Sunteți pe pagina 1din 24

drüarF.

L i-.,.ii ü \5.7
Títul,rs origiriaies,
1. "Feminist (-ritiquc: oi thr Fui-ii:. l'iir ::. i rr.:lr'.¡-'rrll¡ . --i'
.:i
Crrnhriilg:, Politv l)rcs:. i9i'). pr¡,. i !
l. o-lrouirle r.i¡h Auto¡,;iiri:5¡,irc lr-.,r,,rr.i: i 'if-irJcIrr ---

Edr'¡rri !.lgar Publi,.hing l-ir::irrt1. i9ti-+. ¡:1: ii-i ri"


-1. ,,I,lus¡ l:cmini;ts (,ilc rp or. J-il.er¡l l ).:toc:r
Pr¡iit-- Press. 1991. rrj!.s. 1al-11:.
.Polin- anrj G¡'rrip ilifl,rr¡lci:: A (-iitr.l.rl ci;ir i1..,
and ?¡:¡litiL:¡l 7leory. (-lhic:go, 'i-he Univcrsitv ,ri i-.i-r":.,t" ' ,,1. I¡-. i.- r'i i
- ,1
) "Polrtic¿1 Liber:lism: jusrice rnrl (.e;rJe¡". cn i'¡L,c.. li.: , l9!r!,

6 .,f¡ntinism ¿ni trlodern i i;cnil,riri¡: f r'¡lr¡.,rt'n'': ii:r {-.rlir:i .. i -_ ri-.,t1_ j', ,., -

ieSe), págs.775-19'¿.
.Feriiinist irtirics: S¡,illc '¡¡s:.Ler ior tll,: )iinetit:,., ¡tt i ':,',,.¡
págs. 9 t-1i7.
"Ge niier
llsqu;:irt.; :n.i t-ilitLlr,i, I )ri¡r:l .r¡L ;'- , ¡l ,1)il ';:i.,

Traclucci,Sr: de Crr,ne Castelis

La presenle ol.ra ha sidt" eciitade :rlc.l,r:nLr ¿-, i:Jr: rlt'l i:r i

Cubicrt¡ i.e Vicror \1i,rno

1'edición, 1996

, ii_
ji,'
Quedan aigrrosa¡reni. nrohibidas, rin i¡ autorizraijr.-::¡i;le iic ir l¡l:
en las 1e¡es. la reprocirrcciór, ictal (r l]aJ:j3l i:1¡:.i:: r,i,rl¡ )o. r!ri(ii :l
ci I¡ar¡nierTr¡ rnfornrá1ic.l. . l¡ Crst¡ii.ri¡:¡r .ir ejl:rrf¡i,L:t. a. i r-,.'
"lil

',:l de 1: 1989 hy illackiteil Ptii,'iishi:rs


ri de 2: i!)9.1 b"v Edl..,ard Eig:,ir l'r,rbiislirt¡ I itrirr-il Si scena :¿ 3: ¡. : c.-ecas ^ UCR
l: de 3: I 99-1 b)' Biackrvcii I'ubirshers
. cic 4: 1994 bv The l-l¡rivt'rsit) '¡f Chic¿tgc Frr::¡
;_ de 5: 1994 b-v The Universit]' oi Chir-age¡ 1)r'ri,¡
'- de 6: 1989 b,v The Univelsii¡. ()f Lliljcigl) i)r'c5; i illili liill riri lllil'ilil llll|il] rlli
, de 7: 1989 by .Iournal cf Scci:il Phiio.:,¡piii' 53@26A
:- cie E: i994 by Sage Pulriicatttt¡t¡, lnc-

.r rie roijas ias edicioner ú¡1 caliaiiarc.


Edi-ir.¡rres f 'aidós Ibéii,:a, -q.A..
l\{ariarro CLli.l, )l - 08r12l Barccir}ila
y Editoriai Pai.los, SAI('5.
l)efensa, 599 - Bi-.erli¡¡ Aire:; ,:" l-. i, ?. f 9l

ISBI'i : 8,1-493-0339-7
Depeisito legal: B-.trZ.úC12.,' i 996
t ? F[u, ?t&{
Imprescr en Cráiir¡ies 92, S.A.,
Torras-§a, 108 - Sa¡t. ¡\driá cie Besrls (ll¡iceio¡ial

lrnpreso er1 llsi)aña - P¡i¡:reri ia 5tr::.rn


CaPítulo 1

o¿ ,:::=ión de l'as muieres


o=':-5 en todos eilos'
CRÍTiCASFEMINISTASALADICoToMÍnpÚertco/PRIVADo
',- -.- Ei Drimero, relativo Carole Pateman
la
--= .rti."l,ad de evirar
ios lla-
-.* =*.ulinos o de
¡=r.,, l¿s irases doblando
ot.=ioo." del tiPo "o/a"' La dicotomía entre privado y Io público ocuPa un papel central en
1o
los
-.ir.- sei.".ionados Proce- casi dos siglos de r"*,or-y á. lr.hr'política
feminista. En reaiidad, esta dicoto-
el Problema' He
- .*.it., genuinos, adscrt P- ;;;;;?1iá '"u* 1, ó;;;', fád'-"'t'lmente' el movimiento feminista'
:.:.:--Jüs una caracter'rstrca universal'
Pese a que prr, ,lgrrrrrE;i;it;;t;al dicotomía es
¿-,:"io bien en el sustan- humana' la critica feminista se re-
"- «neutros»' etcétera'
transhistóric* y arrrrr.,liural de la existencia
¡* --rrti il;;']; lnrr, l? oposición entre las esferas pública v
-.=
..1¡". i¿ razón última de orivada en la teoría
^l;;;;;;¿" .y. ^
y la práctica liberal'
el::: reoría {eminista Y teo- ""1, *ir.iL'."ir. í.Áilismo y liberalismo es sumamente estrecha, pero tam-
que
ar". .*.aaro e intrincada bién extremaar*.rr,. lo*fleja. Ambas doctrinas
hunden sus raices en la emer-
*.ti.,j: fuminista'' l?t l* ;";'JJ*ü"i¿"¡m" ioáo t.orí" general de la vida social;
ni ei liberalis-
i¿ iusticia, el objetrvo concepción de los individuos
r-¡-. ir¡o ni el feminismo *" "o"..Uibles sii alguna
: j:.i
'i. :=oria de la iustrcta sus-
.omo seres libres e igrr"l"t, t-'ncipados dt Ios t'íntrrlos
asignado s y ieratquiza'
".t.ar" o 'neutral' al gé- i;;" la sociedad tladicional. peio ,unq,re liberalismo y feminismo compar-
o. ...,.L de forma.más aius- años' sus parti-
lo que ;;; -rg.n .o-ú",;;;;;J", desde h*t" -á' de doscientos
=-::-=.=
que se-evite jarios han sostenido ;;;;r* antagórri.as. El sentido y el alcance de la crítica
de la tamlita como privado¡a.n variado enor-
:-.::==¡ión iminista d.lor.orr..lpio' libt*lt'áe lo público y lo
::':-= :r l¿ teoría global sin ilemenre en diversas irr.. d"l movimiento f.*i.rittrl
El análisis de estas críti-
Ijt=-,.-'o.. r' Prioridades de .*;" ..*prica más porque el liberalismo es esencialmente
ambiguo en cuanto
l="a.*"o' tán ca'atterísti"at refiere a lo "público', l. r, "fr*rao,, y. feministas y
liberales discrepan sobre
= ,. Aáii- t entre lai dos esferas, o, segrln cier-
;;;;;;. qié
^ru
Ia distinción
distinción debería trazarse ef.,
;-;;rir* fáministas contempoúneas, si esta
.';un lugar'
no es más que la culminación
Con frecuencia se considera que el feminismo
y derechos
:t la revolución liberal o burguesa, una extensión de los principios
la reivindicación
-_-rales ,1r, *,r¡"r"r*rJ,;;";
r 1á, ho*br.r. Naturalmánte,
:::ar-ordelaigualdaddederechossiemprehasidounaparteimportantedel tiene conse-
..=i,rir*o. Sirri,,brrlo, el intento d. uÁre.salizat el liberalismo polque al fi-
a considerar,
:-:=¡cias de mayor úrZf;rde las que se acostumbra
_: intenro ,."b;;;;;;t;; el liberalismo en sl.1 El femini§mo libe-
i§re
tela de iuicio,la separación
:--:iene implicaciones'radicales, en cuanto Pone en
'. -:. cposiciórr.rrrr"-t"* iÁUl'ás público y privado' q": t:j::i'mental para
; :¡--na v la pract\caUU".,f ' El tontrastt [táal entre privado- y público es más

:- Ar.irrli¿r,
=;;
á* ,lpos de actividades sociales. El ámbito público,
"""á
:'--:áctersubversivodelfeminismoradicalhasidorecientementePuestodemanifiestoporZ.
1 .: ::::. The Rad'ical Fuiure d Liberal Feminism' Longman' Nueva York'
1981'
f E
32 Perspectir,;,s ltr¿intsL,rs er tr'oii;r poiitrir¿

¡r ics .or:incipios q*e 1o gobiernan. :ie consideraii selrai.ados o inciependientes cc


ias reiaciones en el ámbix¡ pri.,a.Jo. Un conociio eiei:-iplc de esta afirrnaci,ill
esia ia¡ga controversia entie ics pciiróioqc,s iibtraies y r*dicaics sobre l¿ pr.rtici-
pación, el: ia que l<..s ra.iicaies niel;an el supuesto iibe;:;¿i segirn r,:i cual las desi-
gualiadr:s sc,cisies dr:i áml'¡ito prirado son irrelev:lntes p¿ra ias cucstiones reialr-
va-* aia iguald,aci poiítica, ai sufragro universai y a i:.s ii'beriacles civiies asociacias
con ];r esiera púLrlica.
Sin embargo, no todas ias íeministas son iiberales; ei "ie minisrlo» i/a t'iucho
r¡ás aljá clei iér¡inistno iiberal. tltras feministas recliazan explícitanrente ias coi.,-
cepciores lio.-i:aies <le io'priraiio y io }-rírblico, -; consirieran que ia est-Luctiir;i
social ciei iibcr¿iismo es ei pl:o't-.iema poiíiico, r1o urr punto cie partiiia clescie ei
cual:.e puecie r-eivilriicar ia rguaiclaii cie eierechos. E,s¡as iienen niuchc en co-
mún co¡r ias críiicas r"aciicaies y soci;11istas ai iiberalismo que se iunciamenta¡r
cn te.-¡rias norgáiricas, lp{--¡ Llsar la te¡mirroiogi:; ie Benn y Gaus),i aunque r,ii
fieren pri;iuncl:,n¡ent.e er-r sr,¡. ,,,.ná"iisis Cel l,staio liberal. En srntesis, ia*. {eminis-
tas nci¿ cic otros raciicaies-- piantean el prottier::,a, generalmente c,ivi-
-:i Liifere
ciad,:, ilel c¡,rácter patriarcai clei lil¡eraiisrno.

Ltnen¡¡-rsr¿o Y FATRIAP€ADo
.a:!
L¿. descripción que .t1enn ;r (iaus haccn iie ia iclea ii'berai de 1o púbirco ;'
'buen
1,.-,plivadr-. es un exp()nente cie :rLgi-iiios cie ios principales probiernas c1e ,*d

ia teo¡ía li'l¡e¡ai. F,stos ¡.utores a.eptan quc 1.1 privado y 1o públicc son cateso- ' r,*_-l i

rías c,:riiraies cir,l iil,craiisilro, pei:o ilo expiicirn por q';é estos dos Íé¡r,int;s strrr " idü

itundanentaies o pol qué ei árirbito pri-racio sc contrasta y se opone ai ámbito


.",poiitici¡». i)e iorni¿ srmiiar:::eña1an que 1';. arsutnefiie-
"púbii,:o, en vez <ic ai .,.i
ción liberai n.; cieja cia¡o si 1¡- socied,rd civii es ¡',r1i'ada o púhlica si irien, aun
sosteaiendt¡ que en sus cios l:-,r;cli:ic,s liL.ei:aies ia f,tmiiia es ei paradig¡na cie 1o -* .¡
priraclo. r-1r:ian sin i'esoivei- 1a c'"re.oticii¡ iir-'por t¡ué. r'n.,c¡.r.as,.). los iiberaies ¡am-
'oién accsri i¡brul,,t a consirj,.rar i.,,. socier-trad c,.,ii ,:-i;t¡o pl'i vacl.3.. La Jcscripciér-i :.1
c<,i iiL,cralismo dc ile¡ro '¡ Girus taniL¡ién eietipliíii:a stt c:,¡ácicr ai¡stract¡-,,v airrs- .4+,U
,ori, u y, .'n ia n,,.ii,l¿ . rl t-]Lr r'.irl 'c r,,'li,l,: \' sc '::. I-ol \ii-lLl('.iiu. rr i,in bLien
exponente de i¿is disclrsiones tr.éricas,f,ue, ho-v porhr,'y, scn objelc le Cr-iras ¿.:ri- "li:"I!E

ticas -¡or- parte de 1¡.s fe nrillst;is. l-a desi:r-ii-rcii¡ii coniirr:ra ci siipuesto de Ei;ens-
ir'iu .ce8;ú¡ ei cuai oiriv;rliabier'¡tcnte, i.'" icireoiogía c1i: i¿ vicla ¡rribiica ',',i:iir.a,.r,a c

i-lrescrrt¿1 Li,iivisi¡ir enr.íe :á .ric1a ¡:út,iic¿r r i;, prir.aiia... cofl1o aigi; que i:eflej;, r ili nil¡ll,u!

