Sunteți pe pagina 1din 58

0

Y LES HABLÓ
EN
PARÁBOLAS
Índice general - 0
01. El enano y el gigante 5 28. La gallina de los huevos 55. Morir para vivir 59 83. Si se siembra, se cosecha
02. Cielo e infierno desde de oro 32 56. Repara mi casa 60 87
aquí 6 29. Los dos amigos y el oso 57. Reconstruir 61 84. El elixir de la felicidad88
03. Naturaleza, cielo. 7 33 58. Aprende a perdonar 62 85. Volver al propio corazón
04. El lobo y la rata 8 30. El águila y el caracol 34 59. Cruces pesadas 63 89
05. Aún queda gente buena 31. Aviso para los que no lo 60. En las manos de dios 64 86. ¿Para quién caminas?90
9 sepan 35 61. Dios está en la calle 65 87. Los avisos de Dios 91
06. Diversión y esfuerzo 10 32. Cuando oigo tu nombre 62. Morir para dar vida 66 88. Saber de Cristo 92
07. El ratón y el león 11 36 63. Toma tu cruz 67 89. Ver y creer 93
08. ¿No has encontrado? 12 33. La familia 37 64. Buscando a Dios 68 90. Él me mira 94
09. Juguetes 13 34. Una piedra en el camino 65. La virgen de las tres 91. Somos únicos e
10. El profeta 14 38 manos 69 irrepetibles 95
11. No pesa, es mi hermano 35. Trabaja para la eternidad 66. Esperaba porque creía70 92. La noche y el día 96
15 39 67. El maestro y el discípulo 93. El tierno elefante 97
12. Maestro del maestro 16 36. Siempre hacia arriba 40 71 94. Dos tigres y un puente98
13. El zorro mutilado 17 37. Dios y tú 41 68. Valórate 72 95. Dejar huella para la
14. El que pierda su vida...18 38. Las dos hormigas 42 69. Como un niño en brazos historia 99
15. Pide lo que quieras 19 39. El caracol 43 de... 73 96. Encontrar la distancia
16. Homenaje de los monjes 40. Parábola del rey 44 70. Aceptarse a sí mismo 74 justa 100
20 41. Parábola de la montaña 71. Oración con cinco letras 97. Cómo se formaron los
17. Pregunta a los niños 45 75 desiertos 101
21 42. El asno y las ranas 46 72. El hombre de las manos 98. Dos no se pelean si uno
18. El mono que salvó a un 43. La paloma y la hormiga47 atadas 76 no... 102
pez 22 44. El perro sabio 48 73. El regalo de cada mañana 99. Los cuatro tipos de
19. Lo mejor y lo peor del 45. Cachorro de león 49 77 hombres 103
reino 23 46. Cambiar 50 74. El oro le ahogó 78 100. Corazón de oro
20. La oración del viejo 47. Ata tu camello 51 75. El amor hace milagros79 104
maestro 24 48. El mendigo 52 76. Mi vocación es el amor80 101. Siempre hacia arriba
21. Las mariposas 25 49. Vivir el presente 53 77. No cambies. Te quiero81 105
22. El cielo 26 50. Lo cotidiano y lo esencial 78. Los dos cangrejos 82 102. La vida como camino y
23. El espíritu de la navidad 54 79. Sólo por hoy viviré 83 adviento 106
27 51. Nuestras oportunidades 80. Basta un poco de alegría
24. Búsqueda y encuentro 28 55 84
25. El labriego y sus hijos 29 52. La única preocupación 56 81. El precio de una sonrisa85
26. El ciervo 30 53. El nieto de baruch 57 82. Que se haga en mí su
27. El gorrión y la liebre 31 54. ¡Acércate más! 58 voluntad 86
Ayuda, relación, unión - ¿Qué idea sacáis de la parábola?
- ¿Sientes alegría cuando ayudas a alguien?
01. EL ENANO Y EL GIGANTE CANTAMOS: ¡Qué bello es vivir para amar!
¡Qué grande es tener para dar!
¡Dar alegría y felicidad,
darse uno mismo eso es amar.
Solidaridad, egoísmo, amor, generosidad, compartir,
Cuentan que un gigante se disponía a atravesar un río inteligencia.
profundo y se encontró en la orilla con un pigmeo que no
sabía nadar y no podía atravesar el río por su profundidad. El
gigante lo cargó sobre sus hombres y se metió en el agua. 02. CIELO E INFIERNO DESDE AQUÍ
Hacia la mitad de la travesía, el pigmeo, que sobresalía casi
medio metro por encima de la cabeza del gigante, alcanzó a
ver sigilosamente apostados tras la vegetación de la otra
orilla a los indios de una tribu, que esperaban con sus arcos
a que se acercase el gigante. Cierto día un sabio visitó el infierno. Allí vio a mucha gente
El pigmeo avisó al gigante. Éste se detuvo, dio media vuelta sentada en torno a una mesa ricamente servida. Estaba llena
y comenzó a deshacer la travesía. En aquel momento una de alimentos, a cuál más apetitoso y exquisito. Sin embargo,
flecha disparada desde la otra orilla, se hundió en el agua todos los comensales tenían cara de hambrientos y el gesto
cerca del gigante, pero sin haber podido llegar hasta él. demacrado. Tenían que comer con palillos, pero no podían
El gigante dio las gracias al pigmeo, pero éste le replicó: “Si porque eran unos palillos tan largos como un remo. Por eso,
no me hubiese apoyado en ti, no habría podido ver más lejos por más que estiraban su brazo, nunca conseguían llevarse
que tú”. nada a la boca.
Impresionado, el sabio salió del infierno y subió al cielo. Con
gran asombro vio que también allí había una mesa llena de
comensales y con iguales manjares. En este caso, sin
embargo, nadie tenía la cara desencajada; todos los
presentes lucían un semblante alegre; respiraban salud y
bienestar por los cuatro costados. Y es que allí, en el cielo,
cada cual se preocupaba de alimentar con los largos palillos
al que tenía enfrente.
¿Cómo? ¿No ve usted (cielo) la naturaleza, los pájaros,...?
Esto es mi consuelo en las penas.

- Según tu forma de actuar: ¿qué vives hoy: el cielo o el


infierno?
- ¿En casa vives el cielo ayudando?

CANTAMOS: Danos un corazón grande para amar.


Danos un corazón fuerte para luchar. - ¿Sientes admiración por la naturaleza?
- ¿Qué es lo que más admiras de ella?

CANTAMOS: Loado, seas, ¡oh mi Señor! (4)


03. NATURALEZA, CIELO.
Respeto

Yendo de caza, dos hombres encontraron a un ermitaño, que 04. EL LOBO Y LA RATA
en una miserable choza llevaba una vida muy austera, y le
preguntaron:
¿Cómo se las arregla usted para estar aquí? ¿No
experimenta melancolía y malestar? El lobo se metió a sermonear a la rata, diciéndole que era un
Respondió el ermitaño: mal animal porque, sin ninguna vergüenza, no hacía otra
¡Oh, sí que lo experimento...! A veces lo paso muy mal, pero cosa que roer sacos, cajas, pan, queso, pescado y todo
cuando estoy así me asomo a la ventana y al momento me cuanto encontraba.
consuelo y aliento. Respondió la rata:
Uno de los cazadores fue corriendo a la ventana y, Señor, ¿y cómo vos me sermoneáis a mí cuando sois el
sorprendido, dijo al ermitaño: mayor devorador de la tierra? Ya que si yo me como un
Amigo, yo no veo nada. ¿Qué ves tú? ¿Qué cosa es ésa que, queso, vos hacéis cien veces peor, ya que degolláis un
viéndola, tanto te consuela? cordero o más, y si yo me pongo a roer un saco, vos bebéis
la sangre de cincuenta ovejas. ¡Bien haríais callando! Porque
mientras seáis todo gula y, estéis manchado de la sangre de Estaba segura que lo había perdido en el ascensor, pues allí
aquellos que habéis matado, no debéis ni a mi ni a otros había sacado la cartera.
corregir de glotonería. Y el lobo se fue avergonzado, diciendo Aunque con pocas esperanzas, puso una nota en el tablón de
para sí: «Si hubiese callado, no hubiera tenido que oír mis la portería.
malas fechorías”. Pronto la visitó el señor del tercero derecha:
Doña Paquita acabó de encontrar su billete.
Resulta que también lo encontró el señor de al lado, y el
joven del primero y el matrimonio del cuarto izquierda y la
sirvienta del segundo derecha.
Doña Paquita se echó a llorar, mientras le decía: Pero antes
que ustedes lo encontraran, yo lo había olvidado en el
bolsillo del abrigo.

- ¿Qué te parece más eficaz: hablar o actuar?


- ¿A quiénes das consejos?
- Recuerda algún consejo que Jesús nos dio?

- Nombra a gente buena que hay a tu lado.


Ayuda
- ¿Qué hubieras hecho tú en el caso de la mujer?

05. AÚN QUEDA GENTE BUENA CANTAMOS: Viva la gente, la hay donde quiera...

06. DIVERSIÓN Y ESFUERZO


Doña Paquita era una anciana viuda, risueña y muy buena
gente, que vivía en el 5 G del bloque alto del barrio. Ella
siempre escuchaba a todos y los sonreía. Hasta que un día,
ella, que iba justita todos los meses, perdió un billete de
cinco mil pesetas.
Estaba el viejo pescador en la orilla del río, esperando al
viajero que quisiera pasar a la otra orilla. La barca se
balanceaba reflejándose en el agua.
Un joven se le acercó preguntando:
¿Quieres pasarme a la otra orilla? Había una vez un ratón, que estaba preso entre las garras de
El pescador, en silencio, cogió los remos y le invitó a subir. un león.
Cuando llegaban al medio del río, el joven se fijó en algo El ratoncito no estaba así por haberle robado comida al león,
singular: en uno de los remos ponía diversión y en el otro sino porque estaba jugando y merodeando por donde el león
esfuerzo. estaba durmiendo, y claro, éste, molestado por no poder
El joven sonreía diciendo: descansar, apresó al ratón.
¡Caramba, cómo se nota que sois de otra generación! Ahora El ratón, al verse preso, le pidió disculpas al león por haberle
ya no se estila eso de esfuerzo. Con poder divertirse es molestado, y éste, conmovido, le perdonó.
bastante. Pasado un tiempo, estando el león cazando, cayó en una
El pescador no contestó, pero elevó lentamente el remo trampa, una gran red que había escondida entre la maleza.
donde ponía esfuerzo. Con el otro comenzó a remar, pero la Quiso salir, pero la red se lo impedía; entonces empezó a
barca daba vueltas sobre sí misma y no adelantaba un paso. rugir con fiereza, pidiendo auxilio. El ratón, al oír sus rugidos,
El joven contestó: sin pensarlo dos veces fue hacia el sitio donde estaba el león
¡Pero, hombre, coja el otro remos o no llegamos nunca! preso y comenzó a roer la red; así consiguió romperla y pudo
El viejo pescador lo cogió y volvió a remar con los dos remos. salir el león.
Al desembarcar le dijo:
Joven amigo, aprende la lección: para llegar a la otra orilla es
necesario diversión y esfuerzo. Siempre hay que utilizar los
dos remos.

- ¿Qué consideras más importante en la vida?


- ¿Qué esfuerzo pones en tu trabajo diario?
- Jesús dijo: “Esforzaos por conseguir las cosas de arriba”.
- ¿A quiénes sueles ayudar?
- Jesús ayudó a todos los que se acercaban a él. Recuerda
Solidaridad algún caso.
- ¿En tu clase predomina la ayuda?
07. EL RATÓN Y EL LEÓN
Búsqueda Ambición

08. ¿NO HAS ENCONTRADO? 09. JUGUETES

Un vecino encontró a otro cuando éste andaba buscando ¡Qué feliz eres, chiquillo, tirado ahí en el polvo, jugando hora
algo de rodillas. tras hora con ese palito! No puedo menos de reírme viéndote
¿Qué andas buscando?, dijo el amigo. jugar y jugar toda la mañana con ese pedacito de palo. Yo
Mi llave. La he perdido. sumo y sumo, hora tras hora también. Y quizás tú,
Y, arrodillándose los dos, se pusieron a buscar la llave mirándome, piensas: ¡Vaya un juego tonto! ¡Qué ganas de
perdida. Al cabo de un rato dijo el amigo. perder la mañana!
¿Dónde la perdiste? ¡Ay, chiquillo!, yo he olvidado ya el arte de divertirme con
En casa, contestó. palitos y con tortas de barro. ¡No quiero más que juguetes
¡Santo Dios! Y entonces, ¿por qué la buscas aquí? caros, reunir pedazos de oro y plata! Tú, con cualquier cosilla
Porque aquí hay más luz. que te encuentras, juegas contento.
Yo malgasto tiempo y fuerzas en cosas que nunca podré
tener. Pretendo atravesar el mar de la ambición con mi frágil
barquilla y me olvido de que yo también estoy jugando.

