Sunteți pe pagina 1din 3

UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA

CENTRO UNIVERSITARIO DE NOR-OCCIDENTE CUNOROC

PEM EN PEDAGOGÍA Y TECNICO EN ADMINISTRACIÓN EDUCATIVA

CURSO: SOCIOLOGÍA GENERAL

CÓDIGO: 911

LIC: ÁLVARO CARLOS AGUILAR FIGUEROA

TEMA: ANÁLISIS Y JUICIO CRÍTICO DE LA REBELIÓN DE LAS MASAS

ESTUDIANTE: HERNÁNDES LÓPEZ, JAK KEYSIN

CARNÉ: 201541390

SECCIÓN: “B”

HUEHUETENANGO, 29 DE julio de 2015


Análisis de la rebelión de las masas
Bueno mi análisis es que históricamente la relación entre masas y minorías (el
hombre integrante de la masa cree que lo que sabe es suficiente y no necesita
saber más, mientras que el que forma parte de las minorías es aquél que se exige
más que los demás. Ortega advierte en el prólogo para franceses La misión del
llamado intelectual es, en cierto modo, opuesta a la del político. La obra intelectual
aspira, con frecuencia en vano, a aclarar un poco las cosas, mientras que la del
político suele, por el contrario, confundirlas más de lo que estaba. Ser de la
izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre
puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la
inmovilización moral.
La sociedad es, dice Ortega, una unidad dinámica de dos factores: minorías y
masas. Esto constituye un hecho natural y en este sentido masa no tiene una
significación ofensiva. Una sociedad puede tener una masa perfectamente sana.
Lo triste sucede, nos dice Ortega, cuando esa masa no obedece su lugar original y
desea realizar una función que no le es natural, como si los peces quisieran volar
y las aves bucear. Pretender la masa actuar por sí misma es, pues, rebelarse
contra su destino, y como eso es lo que hace ahora, hablo yo de la rebelión de las
masas. Delante de una sola persona podemos saber si es masa o no. Masa es
todo aquel que no se valora a sí mismo- en bien o en mal- por razones especiales,
sino que se siente como todo el mundo, y, sin embargo, no se angustia, se siente
a sabor al saberse idéntico a los demás. Por otra parte, cuando Ortega habla de
minorías, del persona selecto, no habla del presumido que se cree superior a los
demás, sino de aquel que se exige más que los demás, aunque no logre cumplir
en su persona esas exigencias superiores.

Dice Ortega que la función natural de la minoría es guiar a la masa y la función


natural de la masa es obedecer los rumbos de la minoría. Hay que entender que la
minoría no es tampoco una clase o grupo social, sino una función , de modo que a
la misma se pertenece transitoriamente mientras se tienen aptitudes y actitudes
mejores para desarrollar una cierta tarea. Esto es algo tan simple como que si
pensamos en un aula lo natural es que el profesor enseñe a los alumnos y no los
alumnos al profesor. Pues bien, lo que nos advierte alarmado Ortega es que los
alumnos se han rebelado y pretenden ser ellos quienes conduzcan al profesor. Es
u ejemplo claro del maestro y los alumnos.
El hombre masa no reconoce instancias superiores fuera de sí mismo ante las
cuales subrogar su vida. Ante lo cual nos dice Ortega: “El hombre es, tenga de ello
ganas o no, un ser constitutivamente forzado a buscar una instancia superior.
La rebelión de las masas caracteriza en sus hojas al hombre del siglo. Como un
hombre que se hubiera ido en un largo viaje por lejanas tierras y al volver lo
encontrara todo patas arriba, todo desordenado e invertido.
Juicio critico

No estoy muy convencido de ello, pero no es cosa de formalizarse. Me importa,


sin embargo, que no entre en su lectura con ilusiones injustificadas. Conste, pues,
que se trata simplemente de una serie de artículos publicados en un diario
madrileño de gran circulación. Como casi todo lo que he escrito, fueron escritas
estas páginas para unos cuantos españoles que el destino me había puesto
delante.

Bueno lo que me convence o lo que estoy desacuerdo o le que me queda muy


interesado del tema de las masas es que la relación entre masas y minorías (el
hombre integrante de la masa cree que lo que sabe es suficiente y no necesita
saber más, mientras que el que forma parte de las minorías es aquél que se exige
más que los demás. Es bueno saber o ser de las minorías porque nos hace
entender que nosotros los que poco sabemos consigamos o buscar más de lo que
no sabemos, conseguir más de lo que no hemos visto y no quedar con solo que
tenemos y ver siempre que alguien sabe más que nosotros, y así podamos usar
eso como una forma de inspiración, para poder buscar y no dejar que de luchar y
conseguir más.

Todo lo que se habla me convence bueno ese es mi punto de vista porque me ase
entender que nosotros las minorías, como se dice en el libro de las masas,
nosotros debemos ser los que no sepamos nada para poder buscar más y luchar
contra los grandes que hacen o se hacen entender que saben, bueno el punto de
las masas o de los que se hacen los grandes, los que saben más, es muy mal o es
un pensamiento se podría decir ignorante, porque se hacen entender que saben
mucho y por eso se quedan así y no se quieren superarse, y es un mal ejemplo,
porque los seguidores de los grandes deben poner el ejemplo y demostrar que
saben y que pueden superarse estudiando más y ese es un punto mal o mal
ejemplo para los otros seguidores. Por eso no hay que ser o no seguir los pasos
de las masas, el libo es muy interesante y seria genial o se podría decir grandioso
compartirlo con las demás persona para poder así entender que nuestro mundo
solo existe de masas, así poder entender que nosotros somos la minoría, así
poder buscar más y poder superarnos y no estar estancado de lo que somos y no
buscar más de nosotros.

Ese es mi punto de vista o mi juicio que voy a repetir la parte que es que
históricamente la relación entre masas y minorías (el hombre integrante de la
masa cree que lo que sabe es suficiente y no necesita saber más, mientras que el
que forma parte de las minorías es aquél que se exige más que los demás.