Sunteți pe pagina 1din 6

GARANTÍA DE IMPARCIALIDAD DE LAS COMISIONES DE POSTULACIÓN

Las Comisiones de Postulación emergen como un cuerpo de participación

ciudadana que busca dar un equilibrio por medio de integrantes que representan

a instituciones de la sociedad civil, entiéndase universidades, gremios

profesionales, etc., que tienen como finalidad participar en los procesos de

selección de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, del Tribunal

Supremo Electoral y de la Corte de Apelaciones, así como del Fiscal General de

la República, Contralor General de Cuentas, entre otros.

Actualmente uno de los principales problemas que enfrentan las comisiones de

postulación es el excesivo número de integrantes, producto de la proliferación de

Facultades de Derecho, tomando en consideración, que anteriormente el número

de universidades era reducido, no obstante, hoy día han surgido varias

universidades que cuentan con facultades de derecho, la misión que se le otorgó

a los académicos referente a la protección de las comisiones de postulación se

desnaturalizó, reinando de esta cuenta la corrupción en Guatemala.

La actuación de los integrantes de las Comisiones de Postulación debe de

desarrollarse en un entorno de transparencia, su proceder debe ser confiable y

veraz, sin embargo, se puede observar que uno de los principales objetivos de

las comisiones es centralizar el poder, amparando a los distintos grupos, que abre

espacios a actores ajenos al sistema para poder controlarlos desde su eje,

además, las elecciones responden al interés de los distintos grupos de presión

que tienen injerencia real dentro del estado de Guatemala.


Relacionado a la garantía de imparcialidad en las comisiones de postulación existe

en el ordenamiento jurídico guatemalteco el Decreto 16-2005 “Ley de Garantía a

la Imparcialidad de Comisiones de Postulación”, que establece en su Artículo 1 lo

siguiente:

Artículo 1. Queda prohibido al funcionario que ocupe un cargo público de

cualquier naturaleza o rango, contratar, nombrar o autorizar el nombramiento para

trabajar dentro de la institución para la cual fue electo a cualquiera de los miembros

que conformaron la Comisión que los postuló o a los cónyuges o parientes de

estos, dentro de los grados de ley, salvo que los miembros de las comisiones de

postulación o sus parientes o sus parientes dentro de los grados de ley lleguen a

ocupar dichos cargos por el procedimiento de oposición una vez completadas las

calidades, requisitos y publicaciones que se establecieron al efecto en la Ley del

Servicio Civil o en las leyes específicas que regule dicho procedimiento.

Se considera que la garantía de imparcialidad se ve vulnerada en muchos

aspectos, en virtud, que el proceder de las comisiones de postulación para elegir

a la persona idónea para ocupar un puesto en una institución relevante dentro del

Estado obedece a otorgar favores entre amigos, colegas, parientes, gestando de

está cuenta un proceso viciado y pervertido.

Un claro ejemplo en el cual se violenta la garantía de imparcialidad es el del

abogado Sergio Roberto López Villatoro, quién mediante reuniones, festejos, pago

de dinero, alojamiento en hoteles, restaurantes y visitas el abogado Sergio

Roberto López Villatoro, más conocido como el “rey del tenis”, logró conformar

una especie de andamio para influir en las decisiones de las Comisiones de


Postulación del período 2014-2019, tanto para la elección de magistrados de Corte

Suprema de Justicia y la Corte de Apelaciones. Para lograr su objetivo gastó una

cifra significativa para tener el control de los procesos de elección.

Luego de realizar una exhaustiva investigación, se logró determinar que la

estrategia utilizada López Villatoro fue con la utilización de su oficina Lovi y

Asociados, lugar donde se encontraron los expedientes y los reportes de las

frecuentes reuniones con aspirantes a magistraturas, con comisionados y con

diputados, evidenciando así los vínculos afines y su marcado interés para

conformar las Cortes a su antojadiza voluntad.