- ¿Qué busco y deseo en mi vida?


- Y a Dios ¿dónde lo buscas?
- REZAMOS: El padrenuestro...
- ¿Qué te enseña este relato?
- ¿Sabes compaginar el juego con el estudio?
- “Aprende a disfrutar estudiando”. lo importante es querer caminar.
Y forjar día a día los sueños;
nuestra voz, vuestra voz, se unirán.
Escucha, constancia, personalidad, cambio

Amor
10. EL PROFETA
11. NO PESA, ES MI HERMANO

El profeta gritaba con toda su voz en medio de la plaza de la


ciudad. Era decidido, distinto, prometedor... El país debía
cambiar. Todos lo escuchaban boquiabiertos y lo seguían. El grupo estaba de excursión, cuando aparece a lo lejos un
Pero poco a poco empezó a gritar que ellos también debían niño de unos 8 años, que trae sobre sus hombros a otro más
cambiar sus costumbres. Su clientela empezó a disminuir, pequeño, como de tres. Su rostro era ardiente, tostadito
pero él seguía gritando; tan sólo unos poquitos... y él seguía como el de todos los campesinos del lugar. Más expresivo
gritando hasta quedarse solo. Después de varios días quizás al pasar a nuestro lado, pero incapaz de ocultar un
gritando en la gran plaza sin que nadie lo siguiera, alguien cierto cansancio, producido sin duda por la distancia, lo difícil
se acercó y le preguntó: ¿Para qué tantas voces si nadie te del camino y el peso del niño.
escucha? Y la voz del profeta sonó con más fuerza: “Si yo me Para dar calor humano y aliento al pobre niño, pregunté con
hubiera callado, ellos me habrían cambiado a mi”. tono de cariñosa cercanía: “Qué, amigo, ¿pesa mucho?“ Y
él , con inefable expresión de cara y encogimiento de
- ¿Qué nos diría hoy el profeta? hombros, que encerraban gran carga de amor, de valor y
- ¿En qué tienes que ser constante? resignación, dice con fuerza y decisión: “No pesa, es mi
hermano”. Y agarrando más fuertemente al pequeño, que
sonríe y saluda con su manita derecha, echa una corta y
lenta carrerita haciendo saltar con gracia a su hermanito,
que aún mira una vez atrás para sonreír.

CANTAMOS: Caminar nunca es fácil sabéis.


- Comenta hechos parecidos que se hayan dado entre
vosotros.

CANTAMOS: Amar es entregarse


olvidándose de sí.
Buscando lo que al otro
puede hacerle feliz.
- Di tres cosas buenas que tienes.
- ¿Hay alguna cosa que no aceptas en ti? ¿Por qué?
Temor

12. MAESTRO DEL MAESTRO


Responsabilidad

13. EL ZORRO MUTILADO


Preguntaron un día a un maestro: ¿Quién fue vuestro
maestro?
Él respondió:
“Un perro. Lo vi al borde de un estanque de agua clara, Un hombre que paseaba por el bosque vio un zorro que
jadeando de sed, y no se atrevía a beber. Al acercarse a la había perdido sus patas, por lo que el hombre se preguntaba
superficie del agua veía su imagen reflejada, creía que era cómo podía sobrevivir. Entonces vio llegar a un tigre que
otro perro que le amenazaba y huía sin beber. Al final la sed llevaba una presa en la boca. El tigre ya se había hartado y
pudo más que el miedo, se arrojó al agua, con lo cual dejó el resto de la carne para el zorro.
desapareció el otro perro, y bebió a gusto”. Al día siguiente Dios volvió a alimentar al zorro por medio del
¿Y de qué le sirve a usted este incidente?, le dijeron. mismo tigre.
El maestro explicó: Él comenzó a maravillarse de la inmensa bondad de Dios y
“Entendí en aquel momento que el obstáculo que impedía al se dijo a sí mismo:
perro saciar su sed era su propio yo. El obstáculo que te “Voy también yo a quedarme en un rincón, confiando
impide avanzar es tu yo. El que no se niega a sí mismo, no plenamente en el Señor, y éste me dará cuanto necesito”.
puede ser mi discípulo”. Así lo hizo durante mucho tiempo; pero no sucedía nada, y el
pobre hombre estaba casi a las puertas de la muerte, cuando
oyó una voz que le decía:
¡“Oh tú, que te hallas en la senda del error, abre tus ojos a la
verdad! Sigue el ejemplo del tigre y deja ya de imitar al
pobre zorro mutilado”.
- ¿Qué te enseña esta parábola?
- ¿Cómo es tu entrega a los demás?
CANTAMOS: A ti canto, aleluya. - ¿Qué es lo que más te cuesta dar?
A ti te doy mi alegría.
A ti grito, Señor mío. CANTAMOS: Quien tiende las manos.
Mi dolor a ti elevo. quien da el valor
y quien no pide nada
ALELUYA, ALELUYA (2) sabe de amor.

Esperanza Comprensión

14. EL QUE PIERDA SU VIDA... 15. PIDE LO QUE QUIERAS

Un río quería fluir al mar por medio del desierto. Pero al ver
Kapkil Muni era pobre y desconocido antes de alcanzar la
la arena interminable tuvo miedo:
santidad.
“El desierto me resecará y el aliento caliente del sol me
Su mujer le dijo un día:
aniquilará o me convertirá en un charco maloliente”.
“Me he enterado de que el rey da una moneda de oro al
Entonces oyó una voz:
brahmán que sea el primero en bendecirle”.
“Entrégate al desierto”.
Kapil fue a dormir a la puerta del palacio para ser el primero
Pero el río replicó:
al amanecer el día.
“¿No perderé mi identidad?
El rey le dijo: “Pídeme lo que quieras”.
La voz le respondió:
Kapil pensó: Pediré la moneda de oro que me corresponde. O
“No serás lo que eres ahora”.
ya que el rey me ofrece más, pediré cinco. No, diez. Mejor
Y el río se entregó al desierto. Las nubes lo absorbieron y
veinte para cubrir todo el año. O cien. Más seguro, mil.
transportaron sobre las tórridas arenas. Convertido en lluvia
Digamos cien mil para asegurar el porvenir de mis hijos.
fue a caer al extremo del desierto. Y el río volvió a fluir
Mejor aún, un millón para vivir de los intereses.
alegre. Y lleno de gozo se dijo:
Pero el dinero solo no da la seguridad. Ya que el rey no me
“Ahora soy realmente lo que soy”.
ha puesto límites a lo que le puedo pedir, le pediré la mitad
de su reino. Bueno, el reino entero.
La verdad que esto me dará muchas complicaciones. Más Cuando llegó su turno, los otros monjes querían dar por
vale dejarlo en dinero. Volvamos al millón de monedas de terminado el acto, ya que éste no tenía nada importante que
oro. Demasiado. La verdad es que con cinco mil me basta. Y decir.
también con mil. Para ser sincero, voy a pedir sólo cien. O Sin embargo, en el fondo de su corazón, también sentía
veinte. O diez. O cinco. Lo mejor será pedir honradamente ganas de dar alguna cosa de sí a Jesús y la Virgen.
una moneda de oro, que es lo que me corresponde. ¿Y para Avergonzado, sintiendo las miradas de sus hermanos, sacó
qué necesito una moneda de oro? Mejor estoy como estoy. del bolsillo unas naranjas y empezó a lanzarlas al aire
Cesó el deseo. Y Kapil alcanzó la iluminación. haciendo malabarismo, que era lo único que sabía hacer.
Fue en ese instante cuando el Niño Jesús sonrió y comenzó a
batir sus palmas desde los brazos de su madre. Y fue para
este monje quien la Virgen extendió sus brazos, dejando que
sostuviese un rato en los suyos a su Hijo.

- ¿Has pensado lo que más le agrada a Jesús de ti?

CANTAMOS: Buena Madre, estoy aquí,


- ¿Qué le pedirías hoy a Jesús para ti y tu familia? quiero rezar, te quiero hablar.
- ¿Qué quitarías de tu habitación y seguirías viviendo Buena Madre, has sido tú,
igual? con sencillez, creyente fiel.
En tu regazo quiero estar,
cerca de ti.
Optimismo
Como un pequeño, te daré,
todo mi ser.
16. HOMENAJE DE LOS MONJES
BUENA MADRE, NUESTRA BUENA MADRE (bis)

Seguridad
La Virgen con el Niño Jesús en brazos bajó a la tierra a visitar
un monasterio. Orgullosos todos los monjes formaron una 17. PREGUNTA A LOS NIÑOS
gran fila y cada uno llegaba ante la imagen de la Virgen para
rendirle homenaje.
Uno declaró bellos versos, otro recitó la Biblia de memoria,
un tercero dijo el nombre de todos los santos. Y así todos
fueron honrando a la Virgen. Un ilustre pensador aprovechaba todo momento para
El último en pasa fue el monje más humilde del convento. profundizar en los pensamientos y sentido de su vida.
Nunca llegaba a encontrar la verdad que deseaba.
Ya cansado de tanto pensar, sólo dedicada tiempo a
reflexionar sobre el sentido de su vida: ¿Para qué vivo? Lo que para unos es comida, es veneno para otros. El sol que
Ni sus reflexiones ni encuentros con otros sabios le llevaron a permite ver al águila, ciega al búho.
nada claro.
Una tarde, mientras su hija de tan solo cinco años, jugaba, el
ilustre pensador, entre distraído y tierno, le preguntó:
“Y tú, hijita mía, ¿sabes para qué estás en la tierra?
La niña, sin pensarlo y sin titubear, respondió:
“Para quererte a ti, papá, mucho, mucho...” Y lo abrazó.

- ¿Qué sentido tiene para ti vivir?


- ¿Qué significan tus padres para ti?

CANTAMOS: Canta aleluya al Señor. (2) - ¿A quién ayudas y cómo?


Canta aleluya, (2) - “No mires solamente lo bueno para ti, sino lo que puede
Canta aleluya al Señor. ser bueno para los demás”.

Responsabilidad

18. EL MONO QUE SALVÓ A UN PEZ 19. LO MEJOR Y LO PEOR DEL REINO

¿Qué demonios estás haciendo?, le pregunté al mono


Al rey le gustaba aprender cada día más y así ser el más
cuando le vi sacar un pez del agua y colocarlo en la rama de
sabio.
un árbol.
“Estoy salvándole de perecer ahogado”, me respondió.
Un día llamó a uno de sus sirvientes y le dijo: “Tráeme la
cosa mejor que encuentres en mi reino”.
Poco después el criado volvió con una lengua. “Majestad,
dijo, la lengua es la mejor cosa. Con ella se alaba a Dios, los
enamorados se declaran su amor, los educadores enseñan la Aquel viejo maestro nunca dejaba de enseñar y nunca
sabiduría, los políticos acuerdan la paz, las familias recobran dejaba de aprender. Cada vez sabía más. La vida le había
la armonía...” llenado de conocimientos y le había llenado de prudencia.
Al oír esto, al rey le picó la curiosidad por saber qué era lo Cuando era joven, solía repetir, pedía a Dios que me diera
peor de su reinado. fuerzas para cambiar el mundo. Multitudes de alumnos me
En un tiempo récord, volvió el criado. Y ¡oh sorpresa! Esta seguían. Con el tiempo me di cuenta de que no había
vez también traía una lengua. cambiado a nadie y empecé a pedir fuerzas para trasformar
“Majestad, la lengua maldice a Dios, enturbia o destruye el al menos a los más cercanos.
amor entre las personas, crea odios y desconfianzas, incita al Ya no me escuchaban tantos. Llegué a viejo y me di cuenta
crimen y hasta mata. Con la lengua se destruye mucho de lo de lo estúpido que había sido.
que su majestad hace bueno”. Hoy sólo pido a Dios la gracia de cambiarme a mí mismo.
¡Ojalá hubiera pensado siempre así, no habría malgastado
mi vida!

- Para qué utilizas más la lengua: ¿para alabar o criticar?

CANTAMOS: Cuando sientas que tu hermano


necesita de tu amor,
no le cierres las entrañas
ni el calor del corazón.
Busca pronto en su recuerdo
la palabra del Señor:
Mi ley es el amor.

