Sunteți pe pagina 1din 62

C O M P E N D IO

DE

HISTORIA SAGRADA
ILUSTRADO

con n m iium e niornl«i


Y COPIOSAS NOTAS.

0BHITÍ REVISADA POR Ll AITQMMD EGLESMTia


pon
e f '3). é¿>. ¿/cc¿!iadór v’fCcj/j'r.1,
l 'r r « b k l f r i > .

C3lidril.cc tic*c:;! j Mi-Ion ¡a li Ibteüiiid"


he m n c K i.o 'N 'A

BARCELONA.
1MPRIÍ.NTA y LIBRERÍA PqUTÉCA ICA DE TOMAS GORCIIS,
c a l l a « lc l C ú r m c B . j u o l o ú. I n l ' o t r c n l i l i t d i

1850.
Ex S acris S crip lu ris d c p ro m p la , q u ie le g e r is , m edita re.
S. E fr m . De Perfett.
% [ £ í r . JD. ü H a r iittta C a r t o m m
INSPECTOR GENERAL DE ESCUELAS NORMALES DEL IlE lW i
V E.\-DIRECTOR D É LAS DE HUESCA Y BARCELONA.

¿ii Icsliraomo de respeto y M is ta d

ufécjfrcd,
p r r s l i i l c t 'o .
COMPENDIO
DR

HISTORIA. SAGRADA.

LECCION PRIMERA.

CHE ACION DEL MUNDO.'— ADAW Y EVA.

Dios crió el mundo en seis días, y en el


scpLimo descansó. En los cinco primeros
formó los astros, la tierra, los animales,
las plantas, etc., y dio también existencia
á los ángeles, muchos de los cuales fueron
echados del cielo y arrojados al infierno
por haberse rebelado contra Dios.
En el dia sexto formó de tierra el cuerpo
— 6—
del hombre, y le infundió un alma racio­
nal , y habiéndole sacado una costilla for­
mó de ella á la muger, Colocó Diosa Adán
y Eva en el paraíso terrenal.
Envidioso el demonio de su felicidad,
]es indujo á comer de la fruta de un cierto
árbol, que para probar su obediencia Dios
les había prohibido. En justo castigo de su
desobediencia é ingratitud echóles Dios
del paraíso, condenándoles á la muerte
temporal y á las miserias de la vida. Mas
al mismo tiempo les consoló prometién­
doles que vendría el Mesías para reparar
el daño de su culpa. Adán y Eva vivieron
muchos siglos, hicieron penitencia de su
pecado, y acabaron santamente la vida.
M oralidad . Tendré presente cuán agra­
decidos debemos estar á la misericordia di­
tina por habernos criado en tanta dignidad,
y por no haber arrojado al hombre al in­
fierno despues de su primer pecado} como lo
verificó con los ángeles rebeldes.
no ta s.

1.' S eg ú n 'el cálculo mas probable, ul mundo


fue criado 5854 años atrás- Al Tin du la obrila in -
sertari'm os una (abla cronológica de los aconteci­
mientos mas notables de la historia sagrada.
2 / Dios (lió existencia á las criaturas, nó por­
que tuviese necesidad de las mismas , sino única­
mente para hacerlas participantes de su bondad-
3 .1 Nuestro primer padre fue dotado de mucha
sabiduría , y según opinan los teólogos fue el hom­
bro mas bien formado que haya existido, si se re­
ceptó» la humanidad de nuestro Redentor.
El que habló á. Eva no fue la serpiente, sino
el demonio que se introdujo en ella.
Si el hom bre hubiese permanecido obediente
al Criador no hubiera m u erto , y habria pasado al
ciclo , despues de haber vivido feliz algunos años
en el paraíso terreno.
G.* En este jardín había dos árboles llamados
ol uno de la vida y el otro del bien y del vial. l>ié—
ronsclos estos nom bres, porque Dius había dado al
fruto del primero la propiedad de preservar de la
m u erte, y había prohibido comer los fruLos del se ­
gundo j la-infracción de cuyo precepto fue la causa
ae los m ales que padecemos.
7." Adán vivió 030 años- La vida de los hom ­
bres antidiluvianos era tan duradera por varias
cau sas, siendo tal vez la principal de todas el h a ­
berlo asi dispuesto la Providencia divina , á fin de
que en la infancia del genero humano pudiesen los
ancianos instruir á. sus descendientes. Adviértase
que estos años eran á corta diferencia como los
nuestros. Matüsalcm murió á los 9 6 3 años de su
e d a d , y por consiguiente ba sido el mas anciano
de lodos los hombres.
LECCION 2 .1

CAÍN Y ABEL.

Adán y Eva tuvieron muchos hijos, mas


Ja Sagrada Escritura hace mención particu­
lar de Caín y Abel. Caín fue malo y cultivó
los campos. Abel era virtuoso y se dedicó
á la pastoría.
Entrambos ofrecieron un sacrificio al
Señor. Habiéndolo verificado Abel con las
debidas disposiciones, su sacrificio fue mas
grato á Dios que el de su hermano, lo cual
escitó tanta envidia en Caín, que le quitó
la vida. Maldíjole Dios por este delito con­
denándole á andar vagabundo sobre la
tierra; retiróse al oriente de Edén , y
tuvo un hijo llamado Henoc cuyo nombre
dio á una ciudad que edificó. Despues de
la muerte de Abel, tuvieron Adán y Eva
otro hijo llamado Seth,
M o r a l id a d . Procuraré no dar entrada en
micorazon á la envidia, viendo que puede
empujar á los hombres á cometer tan crimi­
nales escesos.
NOTAS.

1 ." No debe confundirse este Hcnoc hijo de Cuín


con olro Henoc también antidiluviano, el cual fue
arrebatado por D io s, y ¿i la fin del mundo vendrá
á predicar contra el Anticristo con el santo profeta
Elias,
2.1 No consta que Caín muriese á manos de L a -
mec , como algunos pretenden: pues q u e , si bien la
Sagrada Escritura refiere que Lamcc mató á un
hom bre, no dice que este lucsc Caín. Antes bien
ji.iroce indicar lo contrario, pues dice que el asesi­
nado ora un jóven .

LECCION 3.a

ESTADO DEL MUNDO ARTES DEL DILUVIO.-----NOÉ.


EL DILUVIO UNIVERSAL.

Los descendientes de Seth fueron bue­


nos y los de Caín malos. Mas habiendo
contraído relaciones entre s í , los malos
pervirtieron á los buenos, y la corrupción
de costumbres se hizo general. Por Jo que
determinó Dios ester minar á todos los
hombres escepto al justo Noé y á sil fami­
lia.
A este efecto mandóle construir una
— 10 —
arca grandiosa en la cual entraron Noé,
su esposa, sus tres hijos Sem, Cham y Ja-
fet con sus mugeres y un par de animales
de cada especie. Cerrada el arca dilató el
mar sus aguas, y cayó una espantosa llu­
via sobre la tierra por espacio de cuarenta
dias y cuarenta noches, con cuya inunda­
ción pereció todo lo que se encontraba
fuera del arca. Un año despues disminui­
das suficientemente las aguas salió Noé
con su familia del arca, y habiendo sacri­
ficado algunos animales, dio libertad á Jos
demas. Vivió 350 años despues del diluvio
y murió á los 950 de su edad.
M oralidad . Evitaré el despreciar los avi­
sos de Dios>no imitando á los infelices, que
por hacerse sordos á ellos, perecieron en el
diluvio.
NOTAS.

1." Béroso Caldeo da c! nombre de Tik-a á la


m uger de Noé (S. Ejrifauio la llama B arlu n a;,y
los de Pandora , Nocla y Nocgla á s j s nueras.
2 / E l arca de Noé fue figura de la verdadera
iglesia , fuera de la cual nadie puede salvarse,
i- 3.* Para solventar las objeciones nuc algunos
se han permitido contra la veracidad de la
narración del d ilu v io , se podrán consultarlos
— 11 —
apologistas, y tener présenlos las siguientes indi­
caciones: l . ' Que los anim ales no estaban aclim a­
tados á peculiares países como sucede en nuestros
(lias (pues que habían sido criados todos en el
Asia , v por otra parte como difusamente prueba
el célebre filósofo Manuel Kant en su Geograf ía
F itica lo demuestran los esqueletos fósiles) ¡ por lo
que fácilmente pudo Noé recogerlos. 2.* Que Dios
podia cubrir la tierra de a g u a , ó dilatando las e x is­
tentes, 6 produciendo m ayor cantidad perm itiendo
que se desarrollasen de sus bases y se combinasen
entre sí los gases que la com ponen. 3-* Que el di­
luvio universal con e l decurso de los siglos produjo
varias inundaciones parciales, por las muchas aguas
que quedaron estancadas entre cadenas de m onta­
ñ a s, y rompieron mas tarde con su propio peso
los diques , 1o que fue causa de ciertas irregulari­
dades que ú algunos parecen inexplicables.
4.a Siendo oslas cuestiones de la mas alta im­
portancia , tío podemos resistir á reproducir un
precioso artículo publicado en el Sem anario pinto­
resco [no obstante la concision de esta obritaj re­
lativa á la capacidad del arca. Prem ilido que esta
tenia 300 couos de largo, 50 de ancho y 30 de alto
y que los codos de E gipto equivalían ú veinte pul­
gadas y media, cuyas dim ensiones se han lomado
del De rae del Ca j io , añad e:

