Sunteți pe pagina 1din 2

RELACIONES HUMANAS

Todo acto en el que intervengan dos o más personas es una relación humana. Se considera que las relaciones humanas son el
contacto de un ser humano con otro respetando su cultura y normas, compartiendo y conviviendo como seres de un mismo género
en una sociedad.

El hombre se relaciona con los demás, ya sea de manera familiar, colectiva o laboral. Éste intercambia con otros ideas, opiniones,
anécdotas, experiencias, inclusive cosas más personales.

Una de las finalidades de las relaciones humanas es favorecer un buen ambiente y convivencia para lograr así la comprensión de las
demás personas; ponerse en el lugar de otro ayudará a ese individuo a sentir más confianza y seguridad en momentos difíciles y de
tensión para él.

Es importante saber que para lograr una excelente relación humana lo primero y principal es aceptarse a uno mismo, así aceptarás a
los demás y por consecuencia serás aceptado.

En el trabajo, es indispensable crear buenas relaciones humanas debido a que nos permitirá encontrar satisfacción por nuestro
propio trabajo, aumentar la productividad, incrementar el desarrollo personal con base en un buen equipo, y lograr el
reconocimiento de los demás.

Clasificación de las relaciones humanas

 Relaciones primarias: Su importancia es primordial, ya que ellas se establecen cuando las personas se relacionan
entre sí, por ellas mismas.
 Relaciones secundarias: Se originan por la necesidad de un servicio o función que puede prestar una persona a otra.
Concepto de relaciones humanas
Las Relaciones Humanas son las enderezadas a crear y mantener entre los individuos relaciones cordiales, vínculos amistosos, basados en ciertas
reglas aceptadas por todos y, fundamentalmente, en el reconocimiento y respeto de la personalidad humana.
Las Relaciones Públicas por su parte, buscan insertar a la organización dentro de la comunidad, haciéndose comprender, tanto por sus públicos
internos como externos, de sus objetivos y procedimientos a fin de crear vinculaciones provechosas para ambas partes mediante la concordancia de
sus respectivos intereses.

Relacion existente entre las relaciones humanas y las relaciones públicas


Existe una gran confusión entre estas dos disciplinas, e inclusive, en los programas de estudio de algunas instituciones se las menciona como si fueran
análogas o tuvieran la misma significación.
El propio nombre de cada una de estas disciplinas ya nos esta indicando una diferencia importante:
 Relaciones Humanas son vinculaciones entre los seres humanos o personas
 En las Relaciones públicas se establecen relaciones entre las personas (individuo) o una organización (grupo)

Quiere decir, que en las Relaciones Públicas uno de los extremos de la relación es siempre un grupo. Mientras que en el caso de las Relaciones
Humanas, en ambos extremos de la relación existe una persona individual.
Para llegar a las Relaciones Públicas es preciso primeramente pasar por las Relaciones Humanas, en efecto es muy difícil proyectar
una imagen favorable de la organización si esta no conforma un grupo homogéneo, en el que impera un sentimiento de simpatía, colaboración y
entendimiento entre sus miembros. Toda bien planificada campaña de relaciones públicas debe iniciarse con una intensa actividad de Relaciones
Humanas.

Cuáles son los factores que las ponen en funcionamiento


Son sin excepción factores de Comunicación. Es fácil comprender la imposibilidad de tender un puente de Relaciones Humanas entre dos puntos que
no se comuniquen.
Qué nos enseña las Relaciones Humanas en las Empresas:
I. En primer lugar enseña humildad: El empresario ha comprendido que depende desde el más humilde de sus subordinados para el mejor
funcionamiento de su empresa, o sea, para el mayor rendimiento, que es su máximo objetivo.

¿Cómo se da esto?
 El empresario debe descender ligeramente y tenderles una mano.
 Los que tienen autoridad deben estar a la vista de los empleados.
 Deben hablar el mismo lenguaje que los empleados, esto no significa descender a los defectos de la dicción del obrero sino poner al alcance de éste
los medios para que el lenguaje del trabajador mejore.