ei ies¿¡rcllo iiel Esrad¿ libe¡:,rii.,ureués y no ordeuación pat.riarcai clel F.starlc


Lriirguós".' Ll!r :tiñt@
E1 té¡mi¡1.: "id.coic¡;i:," r-esuita ¿ciecua,-ir, ::crí pr:rque Ia profur:ia ;irl;igüe-
rilrlltfiilM..
I n !t[ iilrüllu
,?. S. Etrnr: i,(,. í-.:r'.i¡. íron:¡r.;. [-'¡,¡¡il, .:.nd. i)¡ i -,';ic i¡: .':.'t-i.ti ,l1.¿.'¡. il¡¡..¡i:' ii,:ir:r. L.c¡iire:; '\ :1u.l.1 :ltlr:,,,,, ld
\brk, i9[,;, .ap. ]. lU, ,mm fl
j. Lliie;;stcrn. Tlic ll¿,:!x,,t.! !'i"iitre. ¡li,1 )1i. ti riiütuisjüll
-
Críticas feministas a la dicotomía público/privado 33

dad de la noción liberal de 1o privado y lo público oculta y mixtifica la realidad


{: --.: : ::;ePer}drenteS de social que ayuda a constituir. Las feministas sostienen que el liberalismo está
ú : : -: - ;. esta ¿firmación
estrud;rado tanto por relaciones patriarcales como por relaciones de clase, y
L3 .t:-:''.s sobre la Partici- que la dicotomía entre 1o público y lo privado oculta la sujeción de las muieres
' r:r- lrrin el cual las desi- a los hombres dentro de un orden aparentemente universal, igualitario e indivi-
L-::.: l-: L..r"ttiot"s reiati-
dualista. La descripción de Benn y Gaus da por supuesto que las ideas liberales
- =. - - .-;ies cir-iles asociadas
captan, con mayor o menor jvsteza,la realidad de nuestra vida social. No admi-
va mucho ten por tanto que el "liberalismo» es un liberalismo patriarcal y que la sePara-
-=., =- i;ninismo, ción y la oposición entre las esferas pública y privada constituye una oposición
:.i---- -rPiícitamente 1as con- desigual entre mujeres y hombres. Así pues, adoptan al pie de la letra el discur-
; - -:srü:ran que la estructura so .individualista, de la teoría liberal, si bien desde el período en el que los
:, ;:- ;;n:o de Partida desde el
teóricos del contrato social atacaron a los patriarcalistas, los pensadores libera-
:o, i¡,,i-. ¡ienen mucho en co-
lescontinuaron excluyendo a las mujeres del alcance de sus argumentos suPues-
-:¡,:.=o que se fundamentan ramente universales.a Una de las razones por las que pasó desapercibida dicha
;. ó.:tn',: Gaus).' aunque di- exclusión es que lateoría liberal presenta la separación entre lo privado y lo
.::"::-.-. En sintesis, las feminis-
generalmente olvi-
público como si fuese aplicable a todos los individuos por igual. Se suele afir-
i r::'¡i¿;r:a. y el siglo diecinueve
mar
-en la actualidad, desde posturas antifeministas, en
por parte de las propias feministas, habida cuenta que la mayoria aceptaban la
Coctrina de las uesferas separadas»- que ambas esferas son independientes, pero
igualmente importantes y valiosas. La distinta manera en que mujeres y hom-
5re están siruados en la vida privada y en el mundo público resulta, como es
:nevitable señalar, un asunto complejo, si bien tras esa complicada realidad per-
la creencia de que la naturaleza de las mujeres es tal que Io correcto es que
'i¡-te
--tén sometidas a los hombres y que el lugar que les corresponde es la esfera
:rirada, doméstica. A su vez, para los hombres 1o correcto es que habiten y
::,biernen ambas esferas. El argumento esencial de las feministas es que la doc-
el patente individualismo e igualita-
=¡a de «separados pero iguales,, asl como
:-¡:¡ro de la teoría liberal, difuminan la realidad patriarcal de una estructura so-
-i caracterizada por la desigualdad y la dominación de las mujeres por los
:: nbres.
En teoría, liberalismo y patriarcalismo son doctrinas irrevocablemente an-
--¿¡oaicas enrre sl. El iiberalismo es una doctrina individualista, igualitaría y
- -::-.encionalista; el patriarcalismo sostiene que las relaciones
jerárquicas de su-
:"::iioación se siguen necesariamente de las caracterlsticas naturales de hom-

. -- 1- \fill es una excepción a esta generalización, pero Benn y Gaus no mencionan The Subjection
" V:*o-- Se puede aducir, por ejemplo, que B. Bosanquet aludió, en Tbe Philosophical Tbeory of the
,,;:i -:- \, 6), a "1as dos personas que son (la) cabeza, de la familia. Sin embargo, Bosanquet habla
¡" --,:-=-. r ao parece percararse de que la filosofía de Hegel descansa en 1a explÍcita, y filosóficamente
-r<.::,-;. aclusión de 1as mujeres de 1a je{atura de la familia, así como de su participación en ia socie-
;:l : : : ¿l el Estado. La referencia de Bosanquet a las .dos personas» requiere así una crítica sólida
:*, Írorque la Profunda ambigüe- r:,i :: Hegel, ao una mera exposición. Las argumentaciones liberales no pueden universalizarse
a*r :--. -:a reierencia simbólica a «muieres y hombres, en lugar de "hombres,. Sobre Hegel, véase
I t-- ":i=e! and "The W'oman Question": Recognition and Intersubjectivity, en The Sexism of So-
.-:.: -:-.. C:oon He1m, Londres Y Nueva
a a-: --:.;:¿¡l Tbeory,L. Clark y L. Lange (comps.), Toronto, University of 'Ioronto Press, 1979.
-!:-rE::: : Jerry Gaus que me hiciera prestar atención a las observaciones de Bosanquet).
34 Perspectivas feministas en teoría política

un PYnlo de conciliación
bres y mujeres. En realidad, ambas do91i1a¡ llegaron a.
medianre la respuesra q,r..n .t ,iglo diecisietc
ái..on lor t.ó.i.ot contractualis-
considerarse individuos libres e
tas a la subversiva .".:;¿; d; qüér., debían
a las mujeret 9 1.11t
isuales. Ei conflicto .;;l;. patiiarcalistas no se extendió
úl.i*r, fueron excluidas cle los argumentos indivi-
::ir*";;;;;;i.;,.r.r,
;;;il;, y l^ Érrill^ ,. tiu.¿ "tr.¿ecior de la relación de los hijos varones adul-
tos con sus Padres.
Tiatado quien sentó el fundamento teórico
de 1a
Fue Locke en su Segurud'o
a la postura de Filmer,
seoaración iiberal f,iUlico y lá privado. Frenre
""r.."i, y que sólo se pu.ede eier-
L#ü';;r;;f". .ip"a.t político es co¡vencional iguales. y con el consen-
cer iusrificadamenre ráU.. i,ia;riauos adultos, librcs
e
p"ir.ico no se debe confundit cot' ei poder paternal ,:L,.
;*ffi;":.;JlplJ* es una relación natural que 'i
r"t..l* fri;os en la .ti.t' i'ti*¿a y familiar' laqug libe.tad e iguaidad de los hijos :*'
ñ;;";; i;í .o,, ia madurez y, por ranro, .on no suelen advertir que la sepa- ."
1,;?;;.i En líneas g.,."t'itt, 1á' to"-tt"t'ristas lo poiítico constituye también
ración establecida p"; i;;¿'.ntre la familia.y
ias diferencias naturales entre hom-
una división sexual. Si bl* r-.k afirmó que
t .", po. .;.Infio, in dift""tia de edad,o de talento- son irrelevantes
-.o-o, patria.rcal de Filmer
,.rp... ¿.1";g"riarí;fitit', toi"tidía con el supuesto y-mujeres implican el so-
sesún el cual las diterencias naturales entre hombres
o, *á, de las esposas a los mari- .i
;ffi;;;;il;;;;;;¿11o, concreramente,
Locke afirma que de-
dos. En realidad, ..rr,,io 'i it'itio dtl Segundo
Tiaudo .jn
pod". político es un poder específico da por suPuesto que
;;;iñ,luá "l en otras formas de poder,
lL

ei dominio de los maridos sotre las esposas se


incluye : *ül

con Filmer en que la subordina-


;" ;;iiri*, Locke coin.ide explícitamente
así como efl que la
ción de la esposa a su marido .,. b,,^ en la natura|eza,,
naitraleza*el más
voluntad del niarido ¿"ú" pt-t*itter en el hogar porque Por
es
por naturaleza no pue-
,^p^ry-"lmás fuerte'.'Pero una persona "botdit'ada (las esposas)
-*ü

de ser al mismo ,i.-fo r". iiuil e igual. Por tanto, las mujeres
"l
d.i ..ár» de "individuÁ' pot tanto' de la. participación en .:D
son excluida, 1-'
el mundo púbiico de la igualdad, el consenso y
h convenclon'
.,
Puede parecer q* 1a.t;"p;;;ió-" lotktat'a t"t" "l
poder paternal y el poder 1

separación entre io privado y


político pr"d. .r.r.t.l,l,""también como una
lo público. y e1lo ., ,J .r, un sentido, si se consideia
qr. 1a est-era pública abar-
ca toda la vida ,o.iri", .r..p.ia" de ia vida doméstica. La teoría lockeana de- ll

muestra también .#; l;;;"i".r, prirrrd" y pública se basan en principios de


,nrrgórri.;,, q'" -n"ifi"t"" en el distinto estatus de muieres y ',. m
"
"r".ir.i¿"la rubordinaáiá.r r.rrr.r1 es conrraria al libre individualismo.Lafa'
hombres; y en ":--d
milia se basa en ,rirr.rto. naturales de sentimientos y de consanguineidad iJ
, ,i
.,:.
';;i
5.J.Locke,T*o7?ec'ttsesofGctrentment'ediciónacrrgodtPLaslett'scguntfucdición'Cambridge'
cambridge Unirersrr¡ ii§;i ii'lintli''o cntre lo' r"eóric" d''l cunrmro 'ocirl llllllll: I ¡N &

en T. Brennan ¡, c. Pateman, n"Merc Auxiliaries


Lir ilIl,, rm
''::i:';;;"'"'§
.los oarriarcaiisrrr." ,s"ri"'.1";;;*;;il,liclad
,É" o.igi,,, oi Liberalism,, en Pr¡Liticat srudies. ¡ot' '
27 1e7e'
lj*5 ¿:il;;;:;i,;;','\r.;." "íd |lf:¡
págs. 183-200.
I

Críticas feministas a ia dicotomía público,/privado 35

el estatus, sexualmente adscrito, de la esposa y del marido (un estatus de madre ¡

y padre). La participación en la esfera pibli., se rige por criterios de éxito, inte- i


..r"r, dá...hft, igrrld"d y propiedad irniversales, i-p..rorrr1.s y convenciorrr- '-
les; es decir, por los criterios liberales aplicables únicamente a los hombres. lJna
de las consecuencias importantes de esta concepción de 1o privado y 1o público I

es que la teoría liberal (y de hecho, prácticamente toda la teoria política) con- l

ceptraltzay trata el mundo público, o la sociedad civil, haciendo abstracción


algo separado de- la esfera doméstica privada.
de
-o comoaqul conviene subrayar que la crítica feminista contemporánea a
i

Llegados
ia dicotomía entre 1o público y lo privado se basa en la rrisma perspectiva loc-
keana de las dos categorlas; al igual que (en esta interpretación de) la teoría
lockeana, las feministas consideran que la vida doméstica es privada por defini
;ión. Sin embargo, rechazan el supuesto en virtud del cual la separación entre
lo privado y 1o público se sigue inevitablemente de las características naturales
je los sexos y sostienen, por el contrario, que sólo resulta posible una correcta
;ornprensión de la vida sociai liberal cuando se acepta que las dos esferas -la
:oméstica (privada) y la sociedad civil (púbiica)- presuntamente separadas y
rtuestas están inextricablemente interrelacionadas. Dicho de otra forma, que
las dos caras de la misma moneda, el patriarcalismo liberal.
'.¡a
Si, a nivel teórico, feministas y liberales no logran ponerse de acuerdo en
'::ra concepción compartida de 1o público y lo privado, a otro nivel discrepan
::¡funda y grandemente acerca de dichas categorías. Concretamente, aún hay
-::o sentido en el que lo privado y 1o público distan de ser sinónimos del po-
i;: paternal y político de Locke; precisamente porque el liberalismo concep-
::t'-:za la sociedad civil prescindiendo de la vida doméstica, esta última sigue
,-.:io "olvidada" en las discusiones teóricas. Así pues, la separación entre pri-
- j¡ r- público se vuelve a estabiecer como una división dentro de la propia :
. .:l..iad civil, dentro del mundo de los varones. Por tanto, la separación se ex-
::.s¿ de diferentes maneras, no sólo en términos de privado y público sino tam-
- .=.. ,o, ejemplo, en términos de *sociedad, y uEstador, de ueconomía, y *po-
:-:;'. de uiibertad" y ocoerción, o de *social, y "políticor.6 Además, en esta
.-::r de 1a separación de 1o privado y lo público, una categoría, 1o privado,
:-:-:;.za a vestir pantalones (por adaptar la metáfora patriarcal de J. L. Austin,

