Sunteți pe pagina 1din 8

El pintor Juan Pablo Castel, nos hace partícipes con un tono existencialista del crimen que

cometió. Castel conoce a María Iribarne por quien se obsesiona y mantiene una extraña
relación. María está casada con Allende, un hombre ciego mayor que ella y según sospechas
de Juan Pablo, María también mantiene relaciones con Hunter, primo de Allende, que vive en
una estancia fuera de Buenos Aires que María visita frecuentemente. Atormentado por sus
dudas y por el misterio que envuelve a María, Castel la mata. Confiesa a Allende sus
sospechas de infidelidad que según él lo justifican de haberle dado muerte a su esposa.
Allende se suicida y Juan Pablo Castel se entrega a las autoridades.
Desarrollo:
Esta novela es narrada en primera persona como si fuese el pintor Juan Pablo Castel que
estuviese relatando la novela.
Juan Pablo Castel es un pintor quien estando en la cárcel por el asesinato que cometió contra
María Iribarne, recuerda todos los momentos que lo llevaron a hacerlo.
La historia comienza cuando en una exposición de pintura, Juan Pablo Castel presenta su
cuadro y se da cuenta que uno de los observadores (María Iribarne), una bella joven es la que
mas contempla su pintura, Castel ve que entre la pintura de él y la bella joven hay una extraña
relación por lo cual decide acercársele pero ella se pierde entre las numerosas personas que
hay en esta exposición.
Castel desde el primer día que vio a esta joven, nace la ansiedad de volver a verla y no
descansó hasta encontrarla. Un día que el iba por la calle se la encontró y empezó a
perseguirla, hasta que llegó a un edificio llamado La Compañía T., ella se dio cuenta porque
Castel le había hecho una pregunta sobre el nombre del edificio, ella le respondió sin darse
cuenta de quien era este señor, después de responderle la pregunta se sonrojó un poco a lo
cual Castel empieza a interrogarla sobre la pintura y sobre si lo recordaba. Cuando Castel le
pregunta sobre la pintura que él había creado ella estaba a punto de llorar a lo cual Castel
siente un poco de pena y se despide de la joven quien lo sigue y le pide que no se valla;
tienen un dialogo y ella se vuelve a asustar y sale corriendo ahora la perseguía Castel quien le
pareció inútil seguirla y la dejó ir pensando que la podría seguir viendo en la oficina pero
después al cabo de un rato dudó de que trabajase en esta empresa. La estuvo esperando
todo el día en la salida del edificio pero no logró encontrarla; al día siguiente Castel madrugó a
la misma empresa a esperarla, logró encontrarla y la llevó a la plaza de San Martín a hablar o
resolver la situación sobre aquella pintura.
Juan Pablo Castel conociendo a María logra conquistarla y ser el amante de ella, con ella vive
el amor, pero cuando ella empieza a negarse y a irse para la estancia, Castel empieza a sacar
unas muchas conclusiones de celos contra ella.
En una de las ausencias de ella, el va hasta su casa a buscar noticias de la mujer que lo tiene
obsesionado, y allí se encuentra con un caballero de cierta edad, alto, flaco, de ojos muy
abiertos e inmóviles y turbios, es ciego. Este caballero recibe a Juan Pablo muy cortésmente
preguntándole si es Castel. Ante su respuesta afirmativa, el ciego le revela que su apellido es
Allende y que es el esposo de María. Le cuenta que María usa siempre su apellido de soltera.
En seguida, el ciego le entrega una carta que María ha dejado para el pintor y que,
lógicamente, Allende no ha podido leer, ignorando su contenido.
El golpe que esta revelación produce en el espíritu y la mente del artista, es enorme. Piensa
en el suicidio y luego se revela ante la certidumbre de que el ciego y su esposa se están
burlando de él. Otro día la entrevista de los amantes en el estudio del pintor se desarrolla en
un ambiente de máxima violencia, insultos, recriminaciones. Pero de pronto Juan Pablo se
arrepiente y llora, se humilla y se lanza recriminaciones, pidiéndole a maría que le perdone.
Pero las relaciones entre los dos ya no son las mismas, desde el momento en que el pintor
sabe que su amante está casada con un inválido. En una de sus discusiones, el le grita:
"engañas a un ciego".
La convicción de que María ha sido de muchos hombres, persigue enfermizantemente a Juan
Pablo, quien en un arranque de celos, se lo grita al marido ciego. En una de las escapadas a
la "Estancia", María invita a Juan Pablo a que valla él también al lugar. Hunter los recibe con
irónica amabilidad, en compañía de una mujer de la familia llamada Mimmi Allende.
María tardo mucho en salir, pues el pintor Juan Pablo Castel le tocó comer en la mesa con
aquellos sujetos que no hacían si no hablar de novelas rusas, policíacas, etc. Esto incomodó
mucho a Castel quien disimuló su aburrimiento y su impaciencia mientras esperaba a María.
Durante un momento de los días de permanencia en la finca, el pintor y María se alejan hasta
las orillas del mar. Ella entonces le revela varias etapas de su pasado, no muy limpio, y
entonces el pintor siente inmensos deseos de matarla, para luego arrojarla al mar, esto lo
piensa mientras María le cuenta su pasado el cual Castel no le puso mucha atención.
Juan Pablo Castel decide regresar inmediatamente a la ciudad y allí, en Buenos Aires, a solas
