede ser suftida por el Espititu Santo. El Espiritu es la persona més sensible de la Divinidad. Se le lama el “corazén de Dios”. Se puede contristar al Es Santo: por “necedades y truhaner‘as”. Entristecer al Espiritu es, en realidad, impedir que El tome completo dominio de toda nuestra naturaleza moral. Si continuamos entristeciendo al Espiritu, entonces la tristeza se torna en enojo. (Isafas 63: 10), —--000. APAGAR EL ESPIRITU. 1 Tesal apaguéis el Espiritu”, La idea de apagar el Espiritu se usa al parecer en relacién con el fuego: “El pabilo que humea no apagari" Mateo 12: 20; “Apagar todos los dardos de fuego del maligno". Efesios 6: 16, Tenemos que tener mucho cuidado de no ser re0s de apagar el Espiritu cuando iquemos la manifestacién del Espiritu en el testimonio de algin creyente, o en el sermén de algin predicador. Tenemos que ver que el don del Espiritu Santo para el 61 isenses 5: 19: “No de nuest CLCECECCCCELEELELE CAPITULO X JESUS, EL MAESTRO DE GALILEA +++Y aquel Verbo fue hecho carne y habité entre 10 de gracia y de verdad, Evangelio segin Faleaba que este Espiritu sublime encarnara en un hombre de carne y hueso, precisaba que el Verbo descendiera en cuerpo humano, que se le viera andar y respirar sobre la tierra, porque era necesaria a la humanidad una formidable transformaci tas profundidades. El sublime Maestro Belén de Judea, donde pertenece ahora al mundo oscura aldea de Asia y Europa, una cruz entre dos ladrones. Fue enterrado en una 63 sepultura que un amigo compadecido obtuvo prestada Han pasado 20 siglos y el Maestro Jesis es hoy el personaje de la raza humana y cl guia del_progreso de la humanidad. Nos quedamos muy cortos al decir que ni todos los ejércitos que hayan marchado jamds, ni todas las, armadas que jamas hayan surcado los mares, todos los parlamentos que se hayan reunido nunca, ni todos los soberanos que jam4s hayan reinado; que ni todos ellos juntos, han obrado tal efecto en la vida del hombre en la tierra, como obré por si sola esa solitaria existencia, del Maestro Jestis de Galilea. Este fenémeno sin par en la historia se produjo en el céntrico instante de la evolu humana, es decir, en el punto inferior de su descenso en la materia, Su excelsa mision fue de espiritualizar la tierra y el hombre, para clevarlo a su estado superior de evolucién; le ensené al mundo la dignidad de la vida humana, mejoré la condicién social de la mujer, abolié la esclavitud, estimulé el interés de la obra social. Las artes deben sus obras més sublimes al deseo de honrarlo. Adin los moralistas y los filésofos re- conocen la excelencia de sus ensefianzas morales. En el Maestro Jesis, sus pensamientos no tropiezan jamés en las escabrosas sendas del razonamiento, sino que brotan con el fulgor del rayo de esas céntricas verdades que lo abarcan todo; la esencia y substancia del Amor y no solamente la sabiduria del Amor, dndolo, vertiéndolo por entero a la humanidad, Su vida entera nos muestra su humildad, y el alejamiento de las grandezas. Cuando se le quiere hacer Rey, huye como ante la amenaza de una gran desgracia, Si ha de aceprar una corona, ser la de espinas. Siha de recibir un cetro, éste seré la ignominia. En verdad, solamente al aquilatar su naturaleza humana podemos apreciar bien su cardcter y asociarlo con nuestra existencia, Ciertas perfecciones merecen mencién especial, pero no se puede decir que se destacd por éstas mas que por otras. Tenia INTEGRIDAD. Jestis era hombre de gran coraje, tanto fisico como de conviccién, Por sus sensaciones é! se sumerge en la carne; por sus pensamientos se remonta a los arquetipos; en cida soplo suyo respira la Divinidad; su alma es una llama viva que emana de la perpetua combustién de lo humano por lo divino, El Maestro Jesiis prefer‘a referirse a s{ mismo como ‘Hijo del Hombre". Como mensajero de la humanidad 64 doliente, Y asi lo refieren los evangelios en mis de 70 ocasiones. En consecuencia, sus necesidades materiales no eran diferentes en modo alguno de las nuestras. Uno de sus rasgos mis cautivadores fue su absoluta sociabilidad. Era hombre amigable y cordial y todos podfan llegar hasta él pescadores y sabios, leprosos y letrados, mendigos y gobernantes, los patricios de Jerusalén se honraban con recibirlo en su casa. Incluso algunos fariseos a quienes censuraba con palabras fulminantes por su estéril religio- sidad, Gustaba enseftar en cuatro sistemas diferentes: a las muchedumbres que se sentian estimuladas al oitlo hablar, Generalmente lo hacia con parabolas, le servian para ensefiar, para esconder la verdad a sus enemigos, como pata revelar con mayor claridad la verdad a sus amigos. Los “sotenta” recibieron la enseftanza de la interpretacién de aquellas parabolas, Los doce apéstoles, la enseftanza de los Misterios del Reino de los Cielos y entre ellos, los tres clegidos: Pedro, Juan y Jacobo o Santiago, iniciados en los mas profundos misterios del mismo Cristo, que seria a la postre el grado sublime que alcanzaria el Maestro Jesés. Estos recibieron el extracto de sus ensefianzas y de esa verdad encarnada en él, Tales ensefianzas cambiarfan la faz del mundo. Este médico del amor curaba a los enfermos por la impos de las manos, por una orden, con frecuencia por su sola presencia y lo hacia en el alma del individuo. Numerosos dise pulos le rodeaban siempre. El los reclutaba entre la gente del pueblo: los pescadores, los. peajeros. Porque queria naturalezas rectas y virgenes, ardientes y creyentes. Una mirada le bastaba para sondear un alma, no necesitaba otra prueba y cuando decfa jsigueme! , le segufan, Adivinaba los mas secretos pensamientos de los hombres que, turbados, confundidos, reconocfan en él a un Maestro diferente. De sus adeptos no exigia ni juramentos ni profesion de fe, sino snicamente que le quisieran, que creyeran en él y, al igual, que todos los, hombres, conocié el hambre y la sed y resisti6 Ia fatign, experimenté en lo mas intimo el suftimiento y el dolor y, por iiltimo, la muerte. La Biblia nos dice: “EI nombre de Jest esta sobre todo nombre en el cielo y en la tierra”. CCECEELCELELELEE CAPITULO XI “BIENAVENTURADOS LOS POBRES EN ESPIRITU, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS”’ : y se habia escuchado a uno como El. 67 felicidad