Sunteți pe pagina 1din 3

Reseñas/CeLeHis

Año 4, número 9, abril-julio 2017


ISSN 2362-5031

Sergio Sánchez
Borges lector de Nietzsche y Carlyle
Córdoba
Universidad Nacional de Córdoba
2014
110 páginas

David Fiel1

Sánchez lector de Borges

Del presente libro de Sergio Sánchez, decenios y cuyas consignas más notables
compuesto de dos escritos pertenecientes a fueron el escepticismo, la urbanidad e,
momentos no muy distantes, emerge un incluso, un cierto modo civil del coraje.
Borges político a horcajadas entre su Uno se pregunta si acaso estos
vocación por ideales dieciochescos de bienes del espíritu no constituyen ya un
vida, jamás asimilados del todo a las lujo (o si no lo serán pronto, ante la
culturas democráticas que el escritor perspectiva, que nunca conviene
habitó (cómo parecer un Voltaire en el abandonar del todo, de alguna nueva
interior de una república, más aún si ésta peripecia oscura en nuestra vida política) o
es sudamericana y está, por tanto, expuesta si no son tal vez partes en decadencia de la
a intervenciones dictatoriales de toda laya, única actitud combativa que todavía está a
podría constituir un asunto a tratar más en la mano de las clases medias, consolidadas
detalle en cuanto al autor de Ficciones), y modernamente en las sociedades civiles de
su necesidad de dar expresión a un modelo Occidente. Las dos figuras leídas aquí por
ético, se diría atemporal (si omitimos a Borges y seleccionadas ex-profeso por
Foucault), defendido por él a lo largo de Sánchez como ejes de congregación

1
Doctor en Letras por la Universidad Nacional de Rivadavia) y de Epistemología de los estudios
La Plata. Profesor de Literatura Europea en la literarios (sede Trelew). Mail de contacto:
UNPSJB (Universidad Nacional de la Patagonia ponycalamity@gmail.com
San Juan Bosco, sede Trelew y sede Comodoro
11
Sánchez lector de Borges

temática, Carlyle y Nietzsche, el autor argentino y ese grupo de textos


probablemente serían hoy miembros de jamás dóciles que llamamos Nietzsche. El
esa misma clase que viene heredando, para segundo escrito, “Escepticismo y crítica
bien o para mal, esos lejanos bienes del del heroísmo”, consagra sus páginas a
espíritu (junto con las funciones asociadas revisar, con la misma minuciosidad, la
a ello, educativas, intelectuales, etc.) que relación entre Borges y su ídolo
solamente Estados republicanos, como los controvertido, el “dispéptico” escocés
que esas figuras (¿también Borges?) Thomas Carlyle. Precedidos por un
vituperaron, a la vez continúan prefacio del propio autor, fechado en
permitiendo y a su modo también Córdoba en 2014, los dos textos siguen un
solventan. ¿Carlyle, Nietzsche (¿también procedimiento más o menos análogo:
Borges?) beneficiándose entonces de una explorar, por un lado, a los dos gigantes
coyuntura que estructuralmente los hacía evaluados (por Borges, pero también por
posibles, y al mismo tiempo socavando, en Sánchez); por otro, examinar los
estilos diversos de invectiva, las bases de accidentes de la relación entre los
esa misma realidad anónima, poderosa, europeos y el argentino a lo largo de los
que esos Estados vienen asegurando; años, sin escatimar alusiones reveladoras
Estados imperiales o republicanos que, respecto de la realidad política y literaria
pese a sus ocasionales crímenes de lesa del viejo continente y del joven país
humanidad (guerras de conquista, guerras sudamericano (y además con un
de expulsión interna), no han cesado hasta conocimiento profundo de la obra del
el día de hoy de sostener materialmente la escritor argentino). En ambos casos, la
posibilidad misma de sus críticos, incluso doctrina de los dos prominentes leídos
como en los tres casos citados (el argentino nunca es expuesta de modo maquinal o
y los dos europeos), si éstos resultan ser meramente expositivo sino vinculándola,
tan acerbos como excepcionales? junto con el aludido material erudito y
El libro de Sánchez es preciso, está diverso que la enriquece (y que prueba
redactado en un estilo claro y pulcro. Rico entre otras cosas el prolongado trabajo que
en citas alemanas e inglesas (de gran su autor le ha dedicado a la tarea de
utilidad para inquirir los orígenes textuales investigación), a la móvil circunstancia
de otros textos), es erudito sin fatigar, histórica de Europa y de Argentina. Luego,
instructivo sin pedantería. Ama hacer el estudioso va trazando en apartados
tipologías (comienza con una, de hecho), sucesivos ese derrotero no siempre
se deleita en organizar, en distribuir, en rectilíneo que la trama textual y temporal
crear sistemas interiores a los sistemas que une a Borges con cada uno de los dos
(por definición confusos, a-sistemáticos) filósofos ha tomado a lo largo de los años.
de una obra cualquiera, incluida la de Dado que los dos autores decimonónicos
Borges. Todas estas virtudes son son presentados por Sánchez como
perfectamente compatibles con las de su miembros conspicuos de una “genealogía
objeto central, que a todas luces las poseía del nazismo”, resulta previsible que las
también, en grado sumo. La estructura del alusiones que los involucran se crucen
libro es simple y directa, como numerosas veces a lo largo de la lectura:
corresponde en estos casos: el primer texto hay abundantes citas de Carlyle en el texto
que lo compone, “Zarathustra y la sombra primero, consagrado a Nietzsche, y hay
del nazismo”, revisa exhaustivamente la también, necesariamente, cuantiosas
relación sostenida a lo largo de años entre alusiones a Nietzsche en el texto segundo,
12
David Fiel

consagrado a Carlyle. Esta remisión evidente destino) como éste que aquí se
masiva, en la que las lecturas de Borges reseña, sus autores rara vez consiguen
(mayormente plasmadas en artículos y en evitar el trasluz, a la corta o a la larga, de
prólogos de años diversos, aunque alguna de sus preferencias secretas,
también, ocasionalmente, en alguna muchas veces marginales respecto del
ficción, como en Deutsches Requiem) propósito declarado por el programa de
funcionan como pivote, como eje temporal análisis; de mostrar esos sitios textuales
y textual que reúne y matiza las cosas, (esas “heridas” diría Barthes) en donde
constituye la condición primera que brilla (reflejo pasajero, intermitencia veloz
garantiza la unidad del libro. Finalmente, pero apresable) su verdadero gusto, el
hacen en este escrito mucho más que lugar de su “deseo”. En el caso de Borges
cumplir una función de decorado las lector de Nietzsche y Carlyle, quien lo ha
derivas exploratorias por los temas del escrito no es nunca más convincente que
poder, del abuso de y a las democracias y cuando se dedica a ponderar la literatura
sobre todo de las aventuras riesgosas del propiamente dicha más que las a menudo
pensamiento cuando éste se atreve a secas exposiciones doctrinales, aún si ellas
intimar, ya sea directa o socarronamente, portan la firma temible de un Carlyle o de
la eminencia de los tronos (un Borges un Nietzsche. Los más intensos pasajes del
situado en la segunda parte de la década de libro son, creo, aquellos que Sánchez
1940 permite delicias histórico-literarias consagra al examen de las piezas de
que, por fortuna, Sánchez no le ahorra al imaginación pura, esas en las que, como
lector). bien sabemos, un contenido doctrinal
Me ha parecido que incluso en soberbio e incluso inconfesable jamás
textos académicos (por procedencia y por consigue hacer completa mella.

13