- -.: -. ics principios de justicia rav.lsianos ofrecen un ejemplo de esta división. Rawls sostiene que
' ::::i:ios «presupónen que la estructura social puede dividirse en dos partes más o menos distin-
*-:-=-:jiospartesnolasdenominaprivadaypública,aunque..lasigualeslibertadesdelaciudada-
-" . : i
rir se denominan libertades upolíticas" y las ndesigualdades soci¿les y económicas, de
-a:nen¡eno¡malmente se consideran parte de 1a esfera
- <rj::¡:te "privada".
En la formulación final de
i:t : -::: ¡la¡o que los principios se refieren a la sociedad civii y que la familia queda Iuera del alcan-
- r r.: ::snos. La parte b) del segundo principio, de igualdad de oportunidades, no es aplicable a
- ..r- i '. ,::arte a), el principio de la diferencia, puede no serlo. Por eiemplo, a un hijo varón inteli-
.: < .: :::áe en¡'iar a 1a universidad a expensas de los otros miembros de la {amilia. (Debo esta
=l :: -:t..:.:--ión a mi discípula Deborah Kearns.)
-.r: John Rawls,,4 lheory of Jwstice, Cambridge, MA,
--- ---: -:-:=::sitv Press, 1971, págs,61, 302 [existe truducción castellana, aunque no muy recomenda-
' . - :::::i.:l Fotdo de Cultura Económica].
36 Perspectivas {eministas en teoría política

esta vez en un contexto apropiado)'


Como' por e'emplo' señala \X/oiin en Poli-
tics and Vision,T.l ;;:.o ;;urit" " políiito de la sociedad civil tiende a
perderse.
se desarroila por una- muy buena
La vacilante posicrón de la esfera pública
gu.t la,sociedad civil son
razinilos criterios ,p;;;t;t"tt '"it"t"ltt 119t"
en realidad 1o, ..it.rioJq". ,I rr".lr.,
.o., i, nr.ión liberal de individuo varón,
Este individuo es propietario
que se Presenta como ü ootió" del individuo'
ln"tiUt de forma abstracta' prescindiendo de sus rela-
de su persona, es decir,
" sus ,e*.jarri.s- Se trata de un indivi-
ciones familiares y de las reiaciones co-n l¡
en la que poder eier:cer sus derechos
duo nprivado», aunque necesita una esfera
prátut'r por (privados) y proteger e incrementar
y .pt'.,rtiaod... ¡ys-intgreses
su propiedad. Si, .omo Locke' todos lot homttet ("individuos") ac-
'¿l¿t'i¿pro-.rlgar y hacer cumplir ieyes equitati"as. y
túan de forma fr.,
conocidas por
"ra..r*Jr,
todos ." t"Ét'i'"'"o t"" -*"o oculta -¿privada?-' "ino un oár-
Pr"ito que ei individuaiis-
bitro, público, o u'1 Estado represenrativo, liberal.
g;icr"'; .s "el *odo dominante de la teoría y del dir
mo, como señaian
que 1o privado lo público aparezcan
y
curso liberal,, ,rfnpo* ..,.,ltu -.-rágo.ir,
como la pareja .obvi;';;il 'o'ptt"dentelibárales,^o bien que 1o público pierda
otra
;;;ti;"á, y 1^ *titd'd ci"ii" considere' por encima,de cualquier
de 1' t-ptt" privada y del individuo
cosa, como la esfera ¿Ji"t*¿t ptivado'
,i¡
orivado.s
u''Xiinnt", capitalista y e1 Estado
del siglo veinte la reiación entre ia economía
no tiene mucho q1,. ,,., con la del árbitro
y la sociedad civil de Locke, aunque
Ir..;i";i¿;sobre la froát ru enrre lo prlva{o dentro y 1opúblico' "lt
abunda todavía de una
No obstante, ., i*p;;;;i;-q". .r,, confusión
se resuelva desde
una fronter¿ entre 1o privado y 1o
teoría que *olvida' ;;;;;i;¡t"t'itt"nao vi-
a!
lo político en
iroblema tul:-:* en reinstaurar
1a
;úbil. Ú"r rolr.id" al de wolin o de Habermas en sus más bien
da pública, ;,r*"*",,,t i;;;;"*;
onrc2s consideracio;r ;.J Jel de 1a esfera pública, una esfera en
"principio, A dife-
iJlH;"J. .J;;. p""a91 .irbo.ri juicios políticos razonados.e
i.rr-irt.n en que una alternativa
rencia de .r.o. ,"óriloi, ú. ..iU*r feminirtrs
abarcar la relación entre la vida púbiica
a ia concepció" ub;;Jr;;ui¿" t , de

Politics and Vision,Londres' Alien & Unwin'


1961'
7. S. \folin,
8. Es también la esfera cle la privacidarl. T. Reiman,
., "r,i.,,.¡ Intimacy, and Personhood", en Pbi-
vincu)r t^ 'pt'p;"d"1- dci propio ctn la idca
losoplry tnd Pubtic Affoirs. uo1- i lezo'
pág -19' 'Mi\ comentrrios en el'cuerpo
texto no explican
del.vo, v sostiene 0"";(];t";t' ntt"'"-'i.1 la pritaciJad
¿co:rumbr¿n . *,..ibi, i. lo público v lo privado en lus,ar de lo políri-
il, li',lri"r*i.l.l;il.ri". a1 hech.o ti" po'Átno'i'-¡do examen las ambi-
co. Sólo podría e".""'""" '"" l*;ii;¿; 'o-ttt''ot'
r. un examen que sup€ra con mucho la finalidad
güedades liberales .., *r;";;üp¡ili."
y político,
«lo personal
de este capítulo, JirJUi.ál ." l.O;*.;.á .r J'.on."tro ,ie ia .o.signa ieminista
"rr'r" 'jj
" ? ::*;?-as, .irhe 6' n9 3' 1974' págs' 49-55' Sin
Public Sphere", en Nezt' German critiE'te'vo1'
au!off-': prescrnde c1el heiho de que convencionalmente se con-
embargo, Habermas, al igual que otros t
sideraquelasmujeresposeenunarazóndeiicientey,portanto:noreúnenlascondicionesnecesarlas "u
para parti.ipa. en un organismo público'
Críticas feministas a la dicotomía piblico/pri,rad<t 37

y la domésti ca. La pregunta que plantean las feministas es ¿por qué se *olvida, ,'

. eienai¡- §foiin en Poli'


señala contanta facilidad el carácter patriarcal de la separación entre una esfera públi-,
sociedad civil tiende
a
ca despolitizaday \a vida privada?; ¿por qué la separación entre ambos mundos
"-¿.--" se sitúa dentro de la sociedad civil, de manera que la vida pública se conceptua- I
muY buena
r il\a-rrolla Por una
'o". iiza, implícitamente, como la esfera de los hombres? :

¿*., ü sociedad civil son La respuesta a esta pregunta sólo se puede encontrar examinando la historia
JL riL*rde individuo Yaró1' de la conexión entre la separación de la producción del ámbito del hogar y la
q Fsre i¡dividuo es ProPletano emergencia de ia familia como el paradigma de lo privado. Cuando Locke atacó
;;; pracindiendo de sus rela- el patriarcalismo (o, mejor dicho, uno de sus aspectos), los maridos eran cabe-
;;;t se trata de un indivi- zas de familia, pero sus mujeres desempeñaban un papel activo e independiente
ilq". p"¿* elercer sus derechos en numerosas áreas de la producción. Sin embargo, a medida que se desarrolla-
;rr¿"tJ v Proteger e incrementar ba el capitalismo
-y con él su forma específica de división sexual, laboral y
."f"t t rlrttes 1"indi'idus5') ac- de ciases- las mujeres se vieron confinadas a unas cuantas tareas de bajo estatus
bacer cumPlir leYes
equltatlvas.Y o totalmente apartadas de ia vida económica, fueron relegadas a su lugar <<natu-
?rir" l ntiuada?-, ';'e un "ár- ral" y dependiente en la esfera familiar, en la esfera privada.lo En la actualidad,
iU"á. Püo que el individualis- pese a las grandes medidas encaminadas a lograr la igualdad civil, parece natural
;;;*-*t. de la teoría Y del dis- que las esposas estén subordinadas sólo porque dependen de sus maridos para
r lo prirzdo Y lo Público ^Parezra:l la subsistencia, hasta el punto que se da por supuesto que la vida social liberal
il'; ú;;; qu" i" Público Pierda se puede entender sin referencia alguna a la esfera de la subordinación, a las

** ,ot .ocima de cualquier.otra reiaciones naturales y las mujeres. Así pues, el antiguo argumento patriarcal de-
individuo rivado de ia natural eza en general y de la naturaleza de las mujeres en particular
;;=;; Prirzda Y del
se transformó, se fue modernizando y se incorporó al capitalismo liberal. La
y el Estado atención teírica y plactica se centró exclusivamente en el ámbito público, en
Ia economía capitalista
L r*;.¿r¿ civil de Locke' aunque la sociedad civil
-en Io "social" o en la .economlarr-, dándose por supuesto
que la vida domésttca era irrelevante parala teoría social y política o para las
;;;r;; lo privado Y 1o Público'
;i, * .**t" d"tdt dentro de una1o preocupaciones de los hombres de negocios. El hecho de que el patriarcalismo
,#"*t;""** entre lo Privado.Y
Ia vt-
¿s una parte esencial, constitutiva , de la teoria y la plactica del liberalismo que-
en da asl oscurecido por la dicotomía, aparentemente impersonal y universal, en-
l en reinstaurar 1o político
más bien re lo público y 1o privado en la propia sociedad civil.
;; d" F{abermas en sus una esfera en La intima relación entre lo privado y 1o natural pasa desapercibida cuando,
; t l, sfera Pública'
ta'on'dos'e A dife- como sucede en la descripción de Benn y Gaus,lo privado y lo público se dis-
Ini.'* e"UUtá' alternativa arten prescindiendo de su desarrollo histórico y también de otras formas de
s¿s '¿sisren en que una
#rñ-i¿n tn"t la vida Pública {presar dicha separación estructural fundamental en el liberalismo. Antes he
rñalado que cuando la separación se sitúa dentro de la sociedad civil, la dicoto-
I ,r'ría entre lo público y lo privado se explicita de distintas maneras, por lo que
Urs'c. 1961.
t
I.ff**.. *'.acY, and Personh"d
:: #: uu análisis y descripción íntegro del liberalismo debería dar cuenta de dichas
p i''"".I
I -';'i,; m "'i"í'fá en^ er to'o" no
' . -'^":]:, 1;:
exPlican
I
rariaciones. De forma similar, la visión feminista de lo público y lo privado,
i1¿i \tis comentarlos r r^ -^rí.;. si como la critica feminista de su separación y oposición, emplea en ocasiones
ffi" ffi;';i.
(E :o puuuLu t '" Y'
url Y
p'r*q;
' --. "l,o r:c":l:
**tl.
ias ambi_ :stos términos, aunque el argumento se formula también utilizando las catego-
forne[er ¿a Un
: romef,er PormenortZaO' r la
"á*.n r r:.^-t:I^,
finalidad
suPera con mucho
.
B ¿r safneo que I^
-^-.^-"1
Personal
].;LT"i'T;"'lig'"i"'1";sta'lo 11. En el presente contexto estas obse¡vaciones deben ser muy sintéticas. Para un tratamiento más
véase Brennan y Pateman, Auxiliaries to the Commonwealth',, en R. Hamí7ton, The
asr Cntiq*,vol' 6, n9 1' 1974' págs' 49 55' Sin -=so, of \Vomen: a Study of Patriarclry
"Mere
and Capitalism,l-ondres, Alien & Unwin, 1978; H. Hart-
se con- -"*:tinn
,I "l il*¡" de que convencionalmente
necesarras
rr=r- .Capitalism, Patriarchy and Job Segregation by Sex", en Slgzs, vol. 1, n.o 3, parte 2!, supiemento
;;; no ."ún"n las condiciones r-r.á'iera de 1976, págs. 137-770; A. Oakley, Houseuife,I-ondres, A11en Lane, 1974, caps.2 y 3.
. - - ::'- ltlts1il! ('Il teorl't politica

. - - r1:.iLir.¡.irz-a ." cultura, o bien ias c1e personal y politico' rnoralidad y po-
1' honlbtt' o
l-emenino y masculino' En la
. : . i:¡!tLrráimente, lJ;;;;t' femenino y mascuiino sirve
. ,r.;.,,.i, ,,,pu1r. (, "'¿J*itti 1á dualiciad de (o de oposiciones
, .-,:e nuclo p"r. .',.rp.'ii'l á ttplt"'t'r. la serie e1 círculo) personal'
o (naturaleza'
i siD;ri:aciljn., ,.rrr.,.tít'it'*t"tt liberales: itt¡-ltni'-'o some-
p.""t]o'i'-'tt'itió"' moralicia<l' adscripción'.particular'
L'1¡octonxl,rrror,
público' filosofía' po-
tiniiento); masc,ulino o (.t'lt"", L'olítica' r?z('n'j''rsticia'
general de estas contraPo-
;;;;¿};, .,,rir...*1. libertad)' La^más {undamentalcon1' cultura; diversas feministas
siciones icientriica **i* .;;;,.tura1eza
y hombre
en estos términos'
.,r.,.*rorineas han enmarcado sus críticas