esti No fuimos creados para ser infelices. al aleance de la mano! ‘cuerpo con ¢ 0s, ofdos, riz, manos y . Este cuerpo tiene deseos y apetitos naturales: como el y el beber: el apetito sexual y el deseo de jue somos algo Biers cuerpo tiene ciertas caracterfsticas y apetitos, na los tiene. Las cualidades del alma personalidad, inteligencia, coneiencia_y memoria la paz, la satisfaceion y la felicidad. En el mundo que vivimos, mostramos més solicitud en satisfacer los apetitos del cuerpo que las necesidades del alma. En lo fisico y material, nos tonificamos y nos robustecemos, mientras que en lo espiritual estamos endebles, raquiticos y enclenques. Lo que Jestis dijo alli sobre la Montaiia de las Bienaventuranzas, en la distante Palestina, tendria que pasar a la historia como el discurso mas profundo y sublime que jamés se haya pronunciado. Alli, en palabras sencillas, majestuosas y ritmicas, revel6 el secreto de la felicidad, no una felicidad superficial de tiempo y espacio, sino una felicidad perdurable. fica _bienaventurados, contentos o muy favorecidos. Los que le escucharon en aquel dfa estaban lejos de ser felices. Vietimas del Imperio Romano, fueron conquistados, vencidos y subyugados. Pobtes, abatidos, harapientos, hipotecados a un gobierno extranjero, sus vidas careefan de toda esperanza ¢ ilusién. Velozmente, tras la primera palabra, siguieron las restantes: ‘Bienaventurados los pobres en espiritu”. Si Jests hubiese omitido las dos iiltimas palabras, todos se hubieran regocijado, porque todos eran pobres. Mas Jestis dijo los “pobres en espiritu”. De buenas a primeras, esto nos suena contradictorio. Estamos acostumbrados a’ pensar en | gente pobre, como desvalida. No obstante, Jesiis ensefia que la felicidad se encuentra a través de la pobreza. 2En qué clase de pobreza pensaba Jesiis? ,Serfa acaso aqui que priva a muchos seres de lo mis necesario para la vida? ;NO! Hay més felicidad en dar gue en recibir. La recompensa esti en otra parte: en nosotros. En cl . Ta pobreza no es un adobo filos6fico ni una 68 moda mistica. No basta ser pobre para tener derecho a la ciudadania del Reino de los Cielos, ni basta abandonar las iquezas y hacerse pobre sin mas para ser perfecto. La pobreza del cuerpo es un requisito preliminar, como la pobreza del espiritu. Quien no esté convencido de su bajeza no piensa ascender a la altura. En primer lugar, si hemos de ser pobres en espiritu, tenemos que estar conscientes de la pobreza espiritual. Nadie puede conmover tanto como aquel que se encuentra en gran necesidad y no lo reconoce. Con sobrada razén reza el proverbio: “No hay mas ignorante que aquel que no sabe nada y no lo reconoce”. “No hay enfermo tan grave como el que tiene una enfermedad “No hay tino tan pobre como el desamparado que esti en la inopia y cree que est rico”. El pobre que es sobrio, casio, sencillo y contentadizo, porque le faltan facultades y ocasiones, tiende a buscar una compensacin en placeres mas altos que no cuestan dinero y en una superioridad espiritual que los satisfechos no puedan discutirle, Pero muchas veces sus virtudes derivan de impotencia o de ignorancia: no prevarica porque no puedes no atesora porque no tiene més que lo necesario; no es borracho ni frecuenta prostfbulos porque no fian. Su vida, muchas veces dura, servil, sin luz, atenda sus culpas. El dolor le hace volver los ojos a la altura en busca de consuelo. Jestis, nacido pobre, entre los pobres, para los pobres, no ha abandonado nunca a sus hermanos. Buscaba en su corazén, al pobre que no siempre fue pobre; al rico dispuesto a hacerse pobre por amor suyo. Lo buscaba: tal vez nunca lo hallé a su paso. ‘Amaba a los pobres. Los amaba por la compasién que tenfa de ellos; los amaba porque los sentia mas cerca de su alma, més preparados para entenderlo. Los amaba porque todos los dias le daban la felicidad de servir, de poder dar pan alos hambrientos, fuerza a los débiles, esperanza a los dk ientes, El pobre posee, por la ley misteriosa de la renunciacién incluso lo que no es suyo, es decir el universo entero; el rico no posee siquiera, por la dura ley del perpetuo deseo lo poco que cree suyo, Cuando se ahonda en el terrible mmisterio de la riqueza, se comprende por qué los grandes io) maestros de .d han visto en ella el propio reino de las desgraci No se puede servir a Dios y a Mammén". Elespfritu y el oro son dos amos que no coleran participacién ni comunidad. Son cclosos: quieren todo el hombre. Y el hombre, aunque guiera no se divide en dos. 0 todo de aqui © todo de alli, El oro para quien obedece al espirieu, no es nada; el espfritu para quien obedece al oro, es una palabra sin sentido. Quien escoge el espiritu arroja el oro y todas las cosas que con oro se compran; quien desea el oro renuncia al espiritu y a todos los beneficios del espiri amor, goz0, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, etc. Si somos pobres en espiritu, necesariamente tenemos que recibir los tesoros que Cristo ha habilitado mediante su muerte y resurreccién. Un joven rico se allegé a Jestis, estaba tan intoxicado de su piedad, de sus riquezas y su voracidad que se sublevé cuando Jestis le hizo saber que el precio a pagar por la vida eterna era “vender todo” y venir en pos de El. El joven partié entristecido, porque no pudo desprenderse de si mismo. Le fue imposible ser “pobre en espiritu”, porque estimaba en grado superlativo su propia persona, Reconoz- camos este hecho: Vinimos al mundo sin nada y habremos de abandonarlo sin nada. Nacemos pobres y también morimos pobres. Serfamos aun més pobres sin la infini misericordia y el amor de Dios. Salimos de la nada; y si acaso somos algo, losomos porque DIOS ES EL TODO. 70 CAPITULO XII ORAR SIN CESAR Es muy importante observar el desarrollo que tiene la oracién en las Escrituras. En la vida del patriarca Abraham parece que la oracién tom6 la forma de un dislogo: Dios y el hombre aceredndose mutuamente y hablando el uno al otro. (Génesis 18: 19); convirtiéndose en intercesin (Génesis 17: 18; 18: 23-32), y después en oracién personal (Génesis 15: (Génesis 28: 20: 32: 9-12, Oseas 12: ales se Haman 11), Ds preeminencia a relaa parece ser Deuteronomio 26 1-15, La lugar definitivo nel ritual de la ley. n asunto personal