con sus pensamientos, queda en una terrible crisis psicológica, parece un loco, empieza a
cometer actos impuros, como emborracharse hasta quedar tendido en una de las calles,
asistía a bares, se relacionaba con las prostitutas que al estar con una de ellas una de sus
expresión se parecía a la de María, cuando sucedió esto, Castel se enfureció y hecho a
patadas a esta prostituta con cierta cantidad de dinero.
Castel luego llama a María presionándola para que viniera rápido con la advertencia de que si
no venía inmediatamente se suicidaría, María acepto y quedaron de encontrarse en uno de los
parques a las que ellos frecuentaban en su amorío a las 5 de la tarde.
Castel estuvo esperándola media hora antes de la cita hasta las 6 de la tarde pero ella no fue,
le incumplió.
Juan Pablo Castel entonces decide regresar en mitad de la noche a la estancia, creyendo que
María está en brazos de Hunter. Castel se esconde en un lugar del parque para ver salir a
María con Hunter, y así fue, los vio en el parque junto pero luego se tuvieron que entrar por
que estaba comenzando un terrible vendaval. Castel al ver que María y Hunter ya entraban a
la casa se fijó en las habitaciones, más que todo en la de María, para darse cuenta cuando
llegaba. Cuando María llegó a su habitación, Castel entró a la casa por la terraza para entrar
también a la habitación de María sin que nadie se diese cuenta, saca el cuchillo que había
traído del taller, lo empuña y entra a la habitación de María, ella se asombra al ver a Juan
Pablo y le interroga sobre de lo que va a hacer, el cogiéndola le responde que la tiene que
matar por que lo ha dejado solo y con gran tristeza lloró y le clavó el cuchillo en su pecho y
ella lo miró con gran tristeza lo cual provocó en Juan Pablo furor que hizo que le clavara
muchas veces mas el cuchillo.
Juan Pablo regresó a la ciudad e inmediatamente fue a la casa de Allende a enterarlo de todo
lo que le había hecho María diciéndole que lo habían engañado con el y con Hunter, esto
provocó tanta tristeza con Allende que empezó a perseguir a Castel, pero el logró escapar.
Allende al cabo de un tiempo se suicidó.
Castel luego fue a la comisaría y se entregó confesando todo lo que había hecho, y ahora está
encerrado en la cárcel arrepentido, reflexionando y pagando todo lo que hizo.
Personajes principales:
* Juan Pablo Castel: Protagonista y narrador de la historia. Solitario e incomprendido cree
encontrar en María la comprensión y el amor que no ha tenido, por ser ésta la única persona
que ha entendido su pintura. Su obsesión por María es llevada al límite y la mata creyéndose
engañado. Psicológicamente es un personaje muy intenso, con una habilidad mental se
cuestiona y cuestiona al lector sobre la existencia humana.
* María Iribarne: Un tono de misterio y confusión envuelve la historia de María. Responde al
interés que Castel siente por ella pero nunca logra entregarse del todo, tal vez por su estado
civil (está casada con Allende), sin embargo, según sospechas de Castel mantiene relaciones
afectivas con Hunter a quien visita frecuentemente. Se siente identificada con Juan Pablo
Castel a través de sus pinturas.
Personajes secundarios:
* Allende: Esposo de María. Está ciego y conoce a Castel porque le entrega una carta que
María le dejó antes de partir por primera vez a la estancia de Hunter su primo. Al enterarse por
boca de Castel de las infidelidades de María y de su muerte, lo llama "insensato" y termina por
suicidarse.
* Hunter: Primo de Allende y al parecer amante o amigo cercano de María.
Fede:
* Castel se obsesiono con María, en no la amaba, solo deseaba poseerla. El amor de Castel
era enfermizo ya que estaba cegado por los celos y la pasión, esto lo condujo a cometer el
crimen.
* En la realidad casos semejantes se presentan, ya que las pasiones desenfrenadas destruyen
al hombre.
* Lo que despierta el interes de Castel al conocer a María fue la sensibilidad que compartían
hacia el arte.
* Castel ahoga sus frustraciones en el alcohol y la prostitucion.
* El amor no es un sentimiento que destelle, pero el sentimiento de Castel hacia María no era
amor, era una pasión enfermiza que lo destruyó a el y a María.
* Las pasiones desenfrenadas conducen al hombre a la destrucción.
* El amor es un sentimiento acompañado de muchos valores pero las pasiones
descontroladas corrompen el amor.
* Todos los seres humanos buscamos según nuestra espiritualidad un alma gemela y creemos
encontrar la felicidad cuando hallamos alguien con nuestros mismos sentimientos.
* Me parece que es una buena obra, aunque no un buen ejemplo.
* Contiene intriga y suspenso y mantiene al lector a la expectativa del desenlace.
* La novela permite una mejor comprensión, ya que esta escrita en primera persona.
* María dice a Castel que la ventana le parecía un mensaje de esperanza y le dice que nada
ganara con verla porque le hace daño a todos los que se acercan.
* Castel al recordar los momentos felices con María, la sueña como niña corriendo en un
caballo con su pelo al viento… en todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío, el
túnel en que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida. Comprende que siempre
existió un muro de vidrio que separa a María de el.

