Sunteți pe pagina 1din 9

APELACIÓN DE SENTENCIA DE AMPARO

EXPEDIENTE 847-2009
CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD: Guatemala, dieciséis de junio de dos mil
nueve.
En apelación y con sus antecedentes, se examina la sentencia de veintiuno de enero de
dos mil nueve, dictada por la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y Antejuicio,
en la acción constitucional de amparo promovida por Lisa, Sociedad Anónima, por medio
de su Mandatario Especial Judicial con Representación, abogado Tito Enoc Marroquín
Cabrera, contra la Sala Primera de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil. La
postulante actuó con el patrocinio del referido mandatario.
ANTECEDENTES
I. EL AMPARO
A) Interposición y autoridad: presentado el veintiuno de diciembre de dos mil siete, en
la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y Antejuicio. B) Acto reclamado: auto
de diez de octubre de dos mil siete, por el que la autoridad impugnada confirmó, con
modificaciones, el dictado el ocho de junio de ese mismo año, por el Juez Quinto de
Primera Instancia Civil del departamento de Guatemala, que declaró con lugar las
excepciones previas de falta de personalidad en la parte actora, caducidad y, como
consecuencia de tal modificación, declaró además con lugar la excepción previa de arraigo
y actuaciones contenidas dentro del juicio sumario promovido por la ahora amparista
contra los Abetos, Sociedad Anónima. C) Violaciones que denuncia: a sus derechos de
libertad de acción, defensa, presunción de inocencia, publicidad del proceso; y a los
principios jurídicos de igualdad y del debido proceso, irretroactividad de la ley. D) Hechos
que motivan el amparo: de lo expuesto por la postulante y del estudio de los
antecedentes, se resume: D.1) Producción del acto reclamado: a) en el Juzgado
Quinto de Primera Instancia Civil del departamento de Guatemala promovió demanda
sumaria de oposición a cambio de dirección de sede social contra Los Abetos, Sociedad
Anónima, demanda que fue admitida a trámite el veinticinco de julio de dos mil; b) la
parte demandada interpuso, entre otras, las siguientes excepciones previas: b.1) falta de
personalidad en la parte actora, con sustentación en que no se había probado la
calidad de accionista de la demandante; b.2) caducidad, sustentada en que el
Registrador Mercantil fijó a la actora un plazo de cuarenta y cinco días para que
presentara la demanda respectiva, sin embargo, a criterio de la demandada, aquello se
hizo cuando ya había transcurrido en exceso el plazo establecido, razón por la cual, había
caducado su derecho de demandar; y b.3) arraigo, con fundamento en que por el sólo
hecho de ser una entidad extranjera, debía prestar una garantía; c) en auto de ocho de
junio de dos mil siete, se declararon con lugar las excepciones previas de falta de
personalidad en la parte actora y caducidad; d) apelado dicho auto por ambas partes, la
autoridad impugnada, en auto de diez de octubre de dos mil siete, confirmó la resolución
apelada, con la modificación de declarar con lugar la excepción previa de arraigo -acto
reclamado-. D.2) Agravios que se reprochan al acto reclamado: considera que la
autoridad impugnada, al emitir el acto señalado como lesivo, vulneró sus derechos
enunciados por las siguientes razones: a) la excepción de falta de personalidad fue
declarada con lugar no obstante que sí quedó probada su calidad de accionista de la
entidad Los Abetos, Sociedad Anónima, por medio de la fotocopia legalizada del acta de
protocolación número cuarenta y cinco (45), autorizada en esta ciudad el siete de octubre
de mil novecientos noventa y nueve, por el notario Mario Permuth, el cual contiene la
constancia de depósito de las acciones, extendida por la entidad Riggs Internacional
Banking Corporation; b) respecto de la excepción de caducidad, si bien el Registro
Mercantil General de la República le Expediente 847-2009 2
fijó el plazo de cuarenta y cinco días para plantear su oposición al cambio de sede social
de la entidad los Abetos, Sociedad Anónima, este acto le fue notificado hasta el cuatro de
mayo de dos mil y, por lo tanto no se tomó en cuenta que, el plazo para presentar su
acción expiraba el siete de julio del año antes citado, razón por la cual la demanda si fue
presentada en el plazo fijado para tal efecto por lo que debió desestimarse la excepción
referida; c) en cuanto a la excepción de arraigo, al haberse declarado con lugar, la coloca
en una posición de desventaja, pues se le exige una garantía que no se le requiere al otro
sujeto procesal, lo cual contraviene lo regulado en el artículo 383 del Código de Derecho
Internacional Privado, que prevé que no se hará distinción entre nacionales y extranjeros
en los estados contratantes, en cuanto a la prestación de la fianza para comparecer en
juicio, normativa que de conformidad con el artículo 46 constitucional, tiene preeminencia
sobre el derecho interno, razón por la cual debía declararse sin lugar la misma; D.3)
Pretensión: solicitó que se otorgue el amparo y, como consecuencia, se deje en
suspenso el acto reclamado. E) Uso de recursos: ninguno. F) Casos de procedencia:
invocó los contenidos en los incisos a), b), d) y h) del artículo 10 de la Ley de Amparo,
Exhibición Personal y de Constitucionalidad. G) Leyes que se estiman violadas: citó los
artículos 5º, 12, 14, 15 y 46 de la Constitución Política de la República de Guatemala; 2
numeral 2), 7 y 10 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; 1 y 24 de la
Convención Americana Sobre los Derechos del Hombre; 383 del Código de Derecho
Internacional Privado; 119 y 338 numeral 5° del Código de Comercio; 7, 36 literal f) y 45
de la Ley del Organismo Judicial.