Esla medida u u lu ra l, ¡pgica é liisturica nos servirá para


graduar nueslrcis cálculos. Según e ll n , ¡as Iros dim ensio­
nes J e t arca son pilleadas ó M 'i pies v 10 pulgadas de
largo, 1023 pulgadas ú 83 nics y i pulgadas de a n c h o , y
(i 13 pulgadas ó SI pies y 3 pulgadas de alio. Alas l>sra lonéi
un a cu cn la <ieseml>arüzado, dtjcinos para el espesor del
buque u n pie <lc cada d im ensión, y no bagamos caso do Ins
pulgadas ó quebrado»; con lo que queda el arca con una
— 12 —
longitud de S k i pies, 84 de latitud y 50 de altu ra . E ra por
consiguiente, estableciendo una com paración, corno la ba­
sílica de N tra. Sra. del P ila r e n Z aragoza, y de nins que
doble latitud que la de los n a rlo s de tres puentes del dio ,
que llevan 100 caftanes de grueso calibre, mil plazas de
(ropa con el piln'age co rresp o n d ien te, y víveres de lioca y
guerra p ara medio aílo.
E stando dividida el arca e n Ircs pisos, sin contar el bajo,
sentina ó bodega, pues que osla p arle de lo» buques A la
m anera que las cuevas de leí casas no se cuenta e n tre los
a lto s , resu lta una sentina ó bodega de seis pies de eleva­
ción , el p rim er piso d e 1 2 , el segundo de 13 y el tercero
de 1 1 , quedando todavía u n sobrante de 8 pies para el es­
pesor *le los lee lies y de la cobertera del a r c a , la cual era
por L'l estilo de u n cofrc grgndo.
E n la sen tin a cabia el agua necesaria para ab revar los
anim ales y para otros m e n e ste re s, porque podía contener
( p o r ser 514 pies de largo , 84 de ancbo y 6 de a lto ) dos­
cientos « le n ta y cuatro mil setenta y sois pies cúbicos de
agua, cantidad m as que suficiente para d a r de beber por un
ano & núm ero cu adruplo de las especies que lialtta e n el
arca.
A lgunos au to res han creído que no había necesidad del
depósito d e agua dulce , p o r suponer potable la del diluvio
mezclada con la del m a r; mas se equivocan, porque c o n sti
por cspcricncia que una tercera parle de ogua de m ar m ez­
clada con dos d e dulce no es todavía potable , y asi no es
admisible con m ayor proporción el agua del diluvio respecto
i la del océano. A dem as delic tenerse en cuenta que el arca
estu v o cerca de siete meses en seco sobre los montes de
A rm enia ; en cu y o tiempo Noé sin (al provisión no liabria
tenido agua con que satisfacer su sed j la de los vivientes
encerrados en el arca.
T en ien d o el prim er p u en te ú piso W pies de largo, 84
de ancho y 12 do a lto , com prendía quinientos cuarenta
ocho mil trescientos cincuenta y dos pies cúbicos de provi­
siones. P ara conocer si era suiicienle esle espacio, bastará
saber cu án to s anim ales babiu en el a r c a , y la cantidad de
v ituallas que necesitaban para la subsistencia de un ai1o.5e-
gun DulTon, no se conocen mas que 130 especies de cuadrú­
pedos, de las cuales 6 solas Cíccden en corpulencia al caballo
siendo las dem ás inferiores, con la particularidad de que ntas
d e una 3.a parte d e eslfls es m as pequefla que la oveja. Según
el mismo autor,tam poco se conocen mas que 134 especies de
-1 3 —
volátiles, de loe que poquísimas son m ayores que el cisne.
De los reptiles solo se conocen 30 especies.
Supongamos ahora de una misma m agnitud ¿ todos los
ruadrúpedos, y tomemos p o r cantidad media la del caballo.
E sta suposición e i 1 todas luces ex o rb itan te; pero partien­
do nuestro cálculo de e lla , probará mejor cu án su Ocien le
era la capacidad del arca p ara el destino q u e le da la E scri­
tu r a .
Fijem os d alim ento diario del caballo en dos haces de lic­
uó y en u n celemín d e a v e n a , y si se cree que no bastan
dos haces que se presupongan tres. Según este dalo resu l­
t a r ! , que la provisión anual [a ra cada caballo son 1WS
haces de heno y 36S celem ines de a v e n a ; y 200 caballos
en que pueden resum irse las 130 especies de cuadrúpedos ,
necesitarán doscientos ochenta y cuatro mil setecientos ha­
ces de h e n o , y noventa y c u a tro mil novecientos celemines
de avena. Dando á los tres haces 4 pies cúbicos y i al cele­
mín (q u e es cuanto so puede co n ced er) necesitarán ambos
repuestos p a n su colocacion, de cuatrocientos cincuenta inil
setecientos setenta y cinco pies cúbicos de lu p a r, á saber
Iresclentns cincuenta y cinco m il ochocientos setenta y cin­
co para el h e n o , y n ó te n la y cu alro m il novecientos para
la aren a.
Veamos ahora si bastará el prim er piso 4 puente para
conten er estas provisiones- Su longitud era de {¡44 pies, su
an ch u ra de 80 y de 12 su a ltu ra ; la m ultiplicación de estas
.sumas da u n resultado de quinientos cuarenta y ocho mil
lrescientos cincuenta y dos pies cúbicos, de los que rebajan­
do jos -150,773 que liemos dicho ser m enester para la colo­
cación de los ■víveres,Testan a u n vicios en este puente no­
venta y siete mil quinientos setenta y siete pies cúbicos.
¿Y qué seria si esta cantidad enorm e ue heno la reducimos
rom o es justo á la m itad? A l íln por un anim al que coma
(i veces mas que el c a b a llo , h ay 20 y 30 que comen 6
veces m enos que d i; los hay adem ás carniceros , y muchos
tam bién que se m antienen de grano , legum bre y fru tas
cuyas provisiones ocupan m ucho m enor espacio que la yer­
ba para una cantidad dada d e alim ento: por lo que se po-
dria red u cir m ucho todavía el espacio que hemos asignado
para la colocacion d e la avena, no llenando á la sum o en
este cas» el m antenim iento J e los brulos eucerrados e n el
arca , in.is espacio que doscientos setenta y cuatro m il cien­
to setenta y seis pies cú b ico s, que son la m itad de los
348, cjue form an el ámbito del prim er piso ó p uente. La
— 14 —
úlra m itad sobrante podía m uy bien se rv ir con anchura paTa
depósito de los granas indispensables para el alim ento J e las
130 especies de «ves y de las 30 de reptiles.
E l seeundo p u en te servirla p ara colocar los anim ales, asi
como el prim ero lo liemos destinado para alm acén de bas­
tim ento;. C alculen os tu capacidad. H em os dicho que el arca
tenia de largo 344 pies y de ancho 84. T om ando de esta Ion-
iLud 130 pies para form ar establos, cada cual de 10 pies
S C fo n d o , tendrem os 111 establos, cada uno de los que con­
tará por una parle los 10 pies lom ados, y por o lra los 84
correspondiente é lo ancbo del a rc a ; sitio mas que bastan­
te para acom odar con holgura £0 Caballos. Con lodo, el to­
tal de los 13 establo- no es mas que 10,020 pies cuadrados,
y los cuadrúpedos quo babia en el arca no podían ocupar
tan grande osten sió n , porque si los elefantes, drom edarios ,
rinocero n tes, camellos y toros exigían ntas espacio que los
caballos, los restantes anim ales como mas pequeños debían
ocupar indispensablem ente u n term ino m ucho mas reducido.
Además no era preciso que cada anim al tu v iera una posada
p a rtic u la r, pues con p o n er encerrados á los carn icero s,
como el le ó n , el tig re , etc. los dem ás podían vivir en un
establo com ún sin incom odarse, como hoy día se verifica
en las casas de los labradores.
Menos espacio requerían las 130 especies de av e s, porque
teniendo encerradas en u n a jaula particular las de rapiila ,
com o el á g u ila , b alc ó n , etc. las otras podían estar colocadus
m uy an ch a y holgadam ente e n una pajarera de 84 pies de
largo y 30 de an ch o , y asi tom ando 40 pies de lo largo d e l
arc a , y ios 84 do SU a n c h u ra q u e dan la suma de 3,804
pies cuadrados, habría cabida mas que su lición le para la c o ­
locación de am bas clases de a r e s , las de 3a jau la y las de la
pajarera.
E n lo sobrante de la habitación de los cuadrúpedos, hay
bástanle local para poner con desahogo las 30 especies de
reptiles. De eslas cuentas de u n a exactitud aritm ética resu l­
ta , que las dos sumas de 10,020 pies y de 3,074, dan el pro­
ducto de 14,784 pies cuad rad o s, espacio mas que b astarle
para conservar en el arca todas Jas especies de anim ales. La
superficie del segundo puente e n que los suponemos coloca­
dos, era de 4j,C!Jíj pi?s cuadrados, que son mas de Jas dos
terceras partes du aquella estancia.
P ara acabarla d e ocupar podemos suponer e n ella otro
establo , cuya longitud sen de los 84 pies de la anchura del
arca, y darem os a su fondo 30 pies de los que quedan de
— l o --
sii longitud: estas cantidades dan una superGcie de 4,200
I>ics cuadrados, donde se podrán depositar destinados al a lí­
m e n l o de. los anim ales carn ív o ro s, 3,<*00 carneros y orejas,
cuyo núm ero yen d o e n dism inución todos los «lias d o nece­
sitaría mas pasto que el preciso para m c 'io níio. A hora bien,
pasando por silo el h en o que nos sobró d d que destinarnos
I ara m anutención do los cuadrúpedos, supongamos que cada
oveja ó carn ero necesitara un haz ilc yerba d io r í'; el tolal
de estos haces aI aiLo seria 222,041; los cuales red am ab an
una Idealidad de 277.830 pies cúbicos. Demos tam bién por
supuesto, que el p rim er ¡juesio ó sea piso estaba lleno de
lie n o , y que los granos , le., tim b res, y frutos que figuramos
en e l , fueron depositados en el segundo. A u n nos queda de
rale u n g r a n trecho que o cu p ar,d el quo por la cantidad m as
corta podemos asignar i>,ira iioju el esparto de S4 pies do a n ­
c h o , 100 de largo y 13 de alio , cu y as sum as m ultiplicadas
en tre si producen el local de 1 0 9,00' pies cúbicos; térm ino
exorb itan te para acu m u lar en el los granos, legumbres y fru ­
tos indispensables para el m antenim iento de los anim ales.
Todavía quedan de esta estancia 218 pies de la longitud
del arca. Si de ellos tomamos 18 con el ancho de esta, pode­
mos dividir esto espacio e n cinco p arles: cu atro de estas
serán aposentos de 13 pies de ancho y 18 de largo para los
cuatro m atrim onios que linbia en el a r c a ; la q u in ta de 1S
en cuadro servirá para la co cin a, y los ti pies restantes los
descontamos para el grueso de los tabiques que form aban
estas divisiones.
A un quedan sin ocupar 200 pies do longitud, da los c u a ­
jes podemos tom ar ISO que con los 84 de la an ch u ra del
aren formaba un gran salón, dondo Noó y su familia podrían
pasearse; y destinam os los dem as para alm acén de los granos
y semillas reservados por el P a tria rc a para su alim ento y el
<lc su familia en el año del diluvio y el siguiente, y para
l.i sem entera después de salidos del arca. Kn esto mismo al>
macen había lugar sobrante para conservar el agua (le la
rasa y las herram ientas para la labranza.
Queda , p u es, palpablem ente dem ostrado lo suficiente y
cobrado y h asta lo escesiro que era el arca de Ñ oc para el
.'■iliiiirablc objeto quo marca la sagrada E scritura. (Sem ana­
rio P intoresco ailo 1849. N úm ero 30.J
LECCION 4.®

