Sunteți pe pagina 1din 6

Clases de fuegos

De acuerdo a las características de la combustión, se determinan distintos tipos de fuegos, que podemos
agrupar de la siguiente manera:
1° Fuego Clase A
2° Fuego Clase B
3° Fuego Clase C
4° Fuego Clase D

Clase "A": Son los fuegos que involucran a los materiales orgánicos sólidos, en los que pueden formarse,
brasas, por ejemplo, la madera, el papel, cartón, pajas, carbones, textiles, etc.
Se ha normalizado como simbología a utilizar un triángulo de fondo color verde en cuyo interior se coloca
la letra A.

Incluye materiales combustibles como: madera, papel, cartón y diversos plásticos, los
neumáticos de caucho, las telas y otros combustibles sólidos ordinarios.

Clase "B": Son los fuegos que involucran a líquidos inflamables y sólidos fácilmente fundibles por acción
del calor (sólidos licuables). Dentro de este rubro podemos encontrar a todos los hidrocarburos, alcoholes,
parafina, cera, etc.
Se ha normalizado como simbología a utilizar un cuadrado de color rojo en cuyo interior se coloca la letra
B.

Los fuegos Clase B Incluyen líquidos inflamables como: gasolina, aceite, combustible, y
productos derivados del petróleo así como también gases como el propano y el butano.

Clase "C": Son los fuegos que involucran a los equipos eléctricos energizados, tales como los
electrodomésticos, los interruptores, cajas de fusibles y las herramientas eléctricas, etc.
Se lo simboliza con un círculo de fondo color azul en cuyo interior se coloca la letra C.

Designa fuegos que involucra algún equipo eléctrico energizado, por ejemplo: artefactos de
cocina u otros tipos de equipos eléctricos.

Clase "D": Son fuegos deflagrantes, en metales alcalinos y alcalinos térreos, como así también polvos
metálicos; combustionan violentamente y generalmente con llama muy intensa, emiten una fuerte
radiación calórica y desarrollan muy altas temperaturas.
Sobre este tipo de fuegos NO se debe utilizar agua, ya que esta reaccionaría violentamente. Se hallan
dentro de este tipo de fuegos el magnesio, el sodio, el potasio, el titanio, el circonio, polvo de aluminio,
etc.
Se simboliza con una estrella de cinco puntas de fondo color amarillo en cuyo interior se coloca la letra D.
Son los que se producen en polvos o virutas de aleaciones de metales livianos como aluminio,
magnesio, sodio, litio, potasio, etc.

Fuegos Clase K
A raíz de haberse observado una gran dificultad en la extinción de incendios en freidoras industriales, se
hizo esta clasificación particular para este tipo de fuegos. Se lo denomino entonces Fuego K (por la inicial
del vocablo inglés Kitchen que significa cocina).

Incluyen el aceite o la grasa combustible que se usa en aparatos de cocina domésticas o


comerciales. Su símbolo es una letra K y su pictograma es una sartén en llamas. El agente es
acetato de potasio.

Extinción y Agentes Extintores


Para comprender mejor la acción de los agentes extintores, y poder clasificarlos, debemos antes analizar
qué es la extinción, y clasificarla según sus tipos.
Dijimos antes que el fuego es una combustión. ¿Pero es el fuego sinónimo de "llamas"? ¿Puede haber
fuego sin llamas? La respuesta es positiva, y en un sentido mas amplio al que vulgarmente le damos a la
palabra fuego como sinónimo de "llamas", podemos clasificar los fuegos en:
Fuegos de Superficie o de arraigo (sin llama)
Son fuegos en sustancias sólidas. La combustión es superficial y progresa hacia el núcleo central de la
masa que arde. Ejemplos de combustión sin llamas son: carbono puro y otros no metales fácilmente
oxidables, como el azufre y el fósforo, así como los metáles f'ácilmente oxidables (magnesio, aluminio,
circonio, uranio, sodio, potasio, etc.). Suelen desarrollar elevadas temperaturas de combutión de entre 2500
a 3500 °C.
Fuegos de llamas
Son la evidencia directa de la combustión de gases o vapores de líquidos inflamables

Según esta clasificación de los fuegos, podemos decir que:


- en un SÓLIDO existe fuego de SUPERFICIE Y LLAMA
-en un LÍQUIDO existe fuego de LLAMA
-en un GAS existe fuego de LLAMA