II. TRÁMITE DEL AMPARO
A) Amparo provisional: no se otorgó. B) Tercera interesada: Los Abetos, Sociedad
Anónima. C) Remisión de antecedentes: a) juicio sumario C dos - dos mil - seis mil
veinte (C2-2000-6020) del Juzgado Quinto de Primera Instancia Civil del departamento de
Guatemala; y b) expediente de apelación cuatrocientos cincuenta y tres - dos mil siete
(453-2007) de la Sala Primera de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil. D)
Pruebas: a) los antecedentes del amparo; b) fotocopia simple del memorial de diecisiete
de septiembre de dos mil uno, presentado por la entidad los Abetos, Sociedad Anónima,
que contiene el amparo cuarenta y seis - dos mil siete, tramitado en el Juzgado Sexto de
Primera Instancia Civil del departamento de Guatemala; c) fotocopia simple de la
resolución de veinte de septiembre de dos mil uno, dictada por el Juzgado Sexto de
Primera Instancia Civil del departamento de Guatemala; d) copia legalizada del
instrumento de protocolación ocho (8), autorizado en esta ciudad el diez de febrero de dos
mil, por el notario Igal David Permouth Ostrowiak, que contiene la escritura de
constitución de la entidad Lisa, sociedad Anónima; y e) presunciones legales y humanas.
E) Sentencia de primer grado: el tribunal, consideró: “(…) En relación a la violación al
principio de igualdad la postulante pretende que se le de preeminencia al Código de
Derecho Internacional Privado sobre el derecho interno, por el hecho de ser un tratado,
aduciendo que de conformidad con el artículo 46 de la Constitución Política de la
República, en materia de derechos humanos los tratados y convenios ratificados por
Guatemala, tienen preeminencia sobre el derecho interno, pero esta Cámara considera
que el Código relacionado no es materia de derechos humanos, por lo que no se le puede
dar la jerarquía superior al derecho interno que pretende la postulante. Acerca de la
violación al debido proceso, presunción de inocencia y derecho de defensa, esta Cámara
estima que efectivamente, la entidad postulante en ningún momento acreditó la calidad de
accionista que se requiere para interponer la acción en juicio sumario de nulidad en contra
de la entidad Los Abetos, Sociedad Anónima, al no haber probado que la entidad en la
cual se depositaron las acciones, Riggs Internacional Banking Corporation, sea una entidad
bancaria, ya que como lo expuso la autoridad recurrida „… no le consta que la Expediente 847-

2009 3
constancia (sic) que presentó la entidad actora haya sido expedida por una institución
bancaria autorizada para operar en Guatemala, ya que en la misma puede leerse ´Riggs,
Internacional Banking Corporation (sic)…‟, por lo que no se advierte violación alguna a los
derechos esgrimidos por la postulante. En relación a la excepción de caducidad, quedó
demostrado con el estudio de los antecedentes que efectivamente la acción promovida por
la postulante la planteó fuera del plazo de cuarenta y cinco días que le fijara el Registro
Mercantil General de la República para plantear su oposición, por lo que no se establece la
conculcación de algún derecho o garantía en relación a ello, con fundamento en lo cual
esta cámara arriba a la conclusión que el amparo debe denegarse, ya que la Sala Primera
de la Corte de Apelaciones del Ramo Civil y Mercantil, al emitir su fallo, lo hizo dentro del
ámbito de las atribuciones que le otorga el artículo 203 de nuestra Constitución Política y
el artículo 610 del Código Procesal Civil y Mercantil y no considera que exista violación
alguna a los derechos denunciados, además del análisis de la acción planteada se
establece que con ésta se pretende que el tribunal constitucional modifique una resolución
dictada por un órgano jurisdiccional que actuó en el ámbito de sus atribuciones legales, lo
cual no es factible. A lo anterior se agrega el hecho que la postulante en ningún momento
encaminó sus argumentos a establecer la violación de los derechos que dice le fueron
conculcados, sino a argumentar las razones por las cuales deben declararse sin lugar las
excepciones previas de arraigo, falta de personalidad en la actora y caducidad, hecho que
deduce el ánimo de utilizar la acción de amparo como una tercera instancia, acto
prohibido por la Constitución Política de la República de Guatemala en el artículo 211 y en
el artículo 59 de la Ley del Organismo Judicial. Por la forma en que se resuelve la presente
acción y por imperativo legal se condena en costas a la postulante y se sanciona con
multa al abogado patrocinante (…)”. Y resolvió: “(…) Deniega por notoriamente
improcedente el amparo planteado por la entidad Lisa, Sociedad Anónima, y en
consecuencia: a) condena en costas a la solicitante; b) impone la multa de mil quetzales al
abogado patrocinante Tito Enoc Marroquín Cabrera, quien deberá hacerla efectiva en la