ds que fe encont abunda en la vida del legislador, M 5 32: 11; Nameros t1: 11— PENSEMOS: ISTECE AL SENOR, Este pueblo crié para Que el deseuid ISAIAS 43: 21-22: alabanzas publicaré “Y no me invocaste a mf, oh Jucob; antes de mi te is 71 cansaste, oh Israel AIAS 64: 67: “Si bien todos nosotros somos como nuestras. justicias como trapo de mos todos como la hoja, y nuestras "Y nadie hay que invogque tu nombre, que se despierte a tenerte; por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y wos dejasce marchitar en poder de nuestras maldades. “Que muchos males en la vida se atribuyen a la FALTA DE ORACION”. : SOFONIAS 1: 4-6: 1, “Palabra de Jehova que fue a Sofontas hijo de Cushi, hijo de Gedalias, hijo de Amarias, jo de Ezechias, en dias de Josias, hijo de Amén, rey de P ‘Destruiré del todo todas las cosas de sobre la faz | dice Jehova. ‘ Destruiré los hombres y las bestias; destruiré las aves del cielo y los peces del mar, y las piedras de tropiezo ‘con los impfos; y talaré los hombres de sobre la faz de la tierra”, dice Jehovi. 4. “Y extenderé mi mano sobre Judi, y sobre todos Jos moradores de Jerusalem, y exterminaré de este lugar el remanente de Baal, y el nombre de los Chemarim con los sacerdotes”. “Ya los que se inclinen sobre los terrados al ejército del ciclo; y a los que se inclinan jurando por hhova y jurando por su rey”. Jonge aW alow que setornan a tras deen pos de Johor: y alos que no busearon a Jehov4, ni preguntaron por el DANIEL 9: 13, 14: “Segiin esté escrito en la ley de Moisés, todo este mal sobre nosotros; y no hemos rogado a la faz’ de Jehovi nuestro Dios para convertirnos de nuestras maidades, y entender tu verdad”. ; 14, “Veld, por tanto, Jehové sobre el mal, y tréjolo sobre nosotros:_ porque justo es Jehové nuestro Dios en todas sus obras que hizo, porque no obedecimos a su vor” OSEAS 7: 13, 1d: “jAy de ellos!, porque se apartaron de mi: destruccién sobre ellos, porque contra y ellos hablaron contra n se rebelaron: yo los re mentiras “Y no clamaron a mi con su corazén cuando aullaron sobre sus eamas, para el trigo y el mosto se congregaron, n OSEAS 8: 13, 14: “En los sacrificios de mis dones sacrificaron carne, y comieron: no los quiso Jehova: ahora se acordaré de su iniquidad, y visitard su pecado; ellos se cornarin a Egipto. “Olvidé pues Israel a su Hacedor, y edificd templos, y Judi multiplicé ciudades fuertes sus ciudades, el cual devoraré sus pal as yo meteré fuego en QUE ES PECADO DEJAR DE ORAR: 18 SAMUEL 12: 23. “Asi que, lejos sea de mi que peque yo contra JEHOVA cesando de ROGAR por vosotros: antes yo os ensefiaré por el camino bueno y derecho’ QUE DIOS NOS MANDA’ POSITIVAMENTE QUE PERSEVEREMOS EN LA ORACION: COLOSENSES 4: 2. “Perseverad en oracién, velando en ella con hacimiento de gracias” 14 TESALONISENSES 5: 17. “ORAD SIN CESAR”. SE NOS MANDA QUE TOMEMOS TIEMPO O VOCACION PARA ORAR 18 CORINTIOS 7: 5. “No os defraudéis el uno al otro, a no ser de mutuo acuerdo (consentimiento), para cocuparos en la oracién: y volved a juntaros en uno, porque no os tiente Satands a causa de vuestra incor rencia’ CUAL ES EL METODO DESIGNADO POR DIOS PARA CONSEGUIR LO QUE EL NOS HA DE DA\ DANIEL 9: 13: "“Segin esté escrito en la ley de Moisés, todo este mal vino sobre nosotros, y no hemos rogado la faz de Jehova nuestro Dios para convertirnos de nnuestras maldades y entender tu verdad” MATEO 7: 7-11: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dadivas a vuestros hijos, zeudnto mas vwuestro Padre que esta en los cielos, dara buenas cosas a los que le piden? MATEO 9: 24-29: “Diceles: que la muchacha no es 73 muerta, mis duerme. Y se burlaban de ¢l “Y como la gente fue echada fuera, entr6, y tomsla dela ano, y se levanté la muchacha. -Y salid esta fama por toda aquella tierra “Y pasando Jestis de alli, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: Ten misericordia de nosotros, Hijo de David. “Y Hegado a la casa, vinieron a él, los ciegos y Jesis les dice: ;Creéis que puedo hacer esto? Ellos dicen: Si, Seftor. “Entonces tocé los ojos de ellos diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho" LUCAS 11: 13: “Pues si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas didivas a vuestros hijos, zcuénto mas vuestro Padre celestial dard el Espiritu Santo a los que lo pidieren de El? QUE LA FALTA DE BENDICIONES PARA NUES- ‘TRA VIDA PROCEDE DEL NO ORAR: SANTIAGO 4 ‘odicidis, y no tenis; matdis y ardéis de envidia; y no podéis alcanzar; combats y gue trdis, y no tenéis lo que desedis, porque no pedis” QUE LOS APOSTOLES CONSIDERARON LA ORS CION COMO LA MEJOR MANERA EN QUE PODIAN EMPLEAR SU TIEMPO Y ATENCION: HECHOS 6: 4: “Y nosotros persistiremos en la oracién, y en el ministerio de Ia palabra ROMANOS 1: 9: “Porque testigo me es Dios, al cual sirvo en mi espiritu en el Evangelio de su Hijo, que sin cesar me acuerdo de vosotros siempre en mis oraciones™ COLOSENSES 1: 9: “Por lo cual también nosotros, desde el dia que lo ofmos, no cesamos de orar por ‘yosotros, y de pedir que sedis llenos del conocimiento de suvoluntad, en toda sabiduria y espiritual iteligencia”.” Erase {Al principio DECIAMOS a Dios lo que desesbamos, mas ahora le DECIMOS con confianza lo que esperamos y 74 YA contamos con ello. = -000- — Lo que viene por oracién, viene como bendicién, y por Jo tanto no afade tristeza, adema a za, ademis son constantes stables. z ===000~--= Cristo es el camino por el eual el ALMA tiene acceso a Dios. —-000-—— David = largos afios. Salomén = sabidurfa = paz, riquezas y gloria al mismo tiempo. ‘Ana = Samuel (hijo vardn) tres hijos més y dos hijas. ———000-—— DERRAMAR, corazén o alma no es mover los labios y cuerpo tinicamente. Seog sees Se ORA a Dios primero, después en favor de amigos, seguidamente, en favor de la Iglesia, y por iltimo en favor personal 15 DAAAAIAA AAI TAI AISA CAPITULO XIII JESUS, EL CARPINTERO Jestis fue un obrero ¢ hijo adoptivo de un obrero; nacié pobre, entre gente Sj que se gané el pan cot y con el trabajo de sus manos. Esas sus manos que bendijeron a los simples, que sanaron a los leprosos, que resucitaron a los muertos: esas manos que fueron agujereadas por los clavos sobre el madero, eran manos que antes habfan sido mojadas por el sudor del trabajo; manos que habian