Sunteți pe pagina 1din 2

REFLEXIONES SOBRE LA EDUCACION EL DESARROLLO Y CULTURA EMPRENDEDORA

Por: María Milagros Almanza Cortez

La noción de desarrollo ha tenido varias interpretaciones desde un punto de vista histórico ha


pasado de clasificar a las diferentes sociedades y grupos humanos en función de su “grado de
civilización” a hacerlo en base de “su nivel de renta per cápita o PBI” dejando así los aspectos
claves como: el grado de alfabetización, educación, salud, vivienda, el trabajo digno, la calidad
de vida, la seguridad, la estabilidad social y política, la justicia social, etc.

Si bien es cierto a partir de la Segunda guerra Mundial se produce cambios paulatinos al


menos a nivel teórico en la concepción del desarrollo, la realidad indica que los cambios no son
realmente significativos en ese tipo de contexto no se puede hablar de un auténtico desarrollo.

Según mi punto de vista no podemos entender desarrollo como sinónimo de crecimiento


económico, sino que más bien se trata de un término interdisciplinario en el que se
interrelacionan aspectos educativos, sociales, políticos, culturales, etc.

En mi intento de explicar mis reflexiones debo remitirme a explicar los procesos de desarrollo
y su inmersión con la educación.

Parto desde la premisa de la primera Revolución Industrial, que asocia la revolución


tecnológica con el desarrollo económico, al respecto Herbet Marcuse, señala que la fórmula
del capitalsimo industrial produjo la clásica entre y sometimiento y que dio origen a niveles de
crecimiento diferenciados entre un país y otro.

Debo señalar que no se tenían en cuenta a la hora de hablar del nivel de desarrollo de un país
aspectos como: apoyo mutuo orientado al bien común.

A partir de 1950, la noción de “desarrollo” da un giro orientado a políticas nacionales dando


lugar a la economía del desarrollo, además aparece el término subdesarrollo. El concepto de
desarrollo pierde tradicionalidad y se vincula con el incremento de riqueza.

A partir de 1970, la segunda década de desarrollo se ve orientada a satisfacer las necesidades


básicas. Y se empieza a hablar de “Desarrollo Social” como crecimiento redistributivo. En este
nuevo enfoque exige cambios cualitativos y no solo cuantitativos, donde el papel de la
educación

La educación se presenta como ´pieza clave de un desarrollo económico, capaz de favorecer a


su vez el desarrollo social y se busca enfocar la educación desde una perspectiva más
humanista y humanizadora donde haya equilibrio entre crecimiento, economía sostenible y
desarrollo social, como escribe Amatyas Sen.

Dejar de enseñar en noción a la acumulación de riqueza y educar con noción al bien común.
Educar para mejorar la sociedad y ofrecer oportunidades de reales de desarrollo.

En ese punto hago hincapié al término de cultura empresarial, donde la educación debe
contribuir mediante la motivación por medio de planteamientos de acciones educativas para
potenciar la creatividad y la iniciativa para generar crecimiento económico y por tanto
desarrollo de los potenciales humanos.