Sunteți pe pagina 1din 27

Bufo Alvarius

Bufo Alvarius

Mi experiencia
con la medicina
ancentral

Dedicado a:

Dr.Octavio Retting Hinojosa

Con cariño
Nuri Libertad & Anmi Estefania
mi experiencia
con la medicina ancentral

Nuri Libertad

Primera dosis El canto de Octavio causó


algo en mi, que en pocos
segundos sentí como suce-

C uando le di las prime-


ras fumadas no sentí
nada, hasta unos pocos se-
sivamente vivía vidas que
rapidamente se cosumían
en cuestion de segundos
gundos después, en los que para dar vida a otras y otras
perdí toda consciencia de y otras, un nace-muere-na-
mi cuerpo físico; unos sen- ce-muere-nace muere conti-
timientos tan profundos, nuo. Sentía todos los senti-
muy intensos empezáron a mientos pasados en cada vida
surgir de mi interior, tocan- como un vaivén repentino
do fibras hipersensibles y que agitaba mi cuerpo. Des-
lejanas de mi ser, fibras de pués de muchas vidas (in-
años luz atrás, mi mente se re- contables) llégue a sentír que
sistía a romper viejos conceptos, lloraba sin llorar y reía sin
antiguos esquemas forja- reír, hasta que esa sensación
dos con el tiempo. Mente llegó a mi garganta y a mi
siempre traicionera, ali- vida actual, empecé a gritar
mentada por demonios fuertemente; ese grito conte-
internos y casi como con nía todos los gritos, de rabia,
una especie de “miedo a la alegría, dolor, nacimiento y
belleza”. muerte de todo el universo:
Bufo Alvarius

Nooooooo!!!!!!Porqueeee?? cia y sentir mi grito como el


Perdi mucho tiempo!!!!! Per- grito universal, o el grito de
dóoooon!!!!! varias vidas contenido, varias
AAAAAAAAAAAAAAA!!! encarnaciones. Al ver mi re-
acción, Octavio me dijo: Vue-
Una alegría consciente, me- la, corre, eres libre! Corrí un
lancólica y divina, extrema- tramo junto con el, después
damente original grito con- seguí corriendo pero en al-
migo : Soy Libertaaaad!!!!! gún momento se me acabó
Por algo me pusieron Liber- el piso y Zaz ! jeje me di un
taaad!!!! Siiiiiii!!!!!!! Claro que madrazo que no sentí hasta
siiiiii!!!! AAAAAAAAAA!!! mucho después, volviendo
Era un sentimiento de alegría a la realidad.
pero a la vez doloroso,polos
opuestos tratando de com- Segunda dosis
plementarse juntos. En ese

R
momento pasé de emoción ecuerdo que Octavio nos
exagerada (acompañada de dijo: tómense de las ma-
risas) a llanto agónico y vi- nos, dí las primeras fumadas
ceversa. Seguía apareciendo y de nuevo me encontraba en
el ego, sin embargo el llanto el suelo, perdí otra vez cons-
era liberador, estaba conten- ciencia corporal y en esta oca-
ta de saborear tanta existen- sión fue un viaje muy intros-
mi experiencia
con la medicina ancentral

pectivo, me costo muchísimo en mi vida, cuando en vez


trabajo y fue muy doloroso, de expandirme, me contraje
de mucho sufrimiento, creo hacia mi misma, pero sobreto-
que me metí demasiado en do hacia mis pensamientos y
mi subconsciente. Sentí que sentimientos mas oscuros, fue
lloré, vomité, que me arrastré; el viaje denso más grande que
era muuuy fuerte y no podía jamás haya podido experimen-
controlar lo que estaba pasan- tar; era una cosa repetitiva,
do. Octavio o alguien, o algo obsesiva y sin fin, era como si
o la lluvia me echaron agua a yo misma me hubiese puesto
la boca, y sentí como esa agua un limite infinito, una pared y
era un río que salía de mis en- un sufrimiento intenso. Den-
trañas, vomitando todos los tro de todo esto, que fue una
ríos, pero con dolor y pena, pausa que duro muchísimo
sentía que me ahogaba, y era tiempo, estaba yo, o la parte
con mis propias limitaciones, de mi que seguía consciente,
con mi yo interno luchando gritando NOOO!!!! sufriendo
contra lo que mi yo nuevo como loca, observando todo
experimentaba. esto como espectadora sin po-
der hacer nada, poniéndome
“Hubo un momento, el en peligro, sin salir, sentía que
más aterrador, doloroso, cuando gritaba para poder li-
abrumador que he sentido brarme de aquello, miles de
Bufo Alvarius

