Sunteți pe pagina 1din 15

EL EFECTO DE LA TERAPIA PERIODONTAL EN DIABÉTICOS

Resultados después de 5 años

Westfeh E., Rylander H., Btohme G., Jonasson P., Lindhe J ,: El efecto de la terapia periodontal en
diabéticos. Resultados después de 5 vears. J Clin Periodonto / 1996; 23: 92-100. © Munksgaard,
1996.

Resumen. La presente investigación se realizó para estudiar la frecuencia de recurrencia de


periodontitis en sujetos diabéticos, que, antes del inicio de un período de seguimiento de 5 años,
fueron tratados por enfermedad periodontal moderada a avanzada, 20 pacientes con diabetes, tipo
1 (IDDM) o tipo 2 (NIDDM) y 20 controles de sexo y edad equiparados con cantidades similares de
periodonta. destrucción de tejido, fueron seleccionados para el estudio. Después de un examen de
selección, todos los pacientes fueron sometidos a terapia periodontal no quirúrgica (instrucción de
higiene oral, supra y escala subgingival). 3 meses después, se realizó el examen de ha. seline para el
estudio. Esto incluyó evaluaciones de varios parámetros como: número de dientes, placa, gingivitis,
profundidad de la bolsa de sondaje y nivel de inserción de sondaje, 6 meses después del examen
inicial, los 40 sujetos fueron retirados del mercado para un segundo examen. Sitios que en este
examen de 6 meses exhibieron sangrado en sondaje, y tenían profundidad de sondeo> 5 mm, se
programaron para terapia quirúrgica adicional (colgajo de Widman modificado). Después de esta
terapia adicional selectiva, se inició el período principal de monitoreo d. Durante este período, se
repitió un programa de control de placa cada 3 meses. Se realizaron reexaminaciones con respecto a
la placa, la gingivitis, la profundidad del sondaje y el nivel de inserción del sondaje 12, 24 y 60 meses
después del examen inicial. Los hallazgos de los exámenes revelaron que tanto los diabéticos como
los no diabéticos, tratados por formas moderadamente avanzadas de periodontitis aduit, durante un
período posterior de 5 años, pudieron mantener condiciones periodontales saludables. Por lo tanto,
la frecuencia de los sitios que exhibieron signos de enfermedad recurrente fue similar en los 2 grupos
de estudio.

Los hallazgos de estudios clínicos y epidemiológicos han indicado que la mayoría de los sujetos
adultos con diabetes insulinodependiente de larga duración parecen sufrir más deterioro del tejido
periodontal que los controles no diabéticos coincidentes por edad (por ejemplo, Belting et al, 1964,
Giavind et al, 1968, Cohen et al., 1970, Hugoson y otros 1989, Thorstensson y Hugoson 1993).
También se ha afirmado que los diabéticos jóvenes pueden presentar formas avanzadas de
enfermedad periodontal (Glavind y cols., 1968, Wolf 1977, Thorstensson y Hugoson 1993). Los
pacientes con diabetes de larga data con frecuencia experimentan cambios patológicos en muchos
tejidos y órganos, como la membrana basal glomerular, la retina, los nervios periféricos y el sistema
cardiovascular. El grado de complicaciones tardías diabéticas está estrictamente correlacionado con
el grado de control metabólico (DCCT 1993). Se ha sugerido que la periodonta] enfermedad "puede
ser otra expresión de esas complicaciones médicas generales en la diabetes mellitus".

(Thorstensson et al., 1995), individuos jóvenes (19-25 años) con nefropatía y retinopatía mostraron
más inflamación gingival que los pacientes sin tales complicaciones (Rylander et al., 1986). Por lo
tanto, se debe prestar atención al estado de los tejidos gingivales y periodontales en los diabéticos,
especialmente cuando la enfermedad no está bien controlada, y el resultado del tratamiento puede
ser diferente en los diabéticos que en los no diabéticos.

Se han publicado pocos estudios, todos de carácter a corto plazo, sobre el efecto del tratamiento sobre
la gingivitis y la periodontitis en diabéticos (Bay et al., 1974, Sastrowijoto y col., 1989, Tervonen y
col., 1991, Tabla 1). En los ensayos informados hasta el momento, tanto los diabéticos como los no
diabéticos respondieron bien a la terapia antimicrobiana mecánica, caracterizada por la resolución
del componente inflamatorio en la encía, la reducción de las profundidades de la bolsa de exploración
y la mejora o mantenimiento de los niveles de inserción de la sonda.

El objetivo del presente ensayo fue estudiar, durante un período de 5 años de monitoreo cuidadoso,
si la frecuencia de recurrencia de la periodontitis fue mayor en los diabéticos que en los controles no
diabéticos.