TOnHE DE BABEL,— DISPEHSJON DE LOS HOMBRES


r o n LA TIERRA.

Los descendientes de Noé vivieron reu­


nidos en un mismo país hasta el año 113
del diluvio, en el cual resolvieron edificar
una torre que llegase hasta el cielo, con el
objeto según algunos de preservarse délas
aguas, si Dios mandaba un segundo dilu­
vio; ó con el de escalar el cielo á fin de
vengarse de Dios por el que anteriormen­
te habia mandado, según otros.
Para obligarles á desistir de tan desca­
bellada empresa, hizo Dios que de repente
olvidasen la lengua común que hasta en­
tonces habían usado, y hablasen tanta va­
riedad de idiomas, que no se entendían
unos á otros. Por la confusion que estaño-
vedad ocasionó se dio ú la torre el nombre
de Babel (que significa confusion), y los
hombres se esparramaron por toda la
tierra.
M o r a l id a d . Adoraré la sabiduría divina
— 17 —
que co n lanía facilidad sabe confundir los
proyectos de los hombres.
NOTAS.

1.' La Sagrada Escritura parece indicar gufe el


motivo de caiücar esta (orre fue la am bición de
Imrerse celebres sus autores. Las palabras del texto
sagrado son las siguientes '•«et dixcruiil: venite, fa­
cía mus nobis civilatem e l turrim , cujus culm en
peitingat ad ccelum , c t celebremus nomen n o s-
truin antcquam divida mu r in universas Ierras >
(Gen. cap. 11. v. 4..°).
2.* Pretenden algunos gue la lengua prim itiva
sea la h eb rea , de fo cual infieren que esta era la
de Adán. Esta opinton es dudosa, y añadiré que
dado el caso do ser verdadera, la lengua hebrea
del principio del mundo debia ser m uy diferentede
la que hablaran los aulores do la torre de Babel,
p o rq u e, siendo en esta suposición una lengua viva,
debía sufrir muchas variaciones en el decurso de
l.intos siglos.
3." E l templo de Júpiter-Bel en Habilonia con­
sistía en ocho torres elevadas unas sobre otras
cuya anchura se iba minorando. Algunos creen que
este templo fuese la torre de Babel.
fr.“ Los hijos de Sem fueron A habitar el Asia
o rien tal, los descendientes de Caín ocuparon el
Africa y los países meridionales del Asia , y los de
Jafet eligieron el Asia occidental y la Europa. En
cuanto i» la América pudo poblarse ó por la cadena
<lc islas de la Oceania , <í por el estrecho de D ebe-
rin g, 6 por las tripulaciones de algunos buques ar­
rojados á sus co sta s, ó por otros medios de comu-
— 1S —
«¡ración cjue pudieron cxisl¡r j y que tal vez existen
aunque ios ignoremos. Lo cierlo es que en varias
parles de América so han encontrado costumbres,
ídolos , ruinas de edificios, e l e . , idénticos á los de
varios pueblos del mundo antiguo.

LECCION 5.a

OLVIIH1 DEL VF.nn.VDERO DIOS. — A nm tlA X


I;: ISAAC.

Esparcidos los hombres por toda la tier­


ra, olvidaron las máximas morales que
Adán, Noé y demás patriarcas les hablan
inculcado, confundieron las tradiciones
religiosas, y llegaron á olvidarse del ver­
dadero Dios entregándose á la idolatría.
La corrupción se hacia poco menos que
general, por lo que determinó Dios for­
marse un pueblo escogido que le adorase.
Escogió para padre de este gran pueblo á
Abrahan. Hízole salir de la Caldea ó Me-
sopotamia su patria y le dirigió á la tierra
de Canaan, Le prometió que por medio de
fsaac su hijo tendría una numerosa des­
cendencia, la cual poseería el pais de Ca­
nsan, y contaría entro sus individuos al
mismo Mesías,
— 19 —
Mandóle despues sacrificar á Isaac; pero
al momento que iba á descargar el gol­
pe un ángel le detuvo la mano, y sacrificó
en su lugar un carnero. Vivió todavía mu­
chos años y descansó en la paz del Señor.
Isaac luvo dos hijos llamados Esaú y
Jacob.
M oralidad , Procuraré imitar la fe y la
obediencia de Abrahan.
NOTAS.

1.' La idolatría consisto en adorar como dioses


ú los ídolos , eslo e s , al s o l , ú la luna , ni fuego, á
estatuas de hom bres y m u geres, ¿an im ales, plan-
las , rios, ele. Han Ilogad o los gentiles al estremo de
adorar monstruos abominables, j hasta ni de deifi­
car los mismos vicios, y suponían que sus dioses
cometían esccsos que ellos mismos instigaban en
los hombres con el último suplicio. Los egipcios
tributaron culto á treinta mil divinidades, y á p o ­
cas menos los romanos. San Agustín despues de
haber presentado un largo catálogo de estos supues­
tos dioses de la gentilidad, añade que no quiere
continuarlo 711ia , ilicc, me p ig e t, quod tilos non
pudel. (De c m t. Dci.)
2 .a La idolatría tuvo origen en parte de la des­
moralización y cu parto de la ignorancia de los
hombres porque tomaron por dioses i los em b le­
mas d eq u e se valían los sabios para representar
los atributos de la divinidad, listos últimos estaban
pcnctarfos de lo absurdo y ridículo de la idolatría,
— 20 —
mas la multitud creía que sus ídolos eran verdade­
ros dioses, como victoriosamente lo prueba Perrone
contra algunos racionalistas.
3 * La tierra de Canaan tuvo osle nombre por­
que la habitaron los canancos. Llámase también
tierra de promision, porque Dios In prometió á los
descendientes de A brahan; los cristianos la llama­
mos tierra santa por haber sido santificada con la
vida y m uerte de nuestro Redentor.
E l sacrificio de Isaac fue una figura del de la
cru z, y muchos opinan que el monte en el cual
subió con su padre era el mismo monte Calvario.
t .1 A b rah an , consintiendo en sacrificar ¿i su
hijo dtó nna gran prueba de su obediencia , pero
la dió aun mucho m ayor de su fe , pues creyó que
Dios le daría una numerosa descendencia por me­
dio de su bijo Isa a c , al mismo tiempo que se dis­
ponía .1 quitarle la vida- Por esta fe heroica m e­
reció que la Sagrada Escritura le diese el título de
padre de los «reyentes.

LECCION 6.*

JACOB.

Jacob compróla priinogeiiitura á Esati


por un plato de lentejas cocidas que se Je
antojaron. Considerando despues £saú el
bocho trazaba la muerte á su hermano, pol­
lo que Isaac resolvió mandar á é sle á la
Caldea t ósea á la tierra de sil padre y de
—21 —
su esposa, á fin de que el tiempo amorti­
guase el odio.
Por el camino vio en sueños una escala
por la cual subían y bajaban los ángeles
y que llegaba hasta el cielo. Presidíales el
mismo Dios, quien le repitió la promesa
que había hecho aAbrahan é Isaac.
Regresó Jacob de la Caldea ó Mesopota-
mia despues de veinte años. Tuvo doce hi­
jos, cuyos nombres so n ; Rubén, Simeón,
Leví, Judas, Dan, Neftalí , Gad, Aser, Isa-
car, Zabulón, Josef y Benjamín. Habiendo
sabido que su hijo Josef, á quien había
llorado por muerto , era virey de Egipto,
fue á reunírsele con toda la familia, y aca­
bó su» dias en aquel pais, vaticinando á
cada uno de sus hijos antes de espirar la
suerte reservada a sus descendientes.
M o i u i í d a d . Imitando á Jacob obedeceré
la voz divina.

¡VOTAS-

1.a Los primogénitos tenían muchas prcrogali-


vas i>n aquellos liem pos. La primera ser sacerdotes
los descendíanles de Sem. Otra que sus hermanas
les tributaban h om enages, y tenían asiento privi­
legiado en la mesa- Finalmente llevaban dos parles
de la herencia paterna. £1 descalabrado bcclio do
__2 2 __
Esaú fue una representación de los pecado res, qu.’
(rucean la gloria eterna por bienes despreciables.
2 .a José llevó el cadáver de su pudre ú la tierra
de Canaan y le dió sepultura en una cueva del
valle de Hcbron cu la cual descansaban Abralian
é Isaac. Cuando los Israelitas salieron de Egipto se
llev áron los restos de J o sé, y los enterraron en la
misma cueva.
3 .1 Entre las profecías de Jacob moribundo es
célebre la relativa á Judas. Prcdíjvle que de él
descendería el M esías, y que vendría al mundo
cuando el cetro de Israel pasase á manos de un ós-
irangero, lo que se verificó en tiempo de Heredes.
4. Dios tam bién dió á Jacob el nombre de Is­
rael, y por este motivo los hebreos se llaman tam­
bién israelitas.