La conclusión es una decididamente pesimista, pues la soledad ontológica es inevitable así como la
comunicación directa entre entes es imposible. Sartre afirma: "la solidaridad es de condenados,
donde cada uno es extraño a cada uno de los demás como a sí mismo." (ctd. en Mcquarrie) Castel
no puede conciliar su mente con esta idea por lo que termina asesinando a María.
Si aplicamos el existencialismo a la relación de Castel y María vemos que él pretende salir de su
estado de soledad por medio de María con quien intenta establecer una comunión absoluta. Este
amor va más allá de lo convencional, Juan Pablo desea poseer no solo el cuerpo de ella sino
también la libertad de ella como se mencionó anteriormente. En su afán de poseer su existencia,
él la somete a enormes y crueles interrogatorios, suponiendo engaños hipotéticos, cuestionando
cada mirada, cada silencio, cada salida y hasta sus antiguos amores. (ctd. en Coddou)

La finalidad de Castel es que alguien asuma una postura análoga a la dél; para él esto sería una
revelación trascendental pues significaría que los planos existenciales de cada ser se pueden
asimilar y no simplemente intersecar en varios puntos. Esto conllevaría la salida del solipsismo y la
distribución equitativa de la responsabilidad existencial de ambos, puesto que ya uno no estaría
enfrentándose al mundo arbitrario solo y ambos tomarían las mismas decisiones guiados por los
mismos valores así eliminando la angustia existencial. Sin embargo, esto no fue posible. Siempre
habría fragmentos de la vida de María que permanecerían fuera del alcance de Castel, como
mostrarían las circunstancias.

María estaba casada con un hombre ciego llamado Allende y regularmente visitaba a su primo
Hunter con quien mantenía relaciones incestuosas. En un sentido María estaba en la misma
situación que Castel; reconocía su soledad y la posibilidad de salir de esta uniéndose a Juan Pablo:
"sentí que eras como yo y que también buscabas ciegamente a alguien, una especie de
interlocutor mudo." (Sábato, 117) Aunque no sea tan obvio pues la narración se adhiere a la
perspectiva de Juan Pablo, ella también ejerce su poder sartreano de sujeto (el que aprehende la
libertad del otro-sujeto) cada vez que invita a Juan a la estancia o el apartamento y lo hace tolerar
tertulias insoportables con Hunter o Allende. En fin ambos fueron incapaces de resignarse a sus
propias existencias para integrarse a la del otro. El frágil puente levadizo que en un tiempo los
unió se elevó para siempre sobre un abismo cada vez más explayado.

