Sunteți pe pagina 1din 8

Formación Criminalística I

Prof.: Lic. Sebastián Streuli

Perito de Oficio, Perito Oficial


y Consultor Técnico –parte general –
Introducción
La responsabilidad de los Peritos y Consultores Técnicos adquiere hoy una importan-
cia trascendente porque del cumplimiento que conforme a la ley realicen, los primeros
(Peritos de Oficio y Peritos Oficiales) y los segundos, de sus obligaciones dentro de los
procesos judiciales, dependerá el resultado del litigio.
La importancia y relevancia de la prueba pericial como medio de prueba para demos-
trar la existencia o no de hechos en cosas, lugares y personas dentro de los procesos liti-
giosos ha ido in crescendo. Asimismo los conocimientos se han ido especializando en el
tiempo, en los campos científicos, técnicos y artísticos, generalmente ajenos al saber de los
expertos en Derecho –Jueces y Letrados–. También ha ido operando un incremento notorio
de las causas judiciales que se tramitan en el país”1.
Precisamente, como hay una marcada tendencia a judicializar todo, son concretamen-
te el Perito (como auxiliar del Juez) y el Consultor Técnico (como auxiliar de la parte liti-
gante que lo contrató) quienes deben velar por un celoso cumplimiento de las normas
procesales que regulas su actuación y procurar, así, que el Juez interviniente en la causa
–cualquiera sea la naturaleza de la misma y el fuero donde se esté litigando– tenga en él,
como auxiliar de la justicia a través de su peritaje, una herramienta esclarecedora de la
cuestión por dilucidar antes de dictar su sentencia.
En tanto, el Consultor Técnico deberá velar para que los derechos de la parte litigan-
te que acudió a él sean respetados, acercando al Juez, en su caso, o a dicha parte, su pro-
pio dictamen, que servirá sin duda para esclarecer los hechos que generaron el litigio,
por un lado, y, por el otro, para imprimirle mayor celeridad al proceso judicial.
Contrariamente a esto, el incumplimiento de la ley por parte de Peritos y Consultores
Técnicos traerá como consecuencia la falta de la específica información (por inexistencia
del dictamen pericial) o una información incompleta (por no haberse concluido las dili-
gencias periciales) trayendo esto los consecuentes perjuicios –económicos o no–, la demo-
ra injustificada del proceso judicial y la pérdida de la posibilidad de alguna de las partes
litigantes a salir exitosa del litigio.

1
ZARCO PEREZ, Franklin. Prueba Pericial, 2da. Ed., Juris, Rosario, 2003. Pág. 6.
Formación Criminalística I
Streuli, Sebastián
1er. Cuatrimestre – 2013

Necesidad de auxiliar al Juez en los campos científico, técnico o artísti-


co, ajenos a su saber. Perito de Oficio.
“El conocimiento de un hecho por parte del Juez no se puede tener sin que el mismo
perciba algo con los propios sentidos; y para ello es inevitable el contacto entre él y la
realidad acerca de la cual debe juzgar (...) pues bien: este hecho jurídico puede ser cono-
cido por el Juez percibiéndolo directamente con los propios sentidos, o sea yendo a ver,
mediante la inspección judicial. En este caso existe prueba directa”2.
La prueba indirecta “se da cuando el Juez no percibe el hecho a probar, sino un hecho
diverso de éste. Por tanto, la percepción del Juez no basta por sí sola para la búsqueda
del hecho a probar, sino que ha de integrarse con la deducción del hecho a probar respec-
to del hecho percibido. La actividad del Juez se hace compleja: percepción y deducción”3.
La Jurisprudencia, por su parte estableció: “El valor probatorio del dictamen debe ser
apreciado unitariamente tanto para la relación de los hechos observados o cotejados por
el perito como lo que hace a sus conclusiones técnicas o científicas. No asiste razón ni
lógica jurídica, para darle distinto valor a tales partes del dictamen por lo cual debe exis-
tir una unidad de apreciación del peritaje y su valor probatorio es el mismo en ambos
aspectos. Cuando el Perito levanta datos, informaciones u observaciones, está desempe-
ñando un encargo en lugar del Juez; por lo que ello dependerá de las apreciaciones o ex-
plicaciones o fundamentaciones que presente en el dictamen. (...) Cuando la ley no exija
inspección judicial puede suplirse, el examen directo del Juez, con el dictamen del Perito
para la verificación de los hechos”4.