LECCION.1/."

IHSTOIIIA l)G JOSEI .

A los hijos de Jacob se les dió el nom­


bre de patriarcas, porque fueron gefes de
las tribus de Israel. El mas célebre es Josef.
Vendiéronle sus hermanos por envidia, y
presentaron su túnica tenida con sangre
de un cabrito á Jacob, á fin do persuadir­
le de que una fiera lo habla devorado.
Conducido al Egipto, fue encerrado en
un calabozo por una calumnia de su due­
— 23 —
ña, á cuyos ilícitos deseos se había resis­
tido. Tuvo Faraón un sueño misterioso,
que fue interpretado por Josef. Por este
motivo fue declarado Virey de Egipto y
colmado de riquezas. Elevado á tal digni­
dad perdonó generosamente á sus herma­
nos , quienes con su padre Jacob y con sus
esposas é hijos se establecieron en Egipto.
Pasó Josef á mejor vida á los 110 años de
su edad, habiendo tenido dos hijos llama­
dos Manases y Efraim, á quienes adoptó
por propios Jacob antes de morir.
M o r a l i d a d . Seré generoso en el perdón
de las injurias.
NOTAS.

. 1.' José vendido por sus hermanos, y perdonán­


doles generosam ente , nos representa í Jesucristo.
2 -1 José era aborrecido tic sus hermanos porque
Jacob le profesaba alguna predilección, y porque
Ies había referido un sueño, que indicaba que lle ­
garía un dia á ser superior á todos ellos.
3.* La Sagrada Escritura da algunas vcccs el
nombre de sueños á las visiones divinas, particu­
larmente cuando Dios las manifestó durante el des­
canso. Tal fue la visión de Faraón,, la de Jacob,
la de Nabucodonosur, etc.
■V." Por haber adoptado Jacob á los bijos de José
se contaron trece tribus en Israel, esto es la de Ma­
nases y Efraim y las de losoncc hermanos de José.
LECCION 8.a

UISTOIUA DE JOB.

Job fue un varón santísimo, cuya pa­


ciencia puso Dios á pruebas terribles. Mu­
rieron lodos sus hijos, perdió todas sus
riquezas, y él mismo quedó cubierto de
una lepra contagiosa, por cuyo motivo fue
arrojado de la poblacion y se vió precisa­
do á guarecerse en un muladar.
En medio de tantas tribulaciones no se
alteró sil resignación, por lo cual Dios le
premió restituyéndole la salud y riquezas
y dándole un número igual de hijos al que
habia perdido.
M o r a l id a d . La paciencia de Job será un
modelo que me hará resignar en mis penas.

ROTAS.

1 ' Job era descendiente de Ismael hermano do


Isaac-
2." Probablemente vivió puco antes de Moisés.
LECCION 9.a

LOS IIEDREQS EN EGIPTO.

Cuando la familia de Jacob se reunió


con Josef se componía de setenta indivi­
duos. Mas se multiplicaron tan prodigiosa­
mente en el espacio de cerca dos siglos,
que el rey (llamado también FaraonJ temió
que se hiciesen demasiado poderosos. Con
el fin de destruirles les esclavizó, y les
obligó á trabajos insoportables. Viendo
que este medio no era suficiente,dió orden
á las comadres de matar á los niños he­
breos recien nacidos, quienes no cumplie­
ron una orden tan inicua. No obstante
continuaban las tiranías de Faraón, y la
suerte de los hebreos era deplorable.
M o r a l i d a d . No oprimiré á tos débiles, ni
trataré mal á mis súbditos.

LECCION 10.

LOS ÜEBREOS EN EL DESIERTO. — MOISÉS.

Para librar á los hebreos de tantos ma­


les, escogió Dios á Moisés de la tribu de
— üft —
Leví. A los cuarenta años de su edad se re*
tiró al desierto de Madian, y otros cua­
renta despues Dios le mandó que f u e s e á
romper el yugo de sus hermanos, y se
presentó con Aaron al rey, mandándole
por orden de Dios que dejase salir á los
israelitas de sus estados. Burlóse el iinpíu
Faraón de su embajada, hasta que,viendo
que Dios castigaba al Egipto con terribles
plagas, les concedió el permiso.
Llegaron los hebreos á las orillas del
mar rojo, las aguas se abrieron formando
dos murallas, y retrocediendo poco des­
pues envolvieron y sepultaron á Faraón y
todo su ejército que había salido á perse­
guirles. Permaneció el pueblo hebreo en
el desierto por espacio de cuarenta años,
durante los cuales Dios les sustentó con el
maná, y obró otros portentosos prodigios
á su favor. Moisés recibió los preceptos
del decálogo escritos sobre dos labias de
piedra en el monte Sinaí, y despues toda
la legislación de los hebreos que consig­
nó en el Pentateuco. Formó el taberná­
culo, rigió á los hebreos con prudencia,
castigó por orden del cielo sus rebeliones
y venció á sus enemigos. No le permitió
Dios entrar en la tierra de promision, y
murió á los 120 años de su edad sin difer-
dad ni dolor.
M o r a l id a d . Para preservarme de las cul­
pas, consideraré que Dios puede permitirme
una muerte imprevista c o m o la de Faraón.

NOTAS.

1 / Faraón fue una figura del dem onio , que


procura conservar en sus redes á los pecadores.
2.4 Todos los hebreos que cuando salieron d e
Egiplo pasaban de 20 a ñ o s , murieron en el d e ­
sierto escepto Josué y Caleb. Asi lo dispuso D ios
á fin de formarse una generación nueva, y no c o r ­
rompida con el conlaclo de los egipcios.
3. £1 tabernáculo era una especie de gran tienda,
ó sea un templo portátil. El recinto mas reservado
se Llamaba ¿anota Sanclorum y en é l había el
arca , especie de urna ó caja preciosa que contenía
las labias de la le y , un ejemplar del Pentateuco,
un vasu de maná y la vara de A a r o n , por m edio
do la cual Dios les obró tantos prodigios.
ít.‘ El Pentateuco escrito por M oisés consta de
cinco libros como lu indica la misma denom ina­
ción.
5.* El nucblo de Israel ol salir de Egipto cons­
taba por lo menos de dus millones de individuos ,
pues había entre ellos seiscientos mil buenos para
las arm as.
— 28 —

LECCION 1 i .

LEGISLACION Y RELIGION DE LOS HEBREOS.

Los hebreos estaban obligados á obser­


var la ley natural como todos los demás
hombres, y al mismo tiempo los preceptos
particulares que Dios les impuso. Las ce­
remonias de su culto eran todas símbolos
y figuras de los misterios de la religión
cristiana. Atendido á que Dios tenia un
cuidado particular de este pueblo, y pro­
piamente ¿l le gobernaba en persona, le
dio una completa legislación civil á mas
de la religiosa (véase el Tratado de religión
lee, 11, 12, 13 y 14.).
M o r a l i d a d . Pediré fervorosamente á Dios
se digne inspirarme en lodos mis actos cuál
sea su sania voluntad.

NOTAS.

1.' Las victimas ofrecidas por los hebreos eran


agradables á D ios, porque con ellas representaban
al verdadero M esías, y abominaba las de los gen­
tiles (prescindiendo de otras causas] por el motivo
contrario.
— 29 —
2 / El gobierno de los hebreos desde Moisés á
:iaiil hablando con rigor fue teocrático, pues que
'1.1 el mismo Dios quien les regia.

LECCION 12.

JO SU É.— CONQUISTA DE CANAAN.

Josué de la tribu de Efraim, siendo va-


rt>n piadoso y esforzado fue elegido por
Dios para capitanear el pueblo hebreo, y
conquistarle La tierra de promisión des-
pues de la muerte de Moisés.
Pasó el rio Jordán habiendo Dios déte*
nido el curso de sus a^uas, y ayudados su
valor personal y pericia militar con los
prodigios del cielo, conquistó la tierra de
Canaan, y la dividió entre las tribus del
pueblo de Israel. Entonces Dios cumplió la
promesa hecha á Abrahan, Isaac y Jacob
de dar aquella tierra ¡i sus descendientes.
M o b a l i i u d . Nunca desconfiaré de las pro­
mesas de Dios, pues aunque según nuestro
modo de pensar á veces larde, nunca deja
de cumplirlas.
NOTAS.

I .1 .Ijsufr deslruyó por úrden de Dios gran parle


— 30 —
de los habitantes de Cananca por tenerlo merecido
por sus pecados.
2.° Es m uy probable que durante esta conquista
muchos caiianuos huyeron , y poblaron algunas de
las playas de Europa inclusas las do Esparta.
3.* Josué empleó seis años en la conquista.

LECCION 13.

HISTORIA DEL PUEBLO DE ISRAEL HASTA EL ESTA­


BLECIMIENTO DE LA AUTORIDAD REAL.

Muerto Josué los israelitas se goberna­


ron por jueces. Casi todos ellos fueron ele­
gidos por el mismo Dios, para librarles de
sus eneinigos cuando veiaá los hebreos ar­
repentidos de sus culpas, en castigo de las
cuales permitía á veces que aquellos Jes
oprimiesen. Duró el régimen de los jueces
por el espacio de tres siglos,siendo el pro­
feta Samuel el ultimo de ellos.
M o r a lid a d . Dios no me abandonará sí me
arrepiento de mis culpas, asi como no aban­
donaba á su pueblo arrepentido.
SOTAS.