Mientras que María pudo aceptar los términos de este fracaso y la inutilidad de persistir y rechaza
un último encuentro con Juan Pablo, –"Lo único que lograremos –agregó con voz muy débil – es
lastimarnos cruelmente una vez más."(Sábato, 136)—Castel no puede rendirse a su inevitable
soledad y no tiene las energías para enfrentarse desnudo a la arbitrariedad del mundo con su
concepto interpretativo destruido. La necesaria conclusión de todo es entonces que lo único que
existe son las intersecciones de nuestros túneles con el ancho mundo. El resto es inaccesible;
siempre vio a María a través de una ventanilla en su túnel.

Castel responde a esto con una crisis existencial que lo ciega y sólo le permite ver y sentir su
propia soledad y doloroso desgarramiento espiritual; él no comprende como esta mujer que lo
amó, puede ahora dejarlo a la merced de sus razonamientos e imaginaciones infernales que son
como gusanos hambrientos que devoran cada una de sus vísceras. (Sábato, 154) La acusa de ser
una inmunda bestia y con su amor, convertido en el odio más puro, resuelve matarla. Justo antes
de ejecutar su crimen, cuchillo en mano, él ve a María y a Hunter juntos en el aposento; se
materializan todas sus especulaciones y exclama: "¡Dios mío no tengo fuerzas para decir qué
sensación de infinita soledad vació mi alma! Sentí como si el último barco que podía rescatarme
de mi isla desierta pasara a lo lejos sin advertir mis señales de desamparo. Mi cuerpo se derrumbó
lentamente, como si hubiera llegado la hora de la vejez."(Sábato, 154) Cuando va a matarla
simplemente le dice llorando: "Tengo que matarte, María. Me has dejado solo."(Sábato, 156) Y le
clavó el cuchillo en el pecho y en el vientre. Así se empañaron las últimas ventanas en el túnel de
Juan Pablo Castel.

Hay varios temas secundarios que se observan como función del existencialismo que impregna
cada aspecto de la novela. Entre estos conceptos sobresale la libertad existencialista. Esta libertad
se refiere al libre albedrío que tiene el humano para formular sus valores y actuar de acuerdo a
estos. Consecuentemente uno es responsable no sólo por las acciones sino también por sus
valores ya que estos determinan la acción. Juan Pablo Castel temía asumir sus responsabilidades
existenciales solo, lo que le provoca angustia.

La angustia existencialista surge como producto la nuestra libertad y responsabilidad. A diferencia


del miedo la angustia no tiene objeto. Castel pronuncia el ejemplo arquetípico mientras comparte
un momento íntimo con María: "Nunca más, nunca más, pensé, mientras empecé a experimentar
el vértigo del acantilado y a pensar qué fácil sería arrastrarla al abismo, conmigo."(Sábato, 117) Tal
situación conlleva una sensación de que nada "me está reprimiendo". La angustia se produce al
experimentar esta libertad y al realizar que uno será responsable por lo que acontezca; no hay
nada más que se pueda culpar.

A través de la obra, Juan Pablo Castel frecuentemente manifiesta su desdeño por los estilos de
vida superficiales, una actitud propiamente existencialista. La autenticidad consiste en que el ser
humano viva de acuerdo a la libertad propia y en no permitir que ninguna imagen estereotipada
por la sociedad rija la identidad. En su búsqueda de un modo auténtico de existencia, Castel huye
de toda especie de todo lo mundano y cotidiano ya que esto lo distraería y suplantaría sus
preocupaciones existenciales. Es por esto que Juan Pablo detesta toda especie de grupo, secta o
cofradía. Sin embargo, el protagonista ocasionalmente sucumbe a la tentación de lo cotidiano
debido a la increíble tensión que le produce la angustia existencial. El abandona el plano elevado
al cual esta acostumbrado para ampararse en los aspectos bajos de la existencia como el alcohol y
las prostitutas.

En el ámbito del existencialismo la desesperación[3]no es simplemente la pérdida de esperanza.