“Fue una psicosis excesiva, un infierno laberíntico donde yo en


alguna parte, diminuta, lloraba y gritaba pero no podía salir...”

mi mismas, de mis propios co donde yo en alguna parte,


pensamientos y necedades me diminuta, lloraba y gritaba pero
hundían hacia abajo, era una no podía salir. Llegué a pensar
verdadera tragedia; mi voz y que mi iba a volver loca. A lo
mi alma querían salir de ese lejos, en el exterior escuchaba
abismo, pero no podían por- voces de Octavio y mi herma-
que voces más fuertes la hun- na que me decian: Vengaaa!
dían hacia abajo, hacia la lo- Libertad aquí estoy! golpes
cura y esquizofrenia, hacia la en mi pecho que venían
auto-destruccción, ahogando desde afuera tratando de
mi ser, estaba en el ojo del hu- sacarme de la incapacidad
racán de mi psique y yo, en al- y el laberinto del inframun-
guna parte lejana, percibía do en el que me estancaba.
que estaba haciéndome mu-
cho daño, que era yo misma y Ese episodio, esa crisis de
mi mente la que conflictuaba conciencia para mi fue devas-
un momento que hubiera sido tador, después de eso siguió
maravilloso y de apertura.” otro capitulo, en el cual me re-
sistí con mucho dolor y miedo
Me sentí muy mal conmigo a lo inevitable: mi muerte. Una
misma al no sentir la armonía, que traspasaría toda barrera fí-
en vez de eso fue una psicosis sica, era mas bien una muerte
excesiva, un infierno laberínti- psicológica dónde me llegaba
mi experiencia
con la medicina ancentral

demasiada información a una luto, no existía el tiempo ni el


velocidad luz increíble, que espacio, ni el ruido, ni la be-
atravesaba mi mente hinchada; lleza, ni el caos, solo la luz y
vi pasar como sueños lucidos, un planeta radiante atrás de
millones de universos que esa línea de luz que abarcaba
morían y/o daban vida a otros, todo. Sentí un eco de algo en
no separados, todos dentro mi que se apago, se murió para
de un mismo macro cosmos, siempre. Fue ahí que entre en
se expandían tanto y tan rá- pánico, me dio miedo desin-
pido que pensé que mi cabe- tegrarme, morir. (o tal vez lo
za iba a estallar, fue como un hice sin darme cuenta). Todo
big bang en retroceso. Llegó fue tan rápido y tan lento, tan
un momento en el cual deje profundo y fuerte, tan aterra-
de sentir dolor (pero si mu- doramente bello o bellamente
cha resistencia) deje de sen- aterrador, me cuestionaba si
tir voces a la lejanía, dejé de seguía viva. Ese acercamiento
ver expansiones, dejé lo poco a la muerte que había apenas
que quedaba del recuerdo de e x p e r i m e n t a d o, h i c i e r o n
mi cuerpo, el ego se disipó, y que con miedo regresara
solo pude ver, sentir y ser una lentamente a la realidad.
luz en la máxima y mas alta de
todas las explosiones, todo se Pero regresé a la tierra con
detuvo en un momento abso- pensamientos banales y de
Bufo Alvarius

poca importancia, a lo con- cia la verdad absoluta, por


vencional, creo que fue tan eso llegue a pensar que
intenso el momento en el cual había deshonrado mi ex-
todo cedió, que para volver periencia que se supone
hice cualquier cosa, en este tendría que ser lumínica.
caso pensar de esta manera;
había sido tanto el cansan- Después de esta experiencia
cio y la apertura mental de la no creo volver a ser la misma,
explosión, que con eso tuve una parte de mi se fue para
para siempre. Tenia miedo. siempre, con mucha resis-
tencia y mucho sufrimiento,
Al ser sincera, no fue un via- nací de nuevo, ahora perci-
je placentero, mas bien un bo que tengo una gran sabi-
viaje introspectivo al fondo duría respecto a la vida y a la
de mi consciencia, de la par- muerte, un gran respeto ha-
te más dormida de mi per- cia mi propia existencia y una
sonalidad, a esa que tal vez especie de misión de mejo-
negaba reconocer y acep- rarme a mi misma para des-
tar, la parte mas herida, pués mejorar la humanidad.
mas susceptible y frágil.
Fue una catarsis mental y fue
Nuestra primera obliga- un tocar fondo que pasó tan rá-
ción tendría que ser ha- pido, sin embargo los minutos
mi experiencia
con la medicina ancentral