N,ttUR,rL¡z-¡, Y cULIURA

que la función na-


patriarcalismo rccurre a 1a naturale zav
¿l supuesto de
ill
de los hiios/a., 1o. q:: prescribe su
¡ui.al dc las muieres c'nsiste en la crianza
En el siglo diecinueve,
,lr"f .i.*I"i.á ., .,ruo.Jinaiio en cl orden de las cosas. que rodean este llama-
í. {.-Mtil ;,uia'q". i, fr.ir"¿i¿.,1
de ios sentimientos
rrient,-r a la naturaier^ ",nn oel m'ls intenso v más arraigado d; todos los quc
costun'bies''1r E'n la década de
¡qrup?in v protesen 1;;;;ig"" institttciones v
1a. tr-,rrj.r.s han ganado la ciudaclanía
1980, cua'do ., i", .ü".r?.i", ii't',..^1.s
argumentos del ,-,-rovi-
y i.riia consicl.rrl-,1. i*.,ri,1..1 t.f^i ,"r. 1os hon.,Ú.es, los
que el llamamiento.a ia naturaie-
miento ¿rntiferninisto".,.g"tl'*d"o clemuestran
z¿ no ha perdicio ,.,i *n ipi.. de su
resonancia. besdc e1 siglo diecisiete, algunas
.Si todos los hombres han
..oces femeninas sc r.rr" i..gr"rado insistenrementc:
han nacido esclavas?,,.'2 La res-
r,¡cic¡¡ libres, ¿cómo.r'q.r. toclas las mujeres en The Vindt'
i-ur,'st¡ ,ri*o.ou,,Jt"" p"t""t'da por Marv Vollstonecraft
liabitu.l.
it por las críticas feministas
¡.i¡,ait ol'ii:,t:i).igl¡ts,¡\Y';;;';"ttllz¡ u t"' "tt"lid'rd
escolaridaci v los nredios.de comunica-
ciel sex,silo cic ]os libros in{a,.til..,-1, en
car,rcterísticas naturales de ias mujert's
.:ii,i-i. es qilc las quc se entienden por
ji¡,, wrii.,on...oft, *artificiales,, un producto de la educa-
rerrrdarj sor'. como
enrbarso, ni siquiera los cam-
¡irln rle l."rs n.ruleres ; ;. ; ;;"cia de ella. sin y bio.
i-.ir.,s más r¡clicales ." r, p,i.,i.¿r educativa afcctarán ia capacidad natural
cle 1;rs muieres
j. ,í.. frii.s. t-,-.ta diferencia entre ios sexos es indepenciiente
iógic*
no resulttr sorprendente que la
c{e la historia ,v cle 1,r cultur¿r. v por esro quiz;i
(de las muieres) y la cultura
ilitirencia natural,1. la opcrsic,ón.r-r,r. naturaleza
intentos feministas de
/,1" lr.,s homhres) t o,rr.i-¿'n centrri en aigunos cc¡nocidos
\'-'-
.-*'pli.".la*pa,-cnterrrcnteunivers,rlsub.lrdinaci<indelasrnu]eres.Losargumentos

l1.i.S.ii'tiil,"TheSubjc¡tionoi§i¡ncn''e1-L'isalsonSexÍiqutLitl"\'ll'c¡ssi(comp)'Chicago'
Uti,l",lri,, ot (ii'icago Prcss' 1970' p:i*s 125-2'12' "'li
" 'i,. ,rr,Ji, The t¿ntib,, Sex
r{arria{e'' pubHcad ";*r#.i¡ario en L. Stone,
'R.it"ttions <'n Nichr¡lson' 1977' p'ig ]-tc'
11i"¡i¡¡ie1d 8¡
^i.
trtl ,,1rriq¿c;, t,¡ri"'i': í;io-lic'' i-u"it"t"
I
-
Crlticas feministas a la dicotomía público/privado 39

que se centran en la oposición naturaleza/cultura pertenecen a dos grandes cate--1


j ruoralidad Y Po-
-r.
-' :nascrliino' En la gorías: el feminismo antropológico y el feminismo radical.ls
.--r*,. - -' mascuiino En una de las argumentaciones antropológicas más influyentes, Ortner sos-
:: ::- ia- ' '''
-- .Sirve
^loslclones tiene que la única manera de explicar por qué el valor universalmente asignado
: '-i'-J1O/ uc w¡
a ias mujeres y a sus actividades es menor que el asignado a los hombres y sus
-- '.'
.. -- iia¡uraleza' personal'
some- objetivos es que las mujeres son «un símbolo" de todo aquello oque cualquier
:. ::il.ion.
Particular' cuitura define como algo de orden inferior a e11a";1a es decir, las mujeres y 1a
.-,.r¿. púbiico, filoso{ía, Po- r-ida doméstica simbolizan la natural eza. La humanidad intenta trascender una
-, .-1eral de estas contrapo-
existencia meramente natural, de manera que la naturaleza siempre se considera
. :t-.".r, diversas lemlnlstas
como algo de orden inferior a la cultura. La cultura se identifica con la creación
::: -'a IefÍ1inOS' .' ei mundo de los hombres porque la biología y los cuerpos de las mujeres 1as
,....rn más a la nattralezay porqr. Ia criaizade los hijos y las tareas áomésti
-^as, su trato con infantes no socializados y con materias primas, hace que ten-
gan un íntimo contacto con ella. Por tanto, 1as mujeres y la esfera doméstica
:.Darecen como algo inferior a la esfera cultural y a las actividades masculinas,
je manera que las mujeres se consideran como seres necesariamente subordina-
ios a ios hombres.
No queda claro si Ortner sostiene que las actividades domésticas de 1as mu-
'.:es simbolizanlanaturaleza, son parte de el1a o si, en lugar de el1o, sitúa a
-;s mujeres en una posición mediadora entre la nattraleza y la cultura. Para Ort-
:=r. la oposición mujereslnaturaleza y hombres,/cultura es en sí misma un cons-
::-:¡to cultural y no algo que se da naturaimente; nEn realidad, -dice- la mu-
'-: no está más próxima (o más lejana) a la naturaleza qve e1 hombre: ambos
: ,: seres conscientes, ambos son mortales. Pero, ciertamente, hay razones por
:,.i que parece que 1o esté».15 Sin embargo, Ortner no da suficiente peso al he-
-.,: iundamental de que mujeres y hombres son seres sociales y culturales, o
. ,: corolario, de que \a *naturaleza» siempre tiene un significado social, un
::::ircado que varía además ampliamente en diferentes sociedades y en dife-
-.--=-. perlodos históricos. Aun si las mujeres y sus tareas han sido universal-
- =:::: devaluadas, de ello no se sigue que se pueda comprender ese importante
- : -: r, de 1a existencia humana haciéndonos preguntas formuladas en términos

--- .:saies y buscando respuestas generales en términos de dicotomías univer-

' i::inistas radicales, es la expresión que se usa para distinguir a i¿s feministas que sostienen
; :;::;iciónmasculino-femeninoeslacausadelaopresióndelamujerdelasofeministasliberales"
- : .::ninis¡as socialistas,.
- : : . O:tner, "Is Female to Male asNature is to Cuiture?", enM- Z. Rosaldo y L. Lampcrc (comps.)
- ..::'re ¿nd Soclerl, Stanford, StanfordUniversity Press, 1924, pág. 72. Ortncr no mcncion¿
--- ::! ¡ue en ios dos últimos sigios glorificaron 1a naturaleza y consideraron la cultura como
- - : :.-
-.'icio v de la desigualdad. Sin embargo, el signilicado que se da ai término «naturaleza»
' - :-i::3nraciones es extremadamente compiejo y 1a relación entre mujer y naturaleza dista de
--: :,::s;eau, por ejemplo, segrega a mujeres y hombres incluso en la vida doméstica porque
- - -,: : naturaleza dc éstas es una amenaza a la vida -Wcmen,,
civil (a 1a cultura). Para algunos comenta-
-,.1:::::estión,véasePateman,C.,.ilheDiso¡derof enTheDisorderof Women.Cam-
. ..-.,... 198q. págs. lZ_12.
--:::. Is Female to Male as Nature is to Culture?", pág. 87.
IE

4A Perspectivas feministas en teoría política

sales. La distincién entre la vida doméstica v privada de las rnujeres y el mundo


público de los hornbres no tiene el mismo significado er-r la sociedad europea
premoderna que en ei actual capitalismo liberal; por tanto, considerar las socie-
dades actuales y las de la época de los,/as cazadores-recolectores a partir de una
oposición general entre naturaieza y cuitura, o público v privado, únicamente
puede ilevar a poner énfasis en la biología o en la ,,nafuralezar,. Recisnremenre,
Rosaido ha criticado las argumentaciones acerca de la subordinación de las mu-
jeres que, como la de Ortner, se basan impiícitamente en la cuestión
¿cómo
empez6? En su opinión, intentar enconrrar una respuesta universalmente apli-
cable contrapone inevitablemente .mujer, a .hombre, y da pie a la separacién
de la vida doméstica de la «socieclad», en virtud de las *funciones
"cultr¡ra, o la
presumiblemente panhumanas» que de esa forma se atribuyen a ias mujeres.l',
E,l intento más minucioso de encontrar una respuesta universai a 1a pregun-
ta de por qué ias mujeres están sometidas a los hombres, así como la oposición
más clara en¡re naturaleza y cultura, puede encontrarse en las obras de ias femi-
nistas radicales que sostienen que la natvraleza es la única causa de1 dominio
de los hombres. La versión más conocida de este argljmento se encLlentre cn
The Dialectic of Sex, de Firestone, un texto que iiustra también cómo una torma
de la argumentación Íeminista, al tiempo qlie araca la separación liberal de lo
público y lo privado, se mantiene clentro del marco dei individualismo abstrac-
to que contribuye a establecer esa división de ia vida social. Firestone reduce
la historia de la relación entre natutaleza y cultura, o enrre privaclo y púbiico,
a una oposición entre lemenino y masculino. Sostiene que e1 origen clel ciualis-
mo reside en "la propia biología y en la procreación,,1'una desiguaidad natu-
ral u original que es la base de l;r opresión de ias mujeres y la fuente del poder
masculino. Los hombres, al confinar a ias mujeres ai espacio de la reproduccién
(a la naturaieza), se iiberaron a si mismos opara los negocios del mundo," y
de esta ibrme crearon y contr,-,iar.rn 1a e uhui¡. L¿ roluclón propucsia c.rnsisre
en elirninar las diferencias naturales (ciesrguaidacies) entre los sexos, int¡oduciendo
Ia reproducción artificiai. Entonces, la.natu¡¿leza, r'1a esiera privada de la fa-
milia quedarán abolidas y ios indiviriuos, dc tocias 1¿s edades. interactuarán comcr
iguales en un orden cultural indiferenci¿do (.r públic,:).
El éxito popular de Tbe Dialectic of Sex se debe más a la necesiciad de ias
mujeres de c<¡ntinuar luchando por el controi cie sus cucrpos r- tic su capacidad
reproductiva que a su argumentación filosófica. E.l supuesto básico cle este iibro
es que las mujeres sufren necesariameote suná condicrón biológica fundamen-
talmente opresiva».r') Pero la biología, en sí misma. Íro es opresiya ni liberado-

16. M. Z. Rosaldo, ..The Use and Abuse oi Anthiopologr.: Rctlcctions on Feminism. and Cross-
Cultural Understanding", en Slgzs, voi. 5, n"" 3, 1980, pág. 4C9. Compárese .()n D. Har¿sá\-, "Animal
Sociology and a Natural Econom,v of the Bod-,. Politic. Par I: A i)oiitic:l Phr,sir¡logr ot I)ominance.,,
en Slgzs, vol. 4, n.u 1, i978, especiaimente págs. 24-25.
17. S. Firestone, Tbe Dialecric o/§ex, Nueva \brk, \Y. Morrorl 197 . páq. .!.
1.8. Ibid., pág.232.Irirestone tampoco consigue distinguir le ncultur,r,, tsn-LcnJida comc artei tecno-
logía, etc., t.le la ncuitura" como la fotma gencral de 1a vid¿ de la humanidad.
1q lL;,1 .1. 75(
Y"6','""'
T I Eil I

Críticas f'eministas a la dicotomía público/privado 41

ra; 1a biología, o 1a naturaleza, representa para las mujeres bien una fuente de
-- - " ::') ' ¿J mundo
---
sometirnienlo bien una fuente de libre creatividad únicamente en virtud del sig-
_ _ : ----..- nificado que le confiere su lugar en unas relaciones sociales específicas. El su-
puesto de Firestone reduce los conceptos sociaies de *mujeres, y uhombres" a
- '-'r: Jt una
i:l i' I nl ente im cat.gorírs biológicas de ohembra, y .varónr, negando así toda importancia
a ia coápleja historia de las relaciones entre hombres y mujeres, o entre ias
- - ..-- -.-':*-' R¿¡lentemente'
esleras pi;""d, y pública. Se basa en una concepción abstracta de un individuo
, .. - ,-: :trl:'ljlon *t 1':1"^ iemenino natural, biológico, con una capacidad reproductora que ia deja a mer-
'" -'' "" ' JJ'tlOn ¿Como
ced del individuo masculino, quien se supone que tiene un impulso natural Paru
' - '-.' .-:': crs¡lmente aPli-
someterla.2o Esta versión contemporánea de una completa reducción hobbesia-
- otuncrones na de los individuos a su estado natural conduce a un punto muerto teórico,
--- . j1 ::-;'1 de las mujeres'r' Lo que quizá no constituya una conclusión sorprendente de un argumento que,
'-- .' - :J\rn aias
--:r ., --.. u¡ir crt¿i a ia Pregun- ,*pií.iia,ne.rte, acepta la premisa patriarcal de que la subordinación de las mu-
;e.es está determinaáa poa la naturaleza. La r,ía hacia adelante no se encontrará

