Sunteți pe pagina 1din 2

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

INSTITUTO PEDAGÓGICO ARTURO RAMÍREZ MONTUFAR


SOCIALES.
ENSAYO: El gran falso positivo de la Francia del s. XVIII
Andrés Felipe Salamanca Domínguez

Materia de estudio, igual que un sentido y un emblema de las revoluciones, pero ¿realmente la
revolución francesa fue y tuvo el sentido original?

Cuando nos hablan de revolución francesa, pensamos siempre un París con hambre, inquieto y
descontento; un pueblo que un día cualquiera tomo las armas y quemo la Bastilla. Si,
generalmente encontramos ese tipo de cosas en los libros, pero déjame decirte amigo lector, eso
es una completa farsa. La revolución francesa fue solo una lucha entre los diferentes sectores de la
minoría, donde el pueblo participó como excusa, como evidencia y en todos los casos, como carne
de cañón.

En el s. XVIII existían en Europa ya tres clases, referenciadas en las “Altas clases”: El clero,
autonomía e independencia en su administración; los nobles, con títulos y tierras; y desde más o
menos el s. XIV, la burguesía: comerciantes y grandes artesanos agremiados. En el s. XVIII, estos
burgueses ya tenían un poder similar al de los nobles, sólo diferían en la legalidad y legitimidad
ante los pueblos europeos. Los burgueses diferían de los pequeños artesanos y los comerciantes
pequeños, en cuanto a la cantidad de productos generaban, distribuían o vendían, además el
sector mercantil que manejaban principalmente los burgueses, se encontraba en el macro-
comercio y el la exportación de productos.

Las leyes que existían, y el orden social del momento: la feudalidad, no permitían el avance ni el
desarrollo económico, pues, todo lo que se producía era de acuerdo a ciertos parámetros, que no
podían ser cambiados. Para que los burgueses alcanzaran el poder, necesitaban lo que Soboul
menciona: “Tanto como la igualdad con la aristocracia, era la libertad lo que reclamaba la
burguesía: la libertad política, si, pero más aún la libertad económica, la de la empresa y beneficio.
El capitalismo exigía la libertad porque la necesitaba para asegurar su desarrollo. La libertad en
todas sus formas: libertad de la persona, condición del asalariado, libertad de los bienes, condición
de su movilidad, libertad de la mente, condición de investigación y de los descubrimientos técnicos
y científicos” 1 . Al encontrar esa “Libertad” que tanto pregonaban, podrían producir lo que
quisieran, o vender, comprar y comerciar como quisieran, sin que las leyes feudales o las normas
gremiales los afectaran, acelerando vertiginosamente su riqueza (interés de la mayoría de
humanidad)

1
Soboul, Albert – La revolución francesa (Pág. 14)
Mencionaba antes que el pueblo fue objeto de abuso, no entraré mucho en detalle pero la razón
de esto fue:”A las categorías populares propiamente dichas les faltaba el espíritu de clase”2 en
cuanto a que no se podían diferencia entre sí a los pequeños artesanos de los campesinos o de los
asalariados “No eran capaces de concebir soluciones eficaces para su miseria: la debilidad en los
gremios lo demostraba”3 la burguesía solo aceptó la alianza popular contra la aristocracia porque
las masas le permanecieron subordinadas. Claro que los campesinos desempeñaron un papel
crucial dentro de la revolución francesa, pues las mayores molestias eran sentidas por esta clase
social, molestias que la burguesía usó de excusa para alzarse contra el despotismo, el hambre, y la
miseria que habían patrocinado por los nobles, y el clero.

2
Soboul, Albert – La revolución francesa (Pág. 23)
3
Soboul, Albert – La revolución francesa (Pág. 23)