Sunteți pe pagina 1din 135
———— ________ Eble libro trata sobre altima semana de la vida de Jest Para los cristlanos es una semana dé extraordinaria limportancia, Teié su punto culminante en el Viernes Santo yen la Pascua; es la Semana Santa os dias ms sagrados del ato cristiano. ¥, preeisamente por la importancla que tiene para las vidas de loseristianos, resulta del maximo interés como se narten 168 acontecimientos actos en ‘ella, Qué se ventila en altima semana dl a Vida de Jess? Y, puesto que el contenido de estos relatos es eonsiderado mo revelacion, como algo ques habla también hoy, de a6 tratan estos relatos? Alcomienzo dela Cuaresma de 2004, el Miéreoles de Ceniva, la pelicula de Met Gibson La pasion te Crisio conti la muerte de Jess en una «gran jotieler en todo ef mundo, Portas de revistas, programas de telévishn en horario de imdxima audiencia'y grandes reportajes en peri6dicos del mundo entero tuvieron alésa obra cinematogralica como Drotagooi despues de que sucedlera, la muerte de Jess se conviri6, ‘una ver mis, en noticia de primera gna, Como dio Marmery Es digmo de observar que casi dos mil aos (O'Counor hace treinta aos: vivimos en una la empleamos tambign para significarcual- ‘uier interés importante, cualquier entusiasmo 0 cualquier compromiso en el que nos concentramos intensamente. En este sentido la pasion de una persona es aquello que le apa- siona. En este libro jugamos deliberadamente enfrentando estos dos signifcados entre si. La primera (principal) pasién de Jess fue el reno de Dios, es decir, encarnar la justicia de Dios exigiendo a todos compartir ean justicia un mundo que ppertenece a y es gobernad por el Dios de la alianza de Is rel. Fue esta primera (principal) pasin por la justcia distri bbutiva de Dios Ia que le levd inevitablemente a su segunda pasién, producida por la justicia punitiva de Plato. Anes de Jestis, después de Jestisy, para los cristianos, arquetipica- mente en Jesis, todos los que viven en favor de una justcia ro violent terminan muriendo, con demasiada frecuencia, a ‘manos de una injusticia violenta. Y por eso en este libro nos ‘centramos en «qué consists la pasign de Jestis», como ca- ‘ino para comprender por qué terminé su Vida en la pasion 6 del Viemes Santo. Comprimir la pasin de Jess reducién- ddolaa sus iltimas doce horas -arresto, juico, tortura y eric fixion- equivae a ignorar Ia vinculacin que existe entre st Vida y su muerte. En este libro no tratamos de lograr una reconstruccién. historica de la ltima semana de Jests en la tierra. Nuestro objetivo noes distinguir entre lo que sucedié realmente y la forma en que qued6 recogido en los cuatro evangelios, que lo proclaman como buenas noticias» (evangelio). Nuestra tarea es mucho mas simple: contar y explicar, teniendo como telén de fondo la colaboracin del sume sacerdocio judi con el control imperial romano, a iltima semana de Ia vida de Jestis en la terra, tal como se nos ofrece en el cevangeliosegiin Marcos. Nosotros des nos hemos dedicado profesionalmente a un estudio centrado en el Jess histé- reo, pero aqui trabajamos juntos en esta humilde tates: vol- ver a contar una historia a todas los que creen que la cono- cen demasiado bien, ya la mayoria que parece no conocerla fen absolut, Hemes escogido a Marcos por dos razones. La primera es que Marcos es elevangelio més primitivo. Esl primer relato y la primera narracin sobre la itima semana de Jess. Fs- ‘rito unos cuarenta afos después de la vida de Jesus, Marcos. ‘nos dice emo era contada la historia de Jests en tomno al ato 70. En cuanto tl, no se tata de una historia sin més, sino, ‘como todos los evangelios, de una combinacién de historia recordada e historia interpretada. Fs la historia de Jess «ac- tualizada» para el tiempo en que vivié la comunidad de Marcos. Los estudiosos de los pasados doscientos aos han lo- ‘grado un cago y masivo consenso no solo sobre la primsacia ile Marcos con respecto a los cuatro evangelios del Nuevo Testamento, sino también sobre el hecho de que Mateo y Lu- «as lo utilizaron como su fuente principal, y sobre que Juan, con cierta probabilidad, utilizs las versiones primitivas de 7 estos como su principal fuente. Al discutir el evangelio de “Marcos, por tanto, nos referiemos también con frecuencia a Jos caminos que esos otros autores siguieron cuando modifi- caron sis versin, Esto ser especialmente importante ali slondle esos cambios han legado a ser mejor conocidos que la versin original de Marcos, ‘Ahora bien, existe también una segunda razén de idé~ tica importancia para escoger a Marcos. Concretamente, Marcos s el nico que opto por salirse de su esquema y ha- cer la cronica dela ultima semana de Jesus sobre una base narrativa del dia a dia, mientras que los otros mantuvieron algunas, aunque no todas, esas indicaciones temporales. He aqui lo que dice Marcos (poniendo el nombre de nuestros dias) omingos «Cuando se acerca aJersans (I, 0 hanes: “Alia siguiente (1,12) rmartex “Cuando a mana silent (1120) ticles: “Fatsban dos ds para la fists de a Pascua (141) jueves: “Elprimer din de asta (1412) eres: Muy de madrugadas (15,1) ibado: —“Elsdbudo (1542; 161) lomings: SE primer da de In semana» (162) ‘Ademiés, solamente Marcos detalla también si es «ma- ‘nana» 0 «tarde» en los acontecimientos de tres de estos dias ‘domingo (11.1), anes (11,1219) y jueves (14,1217) Finalmente, Marcos es el nico que narra los aconteci- mientos del viernes presentindolos cuidadosamente en in- tervalos de tres horas (siguiendo el «reloj» militar romano sisdelamafana «Muy demadmugadae (151) fhueve de lamafiana Eran lasnevede la mafana” (1525) ce del mediodia “Al egar el medida» (1533) toes dela tarde Ya es0 de as reso (15.4) seis dela tarde "Aler Ia tardes (152), En otras palabras, Marcos es el nico que se ha preocu= pado considerablemente por construir su relato de tal forma que los oyentes o les lectores puedan seguir los acontecimientos dia a dia, e incluso también hora a hora. Da la impresién de que quiz4 estamos ante una deliberada base para una liturgia de Somana Santa que va desde el Do- :mingo de Ramos hasta el Domingo de Pascua sin salto in termedios. Esta ultima afiemacion introduce otra importante razén para este libro. La liturga crstiana ha comenzado a com- primir la Semana Santa concentréndola en los sltimos tres las, y ha rebautizado el Domingo de Ramos como Do- :mingo de PasiGn, Por una parte, el Domingo de Pasion y el Domingo de Pascua forman una poderosa diada de muerte y resurreccidn. Por ofr, la pérdida de las gentesllenas de éentusiasmo del Domingo de Ramos, y Ia de todos ls otros dias y acontecimientos que tienen lugar los dias interme dios, podrian debilitar o incluso negar el significado de cesta muerte y, consiguientemente, de esta resurreccién. Nuestra esperanza es que este pequeno volumen pueda ofrecer un necesario correctivo y propiciar una base narra- tiva tanto para la Sagrada lturgia dentro dela Iglesia como para el relato, la interpretacion y el cine, dentro 0 fuera de lla, Muy especialmente después de dos mil aos de anti judaismo teolbgico e incluso de racial antisemitismo deri- vados de este relato, es hora de volver a leerlo correcta: mente para seguirlo de cerca y entender plenamente st lgica nareativa Este libro procede de wna amistad y una vocacién com- partida. En algunos terrenos somos una extraha pareja y e5 notable emo nuestros caminos nos han hecho coincide, Dom (Crossan) naci6 y eecié en Irlanday Marcus (Borg) cre id como luterano (en un tiempo en que los lteranos esta ban cas seguros de que los catblicos no eran realmente cris: tianos). Dom se hizo monje y sacerdote; Marcus se cass y ° tuvo hijs. Dom ensefié durante décadas en una universidad catdlica en Chicago; Marcus en una universidad publica en Oregon, Pero hace veinte afios Jestis nos uni, Esto es literal mente cetto. Nos encontrames en una de las primeras reu- niones del Jesus Seminar y desde entonces, durante dos cé- cadas, nuestra amistad no ha dejado de crecer, Aunque vivimos en dos esquinas del pais los Borg en Oreggin, os Crossan en Florida~, los cuatro pasamos muchas semanas juntos cada ao en Oregén, Turquia, Irland, Escocia y otros lugares. "Nuestra vocacién compartida tiene su centro también, en Jess. Se remonta mucho tiempo atras: ambos comenza- mos nuestros studios académicos ya en serio sobre Jesis cuando tenfamos veinte aos, Y aunque la tareas para las ue se nos pagaba se situaban en el eampo académico, nuestra pasién por Jess fue siempre mas que académic, mos sido y somos apasionados del significado de Jesis (de la Biblia en su conjunto) para la vida risiana de hoy. ‘Nuestra implicacion con los textos sagrados de nuestra tra- dicidn ha tenido siempre que ver con esta pregunta: «Qué relacidn existe entre elentoncesy ol ahora?» Y como vivimos en Estados Unidos, nos preocupa especialmente esta cues- tig: «gue relacion tiene el entonees con este ahora, nuestro ahora?» ‘Comenzamos este libro repartigndonos los ochos dias de 1a ltima semana de Jestis sobre la terra. Cada uno de noso- tos escribié sus propias consideraciones sin consultas mu- tuas, de modo que lo que teniamos que unificar en nuestra Este Sino steminai sobre Jess una unin e estado sos dea a conte upton sigue preteens i ss ‘Shire de vergacn pans rcartucn lms Sentin pole {elfen tence. Como parce compere cen un pnp hats ‘Hoste das ba edo tee entuctar epudoreryfabundee decor mendett) 0 ‘edicin eran dos interpretaciones independientes de relato de Marcos. Nos encontramos al conc este proceso, #0 rmienzos de septiembre de 2005, no deliberadamente, aun- {que si muy apropiadamente, a lo largo de las orillas del rio Resurreccién junto a las costas dela bahia Resureccion y en las extensiones de la peninsula Resurreccion, cerca de Se- ‘ward, en la parte sur de Alaska central n 1 DoMINGo DE RAMOS Cuando se acercaban a Jerusalén, ala altura de Betfage Bets nia, junto al monte de los Olivos, Jesds eavé ados de sus ds pulls con este encargo: «ida la aldea de enfrente. Al entrar en ella encontraréis enseguida un bortico atado sobre el que nadie ha montado todavia, Soltadoy traedlo. si alguien os pregunta por qué lo hacks, le decis que el Ser lo necesita y que ense {ulda lo devolveri. Los dseipulos fueron, encontraron un botio atado junto a la puerta fuera, enla calle, lo sotaron. Algunos de los que es: taban all les preguntaron: w@Por qué desatis el borrico?». Los discipulo les eantestaran camo les habia dicho Jesus, y ellos se lo permiteron Llevaron el borsco, echaron encima sus mantos,y Jesus ‘monts sobre él Muchos tendieron sus mantos por el camino y ‘otros hacia lo mismo con ramas que cortaban en el campo. Los que iban delate ydetrésgritaban:«(HosannaliBendito el ‘que viene en nombre del Sefer! Bendito el reino que viene, 1 de nuestro padre David (Hosanna en ls altura». Cuando Jesus entré en Jerusalé, fue al Templo y observé todo asu ale dor, pero como ya era tarde se fue 2 Betania con los Doce (Marcos 14-0), Un dia de primavera del ano 30 entraron en Jerusalén dos procesiones. Comenzaba la semana de Pascua, la semana ms sagrada del afo judio, Desde hace cientos de anos, los , el que trajo sla paz ala tierra». Despues cle su muerte fue visto subiend a los cielos 15 _para ocupar un puesto permanente entre los dioses. Sus s- «cesoressiguieron llevando consigo titulos divines, también, ‘por ejemplo, Tiberi, que fue emperador desde el ato 14 al 37.d.C, es decir, durante la época en que Jestis lev a cabo su actividad. Para los suditos judios de Roma, la procesicn de Pilato representaba no solo un orden social conttario, sino también una teologi rival, Volvamos al relato de Ia enteada de Jess en Jerusalén Aunque resulta familia, contiene soxpresas, Tal y como ‘Marcos cuenta las cosas en T1,1-1, se trata de una seontra- procesidn» planificada de antemano, Jests Ia planed con anterioridad. Al final del viaje desde Galilea,conforme Je- stis se va acercando a la ciudad procedente del est, se di- 1ge a dos de sus discipulos para decirles que vayan al si- gulente pueblo y que le consigan un asno, que encontrarin alli, un animal que nunea ha sido montado, es decit, muy joven. Ells lo hacen Jests se monta en el burra y lo con- ‘duce hacia el monte de los Olivos, la ciudad, rodeado por luna multitud de entusiastas seguidores y simpatizantes gue extienden sus ropas,siembran la calzada de hojas yr2- smus gritando: «/Hosannal Bendito el que viene en nombre dl Senor. Bendito el reino de nuestro antepasado David, gue ahora viene a nosotros, ;Hosanna en lo mss alto del cielots. Como dijo hace cerca de cuarenta aos uno de nuestros profesores de la universidad, esto tiene todo el aspecto de ser una manifestacin polities previamente pla- nifcada’ El significado de la manifestacin esta claro, porque uti- liza un simbolismo tomado del profeta Zacarias, que aparece en la Biblia judia. Seguin Zacaras, de Jerusalén (Sion) ven dria un rey ehumilde y montado en un asno, en vn joven bo sriguillo En Marcos, la referencia a Zacaris est implicit = George Can, profesor de Nevo Tesmesto Ono y aor de 16 Mateo, cuando