parecieron horas y las horas pa- Nota: Los días posteriores me


recieron vidas! Este es un nue- he sentido bajoneada, a los dos
vo comienzo consciente, una días de la experiencia, a mitad
nueva realidad, un nuevo cami- de la noche desperté sobresalta-
no guiado por la verdad abso- da, llorando, dice mi jefe que es
luta y un nuevo estilo de vida, parte del proceso y de la sana-
porque estoy aquí, sobreviví y ción, que poco a poco iré sacan-
voy a vivir, pues somos un ins- do lo que quedó dentro, pero
tante, un respiro, un aleteo en que la mayoría ya lo saque…
la inmensidad de este precioso
universo! Lo mejor que pode- Nota: No sé que tanto tenga que
mos hacer es educar y cuidar ver el hecho de que mi hermana
lo que nos prestaron tempo- gemela y yo fuimos sietemesí-
ralmente, el cuerpo y la mente! nas, yo nací empujándola a ella,
Me di cuenta y me doy cuenta morada del esfuerzo que eso im-
ahora, con lagrimas en el rostro. plicó, a partir de ese momento
Mis palabras y acciones cada día considero que fui yo siempre la
serán siempre de agradecimien- receptora, es decir, todo me afec-
to . GRACIAS! taba y sufría por ambas, de niña
muchas veces estuve en hospi-
GRACIAS tales, me preocupaba por todo
y tenía pensamientos demasia-
Octavio !!!!! do existenciales y fatalistas para
Bufo Alvarius

mi edad, siempre me cuestiona- P a s a r á !


ba todo y el sufrimiento ajeno
me afectaba tanto al grado de
adoptarlo como propio, se me
hizo un mal habito esa manera
de sentir y percibir la realidad.

Me quedé un poco preocupada


porque en estos dias he sentido
una aprehensión fuerte en el
pecho, como algo atravesado, y
cuando se acerca la noche, me
entra un miedo inexplicable y
sigo sintiendo a través de sue-
ños cosas y sensasiones no tan
agradables, también físicamen-
te mucha tensión en el cuerpo
(sobretodo en el cuello) y un
fuerte dolor de cabeza, ando
sensible y cualquier cosa me
sobresalta, me he sentido muy
triste y he llorado muchas veces.
mi experiencia
con la medicina ancentral
To m é
dos dosis;
Recuerdo que esta-

Anmi Estefanía ba nerviosa,fui la segunda


del grupo en fumar la medici-
na, el primero fue mi padre; metí
el humo a mis pulmones y octavio me
dijo: respira!…más aire!…y con su mano
me tapó la boca para que el humo entra-
ra en mi cuerpo, pero a decir verdad desde
que empezó la experiencia yo me encontraba
sumamente nerviosa, tenía un poco de miedo,
no podía concentrarme en inhalar y exhalar, no
sabía que me iba a pasar. Recuerdo sus palmadi-
tas en la espalda...

Después de eso tuve la sensación de desplomar-


me, la gente a mi alrededor desapareció, todo des-
apareció, sentí que me desprendía de mi ser, de mi
conciencia, del mundo físico. Recuerdo la voz de
Octavio arriba! vamos! yo sentí una sacudida
intensa, busqué los ojos de Octavio, quería
seguir consiente, pero la esencia de mi pen-
samiento se abría conforme pasaban los se-
gundos, se expandía y entraba en una rea-
lidad de tal magnitud que era imposible
captar la atención en algo concreto; el
mundo se abrió, el universo entero
respiraba; Tenía la boca abierta,
creo que mi expresión era
de asombro absoluto,
los ojos desor-
Bufo Alvarius