Material y métodos.
20 pacientes con diabetes y 20 controles no diabéticos con periodonta moderada a avanzada! Las
enfermedades fueron, en 1986-1988, seleccionadas e invitadas a participar en este estudio destinado
a prevenir la recurrencia de la periodontitis destructiva. Los sujetos en los 2 grupos se emparejaron
con respecto al sexo, la edad y la gravedad de la enfermedad periodontal. Los pacientes diabéticos
fueron seleccionados del grupo de pacientes tratados y mantenidos en la Clínica Ambulatoria para
Diabéticos, Departamento de Medicina Interna, Hospital Universitario Sahlgrenska, Goteborg. Los
controles no diabéticos fueron seleccionados de la caca! de pacientes remitidos al Departamento de
Pcriodontología. Servicio Dental Público, Goteborg

Los criterios para la inclusión en el estudio fueron;

(a) para todos los subconjuntos


- 46-65 años de edad;
- al menos 10 dientes restantes en cada mandíbula;
- enfermedad periodontal moderada a avanzada; grupo 4 según el sistema de clasificación
realizado por Hugoson y Jordan (1982);
- dispuesto a regresar a la clínica durante un período de 5 años para terapia periodontal
adicional, si es tratada;

(b) para sujetos diabéticos

- duración de la diabetes de> 10 años;


- s-crea! inine <] 50 u mol / !;

(c) para control no diabético

- aHbAi, valor <5,4%

Algunas características no dentales de la muestra objeto se informa en la Tabla 2, tanto en el grupo


de control diabético como en el no diabético, hubo 12 hombres y 8 mujeres. Entre los diabéticos, 11
sujetos eran no fumadores, mientras que 5 sujetos fumaban> 15 cigarrillos por día. Las cifras
correspondientes para los sujetos de control fueron 9 (no fumadores) y 10 (estimulantes, S: 15
cigarrillos / día).

14 de los sujetos diabéticos pertenecían a la categoría de diabetes tipo 1 (IDDM) y 6 a la diabetes tipo
2 (NrDDM) según los criterios de la Diabetes nacional Grupo de Datos (NDDG) en 1979 (National
Diabetes Data Group 1979) y la OMS en 1985 (Comité de Expertos de la OMS en Diabetes Mellitus \
985). Entre los sujetos diabéticos, 4 habían padecido la afección durante 10 a 19 años. 11 entre 20 y
29 años, y 5 finalmente habían sido diabéticos durante ^ 30 años. IS de los sujetos diabéticos recibió
medicación de insulina administrada por vía subcutánea.

En los sujetos diabéticos, el% de hemoglobina glucosilada (HbA, c) se utilizó para describir el nivel
de control metabólico. El HbA] c-ievel se analizó a nivel basal y se repitió durante el estudio y se
expresó como media de individuos de 0-24 meses y 24-60 meses, por encima del 10% describe
sujetos con un mal control metabólico. Solo 2 de estos sujetos se encontraron en el grupo diabético
(Tabla 2). Cuando se reclutaron para el ensayo, los diabéticos no tenían o tenían solo un grado leve /
moderado de relinopatía. nefropatía y neuropatía.

El diseño del presente estudio longitudinal se presenta en la figura 1, después de un examen de


selección, todos los pacientes fueron sometidos a terapia periodontal básica. Esto incluyó
instrucciones de higiene oral y evaluación del control de placa, escalamiento supragingival y
subgingival y cepillado de raíz. ¡La terapia subgingival que incluyó al menos 4 sesiones se realizó bajo
anestesia local y por un denta! higienista.

3 meses después de la finalización de la terapia básica, se realizó un examen de referencia. Los


siguientes parámetros fueron evaluados.

Numero de dientes

Se registró el número de dientes (terceros molares) en cada individuo.


Estado de higiene oral (PLI)

Los depósitos de placa se tiñeron con una solución reveladora (Diap! Ac Rondell® Astra, Sodertalje,
Suecia). Se evaluó el% de superficies de herramienta con placa.

Condición de la hemorragia gingival al sondaje, BoP)

La condición de la encía se evaluó mediante una prueba gentie en el fondo del bolsillo. Se calculó el%
de sitios que sangraron en dicha prueba.
Profundidad de bolsillo de sondeo, (PPD)

La profundidad del bolsillo de sondaje se midió a partir del margen gingival con una sonda
periodontal calibrada, pero nol sensible a la presión, con una precisión de 1 mm (diámetro de la punta
de la sonda = 0,5 mm, incrementos de 2 mm).