trata la entrada de Jestis en Jerusalén, hace tuna conexién explicta citando este passje:»Decid a la hija de Sion: “Mira, tu rey viene a ti, humilde y sentado en un asno, en un pollino, cria de un animal de carga, citando, Zac 9,9 Salta de alegea, Sin, lanza gritos de jab, Jerusa- én, porque se acerca trey, justo y victorioso, humilde y ‘montado en un asno, en un joven borriquillo»? (Mt21,5). EL resto del pasaje de Zacarias detalla qué tipo de rey ser ‘Destruir los carros de guerra de Efrain y los caballos de Je~ rusalén. Quebraré el aco de guerra y proclamaré la paza las naciones. Dominaré de mar a mar, desde el Eufrates hasta los extremos de a terra» (Zac 9,10. Este rey, a lomos de un asno, acabaré con la guerra en todo el pais; ya no habra més carro de combate, caballos de ‘guerra 0 arcos de tro, Imponiendo Ia paz a las naciones', seré un rey de paz, La procesisn de Jets tenia en cuenta deliberadamente lo {que estaba ocurriendo en la otra punta de Ia ciadad. La peo- cesion de Pilato exhibia el poder, la gloria y la violencia del Imperio que regia el mundo. La procesin de Jesis mostraba tuna altemativa’ el ino de Dios. Este contraste entree reino de Dios yel reno del César es algo central no solo en el evan ‘geo de Marcos, sino también en todos los relatos sobre Je- Sis y en el primitiva cristiano, 7 Eu exala menor que pode un read cs cio lator se Maio compende suvacadament lps Je Zara lex por ‘qu atzab aversion og a Bb ben conei como Sep ised lon Sten) Cnceamante erp lps come oe re fer do anima un ano yur origi De modo uc Mateo ade ‘spun animal an elt. Alps em Mt, Jo na eran Reames nes cap dear Sn embargo aor Je Ma tcormanoc cerasamente ute Marcos ti sade eel PSS ily en alan, sles nacomers son as ones gts, expec ment on impero genes quran mia lp jal. "7 La confrontacion entre estos dos reins prosigue alo largo dela tltima semana dea vida de Jess. Como todos sabemos, Ja semana termina con la ejecucién de Jestis a manos de los po- ler que gobernaban su mundo. La Semana Santa es el relato dle esta confrontacin. Pero, antes de descubrie cémo relata ‘Marcos la dltima semana de Jess, como primera providencia debemos situar el escenario, Para elo resulta central Jerusalén Jerusatén Jerusalén no era una ciudad cualquiera. Desde el primer si ‘lo durante wn milenio e convietio en el centro dela geogra- fia sagrada del pueblo judi. Y siempre ha sido algo central para el vimaginario» sagrado, tanto de ls judios como de los ‘ristianos. Posce connotaciones pesitivas también negati- vas. Esla ciudad de Dios y la ciudad incrédula, la ciudad de Ja esperanza y la ciudad de la opresién, la ciudad de la ale- aia y la ciudad del dolor. Jerusalén se convietis en la capital del antiguo Israel en tiempos del rey David, alrededor del ato mil antes de Crist. Bajo el reinado de David y de su hijo Salomén, Israel experi ments el periodo mis grandioso de su histori, La nacién es- taba unida, las doce tribus, en su totalidad, obedecian a'un zy; estaba en su plenitud, era poderosa , por ello, sus gen- tes estaban a salvo de los vecinos merodeadores. Salomén habia construido un templo glorioso en Jerusalén. El reino de David en particular (y noel de Salome) fue visto no solo como un tiempo de poder y de gloria, sino también de just cay de rectitud en el pais. David era el rey justo y hontado. Llegéa asociarsele con la bondad, el poder Ia proteccin y la Justicia; él era el pastorey ideal, lant de les ojos de Dios, {incluso el hijo de Dios. ‘Se recordaba el tiempo de gloria, el tiempo ideal, Hasta tal punto llegé a ser venerado David que el salvador espe- 18 ado para el futuro, el Mesias, se pensaba que serfa un. shijo de David, un nuevo David; desde luego, alguien to- ddavia mis grande que David. Y este nuevo David, este hijo dde David, gobemaria un reino reconstruido a partir de Je- rusalén, De modo que Jerusalén estaba asociada a la espe ranza de la futura gloria de Israel, una gloria que impli- ‘aba la justiciay la paz en la misma medida, © atin mayor, que el poder. Salomén, el hijo de David, construyé el temploen Jerusa- Jn alrededor de} ato 900 aC. Se convirtis en el centro S3- grado del mundo judo. Denteo del contexto teologico que se ‘desarrolls en tormo a él results ser el sombligo de la tierra», ‘que conectaba este mundo a st fuente en Dios; aq (y solo ‘aqui estaba la morada de Dios sobre la tierra, Por supuesto, tl antiguo Israel afirmaba que Dios estaba tambign en todas partes. El cielo y lo mas alto del cielo no podian contener a Dios la gloria de Dios llenaba la tierra, aunque Dios estaba especialmente presente en ol Templo. Estar en el Templo era estar en la presencia de Dios. El Templo no era tnicamente una mediacién de la pre sencia, sino también del perdén de Dios. Era el nico lugar para el sacrifici,y el sarifcio era un instramento para ob: tener el perdén, De acuerdo con la teologia del Templo, al- _gunos pecados y ciertas formas de impuireza solo pueden ser perdonados 0 abolidos mediante el sacrifcio que tiene lugar en el Templo. Como mediacin del perdén y de la pu- sifiacién, ef Templo condicionaba el acceso a Dios. Estar en el Templo, purificade y perdonado, era estar en la presencia de Dios. Por consiguiente, ef Templo era centro de devocin y des- tino de peregrinaciones, La devocién que evocaba Jersalén aparece expresada de forma emocionante en tna coleccién {de salmos (120-134), utilizados por los peregrinos judios cuando «sublan» a Jerusalén en peregrinacién. Denomina- ‘dos habitualmente «cintices de subiday,noshablan del anselo 9 y la alegria que suscitaba Jerusalén en su calidad de ciudad ‘de Dios (el Templo es sla casa del Sehr») (Qué alegria cuando me cron Varna ala casa del Se fore. Nuestros pics ya pan us umbraes, Jensen. RO- sgl pr a paz de Jerse vivanen pz les qu te aman ‘Cuando el Senor cambi a suerte de Sn, nos pares un ‘suena boea se nos lenaba de as, a lengua de cancio- res. Les pagans decir: +E Senor ha hecho cosas grandes porelloe, Puesel Ser a seyidoa Sie, ha quer que Fuse su morada Esa srt mimorada par sempre ene quer resi (Salmo 121-26: 126,12; 1521514. [Ahora bien, Jerusalén, la ciudad de Dios, adquirié tam- bién connotaciones negativas, porque a partir de medio siglo después del rey David se convieté en el centro de un «sis- tema de dominacién», Vamos a detenernos en este punto, porque esta nocidn es sumamente importante para compren- ‘der un conflicto que atraviesa toda la Biblia y también, parti= ‘cularmente, la ltima semana de la vida de Jesus. a expresin «sistema de dominacigi» ¢s una expresin taquigratica para referise ala forma més comin de un sis- tema social ~el modo de organizar una sociedad- en las épo- «as antiguas y premodemas, es decit, en las sociedades agra- ras preindustrales. Se refiere a un sistema social mazcado por tres rasgos principales: 1) Opresin plea. En este tipo de sociedades, la gran mayoria era gobernada por unos pocos, las elites po- dlerosas y adineradas: la monarquia, Ia nobleza, la aristocracia y todos los que estaban asociados a elas. Fl pueblo carecia de vera la hora de configarat la so- edad 2) Explotacion econdmica. Un alto porcentaje de la ri queza de la sociedad, procedente sobte todo de a pproduccién agricola en las sociedades preindustria- Tes, ba a parar alas arcas de os ricos y poderosos, la imitad o dos tercios de toda la poblacion, 2Cémo se las arreglaban para hacer las cosas asf? Mediante la forma de construccin del sistema: através de struc: ‘tras yleyes referentes ala propiedad de la terra, de los impuestos, del contrato de trabajo basada en la deuda, ete 23) Legitimacién religiosa. En las sociedades antiguas, es- tos sistemas quedaban legitimados ojustificados gra- casa un lenguaje religioso. Al pueblo se le decia que fel ey gobernaba en virtid de un derecho divino, et rey era el hijo de Dios, el orden socal reflejaba la vo luntad de Dios, y los poderes existentes procedian de Ja voluntad de Dios. En algunas ocasiones, la eligi. se convitiociertamente en fuente de protestas contra ‘estas pretensiones. Pero en la mayoria de las socieda- ddes premademnas que conocemos, la relgién ha sido utiizada para legitimar la posicin de ls ricos y de los poderosos dentro del orden social que ellos mis- mos presidian [Nada hay de sorprendente extra en esta forma de so cledad. El obieeo monarquico y aristocrtico, dirigido por ‘unos evant ricos, habla comenzado unos cinco mil aRos ates, y era la forma mas habitual de os sistemas sociales en el mundo antiguo. Con ciertos retoques persistio a lo largo de la Edad Media y de los primetos periodos moderos hasta las revoluciones democraticas acaccidas hace poco ‘mas de un centenar de aos. Incuso seria posible defender que, en cirta forma, aunque diferente, todavia persste hoy En este sentido, los «sistemas de dominacigne son nor- ‘males, no anormales, y por ello también pueden denomi narse la «nica de la cvilizacions. Por eso vamos a utilizar a amb expresiones para denominar orden socio econs ticoplitic emt que el antiguas Jest prinitivo {ratinisino se desnvolvern, La exprsion sistema de dlominacons cena la atencin en fo que ev su dindmies Pind dominaclén pole econ dea mayors nanos de unos poss ya itzactn deo tio el tion praia, La ver elias fia que Dis Reconstr la sociedad de et manera a vest secular foster qu ls sans sony edesaroli af y qr at tj fora post para ton ta stnia de a ize Cle pone de elle hasta ut punt to ci esalgo hab tual Noy nade exao onaral en lac con et Teo de costs, Eno ue acd comment Nava a acento de ee sista scl en lant vo lara Bajo Salon hoy suceor de David el poet Ia iqurs se fueron concentando cada ver mis en fers li En fc, Slomdn ae habla convert en un niv f- ‘adn Epo habla sido reread neal Youu al te diidiben do mins cuando mun Salomdn canos22a © (etteina det not esl y el in del euyfdcom sap ten esl, sistema de dominacion pests durante Iessigo posers enlon que gud habendo mena ¥, como sugerinon despues en ete cpt, eta fc le forma de sistera social a ques enetaron fess lpr rio erataiamo. Las contaaconesnegatva de Jrualnresultanespe- cialmere fetes ene prfte dl aigu ra cuan pr Ira en empos de jess, formaban pare dela Bla dia, Come hogar dea monaruiay dea wisocaci, dea ‘iquera yelper Jean se cor enel cen da i juicy dean ola alanza cd Dios Bapasonaiento Ch W. Bucouann, The Papi mination lili, Fortes 197 captle 2 Braguemana sl principal eatin de Bl hee yen fades Ursa 2 de Dios por la justicia habia sido reemplazado por la injusti- (Mt 5.35) y objeto del amor de Dios: «Cusntas veces he de- seado eunir a tus hijes como la gallina reine a sus polluelos bajo sus alas». Sin embargo, despues, en la prolongacién del mismo pasa, Jerusalén aparece como la ciudad que mata los profetas y apedrea a los que le han sido enviados» (Mtt 23,37; Le 1334). En otro passe, transmitide solo por Lu «as, ests Mora sobre Ia ciudad al mismo tiempo que, como ‘uno de los profetasclisicos del antiguo Israel, le reprocha: Cuando se fue acercando, al ver la eudad, loed por lla, y dij: Sen ete dia comprenters ti tambien los ‘aminos de a paz! Peo tus ojos siguencerrados. Liars ‘undiaen que tus enemigos te eadearsn con trincheras te ‘erarin y te acosaran por todas partes te psotearan a ‘ya tus hijos denteo de tus muralls. No dejarénpiedra Sabre piedra en t reint, por na haber reconocida et ‘momento en que Dios ha venido a salvartes (Le 191-4 Por tanto, segtin estos ecos procedentes del tiempo de Jestis, Jerusalén, con su Templo, era considerada todavia como la wciudad de Dios» que suscitaba la devocién de los judios. Pero al mismo tiempo era el centro de un sistema Tocal de dominacién, el centro de la clase dirigente, el cen- tro de las grandes fortunas y el centro de la colaboracién con Roma, 3 Jerusalén y el Templo no sobrevivieron al siglo. En el ho 70 de a era cristiana las legiones romanas frustraron la {gran revuelta y reconquistaron la ciudad, Una vez terminado este trabajo, destruyeron el Templo dejando en pie tnica- mente parte del muro occidental dest explanada. La destruc- cin del Templo cambi el judaismo para siempre. Se acaba- ron los sacrificios, quedé eclipsadalaFuncidn del sacerdocio y Tas instituciones centrales del judaismo terminaron siendo la Escrturay a Sinagogs, El evangelio de Marcos fue escrito muy cerea del mo- mento de la destruccion del Templo. Fscrtores de primera Categoria lo datan no antes del ao 65, y muchos dicen que fen tomo al 70. Un absnico que abarca desce pocos anos an- tes de la destruccin del Templo hasta pocos aos desputs. En cualquier caso, Jeusalén estaba ampliamente sen los ttu- lares» cuando escibié Marcos. Marcos es, como dice un co lega nuestro, «an evangelio de tiempo de guerra». Jerusalén en el evangelio de Marcos Jerusalén ocupa un hugar central en el relato de Marcos 50 bre Jesis.Incluso antes de que el evangelio alcance su cll- ‘max en erusalén, la ciudad esta en ol contro dela dinsmica del evangelio. Seis de los decisis capitulos de Marcos se si- sian en Jerusalen; es decir, casi el 40% del total (er Mateo, el 3%, y en Lucas, alrededor del 20%). Si afiadimos la seccién. central de