Sunteți pe pagina 1din 3

Centro de Hipnoterapia Humanística de

Durango
Maestría en Hipnosis Ericksoniana

Punto de encuentro

NOMBRE DEL ALUMNO: José Torrecillas Lerma.

CURSO: Introducción a la Hipnosis Ericksoniana.

FECHA DEL CURSO: 24 al 26 de febrero de 2017.

NOMBRE DE LA MAESTRA: María Dolores Rosales Burciaga.

1
Cuando estaba por iniciar este escrito, me vinieron a la mente varios títulos para el mismo,
entre ellos, “la primera estación”, luego pensé que ese título se iba a utilizar por varios de
mis compañeros así que mejor pensé en otro, luego me dieron ganas de ponerle segundo
paso, pero tampoco me gustó, sin embargo, gracias a éste, me di cuenta de que el viaje ya
comenzó desde la introducción tal vez desde antes y que esta primera estación tal vez no sea
la primera (y espero que tampoco la última) sino que es un camino que vamos recorriendo
varias personas con distinto nombre, distintos gustos, distinta formación (aunque algunos
salimos de la misma escuela cada quien toma lo que quiere y muchas veces lo que puede
¿fenomenología?) pero tenemos un sueño en común, según yo todos queremos ser el mejor
psicoterapeuta ericksoniano, y eso desde ya se vuelve un punto de encuentro.
Desde hace tiempo me ha interesado leer todo lo que tenga que ver con Milton H. Erickson
confieso que algunas cosas me han desconcertado, otras me han quedado bastante claras,
mas todas me han fascinado. Esta fascinación me ha hecho querer ir más allá leyendo a sus
seguidores asiduos como Jeffrey Zeig, Sidney Rosen, que hasta donde sé fueron muy
allegados a él, también he consultado a Paul Watzlawick que para mí ha resuelto muchos
embrollos en el tema de lenguaje y a Teresa Robles de la que me gusta su sencillez para
escribir.
Así pues me ha dado gran emoción reencontrarme en este módulo con algunos de estos
autores y conocer a nuevos como O´Hanlon y Yapko, de los que destaco del primero la
formación indirecta que recibió del Dr. Erickson y del segundo su excelente explicación de
lo que no es la hipnosis para llegar a lo que sí es, creo que me ha quedado bastante claro
(según yo). De Zeig admiro mucho la forma estructurada con la que mira todo lo que hace,
me atrapó con su concepto de disociación, mismo que reconoce como un fenómeno harto
importante en la inducción hipnótica, sobre eso y antes de que lo olvide, me encantó
sobremanera la forma en que el maestro Juan Carlos no explicó los pasos de la hipnosis y su
analogía con una inyección
Inducción: Inyectar.
Trance: Sustancia-sustancia-Solución-. A propósito de la solución: “Solución es un término
que tradicionalmente se usa en diversos contextos, aunque su definición más general y
popular habla de la respuesta positiva a un problema, duda o dificultad que un individuo dará
a una problemática que se sucede” (via Definicion ABC
http://www.definicionabc.com/general/solucion.php)
Mensaje pos-hipnótico: “Sobadita” Ahora quiero enfatizar la característica de la hipnosis
relacionada con la flexibilidad, considero que soy flexible, más muchas veces soy muy
rígido, en esto quisiera hablar de mi experiencia en equipo, considero que no soy muy buen
compañero de equipo, malamente estoy acostumbrado a trabajar sólo, cuando algunas
personas no están de acuerdo a lo que estoy diciendo, me cierro y en lugar de argumentar
impongo, eso me ha traído bastantes problemas puesto a que me falta mucho la actitud de
escucha, pienso que me voy al extremo puesto que cuando me veo “desoído” dejo de
colaborar y “permito” que alguien más se haga cargo y mi papel al respecto es sumamente
pasivo. En ese sentido agradezco a mi equipo por haber tolerado mi mala actitud pues en
esta ocasión de manera no tan pasiva actué imponiendo un poco lo que pensaba, eso me hace
sentir muy culpable pues entiendo que cada quien tiene mucho que aportar y debo entender
que para todo y todos hay momentos, procuraré ser más flexible. Volviendo al concepto de

2
disociación expreso que me emociona, considero que en gran parte de mis actividades las
realizo algo disociado, por lo que se me dificulta bastante integrar, me explico, cuando estoy
en el trabajo fragmento mi trabajo de manera obsesiva, y trato de hacer todo a la vez, pasando
de una cosa a la otra, eso me desestabiliza y me estresa, mi mente dice “maestría” y hago un
poco de lectura, al poco tiempo me dice “inicial” y empiezo algo del trabajo formal, luego
dice “esposa” y le mando un mensaje a mi pareja, a la vez dice “hija” y me acuerdo de ella,
sobretodo de momentos gratos. Lo más grave me ocurre en casa, me la paso mucho tiempo
disociado del hogar pensando en cuestiones del trabajo y más que nada económicas, creo
que eso no es nada disfrutable. Zeig diría “utiliza esa disociación como recurso” suena muy
bien pero a la fecha no sé cómo podría hacer eso. Acerca de la teoría puesta en práctica, me
parece fascinante cómo al decirle al paciente “una parte de ti” ya lo estamos disociando, y
según lo dicho en clase, es maravilloso asociar si es una cuestión agradable para el cliente y
disociar siempre y cuando lo que ocurre es una cuestión desagradable.
Creo que al hablar de lo anterior me disocié y no fue nada grato, volviendo al ensayo formal,
y al disfrute del mismo, manifiesto que me encantó el trabajo de los trances, me sentí bastante
bien como terapeuta, sólo advertí que es adecuado preparar bien la inducción, leerla y
entender el sentido, pues en un momento del trance mi cerebro izquierdo intervino y me
desequilibró, no supe que decir y salí del trance que tenía con la persona que estaba en
trance, gracias a la parte sabia de ella la “salvó” conectándose con el trance de otras
compañeras con una frase “¿tienes miedo?; no, no tengo” eso pasó en un momento clave y
permitió salir avante del trance. Al estar yo como paciente me sentí en general bien, sólo me
quedé con la espinita de retroalimentar a mi compañera puesto que ya me había sacado del
trance y me volvió a meter, (¿falta de flexibilidad de mi parte?)
En el trabajo del domingo, lo concerniente al grupo en crecimiento la verdad en general lo
disfruté mucho, lo único que se me dificultó fue el trabajo de confianza, no creo haberme
dejado caer como debiera, en ese sentido creo que será muy bueno trabajar en ella con más
ahínco. Por otro lado reconocí de inmediato el título de mi primer trabajo “expresándome
saludablemente” y espero seguir haciéndolo de esa manera saludable, el personaje que elegí
fue Porky, pude elegir a otro personaje pero no sé, ese fue el primero que vino a mi mente
aquella vez, ¿será por gordito y simpático?, puede ser, pero también porque las cosas le salen
bien casi sin querer, por lo general tiene una sonrisa en su cara, tiene dificultades para hablar
pero siempre expresa lo que quiere o no quiere, hace reír sin intencionalidad.
En los trances me dormí, creo hasta ronqué, aquí mi duda es, ¿es bueno esto o no tan bueno?
Puedo concluir sin embrago, que muestras más transito por este camino más le encuentro
corazón y sentido.