Tesorería de la Corte de Constitucionalidad, dentro de los cinco días siguientes a partir de
estar firme este fallo, cuyo cobro en caso de incumplimiento, se hará por la vía legal
correspondiente (….)”.
III. APELACIÓN
La postulante apeló.
IV. ALEGATOS EN EL DÍA DE LA VISTA
A) La accionante reiteró lo manifestado en su escrito inicial de amparo. Solicitó que se
revoque la sentencia apelada. B) El Ministerio Público manifestó que comparte el
criterio sustentado por el tribunal de primer grado, ya que el estudio de los antecedentes
permite colegir que la pretensión de la postulante es que se revise lo decidido por la
autoridad impugnada, que actuó de conformidad con sus facultades legales y sin vulnerar
derecho constitucional o legal alguno, por lo que, acceder a lo pedido sería conocer y
decidir sobre el fondo de la cuestión sometida al tribunal ordinario, cuya actividad le es
propia y no al tribunal de amparo. Solicitó que se confirme la sentencia apelada.
CONSIDERANDO
-I-
El amparo no es procedente cuando, del estudio de las actuaciones, se evidencia que la
autoridad contra la que se acude en amparo ha actuado en ejercicio de las facultades
legales establecidas en la ley rectora del acto que se reclama.
-II-
En el presente caso, Lisa, Sociedad Anónima, por medio de su Mandatario Especial Judicial
con Representación, Tito Enoc Marroquín Cabrera, acude en amparo contra la Sala
Expediente 847-2009 4
Primera de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil, señalando como acto
reclamado el auto de diez de octubre de dos mil siete, por el que la autoridad impugnada
confirmó, con modificación, el de ocho de junio de ese mismo año, dictado por el Juzgado
Quinto de Primera Instancia Civil del departamento de Guatemala, que declaró con lugar
las excepciones previas de falta de personalidad en la parte actora y caducidad y, como
consecuencia, también se declaró con lugar la excepción previa de arraigo; actuaciones
todas ellas contenidas en el juicio sumario promovido por la ahora amparista contra Los
Abetos, Sociedad Anónima.
-III-
Del estudio de los antecedentes, esta Corte advierte los siguientes extremos:
A) Respecto al primer agravio denunciado, la autoridad impugnada declaró con lugar
la excepción de falta de personalidad sustentada en que, según consta en autos, la
entidad postulante pretende acreditar su calidad de accionista de Los Abetos, Sociedad
Anónima, con la copia legalizada de testimonio del acta de protocolación cuarenta y cinco
(45), autorizada en la ciudad de Guatemala el siete de octubre de mil novecientos noventa
y nueve, por el notario Mario Permuth que contiene el certificado de depósito de accionista
extendido por Riggs Internacional Banking Corporation; sin embargo, dicha entidad no es
ni puede considerarse, de conformidad con las leyes guatemaltecas como una institución
bancaria. A ese respecto, este Tribunal, en respaldo a lo sustentado por el juez de marras,
de conformidad con el artículo 119 del Código de Comercio, el cual prevé: “la sociedad
considera como accionista al inscrito como tal en el registro de accionistas, si las acciones
son nominativas, y al tenedor de éstas, si son al portador. La exhibición material de los
títulos es necesaria para el ejercicio de los derechos que incorporan las acciones al
portador pero podrán sustituirse por la presentación de una constancia de depósito en una
institución bancaria, o por certificación de que los títulos están a disposición de una
autoridad en ejercicio de sus funciones” y lo establecido en el artículo 1° del Decreto 315
del Congreso de la República de Guatemala, Ley de Bancos, (vigente al momento del
planteamiento del proceso sumario sublitis) “Únicamente las entidades debidamente
autorizadas podrán legalmente efectuar, dentro del territorio de la República, negocios
que consistan en el préstamo de fondos obtenidos del Público mediante el recibo de
depósitos o la venta de bonos, títulos u obligaciones de cualquier otra naturaleza, y serán
consideradas para los efectos legales como instituciones bancarias” ; se aprecia que la
amparista al haber basado su personería con una constancia de depósito de una entidad
que, según las disposiciones legales citadas, no es una institución bancaria por no estar
autorizada para operar en Guatemala deviene su falta de personería y, por ende, su falta
de legitimación para accionar en el proceso sumario relacionado. Por lo que, habiendo
advertido tal situación, el Juez Quinto de Primera Instancia Civil del departamento de
Guatemala motivó la decisión de acoger la excepción planteada la cual fue confirmada por
la Sala reprochada por esta vía, evidenciando con ello que su proceder no ocasiona
agravio alguno a los derechos fundamentales de la accionante.