Marcos, que nos tansmite el relat del viaje final de Jess a Jerusalén, esta ese tema de més dela mitad desu tevangelio. Sin embargo, antes de desarrollar el papel que slesempena Jerusalén en e elato de Marcos necesitamos de- cir algo sobre el Jestis del evangelio de Marcos y sobre su mensaje ~ BS, Te Gp of Mr: Snes 4, Poebeidg,198 6 8 En Marcos, el mensje de Jess no rata sobre s propia persona 1 versa sobre a denied como Mesa, Hijo de Dios, Corder de Dis Liz dl und; tmpoco sobre ual aera deen cro toe de exaltacion fies ao rt tlnoe Por supueto, Matos ama que ests ee Messy tab Hijo de Disa nos to dice en as prineras pal bras del evanglo «Comienz de las buenas nota Se Jess el Crist, ode Dow Sin embargo, todo esto no forma parte del mens del propio fends. Eni To proclaa lo ensea;tmpoco forma parte de nena de us sguidores durante vid, Es Inds en Marcos dnicamentehablan de una expel ideat- dad de Jens as voces proces del mundo del Epi, Ensu butiamo, «na vor proeent del con dar: csi, el mato; ent me complzco pram, La we se digests ya nadie mt) rngin or ao ‘ich, En su transfigoraién habla ln misma vos, aunque Sora se drge aus cseplor, La primers mitad de lade Claacon ests, pero ahora aparece entre persons “Esteenmi Hi elamador La sogunda mad die os o> cuchalos, Sin embargo, tambien os malos espns saben Gln e Unoe epi empuroes excamary~ son: «Se ha cumplide el tiempo y el reino de Dios est cerca» (1,15). Dada su importancia para descubrir el rerato que hace Marcos de Jesis, nos ccupare= ‘mos ampliamente de ello, “Reino de Dios» es una metifora politica y también reli sgiosa, Desde el punto de vista religiso se refiere al reino de Dias; desde el punto de vista politico se refieeal reno de Dios. En el siglo «teino» era un término politico. Fl auditorio de Jestis (y la comunidad de Marcos) vivieron bajo diferentes reinos y supieron lo que eran los teinos de Herod y sus hi- jos, el reino de Roma, Jesus podria haber hablado de a fam lia de Dios, de la comunidad de Dios 0 del pueblo de Dios; sin embargo, segiin Marcos habl6 del rina de Dios. Para sus ‘oyentes, est lenguaje suger probablemente un reino muy diferente de los reinos que conacian, muy diferente de los sistemas de dominacién que gobemaban sus vidas. Y el mensaje de Jestis en Marcos, como diremos mas adelante, trata del reno de Dios presente yay que, sin embargo, tiene tambien que llegar en plentud. ‘Marcos concluye st inicial sumario del mensaje de Jess ‘con estas palabras: «Convertos y creed en la buena noticia» (1,15) La palabra «converts» tiene aqui dos signifcados, ‘ambos bastante diferentes del posterior significado cristiano sobre lacontrcin con respecto al pecado, A partie de la Bi- blia hebrea, su significado es «volver», especialmente «val ver del destierro», una imagen vinculada también con «ca- ‘mino», wsenda» y «viaje». Las raices de la palabra griega sconversign» le dan este significado: «lr més alld del penso- _miento 0 mentalidad que ahora se tiene». Convertirse es em- 2 prender un camino que leva més all de Ia mentalidad que ‘ahora se tiene, Igualment, también la palabra acreee» tiene tun significado algo diferente de su comprensin habitual en el crstianismo, Para los crstianos, «creer» significa casi siempre pensar que un conjunto de afirmaciones o un con- junto de doctrinas es verdadero. Sin embargo, el antiguo sig- nificado de la palabra «creer tiene que ver en mucha mayor ‘medida con congianza y adhesion. «Creer en la buena not . Mis bien significaba arriesgarse al castigo imperial, Por otra parte a erwz, en tempos del evangelio de Mar- cos, se habia convertido también en un simbolo del «camino fla wsenda» de muerte y resureccin, de entrar en una mseva vida através de la muerte a una vida vieja. La eruz como «a- rmino» de transformacién se encuentra en Pablo, y ests tam: bin presente en Marcos. Por si perdigramos la orientacin, Lucas afade la palabra sdiaria» al pasaje de Marcos sobre el tomar la cruz para asegurarse que entendemos que el camino dela cruzes el camino dela transformaciin personal 923) Después del segundo pass, que anticipa la eecuciin de Jessen Jerusalén, Mareos nos dice que Jestis pregunta asus dliscipulos: «De que estabais discutiendo or el camino?» Al enterarse de que habjan estado discutiendo sobre quicn de ellos era el mas important, dice: «El que quiera ser el pri mero debe sere timo de todos y servidor de todos» (933 35). Elcontraste del primero y el ultimo ests en correlacion con otro contraste paraddjic en Ia ensefanza de fess: los {que se enaltecen a ${ismos serén htsmillados, los que se hhumillana sf mismos serin enaltecdos. Los que se engrien, los que se dan mucha importancia y se creen alguien, serén hhumillados. Y los que se humillan, los que se vacian de si mismos sen Tenados, serdn enaltecidos (Mt 23,12). Ete es el camino del seguimiento de Jess La tercera anticipacién dela ejecucin de Jess la mis larga ¥ detallada, va seguida de la exposiciin Ia mis larga y deta- Tada también- sobre lo que significa seguir a Jess, Santiago y Juan, dos del circulointimo de sus seguidores, se nteresan por ls puestos de honor en el reno que creen que esti a punto de gar: Jests respond: w,Sois capaces de beber la cope que yo 46 ‘bebo, ode ser bautizados con el butsmo con el que yosoy bate tizado?» (10.38) Tanto la copa como el bautiso son imgenes dela muerte. Posteriormente en Matcos, cuando Jess afronta st propia muerte, habla de ella como de s «copa» (1436). Por ‘otra parte, en el primitivo cristianismo el bautsmo era enten- sido como una proclamacin ritual de la muerte y la resurrec- cdén. La pregunta de fess significa: «yQueréis seguirme en el camino dela muerte y la resurreccin?» "El passje contnia. Después de las imsgenes de la copa y 1 bautismo,el Jest de Marcos dice: Sabsis que, entre los gentiles, aquellos que son reco- ‘ocidos como dirigentes se ensenorean de la gente sus frandes I ranizan Entre wosotros, sin embargo, nada {Ge exo; entre vosotros, todo el que quiera llegar + ser ‘grande debe er vuesta servidor y todo el que quiera ser primero debe ser exlavo de todos (1042-4), El sistema de dominacign ~descrto aqui como propio de «los gentiles, en el cual sos dirigentes se ensefionean de la gente y sus grandes la tranizan~ no deberd ser reproducido tentre aquellos que siguen a Jstis. Para subrayar Ia centralidad de estos capitulos que hablan dle Io que significa seguir aJesis, Marcos los estructura con. dos relatos relacionados con la visi: unos ciegos que rect pperan su vista gracias a ests. Al comienzo, justo antes dela ‘sfirmacion de Pedro en Cesarea de Filipo, Jess impone sus manos sobre un ciego en Betsaia, «yrecuperd su vista y vio fords las cosas con claridad Al fina, cuando Jess atraviesa Jericé.y se aproxima a Jerusalén, Bartimeo, un mendigo ciego, suplica a Jesis: «Maestro, haz que vuelva a vers. Entonces Marcos nos dice: «Inmediatamente recupers su vista y segula 4 ess pore camino» (822-26; 1046-52). La estructura es deli- berada,l significado es claro tambien: er significa compren- ler quee camino implica seguiea Jesus hacia Jerusalén. ” Por consiguiente, tenemos el doble tema que conduce al Domingo de Ramos. Elauténticodiscipulado, seguir a Jess, significa soguisie a Jerusalén, el lugar de: 1) la eonfrontacion com el sistema de dominacin y 2) la muerte y la resurrec- cin. Estos son los dos temas de Ia semana que vienen a con- tinuacién, la Semana Santa. Cietamente estos son los dos t= ‘mas de Cuaresma y de la vida cristiana, ‘Alconcluie este eapitlo sobre el domingo y sobre las dos procesiones que dan comienzo ala Semana Santa queremos poner en guardia contra algunos posibles malentendidos so- reel confcto que lev6 a la crucifixion de Jesus. La cuestén no era Jestis contra el judaismo. Gran parte de los estudios del dltimo medio siglo, especialmente los ltimos veinte aos, han subrayado acertadamente que hemos de compren- deca Jesis dentro del judaismo y no contra el judaismo. Je ‘ss fue part de udaismo, no estuvo aparte del judaismo. El conficto tampoco tiene que Ver con sacerdotes ysacifi- ios, com sila principal pasion de Jesishubier sido protestar contra el papel mediador del sacerdocioo contra los sacrificios animales. Su protest se dirigia ms bien contra un sistema de ddominaciéa legitimado en nombre de Dios un sistema de do- ‘minaci6n radicalmente diferente de lo que sera el ya presente, y al mismo tiempo venidero, reno de Dies, el sueno de Dios Ni esis estaba contra el judaismo, nel judaismo estaba contra Jess Su vo7, por el contrario, ea na voz judia, una entre las diversas voces del judaismo del primer siglo, que pretendian ‘manifesta el significado de la leltad al Dios del judaismo, Y, para les eristianos, les la voz judi defntiva, ‘Dos procesionesentraron en Jerusalén aque da, los posi- bes seguidores de Jess hoy sels planta la misma pregunta, Tamisma alteratva. En que procesin estamos? En qu pro” cesion queremos estar? Esta es la pregunta del Domingo de Ramos y dela Semana que est a punto de desarrollarse 2 Lunes Al dia siguiente, cuando salleron de Betania, Jess sit har bre, Al ver de lejos una higuera con hojas, se acercs avers en contraba algo en ella. Pero no encontré mas que hojas, pues no fra tiempo de higos. Entonces le dijo: «Que nunca jamas coma nadie feuto de tin Sus discipuls lo oyeron. ‘Cuando legaron a Jerusalén, jets entrd en el templo y co- menzé a echara los que vendian y compraban en el templo. Yolcé las mesas de los cambistasy los puestos de los que ver- dian las palomas,y no consentia que nadie pasase por el tem- plo levando cosas, uego se puso a ensenardiciéndoles: «No std eserta: Mi cosa send casa de orcion para tds os pueblos? Yosotres, sin embargo, la habeis converido en una cueva de lo drones» Los jefes de los sacerdotesy los maestros dela ley se enters rony buscaban el modo de acabar con jesus, porquelo teria. ya ‘que toda la gente estaba asombrada de su ensefanza, Cuando se hizo de noche, saliron fuera dela ciudad (Marcos 1.1299) Imagine el lector que ha leido el lato de Marcos sobre el primer dia de Jestis en Jerusalén, ese dia que nosotros los Cristianos llamamos Domingo de Ramos, sin conocer nada ‘desu trasfondo de la profecia de Zacarias.Probablemente lo ‘comprenderta francamente mal. Tal vez pensaria que Jesis ‘estaba sencilamente agotado después de una semana de ca- ‘mino desde Galila y que necestaba un medio de transporte para el sltimo tramo. © que queria ir sentado en wna posi- ‘Gn suficientementeclevada, deforma que cualquiera le pu- ° tera ver Sin embargo, o que normalmente solemos lamar entrada triunfal de Jesds fue, de hecho, una entrada ant-im- peril yanti-triunfal, una soflama deliberada contra la forma de entrar en una ciudad el emperador, como conquistador a lomos de un caballo, atravesando las puertas abiertas en una abyecta sumisin. “Todo esto resulta suficentemente claro una vez que se ‘comprenden historia y profecia El desaffo simbslico que plantea Jestis en el domingo de Marcos conduce a uno se- sgundo en el unes,y este exge también cierto conocimiento de Ta historia y de la profecia para evitarserios malentendidos, Ciertament, hablar de ~purficacén del Templo» el lunes sig- nifica hacerse una falsa idea de este incidente, igual que ha blar de «triunfl entrada» del domingo supone una incorrecta| interpretacion de la finalidad de este acontecimiento,Jere= mas 7 y 26 erin tan significativos para Marcos 11,1219 como lo fue Zacarias 99-10 para Mareos 111-11. Ademas, como ve- remos posteriormente, estas acciones simblieasforman un Aliptico y deben ser consideradas e interpretadas constitu yendo una unidad inseparable etructuras de Marcos levangelio de Marcos contene muchas veces pares de inci- ‘dentes que se pretence que sean interpretados el uno ala luz del otro. En la secuencia nareativa ellos vibran ala vez, y ‘cada uno rele un significado que se proyecta sobre el oto, sto se realiza mediante un intercalado 0 tenica de estruct- xas-marco en la que el incident A comienz; inmediatamente comienza, continta y concluye el incident B; y finalmente , Antes de continua veamos un pequeno detalle a ‘Propénito de las citas bibicas que hace Jesis. Las notas del ‘evangelio sefalan habitualmente como fuentes aTsaias 56,7 {para la parte referent a ucasa de oracin») y aJeremias 7,1 {para la parte relativa a «eveva de ladrones>); ahora bien la primera se nos oftece con signos de cit, mientras que la til tima no. En otras palabras: scueva de ladrones» no aparece claramente como una cia, y ello ha pesado fuertemente de ‘ara alas incorrectas comiprensiones cristianas de la accién de Jess, Sin necesidad de remontarnos al contexto escritu- ristico en relaciin con esta frase, «euevar es ignorada y ‘szobo» se elige para hacer referencia alo que esté ccurtiendo ‘en el exterior del patio de los gentiles: el cambio de moneda y la venta de animales. Ahora bien, es claro que a parti del ontexto de la cita en Jeremias 7 y 26, una «cteva» es un es condite, una casa segura, un refugio. No es el lugar donde los ladrones roban, sino a donde acuden para estar a buen recaudo después