sentido el entumecimiento del trabajo. Manos que se habfan encallecido en el trabajo, que habjan clavado clavos en el madero: manos del ofic Jestis fue un obrero de la ia antes de ser un obrero del Espiritu; ha sido pobre antes de invitar a los pobres a la fiesta de su reino. El oficio de ear de los vida del hombre, las més jos que no se corrompen. res y deben transfor Manejan las materias mis fa a la vista de todos, para el servicio de todos, en ol , sélidas, concretas, reales. El carpintero serrucha y clava Ia madera para construir la puerta que protege la casa contra ladrones, para construir el lecho en el cual morirdn tanto los ladrones como los inocentes. El carpintero Jestis vivi6, en su juventud, entre estas mnos: y mediante estas cosas cosas hechas por él, se puso, por primera vez, en contacto y sagrada de los hombres: la del en torno de la cual es tan dulce por primera vez y donde la esposa guarda sus prendas del ajuars as transparentes ¥ gurlopa, y el aserrin cafa Jesis debi6 pensar en las promesas del Padre, en los anuncios de los profetas, en tm trabajo que no sabfa de vigas y escuadras sino de y de verdad. El offeio le ensend que vivir significa transformar las lesen cosas vivas y tiles; que la Ipeada y reformada, puede convertirse iar de los hombres; que, en una para salvar es menester cambiar, y que asi como tronco de olivo, nudoso y terroso se saca el lecho del nino y de la esposa, asi también se puede hacer ‘sordido recaudador de impuestos y de la desgraciada ramera dos ciudadanos del reino de los cielos. 8 CUCCECECCCEEEECE CAPITULO XIV ...Y OIREIS HABLAR DE GUERRAS Y RUMORES DE GUERRA el maximo pecado. el deseo, Isaias, en el c' sus lanzs el dia que vio, ¢ espadas harin azadas, ya la espada contra otra nacién, y no volverin a a la guerra”. anunciado por Isafas seri gavel on gue al paces precisamente los que mueve aplacadores, los precursores de la concord La discordia para Jestis, es un mal: la guerra, un delito. La guerra es la manifestacion mis cruel del odio que ienta y hierve en los corazones de mbres. Para ssahogar el odio que Hevan dentro de sf, se ven inclinados destruirse por medio de las armas. La guerra mpo como una culpa y como un fa, ain antes de las le los enemigos: es castigo porque -va a la mutua matanza de los Jos hombres odiadores. 19 las voces celestiales cantan en .o: “Paz en la tierra a los A los Apéstoles que estin a punto de partir les ordena que auguren la paz en todas las casas donde ‘A los discipulos, a los amigos, recomigndales perfecta concordia con los otros". Al acercarse a Jerusal Horando y exclama: Jas cosas que pronuncia, suprema condenacién de la violencia. “Todos aquellos que echan mano a la espada, por la espada perecerdn’ males de la discordia. Y en el 10s anuncia, entre las seftales stias, los terremotos y las Porque se levantard nacién y oiréis hablar de hombres de del fin, junto con las atribuciones, las guerras: contra nacién y reino cot querras y rumores de guerra”. 80 DASA AAS IASAS CAPITULO XV EL PROCESO DE LA CREACION ve LA CIENCIA MODERNA Verdades cient{ficas que la Biblia ha venido declarando desde hace s siglos y que la CIENCIA MODERNA, tn sus recientes investigaciones, ha podido comprobar: =--000- Que no son divinidades, como creian los antiguos filosofos, sino cuerpos materiales, que no tienen ninguna influencia sobre los destinos de los hombres o de las naciones. Salmo 8:3. —-=000~ = Que los cielos no son en manera alguna una béveda solida, ni un firmamento, como equivocadamente lo amaron los antiguos, sino tal como lo habja declarado la Biblia, que se content6 con designarles con el té y tan bien escogido de: La expansién. —--000- fon creadas mucho tiempo antes ferra. Génesis 1:11 Que las plantas gue el hombre sobre 000- - 81 Que los animales del mar y del aire fueron formados, ho antes que los de la tierra. Génesis 1:21-22. — -000~ Que las aves son contemporineas de los peces y de los ales marinos y anteriores a los cuadriipedos mar esis 1:20, ~~ -000~ Que el hombre no lleva sobre la tierra sino un tiempo comparativamente corto, habiendo sido creado. mucho tiempo después que las. plantas, las aves, los animales marinos, los insectos, los reptiles y los animales terrestres. Génesis 1:26. —-000 Que el proceso de la Creacién segin el Génesis fue el siguiente: Las plantas, los peces y aves, los animales errestres y el hombre. Génesis 1:20-27, —--000- ~~ Que Ia tierra esté envuelta en una atmésfera que la rodea por todas partes. Génesis 1:7. ==-000 -— Que la ciencia ha tenido que reconocer, de acuerdo con la Biblia, que la tierra es esférica, cosa que todos los sabios antiguos venian negando, Isafas 40:22. Que esta suspendida sobre el vacio. Job 26:7. —-000-— Que la tierra fue creada en la mas remota antigiedad, juntamente con los cielos. G énesis 1:1. 82 Que la luz existia y daba vida a la vegetacién del perfodo primario, muchos antes de que el sol fuese iluminado. Génesis 1:5. —--000 Que la corteza de la tierra reposa sobre un fuego interior, Job, 28:5. =--000-~~ Que la corteza estuvo mucho tiempo cubierta de aguas y said de elas. Génesis 1:9. —-000-—= Que el aire, un elemento impalpable, es, sin embargo, pesado. Antes que Galileo lo descubriera, con unos 3.000 anos de anticipacién la Biblia lo afirmaba. Job 28:25. 000 Que el agua de los rfos procede exclusivamente del mar, a donde vuelve, Eclesiastés 1:7. ——-000-—— Que las més grandes montanas de nuestro globo brotaron del interior de Ia tierra empujadas por el poder del fuego. Salmo 104:6-9. —--000 Que las estrellas del cielo son niimero inmenso, incontable, como las arenas del mar, aunque los antiguos, no contaban mis que algunos millares. Génesis 22:17. 83 RECCECCELCLEELECE CAPITULO XVI ORDEN DE LOS ACONTECIMIENTOS DE LA SEMANA SANTA DOMINGO DE RAMOS. E iunfal de Jestis en Jerusalem. Mateo 21:1-9. mn del Templo. Mateo 2 JUEVES. 1, La Cena de Pascua en Betania con los diseipulos, e icién de la Santa Cena. Mateo 26:17-35. 2. seman{, Mateo 26:36-46. 3, Judas entrega con un beso a su Maestro. Mateo 26:47-56 85 4, Jesdis es levado delante de Caifis, y ance los ancianos y eseribas. Mateo 26:57-68. 5. Lanegacién de Pedro. Mateo 26:69-75. VIERNES. 