1.' Los jilecos mas memorables fueron, Oloniel,


lí'b o in , G edeon, Jt.'plé, lio ] i y Samuel. Ln heroí-
— 31 —
ji.i Dehora derrotó un numerosísimo ejército filisteo.
2.* Hablando en rigor, duranle el régimen de
Jíis ¡ucccs, era el mismo Dios quien gobernaba á
¡os israelitas por medio de los jueces. P oresto Dios
s<> ofendió cuando pidieron un r e y , porque esta pe­
tición equival i.i á la de despreciar el cuidado par-
l ¡rular que se dignaba dispensarles.

LECCION 14.

SAlT..

Durante la judicatura de Samuel los he­


breos quisieron tener rey. Echaron suertes
y eslas recayeron en Saúl. Era Saúl muy
virtuoso, por lo que Dios en el principio
bendijo su reinado, y le hizo salir victorio­
so de sus enemigos.
Mas la dignidad pervirtió su corazon de
modo, que llegó á desobedecer á Dios. De­
terminó por consiguiente quitarle la co­
rona, y mandó á Samuel que ungiese á
David por rey de Israel. Algún tiempo des-
rnies derrotado Saúl en los montes de Gel-
boé por los filisteos, viendo muertos á
tres de sus hijos y á sí mismo mal herido,
se arrojó desesperado sobre la punta de sn
propia espada y asi acabó sus dias.
— 32 —
M oralidad . Haré lodo lo posible para evi­
tar la soberbia en medio del esplendor de
las dignidades, á fin de que no me perviertan
como á Saúl.

«O'J'AS.

l . J Pretenden algunos que Saul se suicidó por


órden de Dios para no caer vivo en manos de los
filisteos, y estos no hiciesen escarnio del ungido
del S e ñ o r p e r o la mayor parte (le los espositores
opinan que la desesperación le indujo á (al oslrem o.
2 / Habiendo bailado las filisteos el cuerpo de
S a ú l, lo cortaron la cab eza, y la fijaron en el tem­
plo do Dagon , poniendo sus armas en el de .U -
tarolli.

LECCION 15.

DAVID , DE LA TJMBU DE JUDÁ.

David todavía muy joven fue ungido por


Samuel, y poco despues mató de una pe-
drada al gigante Goliat. Proclamado rey á
la muer Le de Saúl, se apoderó de la forta­
leza de Sio», venció á los filisteos, subyu­
gó á los Moabilas, hizo tributaria la Siria,
y derrotó á los Amonitas; pero estas gran­
des acciones fueron en parte oscurecidas
por su pecado con Betsabé. Castigóle Dios
— 33 —
permitiendo que su hijo Absalon se rebe­
lase contra é l , y David sufrió con resigna­
ción este y otros castigos en penitencia de
sus culpas.
Fue David un varón santísimo y profeta
de Dios 3 rey político y prudente, y gene­
ral peritísimo; de modo que es uno de
los hombres mas estraordinarios que han
existido. Murió á los 70 años de su edad
dejando grandes tesoros, y su reino en un
estado el mas próspero y floreciente.
M oralidad . Si he sido pecador como Da­
vid , procuraré imitar su penitencia.

NOTAS.

1.' No es eslraíío que Goliat pudiese amedrentar


á los israelitas , ni que Faraón con un ejército
muy inferior en. número pusiera á los mismos en
un apuro del cual solo pudo sacarles la Providencia
divina con un milagro. E n el antiguo sislcm a de
guerrear un hom bre de fuerzas hercúleas armado,
un elefante m on tad o, un carro de batalla etc. eran
castillos ambulantes en medio de los com bates.
Homero , Virgilio , Tasso y los historiadores anti­
guos nos reiteren ejemplos de batallas ganadas por
el valor de un solo individuo. M áximo Tirio afir­
ma que únicamente por las valentías de C jnegrio
dejó Atenas de ser destruida por el ejército de
seiscientos mil p ersas, que contra ella habia man­
— 34 —
dado Jerjt-s en tiempo de Milciades. H om bícs cstra-
ordinarios en fu erza s, talla y corpulencia los ve­
mos en nuestro mismo siglo.
2.* A la muerte de Saúl, David Fue proclamado
rey por las tribus de Judá y Le v i , y siete años
despues habiendo muerto Isbosul hijo de Saúl, por
todas las demás.
3-" David escribió tres mil niíos alrás en sus sal­
m o s, que la vida del hombre no pasaba de los s e -
lenta a ñ o s, y que si los mas robustos vivían algo
m a s , su vida estaba llena de trabajos y dolores pa­
sado aquel lórm ino. Esto demuestra que la natu­
raleza humana no va decayendo del modo que al­
gunos pretenden.
4 . 1 Jeiusalt'n con su fortaleza de Síon no fue
conquistada hasta el reinado de David.

LECCION 16.

SALOMON.

Salomon sucedió en el reino á su padre


David. Rey pacífico y prudente supo con­
solidar y aumentar con la paz lo que sit
padre habia conquistado con la guerra.
Dotóle Dios de una sabiduría que no tuvo
igual entre los hombres, íe concedió paz y
prosperidad c inmensas riquezas. Constru­
yó el templo de Jerusalen que por su es-
lension y suntuosidad ha sido reputado
— 3o —
por una de las maravillas del mundo. No
obstante un rey tan justo y tan sabio se
dejó seducir por sus pasiones, y la Sta. Es­
critura nos lia dejado inciertos de cuál
suerte le haya cabido después de su muer­
te.
M o r a l id a d , Saloman siendo tan sabio y
lanjuslo cayó en flaquezas muy vergonzo­
sas. No me fiaré por consiguiente de mi vir­
tud\ y pediré á Dios el don de perseverancia.

NOT>S.

1 .‘ Saloman pidió únicamente A Dios el don de


Sabiduría p a r a gobernar bien y con justicia i sus
pueblos. F u e ta n agradable á D ios esta sú p lic a tan
desinteresada , qué á m a s de la sabiduría le c o n ­
cedió riquezas inmensas, y le colmó de felicid ad ».
2.* Muchas obras de salomon se lian perdido.
3 / La ley de Moisés perinitia un solo templo
para indicar la unidad de Dios y de la religión. Era
ú tilcsla precaucionen aquellos tiempos en qn<? los
gentiles adoraban un dios diferente en cada tem ­
plo.
A-.' El templo de Jerusalen venia á tener una
forma cuadrada-El interior estaba dividido en dos
p ie za s: la mas reservada era el S a le ta Sa»clorum,
y la otra era el san tu ario, en el cual ardia el gran
candelabro, se colocaban los panes, y humeaban
inciensos en preciosos pebeteros. Los cuatro lados
del (einplp formaban un atrio espacioso , donde e s-
— 36 —
(aba colocado el aliar de las víctimas. Contiguos al
tem plo fabricó Salomon edificios suntuosísimos. La
m agnificencia do esle templo era estraordinaria.
Bastará decir que sus paredes interiores estaban
casi todas cubiertas de Ldminas de oro. E ste metal
era abundantísimo en aquellos tiempos y se estrato
del Asia y de algunas partes de Europa. 'Consúltese
a l eruditísimo Monleíro en su física.)
S.‘ Los hebreos lenian un solo tem p lo , como
hemos ya indicado. E n otras ciudades lenian sina­
g o g a s, esto e s , unos salones mas ó menos suntuo­
sos en los cuales se juntaban para orar y leer la
Santa Escritura , mas en ellos no ofrecian sacri­
ficios.

LECCION7 17.

KOBO A?-' V DIVISION DE SU IllilNO.

De Salomon fue sucesor su hijo Roboan.


Habiendo seguido este el parece]’ de?
consejeros jóvenes y despreciando el de
los ancianos, disgustó á sus pueblos, y se
rebelaron contra él diez tribus, quienes
eligieron por rey a Jeroboan. Quedaron
sujetas á Roboan las tribus de Judá y Ben­
jamín , y las otras diez formaron el reino
de Israel, cuya capital fue Samaría. El rei-
jio d e Hoboan llamóse de Judá , y Jerusa-
len fue su capital.
— 37 —
M o r a l i d a d . Procuraré seguir el consejo
<tc los uncíanosá quienes la esperiencia hace
prudentes.
SOTA.
Por algún tiempo fue Siquen la capital del
reino de Israel.

LECCION 18.
RUINO DE loR A E L,

Temiendo Jeroboan que si sus súbditos


iban á Jerusalen á tributar sus adoracio­
nes á Dios en el templo (según prescribía
la ley), el rey de Judá los atrajese á su
obediencia, indújoles á la idolatría, eri­
giendo ídolos en Betel y en Dan para que
los adorasen.
Esle pésimo ejemplo fue un contagio,
que cundió en sus sucesores, de modo que
casi todos ellos fueron malos é idólatras.
Para castigar sus culpas permitió Dios que
Teglalfalasar y Salmanasar reyes de Asiria
venciesen á ios israelitas y los llevasen
cautivos despues de 264 años de su sepa­
ración del reino de Judá.
M o r a l id a d . Consideraré que Dios tarde ó
— 38 —
ícmprano castiga las atipas de los hombres,
y por consiguiente procuraré evitarlas.
NOTAS.

1 .* A pesar cicla idolatría de los israelitas, hubo


siempre enLrc ellos muchos adoradores del verda­
dero D ios. Cuando Elias se creía haber quedado
solo, Dios le reveló que todavía en Israel tenia
sicle mil adoradores.
2 .' E nvió Dios á los israelitas muchos profetas,
siendo los mas memorables antes de la cautividad
E lia s, Eli seo y Jonás.

LECCION 19.

ItEIN.UK) DE JI;DÁ.

El reino de Judá tuvo diez y nueve re­


yes, y duró 388 años. Hablando en general
tuvo mejores reyes que Israel; no obstan­
te parece que el mal sobrepujó al bien en­
tre los judíos, pues que Dios permilió que
Nnbucodonosor biznieto deSalmanasar los
venciese y llevase cautivos á sus estados
(como lo habia verificado su bisabuelo coa
los israelitas) destruyendo antes la ciudad
de Jerusalen é incendiando el templo.
M o t u l t d vd . Consideraré que no basta te-
— 39 —
ner algunas virtudes para ser justo, sino que
es necesario poseerlas todas,

NOTAS.