Tal estrategia también se implementó mediante el pago de dinero, promesas y

entrega de beneficios a favor de algunos comisionados, quienes los aceptaron para

realizar un acto propio de su cargo, al votar conforme los intereses que

representaba López Villatoro, con la cual desobedecieron los principios de

objetividad, transparencia e independencia que deben de regular la conducta de

los funcionarios encargados de elegir a la más alta autoridad judicial.

La sociedad guatemalteca tiene que estar vigilante en el actuar de los integrantes

de las comisiones postulación, para evitar que esos cargos tan importantes sean

ocupados por personas que no tienen la ética, la preparación académica suficiente

para desempeñar tales cargos.

Todo lo relacionado anteriormente, busca identificar cuáles son los principales

problemas que enfrentan las comisiones de postulación, velar por que las mismas

actúen con apego a los siguientes principios:


 Transparencia

 Excelencia profesional

 Objetividad

 Publicidad

Anteriormente, se plantearon propuestas de Reformas a la Ley de Comisiones

de Postulación, entre ellas está que las universidades de donde salen los

decanos de las diferentes facultades, deben tener por lo menos cinco

años de funcionar y haber graduado una promoción, considero que es

una propuesta viable, en virtud, que algunas universidades tienen poco

tiempo de estar funcionando como tal en el país, no obstante su

decanos tiene participación en las postuladoras.

A pesar de contar con una ley que busca la obtención de un proceso

transparente, objetivo e imparcial, vemos que los integrantes de las

postuladoras buscan elegir a la persona que se acomode a los

intereses del grupo minoritario, imperando la corrupción en esos

procesos tan viciados.

“La Ley de Comisiones de Postulación deja cada procedimiento de elección con

una serie de instrucciones muy generales, con demasiadas posibilidades para

pensar en los candidatos. Lo dijo en su momento el magistrado de la Corte


Suprema de Justicia, José Arturo Sierra, como presidente de la Comisión de

Postulación para Fiscal General: “La Ley de Comisiones de Postulación es muy

general. El perfil ideal es pensado en función de lo que establece la Constitución

para cada cargo”. Pero como los autodenominados jueces de la independencia

judicial denunciaron: “Es mentira que sea la ley la que no permita la escogencia

de magistrados independientes. Es la aplicación arbitraria de esa ley lo que ha

permitido la injerencia en la independencia judicial”.1

¿Qué cambiar, cómo cambiarlo? ¿Serían reglas claras para cada Comisión de

Postulación? Montenegro señala que en la ley “hay cosas que necesitan

claridad”. Las reformas planteadas por su bancada atienden las distintas fases

del proceso. Desde la intención de hacer transparentes los fondos de campaña

que utilizan abogados y contadores para elegir a sus representantes para

Comisiones de Postulación dentro de cada colegio profesional, hasta la

elección de cada cargo en el Legislativo o en el Ejecutivo. “La propuesta

contempla que las Comisiones se tomen un tiempo de ocho meses para armar

la nómina de candidatos; además de hacer énfasis en el respeto de 72 horas

para recibir impugnaciones antes de la decisión final por el Congreso o el

Ejecutivo; como también se busca que los jefes de bloque realicen entrevistas

a los candidatos antes de ser electos; y que no se dé el hecho de que los

aspirantes sean juez y parte, es decir, que busquen un puesto y al mismo

tiempo que formen parte de las postuladoras”, dice Montenegro. 2

1
https://www.plazapublica.com.gt/content/de-como-poner-dientes-garras-y-reglas-la-ley-de-
comisiones-de-postulacion.
2
Ibíd
Bibliografía

https://www.plazapublica.com.gt/content/de-como-poner-dientes-garras-y-reglas-la-

ley-de-comisiones-de-postulacion.

Conclusión

La actuación de los integrantes de las Comisiones de Postulación debe de

desarrollarse en un entorno de transparencia, su proceder debe ser confiable y

veraz, sin embargo, se puede observar que uno de los principales objetivos de

las comisiones es centralizar el poder, amparando a los distintos grupos, que abre

espacios a actores ajenos al sistema para poder controlarlos desde su eje,

además, las elecciones responden al interés de los distintos grupos de presión

que tienen injerencia real dentro del estado de Guatemala.