Sunteți pe pagina 1din 1

Tiene  cinco  años  que  lo  conozco  y  te  juro,  que  de  esos  cinco  años  jamás  

me  había  sentido  atraída  hacia  él.    


         Me  escribió  en  la  semana  y  llegado  el  sábado  me  insistió  en  pasar  a  
verlo.  Tenía  que  ir  a  un  evento,  se  me  hacia  tarde  y  al  ver  la  dirección,  
me  di  cuenta  de    que  me  había  equivocado  de  rumbo.  Estaba  cerca  de  
su  casa,  así  que  decidí  pasar  a  saludarlo.  Estuvimos  platicando  largo  
rato,  cuando  de  pronto,  al  momento  de  mostrarme  algo,  su  mejilla  y  la  
mía   se   encontraron.   Fue   ahí   cuando   todo   se   detuvo   y   sin   siquiera  
pensarlo,  me  sentí  atraída  hacia  él.  No  sabía  realmente  lo  que  estaba  
pasando.  Una  pregunta  aterrizó  el  asunto,  me  quedé  muda,  vi  su  anillo  
de   casado   y   reí   de   nervios.   No   supe   que   decir.   Poco   después   el  
ambiente  se  volvió  extraño  y  seductor,  ambos  empezamos  a  coquetear.  
Nos  besamos.    Empezaba  a  oscurecer.  Mis  manos  oprimían  su  torso  
contra   el   mío,   las   caricias   y   los   movimientos   avanzaban.   De   pronto,  
recordé  un  nombre.  No  pude  seguir.  Le  di  su  camisa  y  me  acompañó  a  
la   entrada.     Ambos   queríamos   que   esto   siguiera   pero   no   me   atreví   a  
mencionar  el  nombre  de  mi  compañera,  su  alumna  y  su  esposa.    
 
 
 
 
 
 
 

   N.M.