de haber perpetrado su fechoria en cual {uier otro lugar ‘Como explica Marcos can st estructura-marco de la hi- _guera, ¥como subraya la cita de Jeremias que hace Jess, La acciGn proftica es una destruccién del Templo, una «claw ‘suravSimbolica en cumplimiento dela amenaza de Dios que parece en Jeremias 7 y 25. No hay nada malo en la oracin y el sacifcio, ambas pricticas estén ordenadas en la Tora. No ‘es ese el problema, Lo que ocurre es que Dios es un Dios de justicia y retitud, y cuando el culto sustituye a la jusicia, Dios rechaza el templo de Dios, o para nosotros, en nuestros igs, rechaza la Iglesia de Dios. 7 Para todas las naciones 2Y qué decir sobre la primera cita de Jesistomada de Tsafas 567, que precede a la que encontramos en Jeremias 7,11 la {que acabamos de ver- sobre la «cueva de ladrones»: «Mi asa serd llamada casa de oracién para todas las naciones»? En este punto es necesario hacer una distineién entre lo que Jestis dijo y lo que Marcos ha afadido en su texto, Por una parte es dificil imaginar a Jesis hstérico usando cesta cita de Isaias. Por qué? Por el lugar en ol que él se en- ‘conteaba erodes el Grande lew a cabo dos de los mayores proyec- tos de construccién de su tiempo, y los reals simultanea- ‘mente. Uno era un enorme puerto para todo tiempo enla costa rmeditersinea de Judea, en Cesarea Martima. ELotro proyecto, muy vinculado a este, era la nueva plataforma o explanada para el Templo en Jerusalén, una extension que, desde la mon {afta norte hasta la euesta del sur, ecupaba en longitud lo que ‘cinco campos de fitbol yen anchura lo que tes. La mayor parte de esta explanada era el nuevo patio de los gentiles, que ‘estaba separado, desde luego, del de os judios, pero que cue paba la inmensa mayora del espacio de todo el Templo, y por cual tenian que pasar todos los judios. El templo de Herodes era un microcosmos sagrado del mundo de Dios: en su centro estaba el Santo de los Santos si alrededor estaban lo patios de los sacerdotes jus, seguidos por los de les varonesjudios, ¥ después los de las mujeres judias, para desembocar final ‘mente en el enorme patio de los gentiles. Por tanto, en el afo 30 de nuestra era ni Jesis ni ninguna otra persona podiasituarse donde se sentaban los cambistas yy donde se vendian los animales y decir que el Templo no es- taba abierto a todo el mundo, que no era wana casa de ora cin para todas las naciones (ethn@en griego)s. No lo podian lec en ningtin caso, pero mucho menos mientras estuv ‘an en el patio de los gentiles(thné en grieg0). n Por otra parte, es muy fécil ver por qué Marcos habia, aftadido una cita tomada de lies acta de Jeremis, orig nal de Jesis. Marcos esté pensando no tanto en el Jestis det ao 30 més 0 menos, sino en su propia gente cuarenta afos “después. Toda esta gente ha pasado ya por las luchas de la _gran rebelién contra Roma en los aios 66-74, y Marcos es cribe algo después de la destruccin de Jerusalén y de st ‘Templo el ao 70, sts explicando alos judios cristianos que sobrevivieron a esta tragedia por qué Dios permitis que s ‘cediera, y su interpretacén es notablemente similar a la de Josefo. Veremos esta misma interpretacion posteriormente, ‘cuando Marcos hable sobre Barrabas y mencione alos que ‘estaban erucifcados junto a fests, Antes de continuar vamos a fijarnos en una cuestin line \stica. En griego, la palabra que aparece en Jeremias 7,1 y fen Marcos 11,17, y que traducimos como sadn» en e- lidad léstés; este término significa propiamente «bandido», satracador, «rebelde» o cualquier otra forma de resistencia armada conta el orden establecido. Por supuesto podia in- ‘luira adrones de altos vuelos (pero no raterillos), porque se referia aun rechazo ealculado dela ey y el orden establec- {os Para algunos judios sometidos al contol imperial, lést2s podia designar aun combatiente por la libertad, pero para todos los romanos significaba un insurgente, Por tanto, en general, significaba o se referia a cualquier forma de resis- tencia violenta contra el control romano, que no era ni una rebel territorial ni una guerra convencional Volvamos ahora a Flavio Josefo y a Marcos; ambos ha- bilan sobre la destruccin del Templo en ef ano 70 de Ia era cristiana, En primer lugar, Josefo. Recordemos, tal y como se hha mencionado antes, a aquellos campesinos partisans, un {grupo rebelde o «zelota», cazados dentro de Jerusalen por el Avance romano entre los afos 67 y 70 Josefo detestaba a es- tos rebeldes de clase baja, porque pusieron en marcha un rein de teror, tipo Revolucién francesa, contra su propia n aristocracia laicay sacerdotal, mientras se preparaban (jo no se preparaban)) para padecer un asedio a manos dela lego ‘nes romanas. El término expecifico que utiliza Josefo para re ferise ellos e el de «2elotas, pero su calificaciin ms ge- neral es la palabra que acabamos de ver: lists. En otros términos, Josefo podia haber descrito perfectamente aquel templo controlado por zelotas como una cueva de ladrones 0 ‘como un escondite de asatadores. Pero, por supuesto, lo que Iorrorizaba a Josefo no era su injusticia social fuera del tem: plo, sino su guerra civil dentro de 6 ‘Volvamos ahora a Marcos y a nuestra sugerencia de que hha insertado la cita de Isaias 56,7 (asa de oracin») antes de lacita premarcana de Jeremias 7,11 («cueva de ladrones"). Je suis no pudo negar que el gran patio de los gentiles de Hero- dles fuera «una casa de oracin para todas las naciones» en el ano 30 de nuestra era, pero ciertamente Marcos silo pudo hacer el ano 70. Entre los aos 67 y 70, el Templo certamente no estaba abierto para wtadas las naciones, pero se habia convertido en un buinker para los insurgentes zelotas, un beinker inicialmente contra la propia aristocraia judi, i- rnalmente, contra las legiones romanas que lo asediaban. Nuestra conclusion, por tanto, es que la combinacién pre- ‘marcana de una accin simblica como curaplimiento de la cita profética tomada de Jeremias se reteotrae al propio ests historico. La accion de Jesis en el Templo fue el cumpli- smiento simbelico de la amenaza proftica de Jeremias sobre su divina destraccin si el eulto susitua a a justica Acciones simbélicas gemelas ‘Tal y como Marcos perfila Ia ultima semana de Jess, cada uuno de los dos primeros dias contiene tna accion simbslica radical acompafiada por una eta profética més antigua. La manifestacion del domingo tiene lugar en la entrada de Jeru- 7 salén la del lunes en la entrada del Templo. Alora bien, para Marcos nose trata en modo alguno de dos incidentes separa- dos, sino mis bien de un inccente doble, Y subraya este pa- ralelsmo de tres maneras. En primer gar tenemos la estructura-marco general del ‘domingo y del lunes, que contiene estos tres principales ele rmentos: ra ela trade el Templo. Tejada Jens | ths TAB 2 Acionprofétia Tab10 ASAT Salida deyerosaten | LU 1139 En segundo lugar tenemos el versfculoe 11,11, a final dela manifestacion de la entrada del domingo, que prepara Ja manifestaci6n del Templo del lunes y conecta con ella: «Cuando Jestis ent en Jerusalén, fue al templo y observé todo a su alrededor, peo como ya era tarde, se fue a Betania con los Doce» (11,1). En tercer lugar, este versiculo sirve también para subra- yar que, igual que la manifestacién de la entrada era algo previamente planeado, la accién en el Templo también lo era. Las mananas y no las tardes, después de todo, son los ‘mejores momentos para las manifestacones mas importan- tes. Se comprende que Mateo encontrara el contenido de ‘Marcos 1,1 tan extranio que stud su narracin del incidente ». Jess, déndose cuenta de su mala intencién, les contest: s«gPor qué me ponéis a prueba? Traedme una moneda para que lava, Selalevaron yes pregunté: «De quién es esta imageny cesta insripcién?s, Le contestaron: «Del César», Jess ls ajo Pues dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios». Esta respuesta os dejé asombrados (Marcos 121317) La siguiente confrontacién, que esté en 12,13-17,aleanza su punto culminante con el que es probablemente el ver- sculo mais conocido del relato que hace Marcos del martes. Pda lerse en una traduccion muy antigua: “Dad al César Jas cosas que son del César y a Dios las cosas que son de Dios Como suele suceder en la interpretacin de la Biblia, existe una forma habitual de interpretar este passe seg Ia cual su significado debe buscarsey obtenerse dentro del con- texto de todo el relato marcano dela ultima semana de Jets. Siglos después de que los evangelios se convirtieran en «sa- sgrada escritura» para los cristianos, ellos (y el Nuevo Testa- ‘mento en su conjunto) fueron entendidos muy a menudo como si eran «pronunciamientos divinos» sobre cuestio- nes doctrinales y éticas de gran importancia para la vida cristiana s Por esta razén, la frase «Dad al César las cosas que som dl César y 2 Dios las cosas que son de Dios» fue entendida como una solemne afirmacién sobre las relaciones entre I Aautoridad civil y la autoridad religiosa, entre la politica y la religin 0, en términos cistianos,entee Iglesia y Estado». Con mayor frecuencia todavia se ha entendido como si signi- ficara que en la vida humana existen dos émbitos separados, uno religioso y otro politico, Enel primero tenemos que «dar a Dios», y en el segundo debemos wdar al César El significado de todo esto, en la préctica, ha variado considerablemente. Se entendié, por ejemplo y de forma notoria, como si significara la absoluta obediencia debida al Estado por la mayorfa de los cristianos alemanes durante Jos ais de Hitler Sin embargo, la atitud de fondo es mucho ‘ms comin. Mucho antes de la era moderna, los monarcas Y sus partdarios uilizaban este versiculo para legitimar sit dutoridad: sus suibditos estaban obligados a obedecerles, porque Jess habia dicho que su obligacion politica se si- tuaba en la esfera de los gobernantes. Mas recientemente, muchos cristianos americanos lo utilizaron durante la época de los derechos civiles para eriticar tomas de posi ‘ion en favor de la desobediencia civil, Este wersiculo, afi rmaban, significa que debemos ser obedientes ala autoridad civil, aun en el caso de que tambien pretendiéramos modi ficar sus lees. ‘Algunos lo utilizan hoy para defender que los crstianos «en os Estados Unidos deben apoyar la decisin del gobierno de entrar en guezra con Iraq: en asuntos politicos tenemos ‘que obedecer a nuestro gobierno, Otros cistianos no estén a favor de una obediencta absoluta al gobierno, tenga este el cardcter que tenga, pero sin embargo piensan que el versiculo significa que la obligacionreligiosa y la obligacion politia s- tan (y deben esta) bisicamente separadas. Ahora bien, el enorme peso que se atribuye a este verscu- lo cuando se le entiende como un solemne pronunciamiento & sobre las relaciones entre religin y politica oscurece su ver ddadero significado en Marcos. El relato dentro del cual apa- rece el versiculo es continuacin de la serie de confrontacio- nes verbales entre Jessy sus oponentes. Los relatos estén smarcados por el atague, la astuciadialétia y el contraata- que; por la trampa, la escapatoriay a contratrampa, Imagi- nar que su objetivo es proclamar un conjunto de verdades. cternas sobre cémo debe ordenarse la vida humana significa Jgnorar Ia gran narracién de la que forman parte. DDespues de intentardistanciarnos de esta forma tan habi- tual de entender este relat, volvemos ya a la narracgn. La gente, identiicada como unos «fariseos» y unos «herodia- nos», son enviados a Jets por las autoridades. Los fariseos eran un movimiento judio comprometide con una intensifi- cacién de las précticas religiosastradicionales, incluidas la ‘observancia del ssbado y de las leyes de pureza. Todo ello no solo formaba parte de a alianza con Dios entregada a Moisés cenel monte Sina, sino que constituia una forma de resisten- cia contra la asimilaion al imperialismo cultural helenistica {y romano, Aunque sabemos muy poco sobre los heradianos, '¢ trataba, como sui nombre indica, de partidarios de los Herodes», la familia real de clientes-gobernantes nombrados por Roma En este evangelio, Marcos nos informs, tanto aqui como antes (3,6 85), de que estos dos grupos estaban liad entre sty trabajaban juntos con las autoridades. ilo le plantean a Jests una pregunta con intencion de cazarle segtin lo que respondiera. Comienzan con un pro- logo adulador: «Maestro, sabemos que eres sincero y que no te dejas influi por nadie, pues no miras la condicion de las personas, sino que ensefas con verdad el camino de Dios Entonces le preguntan: «Estamos obligados a pagar teibuto al César o no? ZL pagamos ono lo pagamos?» ra una pregunta capciosa. Desse que el trritorio judio habia sido anexionado al Imperio romano el aho 63 a. C, 8 ‘Roma habia exigido al pueblo judio un sustancioso «trbuto anual», Roma no recaudaba el impuesto drectamente de los individuos particulaes, Eran mas bien las autoridades loca- les las que tenian la responsabilidad de su recaudacion y ‘Pago (en nuestro pasaje son elas las que enviar alos fariseos yyherodianos a vera Jess) ‘Aungue el impuesto incluia una tasa per cpita,recau- dada