bitados, como un cie-


go que puede observar su
entorno por vez primera, des- “Esa energía entraba sin cesar a
pués de una operación de ojos. Te- través de mi mente, bajaba hacia
mi cuerpo, inundaba mi alma, se
nía la boca abierta y cada vez la abría apoderaba totalmente de mi
más, pues algo increíblemente podero- corazón”
so empezaba a apoderarse de mi después de
la confusión, después de la sacudida interna,
cuando mi mente no me ató a mis pensamien-
tos y mi conciencia se encontraba integrada con
estas nuevas sensaciones de percepción algo in-
esperado sucedió: Empece a sentir una energía
involuntaria que se adueñaba de mi, es decir
de mi esencia, pues en ese momento ya no
era yo! YO era parte de esa misma energía, era
esa fuerza continua, esa plenitud máxima, esa
energía entraba sin cesar a través de mi mente,
bajaba hacia mi cuerpo, inundaba mi alma, se
apoderaba totalmente de mi corazón hacién-
dome estremecer de una manera indescrip-
tible, era una convulsión, un espasmo que
saciaba todos mis sentidos, llegando a lo
más profundo y recóndito de mi sub-
consciente , esa energía que el uni-
verso me inyectaba atravesaba mis
poros, y cada vez era más intensa,
más fulminante, más podero-
sa, menos indescriptible!
Era como si el universo
entero estuviera
mi experiencia
con la medicina ancentral
atra-
vesando mi ser,
no sabía que hacer
con esa magnitud de belleza,
de perfección, de infinita con-
junción; entonces abrí los brazos,
el corazón al cielo y dejé que en-
trara en mi. Conforme iba entrando,
mi placer aumentaba, el éxtasis era cada
vez mayor, hasta el punto en que pensé
que estallaría mi alma de tanta alegría,
una alegría que jamás había experimentado,
un placer que recorría todo el cosmos, un
p l a c e r t r e m e n d o , aterrador, las partí-
culas de mi ser vibraron y se convirtieron en
el núcleo de esa sensación, afuera, en el pla-
no físico en el que me encontraba, mi cuerpo
me sacudía y mis suspiros eran fuertes, mi
voz, o más bien mi jadeo se convertía en eco
resonante de la experiencia, una voz lejana,
ausente que traspasaba el espacio, estaba en
otra dimensión, y así mi gemido resonó en
mi interior, reflejándose como un orgas-
mo espiritual, me encontraba haciendo el
amor con el universo! Y ahí fue cuando
llegó una paz absoluta, abrumado-
ra, la cuál me hizo estremecer aún
más… toda la creación me ha-
blaba, despertándome de una
manera sobre cogedora,
todo mi universo
vibró y ese placer
Bufo Alvarius

infinito se apoderó de
toda mi existencia. Para
siempre, tan fuerte!

Iba poco a poco incorporándome al


mundo físico, y pude por fin enfocar
mi visión y al frente pude observar la
pirámide principal de Cuajilote, parecía
un holograma que se repetía una y otra
vez, yo me encontraba todavía en ese mun-
do fantástico, en esa energía cósmica que era
ya, parte de mi. Al regresar pude ver mi en-
torno nuevamente, seguía recostada en el pas-
to, apenas comprendiendo lo que acababa de
suceder, cuando se asomó la cara de mi padre
y algo me dijo que no recuerdo, después me
preguntó: ¿Escuchas a tu hermana? traté de
concentrarme en la realidad física y si, escu-
ché a lo lejos gritos, la voz de mi hermana a
todo pulmón: me incorporé y enfoqué mi
visión para buscarla, su viaje apenas co-
menzaba, me paré y me dirigí hacía ella
y Octavio, ella se encontraba recostada
y gritaba, fuerte, muy fuerte! parecía
poseída por una energía todavía más
potente y profunda de la que yo
había recién experimentado.
La seguí, ella caía, se tro-
pezaba, se lastimó el
labio una oca-
mi experiencia
con la medicina ancentral
sión
que cayó
como tabla en un
montículo de arena. Me
asusté mucho cuando vi su
expresión, pues hubo un mo-
mento en el que su respiración se
detuvo, sus ojos desorbitados y su
rostro sin ninguna señal de vida, esta-
ba atravesando el umbral de la muerte.
Y es comprensible, somos gemelas, so-
mos dualidad, ella cuenta ahora, que su ex-
periencia fue dolorosa, experimentó un big
bang en su interior y una lucha constante con
su pensamiento y su conocimiento que la lle-
vó al borde de experimentar la muerte. Trata-
ré de incorporar su visión y relato más tarde.