1, Jesis es Mevado delante de Poncio Pilato, Mateo fa a Jestis ante Herodes. Lucas 23:6-12. interrogado por Pilato nuevamente; Barrabés es soltado y Jesiis es entregado en manos de los judvos para ser crucificado, Mateo 27:11-26, 5. Los soldados encarnecen y golpean a Jesiis. Mateo 27:27-31. 6. Simén Cireneo ayuda al Seftor a cargar la eruz. Mateo 27:32. 7. Jesiss rechaza el vinagre con hiel que le dan de beber. Mateo 27:33-34. 8. Repartimiento de sus vestidos echando suerte. Mateo 27:38. 9. Crucifixion de los dos ladrones junto a Jesiis. Mateo 27:38, 10. La multitud se burla de Jestis. Mateo 27:39.49, 11. Las Siete Palabras desde la Cruz: 1. Dios mio, Dios mio, zpor qué me has desampara- do? 2. Padre, perdénalos porque no saben lo que hacen. 3. Mujer, he ahé tu hijos hijo, he ahi tu madre. 4. Sed tengo, 5. Hoy estards conmigo en el Paraiso. 6. Consumado es. 7.Padre, en tus manos encomiendo mi espiritu. Mateo 27:46; Lucas 23:34; 23:43: 23:46; Juan 19:26; 27: 19:28; 19:30, 12, Muerte de Jesés, entregando su espiritu. Mateo 27:50. 13. Rompimiento en dos del velo del Templo; temblor en la tierra, algunos muertos resucitan, Mateo 27:51-53. 14, El centurién romano reconoce que Jesus es divino. Mateo 27:54, 15, José de Arimatea pone el cuerpo de Jesis en un sepulero. Mateo 27:57-60. 86 SABADO. 1. Mientras el cuerpo de Jesiis descansa en el sepulero, los principes de los sacerdotes y saduceos piden a Pilato que sc resguarde el sepulero; Pilato, accede y ordena tuna guardia, la que sella el sepulero, Mateo 27:62-66. DOMINGO. 1. Resurreceién de Cristo y aparicién a Marfa Magdalena y @ otras mujeres. Mateo 28:1-10. 2. Las mujeres van a la ciudad a dar las nuevas. Mateo 28:10-11. i fe a los 3. Los sacerdotes y dirigentes judfos sobornaron dos para que digan que el cuerpo del Seftor fue robado por sus diseipulos. Mateo 28:11-15. 87 CAPITULO XVII PROCESO, SENTENCIA Y MUERTE EN LA CRUZ PARA JESUS sefalado qu en realidad, su arresto era ilegal 89 condena crucifixion. base sobre Ia cual descansa todo juicio debe ser una ley reconocida y aceptada, porque si hay un modo legal de istrar justicia, éste impediré la accién innoble del modo ilegal. gal, como ilegal, por lo tanto, fue su , podemos sefalar su casi identidad con nuestras leyes de juicio presentes, puesto ic Tas estas fueron heredadas de aguéla. Per, ni Pilato ni Herodes las tuvieron en cuenta y cada paso que ambos dieron fue asentado sobre faude llega mos a verlo al analizar aquel proceso, lo que nos ayudard sobre todo a comprender cuinto hubo de padecer | Justo por los injustos”, cuando para obrar nuestra icién, se vio obligado a “suftir eal contradiccién de pecadores contra si mismo”, como nos expresa un texto sagrado, L. El Arresto fue Megal 19, La Ley Hebrea sefialada requeria que todos los twimites fuesen seguidos a la luz del dia, Esto incluye desde el arresto del de la noche. 29. La Ley obligaba a que antes del arresto, tres personas puestas de acuerdo, luego de su atento estudio del hecho a prese! perti crsonas habfan de presentar las primeras 10 meros pareceres. Y Jesiis fue arrestado por suiada por un solo hombre, 1, El Juicio fue sin Legalidad Ninguna 19. Ya seftalamos que fue celebrado de noche, lo que era contrario a la Ley. 90 20, Ningin juez, solo, sin asistencia de otros represen- tantes de la Ley, tenia derecho ni podéa obligar a que un acusado contestase a una acusacién, y mucho menos sentenciarle. El tribunal mas reducido deb {a constar de tres hombres, por lo menos; el cribunal regular de treinta y tres: la del Sanedrin, para casos graves, de setenta congregados, Y Ands era un hombre solo, el primer acusador y juez ante el cual Cristo hubo de presentarse para juicio, Ands, ademas, no posefa jurisdiccién ninguna, siendo un nuevo Jefe politico—religioso al presente. Con todo, él se sent6 en cel tribunal. 3°. El cargo contra Jesiis era especifico, puesto que se fandaba meramente en una acusacién de dos testigos, a todas luces falsos, quienes habian pervertido unas palabras del acusado, puesto que éste no habfa dicho: “Yo soy”, 0 bien, “Yo puedo” o “Yo destruiré este Templo”, sino “Destruidlo, vosotros, y yo en tres dias lo edificaré". Y dejamos aparte, todavfa, “que El estaba hablando del templo de su cuerpo”, como nos aclara el Evangelio. 4°. Caifis, el Sumo Sacerdote, uno de sus jueces, fue quien dict6, solo, sin autoridad de nadie, ni de acuerdo alguno, Ia sentencia de muerte, dando su voto, lo que tampoco era justo, y si coaccién, la mas descarada. 50, En casos de juicio cualquiera, no era Iicito que el Sanedrin de los setenta ancianos se reuniese antes del sacrificio del Cordero, a Tas nueve de la manana, En cambio, a dicha hora, Cristo llegaba ya al Calvario para que se cumpliese su sentencia de muerte. 69. No era justo reunirse ni en sibado (con miniiscu- 1a}, sabado normal, ni en Sébado (con maytiscula) es decir, Gran Fiesta Religiosa, ni en ninguna otra fiesta sefalada, ni cen vispera de la Pascua nada menos. 7, Un juicio no podia completarse para sentencia en el curso de un solo dfa, siendo obligatorio, a lo menos, dos. Y en una sola noche fueron celebrados tres, que mis bien fueron seis, como ya hemos notado. 8°, La condenacién fue fundada sobre la palabra del acusado, no corroborado por otros, como la Ley exigia. 99, No era justa la sentencia porque la votacién fue si discusién, undnime, y la Ley suponia ayer, como hoy, existencia de un amigo, hoy el abogado, que le defendiese: acaso pensando en la misma nerviosidad turbadora de la o ng mente del acusado. 