Sunteți pe pagina 1din 6

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA – UNAD

Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades


Pregrado en Psicología

OBSERVACION REFLEXIBA

PRESENTADO POR:
YERILY DANED ALVAREZ MURILLO
CODIGO: 1.094.926.372

PRESENTADO A:
RUBEN DARIO IREGUI

CURSO: ETICA Y CIUDADANIA

FECHA: 11 DE MAYO

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA-UNAD


ESCUELA DE CIENCIAS SOCIALES ARTES Y HUMANIDADES
PROGRAMA DE PSICOLOGÍA
2017
UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA – UNAD
Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades
Pregrado en Psicología

Terremoto del eje cafetero

El 25 de enero del año 1999 me encontraba en mi lugar de residencia


(Armenia, Quindío) terminando el almuerzo con mi familia, ese día, recuerdo que
en mi colegio se celebraría el regreso a clases y por tal motivo mi mamá me
estaba organizando mi vestuario y mi cabello ya que a mis 9 años de edad aun no
lo hacía sola. Pasada la 1:00 pm me despedí de mi abuela y cuando iba con mi
mamá en la puerta de la casa escuchamos un ruido muy fuerte y en cuestión de
segundos todo se movía y escuchamos vidrios romper, los gritos de mis familiares
pidiendo protección para mi abuela ya que ella estaba postrada en una cama
debido a un cáncer de estómago en estado terminal. Veía a mis vecinos correr
fuera de sus casas evitando que el colapso de las mismas les hiciera daño, todos
lloraban e intentaban ponerse a salvo.

Mi madre nunca soltó mi mano, a pesar de estar tan angustiada por mis dos
hermanos mayores quienes se encontraban estudiando en la jornada de la
mañana y mi padre quien trabajaba en un municipio cercano (Calarcá, Quindío)
quienes por fortuna en poco tiempo regresaron a casa sanos y salvos; todo era
confuso no sabíamos que esperar ya que durante el día se seguían presentado
replicas muy fuertes, todos hablaban de heridos, de casas destruidas,
desaparecidos, muertos etc…pero definitivamente después de saber que todos
mis familiares se encontraban bien, lo más angustiante vino después, en horas
de la noche cuando por obvias razones nadie quería dormir dentro de las casas,
todos sacamos las camas, cunas, utensilios de cocina, ropa etc… se hicieron
fogatas por toda la cuadra, era la primer noche de la tragedia y fue la peor noche
que viví a mis 9 años de edad, ya que en barrios cercanos solo quedaron ruinas y
no falto quienes aprovechando el mal estado de la energía y seguridad se pasaron
a nuestro barrio a robar, pero gracias a dios solo quedo en el intento porque mis
familiares y vecinos se armaron
de valor, machetes y palos para
contra restar el vandalismo. Al día
siguiente no quedo más opción
que los hombres del barrio se
fueran a pie hasta el centro de la
ciudad, en busca de comida y
agua. Siendo sincera debo decir
que escuchaba que en la
búsqueda de alimentos y demás,
ellos manifestaban que de forma
honesta y adecuada era un
fracaso, no había orden, ley, se
UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA – UNAD
Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades
Pregrado en Psicología

golpeaban por los alimentos, e incluso recuerdo escuchar que se “mataban” por
los alimentos. No valía los esfuerzos de pocos para para mantener la calma, todos
iban por un bien propio.

A pesar de que todo parecía terrible, catastrófico y que a los ojos del mundo
era una fuerte tragedia, para mi familia y para mí sucedió algo peor que eso, el 28
de febrero mi abuela quien padecía cáncer, falleció por falta de sus
medicamentos y asistencia médica. Podría asegurar que es aquí donde
empezamos a sentir nuestra verdadera tragedia, ya que por las situaciones no
tuvimos oportunidad de velarla y darle una sepultura como ella merecía; debió ser
llevada al cementerio en una volqueta junto con 27 cadáveres más que fallecieron
a causa del derrumbamiento de casas, edificios etc…pasaron los días y todo se
complicaba más los olores putrefactos de los cadáveres que aún no encontraban,
los cientos de personas que quedaron sin vivienda deambulaban por las calles en
busca de ayudas, pero estas parecían imposibles, se escucha decir que habían
organizaciones tanto nacionales como extrajeras que estaban enviando ayudas
económicas y de primera necesidad para subsanar un poco la tragedia. Ayudas
que nunca conocí y que tampoco probé, porque nunca llegaron.

