Sunteți pe pagina 1din 29

Amana~ llega

a FuerteventuJ!a

Leticia Peñate Pérez


Esteban G. Santana Cabrera
Dep. Legal G.C. 1012 - 1998
Edita: Ayuntamiento de Tuineje
© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
Amllna~

Leticia Peñate Pérez


Ile,a
a Fuerteventura

Esteban Gabriel Santana Cabrera


© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
'PI C.P. Cristóbal García Blairzy de Gran Tarajal
L (Tuineje) ha deseado, durante este curso 97/98,
fomentar la lectura dentro del marco curricular.
Por ello se ha puesto en marcha un Proyecto de
Biblioteca, con el objetivo de que los alumnos de este
centro se animen a la lectura ya sea por puro placer,
como medio para aprender, para crear o simplemente
para informarse.
Dentro de esa línea dos maestros de este centro,
Esteban Santana y Leticia Peñate, han realizado el
cuento "Amanay llega a Fuerteventura" que a mi
particular modo de ver acerca al alumno a su pasado
histórico de una manera amena y sencilla.

Ramón Suárez Díaz


Director del c.P. Cristóbal G. Blairzy
© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
¿Sabías que la isla de Fuerteventura tenía un paisaje
verde?
¿ Conocías que los aborígenes vivían en dos reinos, el
de Jandía y el de Maxorata?
¿ y que a los zapatos los llamaban "maxos" y a la leche
" aho "?.
Estos son algunos de los pocos datos que se conocen
sobre la prehistoria de Fuerteventura.
El c.P. Cristóbal G. Blairzy durante este curso está
trabajando en un Proyecto de biblioteca y de animación a la
lectura y nosotros, nos hemos animado a realizar un pequeño
trabajo de investigación sobre la sociedad y las costumbres
de los hombres y mujeres que vivieron en esta isla hace 600
años.
A partir de ahí, hemos creado la historia de Amanay,
que te ayudará a conocer y entender un poco más como vivían
los aborígenes de Fuerteventura. Esperamos que te guste y
que la disfrutes.
© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
En aquellos tiempos antiguos allá por el
año 1395, tuvo lugar en la isla de Fuerteven-
tura, la historia de un niño llamado Amanay.

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
N o se sabe aún cómo ni por qué un día
llegó a la isla este muchacho que pertenecía
a una tribu bereber del Norte de Africa lla-
mada Atamarazait.
Amanay, que tenía 11 años, y sus pa-
dres, salieron en una balsa huyendo de una
horrible plaga de langostas que azotaba a su
pueblo. Ellos no querían alejarse mucho de
la costa, pero las fuertes corrientes y el vien-
to reinante los arrastró mar adentro hasta
llegar a la orilla de una isla que ellos no co-
nocían.
Agotados por el largo viaje arribaron a
la playa de Gran Tarajal. Era un valle muy
bonito, atravesado por arroyuelos en el que
había más de 1000 palmeras, algunas carga-
das de dátiles.
© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
Caminaron y caminaron, y en un fatal
descuido Amanay se vió solo. Había perdido
a sus padres corriendo detrás de una graciosa

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
baifa.
Amanay se puso a gritar desesperado y
sin rumbo. Cansado de tanto buscar se recos-
tó en una piedra y, antes de quedarse dormi-
do, le sorprendió una voz que le dijo:
- ¡Eh, muchacho!,¿ qué haces ahí
?..¿ QUlen
., eres ?..
- Me llamo Amanay, y estoy perdido, le
contestó asustado. ¿Y tú quién eres?
- Soy Guize, rey de estas tierras llama-
das de Maxorata.
- ¿Por qué llevas barba? -preguntó el
muchacho-o
- Porque en mi pueblo los reyes y los
nobles deben llevar barba y el pelo largo. Es
una tradición.
Amanay le contó todo lo que le había
sucedido. El rey, que iba acompañado de los
hombres más valientes de su reino, los
altahay, lo recogió y lo llevó al poblado si-
tuado en un lugar llamado El Cardón. Estaba

