Sunteți pe pagina 1din 1

La procalcitonina se muestra como un excelente marcador de infección grave y sepsis,

es aplicable a pacientes de cualquier edad. Permite detectar las infecciones


bacterianas invasivas y diferenciarlas de las localizadas y de las virales. Presenta una
rentabilidad diagnóstica superior a la de PCR, incluso de forma precoz si la evolución
de la fiebre es inferior a 12 horas.
En individuos sanos los niveles circulantes de PCT son muy bajos, usualmente por
debajo de los 0.1 ng/ml. En infecciones virales y estados inflamatorios las
concentraciones de PCT se elevan hasta alrededor de 1.5 ng/ml, pero en las
infecciones bacterianas los niveles pueden exceder los 1000 ng/ml. Este incremento
de 3-5 veces su valor normal lo convierte en un marcador ideal para la sepsis
bacteriana. Determinaciones rutinarias de PCT como herramienta diagnóstica y de
monitorización pueden mejorar el manejo y consecuentemente la supervivencia de los
pacientes con shock séptico. Los niveles de PCT se incrementan en 3-4 horas con un
pico alrededor de las 6 horas estableciendo una meseta hasta de 24 horas. Su vida
media se encuentra entre las 25 y 30 horas. Los sitios probables de producción de
PCT durante la inflamación son las células neuroendocrinas del pulmón y el intestino.
La PCT tiene igualmente un valor pronóstico en el sentido de que su aumento en el
curso de una sepsis parece directamente proporcional a la intensidad de la reacción
inflamatoria del huésped frente a la agresión microbiana. Es decir que una
disminución lenta de sus valores o la no disminución de ellos después de las 48 horas
está relacionado con un peor pronóstico. Una disminución de los niveles de PCT
predice una evolución clínica favorable
CONCLUSION: La PCT parece ser uno de los mejores indicadores de sepsis
bacteriana siendo un marcador útil de severidad de la infección. Es importante señalar
que la PCT es un marcador que sirve como herramienta complementando la
evaluación, la perspicacia y el juicio clínico conjuntamente con otros parámetros de
laboratorio, no debiendo ser utilizada aisladamente al decidir conducta sobre un
paciente.