CANTAMOS: Danos un corazón


Cambio, experiencia, ideales, conocimientos, grande para amar.
oración. Damos un corazón
fuerte para luchar.
20. LA ORACIÓN DEL VIEJO MAESTRO
Superación - ¿Qué es lo que más te cuesta?
- Recuerda cosas que también le costaron a Jesús y sin
embargo las hizo.
21. LAS MARIPOSAS
Creatividad

22. EL CIELO
Eran tres mariposas amigas. Se querían, se ayudaban,
siempre estaban juntas. Un día vieron una puerta abierta por
donde entraba mucha luz. Volaron para curiosear y conocer
aquello tan claro y tan vivo.
Entraron en aquella habitación. Sentían una atracción hacia
A un discípulo, que vivía obsesionado por la idea de la vida
la luz. Acordaron tantear y conocer bien aquel misterio.
después de la muerte, le dijo el maestro:
Enviaron a la primera para que inspeccionara. Muy decidida,
¿Por qué malgastas un solo momento pensando en la otra
se acercó a la bombilla y enseguida regresó diciendo: “No he
vida?
sabido qué es aquello porque me cegaba”.
Pero, ¿acaso es posible no hacerlo?
La segunda fue más intrépida, se acercó bastante más y
Sí, le respondió.
volvió volando y diciendo: “¡Ay! Por poco me ciego y me
¿Y cómo?
quemo”.
Viviendo el cielo aquí y ahora.
La tercera, casi enfadada con las otras dos compañeras por
¿Y dónde está el cielo?
no haber traído la respuesta, voló con mucha fuerza y
Aquí y ahora mismo.
decisión hasta la bombilla. La pobrecilla no pudo dar marcha
atrás: la luz era también fuego para esas alas tan débiles.
Chamuscada y ciega, cayó al suelo gritando y llorando: “¡Ya
sé lo que es, ya sé lo que es! ¡Una bombilla!»

CANTAMOS: Dios está aquí,


- ¿Qué te dice esta parábola?
tan cierto como el aire que respiro,
tan cierto como la mañana se levanta,
tan cierto como que este canto lo puedes oír.

Navidad

Búsqueda
23. EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD
24. BÚSQUEDA Y ENCUENTRO

Esto era un ángel, el más pequeño de todos, y creía que no


valía para nada. Todos valían para algo, pero él...
Los ángeles estaban de fiesta: iba a nacer el Hijo de Dios. Un vecino encontró a su amigo cuando éste andaba
Uno iba a ir sobre el portal, otros tenían que avisar a los buscando algo de rodillas
pastores y los demás colocarían estrellas de la forma más ¿Qué andas buscando?, le dijo.
bonita posible; pero él no podía ni volar. Mi llave. La he perdido.
Un día le llamó Dios y le enseñó una estrella gigante que Y, arrodillándose los dos, se pusieron a buscar la llave
brillaba como el sol. Y le dijo: perdida. Al cabo de un rato dijo el vecino:
“Te voy a dar un cargo importante: guiarás con esta estrella ¿Dónde la perdiste?
a los tres Reyes Magos de Oriente hasta donde nacerá mi En casa, respondió.
Hijo”. ¡Santo Dios! Y entonces, ¿por qué la buscas aquí?
Y le contestó el ángel: Porque aquí hay más luz.
¡Pero si no sé ni volar!
Llénate de mi espíritu y tus propósitos se cumplirán.
Y así lo hizo. Y guió con la verdadera estrella de la Navidad a
los tres Reyes Magos hasta el portal del Hijo de Dios.

-¿De qué vale buscar a Dios en los lugares santos si donde lo


has perdido es en tu corazón? ¿Dónde buscas?
CANTAMOS: Dios está aquí, - Piensa en el trabajo de tus padres: ¿ te anima a trabajar
Tan cierto como el aire que respiro. más?
Tan cierto como la mañana se levanta. - ¿Qué es lo que más te cuesta hacer?
Tan cierto como que este canto lo puedes oír.
CANTAMOS: En el trabajo de cada día,
como vivías y amabas tú,
Trabajo
queremos, Madre, servir amando,
viviendo siempre junto a Jesús.
25. EL LABRIEGO Y SUS HIJOS
Aceptación

26. EL CIERVO
Un rico labrador, que veía próxima su muerte, llamó a sus
hijos aparte para hablarles sin testigos.
¡Guardaos muy bien , les dijo, de vender vuestra heredad,
legada por vuestros abuelos! Un tesoro se oculta en su
entraña, aunque ignoro su sitio. Más. Con un poco de Un ciervo se miraba en una fuente de agua fresca. Veía en el
esfuerzo conseguiréis encontrarlo. Pasada la cosecha, agua su figura y admiraba sus hermosos cuernos, diciendo:
removed vuestro campo, cavadlo de arriba abajo, sin dejar “¡Oh, qué cuernos tan complejos y hermosos tengo!”. Mas
un palmo sin mover. también se reflejaban sus patas en el agua y esto ya no le
Murió el padre y los hijos cavaron el campo de arriba abajo, y hacía tanta gracia, pues las veía demasiado largas; y de esta
con tal ahínco que al año siguiente la cosecha fue más manera se quejaba: «¡Oh, dioses! ¿Por qué a una cabeza tan
grande. Dinero no encontraron porque no lo había. Pero su hermosa como la mía le habéis puesto unas patas tan
padre fue un sabio, enseñándoles antes de morir que el largas? ¡Qué desproporción! ¡Oh, qué pesar tengo! Siempre
trabajo es un tesoro. iré por el mundo con este cuerpo. ¡Qué desdichado soy!»
Estaba en estas quejas, cuando vio venir a un perro fiero. Al
verlo, salió corriendo por el bosque, pero sus cuernos se
enganchaban con las ramas y retardaba la huida. A punto
estuvo el perro de alcanzarlo. Pero, gracias a sus patas,
largas y ligeras, logró escapar del perro.
Y se dijo: “Si estoy vivo, es gracias a mis patas. ¡Llévese el
diablo mis hermosos cuernos! ¡Y que el cielo haga eternos
mis feos pies!»
- Ponte en el puesto de la liebre. ¿Cambiarías el diálogo del
gorrión?
- ¿Te aceptas como eres? - ¿Te has visto en la situación del gorrión?
- Piensa que Dios te quiere así como eres. - ¿Crees que Jesús actuaría de la misma forma?

CANTAMOS: ALABARÉ, ALABARÉ CANTAMOS: Por eso estamos aquí,


ALABARÉ A MI SEÑOR. (bis) conmigo puedes contar,
y dejaré mi equipaje a un lado
para tener bien abiertas las manos,
Solidaridad
y el corazón lleno de amor.

27. EL GORRIÓN Y LA LIEBRE Avaricia

28. LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO


Un malvado gorrión le decía a una liebre, que había sido
apresada por un águila: “¿No eres tú tan rápida que, cuando
un perro logra cogerte, lo acarician y halagan por haber
corrido tanto?“ Se cuanta que un hombre tenía una gallina que todos los
De esta manera le hablaba el gorrión a la liebre, cuando días le ponía un huevo de oro.
llegó volando un gavilán y lo apresó. El gorrión comenzó a El hombre pensó que la gallina tenía un tesoro dentro de su
chillar y pedir auxilio, y dijo a la liebre: «Lo tienes bien cuerpo y decidió matarla.
merecido. Antes, cuando me viste presa, me insultabas y te ¡Cuál no sería su sorpresa cuando al abrirla vio que por
burlabas de mí. ¿Cómo te metes en los asuntos de los dentro era igual que las demás gallinas que ponían los
demás, si no sabes mirar primero por ti”? huevos normales!
Él mismo había matado a quien le proporcionaba riquezas.
- ¿Cuántas veces deseamos tener más de lo que tenemos?
- ¿La persona avara se siente satisfecha?

CANTAMOS: DANOS UN CORAZON


GRANDE PARA AMAR.
DANOS UN CORAZON - Cuenta al grupo alguna experiencia que tengas de
FUERTE PARA LUCHAR. verdadera amistad.

CANTAMOS: NO TE IMPORTEN LAS RAZAS


Amistad
NI EL COLOR DE LA PIEL.
AMA A TODOS COMO HERMANOS
29. LOS DOS AMIGOS Y EL OSO Y HAZ EL BIEN.

Esfuerzo

Iban dos amigos por el bosque, cuando de repente les sale 30. EL ÁGUILA Y EL CARACOL
un oso al paso. Uno de los dos amigos, muy asustado, se
subió a un árbol. El otro, abandonado a su suerte, se quedó
en el suelo haciéndose el muerto.
El oso, al verlo, se acerca poco a poco. Pero este animal, que
no se alimenta de cadáveres, comienza a olerlo, a tocarlo, lo Un águila real iba volando orgullosamente, cuando fue a
registra. Mas como el chico no se movía ni casi respiraba, es posarse en una roca donde tenía su nido. Vio allí un pequeño
abandonado por el oso que se fue diciendo: “Éste está tan caracol, y muy sorprendida dijo:
muerto como mi bisabuelo”. Pero, ¿cómo tú, que andas tan despacio, has podido subir
Entonces el amigo que estaba en el árbol, haciendo alarde hasta aquí a verme?
de su amistad, baja corriendo y lo abraza. Comenta la Y humildemente le contesta el caracol:
fortuna que ha tenido su amigo al haber salido ileso de tan Pues he subido arrastrándome. He tardado mucho, pero
peligroso trance y le dice: “¿Sabes? Me parece que el oso te como tengo paciencia, no me ha importado tanta tardanza y,
dijo algo al oído”. Dime: «¿qué es lo que te ha dicho?» Y por fin, he llegado hasta aquí.
nuestro amigo contesta: “Sólo una cosa: APARTA TU AMISTAD
DE LA PERSONA QUE, SI TE VE EN PELIGRO, TE ABANDONA”.
¡Sí, sí, lo sabemos!
Pues si lo sabéis, respondió el santo varón, ¡no tengo más
que deciros! Se bajó del púlpito y se fue de la iglesia.
Entonces los fieles decidieron que, si se lo preguntaba otra
vez, algunos dirían:
¡Sí, lo sabemos! Y otros dirían: ¡No, no lo sabemos!
A la semana siguiente el maestro subió de nuevo al púlpito y
dijo:
¡Oídme, creyentes! ¿Sabéis lo más importante que os voy a
decir hoy?
Algunos respondieron que sí y otros que no.
Entonces, dijo el maestro, aquellos que lo sepan que se lo
cuenten a los que no lo saben. Y se bajó del púlpito.

* ¿Recuerdas frases del evangelio donde Jesús hable de


esfuerzo, perseverancia?

CANTAMOS: Libertador de Nazaret, - Recordar que cada día es el mejor regalo que Dios nos
Ven junto a mí, ven junto a mí. puede hacer. ¡Vive!
Libertador de Nazaret.
¿Qué puedo hacer sin ti? CANTAMOS: Hoy, Señor, te damos gracias
por la vida, la tierra y el sol.
Hoy, Señor, queremos cantar
Gratitud
las grandezas de tu amor.

31. AVISO PARA LOS QUE NO LO SEPAN Dios

32. CUANDO OIGO TU NOMBRE


Dicen que un santo varón subió un día al púlpito de una
iglesia para dar un sermón. Una vez allí preguntó a los fieles:
¿Sabéis de qué os voy a hablar hoy?
¡No, no lo sabemos!, respondieron. Se llamaba Daniel. Era africano. Y creía en Dios.
Pues si no lo sabéis, ¿qué os puedo contar? Alguien propuso reírse de él. Y le preguntó:
Bajó del púlpito y salió del templo. Oye, Dani, ¿cómo sabes que existe Dios?
La semana siguiente hizo la misma pregunta. Y Daniel respondió:
Esta vez los fieles contestaron:
¿Y cómo sabes tú que una persona o un perro o un burro han Se cuenta que cuando José Sarto, futuro Papa San Pío X,
estado alrededor de tu choza? recién consagrado obispo de Mantua, fue a ver a su madre,
Muy fácil dijo el otro, lo descubro por las huellas que deja en orgulloso le enseñó el anillo episcopal y dijo:
la arena del suelo. Mamá, mira qué hermoso anillo he recibido.
Entonces Daniel dijo: Ella sonrío y mostró a su hijo su anillo de alianza, diciéndole:
También yo lo descubro por las huellas que deja Dios en mi Hijo, sin éste no habrías recibido el tuyo.
vida.

- Si descubres las huellas de Dios en tu vida, vivirás de otra


manera. Te sentirás querido por él.