Nivel de accesorio de sondeo, (PAL)

El nivel de inserción del sondeo se midió con la sonda calibrada a partir de hitos bien definidos en
stents acrílicos fabricados individualmente.

Todos los parámetros se estudiaron en los mismos puntos de ubicación en 4 superficies de cada
diente presente: en el aspecto medio bucal y medio lingual y, para las superficies proximales, en el
lado bucal del área de contacto interproximal. Para los molares mandibulares, las mediciones se
realizaron a medio bucal y en la mitad de la lengua de cada raíz. Los movimientos maxilares se
midieron a nivel medio bucal en ambas raíces bucales, medio ~ palatal y aproximadamente en la raíz
palatina. Para cada parámetro, se calcularon los valores medios individuales así como los medios que
representan las superficies dentales bucales, linguales y proximales.

Después del examen inicial, todos los sujetos recibieron una serie de limpiezas dentales profesionales
adicionales (Axelsson y Lindhe 1974). El programa de control de placa se repitió una vez cada 3
meses durante la prueba. También se realizó la remoción de la placa subgingival en sitios donde se
registró sangrado al sondaje.

6 meses después del examen inicial, los 40 sujetos fueron retirados del mercado para un segundo
examen clínico integral (examen de 6 meses. Fig. 1). Todos los parámetros que se evaluaron al inicio
del estudio se estudiaron nuevamente. Los sitios que en este reexamen exhibieron sangrado al
sondear y tenían una profundidad de sondeo> 5 mm se programaron para terapia quirúrgica.
Después de la anestesia local, se realizó una incisión en el tejido gingival y se elevaron los fiaps de
acuerdo con la técnica descrita por Ramljord & Nissle (1977), colgajo de Widman modificado,
después de la elevación del colgajo, las superficies de la raíz expuestas se escalaron y cepillaron
cuidadosamente. Las aletas fueron reemplazadas y aseguradas con suturas interdentales. Se les
indicó a los pacientes que se enjuagaran, dos veces por día durante 14 días y durante 1 minuto cada
vez, con una solución que contenía 0,2% de digluconato de chiorhexidina. Las suturas fueron
removidas después de la semana. Re-exámenes con respecto a la placa, gingivitis, profundidad de
sondeo y el nivel de apego de sondeo se realizaron 12 meses, 24 meses y 60 meses después del
examen de referencia.

Análisis estadístico

La importancia de la diferencia entre los individuos diabéticos y de control se comparó utilizando la


prueba del estudiante. Las correlaciones entre algunos parámetros clínicos y de laboratorio (HbAlc)
también se calcularon (coeficiente de correlación de Pearson).
Resultados

Descripción del paciente Datos médicos

Solo hubo pequeños cambios con respecto a los datos médicos (medicación, nivel de HbA | ^ y
presencia de complicaciones) en el grupo diabético durante el estudio de cinco años (Tabla 2). El
valor medio de HbAjc- entre BL - 24 meses no difirió significativamente del de 24-60 meses. 2
individuos aumentaron su gravedad de la retinopatía y 2 individuos aumentaron su gravedad de la
neuropatía.

Abandonar

2 pacientes, 1 diabético y 1 control, murieron en el intervalo entre el examen de 24 a 60 meses. Estos


2 pacientes no mostraron diferencias importantes en comparación con los otros pacientes en el
estudio con respecto a los parámetros periodontales examinados al inicio del estudio. 188 sitios en
el grupo diabético y 246 sitios en el grupo Control se perdieron debido a extracciones dentales o
tratamiento restaurativo extenso.

Numero de dientes

En el examen de detección, el número promedio de dientes en el grupo diabético fue de 23.7, y en el


control 24.6. Durante la fase de tratamiento (3 meses iniciales), se extrajeron 6 dientes y 2 raíces
hemisecadas en el grupo diabético, y 4 dientes y 3 raíces hemisecadas en el grupo control. Todos los
dientes extraídos fueron molares. Durante los 5 años de mantenimiento, se extrajeron otros 4
molares en el grupo diabético y 3 molares en el grupo control.

Estado de higiene oral y condición gingival


El estado de higiene oral expresado como el porcentaje medio individual de las superficies dentales
con placa al inicio y después de 12 y 60 meses de mantenimiento se presenta en la Tabla 3. En el
examen inicial, el% promedio de las superficies que albergaban placa fue de 25.0 en el grupo
diabético y 21.1 en el grupo de control She (ns). Las superficies aproximadas tuvieron puntajes de
placa más altos que las superficies bucales / linguales. Durante el transcurso de los 60 meses hubo
una mejora significativa (/)<0.00]) del estado de higiene oral tanto en el grupo diabético como en el
control. Por lo tanto, en el examen de 60 meses, los porcentajes de superficies que albergan placa en
los 2 grupos fueron 9,2% (diabéticos) y 9,1% (control). En ambos grupos, la disminución de la
puntuación de la placa entre la línea de base y los exámenes de 60 meses fue principalmente el
resultado de un mejor control de la placa en las superficies dentales aproximadas (D: -25.2% y C: -
I8.5% 0.

