Sunteți pe pagina 1din 10

educación

y Ciudad

El encuentro educativo. Una experiencia Alfredo Ghiso


dialógica-creativa-gnoseológica

El encuentro educativo. Una experiencia dialógica-creativa-gnoseológica - Alfredo Ghiso 57


Tema: Educación: relaciones entre saber y conocimiento

Fecha de recepción: octubre 24 de 2012 / Fecha de aprobación: 15 de noviembre de 2012

El encuentro educativo. The educational meeting. O encontro educativo.


Una experiencia dialógica-creativa- A dialogical-creative- gnoseological Uma experiência dialógica-creativa-
gnoseológica experience gnoseológica

Resumen: Summary: Resumo:


El presente texto se inscribe dentro de This text is embedded in the discussion Este texto se inscribe no interior da dis-
la discusión acerca de la producción de about the knowledge production which cução ao redor da produção de conhe-
conocimiento que se efectúa desde la is carried out from the Latin-American cimento que ocorre desde a visão da
visión de la propuesta latinoamericana popular education proposal vision. proposta latinoaméricana de educação
de educación popular; para analizar In order to analyze this situation, the popular; para analizar esta situação,
esta situación, se concentra en el discussion is focused on “the dialogi- concentra-se no “encontro dialógico”
“encuentro dialógico” que está en el cal meeting” that is the core axis of the que fica no centro das tesis propostas
centro de las tesis planteadas desde thesis laid out from this perspective, desde essa perspetiva, na interação
esta perspectiva, en la interacción in the plural interaction of knowledge. plural de conhecimentos. Quer dizer,
plural de conocimientos. Es decir, en la This is, in the construction of the educa- na construção da experiência educativa
construcción de la experiencia educa- tional experience based on the sharing partindo do compartir de saberes, da
tiva a partir del compartir saberes, de of knowledge, of their reciprocity and sua reciprocidade e validação desde
su reciprocidad y validación desde el validation of the others and that of the o outro, e dos elementos que entram
otro, y de los elementos que se ponen elements put into play to make this no jogo para isso acontecer, como a
en juego para que esto suceda, como la possible, such as the emotional and experiência emocional e a experiência
experiencia emocional y la experiencia gnoseological experience. gnoseológica.
gnoseológica.
Keywords: Popular education, Palavras chave: Educação popular,
Palabras clave: Educación popular, educational meeting, educational encontro educativo, experiência
encuentro educativo, experiencia experience, emotional experience, educativa, experiência emocional
educativa, experiencia emocional gnoseological experience, na educação, experiência
en educación, experiencia knowledge production. gnoseológica, produção de
gnoseológica, producción de conhecimento.
conocimiento.

A l f r edo G hiso
Alfredo Ghiso. Docente Investigador, Educador Popular, vinculado a la Facultad de Derecho
y Ciencias Políticas de la Fundación Universitaria Luis Amigó (Medellín), Catedrático de
Pedagogía Social, Facultad de Ciencias Humanas y Sociales UDEA. aghiso@funlam.edu.co

58 Educación y Ciudad No23 Julio - Diciembre de 2012 ISSN 0123-0425 pp. 57-66
educación
y Ciudad

Pretexto

“Ahora que ya no podemos creer en lo que creíamos, ni decir lo que decíamos,


ahora que nuestros saberes no se sostienen sobre la realidad ni nuestras palabras
sobre la verdad, a lo mejor es hora de aprender un nuevo tipo de honestidad: el
tipo de honestidad que se requiere para habitar con la mayor dignidad posible
en un mundo caracterizado por el carácter plural de la verdad, por el carácter
construido de la realidad y por el carácter poético y político del lenguaje”.
Larrosa, J. (2008, p. 39).