CANTAMOS: Dios está aquí, - Si cuidas la familia, cuidarás tu corazón.


tan cierto como el aire que respiro - La familia es el lugar donde recibimos el amor y cariño
tan cierto como la mañana se que nos hace crecer y vivir.
levanta
tan cierto como que este canto lo CANTAMOS: Amaos como yo os he amado,
puedes oír. con el corazón abierto,
construyendo entre todos
la familia de María. (bis)
Familia

Egoísmo
33. LA FAMILIA
34. UNA PIEDRA EN EL CAMINO
Estaba un día Diógenes plantado como un palo en la esquina
de una calle, riéndose como un loco. Miguel Ángel fue uno de los artistas más grandes de todos
¿Por qué te ríes?, le dijeron los amigos. los siglos. Un día el Papa le llamó y le encargó que pintara la
¿Veis aquella piedra que está en medio de la calle?, Capilla Sixtina.
respondió el sabio. Pues ya han tropezado en ella más de Miguel Ángel tomó el lápiz, trazó una línea, terminó unos
quince personas. Después de tropezar la miran, echan un dibujos y subió él mismo a los andamios. Tomó los pinceles y
par de tacos y se van, pero ninguno la ha retirado para evitar empezó a pintar.
que otros pudieran tropezar. Y allá arriba se pasaba los días, las semanas y los meses. Se
extasiaba en su obra.
Un día se presentó el Papa y gritó desde los andamios:
Pero, bueno, Miguel Ángel, ¿cuándo terminas?
Hace meses que has empezado y todavía no se ve nada.
Santidad, dijo el artista, yo no trabajo para el tiempo, trabajo
para la eternidad.

- Ninguno pensaba en los demás, sólo en sí mismos.


- Tenemos tarea, vamos a retirar las piedras del camino y
vivir un poquito el amor.
- Rezamos el Padrenuestro... - Pon un proyecto en tu vida. Apunta alto.
- No trabajes sólo para el tiempo, acuérdate de la
Proyecto eternidad. Lo que importa es lo que has amado.

35. TRABAJA PARA LA ETERNIDAD Confianza en Dios


36. SIEMPRE HACIA ARRIBA CANTAMOS: El Señor es mi fuerza,
mi roca y salvación. (bis)

Amor - ilusión

Muchacho, ¿sabes encaramarte?, preguntó el capitán de un


barco a un soldado. 37. DIOS Y TÚ
Sí, mi capitán, en mi pueblo subía a los árboles más altos.
Con agilidad comenzó a trepar mástil arriba. Ya se acercaba
a la punta cuando miró hacia abajo y el vértigo se apoderó
de él.
¡Que me mareo, que me mareo!, gritaba con angustia el En la parte superior de la catedral de Milán hay muchas
muchacho. estatuas de santos esculpidas en mármol blanco.
El capitán, que estaba siguiendo la maniobra, se apresuró a El escultor estaba muy atareado en su trabajo, cuando uno
decirle: ¡Eh, muchacho, hacia arriba, mira siempre hacia de sus amigos le dijo:
arriba! No comprendo por qué derrochas tu arte en semejante
El soldado obedeció, miró hacia lo alto y se le pasó el miedo trabajo. Allá arriba, en la cúspide del templo, nadie verá las
al vértigo. estatuas de cerca y así no será posible apreciar tu trabajo.
Respondió el artista:
A mí me basta que tú reconozcas mi valor.
¿Y si yo tampoco hubiese visto tu obra?, preguntó el
amiguete.
Pues siempre la habríamos visto Dios y yo.

- No hay que tener miedo, pues Dios nunca te dejará de


lado.
- Donde no existe el miedo está la fe, hay amor; donde hay - ¿Cuántos de estos hombres habrán existido en la historia
amor, hay paz y está Dios. del mundo?
- ¿Cuántos vivirán hoy y a tu lado?
CANTAMOS: El Señor está aquí,
nos regala su paz,
la esperanza por siempre,
la fe y el amor.

Liberarse
- No seremos felices si nos empeñamos en el tener,
poder...
38. LAS DOS HORMIGAS - Hay que liberarse y disfrutar del “azúcar” Dios.

Convivencia

Había una vez dos hormigas que vivían cada una en su 39. EL CARACOL
montaña.
Una en una montaña de azúcar y la otra en una de sal. Un
día la hormiga de la montaña de azúcar fue a visitar a la
hormiga de la montaña de sal. Tras probar la sal, que no le
gustó, dijo a su amiga: Un día convocó Dios a todos los animales del universo a
¿Por qué no vienes un día a comer a mi casa? celebrar una fiesta. Sólo faltó el caracol. Intrigado por su
Tanto se empeñó que la hormiga que se alimentaba de sal ausencia, le preguntó el Creador al día siguiente por el
fue a visitarla, pero al no estar segura de los gustos motivo:
alimenticios de su amiga, llevó consigo como reserva un Nada más hermoso, contestó el caracol, que la soledad, la
grano de sal en la boca. casa y la tranquilidad, y ¡que me dejen de monsergas!
Cuando comió azúcar, como tenía sal en la boca, afirmó: Bien, dijo Dios, si así piensas y te has negado a compartir tu
“No encuentro mucha diferencia entre tu comida y la mía”, presencia con los demás, de ahora en adelante llevarás
Enseguida la otra hormiga respondió: eternamente tu casa a cuestas.
“Tal vez estés manteniendo algo tuyo dentro. Libérate de ello
y estoy segura de que verás por ti misma que el gusto de mi
comida es bueno”.
Cuando lo hizo, la hormiga que se alimentaba de sal nunca
regresó a su montaña.
- Estar con los demás, convivir juntos, salir de nuestro
aislamiento es enriquecernos.
- ¿Caracoles? No, gracias. ¡Hay muchos ya!
- ¿Qué moraleja sacas de la parábola?
CANTAMOS: Qué bello es vivir para amar, - Ponte en el lugar del mendigo: ¿qué le pedirías hoy a
qué grande es tener para dar, Jesús?
dar alegría y felicidad,
darse uno mismo eso es amar. CANTAMOS: El Señor es la esperanza
de la vida y el dolor,
y su amor es la Palabra
Esperanza
que ilumina el corazón.

40. PARÁBOLA DEL REY Esperanza, madurez, esperar, amar

41. PARÁBOLA DE LA MONTAÑA


Iba yo pidiendo de puerta en puerta por el camino de la
aldea, cuando el carro del rey se paró ante mí. Me miró y me
sonrió. Sentí que la felicidad de la vida me había llegado al
fin. Alberto, 16 años, está completamente fuera de sí de
Pronto me tendió la mano y me dijo: contento por el descubrimiento que acaba de hacer: Ana, 16
¿Puedes darme alguna cosa? años, la ama hasta la obsesión.
¡Ah, qué ocurrencia del rey! ¡Pedirle a un mendigo! Yo estaba - Jamás podréis comprender hasta qué punto la amo.
confuso y no sabía qué hacer. Luego saqué despacio de mi Estamos de verdad hechos el uno para el otro.
saco un granito de trigo y se lo di. Y así le respondió el sabio:
¡Pero qué sorpresa la mía cuando, al vaciar por la tarde mi - Había una vez un hombre que no había salido nunca de su
saco en el suelo, encontré un granito de oro en la miseria del pueblo. Un domingo fue a pasearse por las montañas que
montón! Lloré amargamente por no haber tenido corazón rodeaban el pueblecito. "¡Oh! -dijo-, qué fenómeno es esto.
para dárselo todo. Voy a construir aquí mi chalet".
- "Espera un poco -le dijo su amigo-, ¿has visto la sierra de
Navacerrada?". Tres meses después conoció la sierra.
- "Esto es mucho mejor. Además, estos pinos me recuerdan
un poco al paisaje de mi pueblo. Sí, aquí voy a construir mi
chalet".
- "¿Conoces las montañas y los pueblecitos de Gredos?", le
preguntó su amigo.
En vacaciones marchó a Gredos, y vio los pueblecitos Unas ranas que había en la laguna, al oírle se taparon los
perdidos entre la montaña, tranquilos, sin ruidos... frescos, y oídos. Otras, en cambio, le escuchaban atentamente y le
dijo: dijeron: “Aprende a sufrir y ten resignación. Fíjate en
- "Esto es mucho más ventajoso. Es el terreno ideal". nosotras, estamos en esta laguna fangosa desde que
- "¿Conoces los Pirineos?" le preguntó de nuevo su amigo. Y nacimos, pues estas aguas están estancadas. No podemos
allá se fue por Navidad. Los jóvenes hacían esquí, el cielo siquiera conocer otras aguas. Así que mira si tenemos
estaba despejado, el paisaje era, ciertamente, muy distinto, motivos para quejarnos, pero como sobrellevamos nuestro
pero dijo: "Aunque esto está un poco más lejos que Gredos, destino con optimismo, Dios cada día nos premia dándonos
creo que es esto con lo que soñaba. Ya está decidido. Es aquí salud, comida y alegría.
donde, al fin, voy a construir mi chalet".

- Saca tres conclusiones de la parábola.


- ¿Qué es lo importante de la vida? ¿En qué pones tus
esperanzas?

CANTAMOS: Santa María de la esperanza


mantén el ritmo de nuestra espera,
mantén el ritmo de nuestra espera.

Aceptación-felicidad

42. EL ASNO Y LAS RANAS - ¿Cómo reaccionarías si te vieras en la situación de las


ranas?
- Haz una oración a Jesús, agradeciéndole la vida, lo que
eres y la familia.

Iba caminando por un campo un burro con una gran carga de Ayuda-gratitud
leña. Este burro era bastante viejo, pues ya se le veían los
huesos.
El paso que llevaba era muy lento y la carga demasiado 43. LA PALOMA Y LA HORMIGA
pesada. Todo se le volvía en su contra. Y para colmo de
males, fue a caer en una laguna llena de fango y no podía
salir.
Al verse allí metido, lleno de agua y lodo, perdió la paciencia
y comenzó a quejarse de su destino, diciendo malas y necias
expresiones, que no eran propias de un burro de su edad.
A la orilla de un claro arroyo bebía una paloma, cuando, al
inclinarse sobre el agua, una infeliz hormiga cayó en la
corriente. Cierto día un perro sabio pasó junto a una reunión de gatos.
En vano la hormiga se esforzaba en aquel “océano” para Y viendo el perro que los gatos parecían estar absortos,
ganar la orilla. Pero la paloma acude caritativa y lanza al hablando entre sí, y que no advertían su presencia, se
agua una hierba, a la cual la pobre hormiga se agarra y logra detuvo a escuchar lo que decían.
llegar a la orilla. Se levantó entonces un gran gato, que miró a sus
Al mismo tiempo pasaba, con los pies desnudos, un compañeros y les dijo: “Hermanos, orad; y cuando hayáis
campesino con una ballesta a la cintura. Al ver a la paloma, orado una y otra vez, sin duda alguna lloverán ratones del
piensa en cocinarla y comérsela. Pero mientras el campesino cielo.”
se preparaba para matar a la paloma, muy oportuna le pica Al oír esto, el perro rió para sus adentros y se alejó de los
en el talón. El hombre volvió la cabeza y la paloma gatos, comentando: ¡Ciegos e insensatos felinos! ¿No está
emprendió el vuelo. escrito y no lo he sabido siempre, que lo que llueve, cuando
elevamos nuestras súplicas al cielo, son huesos y no
ratones?

- ¿Es así también tu actitud con los demás? - Haz una oración a Jesús.
- ¿Sueles agradecer la ayuda que te prestan?
- Comenta si sabes alguna situación así. CANTAMOS: Señor, enséñanos a orar,
hablar con nuestro Padre Dios.
Oración Señor, enséñanos a orar,
abrir las manos ante ti.
44. EL PERRO SABIO
Superación
45. CACHORRO DE LEÓN
46. CAMBIAR

Había una vez un cachorro de león que se perdió y se metió


en un rebaño de ovejas. Creció allí y se creía una oveja como No hace mucho tiempo vi una casa que ardía. Su techo era
las demás. Pero un día un león adulto llegó por allí y las ya pasto de las llamas. Al acercarme, advertí que aún había
ovejas corrieron espantadas para ponerse a salvo y entre gente en su interior. Fui a la puerta y les grité que el techo
ellas el pequeño león. Pero el león, que lo había descubierto, estaba ardiendo. Pero aquella gente no parecía tener prisa.
le dio alcance y el cachorro, asustado, dijo: “No me comas, Uno preguntó qué tiempo hacía fuera; si llovía, si no hacía
por favor“. Pero el león, sin decir nada absolutamente, lo viento, si existía otra cosa. Sin responder, volví a salir. Esa
cogió y lo arrastró hasta el borde de una charca próxima y le gente, pensé, tiene que arder antes que acabe con sus
obligó allí a que se mirase en el reflejo del agua. El cachorro, preguntas. Verdaderamente, amigos, a quien el suelo no le
al verse cómo era en realidad, despertó, y desde ese queme en los pies hasta el punto de desear gustosamente
momento, ya fue todo un león. cambiar de sitio, nada tengo que decirle.

- ¿Cómo te ves a ti mismo?