I. El Comportamiento humano: El buen trato con los semejantes, respetando las opiniones de los subordinados. Así el problema de la convivencia se
reduce a los términos del respeto reciproco que es uno de los engranajes esenciales de las Relaciones Humanas.
Todo este mecanismo se torna más viable cuando mayor es el grado de cultura general de las partes, por eso es importante que la empresa propicie la
elevación cultural de sus integrantes que así tarde o temprano contará con un material más humano y más rico.

Contrato de trabajo o contrato laboral


El contrato de trabajo son las normas que regulan la relación laboral. El contrato de trabajo tiene un contenido mínimo
obligatorio establecido en todo lo mencionado anteriormente, entre los que se destacan el derecho laboral y leyes
laborales. El contrato laboral y el hecho de tener un sueldo, es lo que indica que el trabajador efectivamente es parte de
una relación laboral.

El salario
El salario o remuneración es uno de los elementos importantes en el mantenimiento de una relación de trabajo armónica.
La mayoría de los conflictos y usualmente las cuestiones más controvertidas, están relacionadas con el salario. El salario
es la plusvalía del esfuerzo físico o mental que contribuye en el proceso productivo a obtener un bien de uso o brindar un
servicio. Se define como remuneración a la contraprestación que se brinda en dinero o en especie al trabajador por poner
a disposición del empleador su capacidad de trabajo. Esto implica el conocimiento de ambas partes de obligarse al
cumplimiento de determinados deberes y obligaciones, como por ejemplo para el empleador: dar trabajo y pagar una
remuneración por el mismo, y en el caso del trabajador estar a disposición un determinado número de horas en un día
(jornada laboral) a efectos de realizar tareas que le son encomendadas por el empleador.

Relaciones individuales y colectivas


Las relaciones laborales individuales son las que establece un trabajador aislado directamente con su empleador o su
representante.
En la relación laboral individual, el trabajador se encuentra en situación de dependencia o subordinación del empleador.
Esa desigualdad jurídica dificulta la posibilidad de una relación contractual entre ambas partes, ya que la voluntad del
trabajador está afectada. Lo que podría causar situaciones incomodas, injustas o personales que afecte el estado
emocional del trabajador.2 Adicionalmente, el trabajador suele encontrarse en una situación de debilidad económica
frente al empleador. Por esta razón Alain Suppiot ha sostenido que el derecho civil fracasa cuando intenta ser aplicado a
la relación laboral individual y que el mundo del trabajo solo puede ser civilizado si el trabajador se
organiza sindicalmente y negocia colectivamente en este sistema, todo se vende y se compra; las mercancías, la tierra y
el trabajo.

Negociación colectiva y diálogo social entre personas


Las relaciones entre organizaciones de empleadores y trabajadores, entre sí o con el Estado, se denomina diálogo
social y está fundado en el principio del tripartismo, es decir que las cuestiones relacionadas con el empleo deben ser
resueltas por las tres partes principales en las relaciones laborales: Estado, capital y trabajo. El diálogo social intenta
establecer un clima de cooperación entre los actores sociales (sindicatos, empresas y Estado),
compartiendo información, consultándose mutuamente, o negociando colectivamente y arribando a convenios
colectivos (cuando es entre sindicatos y patrones) o pactos sociales tripartitos (cuando incluye al Estado).

Recursos humanos y relaciones laborales


Las empresas suelen denominar con el término «recursos humanos» a las cuestiones relacionadas con el manejo del
personal. Al ser definidos como «recursos», los trabajadores son asimilados a otro tipo de «recursos», como
los «recursos financieros», o los «recursos materiales» (materia prima, maquinaria, etc).
La definición como «recurso» de las cuestiones relacionadas con el personal, tiende a concentrarse en las relaciones
técnicas de producción, antes que en las relaciones sociales, dando prioridad a los aspectos disciplinarios y
eventualmente psicológicos, pero postergando habitualmente las relaciones colectivas y los intereses personales de los
trabajadores.

Relaciones internacionales de trabajo


Las relaciones internacionales de trabajo existen desde principios del siglo XX cuando se conformó la Organización
Internacional del Trabajo (OIT) en 1919, como ámbito para canalizar las relaciones entre los estados y las organizaciones
de trabajadores y empleadores. Los acuerdos alcanzados en la OIT suelen tomar forma como convenios internacionales
de trabajo que siguen los mismos principios que los tratados.