1.* El arfa no cayó en poder de Nabucodonosor


por haberla escondido anles Jeremías.
2 .a Tuvieron los judíos varios pro filias, y eti l re
oíros á los cualro mayores: Isaías, Jerem ías, Eze-
íjiiicl y Daniel.
3 .' Según el célebre anticuario M a rlin elti, este
Nabucodonosor es el Hércules que vino & Es paña-

LECCION 20.

CAUTIVIDAD UN ])AHILOMA. TOBÍAS} DANIEL.

Sufrieron los hebreos su cautiverio en


Asiría con resignación y paciencia. Para
confortarles Dios en sus angustias les en­
vió algunos hombres santos , haciendo la
Sania Escritura particular mención de To­
bías y Daniel.
Tobías israelita es recomendado por su
piedad , y por las obras de misericordia
que ejercía, socorriendo á sus hermanos
pobres, y enterrando á los muertos. Per­
mitióle Dios muchas tribulaciones, pero fi-
— -YO —
nalmente le colmó de felicidades, habién­
dolo merecido por su heroica paciencia.
Daniel era judío y tenido en gran consi­
deración entre los suyos. Por su nobleza,
virtud y sabiduría se adquirió la privanza
de Nabucodonosor (á quien interpretó un
sueño misterioso, y dió sabios consejos)
y la de su nielo Baltasar. Hizo evidente á
losasirios la falsedad déla idolatría, y va­
ticinó la época fija en que vendría el Me­
sías.
M o iu L in .v D . A imitación de Tobías pr ac­
ticaré las obras de misericordia.
no ta s.

1 / El sueño de Nabucodonosor consistía, en que


vi 6 una grande estatua que lenia la cabeza de oro,
el pecho y brazos de p ia la , el vientre y muslos de
b ron ce, y los pies parle de hierro y parte de bar­
ro. Daniel le manifestíí, que los cuatro metales
significaban cuatro celebres monarquías, que ha­
bría antes de la venida di’l Mesías; e slo e s, la suya
ó de Asiría, la de los Persas y Medos , la Griega y
la Romana.
2-* Motan los espositores que Nabucodonosor no
pudo recordar el suciio que había tenido basta que
se lo manifestó Daniel. Como esta profecía debia
tardar muchos siglos en cum plirse, Nabucodonosor
por este medio conoció que Daniel era verdadera­
mente inspirado por Dios. Al contrario Faraón te -
— 4,1 —
nía presente el sueño, porque pudo convencerse
con su propia esperiencia de la veracidad de los
vaticinios de Josef.

LECCION 21.

VUELTA DE LA CAUTIVIDAD. — RESTABLECIMIEN­


TO DEL TEMPLO.

En Baltasar espiró la monarquía de los


asirios. Habiéndose apoderado Ciro de sus
estados, dió iiberlad á los hebreos. Regre­
saron á su patria judíos é israelitas reuni­
dos en número de cuarenta y dos inil, ca­
pitaneados por Zorobabel príncipe rea l, y
reedificaron la ciudad y el templo.
Desde esta época hasta la venida del Me­
sías vivieron reunidos israelitas y hebreos
bajo el gobierno del Sanedrín, que era un
Senado compuesto de setenta ancianos
resididos por el Sumo Pontífice, primero
P ajo el protectorado de los reyes persas y
m edos, y despues del de los griegos hasta
el tiempo de Augusto.
M odalidad , Si mi cor a s m no ha sido siem-
pre por su pureza digno templo del Señor,
procuraré purificarlo á fin de que de aquí en
adelante lo sea.
NOTAS.

1 .' Desde esta ¿poca no deben confundirse los


israelitas con los sam arilanos. Estos últimos eran
rslrangeros idólatras^ hebreos renegados, aunque
tal vez se confunden los nombres.
2 .a Dios permitió que no se encontrase mas el
arca escondida por Jerem ías,
3.' Los israelitas habian sido internados en gran
parle hasla la Tartaria y Rusia por Salmanasar:
por lo que pocos regresaron í su palria.

LECCION *2 *2 .

HIST01UA DE LOS JU M O S DAJO LOS REYES PERSAS


Y GRIEGOS HASTA LA VENIDA DE JESUCRISTO.

Ningún suceso memorable aconteció ;í


los hebreos durante la monarquía persiana.
Libróles Dios del furor de Alejandro el
grande, destructor d e aquella y fundador
de la griega. Antíoco Epífunes uno de sus
sucesores turbó la profunda paz de que go­
zaban: entró en Jerusalen pasándolo todo
á fuego y sangre, pretendiendo hacerles
abrazar la idolatría. Martirizó á no pocos
judíos, siendo célebres entre estos márti­
— 13 —
res c! anciano Eleazar y los siete Macabeos
con su madre.
Matatías y sus hijos conocidos coa el
nombre de Macabeos opusieron una heroi­
ca resistencia al tirano. Levantaron tropas
y vencieron á sus generales. El mismo
Antíoco acabó sus dias en medio de la
mas horrorosa desesperación. No fueron
mas felices sus sucesores, de modo que los
Macabeos acabaron por sacudir entera men­
te el yugo de los reyes de Siria (que formó
parte del imperio griego). Desde esta épo­
ca los Maca beos obtuvieron siempre el pon-
tificado, y la nación agradecida á sus ser­
vicios les concedió una autoridad casi real.
Asi continuaron las cosas, hasta que los
hebreos perdieron su libertad por la am­
bición de dos hermanos. Eran estos Hirca-
110 y Aristóbulo de la misma familia maca-
bca. Ambos aspiraban al pontificado, yam­
bos tenían prosélitos. Esta ocasion pareció
propicia á los romanos, quienes tenían ya
sus miras puestas en el oriente, y so color
de eslinguir las discordias, restablecieron
la dignidad real entre los hebreos, colo­
cando la corona en las sienes de Herodes
Ascalonita.
Entonces se cumplió la profecía de Ja-
— u ^
cob; el cetro de Israel habia pasado á ma­
nos de un estrangero, y por consiguiente
debía venir al mundo el Deseado de todas
las gentes.
M o r a l i d a d . Imitando el fervor de los pa­
triarcas de la antigua ley, quienes tanto an­
helaron ver al Mesías, desearé recibirle con
frecuencia en el Santísimo Sacramento de la
Eucaristía.
SUTAS.

1.a Aunque los- macabeos üe la tribu de Lcví


tuvieron la presidencia del Sanedrín , no obsianlu
la tribu de Judá conservó muchas atribuciones, so ­
bre lodo en la parle ejecu tiv a , como puede versr
en Los Rabinos.
2.* No solamente los hebreos viendo cumplidas
las profecías esperaban por estos tiempos el Me­
sías. Entre los gentiles también liahia cundido cslu
noticia. Consúltense los apologistas.

LECCION 23.

SAM H A S BAUTISTA , PKECUIISOW B E JESUCRISTO.

Fue hijo de Zacarías y de Sania Isabel.


Nació el año cuatro mil de) mundo, seis
meses anles de Jesucristo, y fue santifica­
— 45 —
do antes de nacer cuando la Virgen Santí­
sima fue á visitar á su madre.
De muy tierna edad se retiró al desierto
viviendo con grande austeridad; y á los 29
de J. C. empezó á predicar en la ribera del
Jordán, bautizando á los que iban á oírle,
anunciándoles que el Mesías, aunque ocul­
to, se encontraba ya entre ellos, y les ma­
nifestó quién era, cuando se presentó el
mismo Mesías.
A instigación de Herodías lo mandó de­
capitar Herodes Antipa, cuyos escandalo­
sos vicios reprendió con gran valor.
M o iu L rn A n . Sun Juan Bautista siendo gran
sanio lazo penitencia; luego con mayor mo­
tivo debemos hacerla los pecadores.
NOTAS.

1.' El cordero con el cual se pinta i San Juan


representa á Jesucristo.
2 .“ El bautismo de San Juan no era el de los
cristianos cuyo aulor fue Jesucristo Señor nuestro.
El primero no era un sacramento : era únicamente
una lustracion que predisponía á los hombres para
arrepentirse de sus pecados y abrazar mas ade­
lante la docLrina de Jesucristo.
3 .a Dicen algunos que Herodes y Salomé algu­
nos años despues fueron desterrados por el em p e­
rador a LOrida > y pasando por encima del río
— 46 —
Sngie h elad o , se bundiú el hielo y corló ln enbczh
á Satomií.

LECCION 2 i.
A C IM IE N T O DE JLSUS.

A los años cuatro mil déla creación del


mundo cumplió Dios la promesa de man­
dar al mundo su hijo humanado para sal­
varnos y redimirnos.
Fue concebido por obra del Espíritu
Sanio en las entrañas purísimas de la Vir­
gen María, que habitara en Nazaret junto
con su esposo S. José. Pertenecían ambos
á la tribu de Judá y á la familia de David.
Se publicó un edicto del emperador Augus­
to por el cual mandaba que todos los indi­
viduos de su imperio concurriesen á empa­
dronarse á los lugares de donde eran ori­
ginarios.
Vióse precisado S. José A pasar á Belen
por este edicto, y no encontrando aloja­
miento en las posadas á causa de su pobre­
za , se retiró en una cueva ó casa destrui­
da á las puertas déla ciudad. En estelugar
despreciado y olvidado de los hombres, na­
ció el Rey de los cielos y el criador del
itinudo, que se habia humanado para ha­
cerles dichosos.
M o i u l i ü a d . El desamparo en que quiso en­
contrarse el mismo Rey de los cielos me con­
solará en mis necesidades<

Ñutas-

1 .a El santísimo patriarca S. José se llama pa­


dre putativo de Jesús porque le creían ta l, sin
serlo en realidad. Habia hecho volo de continen­
cia antes de casarse con la Virgen María.
2.* E l edicto de Augusto probablem ente fue da­
do hallándose el emperador en Tarragona.
3 / En el pesebre habia dos anim ales,cum plién­
dose el vaticinio de Habacuc: inter dúo animnlia
nalus est Salvator m undu Probablemente la muía
servia para el viage de la Virgen , y el buey lo
habia conducido S.Josu para v en d erlo , con el ob­
jeto de pagar el trib u to, y socorrer otras necesi­
dades.
k ‘ No debería piularse al niíío Jesús desnudo
como se acostum bra, pues el evangelio espresa-
menle d ice, cjuc ap°»»s nacido su Madre Santí­
sima le envolvió cu pañales.
— -V8 —

LECCION 23.