de todos los varones adultos judios, la suma anual que ‘se debia a Roma nclufa mucho més. La mayor parte de esta se ‘obtenia através de impuestos sobre la terra sobre la pro- ‘La mltitud lo escuchaba con agrad. En su ensenanza, decia también: «Tened euidado con los maestros de la ey, que gustan de pasearselujosamentevestidos 4 de ser ssludados por la calle, Buscan los puestos de honor en las sinagogas y los primeros lugares en los banquetes. Estos, que devoran los bienes de la viudas con el pretexto de larga oraciones,tendrén un juicio muy riguroso Jests estaba sentado frente al lugar de las offendas, y obser: ‘aba cémo la gente iba echando dinero en el coe. Muchos ricos 9% epositaban en cantidad. Pero legs una viuda pobre, que eché dos monedas de muy poco valox. esis llarméentonces asus dis cipulos yles dijo: «Os aseguro que esa vida pobre ha echado en el cofre mas que todos los dems, Pues todos han echado de lo {queles sobraba, ella, en cambio, ha echado de lo que necesiaba, ado lo que tenia para vivir» (Marcos 1235-48). El tema del conflcto se reanuda en 12,35-14,aun cuando cambia el formato. Hasta ahora, los interlocutores que inte ‘rogan a Jesis han planteado los temas; han pregutadoa Je sis sobre su autoridad, os impuestos al César. la resurrec cin y el mandamiento principal. Ahora es Jessel que toma Ia inicatva, Todavia en el Templo, desafa la enseanza de los maes- tos de la ley: Pregunta: «¢Como dicen los maestros de la ley {que el Mesias es hijo de David?», Después, ctando la tradi cidn judia, segin la cual el rey David escribié los salmos, ppasaa citar el Salmo 1101: «David mismo dij, inspirado por 1 Esprits Santo: “Dijoel Seftor a mi Seftor Siéntatea mi de- cha hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies”. Si ‘Imismo David lo lama Senor, como es posible que el Me- fas sea hijo suyo®. En su ubicacidn original dentro del ibro de los Salmos, | primer uso dela palabra «ser» hace referencia a Dice, y el egundo al ey de Israel. Dios dice al rey: «Signtate a mi d- cha hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies» Durante el tiempo de la monarqui, el salmo se uilzaba en 2 coronacién 0 entronizacién de un rey. Prometia la ayuda € Dios al rey para vencer asus enemigos. Durante el siglo sin embargo, este salmo fue interpre- ado como salmo mésianico, de modo que la palabra «se- for, en su segundo uso, se empez6 a interpretar como refe- ida al Mesias. De ahi el comentario la pregunta que hacen ‘e conclusn: «Si el mismo David lo lama Sefor,zeémo es ‘sible que el Mesias sea hijo suyo?», La pregunta consti a tuye un desafioa la ensefanza de los maestros de la ley se- ‘gin la cual el Mesias es el hijo de David. Ahora bien, 2qué significa esto? ;Que significa aqui «hijo de David Una posibilidad seria que aquise tratase de una ancestra- lidad biol6gica. De ser asi, pareceria que se niega que el Me- sas descienda de David, lo cual implicara que Jestis (que es, por supuesto, el Mesias segiin Marcos) no seria descendiente davidico, Sin embargo, esto parece poco probable, Aunque ‘Marcos no nos habla sobre los antepasados de Jets, la tradi- cin segin la cual Jestis era descendiente de David es anti- gua. Pablo se refize a ella (Rom 1,3), igual que lo hacen los relatos sobre el nacimiento de Jessy las genealogias de Ma- teoy Lucas, ue son independientes entre si. tra posbilidad es que «hijo de David sea aqut una cate- goria mesiénica y no biologica. Algunos de los contempors- nes de Jess esperaban que el Mesias fuera «hijo de David» cenel sentido de ser un rey parecido a David, un guerrero que estaiaal frente de Israel en el momento de su mayor poder y gloria. sto parece més verosimil. Por tanto, el mensaje aqui 1s que el Mesias no seré un rey como David, no ser «hijo de Davide en este sentido. Mas bien cl Mesias ser el ipo de rey simbolizado por la entrada de Jess en Jerusalén al comienzo dela titima semana Sin embargo, «hijo de Davids no es en Marcos una cate- goria totalmente negotiva. Es usada en dos relatos previos sin rechazo. En Jerc6, cuando Jestis se acerea a Jerusalén, el :mendigo ciego Bartimeo grita dos veoes a Jess: Hijo de Da- vid, ten compasion de mi» (1047). En el relato de a entrada de Jessen Jerusalén, los que daban la bienvenida a Jess _itaban: «/Bendito el reino que viene, el de nuestro padre David!» (1110) En ninguno de los dos casos da a entender Marcos que se trate de un lenguaje inapropiado. Anterior _mente incluso, en el mismo Marcos, Jess se refiere a una accign de David para justficar el comportamiento de sus discipulos 223-26) 98 Por tanto, parece que el téemino shijo de Davide no es ‘errsineo, sino mas bien inadecuado. La cuestion, en realidad, les que el Mesias es Sefor de David, esto es, mas grande que David, mis que David diferente de David, ¥ lo mismo pasa con el reino del que habla esis, que es mas grande que el de David, més que el de David, diferente del de David No se nos informa de ninguna respuesta de los maes- tos de la ley ala pregunta-acertio de Jess. Sin embargo, ala gente le entusiasma: «La multitud lo escuchaba con grado Entonces Jesis condena la prictica con la que los macs tos dela ley se dan importancia: les gusta vestir nica lar 825, esperan el reconocimiento de su estatuto en los sitios ppublicos y rezan plegarias interminables para guardar las Apariencias.Y, sin embargo, «cevoran los bienes de las vi das» (12,40), Alo largo de la Biblia hebrea, las viudas junto con los huérfancs) son objeto de una especial compasion de Dios, ponque al caracer de un hombre que cuidara de ells, se convertian en las personas ms vulnerables, La forma de ta- tarlas constituia una prueba sobre lajustciaoinjusticia de la sociedad. {imo devoran los bienes de las viudas los maestros de la ley? Lo mas probable es que se refiera ala actividad de los ‘maestros considersndolos tna clase iustrada que tabajaba pporlariqueza; se habrian dedicado a administrar préstamos ‘convenidos para aduenarse despugs dela propiedad de las ‘viudas, cuando el préstamo no pudiera restiturse Laacusacin los maestros de la ley por su forma de tra- tar a las vidas va seguida inmediatamente de un telato So- be tna pobre viuda que echa al cofte del Templo «todo lo {que tenia» (dos monedas de muy poco valor) esis contra pone su donativo alas ofrendas de los ricos. Aunque estos aportan considerables sumas de dinero, lo hacen wde lo que les sobra». La pobre viuda, a pesar de su pobreza, echa en el cofrestodo lo que tenia para vie» (1244). Habitualmente la % interpretacion de este pasaje se centraen el contraste entre Ia profunda devocion de la pobre viuda y la exhibicin pi- bliea de generosidad por parte de los rcos. De esta manera, ella (ms que los ricos) se convierte en una imagen positiva dol discipulado: entregé todo lo que tenia. Una interpreta- cin alternativa prefiere leer el pasgje como una condena de Ja forma en que los rcos son manipullads, deforma que den todo lo que tienen para mantener el Templo, Segin esto, na se condenaria ala viuda, sino al sistema que la lleva a actuar de esta manera, En cualquier caso el pasaje constituye una critica dela riqueza La destrucci6n del Templo y Ia vuelta de Jesis Al sli del tempo, un de sus discipuls leo: «Maestro, mira que piedras y qué construccionesm. Jesus le replica: Ves esas randiosas construccones? Pues no quedard aqui pledra sobre Piedra, Todo serédestruidon Estaba sentado en el monte de los Olivos enfrente del tem- plo. ¥ Pedeo, Santiago, juan y Andrés le preguntaron en privad: ‘Dinos cudedo ocurihes0 y cus sera la seal de que todo eso {esta punto de cumplirse» (Marcos 13.4) En 13,1, Jestis y sus discipulos abandonan el Templo, FFuera ya de a explanada pueden contemplar las enormespie- das uilizadas para la construccin de sus muros. Uno de los dliscipulos, viendo su tamano gigantesco,exclama: «Maestro, ‘mira qué piedras y qué construcciones Laexclamacién est justificada. Flavio Josefo nos informa de que las enormes piedras median 20,5 metros de largo por casi 3 de alto y 25 de ancho. Los historiadores nos han a vertido de que Josefo infafrecuentemente sus cifras, peroen este caso la excavacion arqueologica confirma que las pic- dras utlizadas en la construccin de los muros del Templo 100 eran enormes. La mas grande de las encontradas hasta ahora tiene 12 metros de largo, 3 dealt y algo mas de 4 de ancho, con tn peso aproximado de quinientas toneladas. Cual- {quiera podia imaginae que el Templo era realmente indes- ‘rctible, “Jess replica: «Te impresionan esas grandiosas construc- ciones?s. Ya continuacién sigue diciendo: «Pues no queda gut piedra sobre piedra; todo sera destruidor (132). Al igual que el profeta Joremias unos ses siglo antes, Jess ha- bla de la destruccién del Templo. La destruccién incluirs tambien a Jerusalén, por supuesto. Es verdaderamente im- portante caer en Ia cuenta de que este pasajeconstituye el punto culminante de la serie de conflicios entre Jessy el sis- tema de dominacién y colaboracién centrado en el Templo. El juicio contra aquello en To que se habia convertido, pro- rnunciado por la accién proftica de Jessen élel lanes, ar ticula agu! explicitamente. Y-es importante que lo recorde= smos~ el juicio contra el Templo no es un juicio contra el judaismo ni contra el ritual, sino contra el Templo como seveva de ladrones Los dos versiculos siguientes, 133-4, son una transicién hacia el resto del capitulo (135-37). Fl escenario se traslada dl Templo al monte de los Olivos. Pesuiblemente Jesus ¥ ss discipulos est situaclos en el camino hacia Betania, al este de Jerusalén, donde pasarén la noche (14,3). El Templo sigue estando claramente ala vista. Desde el monte de los Olivos existe una vista panormica de Jerusalén con el mon- lo del Templo en primer plano. Alli, algunos diseipulos reguntan a Jess: «{Cusindo ocurred eso, y cul sera la seRal ‘de que todo eso est a punto de cumplirse?.Lautlizaccn del singular en la primera mitad de la pregunta ~«yCusindo ocu- rid e502» se refier a la destruccién del Templo, dela que yya se ha hablado antes, y la utilizacin del plural en Ta se~ [gunda mitad ~«Todo eso» se efierealo que vaa venir en el resto del capitulo. wo. El pequefio apocalipsis Jesus comenzé a deciles: «Cuidad de que nadie os engane, Mu chos vendrén usurpando mi nombre y diciendo: "Yo soy", en fataran a muchos Cuando olgais hablar de gueras y de rumores de guerra, no (0s alarmeis, Eso tiene que suceder, pero no es todavia el fin Pues se levantaré pueblo contra pueblo y reno contra reino. Ha br terzemotos en diversos lugares. Habré hambre. Ese serd el comienzo de a tribulacisn CCuidad de vosotros mismos. Os entegardn a ls tibunales, setts azotados en las sinagogas y compareceris ante goberna cores reyes por mi causa para dar testimonio ante ellos. Es pre so que primero se anuncie a buena noticia a todas los pue bios. Pero cuando os lleven para entregares, no os preocupeis deo que vai a decit Decid lo que Dios os sugiera en aque mo- mento, pues no sertis vosotros los que habls, sino el Espirit Santo, Entoncese hermana entregard a su hermano y el padre a Su hij. Se levatarin hijo contra padees para matatlos. Todos €s odiaran por mi causa; pero el que persevere hasta el fin, ese sesalard Cuando vedis que e Idolo abominable y devastador ests onde no debe (procure entendero el que le), entonces los que estén en Judea que huyan alos montes el que esté en la azote, ‘que na baje ni entre a tomar nada desu casa; el que esté en el campo, que no regese en busca de su manto Ay de las que es: témencinta 9 crando en aquellos das! Orad para que no ocutra en invieeno, Porque aquellos das serdn de una tbulacién como ro la ha habido igual hasta ahora desde el principio de este ‘mundo creado por Dios, ni la volveré a haber. Si el SeRor no acortase aquellos dias, nade se sari Pero, en atencién a los legidos que !escogie, ha acortado ls das Si alguno os dice entonces: “jMira, aqul estd el Mesias! [Mira esta alll", no le credis. Porque surivan falsos mesia y al- 505 profes, y hardn senalesy prodigios con el propésito de en- 102 ‘gata, si fuera posible, a los mismos elegides.iTened cuidado! (Os lo he advertido de antemano, asada la tibulacién de aquellos das, el sol se oscurecerd y la luna no dard resplandor; las estrellas eaeran del cielo y las fuerzas clestes se tambalearan, Entonees vein venir l Hijo del hombre entre nubes con gran poder gloria. erviard los Angeles y reared dels cuatro vie tos asus eleides, desde el extremo de ater al extrem del cielo, Fas en le que sucede con la higuera. Cuando sus amas se pponen tiernasy brotan las hojas, conactis que se acerca el ve ‘ano, Pues lo mismo vosetros, cuando vedis que suceden estas cosas, sabed que ya est crea, alas pueras. (0s aseguro que no pasard esta generacion sin que todo esto suceda, El cleo y la verra pasardn, pero mis palabras no pase én, En cuanto al diay la hora, nadie sabe nada, ni los angeles Gel cielo ni el Hijo, sino solo el Padre Cuidado! Estad aleta porque no sabéis cuéndo llegard el ‘momento. Sucederd lo mismo que con aquel hombre que s€ ausenté se su casa, encomends a