Sunteți pe pagina 1din 2

Ortesis de Stack

 Inmovilizadora de la interfalángica distal, posicionándola en hiperextensión


Diagnóstico: Mallet Finger (dedo en martillo)
Uso: .

a parte inferior abarca desde la zona distal del dedo hasta sobrepasar la articulación interfalángica
distal, tiene forma de dedal para alojar la yema del dedo. La parte superior, solidaria a la inferior,
deja libre la zona de la uña y llega hasta la articulación interfalángica distal.

Dedo en gatillo
Tenosinovitis estenosante, comúnmente conocido como dedo en gatillo o pulgar en gatillo, afecta
a las poleas y tendones en la mano que flexionan los dedos.
Se desarrolla cuando los tendones forman un nódulo o inflamación de su revestimiento. Cuando
los tendones se inflaman se estrecha su paso a través del espacio del túnel (vaina flexora), lo que
causa dolor, chasquido o una sensación de atrapamiento en el dedo

Causa: desconocida, pero suele aparecer más frecuentemente en personas que realizan trabajos
exigentes con las manos o movimientos repetitivos. También suele asociarse más al género
femenino y a un rango de edad de entre los 40 y 60 años. La diabetes y artritis reumatoide también
son circunstancias frecuentemente asociadas a los pacientes con éste tipo de patología

Tratamiento: Reducir la inflamación y el dolor de su dedo en gatillo, junto con la aplicación de


diferentes terapias para la inflamación y el dolor.
El objetivo del tratamiento es aliviar el dolor y reducir la inflamación. El reposo y la inmovilización
de los tendones afectados son esenciales para la recuperación, asociados al empleo de férulas,
cabestrillos, etc. La aplicación de frío o calor sobre el área afectada suelen ayudar a reducir el
dolor y la inflamación.
Inmovilización 2-3 semanas

Cuello de Cisne
La deformación en cuello de cisne consiste en una hiperextensión de la articulación interfalángica
proximal, una flexión de la articulación interfalángica distal, y a veces flexión de la articulación
metacarpofalángica
Causa: incluyen un dedo en martillo no tratado, laxitud de los ligamentos de la parte volar de la
articulación interfalángica proximal (p. ej., como puede ocurrir después de una fiebre reumática o
en él LES como una artropatía de Jaccoud), espasticidad de los músculos intrínsecos de la mano,
rotura del tendón flexor de la articulación interfalángica proximal y mala unión de una fractura de
la falange media o proximal.
Tipo I. Articulación IFP flexible en todas las posiciones. La deformidad comienza en la IFD por un
alargamiento o ruptura del tendón extensor, resultando en un “dedo en martillo”; en forma
secundaria, la IFP asume la postura de hiperextensión. En otros pacientes, la deformidad se origina
en la IFP, la sinovitis distiende los elementos estabilizadores palmares (placa palmar, tendón
superficial, ligamento retinacular transverso de Landsmeer y cápsula articular) llevándola a
hiperextensión; también la ruptura creada por artritis reumatoide de un tendón flexor superficial
puede ocasionar la hiperextensión de la IFP
Tratamiento: se dirige a corregir la hiperextensión IFP y restaurar la extensión IFD
 Estos autores realizaron tratamiento conservador inicial en este estadio mediante el uso
de férulas durante un tiempo prolongado (2 a 4 meses) de medicación con fármacos
modificadores de la enfermedad (FAME) e infiltraciones intraarticulares de esteroide.
 El tratamiento aconsejado es una nueva inmovilización durante 2-4 semanas y trabajo
analítico del tendón extensor terminal para recuperar el movimiento de extensión.

Dedo de botonero

En la deformidad en ojal la articulación media del dedo se incurva hacia dentro (hacia la palma) en
una posición fija y la articulación más externa del dedo se incurva excesivamente hacia fuera
(alejándose de la palma).

Causa: Artritis reumatoide

Tratamiento: La deformidad en ojal debida a la lesión de un tendón extensor se corrige


habitualmente con una férula que mantiene la articulación media completamente extendida
durante 6 semanas

FRACTURA
 Al momento de realizar la técnica de reducción de los fragmentos óseos y comprobar
su normalidad absoluta mediante radiografía se inicia un proceso de rehabilitación
progresivo que concluye en aproximadamente 3 a 4 semanas. Actualmente se
encuentra en la fase de cambio a una órtesis funcional la cual tendrá una permanencia
de 4 a 6 semanas