1>AS0S HAS NOTADLES DE SU VIDA IIASTA QUE RECI­


BIÓ EL BAUTISMO.

Apenas nacido el Niño-Dios los angeles


anunciaron á los pastores tan fausto acon­
tecimiento, y apareció una estrella en el
orientó que guió a los reyes Magos que fue­
ron á adorarle. Creyendo Herodes que el
Mesías venia para apoderarse de su cetro
hizo degollar á todos los niños dém enos
de dos años de las cercanías de Belén; mas
avisado S. José por un ángel huyó ¡i Egip­
to donde permaneció con el Niño y la Vir­
gen hasta la muerte de Ilcrodes.
Estableciéronse después e n Nazaret tí
iban todos los años á Jerusalen á celebrar
la pascua. Perdieron en una de estas rome­
rías á Jesús, á quien encontraron despues
disputando con los Doctores y Sabiosoela
ley. A la edad de 30años dejó su casa para
anunciar el Evangelio, siendo proba ble que
poco antes hubiese pasado á mejor vida
San José.
M o r a l i d a d . Me ejercitaré en frecuentes
— 4.9 —
actos de ador ación de Dios, imitando en
cuanto me lo permita mi tibieza el fervor de
los pastores y de los Magos.

VOTAS.

1.* Antiguam ente se daba el nombre de magos


á los que lenian gran conocí miento cu las ciencias
naturales.
2 .' Los Magos ofrecieron á Jesús mirra , como
m o d a l (acostumbraban los antiguos ungir los ca­
dáveres con mirra derretida), incienso , como Dios,
y oro como rey de lodo lo criado.
3." Parece apócrifa la tradición popular de Bar­
celona , según la cual uno de los primogenitores de
la familia de casa Pinús Labio ido á adorar á Jesús.
4-.* Heredes no perdonó á su propio hijo, lo cual
sabido por el emperador, como rclicrc Macrobio,
d ij o : que en la casa de Herodcs desearía mas ser
cerdo que hijo del rey.
5 .1 Cuando los judíos iban á Jerusalen para ce­
lebrar la pascua, los hombres iban en u n acom iti-
'va , y las mugeres en otra, y los niños podian ir con
cualquiera de las dos. A si se espliea como S. José
y la Virgen no advirtieron que fallaba el Niño, es­
tando persuadido cada uno que se hallaba en la
otra comitiva.
6/ S. José tuvo la incomparable dicíia de verse
asistido en su enfermedad y en su muerle por la
Virgen y el Redentor. Por este motivo la Iglesia le
venera por especial protector en el trance de la
muerte.
4
LECCION 26.

JESUCRISTO EN EL DESIERTO. — VOCACION I>E LOS


APOSTOLES.— MILAGROS Dli NUESTRO DIVISO
HEDENTOn.

Quiso N. S. Jesucristo para nuestro ama­


estramiento, prepararse para la grande
obra do la predicación del Evangelio, reci­
biendo el bautismo de S. Juan y retirán­
dose al desierto. Durante el bautismo se
abrieron los cielos, bajó el Espíritu Santo
en figura de paloma, y se oyó la voz del
Eterno Padre; que decía: eslees mi hijo....
obedecedle lodos.
Despues se fue al desierto, donde pasó
cuarenta dias en ayuno continuo, querien­
do ser tentado por el demonio. Desde en­
tonces dio principio á Ja predicación, y
eligió á los doce Apóstoles, confirmandosu
doctrina con muchos y grandes milagros.
Obedecíanle los demonios y las enferme­
dades, los ciegos veian , oian los sordos y
los muertos resucitaban. Quiso nuestro
Redentor obrar tantos y tan portentosos
— 51 —
prodigios, á fin de que hasta los mas obs­
tinados pudiesen convencerse de su divi­
nidad.
Mokalida-d. En el templo escucharé can
devocion la palabra divina, considerando que
es una tepe lición de la misma que salió de
la boca dd Redentor.

CITAS.

1.* En el ayuno de cuarenta dias Jesucristo con­


sagró la c na rus nía de los cristianos.
2.* La Providencia divina dispuso que el dem o­
nio quedase siem pre inri crio de la divinidad de
Jesucristo hasta el momento en que espiró en la
cruz- Con el motivo de es pío raila le tentó en el
desierto: esto e s , procuró indagar por varios m e­
dios , si era ó nó el Mesías.
3." La palabra apóstol significa enviado. Eran
doce los apóstoles, siendo su gefe S. Pedro. A Ju­
das despues de su apostaría y m uerte le fue subro­
gado S. Alalias. S Pablo es lam bien un verdadero
apóstol, porque recibió del mismo nuestro Señor
Jesucristo, algunos años despues de su gloriosa
cension, la misión de predicar (i los gentiles.
ft-.‘ Véase el tratado de religión.
.-5 2 —

LECCION 27.

DOCTRINA Y PARÁBOLAS B E L EVANGELIO.

NuesLro divino Redentor anunció á los


hombres unadoctrina desconocida (engran
parte) por los filósofos antiguos, llena de
máximas sublimes y consoladoras. Para
cada una de nuestras necesidades espiri­
tuales y temporales nos suministra ó un
remedio ó un lenitivo. Nosinculca el amor
de Dios y del prójimo, la confianza en
nuestro Padre celestial, la práctica de las
obras de misericordia, nos enseña toda
especie de virtudes, y nos ofrece un per-
don generoso de nuestras culpas. En una
palabra el Evangelio no solo nos qniere
liacer dignos de la felicidad eterna, sino
que ya en cuanto es posible en esta vida
nos hace presentir sus dulzuras.
Jesucristo siguiendo las costumbres de
varios pueblos orientales acostumbra ¡lus­
trar y amenizar con parábolas sus doctri­
nas.
M o r a l i d a d . En la lectura de los Sagrados
— 53 —
Evangelios procuraré penetrarme bien de sus
máximas.

POTAS.
1.' La moral evangélica no es como la ridicula
y absurda de los estoicos , que pretendían quitar
Jos m ales físicos. E l Evangelio no los q u ila ; nos
da el remedio que debemos aplicarles, no preten­
diendo hacer al hom bre estú p id o , insensible y
apático como los estoicos, bino paciente j resig­
nado.
2.* La parábola es un hecho fingido á fin de
adoctrinar á los hombres , cu jo s actores son per­
sonas, y se diferencia do la fá b u la , en que en esta
son seres irracionales ó insensibles.
3 .‘ V éase el tratado de relig ió n , lección 18.

LECCION 28.

ENTlUr>A DE J. C. EN JEIHiS.VLEN. — PASION Y


BlUERTE.

Acercándose el tiempo de que Jesucristo


padeciese y muriese para satisfacer por los
pecados de los hombres, quiso antes en­
trar triunfante en Jerusalen y celebrar la
cena pascual con sus discípulos. Concluida
la cena legal instituyó el inefable Sacra-
— Se­
mentó de la Eucaristía, lavó los pies á
los Apóstoles, y les anunció su próxima
muerte y universal desamparo.
Uno de sus discípulos le vendió, y otro
le negó, y Lodos le abandonaron. El Pon­
tífice y el Consejo de ancianos inicuamente
le juzgaron digno de muerte. Lo presenta­
ron á Pone io Pílalos, quien á pesar de es­
tar bien penetrado de su inocencia, des­
pues de azotado y coronado de espinas le
condenó al suplicio de la Cruz. Entonces
se cumplió el gran sacrificio prefigurado
en las víctimas, y fue ofrecido al eterno Pa­
dre el rescate de nuestras culpas.
M o r a l i d a d . Recibiré con frecuenciael Pan
Eucarlslico, considerando los terribles tor­
mentos que el Redentor se dignó sufrir por
mis culpas.
MOTAS.

1 .' Jeru salen con su coma roa estaba ya reducida


á provincia rom ana, c o jo piTlor y gobernador era
Pílalos. El Sanedrín por consiguiente hahia ya
Íierdido la autoridad suprem a, y por este motivo
qs senadores se pi csenlaron d Pílalos, nó como jue­
c es, sino como acusadores du J. C. Horades de quien
se habla «n osle lu^ar (hijo de Herodes Asea Ion i la)
era rey de Galilea quien se encontraba casualmente
en Jerusalen,
— 53 —
2 / E l monle Calvario en ln nueva construcción
de la ciudad quedó incluido en su recinto, y aun
casi en su centro.
3.' Los antiguos tenían cruces en forma de T
m ayúscula, de t minúscula y de X.. Probablemente
la de nuestro S. J. tenia la forma de T mayús­
cula porque osla era la mas ignom iniosa; y ¿1 mis­
m o dijoj que cuando moriria nu tendría donde re­
clinar la cabeza. La tabla de I.Y fí¡ (escrita en
hebreo, griego y la lin ) podía haber sido colocada
en un palo tillo por ln parte posterior.
V.* Se colora una calavera y una serpiente al pid
de la cru z, para significar que en ella fueron ven ­
cidos el demonio y la m uerte. Según algunos, Noé
entrando pn el arra se llevó consigo los restos de
A dán, y después por inspiración divina los enter­
ró en el monte Calvario.

LECCION 29.

RESUMIECCION Y ASCENSION. — BAJADA DEL E SPI­


RITU SANTO.