- ¿Te es fácil aceptarte como eres? CANTAMOS: Ven con nosotros al caminar,
Santa María, ven. (2)
Esperanza
Pasividad Generosidad

47. ATA TU CAMELLO 48. EL MENDIGO

Un muchacho fue a ver a su maestro: maestro, le dice, tan Una señora, que tenía por costumbre dar limosna a un pobre
grande es mi confianza en Dios que ni siquiera até mi a la puerta de la iglesia, se llevó un día la mano al bolso y
camello allá fuera. Lo dejé a la providencia de Dios, a sus sólo entonces cayó en la cuenta de que se lo había dejado
cuidados. en casa.
El maestro le respondió: ¡Vuélvete y ata tu camello al poste, El mendigo mantenía su mano extendida hacia ella, y ella
loco!. No es necesario molestar a Dios con algo que tú entonces reaccionó con tacto y rapidez.
mismo puedes hacer. Le dijo: “Hoy no tengo nada que darle, pero al menos puedo
estrecharle la mano”. Y así lo hizo.
El mendigo no se dejó ganar en cortesía, aceptó el apretón
de manos y le dijo: “Hoy me ha dado usted más que todos
los demás días“.

- ¿Haces lo mismo que el muchacho del cuento? - A veces lo importante no es dar limosna, sino estar cerca
- Recuerda: “A Dios rogando y con el mazo dando. de ellos, hablar...
- ¿Has tenido alguna experiencia como ésta?
sólo Dios basta.
Responsabilidad
Creatividad
49. VIVIR EL PRESENTE
50. LO COTIDIANO Y LO ESENCIAL

Le preguntaron cierto día a Buda: “¿Quién es un hombre


santo?“ Cuando le preguntaron al maestro qué era la vida, éste
Y Buda respondió: “Cada hora se divide en cierto número de respondió con las siguientes palabras:
segundos y cada segundo en cierto número de fracciones. El “La vida es semejante a un saco de trigo. Pero en él se
santo es en realidad el que es capaz de estar solamente en oculta una copa de oro. Generalmente ignoramos la
cada fracción de segundo”. existencia de esta copa, pero si la sospecháramos, nos
El guerrero japonés fue apresado por sus enemigos y olvidaríamos del trigo y buscaríamos la copa con todas
encerrado en un calabozo. Aquella noche estaba convencido nuestras fuerzas“.
de que a la mañana siguiente habrían de torturarle
cruelmente. Entonces recordó las palabras de su maestro:
“El mañana no es real. La única realidad es el presente”.
De modo que volvió al presente... y se quedó dormido.

- ¿Qué copa de oro hay en tu vida?


- ¿Qué es lo más importante para ti en la vida?
- Recuerda que a veces nos olvidamos de lo esencial y
- ¿Qué vives más, el presente o el futuro? perdemos el tiempo con mil cosillas.

CANTAMOS: Nada te turbe, nada te espante, CANTAMOS: Busca primero el reino de Dios
quien a Dios tiene nada le falta. y su justicia.
Nada te turbe, nada te espante,
Él te dará las demás cosas.
Aleluya, aleluya. - ¿Qué es lo que más te cuesta hacer?
- ¿Has pensado que lo que los santos han hecho, también
lo puedes hacer tú?
Superación

Responsabilidad
51. NUESTRAS OPORTUNIDADES
52. LA ÚNICA PREOCUPACIÓN

Cierto día preguntaron a un maestro qué era un santo.


El maestro les dijo:
Santos son aquellos que ya viven en el cielo de sus rentas y Llegaba el día de la Gran Celebración y los discípulos
ya no pueden ganar nada. estaban preocupados porque aún no habían iniciado los
Los hombres, sin embargo, han de esforzarse a diario por preparativos.
aumentar su tesoro cada instante. Cuando le comunicaron su inquietud a Jesús, éste les
Todo puede ser mejorado o empeorado, todo se puede contestó:
cambiar. No os preocupéis de lo superfluo. Preocuparos de lo esencial.
- Él es lo único importante y sólo por su búsqueda hemos
de preocuparnos.

CANTAMOS: No busquéis a nadie,


a nadie más que a Él. (3) - ¿Qué importancia tiene Dios en tu vida?
- ¿Dónde le buscas?
Esperanza
CANTAMOS: Jesús es, Jesús es Señor (3)

53. EL NIETO DE BARUCH Creatividad

54. ¡ACÉRCATE MÁS!


En cierta ocasión un nieto pequeño del rabino Baruch estaba
jugando al escondite con su amigo. Encontró un buen
escondite y se agazapó a la espera de que su amigo lo
buscara y los descubriera. Y agazapado estuvo tiempo y Un día el discípulo preguntó al Maestro:
tiempo. Pero el amigo no aparecía por ninguna esquina. ¿Qué he de hacer para obtener la iluminación?
Después de mucho salió de su escondite. Fue entonces El Maestro contestó:
cuando cayó en la cuente de que su amigo no se había “Acércate y te lo diré”.
molestado en empezar a buscarlo. El discípulo se levantó y se sentó muy cerca. El Maestro
Llorando fue corriendo y se lo contó a su abuelo. El rabino le insistió:
respondió: “Más cerca todavía”. Y aún: “Más cerca”.
“Mira, hijo, también Dios dice lo mismo: estoy escondido y Cuando ya físicamente el discípulo no podía acercarse más,
nadie se molesta en buscarme”. el Maestro le explicó:
“No te estoy pidiendo que te acerques con el cuerpo, sino
con el alma. Tu mente está lejos de aquí. Estás pensando en
todo lo que has hecho para venir aquí, en todo lo que has de
hacer ahora para conseguir tu deseo y en cómo te sentirás
cuando lo consigas. Estás muy lejos con tu pensamiento, tu
imaginación, tus inquietudes. Que tu mente se siente donde
está tu cuerpo. Entonces podemos empezar“.
- ¿Qué te ata y no te deja ser lo que tú quieres?
- ¿Qué es lo que más te cuesta dejar en tu vida?

CANCIÓN: JESÚS ES, JESÚS ES SEÑOR (3)


- Si vivimos el aquí y ahora, ya estamos salvados. ALELUYA, ALELUYA (3)
- Centra tu mente en lo que haces. GLORIA A DIOS, GLORIA, GLORIA A DIOS. (3)

Renacer Cambio

55. MORIR PARA VIVIR 56. REPARA MI CASA

La mariposa para salir debe romper el capullo; del mismo Bernardone poseía tierras en la costa de Spello. Francisco iba
modo el niño para nacer deberá causar dolor a la madre. allí con frecuencia para gozar de la naturaleza y recoger
Para que surja una nueva sociedad muchos tendrán que flores y frutas.
romper las ataduras en las que viven y tendrán que morir Conocía la capilla de San Damián. Era una Iglesia que estaba
para que nazca un mundo mejor. cayéndose, a la que atendía un viejo sacerdote.
Allí entraba Francisco para orar delante de un Cristo
bizantino. La voz de la conciencia le dijo aquel día que
entrara en la capilla. Él obedeció. Cristo se dirigió a Francisco
con una orden breve y clara: “Francisco, decía la voz de
Jesús, encárgate de reparar mi casa que se cae en ruinas”.
- ¿Qué puedes hacer tú para mejorar el mundo?
- Gracias a Dios hay personas que están dando su vida
para mejorar el mundo. Nombra algunas que conozcas.

- ¿Qué me pide Jesús que repare hoy en mi vida? CANCIÓN: Por eso estamos aquí,
- ¿Guardas silencio para oír lo que Jesús te pide día tras conmigo puedes contar,
día? y dejaré mi equipaje a un lado
para tener bien abiertas las manos
CANCIÓN: Siento tu llamada y confío en ti. y el corazón lleno de amor.

Perdón

57. RECONSTRUIR 58. APRENDE A PERDONAR

Un atareado padre, para darle algo que hacer a su hijo, cogió


Se cuenta que un maestro tenía la hermosa costumbre de
un mapa del mundo, lo cortó en pedazos y le dijo al
escribir las malas notas con tiza y las buenas con tinta.
jovencito: “Aquí tienes un rompecabezas. Mira si puedes
Así las malas se borraban al día siguiente, mientras que las
poner los trozos en su sitio”.
buenas quedaban allí siempre escritas como un bello
Al cabo de unos minutos, el jovencito ya lo había terminado.
recuerdo.
El padre le preguntó: ¿Cómo pudiste terminarlo tan pronto?.
“Fue fácil”, contestó el niño, “en el otro lado había un retrato
de un hombre. Cuando pude conseguir que todas sus partes
coincidieran, las partes del mundo también coincidieron”.
- ¿Te cuesta perdonar?
- ¿Qué es lo que más te cuesta perdonar? - ¿Qué cruz es la que más te cuesta llevar?
- ¿Cómo escribes los fallos de los demás? - ¿Te sucede a ti como al señor del cuento?
- Recuerda que quien quiera seguir a Jesús tiene que
CANCIÓN: Perdón, Jesús, perdón, negarse a sí mismo y tomar su cruz.
no amé a mis hermanos. (2)
CANCIÓN: EL SEÑOR ES MI FUERZA,
MI ROCA Y SALVACIÓN (bis)

59. CRUCES PESADAS


60. EN LAS MANOS DE DIOS

Se narra en una anécdota el caso de un hombre que


renegaba mucho de su cruz. La comparaba con la de otros y Un día Federico el Grande, rey de Prusia, visitó de pronto una
pensaba que la suya era la más pesada. escuela primaria.
Un día se le dio la oportunidad de escoger su cruz. Al entrar En el salón el maestro estaba dando una clase de geografía.
en la fábrica de cruces, dejó con gusto su cruz en un rincón y El rey preguntó a los alumnos:
comenzó a buscar la que se adaptara a su hombro. “¿Dónde se encuentra este pueblo”?
Había cruces de oro, de plata, de marfil, de plomo, de todos “En Prusia”, le contestaron los alumnos.
los tamaños y de todos los materiales. Al fin encontró una “¿Y dónde se encuentra Prusia”?
que se adaptaba a su hombro. Se puso feliz y la tomó. Al “En Alemania”.
salir de la fábrica de cruces alguien le hizo notar que la cruz “¿Y dónde se encuentra Alemania”?
que llevaba era la misma que en un principio había dejado “En Europa”.
en el rincón. “Y Europa, ¿dónde se encuentra?“
“En el mundo”.
“¿Y dónde se encuentra el mundo”?
Los alumnos no sabían qué contestar.
Pero uno de ellos con gran firmeza dijo:
“Majestad, el mundo se encuentra en las manos de Dios”.
-¿Qué confianza tienes en Dios?
- Piensa que, teniendo a Dios en tu vida, no tienes que
temer nada.
- Fíate siempre de Él como hizo María. - Descubrir dónde está Dios se logra a base de mucho
amor y humildad.
- Dios habita también fuera de los templos, en los
corazones de los seres humanos...
- ¿Te es fácil descubrirle a tu lado?
61. DIOS ESTÁ EN LA CALLE

62. MORIR PARA DAR VIDA


Érase una vez una mujer muy devota y llena de amor de
Dios. Solía ir a la iglesia todas las mañanas y por el camino
solían acosarla los niños y los mendigos, pero ella iba tan
absorta en sus devociones que ni siquiera los veía.
Un buen día, tras haber recorrido el camino acostumbrado, Un grano de trigo, dejado en el campo después de la siega,
llegó a la iglesia en el preciso momento en que iba a hizo un pacto con una hormiga, que quería comerlo.
comenzar el culto. “Si me dejas aquí en mi campo, dijo, yo, dentro de un año
Empujó la puerta, pero ésta no se abrió. Volvió a empujar, me comprometo a devolverte cien granos más iguales a mí”.
esta vez con más fuerza, y comprobó que la puerta estaba La hormiga siguió las indicaciones que le había dado el grano
cerrada con llave. de trigo, lo sepultó y volvió al año siguiente a recoger la
Afligida por no haber podido asistir al culto por primera vez cosecha. Se había cumplido la promesa.
en muchos años y no sabiendo qué hacer, miró hacia
arriba... y justamente allí, frente a sus ojos, vio una nota
clavada en la puerta con una chincheta.
La nota decía: “Estoy ahí fuera”.
- No hay amor sin sufrimiento, sin dolor, como tampoco
hay resurrección sin muerte.
- Piensa en esta cuaresma a qué debes morir para
resucitar con Jesús. - Jesús te invita a tomar la cruz, perder la vida y seguirle.
- Hay que huir de lo cómodo, la vida rutinaria para
CANCIÓN: TÚ ERES MI LUZ Y MI SALVACIÓN. encontrar otras cosas nuevas.
¿A QUIÉN TEMERÉ? ¿A QUIÉN TEMERÉ? - ¿Te cuesta dejar tu monotonía e ir en busca de la
novedad?