En el examen inicial, el 23.8% de todos los sitios en el grupo diabético y el 19.8% en el grupo control
exhibieron signos de gingivitis (Tabla 3). Las unidades bucales / linguales recibieron puntajes de
sangrado más bajos que los sitios aproximados. Durante los 60 meses de monitoreo, en ambos
grupos, las condiciones gingivales mejoraron. Por lo tanto, en el examen final, las puntuaciones
medias de gingivitis individual fueron del 11,3% (diabéticos) y del 8,9% (controles). La reducción en
el porcentaje de sitios de sangrado fue en ambos grupos más pronunciada en sitios aproximados.
Profundidad del bolsillo de sondaje El% de unidades gingivai con profundidades de bolsillo de
sondeo en las categorías s 4 mm y ^ 7 mm se informa en la Tabla 4. En el examen de selección, 50.8%
de todos los sitios en el grupo diabético y 61.5% de los sitios en el control el grupo tenía una
profundidad de bolsillo de sondeo de S: 4 mm (ns). Los valores correspondientes para las
profundidades de la bolsa de sondaje de s 7 mm fueron 8.1% y 11.4% respectivamente (ns).

En el examen inicial, el 2, 3% (diabéticos) y el 23,4% (controles) de todos los sitios tenían una
profundidad de sondaje> 4 mm, mientras que menos del 1% de los sitios tenían una profundidad de
7 mm. Durante el transcurso de los 60 meses de monitoreo, hubo en ambos grupos una marcada
reducción adicional (p<0.001) De la profundidad de sondaje. Esto fue evidenciado por el hecho de
que en el reexamen de 60 meses, en ambos grupos de sujetos, solo 11.1% (diabéticos) y 13.5%
(controles) de sitios tenían una profundidad de sondaje de 4 mm y no tenían bolsas de S: 7 mm. .

En la figura 2 se informa el% s promedio de los sitios con una profundidad de sondeo de> 4 mm en
los diversos exámenes. Entre el examen de detección y el examen de basehne, hubo una disminución
pronunciada en la frecuencia de las bolsas profundizadas patológicamente; en el grupo diabético de
50.8% a 21.3% y en el grupo de control de 61.5% a 23.4%. Durante el período de mantenimiento,
solo hubo alteraciones menores con respecto a la profundidad de la bolsa de sondeo en los 2 grupos
en estudio. La Fig. 3 describe el número de sitios que exhibieron una reducción (> 1 mm),
permanecieron sin cambios o mostraron una mayor profundidad de bolsa de sondeo (> 1 mm) entre
la línea de base y el examen de 60 meses. En el grupo diabético 1810 sitios (88.7%) de 2040 se
mantuvieron sin cambios mientras que 203 bolsillos (9.9%) se redujeron en profundidad y 27
bolsillos (1.3%) se volvieron más profundos. En el grupo control, 1865 sitios (88.6%) de 2103
permanecieron sin cambios, 207 sitios (9.8%) se redujeron en profundidad y 31 sitios (1.5%)
exhibieron un mayor valor de profundidad de sondeo (n.s.).

Comprobación del cambio de nivel de accesorio

La Fig. 4 describe las alteraciones que ocurrieron con respecto al nivel de inserción de prueba entre
la línea de base y los exámenes de 60 meses. En el grupo diabético, 117 sitios (5.7%) ganaron (> 1
mm) mientras que 60 sitios (2.9%) perdieron (> i mm) la inserción de sondaje. En el grupo de control,
las cifras correspondientes fueron 115 (5.5% ganado) y 135 (6.4% perdido). No hubo diferencias
significativas entre los 2 grupos de estudio con respecto a la prueba del cambio de nivel de
attachtnent durante el período de observación. Un análisis adicional de los datos reveló que 24 sitios
(de 60) que en el grupo diabético presentaban pérdida de inserción se localizaron en las superficies
bucales. El número correspondiente en el grupo de control fue 50 de 135. Por lo tanto, 40% de los
sitios en el grupo diabético y 37% de los sitios en el grupo de control con pérdida de inserción> 1
mm eran superficies bucales que exhibían recesión gingival adicional.

