Sunteți pe pagina 1din 2

Universidad Simón Bolívar

Departamento de Filosofía
La Razón y las Pasiones (FLX592)
Alejandra Cordero 12-10645

Comentario: El Banquete [199c - 110a]

A continuación, se va a realizar un comentario sobre los pasajes 199c - 210a de "El


Banquete", una de las obras escritas en el período de madurez de Platón ​— Famoso
filósofo griego, seguidor de Sócrates ​— ​. El extracto que se va tratar, se centra en un
diálogo que tuvo Sócrates con Diotima, una sacerdotisa de Mantinea. En esta conversación
se tocan temas relacionados con: el amor, Eros — Dios del amor ​— y el impulso que tienen
los cuerpos y las almas de buscar cuerpos bellos para engendrar tantos hijos mortales
como inmortales.

Uno de los temas centrales en la conversación entre Sócrates y Diotima en los


pasajes estudiados fue: el amor por la belleza y su procedencia. Según la sacerdotisa, este
sentimiento proviene de la naturaleza, ya que la misma desea ser inmortal, y por tal razón,
impulsa a los seres mortales a buscar cuerpos bellos para procrear hijos y dejar
descendencia en el mundo. En este sentido, el cuerpo procreará hijos mortales y el alma
por lo general engendrará hijos inmortales, tales como: conocimientos, invenciones, leyes,
etc.

A través de este tema, se deja en evidencia que el autor tiene una idea de cuerpo y
alma como dos elementos fundamentales de una persona, que si bien, buscan objetivos
diferentes, al mismo tiempo pueden tener deseos similares. También se puede apreciar
que el término “alma” no tiene la connotación religiosa/mística que se le da hoy en día a
dicha palabra. Más bien, dentro del discurso, el alma se ve como un ente con deseos y
propósitos propios, al igual que los que tiene el cuerpo. Por lo tanto, se podría decir que
Platón tiene una visión en estos pasajes de una bipartición de las personas entre un cuerpo
y un alma. Así mismo, se puede observar que una parte del alma desea elementos de la
misma forma que lo hace el cuerpo (como es el caso de los cuerpos bellos) , pero existe
otra parte, más pura, que aspira a crear conocimiento, para alcanzar la inmortalidad y el
reconocimiento. Entonces, se podría intuir, que además de tener en mente una división
cuerpo-alma, Platón se guía por la idea de que el alma a su vez está dividida en dos partes:
una parte del alma que sigue y se enriquece con la búsqueda de conocimiento y homenaje,
y otra, que busca placeres similares a los del cuerpo.

Un aspecto importante que existía dentro del contexto en el que se escribió este
texto, y que ayuda a entender un poco de donde proviene todo este pensamiento, es el
hecho de que en la antigua Grecia, estaba bien visto que los hombres mayores y sabios
tuvieran como aprendices y amantes a chicos adolescentes. Por ende, en teoría, cuando
Platón se refiere a que el alma busca cuerpos bellos para procrear hijos inmortales, se
podría intuir, que la misma, por lo general hace dicha búsqueda en la belleza masculina;
mientras que el cuerpo, se inclina a amar la belleza de las mujeres, para de este modo
engendrar descendientes mortales.

Otro punto que se analizó en estos pasajes, fue el tema de Eros y el amor. En la
conversación entre Sócrates y Diotima, se habló de que las personas, por lo general aman
lo que no tienen.

Se puede intuir entonces, que para Platón el amor es una emoción que nace de las
carencias que pueden existir en una persona, y que dichas carencias pueden provenir tanto
del alma como del cuerpo, es decir, tanto el alma, como el cuerpo sucumben ante el amor.

Para el autor, esta pasión no pareciera ser un elemento negativo dentro de una
persona, ya que durante el texto se trata el amor como una pasión que, en cierta medida,
ayuda tanto al alma como al cuerpo a buscar lo que le falta, para alcanzar de esta forma la
felicidad.

Por lo tanto, se podría decir que el amor para Platón es una emoción que está
vinculada con la felicidad, el deseo, las carencias y el conocimiento propio de las personas.

Se puede hablar de la vinculación del amor con el conocimiento propio de las


personas ya que si se posee amor, es porque existe una falta personal, bien sea a nivel de
cuerpo o a nivel del alma. Esto, implica a su vez, que la persona es lo suficientemente
racional como para estudiarse a sí misma y darse cuenta de las cosas que no posee.
Entonces, se podría concluir que el amor es una emoción que nace dentro de las personas
racionales, que poseen carencias y que no son del todo felices.

Finalmente, en este punto, se sabe que para Platón el amor es una pasión disparada
por las carencias, y que el cuerpo y el alma se inclinan de manera natural a amar y a buscar
cuerpos bellos. Entonces, ¿Esto quiere decir que tanto el alma como el cuerpo de las
personas carecen de belleza?