Específicamente es la crisis que se asocia con el colapso de uno o más de los pilares que sostienen
la identidad, como le ocurre a Juan Pablo cuando ve a María junto con Hunter en la recámara
antes de matarla. Cuando uno ha invertido casi su existencia entera como Juan hizo en María, uno
naturalmente se corre el riesgo de que si las circunstancias cambian, uno caiga en el estado de
desesperación. El problema con la desesperación es el suicidio, algo que Castel llegó a contemplar.
De acuerdo a Albert Camus, acabar con la existencia propia constituye el único problema serio
filosófico. El recomienda que se persevere a pesar de toda desesperación. Una de las
preocupaciones principales de los filósofos existencialistas es evitar que el significado en la vida de
la gente llegue a peligrar. Quizás a Castel le hubiese servido bien la psicoterapia existencialista.
Si el mundo carece de significado racional más allá del que le pueda atribuir el individuo, entonces
el mundo es absurdo. Esto es lo que presupone la noción de lo absurdo. Es por esto que a pesar de
la esencia que se asuma en la vida uno esta sujeto al azar de lo absurdo y en cualquier momento,
cualquier persona puede ser afligida por una calamidad. Esto es afirmado por Castel: "A veces creo
que nada tiene sentido. En un planeta minúsculo que corre hacia la nada desde millones de años,
nacemos en medio de dolores, crecemos, luchamos, nos enfermamos, sufrimos, hacemos sufrir,
gritamos, morimos, mueren y otros están naciendo para volver a empezar la comedia
inútil."(Sábato, 44)

¿Cómo enfrentarse a lo absurdo? Kierkegaard propone que los humanos emplean la razón como
un mecanismo para contrarrestar su angustia existencial. Si uno logra proyectarle un aparente
orden a lo absurdo, no tiene por que sentir angustia al ejercer su libertad. Esto es lo que hace
Castel cuando evalúa cada situación minuciosamente, contemplando cada posibilidad. El trata de
encajar el mundo a su lógica, mas él mismo reconoce la inutilidad de esta práctica: "Sería un azar
demasiado portentoso que la realidad coincidiera luego con una llave tan complicada, preparada
de antemano ignorando la forma de la cerradura." (Sábato, 25) La respuesta no es la razón pues es
imposible imponerle estructura a un mundo fenomenológico.

Ernesto Sábato es un autor sumamente meticuloso en su redacción; escoge cada palabra una por
una. El mismo cuidado que empleó en la presentación de cada tema lo utilizó para diseñar la
estructura de la narración.

Sábato prefiere la perspectiva del narrador-protagonista sobre el narrador-omnisciente, de modo


que es el propio Juan Pablo Castel quien relata su propia historia. Si el autor pretende que el lector
penetre hasta las más profundas entrañas del personaje, conviene colocar al lector en la posición
del protagonista. Esto muestra lo fiel que es el autor a la idea de soledad básica; para lograr la
comprensión de un individuo hay que ser él esencialmente; esto es lo que Castel anhelaba con
tanta vehemencia.

Es Juan Pablo Castel quien ocupa el primer plano de la narración; todo lo demás es relevado a un
segundo plano pues la novela se enfoca en una sola existencia y el solipsismo supone que es el
individuo quien le asigna significado a la realidad que lo rodea; por eso el lector esta limitado a esa
existencia. La trama es entonces dictada por el ánimo de Castel, sus reacciones a la realidad hostil,
sus apetencias metafísicas y el anhelo por superar su soledad.

Como todo esta "en función de Castel", el tiempo no fluye como en la novela convencional. El ser
humano no tiene que marchar al compás del reloj; la doble temporalidad es posible. Esto crea un
aparente "desorden en la cronología de los hechos narrados"(ctd. en Coddou). El tiempo humano
es ajeno al objetivo. Castel manifiesta: "No se cuanto tiempo pasó en los relojes. pero de mi
propio tiempo fue una cantidad inmensa.con vueltas atrás."(Sábato, 151).