Extinción
Los combustibles pueden presentarse en cualquier estado de agregación: sólido, líquido o gaseoso.
¿Porque puede haber fuego de llama en un sólido, además de fuego de arraigo? Pues porque lo que arde
en el fuego de llamas, siempre, son los vapores y gases que el combustible desprende en el proceso de la
combustión. Y un sólido, al igual que cualquier líquido, puede desprender vapores según la temperatura a
la cual se encuentra.
Según sea el combustible, un sólido, un líquido o un gas, se utilizan distintos métodos de extinción:
1° Los combustibles sólidos presentan normalmente una combustión de masa, elevándose la temperatura
de la misma en toda la superficie. La técnica principal y clásica de extinción es refrigerar la masa
incandescente.
2° En los combustibles líquidos, la técnica fundamental y clásica de extinción es la de cubrir el espejo de
líquido evitando la transferencia de calor y la libre generación de vapor (que es el que produce las llamas)
3° Las sustancias en estado gaseoso, arden en toda su masa, produciendo en muchos casos, riesgos de
explosión. Las técnicas clásicas de extinción son saturarlos de material inerte o evitar su contacto con las
fuentes de calor.
En todos los casos, las técnicas modernas de extinción combinan métodos físicos con los químicos,
debiendose elegir los extintores en función del combustible.
Podemos decir entonces que hay dos tipos de extinción: Física y Química.
Extinción Física
Recordando el Triángulo del Fuego, entendermos porque la extinción fisica consta de tres métodos
fundamentales: Eliminación del combustible, sofocación y enfriamiento.
Extinción Química
Recordando el Tetraedro del Fuego, este método se basa en la interrupción de la reacción en cadena. Los
radicales libres que genera el combustible y que son los elementos que se combinan con el oxígeno en el
proceso de oxido-reducción, compiten con el agente extintor el cual es afín a estos radicales, capturandolos
e inhibiendo su acción.
Tipo y clasificación de los Agentes Extintores
Los diferentes tipos de agentes extintores, se pueden clasificar como físicos o químicos según el tipo de
efecto que tenga sobre la combustión. Si el principal efecto del agente es un efecto físico, actuando sobre
el triángulo del fuego, diremos que el agente es físico; de manera análoga, si el principal efecto es el efecto
químico, actuando sobre el tetraedro del fuefo, diremos que el agente es químico. De esta manera, hemos
armado la siguiente tabla según los tipos y clases de agentes extintores mas comunes:

Tipo y clasificación de los extintores


Los extintores son elementos portátiles destinados a la lucha contra fuegos incipientes, o principios de
incendios, los cuales pueden ser dominados y extinguidos en forma breve.
De acuerdo al agente extintor los extintores se dividen en los siguientes tipos:
- A base de agua
- A base de espuma
- A base de dióxido de carbono
- A base de polvos
- A base de compuestos halogenados
- A base de compuestos reemplazantes de los halógenos

Listaremos a continuación los extintores mas comunes, y los clasificaremos según la clase de fuego para
los cuales resultan aptos:

Extintores de agua
El agua es un agente físico que actua principalmente por enfriamiento, por el gran poder de absorción de
calor que posee, y secundariamente actua por sofocación, pues el agua que se evapora a las elevadas
temperaturas de la combustión, expande su volumen en aproximadamente 1671 veces, desplazando el
oxígeno y los vapores de la combustión. Son aptos para fuegos de la clase A. No deben usarse bajo
ninguna circunstancia en fuegos de la clase C, pues el agua corriente con el cual estan cargados estos
extintores conduce la electricidad.

Extintores de espuma (AFFF)


Actúan por enfriamiento y por sofocación, pues la espuma genera una capa continua de material acuoso
que desplaza el aire, enfría e impide el escape de vapor con la finalidad de detener o prevenir la combustión.
Si bien hay distintos tipos de espumas, los extintores mas usuales utilizan AFFF, que es apta para
hidrocarburos. Estos extintores son aptos para fuegos de la clase A y fuegos de la clase B.

Extintores de dióxido de carbono


Debido a que este gas esta encerrado a presión dentro del extintor, cuando es descargado se expande
abruptamente. Como consecuencia de esto, la temperatura del agente desciende drasticamente, hasta
valores que estan alrededor de los -79°C, lo que motiva que se convierta en hielo seco, de ahí el nombre
que recibe esta descarga de "niebe carbónica". Esta niebla al entrar en contacto con el combustible lo enfría.
También hay un efecto secundario de sofocación por desplazamiento del oxígeno. Se lo utiliza en fuegos
de la clase B y de la clase C, por no ser conductor de la electricidad. En fuegos de la clase A, se lo puede
utilizar si se lo complementa con un extintor de agua, pues por si mismo no consigue extinguir el fuego de
arraigo. En los líquidos combustibles hay que tener cuidado en su aplicación, a los efectos de evitar
salpicaduras.