-.'-'- .,, L' obt" de ias femi- .n una dicotomía univérsal entre naturaleza y cuitura, entre individuos femeni-
I 1os o masculinos. Más bien, como sostiene Rosaldo, 1o que se necesita es desa-
: -' -.. ..::;: ü'ius¿ oe 1 dominio
en ::oliar una perspecriva teórica feminista que dé cuenta de las relaciones sociales
- .: -.ll*ill3iilo Se encUentfa
::
.ntre mujeres y hombres en estructuras de dominación y de subordinación his-
, ...- -,...51én cómo una forma
podríamos añadir, dentro del contexto de las in-
- -- ,t- -t '"p..ración lit'erai de lo :rricamente específicas, ¡
::rpretaciones específicas de io upúblico" y 1o "privado".
- -'- .. .-.iit rdualismo abstrac-
reduce
'-- '-'¡r.al. Firestone
-t
-1rc P"iva.Jo Y Público'
- - -
,lo¡.¡rroao Y PoDER

- ' ' l^ tuñte del Poder La larga lucha por e1 sufragio de 1as muieres es uño'de los ejefrnpiós?óricos
' -.'.-ttt'
-' ' 1a reproducción
tle :rácticás más importantes de los ataques feministas a la dicotomia entre lo
'- l- '':os del mundo-'' Y ,.,..rdo;, lo público. Los argumentos sufragisras muestran cómo el intento de
, -_,,. ..rriirr.1os principios iiberales conduce a un cuesrionamienro del propio
.l .-
"' -,: --':--..Éropuestaconslste
'--.- -: :- 'lr :sos' introduciendo - -:alismo, ,1go qre queda especialmente bien ilustrado -aunque
de una ma-

-- ":- ::-;rJl Prrvada de la fa- - ,:-.- rmplícitr- de J. S. Mi1l. Pese a la enorme atención otorgada
.., 1ot-.t.ritc,s
--.-
" - - :-ll::' -:::ef¿CtUaúnCOmO , jo }t relativo al voto durante los últimos treinta años, resulta especialmente
-
- . ::ia la poca atención que los estudiosos de ia política -tanto en su vertiente
_ ,¡a como empírica- han dedicado a 1a significación política y a las conse-
- --':- i-,-Ji su caPacidad . -.- ,ias del sufragio de los hombres y de las mujeres. Sin embargo, en la iitera-
: -. - , -. ..t':.- :'1:l:.O de este iibrO - . -:ministr ...i"rrt. pueden encontrarse dos perspectivas distintas sobre las
__ r;¡ iundamen- :,.,-¿ciones del sufragio femenino parala separación entre 10 público y 1o
"f
i'- :1.,:-, l-- a! Lrl¡ll'S1\ ¿ ni iiberado- - -
: .-.:,¡. Existe ,., .ie.á desacuerdo sobre si el movimiento sufragista sirvió
- . :¡iorzar la separación sexual de la vida sociai o si, pese a todo, fue uno
and Cross-
-
t :.::-=:::'':l: cl Icminism' , , :redios que iontribuyó a socavar dicha separación. A mediados del siglo
- - ..-...ttt -t o HarawaY' 1Ani1a1
Domtnance'' - . *.1 e. cuando surgió el feminismo como movimiento político
-. y social or-
, , ' .: -:::::' llht:iologv o{
.. ?- j.i i9-1. r:g. 8.
como arte' tecno- - - :: :sra úl¡im¿ obserración a J. B. Elshtain, "Liberal Heresies: Existen¡ialism and Repressive
-.-:: " . a. ,,t'- ¿ntendida - - - ..r \f . McGrath (comp.), en Liberalism and the Modern Pollry, Nueva York, Marcel l)ekker,
-:: -: :'::r:niJad'
fl

cn teoría política
42 irerspectir'¡s feministes

q¡n z¡ o
i, r*, : :: : l.J I l, : :¿ ::l .l
d 1

f
.crrido cn la doctrtn';[;r::;i;*r.'social separa*,:.:?,l"Jr!'i.*ini.,r, :: #ii:",,: li,[ y *i* tt iü,
por u rrlcí
h...,.n í,n' n at
1"it]' l"ifr',]",lf f .'ent rc I a',pti
Tttl,t^ c¿st
otccinuevc' que' cn eI srglo
ie.trírlrnenrc 11l1oso' :t'1it::t::i:*:t;".:1.,
retn r n rsral
sirl r¿e i stas v rrs
;:;;i ;; ¡l §,T[[:;::Till:",memenre desi_

"'L'l #H.t. tHfi;'l op o'i"o"'1 arcanzarl


r, á,r. lucharon por ::.1:
: ::i :;' ::; [ í;
:l; u] * [* ] :i in: : *'' :"x I ll :i
::1:'Pl::l.,{ :F'
¡ 0,,,.,r: .,=::.::[:T, J;I]: *fpr..,1'ql:]i,'*;i':J;;:,J"i*pii.t,o
i,ffi : i obtcncr,ttnI;:.;ri;;rr;:e ; Um il':.;il,';: i:H
i.,i d.. mccli.,s iJ::lf
Et,::lY,
manrcncr\ü.':l:::t-t propra .',iera priva,l,'
í,11.:.lenrro de su
q J. p.., n, n,. : :l
e r¿ quc tam
br cn ;,-;; ; ;; I,:,p.;,::,li*lm:i[[T1Hlói'ó"..,''
:: ;;. :; ;; ; ;. de ro, alegar:' li: ji::".:'i;,. "["§
111.

;; al :. o "'' bl, i 1',l


Tii,l'oi i.'oX'.;:":":."i
;l:ñ,"' E pn*d
"'
-entlles, Y lntifeml
co.J.nt"' Ruskin a{irma que:
o m i e n I b.':
F1 Jchc r d c.l h o mh rc' co m
Í';',1.'il
r'n'l'r dci':n'l'TiO;,
;irl*I'',yJ ffi ilt#tf-
..1 proy'r".r ¡ tf v cn 1

or '; '''''n'uclo
"i"'itl'"'-tn c: colabt'r'tr cn t'l
hro tle I'l t nt¡unttliJ'
,,ti¿" ¿tt Estado'rr
Po
c1. s'-is trrers
h c i u r ¿d ¿ n ¿ para es i'l'fi :n1i : :"':'i i$:i; ${'i'^11--T:
r t an1'r'
í I

prir'rrir' v d'¡nréstic¡'..1::'.r^'un mcdio nccesa.o de proteger


y t
iucr' que cl voto ::?Ji";'';*;*'nto que cobró pe§o a
;;;' ;; 6"u[''rg.'*t" ;; m ás en te'
,, ¡r ccc *r
jl".i.-'i.
rr
;' njll','i"'i"" 9' \i: : :1,'J:: I l;:l5'*"'];'
qtre 1o''tU'''i:'i;,;"i.*O antt-
.., meJi.-1a Además' tanro los
'ji^, '1.'to' con l¿ tttt"'-',tr.r, coincidían en que
#;iJ"i"ion'dotc'.,m..-' Ias t't*:';,"*:'Jiit'
más,ehementes
:'r;t.,;i;;; ^.á"ái'ntt' ' ui"uo":
r.,-.,i.,.,..iTil**J',';;:::::"::[1.".',."ü-0.1...".:1.^: l,.i::fff":l:
Lus antisutragtsu
:' i.. ; ; i:, ;,1. ii
ffi : i ; ji' : : : * :f*1, *;*.m:', l"', : l:1{lt''J;}f,
:
.mplcar la iuerz'r: ltt ,.*r{,
ñ¡r. las rrmiis o rect'ltucl";'J?;;;u1..., y
Ju quc la m¡vor mor¿li'-iad ll ñ' *i J:]l:,I [',Xi;"1,:JtiU
perio oi
, m arcari ¡ .l .;* i ;;;.,.ier
i nr
r-'i"
.,'o't'n" o"''l'"ií*i "' *""1'r";iX,X';l TJ i'';lfij''"p.,á'i'nte pcr'
"
f

p'i"i'' pu "' )'i'' p, e m e "

d::i; r:li*il'ilil' *i::'"i''


ñclu¿ronl¿srnixti{ic"lcioncsylot'tupue'io"n.-'tut"ionad.-'sque:irvieronpara
Ir,t" ti sistcmr en su contra'''-

t'i'arc Sprir
2l.J.Ruskin..ofQueeniGardens,,cnC.Bauerel.Pitr(comPs.).FrecmdEnnobLed"'oxford,
r''=''
"i"r.:i'r.rl l;j i:.,1o,,Ti,ld jl'l';'l])]:,:'.1,'*"";;1'*:';.,.1"];l:J:0"'
rLr"n' '' 'o /)u rrr' d'7'
,"J,,. f ,ii". '1 R.''n'ill'
I ,il E I

Críticas feministas a Ia dicotomía públicolprivado 43

-- _ -. : - :,- : .--:.¡OradO y con- Gran parte de la argumentación de Elshtain se presenta e' términos de ia
Jualidad de moralidad y poder, una manera de formuiar la separación cle pri.,,a-
.:. -.: - :-lllcmentarioe ls r. público cuando ésta se encuentra derutro de la sociedad civil. Los pensaclo-
,- i-: ., :,-,:-,¡ta' ieministas Y :es liberales suelen contraponer la esfera política (e1 Estado), la esfera .1Ll poder,
'-a
- - ' iie;inueve' casi iuerza y la violencia, a la sociedad (el reino de lo privado), 1a esfera del ,rolunta-
=1.
,-.-,-...--.-11ji5. :ismo, la libertad y la regulación espontánea.2r No obstante. 1a argumentación
'-: ::-:: :, li ¡normemente desi- s,¡bre ias implicaciones de 1a superioridad moral de las mujeres, ,.í1orlo .l ,ro
: -: --1,:.:-Lrn POr aicanzar' como :,ue hace Elshtain de 1a dualidad moralidad y poder, aluden más bien a 1a sepa-
--- - :-..'J:'-1.1n a sus muieres en ::,--ión más fundamental de la esfera privada, doméstica, de la vida pública o
. . - . .ri. J-.: JOmo la oportuni- ,:,¡iedad civil. Por consiguiente, la oposición entre moralidad y pud., conrra-
: ,r . -.: r: J;-res soiteras Pudieran :--ne 1a fuerzafísicay 1a agresión
-es decir, los atributos rrrt.r.rl", de la mascu-
- ' , .-u¿ldal de las muieres' riJad, que se ven ejemplificados en lafuerza militar del Estado- al amor y
--. - . ',.:-:;-. El suPuesto imPlícito ' -'.ltruismo, los atributos naturales de la feminidad que, paradigmáticamenr;,
,. -'. :i :.ir¿ hombres Y muieres' ,. Jespliegan en la vida doméstica cuando la esposa y **dr. s. .rig. como la
-. :- ..- :l:' jon¿damente senti-
,-...rd,s' En oOf Queens' --::diana de la moralidad.']a Así ias cosas, cabe pregunrarse si la iucha por e1
:: :.--! ,-:;gio femenino estaba encerrada en la separación y en 1as dicotomías del li-
:::iismo patriarcal, dentro de la dualidad de moralidad y poder (que, una vez
-. -.i. es una forma de expresar 1a doctrina de las esferas
1,.---...s Jolaborar en el mante- ."pr.rdrg hasta el punro
. : - .: muicr. como miem- -¡-:ido por Elshtain. Después de todo, votar es ,rr, ,.io político. De h"cho,
:- : -: - , r' en la be1la ornamen- . ,-; llegado a considerar como el acto po1ítico de un ciudadano demócrata
- :::1, y 1a ciudadanía es un estatus de igualdad formal, ci'il o pública.
-.:a versión diferente del movimiento sufragista se ofrece en un reciente tra-
-,t..¿rse una elaboración
,r - ie DuBois, que sostiene que la razónde que ambas caras de 1a luchapor
--. --'. PrinciPales argumen- - .::incipación considerasen el voro como la reivindicación feminista clave era
I a..esario de proteger y --: ;1 \-oto dal:a a las mujeres nuna conexión con el orden social no J¡asada
lt-nto cobfo peso a
t-nto que cobfó - ,-'- rnstirución de la_familia y en su subordinación en e11a... En tanto que
:,rn J¿da vez más en te-
--:i¿nas y votantes, 1as mujeres podrían participar directamente en la socie-
liemás, tanto los antt- --- -r,o individuos, no indirectamente a través de su posición subordinada
:'rrirltüs coincidían en que - - isposas y madresr.r5 DuBois subraya que las sufragistas no cuestionaban
-'-i'rL)Sis, que los hombres'
-;,-¡liar idoneidad" de las mujeres para la vida doméstica, aunque la reivin-
-: : -- :.eier el derecho al voto - ---. :r del voto negaba que las mujeres sd/o sirviesen, po.,rrt.r.rleza,parara
- - i: .- ..: rst¿s no Podían emPu-
- - ::,r-ada. Por tanto, la reivindicación de1 voto alcan)ó e1 núcleo de i, ,.o-
,,.',, a,.,r,.agumentaban afirman-
r : - : .! ::lr-rsiormaría el Estado - - - :.:rgumentación reciente basada en dicha contraposicir5n es la de J. Steinberg, Locke, Rous-
- . ,,:- --'rillevadoaElshtain :': -i-ea oJ'consezr, \il/estport, Greenw-ood press, 192g, cspecialmentc ros ."piirlos 5 y 7.El
: ll ::-.:¡rr¡rinos»Precisa- ,: .. :¡nsentim iento da una apariencia de moraldad a ln privirda, que es bastantc menos
' - -: .r :: ;:i¡ SeParadaS' LejOS -: . - i:jo, como suele ,::"d:! se considera que el interés "sfen p.opio .. el principio que gobierna
. :: : ::'. il (privada). Si la división dentro de la socieded civil se considera iu-.
., - . : . -:-.'. .i;r.rPlemente "Per- - , : : rPio interés) en oposición a1 poder, la ubicación de la ¡noraiidad dentro iib..i"d i"rt..di-
- pafa
:l,.J!-r-i que SlfvlefOn
de l¿ vicla clomés-
- -::l- - : - -'-! ¡¿tente, Pero plantea un grar.c problcma clc orden para 1o público Iibcral o sociecla.l cjvil.
- - ' - :::ge un espinoso problema sobre la onatureleza, v la «naturaleza» dc las mujercs, porque
- :-:: i. ]as considera las guardianas de la moralldad y, ai rnismo ticmpo, seres poiíticamente
Oxford' ::naruraleza.\¡éaseC.Pateman,.iTheDi-sorcierof\ilomen,:W.-en,Loveand¡heSense
' . : :::: . :'.¡: ;ntl EnnobLed' . .: . Dtsorcler ctf r|/r:nen. Cambridge, politv press, 19g9, párs. 12_32.
- :'r:::,i::'rn oi the Public-Private Split : :: ¡:s. ,,The Radicalism of the \xbman Suffiagc Movemcnt.., en |etnini:r s¡irlle-s, r,o1. i, n9
-' ::.:,. 6-l-66.
_ - i. t::. +l-1-+OL.
f