cada uno de os siervos su ta: tea encargé a portero que vease. As! que vlad, porque no $8 bis cuando legard el duet de a casa, sal atardecer, a media ‘noche, al canto del gallo o al amanecer No sea que legue dei proviso y 0s encuentre dormidos. Lo que a vosotrs 0s digo, lo digo a todos: Vela (Mateos 3537). Marcos 13,537 es denominado habitualmente «pequenio apocalipsis», Elugran apocalipsis» es, por supuesto, el libro ‘conocido coma Apocalipss. Un apocalipss-Ia palabra sig- nifica «revelacgn» 0 wdesvelamientor es un tipo de litera tra judiay cristiana que revela o desvela el futuro en tn lengua leno a rebosar de imagenes y simbolos. La litera tra apocaliptica habla de un tiempo de gran sufrimiento se- Buido de ia liberacin divina El pequeto apocalipsis adopta la forma de un largo dis- ceuso puesto en boca de Jesis, que es, ciertamente, el de ma 103 ‘yor longitud de cuantes nos ofrece Marcos en su evangeli, Los acontecimientos que predic incluyer: + Falsos messy falsos profetas “+ Guerra y rumores de guerra, * Terremotos y hambrunas. + Persecucién por parte de las autoridades: consejos, si- nagogas, gobernadores y reyes. * Un sidolo abominable y devastador estars donde no debe» + Un tiempo de sufrimiento como nunca ha existio. + Desorden edsmico: esol se oscurecer, Ia luna no daré resplandor, las estrellas caer del cielo, ‘+ EI io del hombre viniendo sobre las nubes con gran poder y gloria, y sus éngeles acompanando al legido ‘desde los cuatro extemos de Ia tierra ‘Una serie de advertencias especifica incluyen: + Cuidado con que nadie os leve por mal camino, + Hira las montafas, + Mantenerse alerta ~vigilar-, mantenerse despiertos. En el centro del pequeno apocalipsis se encuentra un acontecimiento descrito como cl idolo abominable y devas- tador que esté donde no debe», seguide de un aparte para el lector, que es el unico de este tipo que aparece en Marcos «Procure entenderlo el que lee» (13,14) La descipeién ati liza un lenguiaje tomado de un apocalipss judo més anti ‘guo; la segunda parte del libro de Daniel, donde se hace re ferencia al ataque y profanacién del Templo por parte del ‘emperador genil Antic Epitanes dos sigos antes, El capitulo 13 utiliza este lenguaje para hablar de un ‘contecimiento que tiene lugar en la propia época de Mar- ‘os, ¥ que es la conquista y destruccign de Jerusalém y desu 108 ‘Templo por parte de Roma el ao 70, Enel cubmen de st con- {usta as tropas romanas ofrecieron un sacrificio al empera- ddor romano dentro det Templo. Por eso se comprende que las advertencias que aparecen en el capitulo sobre guerras y rumores de guerras, sobre naciones que se Ievantan contra ftras naciones y reinos contra reinos, sobre falsos mesias y falsos profetas, sobre persecucién y sufimiento- tienen que vercon Ia guerra que leva a destrucciin de Jerusaén y de su Templo, La guerra comenz6 el ano 66, cuando estall6 la mayor re- ‘vuelta de los judios contra la dominacion romana, Los hicha- sores judios por la libertad tuvieron un éxito momentaneo, Jerusalen el centro dela colaboracin local, se habia conver tido entonces en el centro de una violenta resistencia contra Roma. A Roma le cost6 cuatro aos reconquistar Jerusalé, y ‘otros tres o cuatro afios eliminar lo que quedaba de resisten- cia judia en Masada. Todo el periodo fue un tiempo de gran sufrimiento para los judios,ineluidos también los judios cris- tianos. En Sreas de tervtorio julio y en paises cercanos con significativas poblaciones judias, los gentiles persiguieron, y en algunas ocasiones incluso masacraron,a los judios. A ia caznicera se afadieron las luchas intestinas entre los grupos judios rebeldes. Numerosos ud fueron asesinacos por los romanos cuando estos reconguistaron la tierra judia, quis tun porcentaje de poblacin judia fan alto como el que pere- ib bajo Hitler. Estas relaciones entre Marcos 13 y la gran guerra som la principal razén que lleva a datar el evangelio de Marcos al rededor del ano 70, poco ants de a destruccion del Templo © poco después. Las llamas de la gran guerra artojan sus sombras sobre Marcos y al mismo tiempo lo iluminan, ‘Marcos se dirigea su comunidad en estas circunstancias. Por supuesto, Marcos se ests dirigiendo a su comunidad a lo largo de todo su evangelio, peo especialmente en el capitulo 13, Aunque su comunidad estaba geogrificamente a cierta 105 distancia de Jerusaén, lo més probable en el norte de Galt lea, estaba sumamenteafectada por la guerra. La parte norte (13,29-30), ‘Al igual que algunos otros primeros cristianos, incluido Pablo y los autores de Mateo y del Apocalipsis, Marcos espe- zaba que la segunda venida de Jesus aconteceria pronto. “Todo esto», que es un eco de la pregunta de los discipulos formulada inmediatamente antes del pequeno apocalipsis (13), suceders antes de que pase vesta generac. El evangelio de Marcos, por tanto, posee una escatologéa apocaliptica, expresin técnica que se refiere a a expectativa ddeunaintervencién divina, dramitia y decisiva que tendria lugar en un futuro préximo, algo hasta tal punto piblico que Incluso los no creyentes tendrian que reconocer que haba ssucedido. La pregunta por si este tipo de escatologia se re- ‘monta al mismo Jess es una cuestion diferente. A nuestro parece no se remontaa ests. Nosotros ereemos que lo més probable es que se trate ce una ereacion pospascual del pi rmitivo movimiento cristiano. A nuestro juicio, el evangelio cle Marcos expresa una intensificacion dela expectacén apo- caliptica peovocada por la gran guerra. Pero, na vex més, lo {que nos interesa poner de relieve en este libro es c6mo Mar- 08 nos cuenta la historia de Jets, y no tant realizar una re- construecign histrica de Jess. Desde el punto de vista de Ia historia, la expeetativa de ‘una inminente venida del Hijo del hombre que aparece en Marcos -el retorno de Jestis- era equivocada. Por decir lo ue es obvie: no sucedié. Ahora bien, bajo el disefio tempo- ral de Marcos es posible descubrir un significado més pro- fundo dentro de su conviccién apocaliptica, a saber: lo que hha comenzado en Jestistriunfaré a pesae del tumulto y de la resistencia de este mundo. Desde esta posicidn ~una posiciin de confianza y de es- peranza sélida-, (11,18) ‘Ahora tenemos elaramente ante nosotros una disparidad en- tre las autoridades sacerdotales, que quieren gcutar a ests, yy atoda la gente» que westaba asombrada de su enseftanza», ‘Ahora bien, es obvio que, puesto que ests ha estado procla- ‘mando el ya presente reino de Dios contra el ya presente reino dde Roma, esta asombrada multitud ela razén que invita a los sacerdotes a actuar contra él, pero al mismo tiempo es ‘tambien lo que Tes disuade de hacerlo, [No es ni acertado ni necesatio demonizar ala familia de Ans, ast actual representante Caifés 0 a otras familias de sumos sacerdotes para entender lo que estaba sucediendo. [La proocupacisn de estos dirigents colaboracionistas apa- rece claramente afirmada en Juan 118: «Si djamos que siga actuando asf, toda la gente creer en é. Entonces as autor dads romanas tend que intervenie y destrurin nuestro i templo y nuestra nacién». Y podemos ahadir: 0 la gente, © Jos romanos, o ambos fos destuirén ‘Allmargen incluso del contenido subversvo pata la ley y elorden de Roma que puidiera tener cualquier mensaje de Je sis, por més no violento que pudiera haber sido, la indiscuti ble presencia de multitudes entusiasta a la escucha de lo que se les dijera podria haber sido considerado peligroso en cual {uiee momento, pero muy especialmente en Pascua. La tnica raz6n que aportaJosefo en sus Angee judas para la ef ccucin de Juan of Bautista a manos de Antipas noes el conte rida del mensaje de Juan, sino el tamatio de a multitud sega dora de Juan: «Cuando también otros se unieron a las masas en tomo a él, puesto que habian legado al climax a causa de sus sermones, Herodes tering alarméndase. Una elocuencia capaz de tener tal efecto sobre los hombres podeia conducir a cualquier forma de sedicién, porque parecia como si fueran sguiados por Juan en todo lo que realizaban (18, 116119 En cualquier caso, volviendo al relato de Marcos, durante cl lunes las autoridades religiosas judias quieren eecutar a Jestis, pero son disuadidas porque «toda la gente estaba asombrada de su ensenanza». Esto sucede después (7y a «ausa?) de aquellas dos acciones profticas de caricter sim- bolico: primero st entrada en Jerusalin para establecer la no violencia de Dios conta la dominacién imperial, segundo, su entrada en el Templo para establecer la justicia de Dios contra e colaboracionismo de los stmos sacerdotes, El mares, el anterior contrast entre la autoridad y las masas julia se repite tres voces, sino nos hemos equivocado. La pri- mera, después de que Jes interrogaa «alos jeles de los sacer dots, los maestros de la ley los ancianose sobre Juan el Bau tista, ellos fueron incapaces de responder negativamente, ya {que tenian miedoa la gente, porque todos consideraban a Juan como prof» (1,32). La gente esta favor tanto de juan como dl Jets y en contra de sus propias autoridades rligiosas, que se oponen a ambos. Después, Jess cuenta la parabola de los la- ns Dradores homicdas que asesnan al hijo del duefo dela vina y «sus adversaris estaban deseando echarle mano, porque se dlieron cuenta de que ests habia dicho la parabola por ellos, Sin embargo, lo dejaron y se marcharon porque tenian miedo de la gente» (12,12) Finalmente, Jess desafia va los mae tros de a ley» preguntindoles cOmo puede el Mesias ser ala vez hijo cle David y Ser ce David, «a multtud lo escuchaba «on agrado» (12,37, Para entender el énfasis que pone Marcos «ex esis como alguien protegido por el apoyo dela gent frente ala accion de unas utoridadesamenazantes, es necesario com [render la ligica narrativa de la maftana del mio. oFalta- ban ds dias para la fsta de a Pascua y ls panes sin levaura Losjeles de los sacertesy los maestros dela ley andaban bus: cand el modo de prender a esis con engafoy darle muerte, pero decir: “Durante a festa nano sea que el pueblo se albo- rote» (14,1-2) En efecto, las autoridades sacerdotales se dan por vencidas. No pueden arrestar a Jestis durante la fest, y lespucs el ya se habré marcha. Se dan por vencks s,m ser que se puedan enterar de lénde ests levando noe sigue la gente, arrestarle cuando esté solo y ejecutarle antes de que Ja gente caiga en la cuenta de lo que ests sucediendo, Elsi- gio es la tltima oportunidad que les queda. Yas termina 142 ‘a lnespera de a legada de judas el sigiloso,en 14,10 Antes de proseguir con el relato de Marcos, cmo pre- ‘sentan los otros evangelistas el apoyo protector de la gente a Jestis desde el domingo y a lo largo del martes? ;Reprod- cen los ottos evangelistas el énfasis de Marcos? Cada vee ‘menos. Mateo tiene tres de los cinco versiculos de Marcos: en 21,8-9.26.46. Lucas conserva tres de los cuatro versiculos posibles en 19,37.38.47 y 20,618. La difcultad en Lucas esta fen su relato dela entrada ant-imperial de Jestis: Lucas no ‘menciona ninguna «gente» o «multitudes; en vez de ello habla de «los discipulos de Jesis, que eran muchos». Esta es ‘una expresién mas bien ambigua que podria referirse a la gente de Jerusalén considerandola como dise‘puslos, pero 16 también poira sr simplemente una forma de referiese a los «que venian de Galilea on Jess, Porto, Juan contiene so lamente un versculo de los cinco de Marcos, eoneretamente In entrada (12,1218). En otras palabras, sein nos vamos mo- ‘viendo sucesivamente desde Marcos hasta Juan, pasando por “Mateo y Lateas, esto es, desde los primerosafos 7) hasta me- dads Tos 90 d.C,,aquel énasis orginal en una masa popu- Jar dejudos que apoyaban a Jess frente a a autoridad sacer- dotaljudia va disminayendo de forma significativa Finalmente, queremos senalar que la misma distincin centre la multitud julia pro ests y las autoridadesjucias anti Jesls se encuentra en el comentario de Josefo sobre la vid de Jesisen sus Antigiedades judas. esis, dice Josefo, «con- vvencié a muchos judios y a muchos griegos. Cuando Pilato, lespuis de ofr cOmo le acusaban algunos de los nuestros del maximo nivel social, le conden6 a ser crucificado, aquelfos| {que desde el principio le habian amado, no se dieron por vvencidas y mantuvieron su afecto hacia él» (18,668) Los Doce, un fracaso como diseipulos Para nosotros, la Cuaresma es un vise transformador que dura desde el Mircoles ce Ceniza hasta el Domingo de Pas- ‘cua, Para Marcos, Cuaresma» es tambign un viaje transfor -mador que acontece en el espacio que va de Cesarea de Filip 2 Jerusalén. Durante este vie, segtin el relato de Marcos, Je ‘intents preparar a sus discfpules para lo que podria suce- dere cuando levara a cabo la manifestacion contra el poder imperial romano en lo referente a su violencia, y contra la autordad del sacerdociojudio en lo referent a su injusticia, ‘Tambien, einciaso mas importante, Jests quiso prepararlos para su partcipacién individual y comunitariaen esa muerte ¥y tesurreccin, ese ufin como comienzo», Pero, como hemos ‘de ver, todos, es deci, Pedro, Santiago y Juan, después los 47 Doce como