Con el filtro del existencialismo se ha logrado darle sentido a El Túnel. Sería muy difícil haber
comprendido las motivaciones de Juan Pablo Castel partiendo solamente de la psicología. El
comportamiento de Juan Pablo habría parecido una grosera exageración y en un sentido lo es:
situaciones como la crisis existencial descrita en la novela escasamente ocurren en la vida real;
raramente los humanos se relacionan de forma tan rígida como María y Castel. Sin embargo,
Ernesto Sábato vio como necesario llevar los personajes a circunstancias extremas para
proporcionarle forma a la novela mientras la irgue con el "esqueleto" existencial. Y esto resulta en
la plena manifestación del existencialismo en la novela ya sea en el contenido o en la forma como
ya se ha demostrado. Sin embargo, el existencialismo, un movimiento principalmente pesimista,
no hace una excepción para El Túnel en la determinación final referente a la idea principal: la
soledad existencial es inevitable y la comunión absoluta, imposible pues sólo un puñado de
túneles intersecan, mientras los demás corren paralelos.

El experimentalismo Se le denomina así al movimiento artístico del siglo XX, que rompe con los
modelos anteriores, siguiendo un método empírico (método de investigación), buscando nuevas
formas de expresión a partir del proceso prueba-error, en ocasiones puede ser opuesto al gusto
popular. Este movimiento apoyo al método científico, aplicando estos pasos a la literatura,
(Observación, Hipótesis, Experimentación y Conclusión). (Francisco J. de la Torre, 1995)

Características:

El experimentalismo se caracteriza, por la utilización de técnicas muy novedosas para su


elaboración, empleando distintas formas de discurso literario.

-Relato

-Descripción

-Dialogo

-Monologo

4) Identifica el tema central de la novela

El tema central de la novela es el amor obsesivo de Juan Pablo Castel hacia María y los celos por
falta de comunicación que lo llevaron a perder los estribos tanto así que lo llevó al borde de la
locura al cometer un crimen.

5) Reconoce el motivo que impulsa las acciones

La obsesión de Juan Pablo Castel por María fue la causa de su muerte, ya que Castel pensaba que
María lo engañaba con Hunter, esto desencadenó en Castel la desconfianza hacia María, pues el
pensaba que ella lo había traicionado y se llevó a cabo el crimen pasional.

Describa física y psicológicamente los personajes que participan en la novela


Personajes Principales:

Juan Pablo Castel: era un hombre tímido, según él decía al principio de la obra. Era un tipo que lo
examinaba todo, todo lo planeaba, todo lo pensaba hasta llegar a una conclusión. Era un poco
desconfiado, con emociones descontroladas, etc.

María: era una persona manipuladora, le gustaba engañar a los hombres, como si le gustara
lastimarlos y disfrutara de esto. Era una persona difícil de entender, difícil de conocerla a fondo y
penetrar en su corazón, que parecía de piedra.

Allende: Allende quien es el marido de María, es un personaje secundario que parece confiar y
querer a María. Físicamente es alto, flaco y ciego.

Personajes secundarios:

Hunter: Hunter es el Primo del esposo de María y aparentemente su amante también. Es una
persona superficial y trivial.

Mimi: es una persona que tiene cierta ascendencia francesa, lo cual ella utiliza para poder justificar
su forma de ser, pedante, siempre esta pronunciando las palabras en su idioma original.

Richard: Muy amigo de María, quien se suicidó. Solía ahogarse en un vaso de agua. Tenía muchos
problemas y a veces no encontraba la salida.

8) Analiza el amor que siente el protagonista por María

En el relato daba la impresión de que Juan Pablo Castel amaba con sinceridad a María pero era
algo impulsivo y la desesperación de tenerla a su lado lo llevó al borde de la locura por eso su
amor hacia ella se volvió cada vez más imponente y obsesivo.

El título "El Túnel" se refiere a la oscuridad donde se encontraba Juan Pablo Castel, pues el decía
que toda su vida la había pasado en una difícil, amargada y solitaria oscuridad, pero cuando éste
conoce a María llega a pensar ella era su esperanza, que ellos dos se parecían y se entendían,
hasta llegar a darse cuenta que existía un solo túnel y entendió que María tenía su propio túnel y
el no estaba en su camino.

16) Interpreta las causas y consecuencias de los amores clandestinos que se narran en la obra.

En realidad Maria en el transcurso de la novela tiene amores clandestinos esto sucede estando
casada con Allende. Maria se enreda con Castel el hombre que conoce en una exposición de
pinturas y con Hunter el primo de Allende (su esposo).