44 Perspectir.as feministas en teoría política

modación mutlla entre patriarcalismo y liberalismo, habida cuenta que lograr


el voto significaba que, al menos en un asPecto, 1as mujeres deberían ser acepta-
das como .individuosr. De ahí que DuBois sosrenga que cuando las mujeres
reclamaron un estatus público e igual ai de los hombres ..desenmascararon y
desafiaron el supuesto de la autoridad masculina sobre 1as mujeres».26 C)tra con-
secuencia importante a largo plazo de la concesién del derecho al voto a las
mujeres, así como de ias otras reformas que desembocaron en la actual posición
de las mujeres de (una práctica) igualdad formal política y legal con ios hom-
bres, es que la contradicción entre la iguaidad civil y la subordinación civil, es-
pecialmente la familiar, incluyendo 1as creencias que ayudan a confofmarla, qu9-
áan aho.a evidenciadas con especial claridad. La separación liberal-patriarcal de
las esferas pública y privada se ha convertido en un problema político.
La magnitud del problema se plantea en toda su extensión -y con toda cla,-
ridad, con la ventaja que da el paso del tiempo- en el ensayo ferninista de John
Stuart },1:l\l Tbe Swbjection of \l/ornen, así como en sus argumentos en favor de1
sufragio femenino. El ensayo de Mill demuestra que e1 supuesto cle que el esta-
tus político individual es algo que puede añadirse a la adscripción de ias muje-
res a la esfera privada, dejando esta última intacta o incluso fortalecida, es, en
úitima instancia, un supuesto insostenible. O, por explicarlo en otros términos, -
los principios liberales no pueden simplemente universalizarse para abarcar a
las mujerás en la esfera pública sin provocar un agudo problema acerca de la -:r

estructura patriarcal de la vida privada. Mill demostró teóricamente, a1 igual


que el movimiento feminista reveló en la práctica, que ambas esferas están ínte-
gramenre relacionadas y que la plena e igual participación de las mujeres en l;
,rc
L vida pública es imposible sin que se produzcan cambios en la esfera doméstica.
En The Swbjection, Mill sostiene que |a relación entre hombres y mujeres, iLi¡ll

o más específicamente entre maridos y muieres, constituye una injustificada e


jr
injustificible excepción a los principios liberales de libertad e igualdad indivi-
dual, libre elección, igualdad de oportunidades y asignación de ocupaciones en
función del mérito, principios que en su opinión regían otras instituciones so- :il,t

ciaies y políticas en la Gran Bretaña de1 siglo diecinueve. La subordinación so-


cial de lás mujeres era .el único vestigio existente de un viejo mundo de pensa- -rm
r¡r
miento y práctica que, por Io demás, ha quedado totalmente refutado".z7 Al
{1-
inicio del é.rrryo Mill critica que se recurra a la naturaleza y sostiene que nada
puede saberse sobfe las diferencias naturales, de haber alguna, entre mujeres y
L"ÍI¡
ho-bres hasta que se disponga de pruebas de sus respectivos atributos en 1as
relaciones e instituciones donde interactúen como iguaies y no como superio- -i,31

res e inferiores. Gran parte de la argumentación de Mili iba dirigida contra los l*f,
poderes legalmente prescritos de los maridos, llue les conferían una posición
áe amo/esclava respecto de sus mujeres. La reforma legai debería transformar
u
la familia, que convertiría una .escuela de despotismo» €Íl üoá "escuela de com-
l3
i

26. E. DuBois, Feminism and Suffrage, Ithaca, Cornell University Press, 1928, pig.46. lmüil@

27. }4111, The Subjeoion. pág. 146.


I

Críticas feministas a ia dicotomía púbiico/privado 45

pasión y de iguaidad,,, en una «verdadera escuela de las virtudes de la liber-


iadr.2s Sin embargo, como han señalado recientes críticas feministas, al final
vuelve a caer en la argumentaci6n a partir de \a naturaleza que está criticando.
Pese a que Miil sostiene que en las circunstancias imperantes de socialización,
carencia de formación, de oportunidades ocupacionales y de presiones legales
y sociales a las que están sometidas las mujeres, éstas no podían elegir libremen-
te casarse o no, da por supuesto al mismo tiempo que, incluso después de la
reforma social, la mayoría de las mujeres seguirán optando por la dependencia
marital. Mili afirma que, por 1o general, se entenderá que cuando una mujer
se casa escoge su <<carrera>), como sucede cuando un hombre empieza a dedicarse
a una profesión: uElla elige hacerse cargo de un hogar, sostener una familia, como
1a primera de sus obligaciones... Renuncia atoda ocupación que no concuerde
con las exigencias que esto comporta».2e De este modo, Mill omite claramente
ia cuestión de por qué, si el matrimonio es una <<carrera>>,los argumentos libera-
.es sobre la igualdad (pública) de oportunidades tienen alguna importancia para
-as mureres.
Mili planteó la primera medida en favor dei sufragio femenino enlaCámara
:e los Comunes en 7867 . Defendió el voto para las mujeres por las mismas dos
-zones que defendió el voto para los hombres, porque era necesario para la auto-
,::oteccién, o para la protección de los propios intereses, y porque la participa-
--:ón política aumentaríalas capacidades de las mujeres. No obstante, no se acos-
::mbra a percibir que la aceptación de Mill de una división del trabajo
que la aceptación de la separación entre la vida domés-
'.sualmente adscrita, o
::;¿ r- la vida pública, socava desde la base su argumentación en favor del voto
:: ias mujeres. La dificultad obvia de su postura es que las mujeres, en tanto
:_:- esposas, estarán básicamente confinadas ai pequeño círculo familiar, de ma-
:,::a que no les resultaránada fácil emplear su voto para Proteger sus intereses.
' mujeres no serán capaces de aprender cuáles son sus intereses si carecen de
-
::i.r.riencia fuera de la vida doméstica. Este punto es aún más crucial parala
- ,...., de Miii sobre el desarrollo individual y la formación a través de la parti-
- ::;ión política. Mill, en lo que Benn y Gaus denominan su «texto liberal por
-:,: - iomasia,, alude al desarrollo de un uespíritu público" por parte de los ciu-
-'':::os.''3 En Tbe Subjection escribe sobre la superacién del indiviciuo <<como
,..- 11'-,ra1, espiritual y social, que se deriva de
"la ennoblecedora influencia"
:. :¡bierno iibre.31 Se trata de una rotunda afirmación en defensa de la cele-
::::-:in periódica de elecciones, aunque Mill no pensaba que tales consecuen-
r -J.)en só1o un producto del sufragio. Escribió que la "ciudadanía" -enten-
' :-ll por ella en este caso sufragio universai- «ocupa sóio un pequeño lugar
:- -. .'ida moderna y no repercute en los hábitos cotidianos ni en los senti-
:.-:.. págs. 774-175.
-.;.. rág. 179.
.:-.: Benrr y Gats, Public and Prioate, cap.2, en el que se refieren alas Considerations on Repre-
-':,:trnment de Mi1l.
.rsritl Press, 1978, Pág' 46' '-. Ti:e Subjecticn, pág.237.
É

46 Perspectivas feministas en teoría política

mientos más íntimos".r': Mill prosigue afirmando que 1a familia (reformacia) es


la verdadera escuela de 1a libertad. Sin eml¡argo, esto no es más plausible que
el supuesto sobre la votación democrático-1iberal. Una familia despótica y pa-
triarcal no es una escuela para la ciudadanía democrática, pero la familia iguali-
taria tampoco puede, por sí misma, sustituir la participación en una ampiia gama
de instituciones sociales (especialmente el lugar de trabajo) que Mil1, en sus otros
escritos políticos y sociales, considera necesarias parala educación de ia ciuda-
danía. ¿Cómo pueden las mujeres que han la vida privada desarrollar
"e1egido"
un espíritu público? En estas circunstancias, 1as mujeres serían el paradigma de
ios seres egoístas, privados, carentes de1 sentido de la justicia que, según Mill,
aparecen cuando los individuos están faltos de experiencia en la vida pública.
La incapacidad de Mil1 para cuestionar la onatural" división sexual de1 traba-
jo socava su defensa de un estatus público igual para las mujeres. En The Subjec-
tion, su argumentación se basa en una ampliación de los principios políticos
al ámbito doméstico, lo que cuestiona inmediatamente 1a separación de 1o pri-
vado y 1o público, así como 1a oposición entre 1os principios de asociación en-
tre las dos esferas. Benn y Gaus no io hubiesen considerado un pensador liberal
nejemplar" de no haber suscrito, a1 menos en parte, la ideología patriarcal-libe-
rai de ia separación entre público y privado. Por otra parte, al plantear dudas
sobre la separación originai lockeana entre poder paternal y poder político, y
al defender que los mismos principios políticos son aplicabies a la estructura
de 1a vida familiar como 1o son a la vida política, Mill plantea también una
gran pregunta sobre el estatus de la familia. El lenguaje de .esciavos,,, .,seño-
res", «igualdad", "libertad" y njusticia" implica que ia familia es una asociación
convencional, no natural. Mill no hubiese querido extraer la conciusión de que
la familia es algo político, pero muchas feministas contemporáneas Io han he-
cho. La consigna más popular del movimiento feminista actual es "io personal
es político", lo que no sólo rechaza expiícitamente la separación liberal de 1o
público y 1o privado, sino que implica también que no puecie ni debe trazarse
distinción alguna entre los dos ámbitos.

Pp,nsoNeL p.s PoLÍlrco"


"Lo
La consigna olo personal es político" ofrece una referencia útil a partir de
la que comentar algunas de las ambigüedades de 1o púbiico y 1o privado en el
patriarcalismo liberal y también, a ia 1uz de algunas de sus interpretaciones fe-
ministas más literales, para abundar en una concepción alternativa, desde una
postura feminista, de io político. El impacto principal de esta consigna ha sido
desenmascarar el carácter ideológico de ios supuestos liberales sobre io privado
1. lo púbiico. olo personal es político" ha llamado ia atención cie las mujeres
sobre ia manera en la que se nos insta a contemplar 1a vida social en términos

J/. Ll.td., paq- l,/+.