grupo y por ultimo Judas, fallaron trgicamente, ‘aunque no de forma irrevocable (excepto en el caso de Judas), 8 lahora de aceptar su destino en paralelo con el de esis. Lo que nosotros queremos subrayar,y nunca lo haremes con suficente intensidad, es un punto a propdsito de este im- pportantisimo tema que aparece en Marcos. Su relat del disc- rua falitoes su regalo-avertenca a tos os queen wna otra ‘pven pean escuchar weir su naracién, Nosottos tenemos que pensar hoy en la Cuaresma como tin perioda penitencial, porque sabemos que, como aquellos primerosdiscipulos, de- seariamos evitar las implicaciones de este viaje con Jess, Nos gustaria que la conclusin desta Semana Santa tuviera «que ver con la vida interior més que com la Vida exterior, con el cielo més que con la tierea, con el futuro més que con el presente, y sobre todo, con una religign situada, sanamente y ‘con toda seguridad, a buen recaudo del mundo de lo politico, Hacer frente a un poder politico violento y también a una in- justa colaboracin religiosa es peligroso en casi todas las épo- 28 yen casi todos los lugares, ya sea en el siglo 10 en el Xx. Aqut aparece entonces cémo la advertencia de Marcos se construye negativamente de cara a la primera persona que ‘rey6 positivamente en el mensaje de Jess: aquella mujer _anGnima con su eterno frasco de alabastro para la unc, Nada més comenzar este relate, Marcos nos informa de ‘que Jess esubié después al monte llamé.alos que quiso y se acercaron a él. Designs entonces a doce alos que lam ap6s- toles, para que lo acompafaran y para enviarlos a predicar. Designs a estos doce» (313-16). Aparece aqui una tremenda ambigiledad en la forma en que relata Marcos las relaiones de este grupo con Jesis. Por una parte, los diseipulos son convocados regularmente para una instruccién especial. Por ejemplo, en 9,28, scuando entré en la casa, sus disefpuls le preguntaron en privado» sobre su incapacidad para expulsar tun demonio, yen 10,10, en casa, los discipulos le pregunta- ron una vez més sobre este asunto» del no divorci. En 4,10, 18 sin embargo, este grupo separado parece, all menos fuga2~ ‘mente, mayor que los Doce (discipulos): «Cuando se qued6 solo, ls que estaban en tomo a é junto on los Doce le pre- _guntaron sobre las parsbolas», Por otra parte, esta instruccn especialy separada parece constitu un lamentable fracaso que da laimprosion de ser- vir dnicamente para acentuar su propio fracaso y responsabi- lidad. En efecto, Marcos die de los disefplos> que «sus co- razones estaban endurecidose (652) y Jess les abrama con testa bateria de preguntas-acusaciones: «Es que atin no 08 dais cuenta de que no entendis? ;/\caso estén vuestroscora- zones endurecidos? {Tensis ojos ysoisincapaces de ver? :Te- nis ofdos y soisincapaces de of? :Soisincapaces también de recordar?» (817-18). De modo que, como trasfondo general, ser los Doce (apsstoles 0 dscipulos) supone, en el eato de Marcos, falar a Jesis de mala manera, Y todo esto sucede uy concretamente en su viaje «cuaresmal, en el que acon pafan a Jesus desde Cesarea de Filipe a Jerusalén. Aun cuando tuvigramos que prescindir de lo que esta suficiente- mente claro intemamente,ciertamente Marcos encuadra este Viaje externamente con e teato dela curacion de un clegoen Betsaida de Galilea, antes de comenzar en 22-26, y de nuevo en Jericd de Judea, en 1046-52, que es donde termina. Entre estas dos estrcturas-marco de cxguera, Marcos presenta el fa- llido discipulado de los Doce en torno ates anuncios prot cos sobre su muerte y resurreccin, pronunciados ante ellos por Jestis. En lo que sigue ofrecemos esta triple estructura para que pueda volverse siempre sobre ella Pranic [ Sends ai [Te ania Proeciadefesis | 831-33 oa | tase Reaasn deloeDace| 526 oa | 0387 Rapusadeles | suet | ose | 038 119 La triple repetcin de Marcos subraya a insstencia de Je- satis en fo que ha de suceder (profes), su fallo ala hora de en- tenderlo o aceptarlo plenamnente(reaecin) y la explicaién de Jess sobre las implicaciones que le afectan ad y que también Jes afectan a ellos y a todos sus seguidores (respuesta) Primera profeci, reaccién y respuesta El viaje cuaresmal de Marcos comienza en Cesarea de Filipo, capital de Ios terttorios de Herodes Filipo, un lugar tanto gentil como judio. Pedro confiesa que Jesis es el Mesias y, sin embargo, Jess, lejos de aplaudire, oles ordend sever: mente que no lo dijeran a nadie» (829-30). Este tipo de con- ‘minaciones al silencio, normalmente no significan en Mar- cos: «Efectivamente tenes razén, pero, por favor, gudrdalo en Secreto, sino mas bien: «Estis equivocado, de modo que jguarda silencio». En otras palabras: «Por favor, cates. Pe- tho y los demas podian haber imaginado perfectamente que Jess era un mesiasmilitante que Hberaria Israel de la opre- sin romana utlizando métedos vilentos,y esta era la idea {gue Jess protendia desmontar. Pero justo después de estos topes y silenciados malen- tendidos sobre Jesis como mesias viene este correctoy ni- tido anuncio de Jess como Hijo del hombre: «Entonces Jo- stis empez6 a ensefarles que el Hijo del hombre debi padecer mucho, que seria rechazado por los ancianos, los e- fes de los sacerdotes y los maestros de la ley; que lo mata- fan, y alos tres dias resuicitaria Les hablaba con toda cla dad (8,31-32a) Jets se llama a s{ mismo Hijo de! hombre, titulo que se repeties en Ia segunda y en la terera profecas sobre su ejecucion y resurreccién, que Jess comuntica a los doce diseipules (931; 1033-3), vineulindolas entre si Este titulo alcanza su uso culminante en la escena del jucio en 11462, que discutiremos mis ampliamente en el capitulo 5. 20 Las tres profecias de mute y resurreccln conectadas en- tne si provocan, como poco, incomprensin, cuando no man fiesta oposicion por parte de los Doce. La primera, en 8,31- '32a, genera un rechazo total, ya que «Pedro lecogié aparte y comenzé a reprenderle» (832b). La respuesta de Jesis es ‘gualmente contundente: «Dindose a vuelta y mirando asus discipulos,regafié a Pedro y dijo: “Ponte detris de mi, Sata- ns, pore piensas como los hombres y no como Dios» 'Nétense dos detalles. Primero, que el verbo «reprend 0 -stegahar», usado en primer lugar por Pedro para dirigirse aJe- ss, y después por Jess drigiéndose a Pedro, es una palabra cextraordinariamente dura. Es, por ejemplo, el mismo verbo {que usa Jestis contra los demonios en 1.25 y 925. Se trata, en ‘otras palabras, de un asunto muy serio. Cualquie intento de ‘separa a Jesis de su destino es, efetivamente, demontaco y satinico, El segundo detalle es igualmente importante, La dura contrarréplica de Jests no se cirge exclusivamente a Pe- dro; Jess se vuelve y mira asus discipulos, de modo que to {as ellos quedan bajo esa durisima coatrarrépica, Nova solo contra Pedro, sino contra los doce disefpulos, na sola contra ellos, sno contra todo el mundo, puesto que Marcos amplia deliberadamente el auditorio hacia los de fuera: «Lame ala {gente con sus diseipulos» (83a). En otras palabras, Marcos propone el viaje cuaresmal de Jests como una invitacién, Abierta a todos, He aqui lo que est en juego para todos: S\alguno quiere venir detis ce mi, que renuncie asf snismo, que cargue con su cruz y que me sign, Porque el ‘que quiera salvar su vida la perders, pero el piers st Vida por my por la buena noticia, la salvar Pues, de {gue sive a uno ganas todo el mundo, pierde ss vida? {Qs pusde dar uno a eambio des vida? 37, Es sumamente importante subrayar la teologia de Mar- «os en este punto. Parad, esis conoce con todo detalle lo m2 que va a suceder, pero no habla de un sufrimiento vicario para expia los pecados del mundo, Por el contraro, Pedro, las otros miembros de los Doce y «la gente» caminan con Je sis suptestamente hacia la muse y Ia esurtecciGn, Seguir Jess significa aceptar la cruz, caminar con él oponiéndose a Ja violencia imperial y a la colaboracién religiosa, y pasar por la muerte y la resurreccién. Nada se dice sobre que se trate de una actividad exclusiva de Jesis para excusar a los slemés de tener que seguire, ysubrayamos este punto quc- dlando pendiente una posterior diseusion Puede recordarse que Marcos no cuenta con detalle as tes grandes tentaciones inaugurales de Jess, tal como hacen Ma- feo y Lucas. En la tercera de ellas (Mt 48-10; 4,58), Satands le ofrece a Jesis todo ol mundo, siempre que acepte adorarle. Esta oferta nos recuerda que es posible logar el control de la ticera mediante la colaboracin del demonio. Es posible ser victima de antiguos (y modernos)espejismas sobre el poder religioso respaldados por la violencia imperial. Jes perso- nalmente rechaza aquf esa tentacién, y Marcos advierte tam- bign aqui a todo el mundo contra ella. En alin sentido, esta cla versién de Marcos de esa tentacin; pero, una vez més, noes Jessel protagonist, sino todos los lectores. Segunda profecia reaccién y respuesta sta esl segunla de las tes profecas sobre uu muerte res seccion que hizo asus discipulos el esis de Marcos para s+ brayar tanto su conocimiento del Futuro como el alloy fra caso deellos: ‘Se fueron deal y atravesaon Galea. Jess no que: ria que nadie lo supiera porque estaba dedicado 9 ins teuirs sus dscipalos, Les dei «El Hijo del hombre vaa ser entregado en manos de los hombres le darin muerte 1 despa de more alos tes dias, rsucitar (30-3), 1m Marcos presenta a Jess atravesando Galiles hacia el sur sin ninguna distracciin para concentrarse completamente en los dseipulos. En esta ocasi6n, Ios que van a matar a Jess son mencionados gnicamente como «manos de os hom bres», mientras que la palabra «muerte» aparece dos veces. _Tavo éxito Jess con sus dseipulos en esta ocasion? 'No, y lo podemos comprobar porque Marcos prosigue ‘con este extraordinario dado el contexto-didlogo: LUegason a Cafarnatiny, una vez en cas, Jes pre sgunté: De qué discutiais por el camino?» lls calla ban, pos porel camino habiandisatio sobre quién era lids importante, Jess se sent, lam los doce y les sho: +E que quiera sere primero, que sea el timo de todas y el servidor de todos» (933.5). “Mientras Jestsesté anunciando su propia eecucisn, ellos se dedicana discutir Ia precedencia dentro del grupo. Lo que hace aqui Marcos con los dscipulos no es simplemente criti «als, sino casi descalifcarlos por completo. Y como vamos a ver enseguida, ellos ignoran casi totalmente la admonicién de Jests sobre el Hegar a ser el primera de todos siendo el servidor de todos, y tiene que volver a repetila, ‘Tercera profecia, reaccién y respuesta Esta esa tltima, la culminante y la mds detallada de las tres profecias de Marcos, Prosigue con lo que hemos llamado el tema del viaje cuaresmal, en el que Jesis trata en vano no solo de predeci, sino tambign de expliear ass dscfpulos sa destino, para que ellos sean capaces de seguirl eel camino a través de la muerte hacia la vida resucitada. Y una vez més, ¥ de forma culminant, ellos van a falar deamaticamente a Ja hora de responder. He aqui, en primer lugar, e texto: 123 Subian camino de Jerusalén Jets iba por dlante de sus discipulos, ue lo seguian admirados y asustados. Entonces tom consigo una vex més los doce y co renzo a dectes lo que le ibaa pasar: «Mira, estamos stbiendo a Jeusaen ye Hijo del hombre va a ser entre ado a los jefes defo sacerdatesy alos maestos de la Tey: lo condenardn a mere Io entregarsn alos page nos; seburlarin dee escuptin loazotarin y le mata- 1, pero als tes dis resultant (10323) Adiviértase este comienzo mis que extraho, Por supuesto, el relat prosigue con el tema del viaje, que se expresa con el ‘movimiento desde Cesarea de Plipo, através de Galea, hasta Jerusalén. Recuérdese que la palabra griega que traducimos ‘como scamino» (indo) podria traducise también usando una palabra probablemente mas simbdlie: «senda»; pues bien, o- ds ellos estn er a send, «al menos e supone que estén ea senda que conduce hacia la mute y la esurrecion ‘Sigamos. Recuérdese cimo Marcos, después dela primera dl las tres profecas en 834, habia extendido el eto de seguir a Jests a todos (ela gente») sin restringirloinicamente alos doce dliscipulos, Fst tema se epite aqui, y no con excesivasutlea, Jests «iba por delante,y los que lo seguan iban asustados [Esta es la respuesta adecuda una vee que esis esha retado a seguirle hasta la muerte y la resureccin. Entonces, cuando Je- ‘is «coge apartea Tos doces, Marcos subraya una vez mas que ellos no son los nics que eatin implicados en este viaje. Pero, ademas, esta tercera profecia es la més detallada de las tres. Me 1033-34 es, de hecho, una anticipacign resumida del posterior elato marcano de la ejecucion de Jess 1) Entregado en manos de los jefes de los sacerdotes y de los maestros dela ley» “Judas Iscarote, uno de los doce, fue a hablar con los jefes de los sacerdotes para entregarles a Jess [literal- mente: entrogar en manos del. Fllos se alegraron al oirley prometieron darle dinero. Asf que andaba bus- ‘ando tna oportunidad para entregarlo[literalmente: fen manos de)» (1410-1). 