Cirugía periodontal

La cirugía periodontal se realizó durante el período comprendido entre el intervalo de 6 meses y el


intervalo de 12 meses en 9 sujetos control diabéticos y 1O. Un total de 16 sitios en el grupo diabético
y 28 sitios en el grupo control se sometieron a terapia quirúrgica. La mayoría de los sitios tratados
quirúrgicamente, 23 sitios en el grupo diabético y 2 \ siles en el grupo controS, exhibieron niveles de
inserción inalterados para el tratamiento. Hovvever, durante la fase de mantenimiento, 3 sitios
quirúrgicamente afectados en el grupo diabético y el sitio I en el grupo de control se perdieron debido
a la extracción de dientes.

Fig. 3. Número de sitios con cambio de profundidad de sondeo> 1 mm entre la línea base y el
examen de 60 meses en el grupo diabético (barras icft) y el grupo control (barras derechas), "O
'" ± 1 mm: número de siles sin cambios o cambios dentro de 1 mm.
Fig. 4. Número de sitios con nivel de inserción de sonda (PAL) cambiar> 1 mm entre la línea de base
y el examen de 60 manth en el grupo diabético (barras izquierdas) y el grupo de control (barras
derechas), "0" "± 1 mm: cantidad de sitios sin cambios o cambios dentro de 1 mm.

Relación entre datos médicos y variables periodontales

Los análisis de correlación se realizaron entre valores medios de HbAi ^ (BL - 60 meses) y algunos
parámetros periodontales (cambios en BoP, PD). No se encontraron correlaciones significativas entre
las variables médicas y periodontales en los pacientes diabéticos (e.g. R = 0.02 (p=0,49), r = 0.03
(p=0.56) para BoP aud PD, respectivamente). Pacientes diabéticos con ambas retinopatías.
Nefropatía y neuropatía (grupo I, 9 pacientes) se compararon con pacientes diabéticos con
retinopatía simple o no, sin nefropatía y sin neuropatía o miid (pacientes del grupo II, 1O) con
respecto a la frecuencia de sitios con hemorragia reducida al sondaje, profundidades de bolsillo
reducidas y pérdida de acceso, los dos subgrupos de pacientes diabéticos no difirieron
significativamente a este respecto (Fig. 5).

Hábitos de fumar y variables periodontales

Hubo 5 individuos en el grupo diabético y 8 individuos en el grupo control que fumaron> 15


cigarrillos / día al final del estudio. No hubo diferencias importantes entre los fumadores
empedernidos y los no fumadores entre los pacientes diabéticos o los controles con respecto a la
frecuencia de los sitios que muestran ioss de inserción periodontal.

Discusión

Los resultados del presente estudio longitudinal demostraron inequívocamente que tanto los
diabéticos como los no diabéticos, tratados por formas moderadamente avanzadas de periodontitis
en adultos, durante un período subsiguiente de 5 años pudieron mantener las condiciones
periodontales sanas. Esto fue revelado por el hecho de que tanto los diabéticos como los controles a
los 5 años que incluyeron un examen inicial posterior al tratamiento exhibieron una prevalencia
similar pero baja de placas supragingivales, sangrado al sondaje, profundidad de sondaje patológico
y una pérdida adicional de sonda.

Los presentes hallazgos concuerdan con los datos previamente reportados (tratamiento con Vom y
estudios de mantenimiento de corta duración (Tabla 1). Así, Bay et al. (1974) trataron a 57 diabéticos
a largo plazo y 49 no diabéticos (alrededor de 20 años de edad) con meiicu3oiis escalado seguido de
instrucciones de higiene oral. La re-exatninación / semana más tarde reveló que ambos grupos
habían mejorado la higiene oral y las condiciones gingivales. Los puntajes del índice púrico (Siiness
y Loe 1964) se redujeron de aproximadamente i.2 al inicio a aproximadamente 0.5 a! El cambio
correspondiente de las puntuaciones del índice gingival (Loe y Siiness 1963) fue de
aproximadamente 0,8 a 0,3. Tervonen et al. (1991) determinaron la respuesta a corto plazo (3-4
meses) al tratamiento periodontal básico en 34 diabéticos y 45 no diabéticos (de 18 a 51 años).
Encontraron que ambos grupos de sujetos respondieron al tratamiento con una prevalencia reducida
de gingivitis (de aproximadamente 55% a aproximadamente 27%) y sitios con profundidad de
bolsillo en las categorías> 3 mm (de aproximadamente 9% a aproximadamente 4%) y que el grado o
la mejora de f no difirió entre los grupos. Sastrowijoio al (1989) examinó y trató a 55 sujetos
diabéticos y emparejados cuidadosamente 18 no diabéticos para la enfermedad periodontal. Primero
se evaluó la condición metabólica, se determinaron las condiciones periodontales y todos los sujetos
recibieron instrucciones de higiene oral y escalamiento completo. El examen periodontal y el
procedimiento de tratamiento se repitieron 3x, 6 meses después del tratamiento final, todos los
sujetos fueron reexaminados. Los autores observaron que las puntuaciones de la placa se redujeron
marcadamente durante el intervalo inicial de 4 semanas, pero parecían haberse acercado a los
niveles previos al tratamiento en el examen de 6 meses. Además, los parámetros que describen las
condiciones gingivales mejoraron durante la terapia básica, pero en muchos casos en el examen final
volvieron a los valores previos al tratamiento. El valor medio de la profundidad de sondaje fue de
aproximadamente 2,6 al inicio y alrededor de 2,5 a los 6 meses. Los cantos de los diversos parámetros
periodontales examinados parecían ser similares en sujetos diabéticos y no diabéticos. Los autores
concluyeron que el "efecto del tratamiento inicial en pacientes diabéticos no es diferente del efecto
del tratamiento inicial en los controles", sino también que "¡el aumento en el periodontal los
parámetros después de seis meses de control de placa de cuidado domiciliario indican que son
necesarias visitas más frecuentes al higienista dental ".

