Sunteți pe pagina 1din 3

Prisciliano Sánchez Padilla, defensor de la soberanía

Sumario: Introducción / Datos Biográficos


Preliminares / Legislador Liberal / Primer
Gobernador Constitucional de Jalisco / Opinión
/ Bibliografía

Palabras Clave:
Federalismo, Anáhuac, Pacto Federal, Opúsculo,
logias, sistema educativo.

Introducción

El presente trabajo está relata los principales acontecimientos de uno de los


personajes jaliscienses más destacados de comienzos del siglo XIX. Prisciliano
Sánchez, abogado de profesión, destacó como
legislador en el ámbito federal y estatal. Su credo
político fue el federalista.

La obra que lo hizo célebre, como pensador político,


fruto de su intelecto fue “El Pacto Federal de
Anáhuac”. Este documento recoge las ideas y
convicciones políticas de Prisciliano, quien a través
de dicha obra proponía a los mexicanos a adoptar un
nuevo modelo de país, el federalista.

Datos Biográficos Preliminares

Nació el 4 de enero de 1783, en Ahuacatlán (hoy Tepic), en la Nueva Galicia, en el


estado de Jalisco. Fueron sus padres Juan María Sánchez de Arocha y Mariana
Lorenza Padilla, los cuales fallecen dejándolo huérfano a la edad de ocho años.

Realizó sus estudios en su pueblo. El gusto por las letras lo obligó a aprender sin
maestro la gramática latina.

Se traslada a Guadalajara, en donde estudió en el Seminario Tridentino, filosofía.


Ingresó al convento de san Francisco, en 1803, en el que estuvo solo dos meses
para después dirigirse a San Luis Potosí.

El 7 de noviembre de 1806, cumpliendo con los requisitos establecidos, recibió el


certificado de bachilleres en filosofía de manos del Doctor Agustín de Iriarte.
Tiempo después decide estudiar derecho canónico, inscribiéndose en 1806 en “La
Real Universidad de Guadalajara”, obteniendo el grado de bachiller en leyes el 17
de agosto de 1810.

Legislador Liberal

Consumada la Independencia de México (1821), ya miembro del Primer Congreso


Nacional Constituyente, tribuna desde la cual presentó un opúsculo denominado:
“Nada vamos a arriesgar en hacer esta experiencia”, donde proponía sustituir el
corrupto sistema alcabalatorio por el impuesto sobre la renta. Cuando se discutía si
aquel Congreso sería convocante o constituyente, editó otra obra que presentó al
presidente de tal comisión legislativa dedicada a ese objetivo, titulado “La
imparcialidad y la justicia” , con la que destrozó todo intento de implantar la
monarquía en México. Y en ese mismo año, de 1823, publicó su obra cúspide: el
“Pacto Federal de Anáhuac”. Con lo cual, se perfilaron las bases de la primera
Constitución federal.

Primer Gobernador Constitucional de Jalisco

Aprobada la Constitución local, el Congreso Constituyente convocó a elecciones de


gobernador, vicegobernador, senadores y diputados que integrarían la primera
legislatura de Jalisco. En el cual hubo dos candidatos: Prisciliano Sánchez (siendo
diputado constituyente) y Rafael Dávila (vicegobernador en funciones de
gobernador cuando Jalisco estuvo ocupado por Nicolás Bravo). Al darse un empate,
el Congreso emitió su voto de calidad a favor de Prisciliano Sánchez, el 24 de enero
de 1825.

Asumió la responsabilidad de desarrollar la estructura del nuevo gobierno y orientar


a los funcionarios y empleados gubernamentales de una administración pública
federada.

Pionero en la defensa de los derechos humanos; defensor de las logias masónicas,


que en aquel entonces funcionaban como partidos políticos; impidió que los
sacerdotes utilizaran los púlpitos para hacer política; combatió la corrupción; creó la
milicia cívica para defender la integridad del territorio jalisciense; dio inicio a un
programa para abrir nuevos caminos y mejorar los antiguos; ordenó los trabajos
pertinentes para traer agua de Chapala a Guadalajara; así como la construcción y
adecuación de un monumental Palacio Legislativo en lo que antes había sido la
iglesia de Santo Tomás, y cuyo edificio hoy es ocupado por la Biblioteca
Iberoamericana.
Uno de sus logro más significativos fue el haber arrancado la enseñanza de manos
de la Iglesia, la cual depositó en un nuevo sistema educativo a cargo del Instituto de
Ciencias del Estado, quedando plasmado en el decreto N° 23, del 18 de enero de
1826. Mismo que fue reforzado por el decreto N° 39, del 29 de noviembre de 1826,
que contenía la primera ley de educación, bajo el nombre de Plan General de
Instrucción Pública para el propio estado.

El 30 de diciembre de 1826 muere a causa de una septicemia el ilustre defensor del


federalismo.