Sunteți pe pagina 1din 8

Fuego y Furia de Trump

Lo que dice el libro (y lo que no dice)

Silvina M. Romano, Arantxa Tirado y Aníbal García Fernández

El libro Fire and Fury. Trump inside the White House, escrito por Michael
Wolff, ha causado enorme revuelo a nivel internacional. En términos
generales, es un relato sobre la campaña a la presidencia y los primeros
meses de la gestión Trump, centrado en una descripción de la vida personal,
el perfil psicológico de Trump y de su entorno inmediato. El material de
análisis son diálogos en reuniones formales e informales, conversaciones
telefónicas, además de los discursos del propio Trump. Se repiten a lo largo
del libro las principales características del presidente: su ignorancia, su
“incapacidad mental”, su falta de respeto por las normas, el modo de hacer
las cosas en la política y su superficialidad. Se remarcan sus altibajos
anímicos y la tendencia totalmente autoritaria de él y sus principales
asesores (como Stephen Bannon).

El actual presidente ganó por su discurso directo: una retórica llana y


superficial, la utilización del twitter como herramienta de comunicación
básica, la aparición repentina en shows de TV y radio. Construyó un
(supuesto) vínculo inmediato con la gente “común”, criticando a “los
políticos” y al “establishment”.
Las principales críticas apuntan a su costumbre a rodearse de millonarios, a
su vida de “celebrity”, su objetivación de las mujeres, su trato despectivo,
machista y patriarcal (incluido el acoso). Se destaca como factor sumamente
negativo la presencia de familiares de Trump en el proceso de toma de
decisión. Muchas de estas prácticas estuvieron presentes en presidentes y
gobiernos anteriores, pero que trataban de ocultarlas y mantener las
apariencias. Lo molesto y escandaloso, tal como lo sostiene Wolff, es que
Trump ni siquiera considera la necesidad de hacer ese esfuerzo.

Se recuerda que el actual presidente ganó por su discurso directo: una


retórica llana y superficial, la utilización del twitter como herramienta de
comunicación básica, la aparición repentina en shows de TV y radio.
Construyó un (supuesto) vínculo inmediato con la gente “común”, criticando
a “los políticos” y al “establishment”. Así, la falta de cálculo y su
inexperiencia en la política constituyeron parte de su “encanto” en la
campaña, lo que hizo que un 35% de los votantes lo eligieran sin importar lo
que hiciera. Esto se tradujo en la forma de gobernar: falta de experiencia,
falta de planificación y ausencia de estrategias claras en la toma de
decisiones ya en la presidencia. Trump no conoce las leyes, no le interesa el
orden impuesto por la burocracia, no respeta los tiempos ni los modos de la
vida presidencial.

Indicios sobre política interna y toma de decisión

 El Despacho Oval es un caos con Trump, circula demasiada gente. Es el


presidente al que más personas tienen acceso de todos los que ha tenido
EEUU.
 El presidente actúa como su propio jefe de Gabinete, jefe de prensa, etc.
 Trump no procesa la información de una manera convencional. Trump no
lee, ni siquiera hojea. Aunque sí es capaz de leer lo que le interesa (sobre
todo lo relativo a él mismo). Algunos lo creen disléxico. Otros creen que el
hecho de no leer es característico de su rasgo “populista”.
 Vicepresidente Pence: no hay mucha información al respecto de su actividad
o pensamiento porque la gente de su equipo, como él, es gente de pocas
palabras.
 Enfrentamiento con establishment republicano: Trump estaba poco
interesado en el objetivo republicano central de tumbar el Obamacare. Pero
Paul Ryan fue el que tomó la decisión final de acabar con el Obamacare. La
votación de proyecto de ley sanitaria mostró las contradicciones entre el Tea
Party y el establishment republicano.

Personalidades influyentes en Trump

 Stephen Bannon (asesor de campaña y muy cercano a Trump, de derecha


ultraconservadora)
 Jared Kushner (yerno de Trump, judío demócrata liberal, círculo de los ricos
judíos) e Ivanka Trump (hija)
 Reince Priebus (cabeza del Comité Nacional Republicano)
 Tensiones permanentes entre estos “consejeros” personales del presidente
por ganar confianza y mayor impacto en la opinión de Trump.
Aparentemente se impuso, por ejemplo, la influencia de Kushner e Ivanka
en detrimento de influencia Bannon.