Las observaciones hechas en el ensayo actual también concuerdan con datos previamente
informados de varios centros de investigación sobre la importancia del control de la placa
supragingival y subgingival para el éxito a largo plazo de la terapia periodontal en sujetos con
periodontitis moderada a avanzada (Nyman et al., 1975). ., Nyman y Lindhe 1979, Axelsson & Lindhe
1981. Hili y otros 1981, Badersten et al. 1984). Por lo tanto, aunque la terapia básica bien ejecutada
puede resolver la mayoría de las lesiones asociadas con la periodontitis destructiva (Westfelt et al.,
1985), la recurrencia de la enfermedad puede prevenirse solamente en sujetos o en sitios donde la
infección de la placa se controla adecuadamente (Axelsson y Lindhe 1981).

El hecho de que los sujetos diabéticos en el presente estudio pudieran mantenerse durante un
período de 5 años sin signos importantes de periodontitis recurrente no excluye que la diabetes, de
hecho, sea un factor de riesgo en el desarrollo y la progresión de la periodontitis destructiva
(Hugoson et al. 1989, Nelson et al., '1990. Haber et al, 1991; para una revisión véase Yalda et al.,
1994). Como una cuestión de facL Grossi et al. (1994). que estudió los indicadores microbiológicos
para la enfermedad periodontal en 1426 sujetos, informó una odds ratio de 2,3 para la diabetes como
un factor de riesgo para la periodontitis. La razón por la cual el sujeto diabético puede tener una
susceptibilidad aumentada a la enfermedad periodontal no se entiende actualmente, pero puede
estar relacionada con, por ejemplo, función alterada de neutrófilos (Bagdadc y cols., 1972. Van Dyke
y col., 1980), deterioro de la síntesis y degradación del colágeno ( Spanheimer et al., 1988) y la
cicatrización de heridas deteriorada (Servold 1991). Los datos del presente estudio, sin embargo,
parecen indicar que los sujetos diabéticos, que, después del tratamiento de la enfermedad
periodontal, se inscriben en un programa de control de placa cuidadoso, exhiben una frecuencia baja
similar de periodontitis recurrente como controles no diabéticos.
Fig. 5. Cambio (BL - 60 meses) en% de sitios (media) con placa (PLI). sangrado al sondear (BoP).
profundización de profundidad de sonda (PPD)> inim y número de sitios (media) con pérdida de
inserción de sonda (pérdida de PA)> 1 mm en pacientes diabéticos con retino-, nefro-. y neuropatía
(grupo I. 9 pacientes) y en pacientes diabéticos sin dicho daño específico del órgano excepto la
retinopatía simple y la neuropatía leve (grupo II, 10 pacientes).

Reconocimiento

Este estudio fue apoyado por el Consejo Médico Sueco (Grant No B 87- 24X-06873-02) y el Centro de
Tecnología Colgate-Palmolive. Piscataway, Nueva Jersey, EE. UU.

