Sunteți pe pagina 1din 2

la psicología comunitaria va más allá de un enfoque individual psicológico e integra las

influencias sociales, culturales, económicas, políticas y ambientales para promover un cambio


positivo en la salud mental a nivel individual y sistémico.

La Psicología comunitaria es un área de especialidad que se ocupa de cómo los individuos se


relacionan con la sociedad. ¿Alguna vez piensa en cómo los problemas de la comunidad pueden
afectar a la salud y el bienestar de los individuos? O ¿Se ha preguntado alguna vez cómo la gente
puede convertirse en un contribuyente más activo para su comunidad?. Estos son los dos
principales temas de interés dentro del campo de la psicología comunitaria.

Este es un tema bastante amplio dentro de la psicología, ya que trabaja con conocimientos de
otras disciplinas incluyendo la sociología, las ciencias políticas, la salud pública, la psicología
transcultural y la psicología social. Los psicólogos que trabajan en este campo estudian la vida
cultural, económica, social, política y ambiental y la forma que éstas tienen de influir en las vidas
de personas en todo el mundo.

El enfoque de la psicología comunitaria puede ser a la vez teórica y aplicada, pero es a menudo
una mezcla de ambas. Mientras que algunos psicólogos comunitarios realizan investigaciones
sobre cuestiones teóricas, otros toman esta información y la utilizan para identificar problemas y
desarrollar soluciones dentro de las comunidades.

Lo que es y lo que no es la psicología comunitaria

Puede ser útil para describir la psicología comunitaria distinguirla de otras disciplinas con las
que es afín. Por ejemplo, la Psicología comunitaria es parecida a la psicología clínica y de la salud
mental, pero enfocada en la comunidad y en su orientación a la acción. Es decir, la psicología
comunitaria tiene como objetivo promover el bienestar humano. Aunque la psicología
comunitaria surgió en gran medida con la intención de localizar problemas de salud mental
dentro del individuo, los psicólogos comunitarios son más propensos a ver las amenazas a la
salud mental en el entorno social, o en la falta de ajuste entre los individuos y su entorno. Por lo
general abogan por el cambio social, más que el cambio individual. Se centran en la salud y no
en la enfermedad, y en la mejora de las competencias individuales y comunitarias.

La Psicología comunitaria es como la salud pública en la integración de una orientación


preventiva. Es decir, los psicólogos comunitarios tratan de prevenir los problemas antes de que
aparezcan, en lugar de esperar a que se vuelvan graves y debilitantes. Pero la psicología
comunitaria difiere de la salud pública en que su preocupación es principalmente la salud
mental, las instituciones sociales y la calidad de vida en general. En muchos sentidos, la
psicología comunitaria es como trabajo social, excepto por que tiene una orientación de
investigación muy importante. Los psicólogos comunitarios están comprometidos con la idea de
que no hay nada más práctico que una investigación rigurosa, bien concebido dirigida a los
problemas sociales.

La Psicología comunitaria es como la psicología social con la adopción de un enfoque de grupo o


sistémico hacia la conducta humana. Se preocupa del uso de los conocimientos psicológicos para
resolver los problemas sociales. Toma prestadas muchas técnicas de la industria y la psicología
de las organizaciones, aunque tiende a hacer frente a las organizaciones desde el enfoque
comunitario, como los sistemas de suministro de servicios humanos y redes de apoyo. Además,
se centra de forma simultánea en los problemas de los clientes y los trabajadores en lugar de
únicamente los objetivos y valores de gestión. Tiene que ver con cuestiones de regulación y
control, y con la mejora de las características positivas y las habilidades de los grupos sociales
relativamente sin poder, como las minorías, los niños y los ancianos de tolerancia social.

¿De qué trabajan los psicólogos comunitarios?

Dependiendo de la formación, experiencia y preferencias, los psicólogos de la comunidad


pueden trabajar como educadores, profesores, directores de programas, consultores,
desarrolladores de políticas, evaluadores, también como investigadores en las organizaciones,
como asesores en universidades, agencias gubernamentales y, por supuesto, en las comunidades
para promover la salud mental y el bienestar de la comunidad.