I

Críticas feministas a 1a dicotomía público/privad,r 47

personaies, como si se tratase de una cuestión de capacidad o de suerte indivi


dual a la hora de encontrar a un hombre decente con e1 que casarse o un lugar
apropiado en el que vivir. Las feministas han hecho hincapié en cómo las cir-
- ..- ..'..l- --:--, ;esPóticaiguali-
l-
Y Pa-
¡unstancias personales están estructuradas por factores públicos, por le,ves so-
- ,. :.r'-- .¿ iamilia
bre 1a violación y el aborto, por el estatus de *esposar, por po1íticas relativas
- r,.- -. -t-, u"'amPiia gama
otros al cuidado de 1as criaturas y por la asignación de subsidios propios de1 Estado
'*. \1;11. cn susciuda- Jei bienestar y por la división sexual ciel trabajo en el hogar y fuera de é1. Por
- . ' -:--r¡ion dc l¡
'. i¿ Prit¿tl¡ desarrollar :anto, los problemas «personales» sólo se pueden resolver a través de medios
. de acciones políticas.
- i...-''-r,rn .i Paradrgmade La popularidad de la consigna y \a fuerza que confiere a 1as feministas se
según Mill'
-. '-,r,i.i, que, jeriva de 1a complejidad de la posición de Ia mujer en las sociedades liberal-
en 1a vida Pública'
'..'-,-..t,
¿tttsión sexual dei traba- :atriarcales contemporáneas. Se considera que 1o privado o personal y 1o públi
-r.
-r.. :o o político son independientes e irrelevantes entre sí. La experiencia cotidia-
,:,¡ ;:ruler es'Er The Swbjec-
ra de 1as mujeres confirma esta separación aunque, simultáneamente, esta expe-
. :- ' nrinciPios Políticos :iencia niega y afirma la conexión integral entre ambas esferas. La separacién
"
I -.,. .r.cper¿ción dc lo Pri-
. ,,.,r,ios de asociación en-
:. 1o privado y 1o público es tanto una parte de nuestras vidas reales como una
- ,.
. .'..:io un Pensador liL'eral rixtificación ideológica de la reaiidad liberal-patriarcal.
La separación de la vida privada doméstica de las mujeres de1 mundo públi-
-. .. i::ologia Patriarcal-libe-
- .....--.,'...i1 Plantear dudas - ¡ de los hombres ha sido aigo constitutivo del liberalismo patriarcal desde sus
-'-
pocler Político' Y :Lgenes ¡ desde mediados dei siglo diecinueve, 1a esposa económicamente de-
, : :,.,-:::-r,
'- .,:-l¡.:'oles a ia estructura :=ndiente se ha presentado como e1 ideal para todas ias clases respetables de
. sociedad. En 1a actualidad, 1a identificación de las mujeres con ia esfera do-
: , I l.-, Plantea también una -.-stica queda reforzada por ei resurgimiento de organizaciones antifeministas
:--.:--. a Je tesclavos"' t'seño-
,.,riii¿ es una asociación :or Ia reformulación "científica» que hacen 1os sociobiólogos de las argumen-
- -.. ..--:ones basadas en la naturaleza.rr Evidentemente, las mrrJ.r., nunca fueron
"
. , =,',.... ia conclusión de que
,:lmente excluidas de la vida pública, pero la forma en que se produjo su in-
-:.- ¡ -rterrPoráneas 1o han he-
..-.-:l.t¡ ,¡"'l t' o1o Personal -.-sión se basó, con la misma firmeza que su posición en la esfera doméstica,
. -. -. ..P,rración liberal de Io :- .reencias y prácticas patriarcales. Por ejemplo, no eran pocos los antisufra-
- - -: :, .r.dt ni debe frazarse - !'is que consideraban que las mujeres podían recibir educación, puesto que
,,. :odrían ser buenas madres, y también que debían comprometerse con la
--iica local y 1a filantropía, puesto qr..rtri actividades, a áiferencia del voto,
, :.an considerarse una extensión directa de sus tareas domésticas. En la actua-
-,:. las mujeres todavía siguen teniendo, en el mejor de los casos, una repre-
- -.:-..¡ión meramente simbólica en los organismos públicos relevantes; la vida
-': ::'-:1''¿ útil a Partir de ,-- ica, aunque no totalmente exenta de mujeres, sigue siendo el mundo de
. -- :-.
:,rmbres y sigue estando dominada por ellos.
- - - t lo Privado en el
ft- . ,r otra parte, un gmn número de esposas de la clase obrera han tenido siempre
- '.- . *- '-': ntt 'P''ttationttuna . ,: ::trár en el mundo público de1 empleo remunerado para asegurar la super-
desde
- - - =.. -. a ;rirernativa, ha sido .:--r¿ de sus familias. no en vano una de las características más notorias del
- , t-.--..' i: esta
consigna
....,..
, -'j.., liberales sobre 1o privado
-- de las mujeres
l¿ ¿tención ¡:ire Ia sociobiología réase, por ejempio, E. O. Wilson, Sociobiology: The Neu Synthesis,Cam-
- '-- '' -'. i¡ vida social en términos -. :',:.-ard University Press, 1975 [cxiste edición castcllana de Omega cditorial], v S. Goldberg,
'.::.;btli4: of Patiarclry,2'edición, Nueva York, \X{ tr{orrow, 7974.Para una critica, véasc, por
- ll Green, Tbe Pursuit oJ Inequality, Oxibrd, Martin Robertson, 1985, cap. 5.
48 Perspectiras feministas en teoría política

capitalismo de posguerra ha sido el empleo de un número siempre creciente


de mujeres casadas. No obstante, su presencia sirve para subrayar la continui-
dad patriarcal existente entre la división sexual dei trabajo en la familia y la di-
visión sexual del trabajo en el ámbito profesional. Las investigaciones feminis-
tas han mostrado que las mujeres trabajadoras se concentran en Llnas pocas áreas
ocupacionales («trabajos propios de mujeres") y en empleos poco remunerados,
de bajo estatus y consideración auxiliar.ra Asimismo, las feministas han llama-
do la atención sobre el hecho de que los debates sobre la vida laboral, bien des-
de el laissez-faire ltberal bien desde el marxismo, dan siempre por supuesto que
es posible entender la actividad económica prescindiendo de 1a vida doméstica.
Se uolvida" que el trabaiador
-que invariabiemente se considera que es un
hombre- puede estar listo para trabajar y para concentrarse en su trabajo com-
pletamente liberado de la cotidiana necesidad de preparar la comida, fregar,la-
var y atender a los hijos/as, sélo porque estas tareas son realizadas de forma
no remunerada por su esposa. Y si ésta es también una trabajadora asaiariada,
tiene que dedicar una jornada complementaria a estas actividades «naturales».
Por consiguiente, sólo será posible obtener un análisis y una explicación com-
pleta de la estructura y de la forma en la que opera el capitalismo cuando, ade-
más de la figura del trabajador, se tenga en cuenta también la dei ama de casa.
Las feministas han llegado a 1a conclusión de que, en realidad, los mundos
iiberaies .separados, de la vida privada y la vicia pública están interrelaciona-
dos, conectados por una estructura patriarcal. Esta conclusión pone de nuevo
en primer plano el problema del estatus de la esfera *natural, de la familia, que
se presupone cercana a separada de e irrelevante para- las relaciones
-aunque
convencionales de la sociedad civil. La esfera de la vida doméstica está en el
corazón de la sociedad civil, no es algo aparte o separado de ella. Que por 1o
general se considera que esto es ¿sí se evidencia en ia preocupación contemporánea
por 1a crisis, ei declive y la desintegmción de la familia nuclear, que se considera el
baiuane de la vida moral civilizada. Que la familia sea uno de los principales opro-
blemas sociales, es importante, puesto que lo .sr¡cial, es una categoria inheren-
te a la sociedad civil y no algo ajeno a eila o, dicho con mayor precisión, es
una de las dos caras en las que se puede dividir la sociedad civil; 1o sociai (priva-
do) y lo poiítico (púbiico). Recientemente. Donzelot ha explorado cómo la emer-
gencia de io social representa también la emergencia dei «trabajo sociai, y de
una amplia gama de formas de ordenar (políticamente) ia familia, confiriendo
a las madres un estatus sociai y ei control sobre sus hijos.r5 También las femi-
nistas han investigado cómo está regulada la vida personal y familiar, una inves-
tigación que contradice el supuesto liberai convencional en virtud del cual la

-34. Véase, por ejemplo, en el caso tle Australia, K. Hargrear.e-., Wbtncn t.t lIlor,á, Hardmonsw-orth,
Penguin Books, 1982r en el de Inglaterra, J. \X'esr (comp.), lYonten, lVork and rhe Labour Market,Lon-
dres, Routlecige 6c Kegan Pau1, 1982; en el de Estados Unidos, Eisenstein. TJse Radical Future of Liberal
Feminism, cap.9.
35. J.Donzelot,TbePolLcingofFamilies,NuevaYork,PantheonBooks, 1979."llquemássorprende
"lo social" ha ganado en nuestms mentes, como algo que damos por supuesto", pág. xxvI.
es el estatus que
I
tl

1
ril
a
i

Críticas feministas a ia dicotomí:r público/privado 49

autoridad dei Estado se detiene en el umbral ciel hogar. Diversos trabajos han
' . -' -' -a'::--' tiemPre creclente demostrado que la familia es una de ias principales preocupaciones del Estado
. | - r :.:' :-¡:'1\-ar ia conttnut- y cómo, a través de la legislación relativa ai matrimonio y a la sexualidad, así
.. , --, .n t, iamilia.Y ladi
como mediante las políticas dei Estado del bienestar, e1 podcr del Estado presu-
. - - ., :'' ;stigaciones lemrnts-
pone y mantiene e1 estatus subordinado de las mujeres.r"
:: - -- -:i,iiia -n UnaS POCaS areas Estas críticas feministas a ia dicotomía entre privado y público subra-lan que
' r-.
-'*-::':-'oS POCO remunerados' estas categorías aluden a dos dirnensiones interrelacionadas cie 1a estructura ciel
: . -r.t i'n-tit'ittas han llama- patriarcalismo liberai; no necesariamente suqieren que no pueda o no deba tra-
:: : r:; : r ida laboral' bien des- que zarse ninguna distinción entre 1os aspectos personal I político de la vida social.
- ' -.' rl-:1Dre Por SUPUeStO
Sin embargo, 1a consigna "1o pelsonai es político" se puede tomar en sentido
-=,: -- :l .aJo de ia vida doméstica' literatr. Por ejemplo, Millett rechaza impiicitamente en Sexual Politics la distin-
ae considera que es
un
:.::'-::-,:. ción lockeana entre pocier paternal v poder polítrco. En ciencia política, lo po-
l." , ,.-.,.r.rrse en su trabajo com- lítico se acostumbra a definir en términos de poder, pero los politóiogos inva-
.j,. ,.rI- l¿ comida' fregar' la-
- :iablemente se resisten a ilevar su definición a su conciusién lógica. Millett
- - '- -,"Jn rcaliz¿das de {orm¿ :oincide con la definición pero, por e1 contra¡io, sostiene que tocio pocier es
asalariada'
,l , ..1 ... trabajadora«naturales»' :olítico, de manera que, puesto que 1os hombres ejercen su poder sobre las mu-
'.l , . .,.-., activiáades 'eres en multitud de formas en la vida personal, tiene sentido habiar de
com- "poiíti-
-- -.. -.,, t- una exPlicación ::. sexual, y de "dsmi¡io sexual que... proporciona el concepto de poder más
I -.-t ., :aPitalismo cuando' ade-
-:ndamental de todos,.t'Lo personal se convierte en io político. Este enloque
..;mina muchos aspectos desagradables de 1a vrda doméstica, especialmenre su
- -- ,: realidad' Ios mundos
-rlencia, que con demasiada frecuencia permanece oculta, aunque no repre-
r --'. : -:'::-: están
intterrelaciona- i.:rte un gran avance en ia crítica ai liberalismo patriarcal. Así como las femi-
l, . ,-. , ,r¡lusión pone de nuevo -, .t¿s radicales intentan eiiminar \a naturaTeza, una de ias caras de 1a dicotomía,
que
, .. .,,. :rtural' de lafamilia' l.11ett intenta eliminar ei poder, emulando así ia visión sufragista de una trans-
relaciones
- - ---I r"fnt( F¿ra- las ::-r¿ción moral de la política. Pero esto no contribu,ve en nada a cuesrionar
: :Ja ioméstica está en el
. :sociación (o identificación) iiberal de io político con ei poder, ni para cr.rcs-
-j. I ,..r..do de,eila. q:.:t-l: ' rar la asociación de las mujeres con e1 lado *moral, de la dualidad.
conrcmPoranea
:-' ,- ::¡,¡cuPación
.. Crras feministas hán rechazado también la identificación de 1o político con
el
,I-,. . ,,-.i..r. que se considera : rder. En algunas ocasiones, conservanrlo en sus rnentes el patriarcalismo
«pro-
'-' ,: . '.:l¡ Je los princip¿ls5 :':.11. se limitan a sostener que, propiamente entendida, la vida poiítica es in-
.. :' Lilá ;ategoría inheren-es - rr..amente femenina.'3 Por otra parte, el rechaza feminista dc1 poder
' j : nravor Preclslon' "mas-
- :i1,,) que produce un resultado más relevante, se i:asa taml¡ién en una idea
::.::.lti\¡a de lo politico. Se sostiene que 1o político es ne1 ámbito de los valores
--- . : : ': :rPiorado cómo la emer- :. l¿ ciudadanía compartidos"re o que «comprende valores compartidos y
^ -.- -'. '- J'i trabaio t661¿1" y de --, :upaciones cívicas en las cuales eJ poder no es más que uno de sus aspec-
- -.---l-.;ricI ie iamiii¡' conttrtendo
las.femi
.l ... .;,'hiios.r' También - i: o¡e el matrimonio, r,éase, por ejemplo. I). L. ilarker, .,The Regulation oi \farriage: Rcpressivc
lnves-
', -, r.oná1 v [amiliar' una ' : -a.c!'. en G. Littlejohn er a/. (comps.), Pr¡uer ¿nd the St¡te , Londres, Croom Hclm, 1978; sobre
-.,.n-'ion,l en uitrud del cual l¿ : : 'r. réase C. Pateman, ,.Vbnren and Consent,. t:n7he l)isortler of lVonrcrt. Cambridge, Politv
;. cap. a, y A. G..[ohnson, the Prcr.alencc ol Ra¡.e in the tlni¡ed States,>, en Slgn.s. r'o1.
"On
;!:. págs. 136-146; sobre el Est¡do del bicnestar, véase, por ejemplo, F-. Vilson, \ilómen ¿nd
I - - ':- ::. '¡|-bnen ct Work' Hardmonsworth' :-: Stdte, Londres, Tavistock, 1927.
t,: Marl¿et'Lon-
",.-,- \\l¡v'k ¿nd the Labour :- \liliett, Sexual Politics, FIart-Dar.is, l-ondres. 1971, págs. 25 36.
l. i¿' adical Future of Liber''
,t. . ¡,,.rtt"it' n ' . \[¡\\''illiams. nContemporary Feminism, Consciousness Raising and C]ranging Vier.s of the
: :n J. Jaquette (comp.), lVomen in Poli¡¡c,., Nue.¡a Ybrk, \ViJei., 1974. pág. 161.
'. - r::::-rBooks' 1979 "LoquemásttlPT:::
xxvi
- .,i,'que damos Por suPuesto»' Pag'
50 Perspectivas feministas cn teoria política