63. TOMA TU CRUZ


64. BUSCANDO A DIOS

Había un pájaro que se refugiaba a diario en las ramas


secas de un árbol, en medio de la inmensa llanura desértica. Dos hombres paseaban por el valle y uno, señalando hacia la
Un día, una ráfaga de viento arrancó de raíz el árbol y obligó montaña, dijo:
a la pobre ave a volar cien millas buscando otro refugio. ¿Ves esa ermita? Allí vive un hombre que hace ya mucho
Al fin llegó a un frondoso bosque de árboles cargados de tiempo se apartó del mundo. Busca a Dios y no le interesa
frutos. nada más sobre la tierra.
El otro hombre contestó: “no encontrará a Dios hasta que no
abandone su ermita y la soledad que lo envuelve, y regrese
a nuestro mundo a compartir nuestra alegría y nuestro
dolor”.
El otro hombre quedó convencido, mas pese a ello, dijo:
“Concuerdo con lo que tú dices, pero creo que el ermitaño es
un buen hombre. Y ¿no podría ser que un solo buen hombre
con su ausencia obrara mayores bienes que la aparente
bondad de tanta gente”?

- Todos los caminos para llegar a Dios son válidos.


- Dios sale al encuentro de sus hijos en cualquier lugar.
- ¿Dónde te es más fácil encontrar a Dios?
- La mano es símbolo de ayuda, de amor. Saludamos,
CANCIÓN: Tan cerca de mí, acariciamos...
tan cerca de mí - Jesús con sus manos cura enfermos, acaricia a los niños,
que hasta lo puedo tocar, bendice...
Jesús está aquí. - ¿Para qué sueles utilizar tus manos?

CANCIÓN: María, eres tú la que das ilusión


la que pones canción en mi vida,
en mi voz. (2)

65. LA VIRGEN DE LAS TRES MANOS


66. ESPERABA PORQUE CREÍA

Se cuenta que el rey mandó cortar una mano a San Juan


Damasceno por su defensa de los iconos.
Por la noche, cuenta la leyenda que Juan pidió a la Virgen la Sucedió en un pequeño y viejo pueblo presidido por un
restauración de su mano. castillo.
Así sucedió y, en agradecimiento, Juan mandó colocar en el Un día llegó el mensaje del rey informando de que Dios iba a
cuadro de la Virgen una mano de plata. Así quedó el cuadro venir al país y probablemente pasaría por ese pueblo.
de la Virgen de las tres manos.
Las autoridades mandaron reparar las calles, construir
arcos... y nombraron un centinela para que avisara desde lo
alto del castillo de la llegada de Dios. Paseaba un maestro por la orilla de un río y vio venir
El centinela se pasaba horas vigilando. Fueron pasando los flotando unos corchos, al mismo tiempo que se oían ayes
días, las semanas, y Dios no hacía acto de presencia. Los lastimeros un poco más lejos, como de chico que se ahoga y
habitantes volvieron a la monotonía y otros abandonaron el pide auxilio. El maestro tomó los corchos y fue al sitio donde
pueblo en busca de otras tierras. Hasta el centinela dormía se oían los gritos, donde estaba, efectivamente, uno de sus
tranquilo. discípulos, próximo a perecer ahogado.
Un día se dio cuenta de que, con el paso de los años, se “¿Qué te ocurre?”, le preguntó.
había vuelto viejo y la muerte estaba acercándose. Entonces “Que creí que sabía nadar y tiré los corchos; pero si usted no
dijo: “Me he pasado toda la vida esperando la visita de Dios me ayuda, me ahogaré”.
y me voy a morir sin verle”. El maestro le arrojó con tino los corchos y le dijo:
En ese instante oyó una voz a sus espaldas que decía: “¿Pero “Vuelve a tomar lecciones del que te enseñaba, y no
es que no me conoces? Siempre he estado cerca de ti, a tu despidas otra vez a los profesores hasta estar bien seguro de
lado, más aún, dentro de ti. Este es mi secreto: yo estoy tu ciencia”.
siempre con los que me esperan, y sólo los que me esperan
pueden verme”.

- Sólo los que esperan al Señor, pueden verlo.


- Si deseas recibirle en la Navidad, espérale ya desde
ahora.
- ¿Valoras las enseñanzas de tus padres, profesores...?
- Déjate guiar, orientar por los consejos de las personas
mayores que tú.
67. EL MAESTRO Y EL DISCÍPULO

68. VALÓRATE
69. COMO UN NIÑO
EN BRAZOS DE SU MADRE
Vivía hace tiempo en la montaña un hombre que tenía una
estatua, obra de un viejo escultor. La tenía abandonada en
un rincón.
Un día pasó por allí un hombre culto quien, le dio una Hace unos días asistí a misa con una amiga, que iba
moneda de plata por ella. El otro quedó satisfecho y feliz. orgullosamente acompañada de su hija, quien sostenía en
Después de muchos días, el hombre de la montaña bajó a la sus brazos su bebé de dos meses.
ciudad. Mientras caminaba por la calle, vio que la gente se Mientras observaba a la nueva mamá, me sentí emocionada
apelotonaba delante de un edificio, donde un hombre al ver la ternura de las caricias de la joven madre para su
gritaba: “¡Pasen a ver la estatua más bella y maravillosa del bebé. Pero lo que más me llamó la atención fueron sus ojos;
mundo! Sólo dos monedas de plata por admirar la obra de parecían acariciar aún más que sus manos.
arte de un gran maestro escultor...“ La niña estaba profundamente dormida, pero de vez en
Y el hombre de la montaña pagó dos monedas de plata y cuando se movía para acomodarse mejor, y cuando lograba
entró al museo para ver la estatua que él mismo había la posición deseada, inconscientemente sonreía feliz. No
vendido por una sola moneda. recuerdo nunca haber visto tanto amor y tanta paz juntas.
Amor por parte de la madre y paz reflejada en el sueño del
bebé.

- ¡Qué pena no valorar lo que somos y lo que tenemos!


- Debemos amarnos y valorarnos. No podemos amar a los
otros mientras no nos amemos nosotros.
- ¿Valoras todo lo positivo que hay en ti? - No hay gesto que demuestre mayor confianza que
dormirse en brazos de otro.
- ¿Qué importancia tiene María en tu vida?
- Confía en María, como el niño lo hace con su madre. - ¿Qué autoimagen tengo de mí mismo/a?
- Pide a Dios que te conceda serenidad para aceptar lo que
no puedes cambiar y valor para cambiar lo que puedes.
Aceptación
- Si te aceptas como eres, te sentirás feliz y alegre.

70. ACEPTARSE A SÍ MISMO


71. ORACIÓN CON CINCO LETRAS

Cuenta una bonita historia que una mañana todo estaba


triste en el jardín del rey. Se le preguntó al roble por qué
estaba triste y dijo que la causa de su tristeza se debía a que
no era tan alto como el pino. El pino estaba descontento Un pobre campesino, que regresaba del mercado a altas
porque no producía apetitosas uvas como la vid. La vid horas de la noche descubrió de pronto que no llevaba su
estaba desilusionada porque no podía conservarse en forma, libro de oraciones. Se hallaba en medio del bosque y se le
erecta como el melocotonero. El melocotonero estaba había salido una rueda de su carreta, y el pobre hombre
apenado porque no daba lindas flores como el geranio. El estaba muy afligido pensando que aquel día no iba a poder
geranio estaba enojado porque no tenía la fragancia de las recitar sus oraciones.
lilas. En fin, todos estaban tristes en el jardín. Sólo había allí Entonces se le ocurrió orar del siguiente modo: “He cometido
una humilde florecita, que resplandecía de alegría y se una verdadera estupidez, Señor, he salido de casa esta
sentía muy feliz. Era nada menos que la humilde violeta. mañana sin mi libro de oraciones y tengo tan poca memoria
Cuando se le preguntó a qué se debía el secreto de su que no soy capaz de recitar sin él una sola oración. De
alegría, respondió: “Porque estoy contenta como soy”. manera que voy a hacer una cosa: voy a recitar cinco veces
el alfabeto muy despacio, y tú, que conoces todas las
oraciones, puedes juntar las letras y formar esas oraciones
que yo soy incapaz de recordar”.
Y el Señor dijo a sus ángeles: “De todas las oraciones que he
escuchado hoy, ésta ha sido, sin duda alguna, la mejor,
porque ha brotado de un corazón sencillo y sincero”.

- ¿Cómo es tu oración?
- Cuéntale a Jesús cómo ha sido tu día, lo que has hecho, atarle, él, el hombre de las manos atadas, no podía hacer
tu estudio, diversión, amigos... nada malo (no le señalaba que tampoco podía hacer nada
bueno), el hombre comenzó a creer que era mejor vivir con
CANTO: SEÑOR, ENSÉÑANOS A ORAR, las manos atadas...
HABLAR CON NUESTRO PADRE DIOS. Además, ¡estaba tan acostumbrado a las ligaduras...!
SEÑOR, ENSÉÑANOS A ORAR, Pasaron muchos, muchísimos años...
ABRIR LAS MANOS ANTE TI. Un día sus amigos sorprendieron al guardián, entraron en la
casa y rompieron las ligaduras que ataban las manos del
hombre.
Libertad, conformismo, amistad, educación,
- Ya eres libre, le dijeron.
comunicación...n
Pero habían llegado demasiado tarde.
Las manos del hombre estaban totalmente atrofiadas.
72. EL HOMBRE DE LAS MANOS ATADAS
- ¿Eres dueño de ti mismo o esclavo de tus vicios, poder,
Érase un hombre como todos los demás. Un hombre normal. poseer...? Recuerda: nadie es libre si no es dueño de sí
Tenía cualidades positivas y negativas. No era diferente. mismo.
Una vez llamaron repentinamente a su puerta. Cuando salió, - ¿A qué estás atado en tu vida?
se encontró a unos amigos. Eran varios y habían venido - Sé libre, no te ates a nada ni a nadie. La cautividad es el
juntos. mayor mal que puede venir a los hombres.
Sus amigos le ataron las manos.
Después le dijeron que así era mejor; que así, con las manos
atadas, no podría hacer nada malo (se olvidaron de decirle
que tampoco podía hacer nada bueno). 73. EL REGALO DE CADA MAÑANA
Y se fueron, dejando un guardián a la puerta para que nadie
pudiera desatarle.
Al principio se desesperó y trató de romper las ataduras.
Cuando se convenció de lo inútil de sus esfuerzos, intentó, Un ángel ofreció a dos hombres la felicidad, pero al modo en
poco a poco, acomodarse a su nueva situación. que ellos la entendían.
Poco a poco, consiguió valerse para seguir subsistiendo con El primero pidió que en el futuro se cumplieran todas sus
las manos atadas. Inicialmente le costaba hasta quitarse los ambiciones y proyectos.
zapatos. Hubo un día en que consiguió liar y encender un El segundo pidió encontrar la felicidad en sus condiciones
cigarrillo. Y empezó a olvidarse de que antes tenía las manos presentes. El primero nunca fue feliz, porque sus proyectos
libres... cambiaban y sus ambiciones crecían y tenía que aplazar su
Pasaron muchos años. El hombre llegó a acostumbrarse a cumplimiento.
sus manos atadas. Mientras tanto, su guardián le Al segundo hombre el ángel le concedió un corazón libre
comunicaba, día tras día, las cosas malas que hacían en el para descubrir, en sus realidades presentes, un regalo de
exterior los hombres con las manos libres (se le olvidaba Dios y fue feliz.
decirle las cosas buenas que hacían en el exterior los
hombres con las manos libres).
Siguieron pasando los años. El hombre llegó a
acostumbrarse a sus manos atadas. Y, cuando su guardián le
señalaba que, gracias a aquella noche en que entraron a
- Piensa que cada día que amanece es un regalo de Dios
para ti.
- Felices los que encuentran sentido a cada minuto de su
día.
- ¿Admiras todo lo que hay a tu alrededor: Flores,
animales...?
- Las cosas, el dinero, aprisionan con facilidad los ojos y el
CANTO: ALEGRE LA MAÑANA QUE NOS HABLA DE TI. corazón. ¿Te sientes prisionero de algo?
ALEGRE LA MAÑANA. (2) - Comenta esta frase: “Prefiero a un hombre sin dinero,
que a dinero sin hombre”.
- Por el afán de poseer, la persona se convierte en esclava
y esto lleva a la insatisfacción.
74. EL ORO LE AHOGÓ

Ruskin cuenta la historia de un hombre que hacía una 75. EL AMOR HACE MILAGROS
travesía en un trasatlántico.
De repente la nave se vio envuelta en llamas, y al grito de
“sálvese el que pueda”, el hombre se preparó para lanzarse
al agua.
Pero antes de hacerlo fue a su camarote y se ciñó con un Cierto hombre se interesó por conocer el cristianismo,
fuerte cinturón donde guardaba una gran cantidad de porque le habían dicho que era una religión que venía de
monedas de oro. Dios. Pero tenía muchas dudas.
Apenas cayó al agua se hundió bajo el peso que llevaba Fue a una Iglesia y le dieron el Evangelio para que lo leyera.
consigo. Lo leyó y se impresionó, pero después observó que cristianos
que él conocía lo cumplían mal y se quedó con sus dudas.
Volvió a la Iglesia y fue invitado a participar en una liturgia Y el ángel regresó diciendo: “La mayoría de ellos carece de
muy hermosa. Participó y quedó impresionado, pero hubo comida; la mayoría de ellos carece de trabajo”.
muchas cosas que no entendía y se quedó con sus dudas. Y dijo Dios: “Entonces voy a encarnarme en forma de comida
Desconcertado, no regresó a la Iglesia por mucho tiempo. Y para los hambrientos y en forma de trabajo para los
un buen día conoció a un santo y se familiarizó con él. Y parados”.
quedó impresionado y de golpe entendió el Evangelio y la
liturgia. Y se convirtió.