La expresión: “diálogo de Saberes” está ligada a los “No pienso auténticamente si los otros no piensan
procesos de aprendizaje y construcción de cono- también. Simplemente no puedo pensar por las y los
cimientos que asumen, en las propuestas latinoameri- otros, ni para las y los otros, ni sin las y los otros: ésta es
canas de Educación Popular, una postura crítica frente una afirmación que incomoda a los autoritarios por el ca-
rácter dialógico implícito en ella. […] la condición fun-
a las concepciones iluministas en las que el pueblo no
damental del acto de conocer es la relación dialógica”. 
sabe o, lo que sabe, no sirve para nada, y las posturas
populistas, en las que el pueblo lo sabe todo y posee
El encuentro dialógico está en la base del conocer, de
la verdad. En Educación Popular, se plantea que es la
las relaciones democráticas, respetuosas, humanizantes
interacción dialógica, no exenta de conflictos entre los
y dignificantes, de las experiencias singulares, en donde
diversos saberes y culturas, el fundamento pedagógico
la interacción es generadora de conocimientos, hacien-
de las acciones educativas populares (Torres, A., 2008).
do impensable una gnoseología en abstracto, que olvide
Es de notar que, al mismo tiempo que unos hablan de
las situaciones y condiciones que suscitan las relaciones
“diálogo de saberes”, otros enfatizan el concepto y ori-
e interacciones entre las personas, donde uno no es uno,
entan sus propuestas desde lo que han venido denomi-
sin el encuentro con el otro (Roger, E., 2001).
nando “negociación cultural”.
Independientemente de la noción que genere u
oriente la práctica, ambas están indicando que el que- Experiencia dialógica
hacer educativo popular, que busca la formación y La experiencia educativa, así como la de compartir sa-
potenciación de sujetos que conocen, se expresan, beres y construir con otros conocimiento de manera
emocionan y actúan, se fundamenta y caracteriza por dialógica, se vivencia y se observa como una serie de
el encuentro interpersonal, dialógico, negociador, reor- interacciones que se nutren con lo que no se tenía pre-
ganizador de aprendizajes y mediador en la recreación visto; reconfigurando y recreando sentidos y significa-
de sus sentidos. Vale la pena traer a este escenario al dos construidos en las trayectorias de vida personales
maestro Paulo Freire (1993), cuando señalaba: y grupales. La experiencia formativa por su carácter

El encuentro educativo. Una experiencia dialógica-creativa-gnoseológica - Alfredo Ghiso 59


Tema: Educación: relaciones entre saber y conocimiento

interactivo es un transitar por la dependencia, la in- En todo caso, si hay un principio organizador de
dependencia y la interdependencia; una travesía de la la práctica socioeducativa crítica es el carácter dialó-
heteronomía a la autonomía; es moverse en los ámbitos gico implícito en ella, y éste gana fuerza instituyente,
de lo subjetivo y lo intersubjetivo, configurados por las configuradora, en el encuentro por ser una experiencia
múltiples coordinaciones conversacionales que infor- generadora de conocimientos, aprendizajes y trans-
man, marcan y vigorizan al sujeto (Ghiso, 2005). Por formaciones. No es el azar, ni los planes o proyectos
ello es que la práctica educativa supone que el sujeto redactados bajo las normas ISO, establecidos en algún
de la experiencia se mantenga en su propia alteridad sistema de gestión de calidad homologado internacio-
constitutiva (Larrosa, 2009). nalmente. Dialogar, negociar culturalmente saberes y
La experiencia formativa es lo que nos pasa a cada apropiar conocimientos son procesos de construcción
uno, dentro de nosotros mismos. No podemos negar y reconstrucción que ubican, contextualizan e inte-
que reflexionarla nos dispone y prepara al encuentro gran, coherentemente y con sentido, las experiencias
dialógico, propiciando autonomías, autoestimas, re- de los sujetos. Es por ello que toda práctica orientada a
conocimientos y reorganizaciones; quebrando cris- generar, apropiar y socializar saberes y conocimientos
talizaciones, estereotipos o modelos marcados por la pasa por la vivencia. La perspectiva post racionalista
soledad, el silencio, la vergüenza, la inseguridad y el señala que éste no sólo es un acto cognitivo, racional,
monólogo autoritario que se cierra en sus certidum- sino también perceptual, generador, emocional, intui-
bres. Para que esto suceda es necesario dejar que algo tivo, procesual, sistémico, complejo, coevolutivo, sig-
pase en los sujetos, en sus ideas, palabras, formas de nificativo y apropiado –hecho propio con pertinencia–
situarse frente a la realidad y a los otros. (Andrade, R., 2005).