Principales gerentes de empresas cercanas al gobierno actual, y miembros de


la elite del poder próximos a Trump, que participan en diferentes instancias
de consultas (formales o informales). Estos vínculos son relevantes porque en
cierta medida pueden explicar la toma de algunas decisiones (en el plano
económico o de política exterior), en virtud de los intereses de estas empresas
o sectores.
Tendencias en política exterior

 Relación tensa, desde el principio, con la “comunidad” de inteligencia.


Bannon y Trump le llaman Deep State.
 Uno de los expertos frecuentemente consultados, a través del yerno de
Trump, Kushner, es Kissinger.
 Percepción general de Trump y Bannon: Rusia “está bien”, seguramente hay
tipos malos ahí, como los hay en todos lados.
 China es el verdadero enemigo. Según Bannon: China es como la Alemania
nazi. Los chinos, como los alemanes, son extremadamente racionales, hasta
que ya no lo son. Van a erigir un hiper-nacionalismo, que será difícil de
contener.

Medio Oriente

 El yerno de Trump, Jared Kushner (de la elite judía liberal), fue designado
como encargado del tema de Medio Oriente desde los primeros días de
gobierno.
 Netanyahu era un viejo amigo de la familia Kushner pero cuando visitó
Nueva York, también contactó a Bannon.
 Kushner está vinculado a Tony Blair por sus nexos con Rupert Murdoch.
Blair, tiene importantes negocios en Medio Oriente.

Según Trump y sus asesores cercanos los últimos tres gobiernos erraron en
la política externa, por lo que el nuevo principio es hacer lo contrario. El
esfuerzo se centrará entonces en crear un “futuro equilibrado” con una
“doctrina eficaz” compuesta por tres elementos: 1) poderes con los que se
puede trabajar, 2) poderes con los que no se puede trabajar, 3) poderes
insuficientes a los que se puede ignorar.

Lo que no se dice en el libro

El libro se inscribe en una larga tradición liberal, de internacionalistas,


politólogos y sociólogos que analizan la política desde la perspectiva de las
conductas individuales, la trayectoria familiar y el perfil psicológico del
político estudiado. Se centran en el individuo y su entorno próximo.
Desestiman o ponen en un segundo plano la estructura económica, las
dinámicas de poder y el proceso histórico que viene moldeando la política
estadounidense a nivel interno y su proyección hacia el exterior. Esta
estrategia se combina sin tensiones con la ideología hegemónica del “modo de
vida americano” pues tiende a explicar solo una parte, una mínima parte del
sistema, sin esmerarse por plantear con seriedad y contundencia el
panorama político, económico, social y cultural, la realidad internacional en
la que es elegido presidente como Trump.

Por ejemplo, el libro no aborda cuestiones de fondo que parecen


imprescindibles para comprender el “fenómeno Trump”: si Trump es tal cual
lo muestra Wolff ¿por qué lo votó la gente? ¿por qué lo votaron los
representantes de los diferentes Estados? ¿a quiénes representa la
democracia estadounidense? ¿qué había “oculto” en la sociedad
estadounidense que salió a la luz en estas elecciones? ¿cuál es el contexto
social, político, económico y cultural que habilita a que un millonario que se
paga su propia campaña política, un hombre de los negocios, del espectáculo,
devenga presidente con una campaña muy poco elaborada? ¿qué hicieron (o
no hicieron) los demócratas para contribuir a este giro hacia la derecha y
conservador? ¿cuánto aportó el liberalismo al discurso de la no política y a la
celebración del perfil empresarial en la política?