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
en lo alto de una montaña con forma de cas-
tillo y en su parte inferior tenía muchas cue-
vas. Las casas estaban semihundidas en el
suelo y cubiertas de madera y barro. Tam-
bién había muchas cabras, ovejas y perros,
que a Amanay le gustaban mucho.
© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
Después de un rato de descanso,
Amanay le dijo al rey que tenía mucha ham-
bre.
- Vamos a mi casa y prepararemos un
buen banquete -propuso Guize-.Yo también
tengo ganas de comer.
Entraron en la cueva más grande del
poblado, y allí estaba la mujer de Guize, que
les preparó una comida exquisita a base de
carne de cabra, gofio, manteca, dátiles y
leche.
Amanay le preguntó a Guize qué eran
unos gánigos de cerámica de gran tamaño
que estaban en la cueva.
Guize le explicó que servían para guar-
dar el agua y los alimentos y que estaban
hechos por las mujeres del poblado.
Amanay empezó a comer con gran ape-

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
tito:
- ¿Quieres más gofio?, veo que te gusta
mucho.
- Sí, ¿cómo lo hacen? - preguntó el mu-
chacho.
Guize lo llevó después de comer a un
molino para ver cómo se hacía el gofio. A
Amanay le gustaba ver cómo tostaban el
grano en vasijas de barro y como luego lo
trituraban en el molino de piedra hasta que
salía el gofio.
© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
Al día siguiente, el rey Guize con sus
altahay y Amanay fueron a pescar. Utiliza-
ban anzuelos hechos con huesos de pescado
y cuernos de cabra. Ese día, claro está, co-
mieron pescado, y por la noche cantaron y
danzaron hasta altas horas. Amanay se divir-
tió mucho.
Pero al llegar la mañana, se despertó
desanimado. Cuando Guize habló con él,
notó su tristeza y preguntó:
- ¿Qué te pasa, Amanay? Te noto muy
pensativo.

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
- Tu pueblo es muy bonito y tu gente me
ha recibido muy bien. Pero yo echo de me-
nos a mis padres. ¿Qué habrá sido de ellos?
y el chico se echó a llorar desconsola-
do.
- No te preocupes, vaya intentar encon-
trarlos, le dijo Guize.
El rey mandó que su gente llevara
ofrendas de leche, manteca y frutos, y sacri-
ficaron varios animales al gran ídolo para
pedir con gran devoción que aparecieran los
padres de Amanay.
El ídolo estaba en el centro de una casa
de piedra a las afueras del pueblo, en lo alto
de una montaña. Esta construcción se llama-
ba efequén.
Pasaron unos días y Amanay, que estaba
sentado en una roca mirando al horizonte
hacia la zona del reino de Jandía, quedó
extrañado al ver unas figuras que se acerca-
ban caminado. Atento a lo que sucedía, pudo
distinguir a su padre y a su madre, que ve-

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
nían acompañados de otras dos personas.
-¡Guize, Guize! - gritó- ¡ven
rápido! ,¡mira, son mis padres, que vienen
hacia acá!.
Amanay estaba saltando de alegría.
Echó a correr hacia ellos gritando:
-¡Papá, mamá! ¡Estoy aquí! ¡Soy yo!.
La familia al completo se fundió en un
abrazo durante largo rato.
Pasó, que mientras Amanay había sido
recogido por la gente del reino de Maxorata,
sus padres fueron a parar al otro reino de la
isla de Fuerteventura, el de Jandía, que esta-
ban separados por una pared de piedras.
La magia de la sacerdotiza en el efequén
y la fé con la que hicieron la ofrenda, habían
hecho que por fin se produjera el encuentro
tan deseado.
Con ellos venía el rey de Jandía, Ayoze,
y uno de sus altahay.
© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
Esa noche la pasaron todos juntos
en la cueva del rey Guize. Después de un
gran banquete los padres de Amanay expli-
caron que habían salido de su tierra porque

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
les asoló una plaga de langostas y se habían
quedado sin nada.
Fue entonces cuando Guize, que había
cogido mucho cariño a su joven amigo, les
ofreció tierras y ganado para que se queda-
ran allí. Después de ese día, Amanay y sus
padres fueron una familia más del reino de
Maxorata.

FIN

.~~.
'\

j',
_r '
-'
.
",

,411
""'li .'., •...

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
Vamos a ver si has estado atento a la lectura, pero lo com-
probaremos jugando.

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
RODEA

¿Cómo se llamaba el protagonista?