10°. Fra un juicio ilegal porque la Ley ordenaba que la votacion empezase por los mas jévenes, para que no fuesen coaccionados por los votos mis representativos de Jos ancianos, y como queda sefalado, Caifés vot el primero, 119, No se dio lugar a la defen ilegalidad patente 128, El Sanedrin, por su odio contra el acusado, se hallaba descalificado ante la Ley 139, El tribunal judio decreté su muerte culpéndole de blasfemia “por haberse hecho Hijo de Dios”, sin mirar la posibilidad de lo que fuese, y olvidando toda una legion de profecias que lo senalaban como tal en la historia del pasado. Y el caso es, que la blasfemia habria sido real si El hubiese negado su mesianidad y filiacién divina. Por parte de la Corte Romanael juicio fue ilegal igualmente. Presentado ante Pilato, ya que el Sanedrin no podia Ievarle al Calvario, el Presidente le pregunté: “Qué m1 presentdis contra este hombre? ”, Naturalmente, acién civil alguna. ‘Al despeditles les dijo: “Tomadle y juzgadle vosotro: Mis tarde habia de completar este permiso que les daba diciendo: “Tomadle vosotros y crueificadle; porque yo no hallo en él crimen”. Juan 19:6, Y esto no era justo, ni él podia hacerlo por ilegal. Cuando un tanto apurados se retiraron a deliberar, y volvieron con la acusacién politica de que “iba contra la Nacién y decfa no era justo dar el tributo a César, haciéndose rey a si mismo”, el Presidente dej6 a un lado los otros cargos y privadamente, inquirié de Cristo mismo lo que hubiese de verdad en la dltima acusacién, como sabemos, pudiendo convencerse de la inocencia del acusado. Sin embargo, no le sot. Ellos no podian entrar en la sala del tribunal a aquella hora, pues se contaminarfan y no podrian celebrar las ceremonias religiosas legales del Templo. El matar a un inocente, no les parecia contaminacién. Pilato lo envié a ellos después de martirizarle. Y todo era injusticia mixima, contradiccién a sus propias palabras. 92 sta era, también, Ya sabemos como ellos supieron aprovechar el momen- debilidad del Presidente, para dar drdenes al ony fa de que fuese crucificado en el Calvario, monticulo més all4 de las murallas de la ciudad. IIL, La Crucifixion fue un Asesinato Otros actos injustos fueron, en relacién, su presen- tacién ante Herodes, sus burlas, al ser azotado y encarnecido por la soldadesca, pero el més terrible e injusto, tremendamente injusto, fue la crucifixién, Un verdadero asesinato a sangre frfa, un sacarse de adelante a ‘uno que estorbaba, Pero esto es asf, desde el punto de vista hhumano, pues en realidad, El fue muerto porque se dejé matar pudiendo impedirlo, El mismo habia afirmado: “Yo pongo mi vida por mi propia voluntad, porque este mandamiento recibi de mi Padre”. La Ley divina habia establecido que: “Sin derramamiento de sangre no se hace remisin de pecados”. si Esta es la gran razén por parte de Cristo. El pod querfa, tomar 0 dejar la eruz. Pero debfa tomarla si queria salvar a los pobres pecadores. De ahi Ia gravedad: Cristo fue asesinado ilegalmente. Pero Ello permitid. Lo mataron en la cruz, pero porque El se dejé macar. Lo hizo para que th y yo fuésemos salvos. Pago por ti y por mi. Ocupo nuestro lugar. Murié por nosotros. Era el cumplimiento de tuna legin de profectas. Era el cumplimiento del Plan y la Voluntad de Dios. “De tal manera amé Dios al mundo, que ha dado a su ™, Juan 3:16. Recordemos a Isafas 53: “Mas El herido fue. .. por nuestra rebeliones; molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz fue sobre El y por su llaga fuimos nosotros curados”, Isaias 53:5. 93 CECEEECLCCESEES CAPITULO XVUI ES REO DE MUERTE Todos, sin més examen y sin que nadie se levante a defenderle, le condenan a muerte como blasfemo y falso profeta, El Gran Sacerdote rasga su tinica y deja colgando ‘us jirones como sefales gloriosas de una batalla ya ganada, Concluye con la promesa de muerte, la comedia trégica representada por los amos, sera empezada por la algazara de los subalternos, Mas no saben por donde empezar. Esta atado, sus amigos lo han abandonado; no habla, no gime,, no Hora, sino que les mira como si tuviese compasion de ellos, como un padre puede mirar al tun amigo mira al amigo postrado y delirante; este hombre Iamado Jestis, infunde en sus almas un misterioso respeto. Palido y sereno, en la blancura de su manto burlesco que le han puesto, mira dulcemente ala multitud que quiere darle Jo que en su corazén ha aceptado tanto tiempo ha. Morir por ellos, con la divina esperanza de salvarlos a ellos encima, gritando. iQue muera! Lo llevan a eruci Jos latigazos, las pier pe E] Centurién da una orden. Le pasan dos cuerdas por las axilas y le izan sobre la cruz. Cogen la mano, que eur a los leprosos, que acaricié los cabellos de los nitios y que 95 dlio pan a los hambrientos y colocan un clavo en medio de la palma abierta. El herrero improvisado da un golpe, que traspasa la carne, y luego otro y un tercero. Todos han guardado silencio con la esperanza de oft los alaridos del Ceucificado. Pero Jes ante los verdugos, como ha .do ante los jueces. Todo est concluyendo. El Buen Lads culpa a la conviecién de Ja inocencia del_misterioso perdonador que tiene al lado. jJestis, acuérdate de mi cuando Hegues a tu r verdad te digo que hoy stars conmigo en el Paraiso”. No le promete nada terrestre; fa, que le desclavasen de la cruz y se 2qué aprove arrastrase unos cuantos afios mis, llagado y menesteroso, por los caminos de esta tierra? Jess, dulaura humana y esplendor divino, en vez de la vida temporal y perecedera, promete la vida eterna, el Paraiso, y sin tardanza: “Hoy EI crucificado ha tcnido siempre por los pecadores, cenfermos de una enfermedad mis atroz que las del cuerpo, luna compasién que no ha querido ocultar. Un solo instante de verdadera contriccién le basta. El ruego del ladrén fue inmediatamente escuchado, y fue el ltimo convertido por Jestis en cl tiempo de su vida terrenal. Los sufrimientos, del Crucificado se agrandan por inutos. Su cuerpo, de temple delicado, desfallecido pot la tensidn de los dltimos dias, extenuado por los espasmos de las Gltimas horas, no se sostiene ya. Eli, Eli, Eli, Era el primer versiculo de un Salmo profético que tan de cerca recuerdan al Hombre de Dolores del Profeta Isafas, suben, del corazén herido del Crucificado como iiltimo aliento de su humanidad agonizante. ‘Tengo sed. Aquel que tantas veces apagé la sed ajena, deja ahora en el mundo una fuente de vida que nunca se ha de secar, donde los cansados encuentran la fuerza, los putrefactos la juventud, los inguietos la paz. Ha sufrido siempre una sed de amor jamés saciada, Todo se ha consumado. ;Padre, en tus manos entrego mi espiritu! Aquel grivo tan potente, que consiguid librar el alma de la carne, resond en las tinieblas y se perdié en los espacios de la tierra. “Aquel grito —cuenta Mateo— el velo del templo 6 rasg6 en dos, de arriba abajo, y la tierra tembl6 y las rocas se quebraron, y las sepulturas se abricron y los cuerpos de muchos santos que dormfan en el suefio de la muerte, resucitaron y