Sunteți pe pagina 1din 2

7 Versículos Bíblicos Que Te Ayudarán a

Superar La Amargura
Dejarse llevar por un espíritu de amargura le puede suceder a cualquiera de nosotros si no tenemos
cuidado. A raíz de amargura puede crecer de manera sutil en nuestro corazón mucho antes de
que el fruto de la misma suba a la superficie. La ira no resuelta, una actitud implacable, el
resentimiento, los celos, y la decepción continua son sólo algunas de las luchas de la vida que nos
hacen sumergirnos en la amargura .
Hay un remedio para tu espíritu amargo hoy, que es el bálsamo curativo de la Palabra de Dios.
Tomado en pequeñas dosis durante un período de tiempo puede liberar el alma torturada a conocer
el amor, la alegría y la paz del Espíritu Santo. Estudia los siguientes 7 textos bíblicos para ayudar a
superar tu amargura:
Juan 16:33
“Os he dicho estas cosas, para que en mí tengáis paz. En este mundo tendréis aflicción.
Pero confiad! Yo he vencido al mundo”
Cuando amargura intenta apoderarse de nuestros corazones, tenemos regresar a nuestro Señor
y recordar que Él venció al mundo. Él Señor nos ha prometido que nunca nos dejará, Él nunca
prometió que la vida sería fácil. Muchas veces la vida no parece justa y estamos tentados a
entregarnos a la amargura. Las pruebas y dificultades pasarán, pero la gracia de Dios será en
abundancia para los que se inclinan y confian en Él en los momentos difíciles de la vida.
Salmo 51:10
“Crea en mí un corazón puro, oh Dios, y renueva un espíritu recto dentro de mí”
La amargura nunca será buena para nadie, especialmente para los que están en la fe. Dar
nuestros corazones a la amargura significa que hemos resistido a la inspiración del Espíritu Santo. El
Señor nos revelará el pecado de amargura en nuestros corazones y nos obligará a buscar su cura y
perdón. No estaremos atrapados en la amargura, siempre y cuando reconocemos nuestras faltas,
nos arrepentimos, y humillamos al recibir un nuevo espíritu del Señor.
Proverbios 28:13
“El que encubre sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y se aparta
alcanzará misericordia”
Una vez que reconocemos que la amargura se ha apoderado de nuestros corazones, tenemos
que confesar en voz alta al Señor y para otros creyentes maduros. Cuando Noemi regresó a Belén
después de perder a su esposo e hijos, le pidió a la familia y amigos para referirse a ella como
“Mara”, que significa amarga. Su situación la hizo amarga, pero antes del final, ella fue bendecida por
el Señor con un nieto. Cuando la gente sabe cómo nos sentimos realmente, pueden orar y
animarnos a superar la amargura interior.
Efesios 4:26
Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 4:27 ni deis lugar al
diablo.
Muchas veces la amargura es el resultado de la ira no resuelta. Podríamos estar enojado con
Dios, con nosotros mismos, o con otros. La ira que no se trata puede convertirse fácilmente en una
raíz amarga peligrosa en nuestros corazones. Tenemos que ser honestos con nosotros mismos
cuando estamos enojados para orar pidiendo al Señor por fortaleza. A través de la ayuda del Espíritu
Santo, podemos tener una idea de las razones por las que estamos enojados y cómo tratar con esto.
Colosenses 3:13
“soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra
otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”.
Hay creyentes que piensan que no tienen que perdonar si no les da la gana. El problema es que
mantener la angustia en su corazón hacia los demás tiende a conducirlos al final por el camino de la
amargura. El Señor instruyó a su pueblo a perdonar, no sólo cuando les da la gana, pero por
obediencia a Él. Perdonamos como hemos sido perdonados-inmediatamente. El perdón no elimina
las consecuencias, sino que nos libera de la carga de la amargura.
Efesios 4:31
“Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.”
Sólo hay una manera de lidiar con la amargura y es deshacerse de ella como deshacerse de la
basura maloliente. Retener la amargura tiene el mismo efecto que la basura maloliente en un hogar,
se infiltra en todas las áreas de su vida. Al igual que con la basura, podemos llegar a estar
acostumbrados al olor sin verla. Sin embargo, cualquier persona que visite su casa lo sabrá.
Confiese y arrepentientase de la amargura en su corazón para que el Señor te puede llevar a un
mejor lugar para conocerlo.
Efesios 3: 17-19
“para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y
cimentados en amor, 3:18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los
santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, 3:19 y de conocer el
amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud
de Dios.”
No importa cuál sea la situación que lo llevó a la amargura, el amor de Dios puede curar su corazón
y mente para que pueda ser libre. Al recordar y meditar en el amor de Cristo para usted, usted tendrá
mucho tiempo para que su presencia y su paz lo cubra. En el bosque de la amargura, nos olvidamos
de cuánto somos amados. Este amor de Dios no sólo envió a su Hijo a morir por ti, sino que también
quiere lo mejor para ti en esta vida.

Amargado o alegre?
“El corazón conoce la amargura de su alma; Y extraño no se entremeterá en su alegría.”
(Proverbios 14:10).
Cada uno de nosotros tiene una opción para convertirse en una
persona alegre o amargada en nuestra vida. La alegria es que Dios
nos ama, perdona, y hace un camino para su pueblo escapar de la
amargura. El amargado vive una vida desperdiciada y sobrecargada
en el pesar y la ira que pesan sobre los demás. Fuimos creados para
más. Hemos nacido de nuevo para conquistar el mundo, Satanás
(derrotado), y la carne a través de la gracia de Dios. Sé libre hoy de la
amargura y se bendecido!