tos,.4o Estas ideas aún no están desarrolladas desde una perspectiva feminista,
aunque están íntimamente relacionadas con los argumentos de las críticas del
liberalismo que deploran la despolitización de la sociedad civil o que el libera-
lismo haya perdido un sentido específico de lo político. Por ejemplo, Haber-
mas defiende una comunicación pública y compartida, que permita que los pro-
blemas políticos se puedan evaluar racionalmente; §lolin, por su parte, señala
que 1o upúb1ico" y lo "común» son «sinónimos de lo que es político", de mane-
ra que «una de las cualidades esenciales de lo político... es su relación con 1o
que es "público",r.'1 Estos críticos y algunas feministas coinciden en que 1o que
no es personal es público, y en que 1o que es público es po1ítico. Ello implica
que no existe división alguna dentro de ia sociedad civil, que es el reino de ia
vida púbiica, colectiva, común y poiítica de 1a comunidad. Sin embargo, Ia ar-
gumentación se acostumbra a desarrollar sin considerar en absoluto cómo esta
concepción de la esfera pública-política está relacionada con la vida doméstica,
o sin indicación alguna de que se plantee tal problema. Lo que puede decirse
es que, pese a que 1o personal no es lo político, ias dos esferas están interrelacio-
nadas, son dimensiones necesarias de un futuro orden social democrático fe-
minista.

CoNoicIoNT,S DE UNA ALTERNAXIvA FEMINISTA AL PAIRIARCALISMO LIBERAL

Las críticas feministas de la oposición liberal-patriarcai de 1o privado y 1o


público plantean cuestiones teóricas fundamentales, así como complejos pro-
blemas prácticos relativos a cómo lograr una transformación social radical. Pero
una objeción a ios planteamientos feministas niega que nuestro proyecto sea
siquiera razonable. Por ejemplo, desde una posición favorable al feminismo, Wolff
ha afirmado recientemente que superar 1a separación de ias dos esferas presenta
un problema intrínsecamente insoluble. nl-uchar contra 1a división no tiene sen-
tido,, 1o máximo que se puede lograr son ajustes ad boc del orden existente.
La separación de 1o público y 1o privado se deriva de dos *concepciones total-
mente incompatibles pero igualmente plausibles de la naturaleza humana". Se-
(sly' es esencialmente racionai, atemporal y ahistó-
gún una de ellas,
"el hombre
rico,, mientras que la segunda sostiene que «ei hombre, en 1o esencial, es un
ser temporalmente limitado y condicionado histórica, cultural y biológicamen-
te,,.a2 Argumentar que en el ámbito púbiico todo ei mundo debiera ser trata-

40. I-. B. Iglitzin, .,The Making of Apolitical §l'oman: Fcminity and Sex-Stereotyping in Girls", en
Jaquette, IVomen in Politics, pág. 34.
41. J. Habermas,,,The Pul¡lic Sphere", y Woiin, Politics and Vision,pigs.9,2.
42. R. P. \Volff, .iThere's Nobody Here but lJs Persons", en C. Gould y M. Vartofsky (comps.),
en tVomen and Pbibsoplry, Nueva York, Putnams, 1976, páes. 737, 742-743. \ü/olfT se opone también
a la lucha feminista cont¡a la separación de lo privado y lo pírblico porque ésta construye supuestos
normativos sobre 1a naturaleza humana dentro de la defens¿ cle nuevas lormas de instituciones sociales;
un¡ observación extrañamente fuera de lugar a la luz de los supuestos sobre Ia naturaleza de las mujeres
y los hombres encarnados en el liberalismo patriarcal.
Fl"¡... !l"l,i'' -. ;1r
' i i: . iE
Críticas'feministas a la dicotomía público,/pnvado 51

do conro si los factores del sexo, raza, color, eciad y religión luesen irrelevantes,
- - . -r:-i':.aiLve feminista' es insistir en que deberíamos negar 1as realidades humanas más básicas sobre
- :r : .i las críticas del nosotros mismos, acentuando asÍ Ia deshum arizaciín y Ia aiienación del pre-
sente. Pero las dos nociones de WoltT no corresponden a una *única, nafü,raleza
: , -r' ': ejemPlo, Flaber- humana, y distan mucho de ser plausibles por iguai, ya que representan la idea
.- ---.. :*. i'crmita que
los Pro-
liberal-patriarcal de las verdaderas naturalezas de las mujeres (privadas) y de los
.- .,. -::. :or su Parte' señala hombres (pública$. Los seres humanos son criaruras temporalmente limitadas,
mane-
-: ' : -; r-s Político'' de con lo r- biológica y culturalmente específicas. Só1o desde una perspectiva inciividua-
: , , rs su relación
lista liberai (sin percatarse de que uno está situado en una perspectiva patriarca-
:r'-: :,:,ln¡rden en que 10 que lista) que abstrae al individuo varón de la esfera en la que su esposa sigu" some-
- .- .. ;olitico' E'llo imPlica tida a subordinacién narural, abs¡racción que posteriormenre generaliza para
.-. . ,, i. q*. es ei reino de la hablar de hombre público, puede aparecer como algo filosófica o socioló[ica-
- --:l j--id. Sin embargo ' la ar'
--
raente piausible una oposición semejante de la naturaleza .humana,, de muje-
ri.-t:l-,rr :n absoluto cómo esta
:es y hombres, de 1o privado y 1o público.
' - ..r.:. ¡on ia vida doméstica'
Las feministas están intentando desarrollar una teoría de la práctica social
' :-:.:l:. Lo que Puede decirse que, por primera vez en el mundo occidental, sería una teoría verdaderamente
-.: --- : r::eras ástán interrelacio-
ieneral -que incluiría a las mujeres y a ios hombres por igual- basada en la
n¡errelación, / flo efl ia separación y oposición
-de la vida individual y la co-
-rctiva, o de 1a vida personal y la política-. A un nivel inmediatámente prácti-
,-r. esta necesidad se expresa en ia que quizá sea la conclusión más clara de ias
j ': .- r.LIS\IO LIBEBAL ::iticas fen-rinistas: si 1as mujeres han de participar plenamente, como iguales,
.:: la vida social, los hombres han de compartir por igual Ia crianza de los hi-
-' . ,. ,.::¡l de 1o Privado Y 1o s,/as y otras tareas domésticas. Mientras a 1as mujeres se ias identifique con

... .--.t .omo comPlejos pro- :.te trabajo nprivado,, su esratus público siempre se verá debilitado. Esta con-
. ::r;¡ión social radical' Pero ---isión no niega -como se suele aducir- ei hecho biológico de que son las
:-'. luc nllestro Pro}ecto Sea :'.rjeres, y no los hombres, las que parenlas criaturas;1o que niega es cl supues-
' ,. '.,.,¡1e al feminismo, Wolff patriarcal en virtud del cual este hecho natural conlleva que únicamente las
: -t. i¡s dos esferas Presenta --*leres pueden criarLas. Que padre y madre comparran por iguai la responsa-
-::.. -; Ji-"isión no tiene sen- --Jad en la crianza de sus hijos e hijas, y que participen por igual en otras
- dcl orden existente' ::-r-idades de 1a vida doméstica, presupone algunos cambios radicales en la es-
. ,-, ,--'> 'concePciones total- .:,.- pública, en la organizaciin de la producción, en io que enre,demos por

--, - :---::uraleza humana"' Se- :.'.bajo" y en ia práctica de 1a ciudadaní,a.La crítica feminista de la división
: ,- ::r1. atemPoral Y ahistó- , .ual del trabajo en 1a empresa y en las organizaciones polítrcas dc cuaiquier
- -r--:iri. n 1o esencial' es un
e : , de creencia ideoiógica, y su rechazo de1 concepto liberai-patriarcal de 1o
- .-r,1iurrl r biológicamen- -:rico, amplía y profundiza e1 desafío al capitalismo liberal planteado por las
- :r.-as democrático-participacionistas y marxistas
-- ., -l-rundo debiera ser trata- de las dos últimas décadas,
,r , \-a mucho más lejos que ellas.
-
: :::: Scr-StereotYPing in Girls'' cn ¿ tentación, como demuestra ei argumento de Wolft, es suponer que si las
. -:-res deben ocupar su lugar como «individuos, públicos,..rto.r..i el con-
' ' oirs 9' 2' - - ,' reside en la universalización del liberalismo. Pero ello impiica ignorar el
.. , I , \1. \ü¡rt,rf.kr (iomP'')'
.1. t-tl r*:. §blif se oPone también
. ,--e leminista consistente en hacer aflorar e1 carácter patriarcal del liberalis-
: -:r aLlrqÚe ésta construye supuestos '-si como las ambigüedades y contradicciones de su concepción de 1o priva-
' . ,urm¡, de institucioncs sociales; .o público. Todavía está pendiente un análisis exhaustivo de las diversas
- ,- . ..,hr. l3 náturalez¿ dc las mujeres : -::iones de la dicotomía entre 1o privado y 1o público, asl como una explo-
52 Perspectivas feministas en reoría política

ración más profunda de ia que es posible en esre texto de las implicaciones de


la doble separación enrre la vida domésticayTavida civii, y de la separación
de lo privado y 1o público denrro de la propia sociedad civil. Las crítiias femi
nistas implican una perspectiva dialéctica sobre la vida social como alternariva
a las dicotomías y oposiciones del liberalismo patriarcaJ,.Resulta renrador, como
demuestran las propias feministas, sustituir la oposición por la negación (negar
que la naturaleza tenga algún papel en un orden feminisia), o bien dar por iu-
puesto que la alternatiya ala oposición es la armonía y la identificación (lo p.r-
sonal es político; la familia es política). Los supuestos del liberalirrno pai.iarcal
sólo permiten estas dos alternativas, pero las críticas feminisras consiáe.an qr.
hay una tercera.
El feminismo persigue un orden social diferenciado dentro del cual las di-
versas dimensiones son distintas pero no separadas u opuestas, basado en una
concepción social de Ia individualidad, que incluye ,
-.rj.r.r y hombres como
seres biológicamenre diferenciados pero no como criaruras desiguales. Sin em-
bargo, mujeres y hombres, y lo privado y lo público, no están necesariamente
en armonla. Dadas las implicaciones sociaies de las capacidades reproductivas
de las mujeres,a3 seguramente es utópico suponer q,r. 1, tensión ent.e lo per-
sonal y 1o político, enrre amor y justicia, entre individualidad y comunalidad
desaparecerá con el liberalismo patrrarcal.
El conjunto de problemas filosóficos y políticos que abarcan o
explícitamente- las críticas feministas indica que una alternativa-implícita
feminista al
liberalismo patriarcal plenamente desarrollada olrece.ía la primera ucrírica, ver-
daderamente «total» del mismo.aa Tres grandes críticos ,rior", del liberalismo
abstractamente individualista han afirmado haber rcalizado ya tal crkica, aun-
que_hay que rechazar tal pretensión. Tanto Rousseau como Hegel y Marx pre-
tendieron haber dejado atrás las abstracciones y las dicotomías áel iib.ralismo,
conservando la individualidad dentro de la comunidad. Rousseau y Hegel ex-
cluyeron explícitamente a las mujeres de esta empresa, confinando , .rto, ,...,
políticamente peligrosos a la oscuridad del munáo narural de la familia; Marx
tampoco logró l.ibrarse
-ni él ni su filosofía- de supuesros parriarcales. La crí-
tica feminista loml de la oposición liberal entre lo pibli.o y lo privado todavía
espera a su filósofo/a.

Yéase R. P. Petchesk¡ uReproductive Freedom: Beyond "A \y'oman's Right to choose,,,, en


-.43. vol. 5, nP 4, 1980, págs. 661-68s.
Signs,
44. He tomado la frase de R. M.llnger, Knoroledge and Politics, Nueva York, Free Press, 1975. Tam-
bién debe rechazarse la afirmación de Unger de haber realizado una crítica total al liberalismo. Esre
autor no logra advertir que las antinomias entre teoría y hecho, razón y deseo, y no¡mas y valores son,
al mismo_tiempo, expresiones de la antinomia patriarcal entre hombie y
-ujér. Unger sostiene (pág.
59) que
"la forma politica de la oposición de Ia raz6n formal y el deseo arbitrario es ;l conrrasre enrre
1a er<istencia públi cay la pr.ada", pero es también la oposición entre 1a «naruraleza,,
de hombres y muieres.