Recuerdo haber recibido ayuda pero no del gobierno ni de organizaciones


nacionales e internacionales, si no de familiares que residían en Bogotá quienes
inmediatamente se enteran de la tragedia empiezan a organizar donaciones para
traernos, llegando casi de inmediato con comida, dulces, ropa y primeros auxilios.
En los días siguientes y casi increíbles llegan mercados y ayudas por parte del
gobierno pero, lastimosamente estas ayudas fueron destinadas en su mayoría a
los familiares de políticos o de funcionarios públicos como casi todo lo que se
maneja en Colombia “bajo cuerda” o la tal llama “rosca”.

Frente a la dinámica de administración estatal de los dineros que llegaron


principalmente del continente Europeo para la reconstrucción de la ciudad valga
decir que como es común en los políticos de nuestra patria, terminaron otorgando
ayudas incluso a personas de otros municipios de mediante engaños en algunos
casos y en complicidad con los dirigentes en otros casos, terminaron
aprovechándose de una de las peores tragedias en la historia de Colombia para
enriquecerse, por tal motivo que buena enseñanza nos deja la falta de escrúpulos
y ética de parte de los dirigentes políticos.

Con el pasar de los meses e incluso años las cosas para quienes perdimos lo
material se recuperó, más por el esfuerzo propio y por ese empuje de verraquera
que caracteriza al Colombiano, mas no por el apoyo del gobierno, pero el mal
recuerdo, las secuelas psicológicas, la perdida de nuestros seres queridos,
amigos, vecinos y conocidos es algo que nunca se borrara de nuestras mentes.
UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA – UNAD
Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades
Pregrado en Psicología

Narración reflexiva

Mi experiencia compartida es a todas luces una representación vivida de cómo se


exterioriza los lenguajes morales de los conciudadanos en una tragedia de esa
magnitud.

Es pues una forma intensa de ver como a través del comportamiento cada
persona muestra facetas dignas y altruistas o por el contrario tienen
comportamiento antisociales que nada representa la buena ética.

Sin lugar a dudas, la ciudadanía se muestra afectada bajo condiciones adversas y


a pesar de estar formados en grandes urbes se establece las necesidades básicas
y las prioridades de cada quien cuando se trata de favorecer a los hijos y demás
miembros de la familia, existiendo un sentido solidario pero a la vez un entorno
prioritario.

Ética y moral bien ligadas al comportamiento humano, parecen condicionar una


especie de límites al comportamiento que ante oportunidades beneficiosas son
superadas fácilmente por aquel que no tiene escrúpulos y esto se observa con
claridad cuando una tragedia pasa en la forma de distribuir ayudas y alimentos,
pues siempre existen personas que se lucran de la oportunidad frente a la
desgracia ajena.

No es pues solo reconocer que tenemos conocimiento de grandes sistemas de


pensamiento que somos más cultos o más preparados pues las sociedades más
desarrolladas consientes las más desmesuradas formas sexuales que son
rechazadas por la moral y los círculos más influyentes siempre se muestran más
ligados a la corrupción y a las sanas costumbres dentro de una sociedad, es así
como podemos observar que políticos y personas influyentes siempre bajo la
mesa obtiene beneficios por la distribución y el aporte así se trate de suplir las
condiciones básicas de una comunidad golpeada por una tragedia.

De otra parte, Adela Cortina Orts, Filósofa Catedrática de Ética de la Universidad


de Valencia, entre otros muchos cargos y dignidades profesionales expresa en su
video ¿Qué es y para qué sirve la Ética?, el contexto de nuestra naturaleza
estructuralmente ética y moral; sin embargo, al explicar que la ética se liga en su
sentido etimológico al carácter es pues como podemos ver que si se relaciona
ampliamente con la tragedia de mi anécdota donde se pudo advertir el carácter y
decisión de una mayoría para hacer lo correcto buscando la justicia para aquellos
que habían caído en desgracia.
UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA – UNAD
Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades
Pregrado en Psicología

En este sentido, la catedrática explica que la ética fundamentalmente sirve para


poder caer en cuenta de cómo se debe hacer bien las cosas es esa capacidad de
cooperación que nos hace elevarnos por encima de las otras especies que habitan
la tierra buscando brindar justicia al débil.

También dice que es responsabilidad de los Gobiernos suplir las necesidades


básicas de la ciudadanía pero allí queda al descubiertos muchas veces distintos
lenguajes morales y éticos de estas personas que inmersas en grandes redes de
corrupción contrarían sus deberes para obtener beneficios personales pasando
por encima del derecho de sus conciudadano.
UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA – UNAD
Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades
Pregrado en Psicología

Referencias bibliográficas

http://noticias.caracoltv.com/colombia/terremoto-del-eje-cafetero-18-anos-
de-una-de-las-peores-tragedias

https://www.youtube.com/watch?v=onvnEDH0rsw

https://es.wikipedia.org/wiki/Adela_Cortina