¿Qué es un Perito de Oficio? Requisitos legales para su actuación.


La naturaleza jurídica del Perito de Oficio es ser auxiliar del Juez (o auxiliar de la
Justicia), es decir que emite un dictamen que posteriormente será valorado por el Juez y,
de no mediar cuestiones de fondo – p.e.: errores, que esté incompleto, la falta de funda-
mentación científica o técnica, entre otras – servirá como medio (entre otros medios pro-
batorios) del que se valdrá el Juez para dictar sentencia.
“El Perito judicial, en nuestro derecho positivo, es un auxiliar adscripto al órgano ju-
dicial, aun cuando no figura así expresamente en este título de la Parte General del Có-
digo Procesal. Corresponde impostar su actuación en el campo de la función pública, úni-
ca manera de comprender que, como auxiliar del Juez, le alcanzan las garantías de inde-

2
CARNELUTTI, Francesco. Prueba civil. Desalma, 2000. Pág. 53.
3
CARNELUTTI, Francesco. Ob. Cit. Pág. 62.
4
C. Civ., Com. y Lab. Venado Tuerto, 03/08/94; “Berrutti, Aimar c/ El Meridicano S.A. s/ demanda laboral”.
Zeus, 66-J-242.

2
Formación Criminalística I
Streuli, Sebastián
1er. Cuatrimestre – 2013

pendencia e imparcialidad comunes a todos los sujetes que, integrando el órgano, colabo-
ran y hacen posible la función jurisdiccional”5.
Los arts. 458 y concordantes del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación con-
signan la forma de actuación del Perito de Oficio a lo largo de los distintos estadios pro-
cesales: desde su designación, aceptación del cargo, presentación de su dictamen, contes-
tación de las observaciones planteadas al mismo, ampliación del peritaje y finalización
de su actuación.

Responsabilidad procesal del Perito de Oficio. Designación de otro Perito


en reemplazo del designado.
El art. 469, CPCCN, “Aceptación del cargo”, en su tercer párrafo prescribe: Si el Peri-
to no aceptare, o no concurriere dentro del plazo fijado, el Juez nombrará otro en su re-
emplazo, de oficio y sin otro trámite.
Analizando la normativa precedente, el Perito será reemplazado cuando se dieren las
siguientes circunstancias:
No aceptare el cargo ante el oficial primero, dentro del tercer día de notificada su de-
signación, por cédula judicial “u otro medio autorizado por este Código”, según el
primero y segundo párrafo del art. 469, CPCCN.
No concurriere a aceptar el cargo dentro del plazo fijado por el Juez.

Remoción del Perito de Oficio.


El art. 470, CPCCN, “Remoción”, prescribe: Será removido el Perito que, después de
haber aceptado el cargo renunciare sin motivo atendible, rehusare dar su dictamen o no
lo presentare oportunamente. El Juez, de oficio, nombrará otro es su lugar y lo condenará
a pagar los gastos de las diligencias frustradas y los daños y perjuicios ocasionados a las
partes, si éstas reclamasen. El reemplazado perderá el derecho a cobrar honorarios.
Este art. contempla tres situaciones por las cuales puede ser removido el Perito des-
pués de haber aceptado el cargo, en sede judicial:
Si renunciare al cargo sin motivo atendible; es decir que el fundamento esgrimido por
el Perito para renunciar a su cargo no tuviese identidad o justificación suficiente para
el Juez, p.e.: una enfermedad de corta duración o que la misma no exista.
Si se rehusare a presentar el dictamen pericial; p.e.: si se negare a presentar su dic-
tamen pericial sin causa legal existente.

5
FENOCHIETTO, Carlos. Peritos y consultores técnicos en la ley 22.434, modificatoria al Código Procesal
Civil y Comercial de la Nación. La Ley, Córdoba, 1981. Pág. 1122.

3
Formación Criminalística I
Streuli, Sebastián
1er. Cuatrimestre – 2013

Si no presentare su dictamen pericial en el plazo correspondiente; p.e.: no lo presenta


porque tuvo que realizar un viaje de placer.
La Jurisprudencia contempla al respecto que “corresponde hacer lugar a la remoción
del Perito cuando a la fecha de su petición se encuentran ampliamente vencidos los pla-
zos concedidos para que el profesional cumpla su cometido”6.