Hay que dejar que algo acontezca en las maneras de La densidad del entramado emocional, perceptivo,
comprender y significar el ser, sentir, expresar y hacer gnoseológico, expresivo, imaginativo, creativo, que se
en el mundo. Los procesos educativos transformado- alcance en el encuentro, como experiencia socioeduca-
res que reconocen la experiencia como núcleo de la tiva, es el eje movilizador de los procesos formativos
práctica gnoseológica-pedagógica, mantienen viva la que buscan la plena realización de la persona y el for-
inquietud, la pregunta y la curiosidad propia de los talecimiento de su conciencia protagónica, que es ima-
que conocen; confrontando, así, las pedagogías ban- ginar, pensar, actuar desde la esperanza para salirnos
carias, pragmáticas, pretenciosas y deterministas que de los límites de lo establecido, anticipando el adveni-
imponen la respuesta exacta, la pasividad constante, miento de lo nuevo (Zemelman, H., 2005), o, como lo
el aquietamiento mental y la apatía creciente (Ghiso, señalara en alguna oportunidad Denise Najmanovich
2010). (1995): “Lo que podemos hacer, lo que necesitamos ha-
cer, depende de los mundos que percibimos y de las
posibilidades que podemos imaginar”.
El encuentro dialógico configura una ecología nutri-
da por la conversación, el hacer colaborativo, la cons-
trucción de confianzas, la concreción de acuerdos que
permiten tomar iniciativas capaces de alterar las iner-
cias y rutinas en las que nos acostumbramos a mover-
nos, originando nuevas experiencias formativas y de
aprendizaje, nuevas coordinaciones y conversaciones
que permiten reconocer la singularidad de los procesos
en sus formas de constituir, organizar, desorganizar y
reorganizar información; en sus modos de emocionar,
de comprender, expresar y hacer en el entorno, recu-

60 Educación y Ciudad No23 Julio - Diciembre de 2012 ISSN 0123-0425 pp. 57-66
educación
y Ciudad

perando y contextualizando los saberes, sentidos y cuando “lenguajeamos”, nuestro “lenguajear” y emo-
significaciones generadas desde las propias vivencias cionar están entrelazados de tal manera que nuestro
movilizadoras de conocimientos. fluir emocional es afectado por nuestro “lenguajear”,
y nuestro “lenguajear” es afectado por nuestro fluir
La realidad, como el conocimiento que se genera en
emocional. Las emociones cambian como resultado de
los procesos dialógicos de construcción, apropiación y
nuestras palabras y nuestras palabras cambian como
socialización, no sólo busca explicar, sino comprender
resultado del cambio en nuestras emociones (Matura-
la multidimensionalidad del contexto y su recursivi-
dad; distinguiendo y analizando, pero también articu-
lando, organizando aquello que emerge en un constante
proceso de aprendizaje, des-aprendizaje, reaprendizaje El quehacer educativo, guiado por opciones
(Andrade, R., 2005); donde tienen lugar la escucha y
recuperación del silencio. Es allí, en el encuentro dia-
y apuestas orientadas a la humanización,
lógico, como apertura a la escucha de sí y del otro, que planetarización y dignificación de la vida,
se comparten intuiciones, emociones y las potencias no es ajeno a emociones fundantes como la
propias de ser sujetos sentipensantes. “amorosidad”...
Experiencia emocional
na, H., y Verden-Zöller, 2012).
El conocer es siempre interactivo, interrelacional,
vinculante, y esto, al contrario de lo que piensan al- La práctica educativa es una vivencia emocional
gunos tecnoburócratas de la educación, no empobrece marcada por la exigencia de autenticidad en el enseñar-
el pensamiento, la reflexión, el debate y la argument- aprender, lo que permite afirmar que allí no funcionan
ación, tampoco es una pérdida de tiempo. La práctica interacciones y ambientes anodinos, asépticos, neutra-
educativa es una realidad intersubjetiva, es encuentro; les y neutralizados, en los que se borran las marcas de
por consiguiente, es una realidad emocional –afecti- las trayectorias vitales subjetivas o las que se generan
va–, gnoseológica mediada por el contexto situacional en devenires intersubjetivos. Más bien, en el quehacer
y cultural; principalmente por los universos de len- educativo hay opciones, decisiones, elecciones; hay
guajes individuales y colectivos. apuestas que nos indican la presencia de personas de-
cididas a asumir los riesgos del encuentro con el otro,
La formación de vínculos afectivos, no está ligada o dispuestas a extender la sumisión, el deseo por la do-
sólo a la configuración de sentimientos y sentidos de minación y el control, el conformismo, la arrogancia, la
identidad, pertenencia, confianza y solidaridad, tam- desconfianza, el guerrerismo o la brutalidad.
bién se relaciona con el reconocimiento de saberes y la
construcción de conocimiento como proceso intersub- El quehacer educativo, guiado por opciones y apues-
jetivo orientado por deseos, intereses –intra-teóricos y tas orientadas a la humanización, planetarización y dig-
extra-teóricos–, motivado por intercambios marcados nificación de la vida, no es ajeno a emociones fundan-
por la curiosidad, motor de todo pensar epistémico tes como la “amorosidad”, que se expresa no sólo en la
(Zemelman, H., 2005). relación con los educandos, sino en el propio proceso
de conocer y aprender a conocer, ésta es una emoción
Desde aquí, lo cognoscible parece volverse percep- luchadora que quiere abrirse paso en las posibilidades
tible, construible y apropiable en relación al acerca- y potencialidades que ofrecen contextos y sujetos; por
miento o lejanía que el objeto de estudio tenga con el ello, la “amorosidad” está ligada a la “valentía” que per-
campo emocional y los vínculos e interacciones con- mite enfrentar los acontecimientos que provocan mie-
versacionales. De acuerdo con Humberto Maturana, dos. Paulo Freire (1994), indicaba:

El encuentro educativo. Una experiencia dialógica-creativa-gnoseológica - Alfredo Ghiso 61


Tema: Educación: relaciones entre saber y conocimiento

“En la medida que re- Experiencia gnoseológica


conozco que como edu-
cador soy un político, El quehacer educativo tiene que ver con:
también entiendo me-
jor las razones por las “[…] comprender el mundo a través de la necesidad
cuales tengo miedo y y del gusto de cambiar el mundo. La vocación es de sa-
percibo cuánto tene- ber el mundo a través del lenguaje que fuimos capaces de
mos aún por andar para inventar socialmente. En el fondo, nosotros nos volvemos
mejorar nuestra demo- capaces de desnudar el mundo y de hablar del mundo […]
cracia […] en un tipo de es un saber del que somos sujetos, inventores, creadores,
educación que provoca y es un saber que no termina, que acompaña el proceso
críticamente la conciencia individual y social de las personas en el mundo” (Zibas,
del educando, necesariamen- 1993, p. 62-63).
te trabajamos contra algunos mi-
tos que nos deforman. Al cuestionar La experiencia gnoseológica pasa por describir,
esos mitos, también nos enfrentamos al poder do- explicar, comprender y expresar aquello de que nos
minante; puesto que ellos son expresiones de ese vamos haciendo parte. Aquello en lo que nos vamos
poder, de su ideología” (p. 63).
encontrando, integrando y que podemos penetrar en
profundidad. En relación a esto, Michael Ende (1996),
Es justamente por ese afán de sostener los mitos,
con imaginación, plantea el siguiente aforismo:
de cuidar lo cierto, de evitar la contradicción, de tener
todo bajo el control de la autoridad, que las prácticas “Los grandes misterios no son enigmas para los que
presentes en las instituciones educativas le temen al haya una solución precisa. Para penetrar en ellos, hay que
disfrute del encuentro, del diálogo y de la creatividad. dejarse trasformar por ellos. Quien no esté dispuesto o no
Es por ello que controlamos el entusiasmo y nos cuesta sea capaz de ello se empeñará en vano. Pero el que lo ha
reconocer los progresos de las chicas y los chicos; trata- conseguido no es capaz de revelar nunca nada a quienes
mos por todos los medios de que no se sientan alguien, no quisieron o no pudieron. No le entienden. Así los mis-
que no vivan intensa y libremente el descubrir, recrear terios se protegen a sí mismos” (p. 331).
y utilizar los distintos recursos y oportunidades que
tienen, con nosotros, para conocer, más allá de lo que El proceso gnoseológico opera sobre lo complejo, lo
afirmamos como cierto. dudoso, lo posible; es un avanzar en el saber y conocer
que no oculta la incertidumbre y que difícilmente nos
Las prácticas educativas entendidas como experien- permite comprender una realidad de la que nos haya-
cias emocionales, llevan a que todas y cada una de las mos separado para estudiarla. La experiencia gnoseo-
actividades formativas, de los ejercicios de apropiación, lógica es un interrogar lo obvio de cada día, por consi-
aplicación y creación, de los encuentros, de los ambien- guiente, no opera desde la respuesta distante porque es
tes, de las relaciones, de los resultados, de los progresos, un reconocer, procesar, resolver problemas utilizando
de los errores incluso, sean generadoras de ánimos, po- la información con la que disponemos por hacer parte
tencialidades o entusiasmos para enfrentar los desafíos del mundo que queremos conocer; es un darse cuenta
del comprender, hacer y cambiar la realidad. de que no hay propuestas mágicas y de que, por ello, es
necesario desmitificarlas, re-significarlas, enfrentándo-

