Sunteți pe pagina 1din 5

Introducción

Un tipo de monumentos de arquitectura cívico-suntuaria,


son los denominados "rollos". Los cuales consisten en una
picota donde se leen y ejecutan las leyes de justicia, cerca de
la horca; en la mayoría de los casos esto es simplemente una
columna. Aunque existen diversas variantes, tal es el caso de
Tepeaca, llamada en un principio Segura de la Frontera,
donde es una torre ochavada con reminiscencias moriscas y
góticas. Según el códice nombrado "Introducción de la
Justicia Española en Tlaxcala", el rollo de esta región era
similar. También en Tlaquiltenango, Estado de Morelos,
encontramos una torre cilíndrica con escalera interior.

Antecedentes

El ejemplo español más parecido al Rollo de Tepeaca es


la Torre del Oro en Sevilla, en la ribera del río Guadalquivir.
De este puerto salieron muchas naves hacia México, lo cual
hace probable que el constructor haya tenido en mente la
torre de Sevilla al levantar la estructura octogonal de
Tepeaca. La torre de Sevilla es un edificio morisco que
formaba parte de las fortificaciones de Alcázar, construido
hacia 1120 por el Cid Abu-el-Ola. Su estructura poligonal de
doce lados, tomó el nombre de la brillante cubierta de
mosaicos vidriados del segundo piso. Esta construcción fue
restaurada en el siglo XIV por primera vez, y más tarde en
1760, fecha en la que se abrieron las grandes ventanas de
los muros.
El Rollo de Tepeaca Puebla

Una inscripción, visible todavía en el siglo XVIII,


registraba el año de 1559 como la fecha de construcción.

Esta torre de ladrillo con la planta octagonal está


construida sobre un pedestal de siete escalones. En el centro
de la estructura, una escalera de caracol da acceso a la parte
superior. Ocho ventanas gemelas de estilo morisco decoran
los muros. En un principio el edificio tuvo cúpulas. Tousaint
recogió una leyenda local, que afirmaba que el Rollo se
comunicaba con el distante convento de los franciscanos a
través de un pasaje subterráneo. Por tradición se asigna su
edificación a fray Sebastián de Trasierra, constructor de
caminos que en aquella época trabajaba en el que iba de
Tepeaca a Tecali.

Aun cuando el Rollo de Tepeaca se inspiró en la torre de


Sevilla, no se sabe el porqué de su nombre. En España “rollo”
significa marca fronteriza, y en su forma habitual es
simplemente una columna monumental, con pedestal, fuste y
remate heráldico. Los rollos españoles, de origen castellano,
no contenían espacios interiores.
Resulta razonable suponer que la estructura mexicana, al
igual que su antecedente morisco, hayan tenido una función
defensiva, como complemento del templo-fortaleza.
Dominando la plaza y coronada con almeras, la torre de
Tepeaca es el único ejemplo sobreviviente de un tipo de
monumentos que debió haber sido común en el siglo XVI en
México.
Bibliografía:

“Arquitectura Mexicana del Siglo AVI” G. Kubler. Fondo de


Cultura Económica, 1982. México D.F.

Imágenes:

http://www.artecolonial.virtualave.net/arq/xvi/6.htm

http://www.turismopuebla.com.mx/english/otras.html