Posibles sanciones que pueden aplicarse al Perito de Oficio, contempla-


das en los arts. del CPCCN.
1. Devolución del importe percibido en concepto de anticipo de gastos.
El art. 463, CPCCN, “Anticipo de gastos” prescribe en su primer párrafo: Si el Perito
lo solicitare dentro del tercer día de haber aceptado el cardo, y si correspondiere por la
índole de la pericia, la o las partes que han ofrecido la prueba deberán depositar la suma
que el juzgado fije para gastos de las diligencias.
Por su parte, la Jurisprudencia se ha expedido al respecto diciendo que “habiéndose
decidido la remoción del Perito correspondía también disponer la devolución del importe
que se le anticipó en virtud de la norma del art. 463 del Código Procesal, con más el in-
cremento correspondiente al demérito sufrido por la moneda desde que aquél dispuso de
los fondos”7.
2. Pérdida de los honorarios (total o parcialmente) y pago de los gastos de las diligencias
frustradas.
El art. 473, CPCCN, “Traslados. Explicaciones. Nueva pericia”, establece en su últi-
mo párrafo: El Perito que no concurriere a la audiencia o no presentare el informe am-
pliatorio o contemplatorio dentro del plazo, perderá su derecho a cobrar honorarios, total
o parcialmente.
Respecto a esto, la Doctrina ha consignado que la responsabilidad procesal discipli-
naria del Perito tiene varias modalidades, entre ellas la pérdida o disminución de hono-
rarios cuando el dictamen resulta ineficaz o nulo por vicios de forma o defectos de fondo
imputables exclusivamente al Perito8.
La Jurisprudencia, por su parte sostiene: “Si los Peritos se han limitado a cumplir
con el encargo efectuado por las partes, su tarea debe ser retribuida aun cuando a crite-
rio de la juzgadora no haya resultado eficaz. Y ello es así porque el único caso en el que el

6
C. Nac. Fed. Cont. Adm., Sala I. “Ponzoni, Gladis c/ Obra Social para la Actividad Docente”, LL, 1992-C, 418;
DJ, 1992-2-258.
7
C. Nac. Fed. Civ. y Com., Sala II. “Banco Hipotecario Nacional c/ Fernández, Adolfo J.”, LL, 1983-C, 610
(36.441-S).
8
DEVIS ECHANDIA, Hernando. Compendio de la prueba pericial. Rubinzal-Culzoni. Santa Fe, 2001. Pág. 369
y ss.

4
Formación Criminalística I
Streuli, Sebastián
1er. Cuatrimestre – 2013

Código de Procedimiento Civil sanciona con la pérdida del honorario, es el supuesto en


que los Peritos fuesen removidos por no haber sido diligentes en producir su dictamen en
el tiempo en que los jueces le designaren”9.
3. Remoción del cargo de Perito de Oficio.
El art. 469, CPCCN, “Aceptación del cargo”, en su último párrafo, dice: La cámara de-
terminará el plazo durante el cual quedarán excluidos de la lista los Peritos que reiterada
o injustificadamente se hubieren negado a aceptar el cargo, o incurrieren en la situación
prevista por el artículo siguiente.

¿Qué es un Perito Oficial?


Los Cuerpos Técnicos Periciales y los Peritos Oficiales son expertos, auxiliares de la
Justicia que colaboran con el Juez en aspectos científicos, técnicos o artísticos, colegiada
o individualmente; y su labor es necesaria para dilucidar cuestiones litigiosas, alejadas
de la ciencia jurídica, o sea del quehacer específico del juzgador.
A diferencia de los Peritos de Oficio, que son profesionales independientes, aquéllos
dependen presupuestariamente del Poder Judicial. Debido a la naturaleza jurídica de
sus funciones su figura se encuadra dentro de la de un funcionario público.
Asimismo es dable destacar que los integrantes de los referidos Cuerpos y los Peritos
Oficiales disponen de tiempo que les permite garantizar rapidez, eficiencia y confiabili-
dad del trabajo pericial que realizan10.

Naturaleza jurídica del Consultor Técnico.