Extintores de Polvo químico seco triclase ABC


Actúan principalmente químicamente interrumpiendo la reacción en cadena. También actúan por
sofocación, pues el fosfato monoamónico del que generalmente estan compuestos, se funde a las
temperaturas de la combustión, originando una sustancia pegajoza que se adhiere a la superficie de los
sólidos, creando una barrera entre estos y el oxígeno. Son aptos para fuegos de la clase A, B y C.
Extintores a base de reemplazantes de los halógenos (Haloclean y Halotron I)
Actúan principalmente, al igual que el polvo químico, interrumpiendo químicamente la reacción en cadena.
Tienen la ventaja de ser agentes limpios, es decir, no dejan vestigios ni residuos, además de no ser
conductores de la electricidad. Son aptos para fuegos de la clase A, B y C.

Extintores a base de polvos especiales para la clase D


Algunos metáles reaccionan con violencia si se les aplica el agente extintor equivocado. Existe una gran
variedad de formulaciones para combatir los incendios de metales combustibles o aleaciones metálicas. No
hay ningún agente extintor universal para los metales combustibles, cada compuesto de polvo seco es
efectivo sobre ciertos metales y aleaciones especificas. Actúan en general por sofocación, generando al
aplicarse una costra que hace las veces de barrera entre el metal y el aire. Algunos también absorven calor,
actuando por lo tanto por enfriamiento al mismo tiempo que por sofocación. Son solamente aptos para
los fuegos de la clase D.

Extintores a base de agua pulverizada


La principal diferencia como los extintores de agua comunes, es que poseen una boquilla de descarga
especial, que produce la descarga del agua en finas gotas (niebla), y que además poseen agua destilada.
Todo esto, los hace aptos para los fuegos de la clase C, ya que esta descarga no conduce la electricidad.
Además tienen mayor efectividad que los extintores de agua comunes, por la vaporización de las finas gotas
sobre la superficie del combustible, que generan una mayor absorción de calor y un efecto de sofocación
mayor (recordar que el agua al vaporizarse se expande en aproximadamente 1671 veces, desplazando
oxígeno). Son aptos para fuegos de la clase A y C.

Extintores para fuegos de la clase K a base de acetato de potasio


Son utilizados en fuegos que se producen sobre aceites y grasas productos de freidoras industriales,
cocinas, etc. El acetato de potasio se descarga en forma de una fina niebla, que al entrar en contacto con
la superficie del aceite o grasa, reacciona con este produciendose un efecto de saponificación, que no es
mas que la formación de una espuma jabonosa que sella la superficie separandola del aire. También esta
niebla tiene un efecto refrigerante del aceite o grasa, pues parte de estas finas gotas se vaporizan haciendo
que descienda la temperatura del aceite o grasa.

Características por tipo de


extintor
Teniendo en cuenta esta categorización, podemos entender mejor los tipos de
extintores existentes y sus características particulares:

 Extintores de agua: son apropiados para extinguir fuegos de tipo A, es decir


todos aquellos producidos por la combustión de elementos sólidos. El poder del
agua como elemento extintor se debe a su gran capacidad para absorber el calor
consiguiendo así reducirlo más deprisa de lo que el fuego es capaz de
regenerar. A la hora de utilizarlo es muy importante revisar el entorno y no
utilizarlo en lugares donde haya electricidad o una corriente eléctrica para evitar
el riesgo de electrocución.
 Extintores de polvo: es el más común y es indicado para los tipos A, B y C.
Dadas las múltiples aplicaciones de estos extintores, son una magnífica
protección para las viviendas, oficinas y empresas.
 Extintores de C02: estos tipos de extintores son aptos para fuegos de tipo A, B
y C. Al ser un extintor limpio, resulta ideal para maquinaria delicada y
equipamientos eléctricos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se trata de
un elemento químico y que por tanto, para evitar intoxicaciones, es muy
importante salir de inmediato del lugar cuando se haya extinguido el fuego.
 Extintores para fuegos especiales: estos son los únicos que se pueden utilizar
para sofocar fuegos de clase D. Actúan en general por sofocación y algunos
también absorben el calor actuando por enfriamiento al mismo tiempo que por
sofocación.