- El mejor camino para descubrir la Buena Noticia es Jesús.


Todos los daños nos vienen de no tener puestos los ojos en
Él. - ¿Crees que la vocación de todo hombre es el amor?
- Hemos de descubrir a Jesús en cada una de las personas - ¿Cómo andas tú de amor?
que nos rodean. ¡Ámalos! - Si realmente quieres vivir estas navidades como Jesús,
¡Ama! ¡Entrégate a todos!
CANTO: COMO EL PADRE ME AMO,
YO OS HE AMADO. CANTO: Quien tiende las manos, quien da el valor,
PERMANECED EN MI AMOR, Y quien no pide nada, sabe de amor.
PERMANECED EN MI AMOR. (BIS)

77. NO CAMBIES. TE QUIERO


76. MI VOCACIÓN ES EL AMOR

Durante años fui un neurótico. Era un ser angustiado,


Una vez Dios decidió visitar la tierra y envió a un ángel para deprimido y egoísta. Y todo el mundo insistía en decirme que
que inspeccionara la situación antes de su visita. cambiara.
Y yo me ofendía, aunque estaba de acuerdo con ellos, y
deseaba cambiar, pero no acababa de conseguirlo por
mucho que lo intentara. Decía un cangrejo a su hijo que observaba que andaba con
Lo peor era que mi mejor amigo tampoco dejaba de las piernas torcidas, defecto del que deseaba se corrigiese.
recordarme lo neurótico que yo estaba. Y también insistía en Madre mía, respondía el hijo, yo no hago sino lo que veo que
la necesidad de que yo cambiara. hacéis vos. Si andáis de la misma manera ¿cómo queréis que
Y también con él estaba de acuerdo y no podía sentirme yo me corrija? Vos debíais haberos corregido primero.
ofendido con él. De manera que me sentía impotente y como Antes de reprender a otros, debemos procurar corregirnos
atrapado. nosotros mismos.
Pero un día me dijo: “No cambies. Sigue siendo tal como
eres. En realidad no importa que cambies o dejes de
cambiar. Yo te quiero tal como eres y no puedo dejar de
quererte”.
Aquellas palabras sonaron en mis oídos como música: “No
cambies. No cambies.... Te quiero“.
Entonces me tranquilicé. Y me sentí vivo. Y, ¡Oh maravilla!,
cambié.

- Aceptarnos a nosotros y a los demás como son, son dos - La vida es la mejor escuel,a y el hogar el lugar más
actitudes básicas para cualquier convivencia. idóneo para recibir un buen ejemplo. Hacen falta muchos
- ¿Te aceptas y aceptas a los demás como son? testigos.
- ¡Qué hermoso es tener un amigo en quien apoyarse! - No critiques a los demás los fallos que habitualmente tú
cometes.
78. LOS DOS CANGREJOS - Si un niño vive en alabanza, aprende a apreciar.
79. SÓLO POR HOY VIVIRÉ

Cierto país padecía una crisis económica y había escasez. La


gente estaba muy descontenta.
Un guerrero japonés fue apresado por sus enemigos y
Vino un ángel y le preguntó a la gente qué necesitarían para
encerrado en un calabozo. Aquella noche no podía conciliar
estar contentos, porque él se lo concedería.
el sueño, porque estaba convencido de que a la mañana
Unos le dijeron que les diera la capacidad de satisfacer todas
siguiente habrían de torturarle cruelmente.
las necesidades que se les presentaran y de tener los medios
Entonces recordó las palabras de su Maestro. “ El mañana no
para ello. El ángel se lo concedió. Esa gente seguía
es real. La única realidad es el presente”.
adquiriendo de todo, pero como sus aspiraciones y
De modo que volvió al presente ... y se quedó dormido.
necesidades iban siempre en aumento, nunca estaban
contentos.
Otros pidieron al ángel que les diera la libertad para
disminuir sus necesidades. El ángel se lo concedió. Y esa
gente vivió con austeridad, pero eran felices.

- Recuerda que la felicidad no consiste en satisfacerse de


cosas. Dice el refrán: “más vale un día alegre con medio
pan, que uno triste con un faisán“.
- ¿Qué es lo que realmente a ti te hace sentirte más feliz?

CANTO: A ti canto aleluya,


- Juan XXIII decía:
a ti te doy mi alegría,
. Sólo por hoy viviré
a ti grito, Señor mío,
. Sólo por hoy creeré y seré feliz.
mi dolor a ti elevo.
. Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias.
- Vive el presente lo mejor posible.
ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA
ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA.

80. BASTA UN POCO DE ALEGRÍA


81. EL PRECIO DE UNA SONRISA
82. QUE SE HAGA EN MÍ SU VOLUNTAD

“Mamá, ¿por qué pones una cara tan bonita en la tele y tan
mala en casa?”, preguntó la niña pequeña a su madre, Una viuda, de unos cincuenta años, ha caído enferma. Se la
conocida presentadora de programas de televisión. cierra con ello la única entrada que tiene para cuidar a sus
“Porque en la tele me pagan por sonreír”, contestó con cinco hijos. El mayor está en el servicio militar; el que sigue
sinceridad espontánea la estrella, cuyo rostro todos acaba de ser sorteado y le ha tocado África. El tercero tiene
conocían. una pierna paralítica desde niño. Y de los dos pequeños, uno
“¿ Y cuánto habría que pagarte para que sonrieras en gana tres pesetas cuidando unas cabras y el pequeñín acaba
casa?”, preguntó la niña inocente. Y a la popular estrella se de caer enfermo con una herida en los pulmones.
le saltaron las lágrimas. “Ya ve, Padre, mi situación. Usted, que quiere más al Señor,
pídale por mí”.
“Y, ¿qué quiere que le pida?”, pregunté con timidez.
“Pues... eso... Que se haga en mí su santísima voluntad”.

-¿Nos pasa a nosotros igual con nuestros padres,


hermanos...?
- Recuerda: una sonrisa cuesta poco y produce mucho.
- ¿Te pasa a ti también como a esa pobre viuda?
CANTO: HOY, SEÑOR, TE DAMOS GRACIAS - Ojalá digas como Foucauld:
POR LA VIDA, LA TIERRA Y EL SOL. Padre, me pongo en tus manos.
HOY, SEÑOR, QUEREMOS CANTAR Haz de mí lo que quieras.
LAS GRANDEZAS DE TU AMOR. Sea lo que sea,
te doy las gracias.
- “Sólo Dios puede hacer lo imposible; pero tú puedes
hacer lo posible”.
83. SI SE SIEMBRA, SE COSECHA
84. EL ELIXIR DE LA FELICIDAD

Un agrónomo llegó a una comunidad y preguntó a don


Laureano, el más viejo del lugar.
“¿Usted cree que este campo me dará buen algodón?” A un pueblo llegó un día un caminante, que regalaba unos
“¿Algodón, dijo? No. Este campo no puede dar algodón. frascos que contenían, según él, el elixir de la felicidad.
Nunca he visto que dé algodón“. Como todos estaban muy necesitados de ella, acabaron con
“Entonces, ¿podrá dar maíz, papas...?” todos los frascos que llevaba. Antes de marcharse les dijo
“No, no creo que este campo le dé nada de eso”. que, para que funcionara, tenían que beberlo después de
“Bueno, de todas formas voy a sembrar algodón a ver qué cenar en casa de unos vecinos y esperar con ellos media
da”. hora para notar sus efectos. Y así lo hicieron esa misma
“Hombre, claro, si se siembra... si se siembra es otra cosa”. noche. Todos prepararon sus casas para acoger a sus vecinos
y hacer que la espera fuera lo más agradable posible.
Los efectos fueron tan extraordinarios que al día siguiente no
se hablaba de otra cosa en el pueblo. Por la noche volvieron
a hacer lo mismo, pero esta vez con diferentes vecinos. Y,
asombrosamente, funcionó igual de bien. A la mañana
siguiente todos iban radiantes de felicidad comentando las
maravillas de aquel elixir.
Noche tras noche se fue repitiendo la misma historia, hasta
que los frascos quedaron vacíos. Entonces la tristeza se
apoderó nuevamente de todos.
Pasaron unos días hasta que otra vez volvió a pasar por allí
el caminante. Al verlo, se abalanzaron todos sobre él
pidiéndole más frascos de aquel elixir. El caminante, muy
extrañado, les dijo:
“Pero si ya no me quedan más frascos. Creía que ya os
habrías dado cuenta de dónde estaba el secreto del elixir.
Cada vez que os sintáis infelices, no tenéis más que llenar
vuestros frascos de agua azucarada con limón e ir a casa de
vuestros vecinos a compartir la vida.

- ¿Cómo es tu trabajo? Crees que con lo que trabajas


podrás recoger algo positivo para la vida?
- Recuerda: “A Dios rogando y con el mazo dando”.
- Cada uno puede comentar lo que le ha dicho esta última
frase.
- ¿Qué es lo que más buscan en su vida? ¿Dónde lo
buscan?

CANTO: Nada te turbe, nada te espante,


quien a Dios tiene nada le falta.
Nada te turbe, nada te espante,
sólo Dios basta.

85. VOLVER AL PROPIO CORAZÓN 86. ¿PARA QUIÉN CAMINAS?

Un místico hablaba a ejecutivos y hombres de negocios: “Así Un rabino, que estaba en un momento de crisis, comenzó a
como el pez muere en tierra seca, vosotros moriréis si pasear sin rumbo por su ciudad. Observó cómo un soldado
quedáis enredados en los asuntos mundanos. El pez siempre caminaba hacia delante y hacia atrás, y siempre con los
debe volver al agua, porque es allí donde vive. Vosotros mismos movimientos. El rabino le preguntó: “¿Pero tú sabes
debéis volver siempre a vuestro corazón”. bien para qué caminas?”. El soldado replicó: “Claro que sí,
Los ejecutivos le dijeron: “¿Quiere esto decir que debemos camino al servicio de mi rey. Y estoy orgullos de ello”.
hacernos monjes”?. “No, dijo el místico, no he dicho que Aquella contestación animó al cansado rabino, que volvió
abandonéis vuestros negocios, sino que viváis siempre otra vez a patear su ciudad buscando personas a quien
desde el interior. ayudar. Y cuando él se hacía la pregunta en su interior,
No busquéis fuera lo que sólo podéis encontrar dentro”. también tenía contestación: “Y tú ¿para quién caminas?
Camino para mi Señor. Aunque parezca que pierdo el
tiempo”.
- Y tú, ¿para quién caminas?
- ¿Crees que los pasos que estás dando en esta cuaresma
te llevan hacia Jesús?

CANTO: CAMINAD MIENTRAS TENEIS LUZ,


ANTES QUE OS ENVUELVA LA TINIEBLA.
CAMINAD.
- Dios nos avisa por medio de personas, acontecimientos...
de lo que desea de nosotros.
- ¿Tratas de ver a Dios y lo que desea de ti en cada una de
87. LOS AVISOS DE DIOS las cosas que te suceden?