saliendo de los sepuleros se aparecieron a muchos”. Casi veinte siglos han pasado desde el dia en que se dio aquel grito, y los hombres han multipl fragores de su vida para NO oftlo, Entre el smog y el de nuestras ciudades, la oscuridad cada vez més profunda en que los hombres encienden las hogueras de su rmiseria, aquel grito supremo de alegria y de liberacién, aquel grito inmenso que continuamente nos lama a cada tuno de nosotros, resuena ain en el alma de quien no ha sabido olvidar, ‘As{, muere el Hombre—Dios, que ha librado de la ficbre a los calenturientos, que ha dado el agua de la vida a los sedientos, que ha levantado a los muertos de los fretros y de la sepultura, que ha vuelto el movimiento al petrificado por la pardlisis, que ha ahuyentado a los demonios de las almas bestializadas, que ha llorado con los que Hloran, que ha hecho renacer a la vida nueva a los, alos en vez de castigarlos, que ha ensefiado con palabras, de poesia y prucbas milagrosas cl Amor perfecto que los hombres en sus delirios, nunca hubieran podido descubrir. Ha cerrado las llagas y han Iagado su cuerpo; ha perdonado a los malhechores y le condenan, inocente, los malhechores entre malhechores; ha amado infinitamente a todos los hombres, incluso a aquellos que no merecfan su ‘Amor, y el odio le ha clavado alli en esa cruz; ha sido justo como la justicia misma y se ha consumado en su dafno la injusticia mas dolorosa; ha llamado a la santidad a los hombres envilecidos y ha sucumbido a manos de los ‘a traido la vida y le dan, en cambio, la muerte mis ignominiosa, Jess ha muerto. Ha muerto en la cruz como los hombres quisieron, como escogid el Padre y como el Hijo acept6. Ha expiado lo éltimo y ha muerto. Ahora comienza nuestra expiacién. Su cuerpo frfo, como todos los muertos, ¢ inmovil como los verdaderos cadaveres; mudo, inofensivo, tranquilo, un cuerpo sin alma, una boca silenciosa, un corazén que ya no palpita; he aqui que ahora se asoman de las casas donde se habjan encerrado desde la primera noche, los “amigos”, los discipulos secretos, los 07 admiradores de incdgnito, que por las noches pon candil donde no alumbre mucho, y de dfa, cuando hay s , almas tibias, temblorosas ante la idea del "Su muerte seguiré dando vida, perdén y ‘alos que le aman, a través de los siglos. 98, CAPITULO XIX FUSILADOS; CINCO HOMBRES QUE DELINQUIERON LEJOS DEL CONOCIMIENTO DE DIOS En el aiio 1951, se predicaba maravillosamente en los recintos penales del pais el Santo Evangelio de Nuestro Sefior Jesucristo. Desde hacfa muchos aftos las autoridades del Ministerio. de Justicia nos daban toda clase de facilidades para nuestra gloriosa misién, de “Id y predicad 1 que creyere éste seré salvo y el que no serd estuve preso y me visitaste”, En la Penitenciaria de Santiago, un reo, a la sazén Silva Silva, alias el Rucio Bonito, condenado ibunales de Justicia a la pena maxima por el homicidio, se convietié por intermedio de la predicacién del Evangelio a Nuestro Salvador Jesucristo, aceptindolo ahora como su tinico y personal Salvador. De inmediato hubo un gran cambio dentro de su vida, ya no , no més tristeza, ahora do el penal esta le ha la pena yr un horrendo maxima de In justicia: fu imo dia de su crimen cometido, hasta que llega el 99 existencia sobre esta tierra, nada cambié en wstante de su pattida verrenal. Me iré a vivir con Cristo por la eternidad, les dice a todo el que le quiere 0} ¢ mis pecados y me lav6 con st Sangre Bendita, jAleluya! (Gloria sean dadas a Dios! Santa Cena, conforme al rito Evangélico, canta por lsima vez el himno ja tierra soy un peregrino agradece emocionado los desvelos del autor de este libro, se despide de las aucoridades y Io llevan al patibulo, en el patio Siberia de la Penitenciarfa de Santiago; se le ve sereno y feliz porque en un solo instante més, estaré en Ia presencia del Seior que le perdond y que ha hecho en él tina nueva criatura, Sus diltimas palabras: “Mas alld nos veremos mi Pastor”, {Gloria a Dios! Después la descarga de los fusileros, y queda un cuerpo sin vida, el espiritu y el alma retornan hacia su Hacedor, y al lugar de reposo en espera del juicio final, segin nos. relatan las Sagradas Escrituras. Aqui en la tierra, 40.000 personas acompafian los restos mortales al camposanto, el sentimiento humano se hace presente. Ahora Rail Silva no es una oveja descarriada, sino que esta en el redil del Pastor de los Pastores. Pasados algunos meses después que fue cumplida la maxima pena de Ia justicia chilena, se anuncia que los tribunales han fallado en contra de un individuo que cometié un atroz asesinato, también la pena maxima, o sea ‘otro fusilamiento; nuevamente soy Iamado para que asista espiritualmente al condenado a muerte, Ramén Castro Gonzilez, de 30 afios, téenico electricista. En todo penal hay un Capellin y éste siempre es catélico; en consecuen- Gia, se traba delante del reo y por parte del capellan una disputa verbal que a nada bueno podia conducir. El capellin, ofuscado, sostiene que la verdad debe salir a la Juz; por mi parte, le digo al Capellan, delante del reo y de las autoridades del penal, que una discusiém religiosa en nada beneficiard al reo; el Capellin no lo considera asi y la discusién termina exactamente cuatro horas después, cuando éste se va molesto e irritado con mis argumentos; entonces el reo me extiende la mano y me dice: “desde ahora y en adelante usted seré mi Pastor y yo seré un hermano evangélico més y Jess ser4 desde este instante mi nico y personal Salvador". Y Ramon Castro Gonzilez, que habfa sido catdlico, se convirtié al Evangelio de Cristo, se 100 bautizé igual que Silva y recibié la Santa Cena: dio testimonio que se iba con Cristo a la Eternidad y se fue invocando el dulce nombre del Sefior, cuando lego la descarga de los fusileros. Ahora esti en el ciclo igual que el llamado Buen Ladrén, aquel que se arrepintié de suvida pasada en el madero de la cr Pasa el tiempo y llega el afio 1954, los titulares de los| diarios anuncian otro fusilamiento, ahora le tocé el tumo a tun hombre llamado Segundo Alberto Cabrera Mutioz, alias el Criollito, apodo ganado como cantante de tangos, en cafetines de mala muerte, en lugares de dudosa moralidad. Este hombre como los anteriores fusilados también era catélico. Nuevamente soy Iamado por los hermanos cevangélicos convertidos a Cristo dentro del penal para que asista hasta el dltimo momento al reo condenado a muerte. Pero resulta que el reo no lo ha solicitado y cuando Mego a visitarlo, me dice sencillamente que él es catélico, pero después de una breve conversacion se interesa por saber cual es la diferencia que existe entre un evangélico y un profesante catélico; el Pastor le aclara la duda en el acto y le dice: ser catélica solamente da un testimonio religioso. Ser evangélico es tener un testimonio de Salvacion de su ‘Alma, aceptando al Sefior Jesucristo como su tnico y personal Salvador. El reo después de escucharme, pregun- ta: * Qué hay que hacer para eso?”