Existen doctrinarios que sostienen que el “Consultor Técnico pericial es un órgano
procesal designado por una parte, a la que asesora en el estudio de los dictámenes de
Peritos e informes técnicos que se produzcan en el proceso. Se trata de un auxiliar de
dicha parte, que no está obligado a exponer su concepto cuando sea desfavorable a ésta y
que por ningún concepto puede asimilarse al Perito”.
“Si bien el Consultor Técnico debe ser una persona especializada en alguna ciencia,
arte o industria , se diferencia del Perito, en sentido estricto, en la circunstancia de que,
mientras éste reviste el carácter de auxiliar del Juez o Tribunal, y por lo tanto adquiere
su condición procesal a raíz del nombramiento judicial y de la subsiguiente aceptación
del cargo, el Consultor Técnico es un verdadero defensor de la parte, quien lo designa
para que lo asesore en los ámbitos de la técnica ajenos al específico saber jurídico”.

9
Trib. Sup. Córdoba, Sala Laboral. “Palavecino, Oscar H. c/ Espec.”, LLC, 1991-1048.
10
ZARCO PEREZ, Franklin. Ob. Cit. Pág. 227 y ss.

5
Formación Criminalística I
Streuli, Sebastián
1er. Cuatrimestre – 2013

“De allí entonces que esta figura del Consultor Técnico sea estrictamente análoga a la
del abogado y opera en el proceso a la manera de este último, por lo cual debe compren-
dérselo en el amplio concepto del defensor consultor”11.
La existencia del Consultor Técnico tiene como premisa básica la existencia previa de
un dictamen pericial y por ende del Perito, que es el encargado de emitirlo. Por eso, si no
existe prueba pericial, no existe Consultor Técnico.
El Consultor Técnico es, en principio, un asesor de la parte sobre los puntos técnicos.
Su asesoramiento puede resultar un elemento de juicio que se invoque en la sentencia, y
hasta puede constituir la base exclusiva de ella.
Al respecto, el gran doctrinario Carlos Fenochietto sostiene que, contrariamente a la
imparcialidad del Perito Oficial y/o de Oficio, “el Consultor Técnico inaugura en nuestro
derecho positivo la figura del „patrocinio técnico‟: un verdadero y propio defensor de los
intereses de la parte que lo propuso, a favor de quien pone su ciencia y experiencia sobre
cuestiones ajenas a la disciplina jurídica (...) de la misma manera que las partes en el
aspecto jurídico cuentan con el patrocinio letrado, no se advierte por qué no podrían te-
ner el apoyo de un experto en cuestiones técnicas, siempre que no desempeñaran simul-
táneamente esa función y la que corresponda al Perito propiamente dicho”12.
La Jurisprudencia por su parte ha dicho: “El Consultor Técnico presenta una figura
estrictamente análoga a la del abogado y opera en el proceso a manera de este último,
por lo cual debe comprendérselo en el amplio concepto de defensor-consultor”13.
“El Consultor Técnico es un defensor de los intereses de la parte que lo propuso”14.

Ejecución de lo acordado entre la parte litigante y el Consultor Técnico.


Lo acordado entre la parte litigante y el Consultor Técnico se realiza dentro de un pla-
zo determinado: está referido a los días que insumirá el Consultor Técnico para con-
trolar las diligencias periciales llevadas a cabo por el Perito (o Peritos), antes de que
éste emita su dictamen pericial.
La forma o modo en que el Consultor Técnico va a cumplimentar su cometido será
mediante su asistencia a todas las diligencias periciales, en los días, horarios y luga-
res donde el Perito realizará las comprobaciones pertinentes, recabando la informa-
ción suficiente para emitir su propio dictamen, haciendo las observaciones nece-

11
PEYRANO, Jorge y CHIAPPINI, Julio. El proceso atípico. Universidad, Buenos Aires. 1984, citados en
ZARCO PEREZ, Franklin. Ob. Cit. Pág. 201 y ss.
12
FENOCHIETTO, Carlos E. Ob. Cit. Pág. 1123.
13
C. Nac. Com., Sala C. 10/2/1984, “Oestemotors Car S.A. c/ Blanco, Carlos A. y otro”; LL, 1984-B-225.
14
C. Nac. Fed. Civ. y Com., Sala I. 9/2/1988, “Liporace, Roque c/ Vázquez Ferro, Guillermo y otro”; LL, 1989-
B-617. Jurisp. agrupada , caso 5999.