B) Respecto al segundo agravio que denuncia, la postulante en cuanto a la
declaratoria con lugar de la excepción de caducidad, esta Corte estima que si bien la
resolución del Registrador Mercantil tiene fecha veintitrés de diciembre de mil novecientos
noventa y nueve, ésta fue notificada al ahora amparista hasta el cuatro de mayo de dos
mil, por lo que es a partir de esa fecha que corre el plazo de cuarenta y cinco días
ordenado por dicha autoridad, para plantear su demanda; de allí que al haberlo hecho el
siete de julio de ese mismo año, lo hizo en el tiempo establecido, de donde se evidencia
que la excepción de caducidad no debió ser acogida; sin embargo, también aprecia esta
Corte que con la procedencia de la excepción de falta de personalidad al haber sido
legalmente fundamentada, hace que la entidad actora Expediente 847-2009 5
aunque hubiere presentado en tiempo su demanda adolece de falta de legitimación activa
para plantearla, requisito sine qua non para su admisión, por lo que la misma deviene
fallida, por consiguiente otorgar amparo por aquel motivo no tendría los efectos positivos
pretendidos por la ahora amparista.
C) Por último, la excepción de arraigo la autoridad impugnada fundamentó su
acogimiento en la ley especial, que es el Código Procesal Civil y Mercantil, pues lo que se
promueve es un juicio sumario, por lo tanto no procede resolver en base al Código de
Derecho Internacional Privado, ya que el artículo 46 de la Constitución Política de la
República de Guatemala “establece el principio general de que en materia de derechos
humanos, los tratados y convenciones aceptados y ratificados por Guatemala, tienen
preeminencia sobre el derecho interno” pero el caso a tratar no es materia de derechos
humanos por lo que no se puede dar la jerarquía superior en este caso, pues quedó
evidenciado en autos que la entidad demandante es extranjera, lo cual se establece
mediante el mandato otorgado al abogado Tito Enoc Marroquín Cabrera, por lo que de
conformidad con el artículo 117 del Código procesal Civil y Mercantil, la excepción de
arraigo es procedente.
Por las razones antes expresadas, se comparte el criterio del tribunal de primer grado
respecto de la improcedencia del amparo, por lo que debe confirmarse su denegatoria
contenida en la sentencia apelada.
LEYES APLICABLES
Artículos citados y 265, 268 y 272, inciso c), de la Constitución Política de la República de
Guatemala; 7o, 8o, 10, 42, 44, 45, 47, 60, 61, 66, 67, 149, 163, inciso c), 185 y 186 de la
Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad, y 17 del Acuerdo 4-89 de la
Corte de Constitucionalidad.
POR TANTO
La Corte de Constitucionalidad, con base en lo considerado y leyes citadas, resuelve: I)
Confirma la sentencia apelada. II) Notifíquese y, con certificación de lo resuelto,
devuélvanse los antecedentes.
JUAN FRANCISCO FLORES JUÁREZ
PRESIDENTE
ROBERTO MOLINA BARRETO MARIO PÉREZ GUERRA
MAGISTRADO MAGISTRADO
GLADYS CHACÓN CORADO HILARIO RODERICO PINEDA SÁNCHEZ
MAGISTRADA MAGISTRADO
JORGE MARIO ÁLVAREZ QUIRÓS VINICIO RAFAEL GARCÍA PIMENTEL
MAGISTRADO MAGISTRADO
AYLÍN ORDÓÑEZ REYNA
SECRETARIA GENERAL