Otra pregunta fundamental, especialmente en materia de política exterior


¿lo que Trump “dice”, se refleja 100% en la toma de decisión? Hasta ahora, el
presidente EEUU pudo tomar varias decisiones y materializarlas en
Executive Orders (Decretos), pero en muchos o la mayoría de los casos
encontró obstáculos, no solo por parte de la prensa, sino por las discusiones
en el Congreso y la presión por parte del Poder Judicial. El Pentágono, por el
momento, no adhiere o mantiene distancia frente a los diversos discursos
provocativos del presidente (respecto a por ejemplo la cuestión de Corea del
Norte). Los negocios de las compañías multinacionales estadounidense, por
el momento, no parecen estar en peligro “terminal”. La amenazada “libertad
de comercio” en realidad, hasta ahora está siendo “revisada” para lograr un
libre comercio “justo” a favor de EEUU. Lo mismo sucede con la política
frente a China, con quien Trump supuestamente iba a enfrentarse de modo
directo… Esto no ha sucedido hasta el momento.

Desde la perspectiva de América Latina, es bien conocido también el doble


discurso y la hipocresía de administraciones anteriores, incluidas las
demócratas, que difundieron un discurso de no intervención y “poder
blando”, mientras en los hechos fueron partícipes de diversas estrategias
para presionar a favor del “cambio de régimen” en aquellos países no
alineados estrictamente a la política estadounidense.

De hecho, en el escrito, se percibe la existencia de un establishment


burocrático que trasciende a todas las administraciones, el Deep State, que
tiene sus propias lógicas de funcionamiento (y hasta simpatías), puede llegar
a operar para socavar la presidencia de alguien como Trump si se confabula
con otros sectores del poder real en la sombra (léase empresarios, banqueros,
poder mediático, etc.). Por ejemplo, la mala relación de Trump con las
agencias de inteligencia estadounidense lo pone en una situación realmente
vulnerable. La misma publicación y promoción inusitada de este libro podría
ser parte de un consenso implícito entre diversos sectores para tratar de
presionar en su remoción por la vía del impeachment o reforzar su descrédito
personal/psicológico, considerando que el asunto sobre el (supuesto)
“complot” con Rusia no ha calado (aún) tanto como esperaban sectores
opositores. En efecto, además de un juicio político, se rumorea posible
invocación de la Enmienda 25 de la Constitución estadounidense [1]. Según
Wolff, fue nombrada en numerosas oportunidades por los miembros del
equipo cercano a Trump.

En este sentido, valen dos apuntes. El primero, es que las instituciones


permanecen, las personas no. Una cosa es lo que dice Trump (en su
verborragia desatada en redes sociales y medios) y otra son los intereses
materializados en una red de poder que trasciende a la Casa Blanca
estadounidense y que difícilmente se quebrará en uno o dos años por las
decisiones de una persona. Lo segundo, es que cabe preguntarse si los
sectores a favor de un impeachment a Trump están pensando en
reemplazarlo por un perfil como el de Hillary Clinton, o si buscarán un
cambio como el propuesto por el programa de Bernie Sanders.

Trump es ciertamente un presidente merecedor de las críticas apuntadas en


el libro y de muchas más. Sin embargo, desde la perspectiva de América
Latina, es bien conocido también el doble discurso y la hipocresía de
administraciones anteriores, incluidas las demócratas, que difundieron un
discurso de no intervención y “poder blando”, mientras en los hechos fueron
partícipes de diversas estrategias para presionar a favor del “cambio de
régimen” en aquellos países no alineados estrictamente a la política
estadounidense. Los árboles no deben tapar el bosque: es importante conocer
el “modo de hacer las cosas” de la gestión Trump, pero es también crucial
atender el modo en que operan las instituciones, las prácticas de las
multinacionales estadounidenses, las doctrinas y operaciones del Comando
Sur, los vínculos de las minorías privilegiadas estadounidenses con las elites
locales, las redes de partidos políticos de derecha y neoliberales
estadounidenses en la región, las múltiples y diversas maneras de imponer
pautas de consumo material, político y cultural a través de los medios de
comunicación y de entretenimiento. Dinámicas que son anteriores y a la vez
trascienden a Trump.

Nota:

[1] https://www.globalresearch.ca/invoking-the-25th-amendment-a-
constitutional-coup-provision-for-replacing-the-
president/5625631?utm_campaign=magnet&utm_source=article_page&utm_
medium=related_articles

Fuente: http://www.celag.org/fuego-furia-trump-lo-dice-libro-lo-no-dice/