6
Formación Criminalística I
Streuli, Sebastián
1er. Cuatrimestre – 2013

sarias al Perito durante la compulsa y dejando constancia de las mismas por escrito
mediante acta.
Asimismo hará las observaciones que correspondieren al dictamen pericial
emitido por el Perito de Oficio y, si fuere menester, asesorar a la parte que lo con-
trató respecto del contenido del peritaje presentado en sede judicial, o en su caso
presentando su propio dictamen, de ser necesario15.

Cumplimiento de las obligaciones y facultades procesales del Consultor


Técnico, según el CPCCN.
Asistencia a las diligencias periciales llevadas a cabo por el Perito, pudiendo formular
las observaciones que creyere convenientes (art. 471, 2do. párrafo CPCCN);
Restitución de los elementos retirados del expediente y/o reservados en Secretaría del
Juzgado, p.e.: documentales, registros, entre otras.;
Devolución de los elementos entregados al Consultor Técnico por su cliente;
Presentación del dictamen pericial (art. 472, 2do. párrafo CPCCN);
Observaciones formuladas al dictamen pericial presentado por el Perito (art. 473,
2do. y 3er. Párrafos CPCCN).
La Doctrina, respecto de los Consultores Técnicos, refiere: “El Consultor Técnico po-
drá: 1- „Presenciar‟ las operaciones técnicas que se realicen y formular las „observaciones‟
que considere pertinentes, naturalmente en la etapa preparatoria del dictamen que eje-
cuta el Perito designado por el Juez (art. 471). No puede „deliberar‟ y menos aún interve-
nir en la „conclusión‟ o dictamen propiamente dicho. En este sentido la norma es categó-
rica: „la pericia estará a cargo del Perito designado por el Juez‟ (art. 471, 1er. párrafo)”.
“2- Presentar por separado „por escrito‟ con copias para las partes su opinión técnica,
la que deberá ser fundada, pues contendrá la exposición detallada de las operaciones
técnicas realizadas y de los principios científicos en que se funden (art. 472). Del escrito
no corresponde dar „traslado‟ ni puede dar lugar al incidente de „explicaciones‟ (Doctrina
art., 473, 1er. párrafo)”.
“3- Formular „observaciones‟ a la pericia ante las explicaciones ordenadas por el Juez
al Perito (arts. 473, 2do. y 3er. párrafos, y 474). Pero no está legitimado para pedir expli-
caciones, toda vez que se pretenda realizar este acto, debe ser suscripto por la parte. Es

15
La relación jurídica existente entre la parte litigante (actor o demandado) y el Consultor Técnico, está normado
por el Código Civil en el art. 625 (Título VIII: De las obligaciones de hacer o no hacer), asimismo en los art.
523 y 524 (Título 4: De las obligaciones principales y de las obligaciones accesorias); el lector puntilloso puede
consultar allí para una revisión más acabada del tema.

7
Formación Criminalística I
Streuli, Sebastián
1er. Cuatrimestre – 2013

decir, el Consultor carece de mandato para actuar en juicio, a diferencia del Procurador o
Letrado apoderado”16.

Bibliografía consultada.
CARNELUTTI, Francesco. Prueba civil. Depalma. Buenos Aires, 2000.
DE SANTO, Víctor. La prueba civil. Teoría y práctica. Universidad. Buenos Aires,
1994.
DEVIS ECHANDIA, Hernando. Compendio de la prueba judicial. Rubinzal-Culzoni.
Santa Fe, 1984; Compendio de la prueba judicial. Rubinzal-Culzoni. Santa Fe, 2001.
FENOCHIETTO, Carlos E. Peritos y consultores técnicos en la Ley 22.434, modifica-
toria al Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. La Ley. Córdoba, 1981.
PEYRANO, Jorge Walter. Ley Orgánica del Poder Judicial de la Provincia de Santa
Fe. Doctrina y Jurisprudencia. Nova Tesis. Rosario, 2002.
SAENZ, Carlos M. La responsabilidad civil del funcionario. Jurisprudencia Argenti-
na, tomo 67 (julio – septiembre, 1952).
VENINI, Guillermina. Responsabilidad civil de los profesionales. Jurisprudencia Ar-
gentina, 1998-IV-639.
ZARCO PEREZ, Franklin. Prueba pericial, 2da. Ed. Juris. Rosario, 2003. Responsa-
bilidad de peritos y consultores técnicos. Dictamen pericial en sede penal. Cáthedra
Jurídica. Buenos Aires, 2004.

16
DEVIS ECHANDIA, Hernando. Ob. Cit. Pág. 1123 y ss.