2) «Yeellos lecondenarin a muerte» “EI sumo sacerdote se rasgé las vestiduras y dij: “Qué necesidad tenemos ya de testigos? Acabsis de or la blasfemia. ;Qué os parece?” Todos lo juzgaron reo de muerte» (1463-63). 3) «Entonces ellos le entregarén alos paganos» “Muy de madrugada se reunieron a deliberar los je- fes de los sacerdotes junto con los ancianos, 10s maestros de la ley y todo el Consejo de ancianos; luego llevaron a Jesisatado y se lo entregaron a Pi lato» (15,2). 4) «Bllos se burlarin de és ‘ias burlarse de 6 le quitaron el manto de psirpura ¥ylo istieron con sus ropass (1520), 5) Le escupirin. ‘Lo golpeaban en la cabeza con una ca, le escupian y. poniéndose de rodillas, le rendian’ homenaje» 529). 6) «Lo azotarin», ‘Pilato, entonces, queriendo complacer ala gente Tes soltéa Barrabés y entreg6 a ests para quel azotaran, Y despues fo crucficaran» (15,15). 7) #¥ lomatarin “Despus lo cruciicaron se repartieron sus vestidos echandolos a suertes para ver qué se levaba cada uno» (1524) 8) «Peroa los tres dias resucitariv “Pero él [el joven que estaba en la tumbal les dijo [a las mujeres|:"No os asustis. Buscdisa Jess ce Naza- ret el cruifcado. Ha resuctado; no esté aqui. Mirad lugar donde lo pusieron”» (16) 125 Para Marcos, todas estas correspondencias ponen de re- lieve que Jess conoce exactamente y acepta totalmente lo que va.a suceder en Jerusalén. Pero estas tres profecias su- brayan también que ests estélamando a dos sus seguido- res-y no meramente alos doce discfpulos~ para que acepten este comin destino de muerte y resurreccidn. Y, por st puesto, como ya hemos visto al tratar las dos maniestacio nes simbolicas del domingo y del lunes de esta tltima se :mana, esta confrontacién tiene como objeto al Imperio ‘extranjero opresor (contra la violencia) y a su religié local colaboradora (contra la ijusticia), es decir, se dirige contra cualquier combinacinreigioso-politica que establezca la in- justicia sobre una tierra que pertenece al Dios de la justia, Finalmente, después de cada profeca, Marcos da cuenta del absolute fracaso, come discipilos, de Tos Doce; todos sus fallos van a resultar, por su repeticin, tan significatives como las profecias de Jess. He aqui lo que sucede en esta ocasin: Santiago y Juan, les hijo de Zabeeo, se le acercaron {le ero Maestro, queremos que nos concedas lo que ‘vamos a pedirte, Jess les pregunté: «Que querdis que haga por vosours?s los le contestaron: «Cancéde- os senfarnos uno a tu derechay otro i2quierdaen plonis.Jesus es epic: «No sais lo gue pets. Pods breber a copa de amargura que yo he de bebe, 0 ser bau- tizados con el bautisma con que yo voy a ser bati- zado?». Elles le respendicron: =i, podemos». Jess en- onces ls dj: sBeberis la copa gue yo he de beber ¥ sertis bautizados con el batismo con que yo Voy a set bautizo, Pero el sentarse ami derecha oa mi lend ‘no metocaam{concederlo, sino ques para quent ests reservador (1035-40), Esta es solamente Ia primera mitad de esta tercera reac: ion y respuesta Prosigue en 10,41-45 con la segunda mita. Mis adelante volveremos a esta seccign, 126 Santiago y Juan saltan con faclidad sobre la muerte de Jess para concentrarseen su gloria, y en su propia partici- paciGn futura en ella. Pero, aunque ia reaccion a la tercera profecia de Jesss comienza con Santiago y Juan, luego se extiende al resto de los doce diseipulos. Es una pieza para- lela ala reaccin a la primera profecia, que comenzaba con. Pedro y luego se extendia a los demas discipulos en 8,33, Repairese, sin embargo, en que en la reacciéa y respuesta a la primera profecia, Jesus los desafiaba a morir o, al me- nos, a estar dispuestos a morir con él en Jerusalén. Pero en. Ia segunda y Ia tercera, el énfasis esta en como compor- tarse ~y comportarse como lideres- tanto ahora como con posterioridad, ‘La funcion de las tres respuestas es poner de manifiesto, com algin detale, lo que significa el destino de Jets -cjecu- cin y resureccin- tanto para él como para los Doce y para todos sus seguidores. Ofecemos aqui la segunda y la iercera respuesta de Jestis en columnas paralelas, para mostrar como el segundo texto amplia el primero, [Tee oreo) Jest se sent, lao aos Doce | Jess os lms les io: biero imperial ‘Yas termina el miércoles; el complot se ha puesto en marcha 135 5 Jueves: El primer da dela ista de los panes sin levadura, cuando seo crifiaba el cordero pascual, sus dscfpulos preguntaron a jesus: s@Dénde quieres que vayamos a prepare la cena de Pascua Jess ervié a dos de sus dscipus diiéndoles ld ala ela: dad y 0s sale al encuentro un hombre que lleva un edntaro de agua, Seguidl,y ali donde entre, decid al dueno: “El Maestro ice: ¢Dénde est a sala en la que he de celebrarla cena de Pas cua con mis dscipulos” El os mostrard ene piso de arriba una sala grande, alfombrada y dispuesta.Preparadlo todo all para Los discipuls salieron, llegaron a la ciudad, encontraron todo tal como jesis es habia dicho, y prepararon la cena de Pas: cua (Marcos 141216). El relato de Marcos sobre la sltima semana de Jess avanza hacia su punto culminante, El miércoles, Jests fue ‘ungido para su sepultura por una mujer anénima que era o- {guidora suya,y fue traiciomado ant las autoridades por uno de los doce hombres més cercanos a él. Hl jueves se hacen comprensibles los acontecimientos que se iniciaron el miér- coles. Para la mayoria de los cristianos, la celebracin lit gica del sJueves Santo» supone el comienzo de la parte mss solemne de Ia semana més sagrada del af cristiano, Junto con el Domingo de Ramos, el Viernes Santo y el dia de Pas- ‘cua, este es el cia més conocido de la Semana Santa, El Jueves Santo estéIleno de dramatismo. Al atardecer, Jests celebra una cena final con sus seguidores, y za en 137 Getsemant implorando su iberacin; es traicionado por Ju- das, negado por Pedro y abandonado por los demas dseipu- los. Detenido en la oscuridad, enseguida es interrogado y ‘ondenado a muerte por el sumo sacerdotey su conse, to- dos ellos colaboradores locales de la autoridad imperial. ‘Fado acontece antes del amanecer del viemes. Y puesto que ‘estamos siguiendo los indicadores de tempo en Ia narracion de Marcos, nuestro tratamiento del viemes en el préximo ca- pitulo comenzaré al amanecer», cuando Jests sea transfe- Fido desde la custodia de las autoridades del Templo al go- ‘berador imperial. ‘Antes de volver alo que nos cuenta Marcos del jueves, queremos destacar la notable diferencia que existe entre ‘este relatoy el que nos ofree el evangelio de Juan sobre el ‘mismo dia, En primer lugar, la datacién es diferente, En Marcos (seguido por Mateo y Lucas), la cena que comparte Jesis con sus diseipulos es una cena pascual. En Juan no lo ces. Es més, el jueves es el dia anterior ala Pascua, y los cor- eros que serin consumidos en la cena pascual la tarde del viernes deberén ser sacrificados a mediodia de este dia, aproximadamente a la misma hora en que Jess esté mu- tendo en Ta cruz. La raz6n que explica la cronologta de Juan parece ser de cardcterteologico: ests es el nuevo cor- ddero pascual, Segundo, la cantidad de espacio dedicado la ultima reunién de Jess con sus diseipulos es muy dife- rente: en Marcos, neve versiculos (14,17-25); en Juan, cinco capitulos (13-17), lamados con frecuencia «discurso 0 sermén de despedida» ‘Terero, lo que sucede en este encuentro es también muy diferente. En Marcos (seguido una vez més por Mateo y Li= «as, Jesis pronuincia las palabras que, con formulaciones li- sgeramente diferentes, han Ilegado a ser centrale para la ce- Isbracion cristiana de la cena del Sefior(eucarista, misao ‘comunin): «Esto es mi cuerpo, esta es mi sangre». Juan no dice ni una palabra sobre esto. En vez de ello presenta el re- 138 lato del lavatorio de los pies de los discipulos fectuado por Jess (133-11), un stual incorporado habitualmente ala ce- lebracién crstiana del Jueves Santo. Finalmente puede ser ‘interesante destacar que a este dia de «Jueves Santo» se le co- rnoce en algunos ambientes populares como «dia del man- dato»; esta denominacién se basa en el relato de Juan 13,34 smandato» procede de la palabra latina mandalum, es deci, el nuevo mandamiento que Jests da a sus disefpulos: «Os doy un mandamiento nuevo, que os améis unos a otros como yo os he amado; asi debeis amaros unos a otros», Estas diferencias no significa, por supuesto, que juan no deba ser tenido en cuenta en las celebraciones del Jueves Santo, Se trata simplemente de caer en la cuenta de que estos ras 505 dl relato de Juan no forman parte de la narracion que hace Marcos del jueves. La introduccin de Marcos al jueves es la preparacién de Ja cena pascual que tendré lugar al atardecer (1412-16) ests dice dos disipulos que vayan ala ciudad, donde encontra- sin aun hombre quelleva un cintaro de agua». Ells tienen aque proguntarle y después seguirle a una sala donde el ‘ Maestro» va a celebrar la cena de Pascua con sus diseipulos. Los discipulos siguen las instrucciones de Jess, encuentran 1a slay la preparan convenientemente para la cena pascual Los detalles que aparecen en este pasaje recuerdan los preparativos para la entrada de Jesis en la ciudad el Do- :mingo de Ramos. En ambos casos esis envia a dos diseipu- los, les dice qué es lo que tienen que buscar y les instruye so- bre lo que deben decir. En el primer caso, la preparacién previa se hacia de cara a una manifestaion publica, una en- {rada anti-imperial que revindicaba la no violencia en con- tra de la violencia en que se basaba la entrada triunfal del poder imperial, es deci, de Pilato, para controlar a la gente ‘en la esta de Pascua. Enel segundo caso, la preparacién previa tenia que ver ‘con el secreto, La introduccidn al jueves va seguida de un 19 versiculo en el que se anuncia que Judas «andaba bus- cando una oportunidad para entregarlo» (14,11). Marcos informa de que Jesis envi a dos discipulos para levar a cabo clandestinamente los preparativos para la cena pas- cual, y simulténeamente sostiene que Jes quiere ocultar a Judas su localizacin conereta, para que no pueda contar a las autoridades dénde encontrar a Jests durante la cena. sta cena -a la que llamaremos la nueva Pascua~ es impor- tante,ya Judas nose le puede permitir que interfiera en st realizacisn Talyy como Marcos cuenta el asunto, Jets sabe lo que wa aasuceder, No es necesario que atribuyamos esto un conoci- ‘miento sobrenatural de futuro Jestis tenia que saber que la ‘cuerda se estaba tensando, que Ia eruz se iba aproximando. No podia ignorar o no ser consciente de la hostlidad de las autoridades, y muy probablemente contemplaria su deten- cin y ejeeucion como algo inevitable, no en virtud de una necesidad divina, sino por todo lo que podia ver que estaba ssucediendo en toro a él 1a Giltima cena: una red de significados Al atardecer,lagé Jestis con los doce y se sentaron a la mesa Luego, mientras estaban cenando, dijo Jesus: «Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar, uno que esté cenando conmigo». Ellas comenzaron a entristecerse y @ preguntarle lino tras etre: «Rcase s0y yoP», Elles contest6: «Uno de loz doce, uno que come en el mismo plato que yo. El Hijo del Hombre se va, tal como estéezcrito de ¢l, pero jay de aquel ‘Mateo pine ete punto cond morta a das de Manos miro ele scp aman ut ots fi ls resumen amb fu) pra ala os prapaas M foasirin. 140 que entreg al Hijo del hombre! [Mas le valdra a ese hombre ro haber nacido Durant la cena Jestis tom pan, pronuncié la bendicin, lo pati, se lo dio y dj: «Tomad, esto es mi cuerpo». Tome luego tuna copa, pronunci la accion de gracias, sel doy bebieron to dos de ela. Y les dij: Esta es mi sangre, la sangre dela allanza {que se derrama por todos. Os aseguro que ya no beberé ms del fruto de la vid hasta el dla en que lo beba nuevo enelreino de Dios» (Marcos 141725) Alllegar la tarde, Jess los doce diseipules, includ Ju- ‘das, llegan al piso dearsiba donde est la sala preparada con antelacin. Hay tres elementos principales en el rlato que hhace Marcos dela itima cena: ellos elebran la cena pascual Juntos; ests habla de su inminente train; y desputs Jesus ‘otorga al pan y al vino unos signifiados asociados a esa muerte que se le viene encima, ‘Comenzamos con el elemento central de los tes, la ma~ nifestaciin que hace Jests de que sabe que va a ser traicio- nado. Cuando estaban cenando, Jest dijo: «Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar, uno que esta ce- nando conmigo... uno de los doce... porque el Hijo del hombre se va, tal como esté escrito de , pero jay de aquel ue entrega al Hijo del hombre! ;Ms le valdria a ese hom- bre no haber nacido!» (14,18-21) Efectivamente, antes de aque caiga la noche, Jests no solo serd entregado por Judas, sino que tambicn seré negado por Pedro y abendonado por todos los demas. El tema de un discipulado totalmente fallido sigue siendo central; més de la mitad de la narra- ida que hace Marcos de Ia tarde y noche del jueves esté dedcada a él (treintay tres de los sesenta y un versiculos: 14,18-21.27-45.50-52.66-72) Durante la cena pascual,Jestis comparte un pan y una copa de vino con sus discipulos y pronuncia esas palabras, ‘asi siempre amadas «palabras de institucion», que han le mi