Esa fue la primera dosis, la segunda fue des-


pués de que el grupo hubiera ingerido la me-
dicina, y esta vez lo hice a la par de mi her-
mana, es decir, inhalamos al mismo tiempo,
Octavio se quedó con ella, y a mi me cuidó
un chico de pants rojos y mirada pro-
funda, que nunca olvidaré. El me dió la
sustancia, mientras inhalaba por se-
gunda vez, tenía la mano de mi her-
mana enganchada a la mía, re-
cuerdo que traté de contener
lo más posible del DMT,
pero mis pulmones
se llenaron rá-
Bufo Alvarius
pi-
damente,
después de eso ya
no recuerdo la mano de
mi hermana, ni al chico de
pants rojos, ni a mi misma, solo
recuerdo que esta vez me solté
más que la primera, me dejé llevar
por las sensaciones, opté por gozar
la experiencia al máximo, y ufff se me
ponen los pelos de punta al recordarlo;
igual no lo tengo muy claro, pues la infor-
mación que me regalaba el universo viajaba
a una velocidad impresionantemente rápida,
de expansión total, pude sentir como se abría
el cosmos entero en mi interior, y se proyec-
taba hacia el exterior, me encontraba dentro
de una paz absoluta, blanca, yo era incluso
esa luz que viajaba a velocidad infinita, era
tanta dicha que pensé que iba a explotar de
tanta felicidad, en mi rostro se dibujaba una
enorme sonrisa que se mimetizaba con el
universo, yo respiraba cada vez más fuerte
y en cada respiración lograba subir más,
llegar a la cima, y ahí arriba dónde
todo era bienestar se rompieron las
cadenas del ego, de la percepción,
del mundo físico, las barreras de
la memoria, la mente se ex-
pandía cada vez más, lle-
gando a ser parte de
ese todo, de
mi experiencia
con la medicina ancentral
esa
energía libe-
radora en la que me
encontraba inundada.

Recuerdo que durante la cere-


monia empezó a llover más fuerte,
o al menos así lo percibí yo, sentía las
gotas caer, hubo un momento que re-
cuerdo estar acostada en el pasto, disfru-
tando el bienestar que se apoderaba de mi
a un nivel cósmico y radiante, era tanto pla-
cer que irradiaba mi conciencia que recuer-
do haber llorado, pero mi llanto era de abso-
luta alegría, apenas comprendía lo que pasaba
pero estaba segura que era algo que jamás ha-
bía experimentado, me sentía plena, sumamen-
te asombrada,mis lágrimas me purificaban,se
fusionaban con la lluvia que caía del cielo, se
fusionaban con mi interior, un líquido sagra-
do que limpiaba incluso lo más percudido.

Después de eso, regresaba a la “realidad”


aunque después de haber experimentado
esa sensación me cuestionaba cuál era
realmente la verdadera realidad, el es-
tado puro de conciencia, me encon-
traba todavía en un éxtasis total,
enfoqué nuevamente a mis
compañeros de viaje y me
incorporé finalmente
para observar
Bufo Alvarius

la última dosis sumi-


nistrada a mi padre.

Que maravillosa experiencia!


doy gracias por poder ser parte de
este sistema complejo y asombroso
que es la vida y por poder abrir el mun-
do de la percepción a través de esta me-
dicina que me hizo comprender muchas
cosas a nivel kármico, ahora soy más com-
pasiva, más generosa, más humana; tengo
una misión en la vida y siento que voy por el
camino correcto, pues lo hago con pasión; con
el corazón en la mano, y la mente más abier-
ta, con el espíritu renovado y el cuerpo recep-
tivo a mi entorno, he respirado y he podido
volver a experimentar la sensación que tuve,
activando mi glándula pineal: todo empieza a
brillar más fuerte, desde adentro proyectán-
dose hacia el exterior, comprendo mi escen-
cia espiritual y ahora puedo observarme y
aceptar el maravilloso ser dual que soy.
Gracias Octavio! por ser ese conductor de luz,
supongo que no somos las únicas personas que
sienten un profundo respeto, admiración y em-
patía con tu hermoso ser, sigue curando con
tus ojos y tu voz, y tus golpecitos en la es-
palda.

AXATIPE
hermano!
mi experiencia
con la medicina ancentral
Bufo Alvarius
mi experiencia
con el DMT

Diseño Editorial: Anmi Estefanía Cortés Castillo


Textos: Nuri Libertad Cortés Castillo,
Anmi Estefanía Cortés Castillo
Fotografía: Luis Gómez Padilla