Resumen

Presentamos a trabajar se ha hecho para estudiar la frecuencia de los reincidentes de una


periodontitis entre los sujetos diabéticos, antes del inicio de "un período de seguimiento de 5 años,
fueron tratados para la enfermedad periodontal moderada a previewe pacientes seleccionados para
este estudio incluido 20 pacientes de diabetes tipo I (DMID = diabetes insuiinodependant azúcar) o
de tipo 2 (DMNID = diablo azúcar no insuhnodependant) y 20 testigos que ellos fueron emparejados
por sexo y Página y presentative la misma cantidad de destrucción del tejido periodontal. Después
un examen preliminar (proyección), todos los pacientes fueron sometidos a terapia periodontal no
quirúrgica (enseñanza) higiene oral, escalamiento suteo-gingival) examen inicial (de referencia) el
complemento. meses después Este examen incluyó el registro de varios parámetros tales como:
nombre de los dientes, pia, gingivitis, profundidad del bolsillo y nivel de Tattach medidas de muestra.
Las 40 personas fueron nuevamente convocadas para un examen 2 = I 6 meses antes del examen
inicial. Los sitios que, en este examen de 6 meses, tenían hemorragia que provocaban sonda de sonda
y profundidades de bolsa de> 5 mm, fueron sometidos a tratamiento quirúrgico suplementario
(colgajo modificado de Widman). Después de este tratamiento selectivo adicional, el período
principal de una vigilancia para comenzar. Durante este período, un programa era el dominio de la
placa se repite cada 3 exámenes mes Concernant la plana, la gingivitis y la profundidad de las bolsas
es decir, nivel de las medidas I'aitache se renovaron por encuesta 12, 24 y 60 meses después del
examen originales. Los resultados de los exámenes revelaron que los diabéticos, como los no
diabéticos, tratados por periodontitis de moderada a grave en adultos, estaban en condiciones de
mantener un estado periodontal saludable. Por lo tanto, la frecuencia de presentar reincidencia fue
similar en los dos grupos estudiados.

Referencias

Axeisson, P. y Lindhe, J. (1974) El efecto de un programa preventivo sobre la placa dental, la gingivitis
y la caries en escolares. Se reanuda después de uno y dos años. Journal of Clinical Periodontology 1,
126-138.

Axelsson, P. y Lindhe, J. (1981) La importancia de la atención de mantenimiento en el tratamiento de


la enfermedad periodontal. Journal of Clinical Periodontology 8, 281-294.

Badersten, A., Niiveus, R. y Egelberg, J. (1984) ¡Efrect del periodonta no quirúrgico! terapia (II).
Periodontitis severamente avanzada. Journal of Clinical Periodontology 11, 63-76.

Bagdade, J. D., Nieison, K. L. y Bulger, R. J. (1972) Anomalías reversibles en la función fagocítica en


pacientes diabéticos mal controlados. The American Journai of the Medical Sciences 263, 451-456.

Bay, I., Ainamo, J. y Gad, T. (1974) La respuesta de los diabéticos jóvenes a periodonta] tratamiento ..
Journal of Periodontology 45, 806-808.

Belting, C. M .. Hiniker, J. J. y Dummett, C. O. (1964) Influencia de la diabetes mellitus en la gravedad


de la enfermedad periodontal. Journal of Periodontology 35, 476-480.

Cohen, D. W., Friedman. L. A., Shapiro, J., Kyle, G. C. y Franklin. S. (1970) Diabetes melitus y
enfermedad periodontal: observaciones longitudinales de dos años. Parte I. Journal of
Periodontology 41. 709-712.

DCCT (grupo de investigación triai sobre control de la diabetes y complicaciones) (1993) El efecto
del tratamiento intensivo de la diabetes sobre el desarrollo y la progresión de las complicaciones a
largo plazo en la diabetes mellitus insulinodependiente. The New England Journal of Medicine 329,
977-986.

Glavind, L., Lund, B. y Loe, H. (1968) La relación entre el estado periodontal y

duración de la diabetes, dosis de insulina y cambios retinianos. Journal of Periodontology 39, 341-
347.

Grossi, S. G., Zambon, J. J., Ho, A. W, Koch, G. Dunford, R. G., Machtei, E. E., Norderyd, O. M. y Genco, R.
J. (1994) Evaluación del riesgo de enfermedad periodontal

(YO). Indicadores de riesgo para pérdida de apego. Journal of Periodoniology 65, 260-267.

Haber. J., V ^ ties, I, Crowley, M., Mandell, R .. Joshipura, K. & Kent, R. (1991) Evaluación de la diabetes
como un factor de riesgo para la periodontitis. Journal of Dental Research 70.414. abstr. no. 1187.

Hill, R.W., Ramfjord, S.P., Morrison, E.C, Appleberry, E.A., Caffesse, R.G .. Kerry, G.J. y Nissle, R.R. (1981)
4 tipos de tratamiento periodontal en comparación con los 2 años. Journal of Periodontology 52, 655-
662.