88. SABER DE CRISTO


El rey salió de cacería.
Después de pasarse toda la mañana persiguiendo y matando
animales silvestres, el rey sintió sed.
Llevando en su brazo al halcón predilecto, fue a buscar
agua. “¿De modo que te has convertido a Cristo?“
Finalmente encontró una fuente de agua fresca y cristalina. “Sí”. “Entonces sabrás mucho sobre Él. Dime: ¿En qué país
Llenó un vaso para beber, pero el halcón, agitándose, nació?” “No lo sé». «¿A qué edad murió?”. “Tampoco lo sé”.
sacudió el brazo y el agua se vertió. “¿Sabrás al menos cuántos sermones pronunció?”. “Pues
De nuevo el rey llenó el vaso y lo acercó a sus labios; no... No lo sé”.
también esta vez el halcón, aleteando, provocó que el agua “La verdad es que sabes muy poco para ser un hombre que
se cayera. afirma haberse convertido a Cristo...”
El rey, muy molesto, trató por tercera vez de beber; pero una “Tienes toda la razón. Y yo mismo estoy avergonzado de lo
vez más el halcón no se lo permitió. poco que sé acerca de Él. Pero sí que sé algo: hace tres años
Entonces el rey se puso furioso y mató al halcón. yo era un borracho. Estaba cargado de deudas. Mi familia de
Mientras acercaba el agua a los labios sedientos, llegó deshacía en pedazos. Mi mujer y mis hijos temían como un
jadeando uno de sus ayudantes y le gritó: nublado mi vuelta a casa cada noche. Pero ahora he dejado
“Majestad, no bebas de esta fuente, ¡sus aguas están la bebida; no tenemos deudas; nuestro hogar es un hogar
envenenadas!”. feliz; mis hijos esperan ansiosamente mi vuelta a casa cada
noche. Todo esto es lo que ha hecho Cristo en mí. ¡Y esto es
lo que sé de Cristo“.
- Dichosos los que creen que Jesús está en la Eucaristía y
en cada hombre.
- ¿Te es fácil descubrir su presencia en las personas y
-¿Qué es lo que sabes tú de Jesús? cosas que te rodean?
- Como ves, no se trata de conocer mucho la vida de Jesús,
sino de vivir sus valores, como Él vivió. CANTO: El Señor está aquí,
- Felices son los sencillos, los mansos, los de corazón nos regala su paz,
limpio... la esperanza por siempre,
la fe y el amor.

89. VER Y CREER


90. ÉL ME MIRA

Luis IX, rey de Francia, estaba en su despacho, rodeado de


sus ministros, atendiendo importantes asuntos de Estado. Había una muchacha joven, recién convertida, que todos los
De pronto llegó jadeando el mayordomo y le dijo al rey: días iba a la capilla
“¡Majestad, ven pronto por favor!, en la capilla del palacio, En esa capilla la muchacha se pasaba una, dos... horas.
sobre el altar, se apareció Jesús; todos le están viendo. Un día me entró un poco de curiosidad y a la salida de la
¡Majestad, ven enseguida!”. capilla le dije:
Sin emocionarse el rey contestó: “¿Vienes mucho por aquí a la capilla?“
“Yo siempre he creído que Jesús está presente en la “Sí”, me respondió.
Eucaristía; ninguna necesidad tengo de verle con los ojos”. “¿Y tanto tiempo?“
Y el rey siguió atendiendo los asuntos de Estado. “Sí”.
“¿Y qué haces? ¿Rezas el rosario?“
“No”.
“Entonces, ¿qué haces?“
“Orar”.
“¿Orar? ¿Y cómo oras?”
“Me voy al sagrario, me pongo delante de Jesús: Él me mira
y yo le miro...”.

- ¿Cómo rezas tú a Jesús?


- Piensa que la oración consiste en hablar y escuchar, para
que Él hable.

CANTO: Dios está aquí, - ¿Crees que realmente tú eres el mejor invento?
tan cierto como el aire que respiro, - ¿Qué concepto tienes de ti mismo?
tan cierto como la mañana se levanta, - Di tres cosas positivas que ves en ti.
tan cierto como que este canto lo
puedes oír.
92. LA NOCHE Y EL DÍA
91. SOMOS ÚNICOS E IRREPETIBLES

El maestro quiso poner a prueba a sus discípulos.


“¿Cuándo sabemos que es de noche o de día?”, preguntó.
Un maestro estaba explicando en clase los inventos Los discípulos le respondieron:
modernos. “Cuando somos capaces de ver un animal es...”
“¿Quién de vosotros puede mencionar algo importante que “O cuando divisas un árbol y puedes adivinar si es un peral o
no existiera hace cincuenta años?“, preguntó. un manzano”.
Un avispado alumno, que se encontraba en la primera fila, El maestro dijo que no era correcto. Y añadió:
levantó rápidamente la mano y dijo: “Sólo es de día, aun cuando reine la noche, si sabes mirar el
“Yo”. rostro de cualquier hombre y mujer, y descubres en él un
Efectivamente, él era el mejor y más importante invento. hermano o hermana”.
- ¿Qué enseñanzas sacas de la parábola?
- ¿Tratas de mirar a cada persona como si fuera tu
hermano? - ¿Cómo consideras la actitud del elefante: buena o mala?
- ¿En qué te fijas más: en lo positivo o negativo de cada - ¿Tienes tú también ese cariño por las personas o cosas?
uno?
CANTO: Por eso estamos aquí,
CANTO: No te importen las razas conmigo puedes contar
ni el color de la piel. y dejaré mi equipaje a un lado
Ama a todos como hermanos para tener bien abiertas las manos
y haz el bien. y el corazón lleno amor.

93. EL TIERNO ELEFANTE 94. DOS TIGRES Y UN PUENTE

Un elefante paseaba un día por la selva, cuando vio entre la Un día dos tigres necios comenzaron a atravesar en
hierba un nido con cuatro pequeños huevos. direcciones opuestas un puente, hecho de cuerdas, en la
No viendo el pájaro madre, se puso a silbar llamándolo. selva.
Como no venía nadie, el elefante pensó: El puente era tan estrecho que no podían pasar los dos tigres
“No puedo dejar morir la vida que hay en estos huevecillos. a la vez.
Tengo que cubrirlos”. Cuando se encontraron justamente en el medio, uno dijo al
Y se agachó despacio sobre el nido; pero el peso de su otro:
cuerpo rompió los huevecillos. Cuando se dio cuenta, dolido, “Regresa y espera hasta que pase”.
exclamó: A lo que el otro tigre respondió:
“La ternura también tiene sus límites”. “No, yo he llegado primero al puente. Eres tú quien debe
regresar”.
Se detuvieron, observándose uno al otro, y ninguno quería
ceder el paso. Después comenzaron a luchar y los dos se
cayeron desde el puente. Fueron devorados por un cocodrilo,
que nadaba, esperándoles debajo.

- Con tu quehacer diario, ¿crees que estás dejando una


huella? ¿Positiva o negativa?
- Enumera dos o tres cosas que crees que los demás ven
en ti.
- ¿Se parece tu postura en casa o con los amigos a la de - Di una cosa en la que crees que tendrías que mejorar
los tigres? algo.
- ¿Qué es lo que más te cuesta ceder?
CANTO: ALABARÉ, ALABARÉ,
ALABARÉ A MI SEÑOR.
95. DEJAR HUELLA PARA LA HISTORIA
96. ENCONTRAR LA DISTANCIA JUSTA

Un caracol orgulloso, que estaba subido sobre un obelisco


miró el rastro que dejaba su propia baba y dijo:
“Ahora me doy cuenta de que dejaré una huella para la En un día de frío invierno un grupo de erizos intentó darse
historia”. calor. Fue imposible por sus púas afiladas. Pero el frío les
obligaba una y otra vez a juntarse y a separarse, hasta que,
después de muchos intentos, encontraron la distancia justa:
ni demasiado lejos para así darse calor, ni demasiado cerca “Cada vez que hagas el mal, lanzaré sobre el mundo un
para no hacerse daño. grano de arena”.
En la vida y en el trato con las personas, lo importante es Pero los hombres no le hicieron caso.
saber encontrar la distancia justa. “¿Quién puede apreciar uno, cien, mil granos de arena en el
inmenso jardín del mundo?”, pensaron.
Pasaron los años, aumentó el mal. Torrentes de arena
inundaron el mundo. Nacieron así los desiertos, que de día
en día son más grandes...

- ¿Qué enseñanzas sacas de la parábola?


- ¿Qué es lo que miras en los demás para decir que es tu
amigo?

CANTO: COMO EL PADRE ME AMO, - ¿Contribuyes con tu actitud a que aumente cada vez más
YO OS HE AMADO, el desierto?
PERMANECED EN MI AMOR,
PERMANECED EN MI AMOR. CANTO: PERO TÚ HAS VENIDO Y EN MI TIERRA
HAS SEMBRADO SEMILLA NUEVA.
PERO TÚ HAS VENIDO Y HAS CAMBIADO
MI CAMINO Y MI MISERIA.
97. CÓMO SE FORMARON LOS DESIERTOS

98. DOS NO SE PELEAN SI UNO NO


QUIERE
Al inicio, dijo el maestro, el mundo era todo él un jardín.
Dios, creando al hombre le dijo:
Dos anacoretas vivían juntos sin haber discutido nunca. Uno
de ellos dijo: “Yo creo que, como todo el mundo, deberíamos
tener una discusión”.
“Si te parece bien, pues adelante, pero no sé cómo empezar, El maestro dijo al discípulo:
repuso el otro“. “Existen cuatro tipos de personas:
“Sencillo: ¿ves este ladrillo?, pues yo voy a defender que es El justo que habla: “Lo que es mío es mío; lo tuyo es tuyo”.
mío y no tuyo”. El enamorado que exclama: “Lo que es mío es tuyo; lo tuyo
“Ciertamente, repuso el otro, ese ladrillo puede ser tuyo, es mío”.
porque yo no estoy muy seguro de que me pertenezca a mí”. El egoísta que piensa: “ Lo tuyo es mío; lo mío es mío.
“Sí, es mío y siempre lo ha sido”. El santo que actúa: “Lo que es mío es tuyo; lo tuyo es tuyo”.
“Entonces, replicó el otro, cógelo si así es”.
Y aquellos anacoretas no lograron discutir nunca.

- ¿Dentro de qué tipo de personas estás metido tú?


- ¿Sueles reñir con frecuencia? - ¿Te cuesta ceder lo tuyo a los otros?
- ¿Cuáles crees que son las causas por las que
frecuentemente riñes? CANTO: SOMOS UN PUEBLO QUE CAMINA,
Y JUNTOS CAMINANDO
CANTO: Y SI TÚ VIENES A CRISTO JESÚS, PODREMOS ALCANZAR
ÉL TE PERDONARÁ. OTRA CIUDAD QUE NO SE ACABA
PORQUE UNA MIRADA DE FE SIN PENAS NI TRISTEZAS,
ES LA QUE PUEDE SALVAR AL PECADOR. CIUDAD DE ETERNIDAD.

100. CORAZÓN DE ORO


99. LOS CUATRO TIPOS DE HOMBRES
En una joyería entró un señor buscando un moderno
amuleto.
“Muchacho, ¿sabes encaramarte?“, preguntó el capitán de
El joyero le sacó una gran variedad: herraduras de plata,
un barco a un pequeño grumete.
rosas de Jericó, piedras esotéricas, anillos y muchos
“Sí, mi capitán, en mi pueblo subía a los árboles más altos“.
talismanes.
Con agilidad comenzó a trepar mástil arriba. Ya se acercaba
El hombre examinó todos los objetos con atención, y luego
a la punta cuando miró hacia abajo y el vértigo se apoderó
dijo:
de él.
“No, no es eso, yo quería un pequeño corazón de oro“
“¡Que me mareo, que me mareo!“, gritaba con angustia el
“¡Huy, no, no lo tenemos, eso está pasado de moda, dijo el
muchacho.
dependiente“.
El capitán, que estaba siguiendo la maniobra, se apresuró a
Y añadió: “Quizá lo pueda encontrar en alguna tienda de
decirle:
antigüedades!“.
“¡Eh, muchacho, hacia arriba, mira siempre hacia arriba!“
El grumete obedeció, miró hacia lo alto y se le pasó el miedo
al vértigo.

- ¿Te cuesta encontrar un corazón grande a tu alrededor?


- Felices los que luchan para que otros sean un poquito
más humanos. ¿Eres tú uno de ésos?
- ¿Ante las dificultades te pasa lo mismo que a este
CANCIÓN: Danos un corazón grande para amar.
grumete?
Danos un corazón fuerte para luchar.
- ¡Ánimo, mira siempre hacia arriba!
- Si piensas siempre en cosas positivas todo te resultará
más fácil.
101. SIEMPRE HACIA ARRIBA
102. LA VIDA COMO CAMINO Y ADVIENTO

Lo dijo el poeta: partimos cuando nacemos, andamos


mientras vivimos... En fin, la vida como camino y Adviento.
No tenemos ni podemos hacer otra cosa que eso: caminar,
seguir hacia delante. Pararse significa morir.
Sólo se puede vivir caminando. El camino es el precio y la
gloria de la vida, el vivir mismo. Por eso la vida es camino y
Adviento.
El Adviento nos recuerda todos los años que nuestro deber
es estar siempre en camino, en afán de superación y mejora.
Adviento nos recuerda que toda la vida es un camino hacia
el bien, la belleza, la justicia y el amor.
Adviento es conciencia de que Dios siempre llama a más y
mejor, a construir un mundo más humano y habitable.

- El camino del Adviento te conduce a la Navidad. ¿Cómo


tienes que recorrerle?
- ¿Cómo te gustaría llegar a la Navidad?
MADRID MARISTA
Ctra. Moralzarzal, 6
28400 C.VILLALBA (Madrid)
Tfno.: 91 849 31 82
Fax: 91 849 31 84
E-mail: hmrav11@planalfda.es