Sepultado el cuerpo de nuestro señor Je­


sucristo, los judíos Lomaron todas las pro­
videncias,;! fin de que los Apóstoles no pu­
diesen robar el cadáver, mas lodas sus
precauciones sirvieron únicamente para
patentizar mas el milagro de la resurrec­
ción.
— 5G —

Al tercer día despues de su muerte, el


alma santísima de Cristo volvió á unirse
con su cuerpo, y lleno de gloria y mages-
tad resucitó para 110 morir jamás. Apare-
cióserepetidas veces Asus discípulos, insti­
tuyó varios sacramentos, confirmó á S. Pe­
dro en su dignidad, dio muchas instruccio­
nes á los Apóstoles, prometióles que les
enviaría el Espíritu Consolador, y despues
de cuarenta dias subió á los cielos.
Diez dias despues cumplió nuestro Re­
dentor con su promesa. Estando reunidos
los Apóstoles con la Virgen María y otros
discípulos en el Cenáculo, en medio de un
espantoso torbellino descendió el Espíritu
Santo > y de repente convirtió á los Após­
toles en los hombres mas sabios del mun­
do. La venida del Espíritu Santo fue la pro­
mulgación solemne del Evangelio, y desde
aquel momento su observancia fue obliga­
toria.
M o r a l id a d . Pediré con fervor al Divino
Espíritu se digne concederme sus dones.
KOI'AS.

1 .* Nuestro Sr. Jesucristo murió ol viernes á las


tres de la larde flres horas antes so suicidó Judas),
y resucitó el domingo antes dé la salida del so).
— 57 —
2 .a Opinan los teólogas que la primera aparición
de Cristo resucitado fue hecha á su santísima Ma­
dre.
3 .1 Las huellas de nuestro Redentor quedaron
im presasen el lugar de su Ascensión. La del pie
izquierdo persevera todavía» habiéndose llevado
los turcos la otra, diciendo con su estúpida igno­
rancia , que era del pie de Mahoma-
4 .’ Despues d e la venida del Espíritu Santo la
Sta. Escritura no noshabla mas de la Virgen Ma­
ría. Mas por la tradición sabemos, que vivió m u­
chos míos para consolacion de los fieles, no desam­
parándola nunca S- Juan Apóstol basta que murió
en Jerusalcn, y que resucitando Ires dias despues
fue llevada por ángeles al ciclo.

LECCION 30.

PREDICACION « E L EVANGELIO Á LOS GENTILES. —


T I tll:J¡F0 DEL CRISTIANISMO.

Al mismo momento que los Apóstoles


recibieron el Espíritu Sanio, convertidas
instantáneamente su timidez eu fortaleza
y su ignorancia en sabiduría, salieron ani­
mosos á predicar el Evangelio. Aunque
los judíos en su mayoría permanecieron
en su obstinación, los gentiles por todas
partes se convertían en gran número. Ru­
— 58 —
bricaron todos los apóstoles las verdades
evangélicas con la sangre del martirio;
continuaron sus sucesores la predicación
con el mismo fervor, y á pesar de los obs­
táculos del infierno, fue eslendiéndosc ra-
pidísimamente la religión de Cristo, y des­
pues de tres siglos de terribles persecucio­
nes triunfó completamente, colocándose
con la conversión de Constantino en el
mismo trono imperial. (Véase el tratado de
Religión.)
M o i M l id a i *. Daré continuas gracias áDios
de haberme admitido entre los hijos de la
iglesia, y procuraré no hacerme indigno de
este gran beneficio.

NOTAS.

1.' San Juan Apóstol sufrió también el martirio:


mas habiéndole Dios salvado milagrosamente la vi­
da, murió de muerte natural.
2.* El pueblo h eb r e o , l.i ciudad de Jcrusnlen y
ni templo fueron destruidos cuarenta años después
de la m u eilc dpi Redentor por Tilo y Vi'spnsiano.
Sufrieron un sitio de los mas turribles, padeciendo
en el mismo tiempo los estragos del sitio, ti azote
de la pesie y del hambre y lodos los horrores de
discordias y guerras intestinas. Baste decir , que
durante el silio murieron u n millón y cien m i i in­
dividuos; los prisioneros fueron pasados á filo de
— 59 —
espada, sacrificados en los anfiteatros ó vendidos
por esclavos.
3.* Los pocos que quedaron se esparramaron por
varias partes, quedando desde entonces sin nacio­
nalidad , sin lem p lo, sin sacrificios, mientras que la
religión del pobre G a lileo , que ellos tan inicua­
mente y tan contra sus propias convicciones conde­
naron á una muerte aleve y afrentosa, persevera
Iriunfnnle, y con el esplendor de su verdad ilu­
mina lodo el mundo.

FI1S.
TABLA. CRONOLÓGICA.

Aaoj 4*1
m ando.

1 Crea Dios al m undo j A dán j £ 5 1 .


2 Noce Calo.
3 Nace A bel.
13Q M o er le de Abel.
130 Nace S elh.
930 M uere A dun.
1056 Nace NoO.
1650 El diluTio.
1657 Sale N oé del arca.
1770 T o rre de Da bel, y poco después se funda el im perio
de A sirla por N ernbrol y «1 reino de Egipto por
Cam. E l im perio de la China se rem onta Umbien
á estos tiempos.
¿CKHj M u ere Noó.
¿003 Nace A brahan.
-107 Incendio d e Sgdoma.
^103 Nace Iw ac.
TABC-A CRONOLÓGICA.

2133 Sacrificio de Isaac.


21(53 Nacen Jacob y E saú.
-2184 ¡Muere A brahan.
2243 Jacob htiyc d e M ésopolam ia.
2200 Nace José.
2265 Ja co b regresa i Canoa n.
2276 Jo sé vendido p a r sus herm anas.
5288 M ucre Isaac.
2289 José es nombrado vi rey de Egipto.
2293 Jacob y su familia se reú n en co a Jo«¡ e n Egipto.
231S l l u c r c Jacob.
234S0 M uere Jo sé.
2313 Los hebreos salen <lc EgipU), po$aD el m ar rojo y
perm anecen 40 aüos e n el desierto , donde Dios
les da la ley por medio de Moisés.
2453 M uere M oisés, y tos israelitas en Irán en la tierra de
promisión capitaneados por Josué.
2439 Jo su é acuba de conquistar lu (ierra de prom ision, y
la divide cnLrc los israelitas.
25GI M uere Jo su é y los israclilas se gobiernan por Jueces
hasla Saúl.
'2822 E neas lio ja n o y progenitor do Róm nlo y R em o lle­
ga á Ita lia , según los que suponen c ieT la la,
ctíslenci;i de este personage.
2903 Saúl es elegido rey.
2942 David m ala 1 Goll-nl.
2040 Suicidio de Sutil.
3990 M ucre D avid.
3001 Dedicación del templo de Salomón.
3429 M ucre S alan .o n .^ D iv isió n del reino de los liíbreri-
3280 F in del reino de Israel-
T A B L A C R O N O L O G IC A .

Añas J e l‘
luuoddr

3301 fu n d a c ió n d i Roma.
34IC Destrucción del reino d<í Jutfá-
Sí-ía ñ a m a se erige en república.
M4S D arlo loma á Babilonia y n u U d Bal U sar. E n cíle
acaba la m onarquía A siria , y empiezo la M edo-
persiana en Darlo.
3457 Ciro da libertad i los ju d ío s-
3474 M ucre D arlo Cotiduinario y con é l espita la m onar­
qu ía Persiana. A lejandro Magno destruyendo esta
Tunda Id griega.
383G A nlíoco E |itfanes se apodera de Je ru salen .
3837 L evantam iento de los Macabeos.
3WS0 Batalla du y arsalia.— H ablando con lodo rig o r, COQ
la victoria de César acabé la república rom ana,
aunque conservase u n sim ulacro de sus formas.
3967 llero d cs (Ama posesion d e la corona.
3070 Empieza el reinado del em perador César A uguslo.
3*)4 Puz universal precursora de la venida dol R ey P a­
cifico.
4O0O Nace el R edentor del m undo e n B elen.—D tgiiellu
de los ínoccnli's.— H uida de Egiplo.
4004 E m piézala era vulgar.
4006 S Iuerte d e H erodes {llonudo A scalonila y por algu­
nos el grande}. A ugusto divido el reino de H e ­
rede» en sus tres hijos dando la Ju d e a (cuya ca­
pital era Jcru salcn J ü A rq u elao , la Galilea á He-
rodos A ritipa, y el pais llam ado Ilu ré a á Filipo.
La Sla. Fam ilia regresa de Egipto.
4012 El N ino-Jcsu$ perdido, y bailado cu el leniplo.
4013 M uere el em perador Augusto. L e sucede Tiberio,
quien rein a 23 anos.
T A B L A C R O N O L Ó G IC A .

Aüti ¿el
■modo.

4615 A rquelao cae en desgracia del C ésar, y despojado


de la soberanía es desterrado i V ienna de F ra n ­
cia. Hercules A nlipa y F ilipo conservan sus res­
pectivos estados hasla despueá de la mucTle de
J e s ú s ; poro la Ju d ea e n esle mismo ailo quedó
reducida i provincia rom ana , y fue gobernada
por pretores d el im p erio , uno de los cuales fue
P o n d o Pílalos.
403(1 S. Ju a n Bautista bautiza d Jesús. Se retira N. R e­
d entor Al d e s ie rto , y despaes empieza la predi­
cación del E ran g elio .
4031 H erodes A ulipa (el mismo q n e d o s aüos después h a '
tlinüose e n Je ru sa le n bizo b urla del R edentor
cuando se lo rem itió Pílalos) m anda co rlar la c a ­
beza al Bau listo.
4*K)4 Se consum a la redención d el género hum ano, espi­
r a Dil o n u estro R ed en tor e n la cruz.
Los apóstoles salen d e Je ru salen pnra evangelizar
p o r lodo el m undo ■