Hugoson, A. y Jordan, T. (1982) Distribución de frecuencia de individuos de 20-70 años según la


gravedad de la enfermedad periodontal. Community Dent. Epidemiol oral. 10. 187-192.

Hugoson, A-, Thorstensson, H., Faik, H. y Kuylenstierna, J. (1989) Condiciones periodontales en


diabéticos insulinodependientes. Journal of Clinical Periodontology 16, 215-

223.
Loe, H. & Siiness, J. (J963) Enfermedad periodontal en el embarazo (I). Prevalencia y gravedad Acta
Odontologica Scandinavica 21, 533-551.

National Diabetes Data Group (1979) Clasificación y diagnóstico de diabetes • meiJitus y otras
categorías de intolerancia a la glucosa. Diabetes2 y, 1039-1057.

Nelson, R. G., Shlossman, M., en ciernes. L. M., Pettitt, D.J., Saad, M.E. Genco. R. I y Knowler, W. C. (1990)
Enfermedad periodontal y NIDDM en indios Pima. Diabetes Care 13, 836-840.

Nyman, S .. Rosling, B. y Lindhe. J. (1975) Efecto de la limpieza dental profesional en la curación


después de la cirugía periodontal. Journal of Clinical Periodontology 2, 80-86. Nyman, S. y Lindhe, J.
(1979), un estudio longitudinal del tratamiento periodontal y protésico combinado de pacientes con
enfermedad periodontal avanzada. Journal of Periodontology A, 163-169.

Ramfjord, S. R y Nissle, R. R. (1974) El colgajo de Widman modificado. Journal of Periodontology 4S,


601-607.

Rylander, H., Ramberg, R, Blohme, G. y Lindhe. J. (1986) Prevalencia de enfermedad periodontal en


diabéticos jóvenes. Revista de Periodontología Clínica 14. 38 ^ 3.

Sastrowijoto, S. H., Hart. A. A. M., Dijkstra, E .. Peters, G. J. M .. de Jong, K. J. M., Seelbach, U. y Abraham-
Inpijn. L. (1989) Efecto del tratamiento inicial en el periodonto en individuos diabéticos y no
diabéticos. Tejido. Servold, S. A, (1991) Impacto del factor de crecimiento en la curación de heridas.
Clínicas en Medicina y Cirugía Pediátrica 8, 937-953.

Siiness, J. y Loe, H. (1964) Periodontai enfermedad en el embarazo (II). Correlación entre la higiene
oral y el estado periodontal. Acia Odontologica Scandinavica 22, 121-135.

Spanheimer, R. G., Umpierrez. G. E. & Stumpf, V (1988) Disminución de la producción de colágeno en


ratas diabéticas. Diabetes 37, 371- 376.

Tervonen. T., Knuuttila, M., Pohjamo. L. & Nurkkala, H. (1991) Respuesta inmediata al tratamiento
periodontal no quirúrgico en sujetos con diabetes meiiitus. Journal of Clinical Periodontology 18, 65-
68.

Thorstensson, H. y Hugoson, A. (1993) Experiencia con enfermedad periodontal en adultos con


diabetes insulinodependiente de larga duración. Journal of Clinical Periodontology 20, 352-358.

Thorsiensson. H., Kuylenstierna. J. & Hugoson, A. (1995) Estado médico y complicaciones en relación
con periodonta! experiencia de la enfermedad en diabéticos insulinodependientes. Journal of Clinical
Periodontology 22. ppx ~ ppy.

Van Dyke. T. E., Horoszewicz. H. U .. Ciancioia. L. J. y Genco, R. J. (1980) Neutrophii disfunción


quimiotaxis en la periodontitis humana. Infección e inmunidad TJ. 124- 132.

Westfelt, E., Bragd, L., Socransky, S. S .. Haffajee, A. D., Nyman, S. y Lindhe, J. (i9S5) Periodonte
mejorado! condiciones después de la terapia. Journal of Clinical Periodoniology] 2, 283-293.

Comité de Expertos de la OMS en Diabetes Mellitus (1985). Serie de Informes Técnicos de la OMS
111.

Wolf, J. (1977) Condiciones dentales y periodontales en diabetes mellitus. Procedimientos de la


negación finlandesa Sockly 73, (suplemento VI). Yalda, B., Offenbacher, S. & Collins, J. G.

(1994) La diabetes como un modificador de la expresión de la enfermedad en tiempoBial.


Periodontology 2000 6, 37-49.

Dirección:

Elisabeth Westfelt

Departamento de Periodoncia
Facultad de Odontología

Universidad de Georgia

Medicinaregatan 12

3-413 90 Goteborg

Suecia