. El Pastor, con mucho amor y paciencia le dice, que las Escrituras nos relatan que todo pecado sera perdonado y que Jestis ¢s la propiciacién por nuestros pecados y no solamente por los nuestros sino por toda ln humanidad; lo oriento para que doble sus rodillas delante de Dios, que es Espiritu y Verdad, que reconozea que es un hombre pecador que pida el perdén de sus pecados y que le haga su hijo en su Misericordia; el reo contest que sf lo harfa, pero si no experimentaba, cambios en El no volviera mas a visitarle, Al subsiguiente, al visitarle me recibié con estas palabras: “Yo soy desde ahora su hijo y usted es mi Pastor”. ;Qué habia sucedido en el reo Cabrera? ;Por qué este cambio radical ‘en su vida? Lo que habia sucedido era lo siguiente: el reo Cabrera, después de su conversacién con el Pastor Assad, se arrodillé en su celda cerca de las 22 horas, y él, que nunca antes habfa orado a Dios en Espiritu y en Verdad, empez® a derramar su alma ante la presencia de Dios, siendo luego 101 inundado por una paz, nunca antes experimentaday cuando se levanté de la oracién lo hizo Horando, pero su Tanto no era de pena sino que ahora era de gozo. Al aclarar sigue contando Cabrera, entré a su celda un personaje de blanco, quien le dice: “Yo soy Jesis” y mandé a mi Pastor, a que te predicara mi Santo Evangelio, En el ilsimo di Cabrera, como los anteriores reos, recibié el Bautismo y la Santa Cena. Me agradecid, con la promesa de que en el cielo nos juntarfamos a alabar a Dios para siempre jamés. Amén. El 25 de enero de 1955, fallé la justicia chilena en contra de dos hombres que habian asesinado, entre muchos otras fechorias, a un muchachito de escasos 14 aiios, y por la espalda, mientras arrancaba despavorido por un asalto a mano armada que se hab{a producido en su propia casa, Estos delincuentes se llamaban José del Carmen Vidal Madariaga, alias el “Afuerino” y Segundo Carlos Espinoza Silva, alias el “Tongo”. Ambos eran compafteros de fechorias. Cuando se les visité no mostraron ningén interés por la Salvacién de sus Almas, ambos estaban en celdas separadas, de manera que casi nunca se veian, hasta que un buen dia aceptaron ser tungidos en el Nombre Santo del Sefior Jesis. Mientras se Tes ponfa las manos en la cabeza, sintieron ambos que dentro de su ser habfa nacido otra vida, que les llevaria hacia la Eternidad reconeiliados con Dios, y con el mundo. Les nacid pronto la idea de escribir cartas desde su prision hacia el mundo exterior, pidiendo se les perdonara en algunas cartas y en otra perdonando ellos; incluso le eseribieron a la jueza que les habia condenado con la mixima pena, Uno de ellos tenia un hijo sin reconocer, Iegalizé esta situacién, tenfa unos terrenos en Machalf, los regal a unos parientes, y vivieron ante la admiracién del penal, como mansos corderos, los que antes de convertirse f Cristo eran feroces fieras. En la altima noche que les quedé por vivir en esta tierra, durmieron como lo haria ‘cualquier ser humano que no tiene grandes problemas por delante, incluso hubo que despertarles para poder bautizar- Jos, darle la Santa Cena y cantar las tlsimas alabanzas all Seftor. Todo esto lo hicieron con alegria, porque pronto tstarian en la cita més hermosa a que se puede aspirars festar ante la Santa presencia del Salvador Jestis. Se 102 despidieron de los pastores evangélicos que les acompafa- ban, agradecieron sus sacrificios y desvelos y fae que Megara la descarga fatal glorificaron a Dios con estas palabras: “Por ha Megado cste momento deseado, ‘Gloria @ Dios!” La admiracién fue general, como fue su comentario, ;cémo pueden llegar al patibulo hombres sin drogas que les ayuden en momentos tan dramiticos, s6lo con la fe que abrazaron y su confianza depositada en Cristo Jess? Vuelvo a sostener: “La predicaciéa del Evangelio es una de las mis grandes maravillas para el ser humano: tanto para el que la predica como para el que la recibe, para su Salvacion”. 103 xv. XVI. XVI. Xvi XIX. CONTENIDO Pigs El hombre como Esp! 2Quién soy yo? - f Jestis, Seductor y Fascinante Pedi, y se os dara, buscad y hallaris, lamad, y se os abrird Jess dice: “Veni Revelaciones Biblicas . : El Cristianismo es una religion universal Jesis, un hombre de la Historia . Doctrina acerca del Es} Jestis, el Maestro de Galilea .- “Bienaventurados los pobres en es de ellos es el reino de los cielos” Orar sin cesar. Jesis, el Carpintero. : i Y oiréis hablar de guerras y rumores de guerra”... : El proceso de la Creacion y la Ciencia Moderna Orden de los acontecimientos de la Semana Santa. : Proceso, Sentencia y Muerte en la Cruz para Jesis : Es reo de muerte . i Fusilados; cineo hombres que delinguicron del conocimiento de Dios Alma y Cuerpo u 1s 1s 31 37 4s 49 33 @ oa a n 9 81 8s 89 98 BIBLIOGRAFIA antigua version de Casidoro de Re anotada por Scofield de 1569, La B ., antigua versién de Casidoro de Reina, de 1569, revisada por Cipriano de Valera (1602) n soy yo? pag. 15 -Por 0. T. OI 8 \- Sermones y Es- os para predicad Doctrina acerca del Espiritu Santo,pig. 53 Grandes Temas , de Lewis Sperry Chater. La Historia de Cristo - de Giovanni Papini Pr M dle Bernardo 10, Sentencia y Muerte en la Cruz para Jestis. Pig. 89 jan Me H., Hull Sermones y Estudios para Predicadores, eC. iMILAGRO DE DIOS! ES EL TITULO DE LA PROXIMA EDICION, EN GESTACION, DEL PASTOR PBRO. JULIO ASSAD GILBERTO. UNA OBRA QUE CALARA HONDO EN LA CONCIENCIA HUMANA; LLENA DE SUCESOS VERIDICOS DONDE SE MANIFIESTA PODEROSAMENTE EL AMOR DIVINO DE DIOS, EN CREYENTES Y NO CREYENTES.