Ambanay Amani Amanay

SIGUIENDO LAS LÍNEAS OBTENDRÁS PALABRAS

M/TA~
AL LI HAY

E VE NO
---------
O FE QUEN _
SOPA DE LETRAS

ASAEZOZA

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
EZOYAASJ

MAXORATA

SOIFOGEN

LGUIZEJD

MTLADL FI

XORBAOLA

- Baifo
- Maxorata
- Langosta
- Jandía
- Guize
- Ayoze
- Gofio
2
4

3
3

1
1

_
_
2

4- - - - - - - - -
ORDEN EN QUE APARECEN
ESCRIBE EL NOMBRE DE LOS DIBUJOS EN EL

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
TACHA LA RESPUESTA CORRECTA

1. Amanay era un niño de .

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
8 años

9 años

11 años

2. La tribu de donde venía era....

Atamanarai

Atamarazait

Tamaraceite
3. Cuando llegó a Fuerteventura arribó a .

Jandía

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
Gran Tarajal

Tarajalejo

4. ¿Cómo se llamaba el rey de Maxorata?

Guize

Ayoze

Tinguaro
5. ¿Cómo se llamaba el rey de Jandía?

Guize

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
Ayoze

Aytamy

6. Los altahay eran .

Sacerdotes

Hombres valientes

Pescadores

7. El efequén era.....

el lugar donde se almacenaba el grano

construcción donde se adoraba al dios

la casa del rey


8. ¿Dónde se quedaron a vivir para siempre?

Atamarazait

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
Maxorata

Jandía

9. ¿Quiénes fabricaban la cerámica?

Altahay

mUjeres

hombres

RODEA LAS PALABRAS OCULTAS EN EL


EFEQUEN
F O 2¡
~S
O

n:
COMPLETA ESTAS PALABRAS

be r e e dá 1 es
ca r a s g o _10

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
pes_a_o val a s

EN CADA CUADRO PON UNA SÍLABA

1 A ZE

2 E

3 HAY

4 CA

5 NO

1. Rey de Jandía
2. Lugar de adoración
3. Hombres valientes
4. Alimento
5. Lu r "')nde se trituraba el grano
VOCABULARIO

ARO: leche
ALTAHAY: hombre valiente
BAIFA: cabra

© Del documento, de los autores. Digitalización realizada por ULPGC. Biblioteca universitaria, 2009
EFEQUÉN: adoratorio
GÁNIGO: vasija de barro
MAXOS: zapatos
TAGOROR: lugar donde se administraba justicia
TAMARCO: vestido de pieles
TIBIABÍN: sacerdotiza
TOFIO: cazuela de barro con pico hacia afuera

AYOZE: rey de Jandía, uno de los dos reinos en que estaba


dividida la isla antes de la conquista. Opuso resistencia a
Juan de Bethencourt, y como el rey de Maxorata se rindió
ante los conquistadores con 47 de sus hombres el 25 de ene-
ro de 1405. Se bautizó con el nombre de Alfonso.

GUIZE: rey de Maxorata, del norte de Fuerteventura. Se de-


fendió de los conquistadores y ante la inferioridad manifies-
ta de los majoreros se rindió en el campamento de Rico Ro-
que, con 52 de sus hombres, e121 de enero de 1405. Se bau-
tizó posteriormente con el nombre de Luis.
Esteban Gabriel Santana Cabrera es licenciado en Geografia e
Historia y maestro de profesión, nació en Tamaraceite, Las Palmas de
Gran Canaria.
Coordinador del Proyecto de Biblioteca y animación a la lectu-
ra en el c.p Cristóbal G Blairzy de Gran Tarajal en el que trabaja
actualmente.

Esta es su segunda publicación, la primera «Un nuevo vecino


en la biblioteca» fue publicada por el Cabildo Insular de Fuerteventu-
ra, en el Programa de Animación a la Lectura PA.L. donde a través
de un cuento trata de dar a conocer a los niños elfuncionamiento y la
organización de la biblioteca.

Leticia Peñate Pérez es maestra, empezó a trabajar en la ense-


ñanza en el año 1988.

Actualmente trabaja en el c.p Cristóbal G Blairzy donde par-


ticipa en el Proyecto de Biblioteca y Animación a la lectura que se
desarrolla en el mismo.

Ha participado en diferentes concursos sobre el periódico In-


fantil, en los que ha ganado varios premios generales y en una oca-
sión el primer premio a la modalidad.

"
AYUNTAMIENTO
DE TUINEJE

Interese conexe