62 Educación y Ciudad No23 Julio - Diciembre de 2012 ISSN 0123-0425 pp. 57-66
educación
y Ciudad

se así a una realidad en la que “cada uno se transforma otros sentidos alternativos en una interacción educati-
en aquello que busca” (Ende, 1996, p. 76). va caracterizada por la creatividad, el diálogo, lo nove-
doso, la incertidumbre, el entusiasmo y el compromiso
Recuperar y resignificar vivencias, saberes y cono-
personal (Gutiérrez, F., 1999).
cimientos hace parte de la autenticidad exigida por la
práctica de enseñar-aprender, entendida como expe-
riencia gnoseológica en la que se recrean y reconfigu- Experiencia creativa
ran el conocer y sus formas de expresar lo conocido,
sin mutilar las emociones, las tensiones, los conflictos Alguien, alguna vez afirmó que formar es crear. Así,
y los intereses que se generan, manifiestan y negocian Gutiérrez (1999), comenta cómo. “En las antiguas for-
en el proceso de conocer. Por ello, la práctica formativa mulaciones –pedagógicas, que no acaban nunca de pas-
requiere de la palabra, de la expresión, y necesita de las ar–, el maestro es un modelador de jóvenes, es quién
diversas y desiguales formas de pronunciarla, propi- esculpe la materia del futuro” (p. 40). De las tesis ante-
ciando nichos de interacción real o virtual en la que el riores podríamos inferir que no todo formar, modelar, es
encuentro, la comunicación y el diálogo sean posibles. crear y que en el quehacer educativo, entendido como
experiencia dialógica, gnoseológica y creativa, estamos
La práctica educativa es, entonces, una experiencia hablando de un construir conocimientos en conjunto
gnoseológica que implica un proceso de conocimiento y de enseñar-aprender-desaprender que caracteriza la
caracterizado por el encuentro, el diálogo y la nego- tarea de construirlos. Dialogar, describir, explicar, com-
ciación. Es importante reconocer que no se da proce- prender y expresar lo conocido en contexto, es en sí un
so gnoseológico desde prácticas autoritarias, llenas de acto creativo porque lleva al encuentro consigo mismo,
certezas, seguridades o de ilusiones de certidumbres con los otros y con lo otro: me integro, hago parte de,
teóricas, conceptuales, procesuales o administrativas y cuando penetro profundamente con “amorosidad” y
que señalan “eficacias”, “innovaciones” y “calidades” valentía me transformo, es decir, me potencio sinérgica-
de los conocimientos construidos y aprehendidos. Es mente con ello. El encuentro educativo es un momento
importante recordar algo ya señalado: no hay procesos y un acto profundamente creativo. (Max Neef, M., s.f.).
educativos y, por ende, gnoseológicos, neutros: o están
orientados a humanizar, liberar, dignificar y construir La práctica educativa entendida desde el encuen-
democracia, o, por el contrario, tienen como finalidad tro y el diálogo, favorece y fortalece procesos gnoseo-
deshumanizar, someter, reificar y fortalecer modelos lógicos que acarrean creatividad, dado que mueven a
autoritarios y guerreristas de construir lo social.  observar, sintetizar, relacionar, inferir, interrogar, ima-
ginar, expresar, dramatizar, entre otras cosas. La expe-
Por ello, antes que abordar sistemas lógicos, es riencia creativa, integrada a los procesos educativos,
necesario plantear explícitamente lineamientos que no es el resultado de que cada educador y educando
orienten una gnoseología dialó- apliquen su imaginación, sino la consecuencia de inte-
gica, que guíen y ubiquen las grar el diálogo, la negociación cultural, las habilidades
prácticas en la construcción mentales, las emociones y los múltiples lenguajes, en
y deconstrucción de expe- el encuentro educativo.
riencias, saberes y cono-
cimientos; reconocien- El encuentro educativo impulsa las potencias crea-
do la alteridad como tivas del grupo que requiere de respuestas y, para ello,
fundamento de los a partir de conversaciones y nuevas coordinaciones,
mismos; capaces de desarrolla nuevos lenguajes indisciplinados y alterna-
confrontar las gramá- tivos, capaces de interrogar incesantemente, de mirar
ticas y lógicas impues- la realidad desde distintos ángulos, para poner en tela
tas; buscando construir de juicio toda certidumbre, estandarización, universa-
lización u homologación.

