Sunteți pe pagina 1din 4

Ingeniería Química Industrial

Grupo L4

PRÁCTICA 3. CONTROL DE DEFECTOS POR MÉTODOS NO


DESTRUCTIVOS. ENSAYOS CON LÍQUIDOS PENETRANTES Y
PARTÍCULAS MAGNÉTICAS.

OBJETIVOS:
Tomar contacto con los ensayos no destructivos y su utilidad, identificar distintos tipos de
defectos según el tipo de ensayo realizado. Y además, distinguir entre ensayos que
permiten ver defectos superficiales y los que permiten detectar además defectos debajo
de la superficie de la pieza.

METODOLOGÍA:
1. Ensayo de partículas magnéticas

Se han estudiado los defectos existentes en tres piezas metálicas distintas. Para ello
se esparció de forma homogénea por la superficie de cada pieza metálica una
pequeña cantidad de virutas magnéticas.

Con los imanes del equipo, se aplicó un campo magnético en la superficie de las
piezas metálicas para que las virutas magnéticas se orientasen de forma clara sobre la
discontinuidad en el material (figura 1). Los imanes se pasaron en distintas
orientaciones por toda la superficie de cada pieza.

2. Ensayo de líquidos penetrantes


Se han comparado dos piezas idénticas, una con defectos y la otra perfectamente
fabricada. Esta técnica se basa en la alta tensión superficial que posee el líquido
penetrante para acceder a la discontinuidad del material simplemente por contacto
directo.

Lo primero que se hizo fue limpiar las piezas con un


agente limpiador específico para eliminar posibles
impurezas que pudieran interferir con los siguientes
pasos.
Luego se añadió un líquido penetrante o marcador
de color rojo por toda la superficie a comparar y se
ha dejado actuar al producto unos 8 minutos (figura
2.a), de manera que al transcurrir ese tiempo y retirar
el exceso de producto con papel (figura 2.b) solo
quede líquido marcador embebido en los defectos.

Para resaltar esas zonas que contienen el marcador


se ha rociado las piezas con un líquido revelador
(figura 2.c). Al finalizar se han limpiado las piezas
con agente limpiador de nuevo.
Figura 1: Aplicación de un
campo magnético a una de las
piezas metálicas
Ingeniería Química Industrial
Grupo L4

(a) (b)

(c) (d)

También el otro grupo realizó ensayos con


líquidos fluorescentes siguiendo el mismo
Figura 2: (a) Piezas impregnadas con líquido penetrante, (b) Limpieza del exceso de líquido
en la superficie de la pieza (c) y (d) Piezas impregnadas con líquido revelador.

procedimiento que lo anteriormente descrito para el líquido marcador rojo aunque en este
caso el revelado se realizó con una lámpara UV.

RESULTADOS:
1. Ensayo de partículas magnéticas

En la primera pieza que se ensayó, se formó una línea recta correspondiente a un


cordón de soldadura (figura 3). En la segunda pieza apareció otra línea recta
correspondiente a un agujero hecho en el lateral a pocos milímetros de la superficie
(figura 5). Y en la tercera pieza las virutas metálicas se incrustaron en la unión entre dos
piezas (figura 4).
Ingeniería Química Industrial
Grupo L4

Figura 2: Línea de virutas magnéticas que se


corresponde a un cordón de soldadura, la
pieza se encuentra cubierta por un papel Figura 4: Línea de virutas
que muestra la unión entre
dos piezas.

Figura 5: Línea de virutas que se corresponde con el agujero que se


encuentra justo debajo de la superficie de la pieza

2. Ensayo de líquidos penetrantes

En una de las piezas se pueden observar marcas tanto en la unión del cilindro con la
corona de la pieza como en la superficie de ésta última (figuras 2.c y 2.d).
Ingeniería Química Industrial
Grupo L4

CONCLUSIONES:

Respecto a los ensayos no destructivos se trata de unas técnicas usadas para detectar de
forma rápida y sencilla los defectos o discontinuidades presentes en diferentes materiales
sin apenas alterar sus propiedades.

Respecto a los ensayos con partículas ferromagnéticas, la principal ventaja es que se


pueden detectar defectos tanto a nivel superficial como subsuperficial mientras que sus
inconvenientes son que está limitado únicamente a materiales ferromagnéticos así como
su peligrosidad durante el manejo para personas que lleven marcapasos o piezas
metálicas en el cuerpo.
En nuestro caso, el principal inconveniente fue la dificultad que encontramos en el manejo
del imán, además de saber identificar y distinguir entre las líneas provocadas por la
discontinuidad de las líneas provocadas al acercar el imán a la superficie.

Los ensayos con líquidos penetrantes tienen la ventaja de poder ser aplicados sobre
materiales ferromagnéticos o no, ya que se basan en fenómenos de tensión superficial y
capilaridad que se da en la superficie de prácticamente cualquier material. También es un
método más barato que el anterior ya que solo es necesario el uso de una serie de
sprays. Los inconvenientes son que solo se pueden aplicar sobre materiales no porosos, y
son incapaces de detectar discontinuidades subsuperficiales.