El encuentro educativo. Una experiencia dialógica-creativa-gnoseológica - Alfredo Ghiso 63


Tema: Educación: relaciones entre saber y conocimiento

El encuentro educativo entendido como experiencia


dialógica, gnoseológica y creativa, genera conciencia y
reconocimiento de los límites a romper y de los territo-
rios a conquistar; para ello se requieren encuentros edu-
cativos caracterizados por ser expresivos, productivos,
inventivos, innovadores, abiertos a lo que emerge en el
diálogo, en las conversaciones y en los nuevos acuerdos.
El encuentro educativo fundamenta y dinamiza pro-
cesos de enseñanza-aprendizaje-desaprendizaje, carac-
terizados por ambientes favorables y estimulantes, tan-
to para el desarrollo de las capacidades creativas de las
personas y de los grupos, como para la manifestación
de éstas en el macroentorno (contexto social, cultural e
institucional) y en el microentorno (ambiente cotidia-
no, familiar y grupal). La creatividad como experien-
cia, marca el encuentro educativo, la vida social en sus
distintas facetas, y permite desarrollar en educandos
y educadores nuevas opciones, elecciones y apuestas
para enfrentar los desafíos de la realidad. Epílogo
La experiencia creativa surge en el encuentro educati-
vo cuando se dialogan los diversos universos conceptua- “Cuando vivimos la autenticidad exigida por la práctica de
les, cuando se exploran los múltiples saberes; para ello enseñar-aprender, participamos de una experiencia total,
se requiere de lógicas y gramáticas apropiadas y aprendi- política, ideológica, gnoseológica, pedagógica, estética y
das, pero también de procedimientos heurísticos carac- ética…”.
terizados por modos de pensar, hacer o actuar flexibles.
Freire P. (1997).
Por otra parte, el encuentro educativo como expe-
riencia creativa depende de generar conciencia crítica
de lo que aparece o se silencia en las descripciones, Asumir la experiencia del encuentro como eje de la
comprensiones, explicaciones y expresiones. Esto nos práctica socioeducativa, requiere de una reorganización
exige el reconocimiento de los variados modos de “len- de la estructura del saber y de la racionalidad tecno-
guajear” (libretos, pretextos, textos y redes semánticas); burocratica aplicada a las prácticas pedagógicas actu-
lo que a su vez implica tomar conciencia crítica de las ales –técnico, profesional, gestor, administrador de
percepciones y representaciones que tenemos de la rea- proyectos o programas, a falta de educadores–, y para
lidad y de los diversos objetos de estudio o aprendizaje, ello son necesarios procesos de cambio y de reestruc-
con el fin de descubrir lo que bloquea u obstaculiza la turación política, epistemológica, teórico-conceptual,
experiencia creativa. metodológica y organizativa, que permitan caminar en
Por último, hace falta dejar en claro que el encuentro el encuentro dialógico y creativo, capaz de generar ex-
educativo, como experiencia dialógica, gnoseológica y periencias gnoseológicas que transformen emociones,
creativa, sólo es posible si permea las propuestas edu- pensamientos, expresiones y acciones, reconociendo lo
cativas en todos los planos en las que se configuran: el que está siendo mutilado, lo que está siendo desechado,
institucional, administrativo, docente y familiar. lo que queda en las márgenes o fuera de ellas, y que hace
parte fundamental de ese territorio material/simbólico/
real/virtual, que configura las experiencias educativas.

64 Educación y Ciudad No23 Julio - Diciembre de 2012 ISSN 0123-0425 pp. 57-66
educación
y Ciudad

Referencias
Andrade, R. (2005). Hacia una gnoseología del des- Maturana, H. R., y Verden-Zoller, G. (2012). Amor y jue-
aprendizaje dialógico cognoconsciente: Principios go, fundamentos olvidados de lo humano. Santiago
para desaprender en el contexto de la complejidad. de Chile: Editorial JCSaez.
Revista Electrónica de Investigación Educativa, 7
(2). Obtenido el 28 de Agosto de 2012, desde http:// Max Neef, M. (s.f). El Acto Creativo. Obtenido el 31
redie.uabc.mx/vol7no2/contenido-andrade.html de Agosto de 2012, desde http://es.scribd.com/
doc/6647037/Manfred-Max-Neef
Dabas, E., y Najmanovich D. (Comp.). (1995). Redes. El
lenguaje de los vínculos. Buenos Aires: Paidós. Roger, E. (2001). Complejidad: Elementos para una de-
finición. Obtenido el 31 de Agosto de 2012, desde
Ende, M. (1996). Carpeta de apuntes. Madrid, Alfagua- www.pensamientocomplejo.com.ar
ra.
Torres, A. (2008). La educación popular. Trayectoria y
Freire, P. (1993). Pedagogía de la Esperanza. México: actualidad. Bogotá: El Búho.
Siglo XXI.
Zemelman, H. (2005). Voluntad de conocer: El sujeto y
Freire, P. (1994). Cartas a quien pretende enseñar. su pensamiento en el paradigma crítico. Barcelona:
México: Siglo XXI. Anthropos.
Freire, P. (1997). Pedagogía de la autonomía. México:
Siglo XXI.
Ghiso, A. (2005-Enero-Junio). Configuraciones, senti-
dos y articulaciones de los procesos de formación
en investigación social. Revista trabajo social, No.
1. Medellín: Dpto. de Trabajo Social. Universidad
de Antioquia, 111- 132.
Ghiso, A. (2010).  La fugaz verdad de la experiencia
(Ecología del acontecimiento y la experiencia forma-
tiva). Polis. Obtenido el 12 de Septiembre de 2012,
desde http://polis.revues.org/372  ; DOI  : 10.4000/
polis.372
Gutiérrez, F., y Prieto, D. (1999). La mediación pedagó-
gica. Apuntes para una educación a distancia alter-
nativa. Buenos Aires: La crujía.
Klimenko, O. (2008). La creatividad como un desa-
fío para la educación del siglo XXI. Obtenido el 20
Septiembre de 2012, desde http://educacionyedu-
cadores.unisabana.edu.co/index.php/eye/article/
view/740/1717
Larrosa, J. (2008). Agamenón y su porquero. Bogotá:
Asolectura.
Larrosa, J., y Skliar, C. (Comp.). (2005). Experiencia
y alteridad en educación. Buenos Aires: FLACSO,
Homosapiens.

El encuentro educativo. Una experiencia dialógica-creativa-gnoseológica - Alfredo Ghiso 65


Tema: Educación: relaciones entre saber y conocimiento

66 Educación y Ciudad No23 Julio - Diciembre de 2012 ISSN 0123-0425 pp. 57-66